¿A partir de qué edad los niños comen solos?

Baby Led Weaning: cómo enseñar a tu bebé a comer solo

¿A partir de qué edad los niños comen solos?

A partir de los seis meses de edad, la leche materna sigue siendo la base de la alimentación de los bebés pero, sin embargo, ya pueden incorporar alimentos sólidos a su dieta. Pero, ¿cómo hacerlo? El Baby Led Weaning (BLW) es un método que enseña a los peques a comer de manera independiente a partir de esta edad. ¿Sabes cómo aplicarlo?

¿Puede un bebé de nueve meses comer cocido? ¿Y uno de siete disfrutar de un plato de pasta con verduras? Aunque te parezca mentira, sí, puede, y sin ningún tipo de problema.

Pero, ¿cómo conseguir que a nuestro pequeño le apetezcan degustar este tipo de recetas? Esto es lo que puedes conseguir con el método Baby Led Weaning o BLW, un sistema con el que puedes enseñar a tu bebé, incluso si es menor de un año, a comer solo.

Durante mucho tiempo se ha creído que el periodo de lactancia debía ser seguido por una etapa donde los alimentos de cuchara fueran la base.

Pero, ¿por qué no dar un paso más si nuestro pequeño está preparado? El BLW es una manera de comenzar a introducir alimentos sólidos en la dieta de los bebés mientras los siguen compaginando con la lactancia o las papillas y purés. Si utilizas este método, por otro lado, debes tener en cuenta que debe ser progresivo, sin presiones, sin obligarles a comer si no lo quieren, y en el que tienes que tener paciencia e involucrarte al máximo. Deja que ellos lleven su propio ritmo.

Y es que, aunque no lo creas, los bebés pueden masticar los alimentos por sí solos a la edad de seis meses, incluso antes de que les salgan los dientes, simplemente con las encías.

Solo tenemos que saber qué alimentos escoger y cómo ofrecérselos. Así, el Baby Led Weaning no solo es una forma de aprender a comer de manera independiente, desprenderse poco a poco de la lactancia y adquirir destreza.

También es un método perfecto para que paséis juntos buenos momentos en familia.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Carla Dominguez

El BLW requiere tiempo y paciencia, pero como ves, está cargado de beneficios. Y si lo que te hace dudar a la hora de ponerlo en práctica son las manchas que pueda generar en la ropita de tu bebé o en la tuya, ¡no te preocupes! KH-7 Sin Manchas y KH-7 Sin Manchas Oxy Effect solucionarán todos tus problemas.

El primero es perfecto para eliminar manchas de salsa de tomate, leche, huevo, chocolate, yogurt, aceite, aunque también es muy eficaz en manchas de sangre, en las manchas amarillentas en ropa blanca, e incluso para las manchas de caca que tan frecuentes son en los bodys o pantalones durante estos meses.

Por su parte, KH-7 Sin Manchas Oxy Effect, es ideal para eliminar las manchas de verduras, frutas y de zumos.

¿Lo mejor aparte de su efectividad? Su uso es muy sencillo gracias a su aplicador en pistola, es respetuoso con la ropa porque no tiene químicos agresivos como la lejía y no implica mucho gasto de producto ya que solo tendrás que aplicarlo en la zona que necesites.

Además, también podrás utilizar ambos como aditivo de lavado añadiendo un chorrito en el tambor de la lavadora para reforzar la acción de tu detergente. ¡Toda vuestra ropa estará impoluta!

Hemos hablado con Lucio Piermarini, pediatra y autor del libro De la Teta al Plato, para que nos de algunos consejos iniciarnos en el BLW.

¿Cuáles son las ventajas del Baby Led Weaning?

Aplicando este método de transición hacia los alimentos sólidos conseguimos que nuestro bebé se adapte más cómodamente a las nuevas texturas y sabores y, sobre todo, que lo haga de forma autónoma, cuando él se sienta cómodo.

Este sistema debe aplicarse de forma que sea el propio niño o niña el que marque los tiempos. Por eso debes permitirle que experimente con la comida, que pruebe nuevos sabores y, sobre todo, que la manipule y la tome con sus propias manos.

Además de lo mencionado, el BLW trae consigo otros importantes beneficio:

  • Si dejas que tu pequeño elija qué comer, es menos probable que desarrolle aversiones hacia los alimentos.
  • Con el BLW, tu bebé aprende a parar de comer en el momento en que se haya saciado.
  • Este método ayuda a los pequeños a agudizar sus habilidades motoras, entre ellas, el movimiento ojo-mano y la masticación.
  • Cuando tu bebé aprenda a comer pos sí mismo, aunque también durante el proceso de aprendizaje, tú tendrás más libertad en lo smomentos en que os reunáis en familia. Además, él podrá participar de la experiencia.
  • Por último, podrás ahorrar tiempo, ya que ahora no tendrás que preparar más comidas para tu pequeño: ahora podrá disfrutar de la comida de toda la familia.

Método Baby Led Weaning: ¿cuándo empezar?

Antes de comenzar a practicar este método, no está de más que lo consultes con el pediatra de tu bebé para asegurarte de que no tiene ningún problema de salud y que no existe ningún riesgo en caso de que ingiera alimentos sólidos.

«La edad ideal para comenzar con el Baby Led Weaning es diferente para cada niño, ya que depende del momento en que las funciones y capacidades de su cuerpo se lo permitan hacer con éxito y sin riesgos», explica el doctor Piermarini.

Aun así, por norma general, lo ideal sería comenzar con el BLW a partir de los seis o siete meses. «No somos nosotros los que tenemos que empezar, sino que será el bebé quien nos haga comprender que ya está listo y nos exigirá la primera degustación, aunque él no sepa que lo que pide es comida».

Por ello, antes de que el bebé comience a comer alimentos sólidos y apliquemos este método, conviene tener en cuenta lo siguiente:

  • El bebé debe ser capaz de mantenerse sentado y recto solo.
  • El bebé debe no tener reflejo de extrusión, el movimiento involuntario que permite a los bebés expulsar con la lengua los alimentos que no sean líquidos para evitar un atragantamiento. Suele desaparecer entre los 4 y 6 meses.
  • El bebé debe saber coordinar bien el movimiento ojo-mano-boca.
  • El bebé debe empezar a mostrar hambre y saciedad.
  • El bebé debe empezar a mostrar interés por la comida.

¿Con qué alimentos es recomendable empezar?

El Baby Led Weaning no se basa en cocinar y ofrecer a tu bebé alimentos diferentes a los tuyos. El objetivo es que el peque coma lo mismo que cocinéis para toda la familia para que se adapte poco a poco a la alimentación adulta.

Por eso una de las grandes responsabilidades que conlleva este sistema es mantener una dieta sana, ya que a partir de que apliquemos el BLW, nuestro bebé comerá lo mismo que nosotros y, queremos lo mejor para nuestros pequeños, ¿verdad? ¡Todo ventajas! Y ahora, volviendo a la pregunta del principio: ¿puede un bebé comer cocido? La respuesta es sí, siempre que esté hecho de manera saludable. Por eso, procura reducir el consumo de sal.

El doctor Piermarini nos da la razón: «Los lactantes a partir de los seis meses digieren perfectamente casi cualquier alimento sano y correctamente cocinado. No son los padres los que deben comer como el niño sino que el niño puede comer como los padres si estos han adecuado su dieta a las recomendaciones de los expertos de nutrición», nos explica.

Aunque ​no hay evidencias científicas de que un alimento sea mejor que otro, sí podemos tener en cuenta algunos antes de ofrecérselos que les resultarán más sencillos: fruta, verdura, pasta, carne, queso, cereales, garbanzos, patas cocidas, cremas y purés, pan… Es decir, comida fáciles de digerir y con texturas distintas con los que nuestro pequeño pueda experimentar y ganar confianza.

Pero ¿cómo cortar alimentos en el BLW?Debemos procurar dárselos en piezas más o menos grandes para que ellos puedan manejarlos solos y con sus propias manos.

Cortar la comida en tiras o en trozos del tamaño de su puño sería lo ideal, así evitamos también que se puedan atragantar.

Aun así, recuerda que el objetivo de esto, como hemos dicho, es que el bebé coma lo mismo que toda la familia.

BLW y las alergias alimentarias

Esta es una de las grandes preguntas que se hacen muchas madres y padres cuando llega el momento de iniciar la transición hacia la alimentación adulta. Alimentos como la leche, el pescado, los huevos o los frutos secos están considerados potencialmente alergénicos.

Sabiendo esto, ¿es recomendable dárselos al bebé o no? Según Lucio Piermarinim, «La evidencia científica ha comprobado que la exclusión de estos alimentos de la dieta de los lactantes no reduce el riesgo de alergia.

Al contrario, las investigaciones más recientes demuestran que dar de todo y pronto es la mejor estrategia para inducir la llamada tolerancia inmunológica», explica Piermarini.

Por lo tanto, es importante que cuando ofrezcas este tipo de alimentos a tus pequeños estemos muy pendientes de sus reacciones para comprobar si son alérgicos o no. Además, procura dárselos en pequeñas cantidades de este tipo de alimentos y con relativa frecuencia.

En cualquier caso, los bebés no suelen tener reacciones exageradas, pero sí erupciones, especialmente alrededor de la boca o la tripa. En otros casos, presentan vómitos o diarreas. Si observas algo de esto será mejor que acudas al pediatra.

¿Y si el bebé se niega a tomar alimentos sólidos?

El doctor Piermarini responde de manera muy clara a esta pregunta: «Los niños no deberían negarse ni les cuesta comer comida sólida. El lactante que pide nunca rechaza«.

Y es que no podemos olvidar que la alimentación complementaria es un proceso absolutamente natural. Si el bebé rechaza los alimentos puede que la culpa la tengamos nosotros por no conducir la alimentación correctamente o porque no se lo estamos presentando de la manera correcta.

«Al niño le encanta la leche materna y no ve ninguna razón para sustituirla con algo que él ni siquiera sabe lo que es», afirma el pediatra, quien nos cuenta también que los bebés a partir del año de edad tienden a comer menos: «Los niños fisiológicamente crecen más lentamente y empiezan a comer mucho menos, así que eso aumenta la ansiedad de los padres».

Lo que no podemos hacer es obligarle a comer, ponernos nerviosos o intentar que lo haga mediante distracciones.

No olvidemos que el Baby Led Weaning consiste en la alimentación a demanda: el propio bebé marcará el ritmo.

No debemos preocuparnos por si come pocos alimentos sólidos, ya que lo estará complementando con la lactancia. «Lo importante es que los padres confíen en los hijos».

Algunos consejos prácticos

Es fundamental que cuando pongas en práctica el BLW seas paciente y permanezcas siempre al lado de tu bebé, apoyándole y permitiendo que se sienta tranquilo en todo momento.

  • No seas quisquillosa con la cantidad que come. Tu pequeño está experimentando con la comida y puede ser normal que al principio no coma demasiado. Comprobarás que chupa los alimentos, la expulsa de la boca y la manosea, pero no te desesperes. Se trata de un proceso de adaptación y experimentración completamente normal.
  • Evita sentarle a comer cuando tenga sueño. Los bebés no son como los adultos: el sueño les supera y les pone de mal humor, por lo que la tarea podría complicarse demasiado.
  • Ayúdales con un vaso de leche antes de comer. ¿Por qué? Si tienen demasiada hambre a la hora de sentarse a comer, se frustrarán mucho y enfadarán en caso de no encontrar el alimento que quieren. Recuerda que los alimentos sólidos deben ser un complemento y no la base de su alimentación.
  • Para hacérselo más sencillo, procura seguir utilizando la vajilla a la que está acostumbrado. Si tu bebé sigue comiendo en el bowl donde habitualmente toma papillas, así como la misma cuchara y vaso el proceso de adaptación será más sencillo.

Beneficios del Baby Led Weaning

Nos queda claro que este método es eficaz para que los bebés adquieran independencia y autonomía. ¿Pero qué otras ventajas ofrece? «La primera ventaja es que ahora es el niño quien decide si quiere comer y cuánto», afirma el pediatra.

«Ya no hay oferta de comida sino aceptación de la demanda del niño. De esta manera la relación con la comida no será nunca un problema, los padres estarán serenos y el niño apreciará todos los alimentos que le ofrezcan.

El bebé querrá comer, puesto que es lo que hacen sus padres y a ellos lo que más les gusta es imitar a los mayores».

¿Existen peligros a la hora de implementar este sistema de alimentación complementaria?

Источник: https://www.enfemenino.com/bebes/baby-led-weaning-s1726578.html

5 tips para enseñar a los niños a comer solos

¿A partir de qué edad los niños comen solos?

Enseñar a los niños a comer solos hace que los padres tengan más tiempo para llevar a cabo las tareas cotidianas. Liberarse de esta labor diaria es ideal para la vida familiar, ya que significa que todos los miembros de la familia pueden comer al mismo tiempo.

Para que esto sea posible, es necesario que estés presente cuando el niño aprende a comer solo. Lo más importante es que prestes especial atención en cortar la comida en pedazos muy pequeños para evitar cualquier asfixia posible. Además, alabar los esfuerzos del niño le alentará a seguir intentándolo.

Ciertamente, entre los 12 y 15 meses, dependiendo de la evolución de las habilidades motrices, los niños pueden sostener la cuchara y llevársela a la boca. En ese momento, es posible que el pequeño dé sus primeros pasos de gigante en esta transición.

A la edad de dos años, normalmente, también pueden comenzar a usar el tenedor. Te recomendamos dejar el desafío de cortar la comida con un cuchillo hasta más adelante; usar el cuchillo puede ser peligroso y debe hacerse bajo supervisión en todo momento.

Para conseguir que el pequeño coma solo, es necesario seguir algunas estrategias. Estos son los tips que te recomendamos:

1. Ofrécele alimentos que pueda comer con las manos

El primer paso para que los niños aprendan a comer solos es mediante alimentos que puedan comer con las manos. Estos deben cortarse en pedazos pequeños y fáciles de masticar y tragar. Deben ser alimentos que puedan disolverse fácilmente en la boca.

Cuando el niño es mayor y ya sabe cómo agarrar cosas con las manos, puede ser el momento oportuno de introducir los cubiertos. Para hacerlo posible, lo ideal es cortarle la comida en pequeños trozos y darle un tenedor de plástico.

Existen algunos alimentos fáciles de digerir para el pequeño; pueden ser trozos de fruta madura como el plátano, el mango o el melocotón, las verduras blandas cocidas, como la zanahoria, o pastas y trozos de queso.

2. Prepara su plato favorito

Si observas que tu hijo tiene dificultades para comer sin tu ayuda, posiblemente funcione el hecho de preparar su plato favorito. Ciertamente, será mucho más sencillo que coma por él mismo cuando tiene delante alimentos que llamen su atención.

Ante esta situación, es posible que el plato le motive lo suficiente como para atreverse a recoger el tenedor y comer sin la ayuda de los padres u otros miembros de la familia.

3. Come al lado del pequeño

Para los pequeños, la mejor manera de aprender es mediante la observación de los adultos. Por ello, las comidas familiares representan una excelente oportunidad para que los niños aprendan a comer solos. De esta manera, el pequeño podrá repetir e imitar los movimientos de los mayores mientras disfruta de la compañía de todos.

De hecho, es mucho más recomendable sentarse delante del niño y observarle mientras intenta comer solo. Tener una actitud positiva hará que los niños pequeños estén más seguros de sí mismos y, por lo tanto, aprenderán más rápido a comer de manera individual.

“Entre los 12 y 15 meses, dependiendo de la evolución de las habilidades motrices, los niños pueden sostener la cuchara y llevársela a la boca. A los dos años, normalmente, también pueden comenzar a usar el tenedor”

4. Implica a todos los miembros de la familia

Desde el punto de vista psicológico, para que el niño coma sin tu ayuda, debes hacerle ver que comer es una actividad que hacen los hermanos mayores y adultos. Verás cómo, de este modo, el pequeño pronto comenzará a comer solo.

Todos los miembros de la familia deben implicarse en este proceso. Asimismo, ninguno debe retroceder y terminar alimentando al niño.

5. Prepárate para el desastre

Para enseñar a los niños a comer solos, es necesario prepararse para el desastre. Es posible que, durante este aprendizaje, ensucien la mesa y terminen con sus prendas manchadas.

Para evitar esto, te recomendamos poner un babero sobre ellos, lo que minimizará el daño. Seguramente habrá algunas manchas, pero colocar cubiertas protectoras y baberos en los niños hará este momento más llevadero.

En definitiva, recuerda darle a tu hijo mucho aliento en el camino, sé paciente y elogia todos sus éxitos. Te recomendamos crear un ambiente agradable alrededor de las comidas mediante la introducción de una pequeña rutina simple.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/5-tips-para-ensenar-a-los-ninos-a-comer-solos/

Cuando el bebé empieza a comer con las manos

¿A partir de qué edad los niños comen solos?

  • Tamaño de texto más grande

Hasta ahora, dar de comer a su bebé era trabajo de usted. Pero alrededor de los 9 meses, su pequeño empezará a hacer esto solo.

Cuando los bebes comienzan a comer solos -una nueva tarea que muchos disfrutan enormemente-, descubren que les gusta probar nuevos sabores y texturas. Los purés para bebés y papillas de cereales ya no son la única cosa que compone su menú.

Nueve meses es una buena edad para que los niños empiecen a comer con las manos.

A esa edad la mayoría de los bebés habrán desarrollado las habilidades de motricidad fina -la habilidad de realizar pequeños movimientos precisos- y serán capaces de coger trocitos de comida y comérselos solos.

Posiblemente usted advertirá que su pequeño de 9 meses puede agarrar la comida (y otros objetos pequeños) entre el dedo índice y el pulgar formando un pinza. Al principio utilizan esta pinza digital con un poco de torpeza, pero con la práctica aprender pronto a usarla con destreza y eficacia.

Permita que sus hijo se alimente solo tanto como sea posible, aunque seguirá teniendo que ayudarle a con la cuchara los cereales u otros alimentos importantes de su dieta. Al fomentar que coma con los dedos, está ayudando a su hijo a desarrollar hábitos saludables para alimentarse de manera independiente.

Comer solo con las manos –y un poco más tarde con los cubiertos- le da a su hijo un cierto grado de control sobre lo que come y cuánto come.

A veces su hijo se comerá la comida, otras veces no, y todo esto forma parte del proceso de aprender a autorregularse.

Incluso los niños pequeños pueden saber cuándo tienen hambre y cuándo están llenos, así que permítales que reconozcan esto y responda a las señales que le den.

¿Qué debería comer mi bebé?

Cuando empiezan a compartir el momento de la comida con el resto de la familia, los bebés que son ya algo mayores están preparados –y a menudo deseosos- de probar más comidas de las que toman los adultos.

Esto significará más trabajo para quien sea que prepare la comida de la familia, pero los platos a menudo pueden adaptarse para los bebés.

Por ejemplo, su hijito puede comer los calabacines que ha preparado para la cena siempre que cocine un poco más su ración –hasta que esté blanda- y la corte en trocitos lo suficientemente pequeños para que él pueda tomarlos.

Otras posibilidades son trozos de plátano maduro, pasta bien cocida y trocitos de pollo.

Antes de ofrecerle a su hijo algo para que lo coma con las manos, pruebe usted un poquito y pregúntese:

  • ¿Se deshace en la boca? Algunos cereales secos y galletas saladas que son ligeros y tienen una textura de copos o de hojaldre se deshacen bien en la boca.
  • ¿Está suficientemente cocinado como para que se convierta con facilidad en una papilla? Las frutas y las verduras bien cocidas pueden aplastarse fácilmente, y lo mismo ocurre con las verduras y frutas en conserva (elija las que no llevan azúcar ni sal añadidos).
  • ¿Es una comida blanda? El requesón, el queso rallado o los trocitos de tofu son buenos ejemplos.
  • ¿Puede triturarse con las encías? Los trocitos de plátano crudo y la pasta bien cocida pueden triturarse bien con las encías.
  • ¿Es suficientemente pequeño? La comida debe partirse en trocitos pequeños. El tamaño variará dependiendo de la textura de la comida. El pollo, por ejemplo, debe partirse en trocitos más pequeños que la sandía, que incluso las encías de un bebé pueden aplastar.

Si a su hijo no le gusta una comida, no deje que esto le impida volver a ofrecérsela en otra ocasión en el futuro. Es natural que los niños sean lentos para aceptar nuevos sabores y texturas.

Por ejemplo, algunos niños son más sensibles a las texturas y pueden rechazar alimentos que tengan una textura áspera, como la carne.

Para introducir la carne en su dieta, es conveniente empezar con la carne picada bien cocida o con tiras de lonchas finas de carne asada, por ejemplo, de pavo.

Ofrezca a su bebé alimentos variados, incluso los que una semana antes pueden no haberle gustado. No lo fuerce a comer, pero sea consciente de que pueden hacer falta 10 intentos o más hasta que un niño acepte una comida nueva.

Comidas para comer con las manos que debe evitar

Comer con las manos es divertido y gratificante para los bebés mayores, pero es importante que evite darle comidas con las que podría atragantarse o que tengan un valor nutritivo bajo.

Peligro de atragantarse. Los padres y cuidadores pueden ayudar a evitar que un niño se atragante vigilándolo mientras come. Los alimentos que pueden conllevar un riesgo de atragantarse incluyen:

  • Trozos de verduras crudas o fruta dura
  • Uvas enteras o tomatitos cherry (en vez de darle las uvas y los tomatitos pelados y cortados a cuartos)
  • Pasas de uva u otras frutas secas
  • Frutos secos (por ejemplo, maní, almendras, nueces) y semillas
  • Cucharadas llenas de manteca de maní u otro tipo de fruto seco (solo utilice una capa delgada)
  • Salchichas enteras (pélelas y córtelas en trocitos)
  • Pan sin tostar; en especial el pan blanco que se pega al interior de la boca
  • Trozos de queso o carne
  • Caramelos duros, gomas de mascar y gomitas
  • Palomas de maíz, pretzels, papas fritas
  • Malvaviscos

No le dé dulces todavía. Al primer bocado, a su bebé le encantará el sabor de las galletas, pasteles y otros dulces, pero no los introduzca en su dieta todavía. Su hijo necesita comer alimentos ricos en nutrientes en vez de consumir las colorías no nutritivas de los postres y de los aperitivos con alto contenido en grasas, como las patatas fritas.

Es una tentación querer ver las reacciones del bebé a algunas de estas comidas, pero ahora no es el momento de hacerlo.

Los abuelos y otras personas pueden tener prisa por que pruebe los pasteles de chocolate o cualquier otro plato favorito de la familia.

Amablemente pero con firmeza, explíqueles que el bebé no está preparado aún para estas comidas. Puede echarle la culpa a su pediatra; a él no le importará.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/finger-foods-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: