Aumento de temperatura en los primeros días del embarazo

4 síntomas probables del primer mes de embarazo

Aumento de temperatura en los primeros días del embarazo

El agrandamiento del vientre de la mujer puede ser un signo probable de embarazo, pero no siempre es así: es posible que se trate de un embarazo ectópico (óvulo implantado fuera del útero). Además, en mujeres obesas, que el abdomen aumente de tamaño puede pasar desapercibido.

2. Cambios genitales: forma, tamaño y consistencia

En una revisión ginecológica se pueden observar directamente algunos cambios genitales de la mujer embarazada. Las causas se deben a los cambios hormonales del embarazo y ninguno de ellos dificulta las relaciones sexuales: 

  • El cuello del útero estará reblandecido y se mueve fácilmente.
  • Además, las paredes de la vagina son más elásticas y tienen una coloración más intensa.
  • La propia mujer podrá observar que la piel de la vulva tiene una coloración más azulada. Los cambios genitales en las primeras etapas del embarazo empiezan a ser evidentes.

3. El pecho, con más volumen y sensibilidad

Las mamas están congestionadas y en tensión. Pueden estar hipersensibilizadas, incluso puede doler  al tacto: para algunas mujeres es difícil llevar sujetador. Los cambios en los senos se notan desde los primeros días de embarazo. El organismo se empieza a preparar poco a poco para alimentar al bebé.  

Hinchazón y más sensibilidad

Éste puede ser uno de los primeros signos de embarazo en muchas mujeres. Se puede notar gran sensibilidad, cosquilleos e incluso cambios de temperatura en la zona.

El aumento de tamaño es debido al aluvión de hormonas femeninas y a la acumulación de grasa que se produce durante las primeras semanas de embarazo. En la sexta semana de gestación el pecho puede haber subido una talla completa, incluso más.

No obstante, los senos seguirán creciendo hasta el momento del parto y posteriormente, con la subida de la leche.

Cambio de coloración, picores y estrías

La piel del pezón y de la areola se oscurece y su perfil se hace más sobresaliente.

Unas pequeñas glándulas que hay alrededor de las areolas segregan una sustancia grasa para que el pezón no se seque y resquebraje, y pueda desempeñar su función alimenticia.

El crecimiento de los senos hace que las estrías y los picores de la piel sean habituales. También se notan más venas azuladas en el pecho, dado que se necesita un mayor aporte de sangre.

Secreciones de calostro

A partir de la semana 12 o  la semana 14 de embarazo es posible que la mujer experimente secreciones mamarias; este líquido (más espeso y amarillo al principio del embarazo) es el calostro, la sustancia que alimentará al bebé los primeros días después del parto y que precede a la subida de la leche. El calostro se tornará más ligero y casi transparente en el momento del alumbramiento.

4. Cambios de humor: irritabilidad, ganas de llorar..

Los cambios de humor severos durante el embarazo, especialmente en el primer y tercer trimestre, son muy similares al síndrome premenstrual.

La mujer que los sufre durante la regla es muy posible que los reproduzca en la gestación, debido al aluvión de hormonas que entran en juego durante este periodo.

En un sólo día, la embarazada puede pasar del llanto a la risa varias veces, enfadarse con su pareja o compañeros de trabajo, notar síntomas de depresión o tristeza profunda…

Se calcula que el 10 por ciento de las gestantes sufre depresión durante los meses de embarazo. Es obligado consultar con el médico si detectas cambios de humor exagerados, problemas serios de sueño y cambios de los hábitos de alimentación como inapetencia severa o incapacidad para dejar de comer. Todo ello interfiere en el desarrollo de un embarazo sano.

Artículos Relacionados Es frecuente oír hablar a nuestro alrededor de mujeres que no sabían que estaban embarazadas hasta bien avanzado el primer trimestre porque creían que no habían dejado de tener menstruación. Tampoco es raro que nuestras conocidas nos comenten que han sangrado coincidiendo con el momento en… Antes de que puedas hacer la prueba del embarazo, el cuerpo emite los primeros signos de gestación. En los primeros días ya existen unos síntomas y señales que indican el estado de buena esperanza de la mujer, incluso antes de que falte la primera regla. Según el grado de seguridad de los… Cuando una mujer se plantea quedarse embarazada parece que el mundo se detiene. No sabemos por qué, pero ya todo gira alrededor del futuro embarazo. Vas por la calle y sólo ves a embarazadas dando un paseo, miras escaparates y sólo te fijas en los que hay ropa de embarazada. Es increíble… En muchas ocasiones, las mujeres nos damos cuenta de que estamos embarazadas por la variedad de síntomas que aparecen en el primer trimestre, incluso antes de que el test de embarazo nos confirme la buena nueva. Uno de los síntomas más aparatosos y que provocan más preocupación son los…

Источник: https://www.natalben.com/sintomas-embarazo/signos-probables-de-embarazo

Aumento de temperatura en los primeros días del embarazo

Aumento de temperatura en los primeros días del embarazo

La temperatura basal (TBC) es la temperatura que tiene el cuerpo de una persona estando en reposo, es decir, nada más despertarse por la mañana tras haber dormido al menos 6 horas.

Conocer esta temperatura es muy importante cuando estamos buscando el embarazo, sobre todo si somos irregulares, ya que la temperatura basal aumenta en los días posteriores a la ovulación, es decir, cuando el óvulo es liberado y puede ser fecundado, por lo que son los días más fértiles de una mujer y el mejor momento para mantener relaciones sexuales sin protección y lograr un embarazo.

En estos días, la temperatura aumenta entre 0,4 y 1º C debido al aumento de los niveles de progesterona en el cuerpo, la encargada de formar el cuerpo lúteo necesario para el desarrollo del embarazo en los primeros meses. Si el óvulo no es fecundado, esta temperatura desciende unos 10 días después, cuando finaliza el periodo de fertilidad de la mujer y el cuerpo lúteo muere y es expulsado días después a través de la regla.

Pero si la temperatura corporal sigue elevada – en torno a 37º C- unos 15 días después de la ovulación, es muy probable que la fecundación sí se haya producido, es decir, que la mujer esté embarazada.

Este método tiene una probabilidad del 97% siempre que la mujer haya controlado perfectamente su temperatura basal en los meses previos para poder confirmar que sigue elevada y no haya interferencias en esta debido a alguna enfermedad que eleve la temperatura corporal por otros motivos.

Si se cumplen estas condiciones, podrás tener bastante seguridad de que te has quedado embarazada, aunque lo mejor es que lo confirmes mediante un test de embarazo una vez pase la fecha estimada de la regla.

Para tomarse correctamente la temperatura basal hay que hacerlo todos los días a la misma hora, antes de levantarse de la cama, siempre con el mismo termómetro y habiendo dormido al menos 6 horas.

No se debe hablar, comer ni hacer ningún esfuerzo antes de ponerse el termómetro, que también debe colocarse siempre en el mismo lugar. Se anota esa temperatura cada día en un gráfico desde el primer día de la menstruación, cuando la temperatura debe ser más baja.

Así, se podrá comprobar en qué momento del ciclo sube para saber cuándo se ha producido la ovulación y saber si se mantiene elevada o baja al no haber fecundación.

También es conveniente tener en cuenta otros síntomas de la ovulación como dolor abdominal del lado que ovula, sensibilidad en los pechos, etc. y posibles alteraciones de esa temperatura por otros motivos: enfermedad, estrés, cansancio…

Además de hacernos un test de embarazo de farmacia o un análisis de sangre para confirmar el embarazo, puedes estar atenta a otros síntomas de embarazo que aparecen desde los primeros días, como el sangrado de implantación (un leve sangrado que se produce entre 7 y 10 días después de la fecundación, aunque no todas las mujeres lo experimentan), náuseas, cansancio y sueño, más ganas de orinar, mayor sensibilidad olfativa, dolor abdominal similar al de la regla, etc.

Temperatura basal durante el embarazo

Una vez estés embarazada, tu temperatura basal tampoco se mantendrá estable. Desde que se produce la fecundación y hasta la semana 10, aproximadamente, la temperatura será más alta de lo normal, en torno a 37º C.

Una vez ahí vuelve a descender hasta tus niveles normales, que suelen rondar los 36,5º C, aunque depende de cada mujer. Estas alteraciones están causadas por la hormona progesterona, ya que esta hormona es más elevada en las primeras semanas y alcanza su pico máximo en la semana 12, para luego estabilizarse.

Por eso, es normal que, en estas primeras semanas, notes mucho calor y sofocos que puedes aliviar dándote un baño de agua tibia, colocando paños húmedos sobre tu frente o tu nuca, llevando varias capas de ropa para ponerte o quitarte según el calor que sientas y bebiendo muchos líquidos.

Además, el cansancio, el estrés y las molestias propias de estas primeras semanas, como los mareos o las náuseas, pueden agravar esta sensación de calor, por lo que debes cuidarte y estar tranquila hasta que llegues al segundo trimestre de embarazo, que siempre es el mejor.

Señales de alerta sobre la temperatura en el embarazo

Aunque es normal que tu temperatura ronde los 37º C en las primeras semanas de embarazo y sea más alta de lo habitual, es importante que la controles ya que un aumento por encima de 38º C puede deberse a alguna infección o enfermedad relacionada con el embarazo o no que sería necesario tratar para evitar complicaciones. La fiebre en sí no es peligrosa durante el embarazo ni causa abortos o partos prematuros, pero la causa que la provoca sí puede ser peligrosa, por eso es recomendable acudir al médico si tienes fiebre para que diagnostique la causa y decida el tratamiento más eficaz.

¿Qué otros síntomas se pueden notar en los primeros días de embarazo?

– Falta de menstruación: es algo evidente. Si estás en edad fértil y ha pasado una semana o más sin que se inicie el ciclo menstrual esperado, es posible que estés embarazada.

– Fatiga: es uno de los primeros síntomas del embarazo. Durante las primeras semanas del embarazo los niveles de la hormona progesterona se disparan y esto puede causar que te sientas somnolienta. Además, tu cuerpo ya no está trabajando solo para ti, ahora tiene que funcionar para dos.

– Senos sensibles e hinchados: esto se debe a los cambios hormonales que se están produciendo en tu cuerpo.

 Náuseas con o sin vómito: estas pueden tardar en aparecer un poco más. Normalmente la gente piensa que solo pueden ocurrir por la mañana, pero pueden producirse a cualquier hora del día.

– Aumento de cantidad de micciones: durante el embarazo la santidad de sangre en tu cuerpo aumenta. Esto hace que los riñones procesen líquido extra que termina en la vejiga.

Los días más fértiles, en mujeres con el ciclo menstrual regular, están situados a la mitad del ciclo y tienen lugar cuando se produce la ovulación. Es en este período cuando la mujer puede intentar quedar embarazada.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/aumento-de-temperatura-en-los-primeros-dias-del-embarazo-10088

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: