Bebés prematuros intubados

Contents
  1. Complicaciones respiratorias en el bebé prematuro
  2. Conducto arterial persistente o conducto arterial patente (CAP)
  3. Displasia broncopulmonar (DBP) o Enfermedad pulmonar crónica (EPC)
  4. Síndrome de dificultad respiratoria (SDR)
  5. Bebés prematuros: todo sobre sus frágiles pulmones
  6. ¿Cuándo se descubrieron los problemas respiratorios de los bebés prematuros?
  7. Hoy en día, ¿cómo pueden madurar los pulmones de los bebés?
  8. ¿Hay diferencias en los pulmones de los bebés según en qué semana de gestación nacen?
  9. Los problemas respiratorios debidos a la inmadurez del sistema respiratorio de los prematuros pueden dar lugar a crisis de apnea. ¿Qué otros problemas añadidos tiene esta “nueva” enfermedad?
  10. ¿Qué tratamiento-solución tiene la nueva Displasia Broncopulmonar?
  11. ¿Cómo afecta a la calidad de la vida del niño? ¿Podría hacer ejercicio físico de mayor?
  12. ¿Haber padecido esta enfermedad puede hacer que el niño padezca asma o alergias en un futuro? Cuéntenos otras consecuencias
  13. ¿Qué tipo de cuidados pueden tener los padres con los niños que tengan esta enfermedad?
  14. Cuando su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN)
  15. ¿Quién puede visitar la UCIN?
  16. ¿Para qué sirve el equipo técnico de la UCIN?
  17. ¿Puedo llevar en brazos a mi bebé?
  18. ¿Cómo puedo ayudar a cuidar de mi bebé?
  19. ¿Cómo puedo sentir menos estrés?
  20. Problemas en la Respiración de Recién Nacidos. Parálisis Cerebral, HIE, PVL y Lesiones al Nacer
  21. Retinopatía de la Prematuridad (ROP)
  22. Manejo de la Respiración Neonatal

Complicaciones respiratorias en el bebé prematuro

Bebés prematuros intubados

Las complicaciones respiratorias son muy frecuentes en el bebé prematuro.

Como los pulmones son los órganos que más tarde maduran, en los niños que nacen antes de tiempo estos tienen que terminar de desarrollarse fuera del útero materno.

En la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología (UCIN) tratarán esas complicaciones, y cuando le den el alta, los padres serán los encargados de los cuidados en casa, sobre todo si tiene prescrito por los médicos oxígeno domiciliario.   

¿Qué es?: Parada respiratoria (durante más de 15 segundos) por no tener organizados los reflejos naturales de respiración. Afecta a muchos prematuros.

Tratamiento: Durante una crisis de apnea, el bebé deja de respirar y su frecuencia cardíaca puede bajar. En la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología (UCIN), los bebés prematuros están bajo observación constante, y cuando tiene lugar una crisis de apnea se les frota o se les dan unas palmaditas en el brazo o en la pierna.

Evolución: Generalmente estas crisis van disminuyendo a medida que el niño va madurando, pero si las crisis de apnea son frecuentes, el bebé puede requerir medicación y/o un respirador.

Conducto arterial persistente o conducto arterial patente (CAP)

¿Qué es?: El conducto arterial o ductus arteriosus es un vaso sanguíneo cuya función en el feto es unir la arteria pulmonar con la aorta para oxigenar la sangre sin que sea necesaria su oxigenación a través de los pulmones, es decir, evita que la sangre pase por los pulmones, ya que el feto recibe el oxígeno que necesita a través de la placenta, no del aire inspirado. En los bebés a término, el conducto arterioso se cierra nada más nacer para que la sangre pueda circular hacia los pulmones y absorber oxígeno, pero suele permanecer abierto en los bebés prematuros (afecta sobre todo a los prematuros de menor tamaño). Cuando ocurre esto, se produce un exceso de irrigación sanguínea en los pulmones que puede provocar dificultades respiratorias y a veces insuficiencia cardíaca.

Tratamiento: El conducto arterioso persistente se diagnostica mediante una ecocardiografía, y se suele tratar con un medicamento que permite cerrar eficazmente ese conducto en más del 80% de los lactantes, aunque algunas veces puede requerirse cirugía.

Displasia broncopulmonar (DBP) o Enfermedad pulmonar crónica (EPC)

¿Qué es?: Consiste en un acúmulo de líquido en los pulmones, cicatrices y lesiones pulmonares crónicas secundarias a la intubación y a la utilización de oxígeno en las primeras semanas, que comprimen los bronquios y dificultan la respiración del niño, y como consecuencia no llega suficiente oxígeno a los tejidos. Afecta principalmente a los bebés prematuros de menor tamaño que requieren tratamiento permanente con oxígeno suplementario y tratamiento con respirador, así como a los que tienen problemas complicados con Síndrome de Dificultad Respiratoria (SDR).

Tratamiento: El tratamiento suele consistir en la administración de medicamentos y oxígeno (para ir suspendiendo la respiración asistida de forma progresiva), el control del líquido excesivo y el aporte de calorías adicionales para el crecimiento.

Evolución: Por lo general, sus pulmones se curan durante los dos primeros años de vida, aunque muchos niños con DBP desarrollan una enfermedad pulmonar crónica similar al asma.

Síndrome de dificultad respiratoria (SDR)

¿Qué es?: Dificultad para respirar por inmadurez pulmonar que afecta a muchos bebés prematuros (suele aparecer en prematuros de menos de 34 semanas).

Los pulmones inmaduros del bebé no producen suficiente cantidad de una sustancia denominada surfactante, por lo que el bebé no puede expandir sus pulmones y respirar por sí solo.

Se aprecia por la dificultad para respirar, y puede confirmarse mediante una radiografía de los pulmones y análisis de sangre.

Tratamiento: Este síndrome tiene tratamiento y muchos bebés lo superan sin problemas.

Cuando no se puede evitar el parto prematuro, a la mayoría de las mujeres embarazadas se les administra corticoides justo antes del parto para prevenir el síndrome de dificultad respiratoria neonatal.

Se intenta administrar una dosis cada 12 o 24 horas, hasta cuatro dosis. Después del nacimiento se puede administrar al bebé un surfactante  artificial y soporte respiratorio con aparatos especiales.

Источник: https://www.natalben.com/complicaciones-respiratorias-bebe-prematuro

Bebés prematuros: todo sobre sus frágiles pulmones

Bebés prematuros intubados

¿Han crecido los casos de bebés prematuros? ¿Ha aumentado su supervivencia? ¿Por qué ha sido? ¿Qué tratamientos se han descubierto? ¿Hay diferencias pulmonares nacer en el segundo trimestre de embarazo frente al tercero? Estas, y otras muchas preguntas, fueron resueltas durante el último Congreso de la Asociación Española de Pediatría celebrado del 5 al 7 de junio en Madrid. El doctor Manuel Sánchez Luna, jefe de Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y Presidente de la Comisión de Estándares de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) explicó las consecuencias respiratorias del nacimiento prematuro.

Hablamos con el doctor Sánchez Luna, uno de los especialistas destacados en el área de la neonatología en nuestro país, sobre el aumento de la supervivencia de los bebés más inmaduros que les ha dado lugar a que presenciar una forma nueva de enfermedad pulmonar crónica, cuya característica fundamental es la interrupción del crecimiento pulmonar después del nacimiento.

¿Cuándo se descubrieron los problemas respiratorios de los bebés prematuros?

En los años sesenta se describió la displasia broncopulmonar en base a los cambios que ocurrían en los pulmones del recién nacido prematuro.

Estos presentaba en general un cuadro de insuficiencia respiratoria, por defecto en la producción de surfactante.

A estos pacientes había que conectarles a equipos de ventilación mecánica con una concentración elevada de oxígeno que dañaban el pulmón inmaduro de los bebés. Todo esto convertía el daño pulmonar en permanente y grave.

Hoy en día, ¿cómo pueden madurar los pulmones de los bebés?

En la actualidad, y fundamentalmente desde finales de los años 90, disponemos de mejores cuidados en el tratamiento y prevención de los recién nacidos prematuros.

Uno de los mayores avances ha sido el descubrimiento de que la administración de corticoesteroides a la madre con riesgo de tener un parto prematuro reducían de forma notable el desarrollo de cuadros de dificultad respiratoria, estabilizaban la vascularización cerebral de los bebé y reducían el riesgo de fallecer.

Junto a estos descubrimientos se ha generalizado el uso de surfactante pulmonar exógeno para el tratamiento de la insuficiencia respiratoria del recién nacido prematuro. Estos dos han sido los avances más importantes en la neonatología, y han condicionado que los problemas respiratorios de los prematuros sean menos graves y se traten mejor.

 Además disponemos de nuevos equipos de ayuda respiratoria que no son invasivos, esto es no es necesario de la colocación de tubos endotraqueales con lo que el trauma en la vía aérea se ha reducido considerablemente.

El objetivo es no intubar a los bebés tras el nacimiento, y sólo en los casos más graves cuando esto es necesario aplicar conceptos de ventilación menos agresiva.

Todos estos avances han favorecido que los bebés prematuros sufran menor daño en sus pulmones y no desarrollen como antes displasia broncopulmonar.

¿Hay diferencias en los pulmones de los bebés según en qué semana de gestación nacen?

Ahora nacen prematuros mucho más inmaduros (menos de 26 semanas de gestación).

En estos bebés, y de forma independiente de cómo los tratemos, hay un estancamiento en el crecimiento de los pulmones y esta falta de crecimiento postnatal provoca fundamentalmente una insuficiencia respiratoria crónica que hoy conocemos como nueva Displasia Broncopulmonar (DBP). Esta enfermedad es más grave cuanto más prematuro nace el bebé, y cuando se añaden otros factores, como una infección antes del nacimiento o la falta de tratamiento con corticoesteroides prenatales.

Los problemas respiratorios debidos a la inmadurez del sistema respiratorio de los prematuros pueden dar lugar a crisis de apnea. ¿Qué otros problemas añadidos tiene esta “nueva” enfermedad?

Las crisis de apnea son debidas a la inmadurez del centro respiratorio y no a la Displasia Broncopulmonar, sin embargo cuando un bebé tiene DBP es más frecuente que tenga cualquier tipo de problemas respiratorios asociados.

¿Qué tratamiento-solución tiene la nueva Displasia Broncopulmonar?

La única forma efectiva de prevenirla es evitar el nacimiento de bebés muy prematuros, básicamente los que nacen antes de la semana 26-28 de embarazo.

Como esto es muy complejo al coincidir muchos factores, lo fundamental es reducir los daños añadidos al pulmón inmaduro evitando el nacimiento sin administrar un ciclo completo de corticoesteroides antenatales a la madre y que el nacimiento tenga lugar en centros con un entrenamiento muy alto en el cuidado de estos bebés.

Los primeros minutos son fundamentales en la prevención de mayores problemas respiratorios, por ello es crítico que estos bebés nazcan en centros con una gran experiencia en el manejo respiratorio de estos prematuros.

¿Cómo afecta a la calidad de la vida del niño? ¿Podría hacer ejercicio físico de mayor?

Todos recién nacido prematuro tiene afectada su función pulmonar durante su crecimiento, pero esto es más llamativo en los bebés que desarrollan DBP.

Como en todas las enfermedades hay grados variables que tiene mucho que ver con cómo de grave fue su enfermedad respiratoria al nacimiento.

Por ello la recuperación puede ser prácticamente completa con una calidad de vida normal o tener grandes limitaciones funcionales. Es por ello que hay que evitar cualquier daño añadido a los pulmones desde el mismo momento del nacimiento.

¿Haber padecido esta enfermedad puede hacer que el niño padezca asma o alergias en un futuro? Cuéntenos otras consecuencias

Sabemos por el desarrollo del pulmón de bebés que fueron prematuros que hay una progresiva recuperación de la función de respirar, sin embargo en todos ellos queda una limitación a la velocidad con la que el gas se mueve en los pulmones.

Es lo que se llama un patrón obstructivo, además los bronquios de estos bebés responden a veces de manera exagerada a las infecciones respiratorias, y a otros agentes tóxicos como el humo del tabaco.

En estos niños es muy importante la higiene respiratoria evitando las infecciones respiratorias que empeoraran la evolución de su enfermedad.

¿Qué tipo de cuidados pueden tener los padres con los niños que tengan esta enfermedad?

Una vida con hábitos saludables es básico en estos pacientes. La prevención de la exposición a tóxicos como el humo del tabaco es fundamental. La higiene y el lavado de manos de sus cuidadores para reducir el riesgo de transmisión de virus respiratorios es barato y muy efectivo.

En los bebés de mayor riesgo, aquellos que nacieron prematuros y más aún si tienen una DBP, es necesario reducir el contacto con ciertos virus como el respiratorio sincitial que en época epidémica es el mayor causante de los ingreso hospitalarios por bronquiolitis en esta población.

La prevención en esta época extremando los cuidados como es el contacto con personas con cuadros respiratorios, el lavado de manos, el mantenimiento de la lactancia materna en los primeros 6 meses de vida y evitar el contacto con niños que acuden a guarderías es muy eficaz. La administración de un anticuerpo específico monoclonal llamado Palivizumab, es el único tratamiento farmacológico que ha demostrado su eficacia, reduciendo el riesgo de ingreso hospitalario y la gravedad de los cuadros respiratorios de forma significativa.

Источник: https://www.serpadres.es/bebe/salud-bebe/articulo/155146-bebe-prematuro-maduracion-y-tratamiento-de-los-pulmones

Cuando su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN)

Bebés prematuros intubados

  • Tamaño de texto más grande

Cuando un bebé nace antes de tiempo, tiene problemas de salud o nace en un parto difícil, va a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). UCIN son las siglas de «Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales». (Neonato es lo mismo que recién nacido.) Allí, los bebés reciben cuidados intensivos de un equipo de expertos durante las 24 horas del día.

La mayoría de estos bebés ingresan en la UCIN durante las primeras 24 horas que siguen a su nacimiento. El tiempo que permanezcan allí dependerá de su estado de salud. Algunos bebés solo están unas pocas horas o días. Otros necesitan estar semanas o meses.

A veces, la unidad de cuidados intensivos neonatales también recibe el nombre de:

  • nursery de cuidados especiales
  • nursery de cuidados intensivos
  • unidad de terapia intensiva de neonatología

¿Quién puede visitar la UCIN?

Los padres pueden visitar y pasar tiempo con sus bebés mientras están ingresados en la UCIN.

Otros miembros de la familia también pueden visitar al bebé, pero solo durante las horas establecidas para las visitas y durante poco tiempo.

Los niños que vistan la UCIN deben encontrase bien (en vez de estar enfermos) y deben estar al día en su calendario vacunal. Pregunte al personal del hospital sobre qué miembros de su familia pueden visitar a su bebé.

Algunas unidades exigen a los visitantes llevar batas hospitalarias. Es posible que también deban llevar guantes y mascarillas.

Todas las personas que entren en una UCIN deben lavarse las manos antes de entrar. (Habrá un lavabo y jabón bactericida en la habitación y cerca de la entrada a la UCIN.) Esto es fundamental para mantener la UCIN lo más limpia posible a fin de que los bebés no se expongan a gérmenes.

Es posible que usted se sienta tentado a llevar juguetes, pósteres y otros objetos para decorar la habitación de su hijo, pero pregúnteselo antes al personal de enfermería.

Si se lo permitieran, esos objetos deberían ser fáciles de lavar (los peluches están prohibidos).

Algunos hospitales dejan a los padres pegar fotografías u otro tipo de decoraciones en el exterior de la incubadora del bebé.

¿Para qué sirve el equipo técnico de la UCIN?

Cuando usted entre en la UCIN, es normal que se sienta un poco alarmado por todo el equipo técnico que verá allí. Pero todo eso está allí para ayudar a encontrase bien a su bebé. He aquí un breve repaso de parte del equipo técnico que se puede encontrar en una UCIN:

  • Calentadores neonatales: unas cunitas provistas de calefactores en la parte superior para ayudar a los bebés a mantenerse calientes. Puesto que se trata de camas abiertas, permiten acceder fácilmente a los bebés.
  • Incubadoras: unas cunitas rodeadas de paredes de plástico duro y transparente. La temperatura interior de la incubadora se controla para que la temperatura del bebé sea la que debe ser. Los médicos, los enfermeros y otras personas pueden cuidar del bebé a través de los orificios que hay a ambos lados de la incubadora.
  • Fototerapia: algunos recién nacidos tienen un problema llamado ictericia, que hace que la piel y el blanco de los ojos adquieran una tonalidad amarillenta. La fototerapia sirve para tratar la ictericia. Durante el tratamiento, se coloca al bebé sobre una manta especial de fototerapia, y hay unas lámparas conectadas a la cuna o a la incubadora. La mayoría de los bebés solo suelen necesitar fototerapia durante unos pocos días.
  • Monitores: los monitores permiten que los enfermeros y médicos registren los signos vitales de los bebés (como la temperatura, la frecuencia cardíaca y la respiración) desde cualquier lugar de la UCIN. Entre los monitores que puede haber en una UCIN, se incluyen los siguientes:
    • Derivaciones torácicas: de estos adhesivos, pequeños e indoloros, que están sobre el pecho de su bebé, salen cables que están conectados a monitores. Registran la frecuencia cardíaca y respiratoria del bebé.
    • Oximetría de pulso (u ox): esta máquina mide la concentración de oxígeno en la sangre del bebé. Este dispositivo, también indoloro, se coloca en los dedos de las manos o de los pies del bebé como si se tratara de un pequeño vendaje y emite una luz suave de color rojo.
    • Un sensor de temperatura registra de la temperatura del bebé y la muestra en el monitor. Se trata de un cable recubierto que se pega a la piel del bebé con un parche adhesivo.
    • La tensión arterial se monitoriza con una vía arterial o con un manguito que sirve para medirla.
  • Sondas de alimentación: a menudo, los bebés prematuros o los que están enfermos aún no pueden mamar ni succionar de un biberón. Hay otros bebés que sí son capaces de mamar o de tomar el biberón, pero siguen necesitado más calorías para crecer. Estos bebés se alimentan con leche materna o de fórmula a través de sondas. La sonda se introduce en la boca o la nariz del bebé y le llega hasta el estómago. Las sondas se fijan en su sitio con una cinta adhesiva para que no se muevan. Los enfermeros las cambian a menudo para evitar las rozaduras que puede provocar la fricción.
  • Vías intravenosas (VI): un catéter intravenoso (o VI) es un tubo fino y flexible que se inserta en una vena para dar medicamentos y líquidos a los bebés. Casi todos los bebés que están en la UCIN llevan VI. Se suelen colocar en las manos o los brazos, pero algunos bebés las llevan en otras partes del cuerpo, como los pies, las piernas o el cuero cabelludo. Las vías intravenosas permiten administrar algunos medicamentos de forma continua, gota a gota y a lo largo de todo el día o bien administrar varias tandas de medicamento cada pocas horas. El tratamiento con una VI se puede llamar «goteo» o «infusión».
  • Vías. Algunos bebés necesitan recibir mayores cantidades de líquidos o de medicamentos que los que se pueden administrar por una VI. Les colocan tubos de mayor tamaño, llamados vías centrales, en venas de mayor tamaño ubicadas en el pecho, el cuello o la ingle. Los cirujanos se encargan de colocar estas vías. Las vías arteriales se colocan en arterias, en lugar de en venas. Se utilizan para controlar la tensión arterial y la concentración de oxígeno en sangre (aunque algunos bebés pueden llevar unos manguitos especiales que les toman la tensión arterial).
  • Respiradores: los bebés de la UCIN a veces necesitan ayuda adicional para respirar. Un bebé se conecta a un respirador mecánico (una máquina para respirar) a través de un tubo endotraqueal (un tubo de plástico que se introduce en la tráquea a través de la boca o la nariz). A algunos bebés que llevan mucho tiempo en la UCIN (varios meses seguidos) se les puede practicar una traqueotomía (se les coloca un tubo de plástico directamente en la tráquea) que luego se conecta al respirador.
  • Campana de oxígeno o cánula nasal: algunos bebés necesitan oxígeno adicional pero no necesitan conectarse a un respirador. Los bebés que pueden respirar por sí mismos pueden recibir oxígeno a través de un tubo de plástico colocado dentro de la nariz (llamado cánula nasal) o bien a partir de una campana que les cuelga sobre la cabeza.

¿Puedo llevar en brazos a mi bebé?

Dependiendo de la salud de su hijo, es posible que usted pueda llevarlo en brazos incluso aunque esté conectado a un respirador o lleve una vía intravenosa. Si los médicos consideran que eso sería excesivo, usted podrá tomar la mano del bebé, acariciarle la cabeza, hablarle y cantarle. El contacto suave será lo que más tranquilizará a su bebé.

Pero, a algunos bebés muy prematuros, el contacto físico les resulta muy estresante. Los médicos pueden sugerir a los padres que limiten el contacto físico pero que sigan pasando la mayor cantidad posible de tiempo con sus bebés. Pregúntele al médico o al personal de enfermería qué tipo de contacto y cuánto contacto es el mejor para su hijo.

Si fuera posible, el método de la madre canguro (o de contacto piel a piel) es una buena opción para crear lazos afectivos con su bebé:

  • Colóquese al bebé (que suele llevar puesto solo un pañal y un gorrito) sobre el pecho debajo de la blusa para que repose sobre su piel.
  • Abróchese la camisa holgadamente para mantener bien caliente al bebé.

El contacto piel a piel puede facilitar la lactancia materna y mejorar el proceso de curación para que los bebés puedan ir antes a casa.

¿Cómo puedo ayudar a cuidar de mi bebé?

Es posible que una madre pueda amamantar a su bebé o bien que le pueda ofrecer leche materna extraída con una bomba o leche de formula usando un biberón. Si necesita ayuda para amamantar a su bebé o para extraerse leche materna con una bomba, pídasela al personal de enfermería o a una asesora en lactancia.

Puesto que muchos bebés que están en la UCIN no se pueden alimentar por sí mismos (sea por estar poco desarrollados o por sus problemas de salud), pueden recibir leche materna o de fórmula a través de sondas.

Los bebés de la UCIN tienen sus horarios de alimentación. El enfermero de su bebé le indicará cuándo debe comer y cuándo debe dormir. Cuanto más tiempo pase usted con su bebé, más cosas aprenderá sobre él, como las siguientes:

  • qué tipo de interacción prefiere su bebé (que lo acaricien, le canten, etc.)
  • en qué momento del día está más alerta
  • durante cuánto tiempo seguido puede interactuar con usted sin cansarse
  • cuándo está estresado y necesita descansar

Háblele con una voz calmada y tranquilizadora, mantenga las luces en penumbra y reduzca al máximo los ruidos. Aunque es posible que usted quiera relacionarse con su bebé a menudo, deje que su pequeño duerma cuando lo necesite.

¿Cómo puedo sentir menos estrés?

Tener un bebé en la UCIN es una de las situaciones más estresantes que se pueden tener en la vida. Usted puede estar lejos de sus círculos de apoyo habituales, como sus amigos, su familia y sus demás hijos. Puede tener la sensación de que su vida se ha trastocado por completo mientras espera el momento en que su bebé estará preparado para volver a casa con usted.

Por duro que pueda ser, es importante que mantenga las cosas lo más normales que sea posible. Los siguientes consejos lo pueden ayudar:

  • Preste atención a sus propias necesidades y a las necesidades del resto de su familia, sobre todo, a las de sus otros hijos. Hacer algo para usted mismo puede ser tan sencillo como darse un baño relajante, dar un paseo o leer su libro favorito.
  • Organice una actividad semanal para toda la familia, y siéntense a hablar todos juntos sobre cómo les está afectando esta experiencia.
  • Diríjase a otros padres cuyos hijos están en la UCIN en busca de apoyo. Ellos sabrán mejor que nadie cómo se siente. Únase a un grupo de apoyo para compartir con otras personas sus sentimientos, sus preocupaciones y sus triunfos.
  • El capellán del hospital también lo puede ayudar.

Si cuida de sí mismo, estará más descansado y se sentirá más capaz de cuidar y de conocer a su bebé. Aunque tener a su hijo en la UCIN pueda ser muy duro, también es gratificante observar cómo su pequeño crece y se hace más fuerte día tras día.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/nicu-caring-esp.html

Problemas en la Respiración de Recién Nacidos. Parálisis Cerebral, HIE, PVL y Lesiones al Nacer

Bebés prematuros intubados

La ventilación neonatal es muy compleja. Algunos bebés necesitan ayuda para respirar después del nacimiento, requiriendo ya sea reanimación, intubación o varias otras formas de asistencia respiratoria menos invasiva.

Esto requiere que el personal médico supervise adecuadamente los niveles de CO2 y oxígeno, los niveles de acidez de la sangre, las presiones de ventilación y otros factores muy precisamente para asegurarse de que el bebé está recibiendo los gases apropiados en proporciones correctas.

La ventilación inadecuada puede resultar en la retinopatía del prematuro (que conduce a la ceguera infantil), lesión pulmonar, lesiones relacionadas con la privación de oxígeno, PVL, pulmones colapsados ​​y otros problemas de salud.

Muchos bebés necesitan ayuda con la respiración después del nacimiento. Respirar mal manejo o dar demasiado o poco oxígeno al bebé puede causar lesiones permanentes como la parálisis cerebral (CP), la encefalopatía isquémica hipóxica (HIE), la leucomalacia periventricular (PVL) y la retinopatía del prematuro (ROP).

A veces los bebés tienen que ser resucitados justo después de que nacen, lo que significa una pequeña máscara se pone sobre su nariz y la boca y el aire con oxígeno extra añadido a es bombeado a sus pulmones.

Algunos bebés tienen problemas respiratorios a largo plazo, como apnea, apnea de prematuridad, dificultad respiratoria o problemas de cumplimiento pulmonar debido a que sus pulmones son prematuros. Es muy importante monitorear adecuadamente a un bebé que está recibiendo ayuda para respirar.

El oxígeno y el dióxido de carbono son los gases que se miden en la sangre de un bebé para asegurarse de que no está recibiendo demasiado o demasiado poco oxígeno, o que su sangre no tiene demasiado o muy poco dióxido de carbono.

En la mayoría de los casos, demasiado dióxido de carbono (CO2) hará que la sangre sea ácida y el bebé tenga un pH bajo. Si hay muy poco CO2 en la sangre del bebé, el pH típicamente será mayor de lo normal.

Los niveles anormales de oxígeno (O2) y CO2 pueden causar daño cerebral permanente, como parálisis cerebral y leucomalacia periventricular (PVL). Dar a un bebé demasiado O2 o tener grandes fluctuaciones en los niveles de O2 del bebé puede causar daño ocular llamado retinopatía de la prematuridad (ROP), que puede incluso conducir a la ceguera si es grave o no se diagnostica temprano.

Retinopatía de la Prematuridad (ROP)

La Retinopatía de la Prematuridad (ROP) es la segunda causa principal de ceguera infantil en los Estados Unidos. Cuando un bebé nace prematuramente, los vasos sanguíneos de sus ojos pueden no estar completamente desarrollados.

Si los vasos sanguíneos de un bebé prematuro se desarrollan normalmente, no ocurrirá ROP. Si los vasos crecen y se ramifican de una manera anormal, el bebé tendrá ROP. Dar un bebé prematuro demasiado oxígeno puede causar un desarrollo anormal de los vasos en los ojos.

Esto se debe a que el exceso de O2 hace que los vasos sanguíneos normales se degraden y dejen de desarrollarse.

Cuando se extrae el suplemento de O2 o se baja (exceso de oxígeno se elimina), los vasos sanguíneos rápidamente comienzan a formarse de nuevo y crecen anormalmente y en la parte incorrecta del ojo, causando ROP.

Debido a que la retinopatía de la prematuridad puede causar daño permanente y ceguera, se supone que el médico y el equipo médico administran sólo el oxígeno suficiente para mantener el nivel de oxígeno del bebé en su sangre normal. Deben evitarse altas fluctuaciones en los niveles de oxígeno, a menos que sea una emergencia.

Se debe prestar mucha atención a los niveles de O2 del bebé prematuro, porque demasiado oxígeno puede causar ROP (así como problemas pulmonares), pero demasiado poco oxígeno puede causar daños cerebrales permanentes tales como encefalopatía isquémica hipóxica (HIE), leucomalacia periventricular (PVL) y parálisis cerebral.

Todos los bebés nacidos prematuramente deben ser examinados a intervalos regulares para ROP, especialmente aquellos que recibieron O2 suplementario.

La intervención temprana puede prevenir que la enfermedad se vuelva severa o incluso que afecte la vista del bebé.

Además de la prematuridad y el exceso de oxígeno, otros factores de riesgo para ROP incluyen bajo peso al nacer, infección y defectos cardíacos.

Manejo de la Respiración Neonatal

Algunos bebés necesitan sólo un poco de ayuda con la oxigenación, por lo que reciben O2 a través de dientes en la nariz llamada una cánula nasal. El oxígeno de alto flujo a través de una cánula nasal se está estudiando actualmente.

Otros bebés necesitan más ayuda, por lo que una máquina se utiliza para forzar una pequeña cantidad de presión continua en las vías respiratorias del bebé, lo que mantiene los pulmones abiertos y ayuda con la respiración y la oxigenación.

Esta presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) puede ayudar a prevenir los períodos de apnea, que es cuando el bebé tiene períodos en los que deja de respirar durante 20 segundos o más. La CPAP se puede administrar a través de unas puntas nasales o una máscara.

BiPAP es una variación de CPAP, dando al bebé un poco más de ayuda con la respiración, además de una presión continua en las vías respiratorias.

Si un bebé necesita más ayuda de la CPAP o BiPAP puede ofrecer, pero el médico no quiere poner un tubo (tubo Et) en la vía aérea superior del bebé (intubación) para ayudarla a respirar, la ventilación con presión positiva intermitente nasal (NIPPV) puede ser usado.

NIPPV es lo que los médicos suelen utilizar en el bebé antes de usar una forma invasiva de ventilación que requiere intubación. NIPPV es CPAP con respiraciones de presión positiva dado al bebé a intervalos establecidos.

Una respiración de presión positiva es aire forzado en los pulmones del bebé. A pesar de que CPAP es un tratamiento para la apnea, un bebé todavía puede tener períodos apneic mientras que en CPAP o BiPAP.

NIPPV, sin embargo, permite que el equipo médico para establecer una serie de respiraciones que un bebé recibirá por minuto para asegurarse de que un nivel basal de ventilación se cumple.

El siguiente paso es la intubación. Dado que esto es invasivo, presenta riesgos adicionales para el bebé, y los médicos suelen intentar otros métodos de asistencia ventilatoria antes de intubar a un bebé.

Por supuesto, en una situación emergente como en el caso de dificultad respiratoria severa, el tiempo no debe ser desperdiciado en el uso de otros métodos. La intubación establece una vía aérea en el bebé y permite que se suministren volúmenes o presiones de aire precisos al bebé.

Muchos componentes de la oxigenación y la ventilación pueden ser controlados cuando un bebé es intubado, como la tasa de respiración del bebé y el nivel de oxígeno inspirado.

La intubación también permite que ciertos fármacos sean fáciles de administrar, como el surfactante, que se administra para ayudar a que los pulmones de un bebé prematuro maduren y se vuelvan más compatibles.

Con clavos nasales o una máscara, el equipo médico tiene que preocuparse por el aire que se escapa; el aire más que las fugas, menos ayuda el bebé va a estar recibiendo.

El objetivo de NIPPV es darle al bebé una ayuda ventilatoria que sea similar a lo que el bebé puede recibir si está intubado. A veces, sin embargo, las fugas de aire impiden que esto suceda.

Las fugas de aire que ocurren con formas no invasivas de asistencia respiratoria no ocurren con la intubación.

NIPPV se utiliza a menudo para la apnea de la prematuridad (períodos apneicos que se producen debido a los sistemas inmaduros del bebé), después de un bebé es extubado (tubo de respiración sacado), y cuando un bebé prematuro tiene dificultad respiratoria.

La ventilación invasiva (intubación) con presión positiva (IPPV) se indica cuando UNA de las siguientes condiciones está presente:

  1. La sangre del bebé es ácida. Esto significa que el pH es anormalmente bajo ( 60-65).
  2. El bebé tiene un bajo nivel de oxígeno en la sangre (PaO2

Источник: https://www.abclawcenters.com/mala-gestion-respiracion-neonatal/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: