Bebés con lunares

Pecas y lunares en bebés y niños

Bebés con lunares

Las pecas y lunares en bebés y niños es un tema que en algún momento pasa por nuestra cabeza. Nuestros lunares son únicos. Nadie tiene el mismo número de lunares ni los tiene en los mismos sitios, salvo caprichos del destino.

Son inseparables compañeros que están con nosotros toda la vida sin apenas cambios. Cuando sufren alteraciones pueden suponer una complicación y es mejor que los revise el médico.

Pero los bebés normalmente no tienen lunares, ¿o sí?

Sí, también los bebés pueden tener lunares

Los lunares son lo que en términos médicos llamamos «nevus melanocítico», melanocito. Están formados por melanocitos, que son las células que contienen la melanina, el pigmento que le da el color a la piel. Cuando se agrupan, se ve como una manchita más oscura que el resto de la piel, generalmente marrón o negra.

Es muy raro que estén presentes en el recién nacido, porque habitualmente aparecen alrededor de los 6 ó 12 meses, aumentando en número y en tamaño hasta más o menos los 25 años, momento a partir del cual ya no deberían salir nuevos lunares.

Descubre qué debes tener en casa para medicar antes de ir al médico en este Seminario Online.

Sin embargo, hasta un 1% de recién nacidos pueden tener lunares. Es lo que se denomina «nevus melanocíticos congénitos». Los nevus de nacimiento se clasifican, según su tamaño en: nevus pequeños, medianos o grandes. Los pequeños son los que miden menos de un centímetro y medio y los gigantes son los mayores de 20 cm. Todos los demás se denominan medianos.

Nevus congénitos

La mayor parte de los nevus congénitos son pequeños e, inicialmente, son manchas de color marrón clarito. Normalmente, si son pequeños, tienen bordes bien definidos, como si fueran una gota de aceite. Cuando son más grandes pueden tener los bordes más irregulares y adoptar formas caprichosas.

En la pubertad pueden crecer un poco sin que suponga ningún riesgo. Crecen de forma proporcional al crecimiento del niño y del resto de la piel. Algunos nevus congénitos pueden tener pelitos incluso al nacer. En otros crecerán los pelos más adelante.

Los nevus melanocíticos congénitos gigantes tienen cierto riesgo de desarrollar melanoma, incluso durante la infancia. Por eso los nevus congénitos gigantes deben ser valorados siempre por el dermatólogo y es muy frecuente que sea necesario extirparlos.

Examen de pecas y lunares

Los nevus adquiridos son los que aparecen a partir de los 6 ó 12 meses y hasta el final de la adolescencia. Estos generalmente nunca malignizan y lo habitual es que un adulto tenga unos 20 ó 25 lunares. Si hay más de 50 ó 100, se tiene mayor riesgo de melanoma, simplemente por su mayor cantidad.

Cómo saber si existe riesgo de malignización

Siempre hemos oído que cuando un lunar cambia de aspecto puede ser signo de que se ha transformado en un tumor, pero debemos saber que, durante la infancia, los nevus pueden presentar algunos cambios sin que ello suponga ningún cambio peligroso.

Lo habitual es que crezcan un poco, salgan pelos o cambien de color. Pero estos cambios son lentos y progresivos y no deben preocupar. Sin embargo si los cambios son muy rápidos sí es conveniente que sean valorados.

Para saber si un nevus tiene riesgo de malignización, debemos atender a cinco parámetros. Lo que se conoce como la regla ABCDE:

  • A de Asimetría
  • B de Bordes
  • C de Color
  • D de Diámetro
  • E de Evolución

Se sospecha un melanoma o un nevus con riesgo de malignizacion cuando el lunar es asimétrico, de bordes irregulares, de color no homogéneo, de diámetro superior a 6 mm y evoluciona creciendo rápidamente.

¿Y qué pasa con las pecas?

Las pecas o efélides son también manchas oscuras de la piel, pero su origen es diferente. No hay un acúmulo de melanocitos, sino que son células normales que producen más melanina de lo habitual.

Suelen aparecer tras la exposición solar, por lo que no están presentes al nacimiento. Son típicas en niños de piel clara y tienen un componente familiar importante.

Pecas y lunares en bebés o niños.

No malignizan, pero al tener tantas manchas, puede hacer más difícil descubrir lesiones de riesgo. Estos niños requieren una protección solar máxima, porque además suelen tener la piel muy clara y mayor riesgo de quemaduras solares y otras lesiones de la piel.

Si has visto que tu hijo o hija tiene pecas y lunares antes de los 6 meses, son grandes, de formas o color raro o crecen rápidamente, consúltalo con su pediatra para que le haga una valoración.

Autor/a

  • El botiquín infantil de viajeSalir de viaje con un niño pequeño supone un enorme reto a la hora de hacer las maletas. Parece increíble la cantidad de cosas que tenemos que llevar, y de entre todas ellas hay una…
  • ¿Por qué desobedecen los niños?Todos niños pequeños desobedecen. Y a veces esto puede resultar frustrante. ¿Por qué lo hacen? Por curiosidad, instinto, naturaleza, falta de memoria o madurez, porque no nos entienden… Las causas por las que los niños…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/pecas-y-lunares-en-bebes-y-ninos/

Manchas de nacimiento

Bebés con lunares

  • Tamaño de texto más grande

Las manchas de nacimiento son manchas en la piel de un bebé que pueden desarrollarse antes del nacimiento o poco tiempo después de este. Las manchas de nacimiento pueden ser planas o elevadas, tener bordes regulares o irregulares y tener distintos tonos de color desde el marrón, tostado negro o azul pálido al rosa, rojo o púrpura.

La mayoría de las manchas de nacimiento son inocuas (inofensivas) y muchas de ellas desaparecen por sí solas o se achican con el paso del tiempo. Algunas manchas de nacimiento están relacionadas con otros problemas de salud.

¿Cuáles son las causas de las manchas de nacimiento?

Los médicos no saben cuáles son las causas de la mayoría de las manchas de nacimiento. No es posible evitarlas y no se deben a nada que la madre haya hecho o dejado de hacer durante el embarazo. La mayoría de las manchas no están relacionadas con traumatismos en la piel durante el parto. Algunos tipos de manchas pueden ser hereditarios, pero no se ha encontrado una causa genética.

¿Cuáles son los diferentes tipos de manchas de nacimiento?

Existen dos tipos principales de manchas de nacimiento, que tienen distintas causas:

  • Las manchas de nacimiento vasculares aparecen cuando los vasos sanguíneos no se forman correctamente. Existen muchas de ellas o son más grandes de lo habitual.
  • Las manchas de nacimiento pigmentadas se deben a un crecimiento excesivo de las células que generan el pigmento (color) de la piel.

Manchas de nacimiento vasculares

Las manchas de nacimiento vasculares (de los vasos sanguíneos) más comunes son las máculas, los hemangiomas y las manchas de vino Oporto:

Máculas. Estas manchas de color rojo tenue son el tipo de manchas de nacimiento vasculares más común y también reciben el nombre de manchas salmón, besos de ángel o picotazo de la cigüeña.

Las máculas suelen aparecer en la frente o los párpados, en la nuca o en la nariz, el labio superior o la parte posterior de la cabeza. Es posible que sean más visibles cuando el bebé llora.

La mayoría de estas manchas desaparecen por sí solas cuando el niño tiene entre 1 y 2 años de edad, pero algunas permanecen hasta la adultez.

Hemangiomas. Los hemangiomas son superficiales si se encuentran en la superficie de la piel, (manchas color fresa), profundos si se encuentran debajo de la superficie de la piel y compuestos cuando afectan a las dos capas.

Los hemangiomas pueden sobresalir levemente y ser de color rojo intenso; en general, no se ven hasta después de unos pocos días o semanas del nacimiento del bebé.

Los hemangiomas profundos tal vez se vean de color azulado porque involucran vasos sanguíneos ubicados en las capas profundas de la piel.

Los hemangiomas crecen con rapidez durante los primeros 6 meses de vida, aproximadamente; después, cuando el niño tiene entre 5 y 10 años, suelen achicarse y desaparecer. Algunos hemangiomas, especialmente los de gran tamaño, tal vez dejen una marca en la piel a medida que se reduce su tamaño. Esto se puede resolver con una cirugía.

Otros quizás dejen la piel de color rojo; en este caso, se puede recurrir a un tratamiento especial con láser. Si bien pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, la mayoría de los hemangiomas se encuentran en la cabeza o el cuello.

También pueden causar problemas si interfieren con la vista, la alimentación, la respiración u otras funciones corporales.

Manchas de vino Oporto. Estas decoloraciones tienen el aspecto de una salpicadura de vino en una parte del cuerpo; los lugares más frecuentes son la cara, el cuello, los brazos o las piernas. Las manchas de vino Oporto pueden ser de cualquier tamaño, pero solo crecen a medida que el niño crece.

Suelen oscurecerse con el tiempo y se pueden volver más gruesas y, si no reciben tratamiento, pueden sentirse como piedrecillas en la edad adulta. Jamás desaparecen por sí solas. Los médicos controlan las que se encuentran cerca de los ojos para asegurarse de que no causen problemas.

Cuando las manchas de vino Oporto afectan ciertas partes de la cara, es posible que sea necesario hacer otras pruebas (como una resonancia magnética [RM]).

Manchas de nacimiento pigmentadas

Las manchas de nacimiento pigmentadas más comunes son las manchas café con leche, las manchas mongólicas y los lunares.

Manchas café con leche. Son manchas muy comunes y su nombre se debe a que tienen el color del café con leche. Pueden estar en cualquier parte del cuerpo y, a veces, su número aumenta a medida que el niño crece. Una mancha aislada no es un problema.

Pero llame al médico si su hijo tiene 6 o más manchas más grandes que la goma de un lápiz (en los niños pequeños) o más grandes que una moneda de diez centavos (en los niños mayores).

La presencia de muchas manchas café con leche puede ser un síntoma de neurofibromatosis (un trastorno genético que provoca el crecimiento anormal de las células en los tejidos nerviosos).

Manchas mongólicas. Estas manchas planas de color azul grisáceo suelen aparecer en la zona lumbar o en las nalgas.

Son más frecuentes en los niños de piel más oscura, como los asiáticos, los indios americanos, los africanos, los hispanos y quienes tienen ascendencia del sur de Europa.

Estas manchas suelen desparecer (con frecuencia completamente) sin ningún tratamiento al llegar a la edad escolar.

Lunares (nevos congénitos, nevos pilosos). La palabra «lunar» es el término genérico para las manchas marrones llamadas nevo. La mayoría de las personas tienen lunares en algún momento de su vida. Los lunares que son manchas de nacimiento reciben el nombre de «nevo congénito» y están presentes durante toda la vida.

Si bien los riesgos son bajos, los nevos congénitos gigantes o de gran tamaño tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de piel (melanoma) más adelante. Los nevos congénitos más pequeños pueden tener un riesgo levemente mayor.

Los lunares pueden ser de color tostado, marrón o negro; pueden ser planos o elevados, y pueden tener crecimiento de vello.

¿Cómo se tratan las manchas de nacimiento?

Las máculas suelen desaparecer por sí solas. Las que se encuentran en la nuca pueden permanecer durante más tiempo, pero no son muy visibles. La mayoría de las demás manchas de nacimiento vasculares se pueden tratar.

Las manchas de vino Oporto y algunos hemangiomas pueden desfigurar el rostro y causar angustia a los niños.

Los hemangiomas pequeños en zonas menos visibles no suelen requerir tratamiento, ya que la mayoría se achican y desaparecen antes de los 10 años.

Los médicos pueden tratar los hemangiomas más visibles o de mayor tamaño con medicamentos que se aplican directamente en el hemangioma, en una vena (con una vía intravenosa) o que se toman por boca (orales).

El tratamiento con láser (energía de luz altamente concentrada) puede ayudar a los niños con manchas de vino Oporto. La mayoría de las manchas se aclaran después de varios tratamientos con láser «de colorante pulsado».

Algunas manchas pueden volver a aparecer y es necesario volver a tratarlas. El tratamiento con láser suele comenzar en la infancia, cuando la mancha y los vasos sanguíneos son más pequeños. Las marcas en la cabeza y el cuello reaccionan bien al tratamiento con láser.

También se puede utilizar maquillaje especial para ocultar las manchas de vino Oporto.

Las manchas de nacimiento pigmentadas se suelen dejar sin tratamiento, excepto por los lunares congénitos y, en algunos pocos casos, las manchas café con leche.

Los médicos pueden extirpar los lunares (especialmente los nevos congénitos gigantes o de gran tamaño) con una cirugía; aunque los de mayor tamaño tal vez sean más difíciles de quitar.

El tratamiento con láser permite eliminar las manchas café con leche, pero con frecuencia, estas manchas vuelven a aparecer.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Las manchas de nacimiento deben ser revisadas por un médico en cuanto aparecen para saber de qué tipo son y decidir qué controles requieren y si es necesario algún tipo de tratamiento.

Llame al médico si la mancha de nacimiento sangra, se infecta o causa dolor o picazón. Al igual que cualquier lesión en la que hay sangrado, limpie la herida con agua y jabón, y use una gasa para ejercer una leve presión sobre la zona hasta detener la hemorragia. Si el sangrado no se detiene, llame al médico.

A veces, se forman llagas abiertas en los hemangiomas y es posible que se infecten. Las manchas de nacimiento pigmentadas casi nunca provocan otros problemas, pero los lunares se deben controlar a lo largo de toda la vida para comprobar si hay cambios en el tamaño, el color o la textura.

¿Qué más debería saber?

Al principio, puede resultar chocante ver una marca de nacimiento en un recién nacido.

Si la marca de nacimiento es notoria, es posible que la gente haga preguntas o se quede mirando, y esto puede resultar desagradable. Puede ser útil tener preparada una explicación sencilla para estos casos.

La mayoría de las personas no tienen la intención de lastimar, pero está bien que, si han ido demasiado lejos, se los haga saber.

Desde muy pequeños, los niños ven cómo responden sus padres ante estas situaciones. Así es como aprenden a enfrentar las reacciones de los demás.

Hablar con sencillez y abiertamente sobre una mancha de nacimiento con los niños hace que estén más dispuestos a aceptar que se trata simplemente de una parte de ellos mismos, como el color de su cabello.

Practique respuestas sencillas que puedan dar si alguien les pregunta; por ejemplo: «Es solo una mancha de nacimiento. Nací con ella». También ayuda a los niños, emocionalmente, estar rodeados de familia y amigos que les den su apoyo y los traten naturalmente.

Revisado por: Steven M. Andreoli, MD

Fecha de revisión: enero de 2021

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/birthmarks-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: