Aumento de la miopía en niños

¿Por qué aumenta la miopía?

Aumento de la miopía en niños

La miopía es un defecto refractivo que provoca una mala visión de los objetos lejanos debido a que la imagen se forma delante de la retina, mientras que, en la mayor parte de los casos, la visión de cerca no sufre ninguna alteración.

Como norma general, la miopía suele aparecer a una edad muy temprana, entre 6-8 años, y tiende a aumentar durante la etapa de crecimiento y desarrollo de la persona, deteniéndose sobre los 18 años.

Muchos padres se asustan porque a esas edades se produce un aumento de la miopía en poco tiempo.

La miopía se debe a un defecto de la curvatura de la córnea o de la forma del ojo (suele ser más alargado de lo normal).

Este defecto se mide en dioptrías y su tendencia al aumento se debe a que mientras el niño o niña crezca, el ojo se hace más grande, aumentando, al mismo tiempo, el número de dioptrías.

Este problema suele compensarse con un aumento progresivo de la graduación de las gafas del paciente.

¿A qué edad se suele estabilizar?

Existen diversas teorías que determinan hasta qué edad puede aumentar la miopía pero, como hemos comentado, suele aparecer hacia los 6-8 años. Es habitual que este crecimiento se detenga hacia los 18 años. Esto en el caso de la miopía simple.

En el caso de la miopía magna, seguirá aumentando a lo largo de la vida.

Por lo tanto, la miopía magna (que se considera una enfermedad y puede provocar otros problemas como el desprendimiento de retina y/o la pérdida de visión) es una de las causas que explica por qué se produce un avance de la miopía en adultos.

«} data-sheets-userformat={«2″:6659,»3»:{«1″:0},»4″:[null,2,16777215],»12″:0,»14″:[null,2,4473924],»15″:»Consolas, Monaco, monospace»} score=1.25>

¿Existen factores que pueden favorecer el aumento de la miopía?

Los expertos en oftalmología coinciden que la miopía es un defecto de la morfología del ojo que, en la mayor parte de los casos, tiene un componente genético. Por lo tanto, si el padre y la madre, o al menos uno de ellos, padece este problema, sus hijos tienen más posibilidades de sufrir miopía.

Sin embargo, a la hora de afirmar si existen otro tipo de causas que hacen aumentar la miopía, por ejemplo los factores ambientales o relacionados con el estilo de vida, las opiniones de los especialistas son contrapuestas.

Algunos estudios concluyen que aquellos niños y niñas que realizan durante muchas horas actividades a corta distancia, como jugar con videojuegos, usar el teléfono móvil o leer en dispositivos electrónicos, tienen una mayor tendencia a padecer miopía. No obstante, esta cuestión aún no ha sido demostrada con rigor científico.

Otras investigaciones aseguran que las horas que pasan los niños realizando actividades  al aire libre y con exposición a la luz solar pueden reducir hasta en un 2% las posibilidades de desarrollar miopía y si es una hora de día, se reduce un 0,87%. Pero no se trata de una teoría confirmada ni aceptada de forma general por los investigadores y la comunidad científica.

¿Qué tratamientos pueden llegar a frenar la miopía?

En esta cuestión lo que está claro es que las gafas, si bien permiten ver aceptablemente a la mayoría de miopes, ni ralentizan ni aceleran la miopía (es decir que es totalmente falsa la afirmación de que la miopía aumenta si no te pones gafas). Tampoco es efectivo graduar las gafas con menos dioptrías de las que realmente corresponden al paciente. Por último, no existe evidencia científica que demuestre que se puede frenar o corregir la miopía con ejercicios o terapia visual.

En los últimos años, se habla de dos tipos de tratamientos que sí han demostrado ser eficaces para frenar la evolución de la miopía.

Lentillas de ortoqueratología u orto-k para frenar la miopía en niños

Existen diversas investigaciones con evidencia científica que demuestran que estas lentes de contacto rígidas de uso nocturno consiguen que la miopía aumente entre un 40% y un 50% menos en niños que si se usan gafas o lentillas. Como factor contrario al uso de este método, podemos destacar las potenciales complicaciones que las lentes de contacto pueden provocar en los ojos de los niños.

Control farmacológico mediante el uso de gotas de atropina

Estas gotas, que eliminan la acomodación natural del ojo humano, pueden resultar una opción válida y simple para el control de la miopía aunque su uso requiere supervisión por parte de un oftalmólogo. Por el contrario, algunos estudios indican que se puede producir un efecto rebote cuando se deja el tratamiento.

La cirugía refractiva, que puede realizarse en pacientes mayores de edad, una vez la miopía lleva un tiempo estabilizada, es ealmente la única vía realmente efectiva para solucionar la miopía sin gafas ni lentillas. Cada vez más personas se apuntan con éxito a esta intervención por su eficacia, seguridad y  rapidez de recuperación (casi siempre se realiza mediante cirugía ambulatoria con láser).

Fuente: Time outdoors, visual activity and myopia progression in juvenile-onset miopes

Источник: https://www.clinicabaviera.com/blog/bye-bye-gafasconoce-tus-ojosfactores-que-hacen-aumentar-la-miopia/

Cómo evitar que la miopía de tus hijos aumente

Aumento de la miopía en niños

Los riesgos a largo plazo relacionados con el avance de la miopía van más allá del coste económico y social. La mayoría de los adultos miopes comenzaron con esta patología cuando eran pequeños y, año tras año, vieron cómo su miopía iba aumentando. Los principales problemas asociados al aumento de miopía son:

  • Mayor riesgo de sufrir desprendimiento de retina.
  • Las cataratas y otras patologías visuales tienden a desarrollarse en ojos con miopía alta.
  • Los pacientes con miopía tienen hasta tres veces más probabilidad de desarrollar glaucoma.

¿Por qué se Produce el Aumento de la Miopía en Niños?

Aunque los expertos en salud visual aseguran que la genética es clave a la hora de determinar la razón por la que un niño tiene miopía, no es el único factor influyente.

A pesar de que las causas exactas que producen la miopía siguen siendo un misterio, sí existen diferentes investigaciones como la realizada en Reino Unido y publicada por el British Journal of Ophthalmology, que identifica cuáles son los factores que contribuyen al desarrollo de la miopía durante la infancia.

Tiempo al Aire Libre

Por ejemplo, pasar más tiempo al aire libre puede ayudar a prevenir o reducir la progresión de la miopía en los niños. De hecho, los países asiáticos como China, Corea del Sur o Taiwan son los más afectados por esta patología.

En China, por ejemplo, 9 de cada 10 estudiantes sufren esta discapacidad visual, una cifra que duplica la de EE.UU y Europa.

Pero el dato más preocupante es que el 20% padece miopía magna, una afección grave que puede derivar en desprendimiento de retina, glaucoma o ceguera irreversible.

La razón por la que China tenga estas escalofriantes cifras podría ser la presión que sufren los niños por la obtención de buenas calificaciones y que les impide pasar tiempo al aire libre y con luz natural. Los adolescentes en Shangai dedican una media de 14 horas semanales, frente a las 5 que invierten en otros países como Gran Bretaña o EE.UU.

Uso de Tablets y Teléfonos Móviles

Además del poco tiempo al aire libre hay que sumarle el uso abusivo de los dispositivos móviles desde edades cada vez más tempranas y durante demasiadas horas al día. Este hábito tan extendido en los últimos años desde la infancia favorece la continua deformación del ojo.

De hecho, los nacidos a partir de 2000, conocidos como nativos digitales o Generación Z, son los más miopes. Cerca de la mitad de los jóvenes universitarios ha tenido su primer móvil entre los 6 y 12 años y 5 de cada 10 lo utiliza entre 4 y 8 horas al día.

El aumento de la miopía en estos casos ha sido mucho más rápido, concretamente, con un incremento aproximado de 0,75 dioptrías al año.

¿Qué Puedo Hacer? ¿Cómo Evitar que Aumente la Miopía de mi Hijo?

Además de animarle a pasar más tiempo al aire libre, incluso disfrutar con él de cualquier actividad y limitar el uso de los dispositivos móviles y las pantallas para contribuir a la prevención de la miopía, otros métodos de corrección son:

Gafas:

Aunque tienen como inconveniente la falta de libertad para ciertas actividades, las posibles roturas y el aspecto estético, sigue siendo la opción más habitual entre los niños y los adultos. 

Lentillas:

Aunque no se asocia su uso con los niños, las lentillas se usan en oftalmología infantil con supervisión y siguiendo siempre las pautas de higiene en su manipulación.

Como en todo tratamiento, es el especialista quien debe decidir su idoneidad realizando un estudio completo, no sólo de la visión, sino también de los hábitos del menor para determinar cuál es el mejor tratamiento en su caso.

Frenar la Miopía con Lentes Orto K:

Según el Consejo General de Ópticos Optometristas, la ortoqueratología o lentes Orto K son el medio no invasivo más indicado para desacelerar la progresión de la miopía y otros defectos visuales en niños y niñas en edad escolar.

La ortoqueratología consiste en un tratamiento que moldea la córnea con unas lentillas que se utilizan exclusivamente por la noche y que permite eliminar el uso de gafas o lentillas durante el día. Con el uso de lentes orto K, se puede llegar o corregir o reducir el aumento de la miopía. En el caso de la hipermetropía puede corregir entre 0,5 y 4 dioptrías en adultos.

Las lentes orto K tienen una curvatura interior que está diseñada especialmente a medida para cada paciente. Al utilizarse durante las horas de sueño, la capa más externa del ojo se adapta suavemente a la forma de la lente.

Este pequeño cambio de curvatura no causa ninguna sensación molesta diferente a la de una lentilla convencional, sin embargo, es suficiente para que el ojo se haya adaptado a ella y pueda tener una visión totalmente normal.

Este efecto dura todo el día y va desapareciendo poco a poco.

Está indicado a partir de los seis años de edad y resulta un método muy práctico para poder disfrutar de la libertad que no aportan las gafas o las lentes de contacto tradicionales. No hay que olvidar que la cirugía refractiva no es posible hasta los 18 o 20 años cuando la graduación del ojo ya se ha estabilizado.

Aunque también son necesarios los hábitos de higiene como con el uso de cualquier otra lentilla, al utilizarse durante las horas de sueño, es posible no preocuparse de pérdidas o accidentes durante el resto del día.

Si quieres saber qué puedes hacer y cómo evitar que aumente la miopía de tu hijo, lo mejor es que acudas a un especialista en salud visual que te ayude a determinar la solución más apropiada, sin olvidar las revisiones anuales, recomendadas desde los 4-5 años para evitar problemas irreversibles que pueden afectar a su estilo de vida.

Cómo evitar que la miopía de tus hijos aumente (4.8 – 40 voto/s)

Источник: https://www.doctorlens.es/como-evitar-que-aumente-la-miopia-de-tus-hijos/

Miopía infantil: Casi 7 de cada 10 niños nativos digitales son miopes

Aumento de la miopía en niños

Desde hace algo más de una década, los niños no sólo nacen con un pan debajo del brazo sino que, prácticamente llegan al mundo con un dispositivo móvil entre las manos. Y eso se paga en la salud ocular.

De hecho, el uso de las pantallas móviles está provocando un aumento importante de los casos de miopía en los jóvenes, hasta el punto de que 6,5 de cada 10 niños entre 8 y 15 años, es decir, la generación de los nativos digitales, son miopes en España, un trastorno que provoca que la imagen no se enfoque bien sobre la retina por lo que los objetos lejanos se ven borrosos.

Una de las causas de este aumento es que 7 de cada 10 jóvenes está solamente menos de una hora al día realizando actividades al aire libre y más de la mitad se pasan entre 4 y 8 horas delante de una pantalla de móvil.

Y los datos certifican, además, que cerca de la mitad de los jóvenes han tenido su primer móvil entre les 6 y los 12 años, es decir, en la etapa escolar de Primaria.

Y año tras año esta edad se reduce, lo que está provocando un aumento de la miopía, un aumento de las dioptrías (-0,75 anuales de media) y cada vez en edades más tempranas (de los 7 a los 12 años). Estas cifras indican que cuando estos niños estén en edad universitaria tendrán muchas más dioptrías que las generaciones anteriores.

Patologías oculares en la infancia

Pero la miopía no es la única patología que afecta a los niños y adolescentes. Entre las patologías más frecuentes a esas edades también se encuentran:

Estrabismo: Cuando se es capaz de mirar un objeto con un ojo mientras que el otro mira en una dirección distinta para enfocar otro objeto. Esto provoca ojos bizcos, cruzados o estropía.

Hipermetropía: Es un trastorno que provocan que la imagen se vea borrosa de cerca.

En caso de que los niños/as tengan una graduación muy alta es posible que no sean conscientes de los síntomas porque los ojos se acomodan, aunque el continuo esfuerzo de acomodación les puede provocar fatiga visual, dolor de cabeza o pico en los ojos.

Este defecto afecta a casi todos los recién nacidos, pero durante el crecimiento tiende a corregirse solo. Si no se corrige puede provocar otras patologías como ojo vago o estrabismo. Para prevenir la hipermetropía es muy importante tratarla de forma precoz y realizar revisiones anuales que incluyan fondo de ojo.

Astigmatismo: Es un trastorno que provocan que la imagen se vea borrosa a cualquier distancia, tanto de lejos como de cerca.

Es un problema frecuente en edad escolar que hay que detectar de forma temprana ya que puede influir en su rendimiento académico.

Implicará el uso de gafas hasta los 20 años, edad en la cual la graduación tiende a haberse estabilizado y puede plantearse la solución de una cirugía refractiva con láser.

Ojo vago o ambliopía: Afecta al 3-4% de los niños y niñas en edad escolar. Provoca la disminución de la capacidad visual debido a la falta de uso durante el aprendizaje visual.

Es necesario corregir esta patología porque, de lo contrario, perdurará durante la edad adulta.

Muchas veces los adultos pueden no darse cuenta de que los niños/as sufren esta patología porque ellos/ellas se adaptan, sobre todo cuando solamente tienen un ojo afectado.

Es importante en este sentido estar atentos a los síntomas: si se acercan mucho las cosas, si son “patosos”, si no prestan mucha atención en clase…). El ojo vago puede venir causado, entre otros, por el estrabismo o por la miopía, hipermetropía o astigmatismo

Obstrucción vía lagrimal: Las vías lagrimales sirven para que las lágrimas provocadas por emociones y las provocadas por la propia humedad del ojo “desagüen” hacia las fosas nasales para proteger el ojo y mantenerlo hidratado.

A veces, estas vías se obstruyen sobretodo en el caso de los bebés que pueden incluso nacer con ellas obstruidas y provocarles continuas infecciones. Si es el caso de tu bebé, no te preocupes. La corrección de esta patología es muy efectiva. Se realiza mediante la técnica quirúrgica de la dacriocistorinostomía (DCR).

Se abre una ventana en el hueso lagrimal para que comunique el saco lagrimal con las fosas nasales de nuevo. Es una intervención corta, de unos 45 minutos, ambulatoria y se realiza con anestesia local.

La respuesta es sencilla: de la misma forma que se le realizan revisiones periódicas en Pediatría, es importante cuidar de la visión desde edades tempranas.

Al nacer, hay que realizarle al bebé una primera exploración para descartar anomalías y/o problemas

A los 2 años es oportuno realizarle un examen ocular completo por parte del especialista, aunque no haya una sintomatología aparente, para descartar el estrabismo, el ojo vago y problemas de refracción.

Entre los 2 y los 8 años es recomendable realizar revisiones cada año porque en ese tiempo vuestro hijo/a estará desarrollando todo su aprendizaje visual

A partir de los 8 años las revisiones deberían realizarse, si no hay síntomas de ninguna patología, cada 2 años hasta los 18.

Источник: https://www.larazon.es/salud/20201007/vlfvrcdqyvdvjlu6xp23rq2qdi.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: