Bebés prematuros por preeclampsia

Bebés prematuros y sus complicaciones frecuentes

Bebés prematuros por preeclampsia

Los bebes prematuros con frecuencia presentan complicaciones que están íntimamente ligadas con la inmadurez orgánicas que los afecta. Muchas de estas complicaciones pueden originarse antes y después del nacimiento.

Miles de prematuros mueren todos los años en nuestro país siendo la causa mas frecuente de mortalidad y morbilidad infantil. De cada 10 niños que mueren en el primer año, 8 son recién nacidos.

Según la ONU, 15 millones de bebes nacen demasiado pronto cada año debido a complicaciones del nacimiento prematuro. Muchos sobrevivientes enfrentan una vida de discapacidad, incluyendo problemas de aprendizaje, problemas visuales y auditivos.

Este problema empeora cada año, pes cada día nacen mas bebes prematuros. El porcentaje varía entre los países con un rango que va de 5 a 18%. En Republica Dominicana se calcula que nacen 12% de bebes prematuros y es la primera causa de mortalidad infantil.

Los bebes nacidos vivos antes de las 37 semanas completas de gestación; según su edad de gestación, se clasifican:

  • Extremadamente (28 semanas)
  • Muy prematuro (28 a 32 semanas)
  • Prematuro moderado o tardío (32 a 37 semanas)

El 80% nacen entre las 32 y 37 semanas de gestación y tiene probabilidad de sobrevivir, los que nacen antes de las 28 semanas tienen alta probabilidad de morir o quedar con secuelas graves.

Complicaciones Frecuentes

EL DISTRESS TRANSITORIO

Es frecuente, pero pasajero. Se produce por persistencia de liquido en los alveolos, impidiendo que los pulmones se llenen de aire. No deja secuelas en el bebé.

LAS APNEAS EN BEBES PREMATUROS

El bebé prematuro puede padecer episodios de apnea (breves episodios de pausa respiratoria) debido a la inmadurez de sus pulmones y de los centros que controlan la respiración en el cerebro. En estos casos se usa un monitor de apneas.

INFECCIONES: SEPSIS O SEPTICEMIA

Las infecciones son una grave amenaza para los bebes prematuros ya que tienen pocos mecanismos de defensa contra gérmenes que pueden provocar enfermedades graves.

Para reducir riesgos de infección es necesario lavarse las manos tan frecuentemente como se requiera. Las infecciones no pueden ser virales, bacterianas nicóticas.

Las sepsis es una infección bacteriana que se trata con antibióticos específicos.

MEMBRANA HIALINA O DISTRESS RESPIRATORIO NEONATAL

Es una de las enfermedades mas frecuentes de los bebes prematuros. La causa es de la falta de producción de cantidad de una sustancia denominada surfactante. El surfactante permite que la superficie interna de pulmones se expanda adecuadamente cuando el bebe comienza a respirar.

HEMORRAGIA INTRAVENTRICULAR (HIV)

Las hemorragias cerebrales son comunes en algunos bebes prematuros, en particular aquellos nacidos antes de las 32 semanas de gestación. Normalmente, estas hemorragias se producen durante los primeros tres días de vida y por lo general, pueden diagnosticarse mediante un examen por ultrasonido.

Casi todas las hemorragias son leves y se resuelven solas, provocando pocas o ningunas consecuencia permanente.

Las hemorragias mas graves pueden hacer que los ventrículos los cerebrales (una cavidad del cerebro que están llenas de líquido) se dilaten rápidamente y aumentan la presión sobre él, lo cual puede producir daño cerebral (como parálisis cerebral o problema de aprendizaje y conducta) la HIV también se asocia con el riesgo de desarrollar parálisis cerebral.

CONDUCTO ARTERIAL PATENTE (CAP)

Antes del nacimiento, una arteria grande llamada ductus arterisus o conducta arterial hace que la sangre se desvié y no pase por los pulmones ya que el feto recibe el oxígeno que necesita a través de placenta.

Normalmente, el conducto se cierra poco después del nacimiento para que las sangres puedan circular hacia los pulmones y absorber oxígeno. En los bebes prematuros, el conducto no siempre se cierra adecuadamente, lo cual puede llevar a insuficiencia cardiaca, la ecocardiografía se usa en el diagnóstico.

Los bebes con CAP se tratan con un medicamento que ayudan a cerrar conducto, aunque puede requerirse cirugía si el medicamento no resulta eficaz.

RETINOPATIA DEL PREMATURO

Es un crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos en el ojo del bebé. Se presenta en el 30% de los bebes con menos de 2 lb con 12 oz. Las lesiones pueden ir de leves (defectos en la visión) a graves (ceguera).

A todos los bebes prematuros se les examinan los ojos en la unidad de cuidado intensivos neonatales (UCIN) para determinar si padecen esta infección y realizar chequeo de la retina por retinologo a las 4 semanas de edad.

De demostrase evidencia de retinopatía progresiva se usaría terapia con rayos láser.

ANEMIA DEL PREMATURO

Anemia del prematuro es una condición frecuente en los bebes prematuros que carecen de un número suficiente de glóbulos rojos para transportar oxigeno a todas las células del cuerpo. Esta anemia se puede desarrollar por diversas razones.

Los bebes prematuros pueden padecer anemia o falta de hierro. Un bebé pálido y decaído puede padecer anemia.

Algunos bebes prematuros pequeños especialmente los que pesan menos de 2 lb con 30 oz requieren transfusiones de glóbulos rojos frecuencia y por consecuencia hacen anemia.

HIPERBILIRRUBINEMIA

La hiperbilirrubinemia afecta al 80% de los bebés prematuros. Esta se produce como resultado de la destrucción de glóbulos rojos. Las concentraciones elevadas de bilirrubina hacen que los bebes desarrollen ictericia, una tonalidad amarillenta en la piel y la esclerotica de los ojos.

ENTEROCOLITIS NECROTIZANTE DEL PREMATURO

Es una inflamación del intestino del prematuro que usualmente se asocia con infecciones, que podría llegar a perforarlos. La enterocolitis es una complicación grave del bebe prematuro, que guarda relación con los diferentes procedimientos.

LAS CONVULCIONES E EL PREMATURO

El bebe prematuro puede manifestar convulsiones, en unas ocasiones muy leves y en otras mas bruscas. Estas pueden deberse a alteraciones de electrolitos como es el caso del hipocalcemia o a hipoglucemia o ser debido a un trastorno cerebral (hemorragias, kernicterus y meningitis).

PERSISTENCIA DE CIRCULACION FETAL EN EL PREMATURO

Se trata de una complicación cardio-respiratoria muy grave en la que hay lata resistencia en la circulación pulmonar, derivada de la inmadurez del sistema respiratorio del bebé. Para trata la persistencia de circulación fetal se ha de administrar fármacos al prematuro que aceleren la maduración de sus órganos.

DESPUES DE LA UCIN

Los bebes prematuros a menudo requieren cuidados especiales ambulatorios como clínicas de seguimiento longitudinal después de abandonar la UCIN.

Aparte los exámenes pediátricos regulares y de la vacuna que les ponen a todos los bebés prematuros se someten periódicamente a evaluaciones oculares y auditivas.

Se prestará una atención al desarrollo del sistema nervioso, incluyendo el momento en que alcanzan los principales hitos del desarrollo motor, como sonreír sentarse y andar, las posturas que adoptan, el tono muscular desarrollo de habla y el comportamiento.

Algunas secuelas frecuentes que acompañan a un nacido prematuro

  • Trastornos instrumentales que afectan a la grafomotricidad.
  • Probabilidad de padecer déficit de atención.
  • Dificultades en el leguaje y la memoria.
  • Dificultad de los aprendizajes escolares.
  • Trastorno de comportamiento como inestabilidad o hiperactividad.
  • Conducta social pobre, agresiva o baja autoestima y tendencia al aislamiento.

Источник: http://www.infocarol.com/bebes-prematuros-y-sus-complicaciones-frecuentes/

Preeclampsia

Bebés prematuros por preeclampsia

Publicado por el equipo de información sobre salud de Bupa, junio de 2009. Esta hoja informativa está destinada a las mujeres que padecen de preeclampsia, o a las personas que deseen informarse sobre el tema.

 

La preeclampsia es una afección que se presenta en las embarazadas. Ella ocasiona hipertensión arterial en la madre y puede causar eclampsia (convulsiones) y otros problemas graves.

En el bebé puede dar como resultado problemas de crecimiento, parto prematuro y muerte del recién nacido. Afecta a uno de cada 25 embarazos.

Acerca de la preeclampsia
Síntomas de la preeclampsia
Complicaciones de la preeclampsia
Causas de la preeclampsia
Diagnóstico de la preeclampsia
Tratamiento de la preeclampsia
Prevención de la preeclampsia

Acerca de la preeclampsia

 La preeclampsia es una afección que puede desarrollarse durante el embarazo. Ella aumenta su presión arterial y puede afectar sus riñones, hígado, cerecbro y placenta. También puede afectar a su bebé. Además de la preeclampsia, hay otras dos razones principales por las que usted podría tener hipertensión arterial durante el embarazo.

En primer lugar, quizás su presión arterial haya estado alta cuando quedó embarazada –a veces, la hipertensión arterial de larga duración (hipertensión crónica) se diagnostica por primera vez durante los chequeos de rutina que se hace cuando está embarazada. Si usted padece de hipertensión crónica tiene un riesgo mayor de desarrollar la preeclampsia.

 

El otro tipo de hipertensión arterial durante el embarazo se conoce como hipertensión inducida por el embarazo (HIE). Esto es cuando la hipertensión arterial se desarrolla después de 20 semanas de embarazo, pero usted no tiene los demás signos de la preeclampsia y su presión arterial se normaliza poco tiempo después del parto.

La mitad de las mujeres con HIE antes de las 32 semanas de embarazo llegan a desarrollar la preeclampsia.

 Síntomas de la preeclampsia

 Durante el embarazo normal, su presión arterial tiende a disminuir en el transcurso del primer y segundo trimestres (hasta las 24 semanas de embarazo).

Con preeclampsia, la hipertensión arterial aumenta después de aproximadamente la semana 20 de embarazo, y permanece alta hasta que nace el bebé.

Si usted desarrolla una preeclampsia ligera, no tendrá ningún síntoma, y con frecuencia se detecta por primera vez cuando se chequea su presión arterial y orina durante una consulta prenatal de rutina.Si su afección está más avanzada, se le podrían presentar los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza intenso y persistente
  • problemas de la visión, luces centelleantes, visión borrosa, rayas, ‘moscas volantes’ o pérdida de conocimiento
  • dolor intenso justo debajo de las costillas, especialmente en el lado derecho
  • hinchazón de su cara, sus manos o pies, que se presenta de repente
  • vómitos o sensación de malestar

 
Estos síntomas no son siempre causados por la preeclampsia, pero si tiene cualquiera de ellos, es importante que consulte a su partera o médico de cabecera.

Complicaciones que le afectan

 La preeclampsia no solo afecta su presión arterial: de ser grave puede ocasionar un accidente cerebrovascular, insuficiencia renal y problemas en el hígado. Se conoce como preeclampsia porque de no tratarse puede llevar a la eclampsia. Esto es cuando usted tiene un ataque (convulsión).

La eclampsia puede presentarse en cualquier momento durante la segunda mitad del embarazo, durante el trabajo de parto o después de este. Casi la mitad de las mujeres que desarrollan la eclampsia lo hacen después de nacer el bebé, generalmente en el curso de 24 horas después del parto.

 La eclampsia solo afecta aproximadamente a dos de cada 100 mujeres con preeclampsia, porque la preeclampsia puede ser tratada una vez diagnosticada.

Complicaciones que afectan a su bebé

 En la preeclampsia, hay problemas con la placenta (el órgano que suministra la sangre y los nutrientes a su bebé), los cuales, unidos a su hipertensión arterial, pueden reducir el flujo de sangre a su bebé en crecimiento. De este modo su bebé pudiera no recibir suficiente cantidad de oxígeno y nutrientes.

Ello puede retrasar el desarrollo de su bebé, una afección llamada retraso del crecimiento intrauterino (RCIU). A veces esto se puede detectar durante una consulta prenatal de rutina, si su partera o médico de cabecera encuentra que su útero (matriz) tiene un tamaño menor del esperado para su etapa de embarazo.

 Si el suministro de oxígeno a su bebé continúa reduciéndose, es posible que tenga que adelantarse el parto o incluso inducirlo inmediatamente. De ocurrir antes de las 37 semanas de embarazo, su bebé será prematuro.

Los bebés prematuros se encuentran en riesgo de tener complicaciones porque es posible que muchos de sus órganos (especialmente el corazón y los pulmones) no estén listos para funcionar fuera del útero. Mientras más anticipadamente nace el bebé, mayor es el riesgo de complicaciones médicas de gravedad.

Sin embargo, esto necesita ser sopesado respecto a los riesgos de que su bebé no reciba suficiente oxígeno si no se adelanta el parto.

Causas de la preeclampsia

 Los médicos no saben cuál es la causa exacta de la preeclampsia. No obstante, parece comenzar por un problema con la placenta. En la preeclampsia la placenta no se ha desarrollado adecuadamente y su suministro de oxígeno es reducido.

 Los médicos no saben por qué algunas mujeres desarrollan la preeclampsia y otras no, pero hay determinados factores que la ponen a usted en un riesgo mayor.

Sus antecedentes familiares son importantes; si su madre tuvo preeclampsia, usted tiene una posibillidad de dos en 10 de desarrollarla durante el embarazo. También hay más probabilidades de tener preeclampsia si:

  • este es su primer bebé
  • tuvo preeclampsia en un embarazo anterior
  • ha transcurrido un período prolongado (más de 10 años) entre embarazos
  • está esperando gemelos o tiene otro embarazo múltiple
  • es mayor de 40 años
  • tiene otras afecciones médicas incluyendo hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia renal y síndrome antifosfolípido
  • está obesa, por ej., tiene un IMC (índice de masa corporal) superior a 35

Diagnóstico de la preeclampsia

 Se le puede diagnosticar preeclampsia si su presión arterial se eleva y aparecen proteínas en su orina al hacerse chequeos prenatales, o si manifiesta síntomas de preeclampsia.

Si su médico piensa que usted tiene preeclampsia, generalmente usted tendrá que ir al hospital a hacerse más pruebas. Es posible que deba ingresar en el hospital hasta que nazca el bebé.

 Probablemente tendrá que hacerse las siguientes pruebas si le han diagnosticado preeclampsia:

  • chequeos de la presión arterial aproximadamente cada cuatro horas, o con mayor frecuencia, dependiendo de la gravedad de su afección
  • tomar muestras de orina en el transcurso de 24 horas para medir el monto exacto de proteína en su orina
  • análisis de sangre, incluyendo riñones, hígado y pruebas de coagulación sanguínea
  • ultrasonidos para detectar restricción del crecimiento intrauterino, flujo sanguíneo en el cordón umbilical y volumen de líquido que rodea a su bebé

Tratamiento de la preeclampsia

 La preeclampsia solo se puede ‘curar’ al nacer su bebé. No obstante, se le podrían suministrar medicamentos para bajar la presión arterial, tales como metildopa o nifedipina, que pueden ayudar a reducir el riesgo de complicaciones.

Antes del nacimiento, sus médicos y parteras la vigilarán de cerca a usted y a su bebé en desarrollo en el hospital, de modo que pueda recibir a su bebé antes de surgir algún problema grave.

Si su condición es estable, es mejor esperar que el trabajo de parto comience normalmente, porque un parto inducido es más probable que se demore o provoque una cesárea de emergencia.

 Si usted desarrolla una preeclampsia o eclampsia graves, se le podría indicar un medicamento llamado hidralazina o labetalol para disminuir su presión arterial. Este se le dará a través de un suero. Es posible que también le den un medicamento llamado sulfato de magnesio, que detiene y evita las convulsiones.

 

Si su condición es grave, es posible que haya que inducir el parto de inmediato. Frecuentemente ello se hará mediante una cesárea. Si el embarazo es prematuro, se le podrían inyectar esteroides el día antes del parto. Ello estimula el desarrollo de los pulmones de su bebé y reduce el riesgo de que este tenga dificultades para respirar.

Prevención de la preeclampsia

 Si no tiene un alto riesgo de desarrollar la preeclampsia, no necesita hacer nada específico para ayudar a evitarla. Una dosis baja diaria de aspirina  podría reducir el riesgo de preeclampsia en mujeres que han tenido una preeclampsia grave en un embarazo previo, la cual provocó un nacimiento prematuro.

Solo debe tomar aspirina si su médico le ha indicado que lo haga, porque ella puede causar sangrado durante el embarazo. 

Los suplementos diarios de calcio de al menos 1 g podrían reducir las posibilidades de preeclampsia en mujeres con alto riesgo y en aquellas que no tienen suficiente calcio en su dieta.

Solo debe tomar suplementos si su médico le ha indicado que lo haga.

Источник: https://contenidos.bupasalud.com/salud-bienestar/vida-bupa/preeclampsia

Bebés prematuros por preeclampsia

Bebés prematuros por preeclampsia

La preeclampsia es una enfermedad del embarazo principal responsable de los partos prematuros ya que no existe más tratamiento que el nacimiento del bebé. Por eso, la mayoría de las mujeres a las que diagnostican en la gestación con este problema acaban teniendo a sus bebés antes de la semana 37.

Índice

Complicaciones de la preeclampsia en el embarazo

La preeclampsia es una enfermedad única del embarazo, es decir, solo se puede sufrir durante este y desaparece en el mismo momento en el que la mamá da a luz.

Aunque no es una enfermedad muy frecuente, las tasas se hallan entre el 1 y el 2% en España, puede llegar a ser una enfermedad muy grave tanto para la madre como para el bebé ya que altera el flujo sanguíneo, por lo que al bebé no le llegan los nutrientes y el oxígeno que necesita correctamente, pudiendo causar una serie de complicaciones:

Crecimiento intrauterino retardado (CIR). Es decir, el bebé no crece ni engorda de manera adecuada, lo que puede causarle incluso la muerte si el problema no se detecta a tiempo.

Oligoamnios: reducción de la cantidad de líquido amniótico, lo que puede afectar al bienestar del bebé y su crecimiento.

–  Mortalidad perinatal, algo más raro si la mujer realiza sus controles periódicos ya que la preeclampsia se detectaría en ellos, pero que puede ocurrir si la preeclampsia es grave y se transforma en eclampsia o si no se trata.

Aumento del riesgo de otros problemas como desprendimiento prematuro de placenta, accidentes cerebrovasculares en la madre, hemorragias, problemas renales, e incluso la muerte.

Parto prematuro: como hemos dicho, la preeclampsia no tiene tratamiento, solo medidas para controlarlo, pero si estas no funcionan y la vida del bebé está en riesgo, la única opción es provocar el parto, aunque el bebé no haya llegado a la semana 37.
 

¿Qué hacer si tienes preeclampsia?

Normalmente, cuando se detecta que una embarazada tiene preeclampsia se adopta una serie de medidas para evitar que esto pase, como indicarle reposo absoluto, controles más frecuentes, dieta baja en sal para controlar la tensión arterial y medicamentos antihipertensivos, en algunos casos. Si nada de esto funciona y la preeclampsia es grave o deriva en eclampsia (convulsiones), sería necesario provocar el parto, aunque siempre se intenta retrasar lo más posible ese momento porque cada día que pasa el bebé dentro del útero materno aumenta su tasa de supervivencia y se reducen las complicaciones que puede desarrollar asociadas a la prematuridad. Además, se inyectarían corticoides al bebé para ayudar a madurar los pulmones y así evitar problemas como alteraciones respiratorias.

En caso de eclampsia, presión sanguínea diastólica superior a 100 milímetros de mercurio de forma sistemática por un período de 24 horas, edema pulmonar, fallo en el hígado, aumento de la creatinina en el suero, trombocitopenia o pérdida de bienestar fetal, no queda más remedio que inducir el parto. Siempre que se pueda, se intentará un parto vaginal administrando medicamentos para prevenir las convulsiones y mantener la presión sanguínea bien controlada. Si los médicos valoran que el feto no aguantará un parto vaginal, se recurrirá a una cesárea.

Alargar los embarazos después de la semana 36, sobre todo si el feto está bien desarrollado y con un buen peso, puede producir complicaciones para la madre, así como la muerte del bebé en un 87% de los casos, por lo que no se suele alargar más de este tiempo el embarazo. El objetivo de los médicos en caso de preeclampsia es, por tanto, llegar a la semana 36.

¿Cómo saber si tengo preeclampsia?

La preeclampsia no siempre provoca síntomas, pero sí hay muchas veces que se detecta en la mujer tensión arterial alta o hipertensión (por encima de 140 mmHg en la preeclampsia leve y por encima de 160 en la grave), edema o hinchazón brusca y repentina en la cara y las manos, zumbidos en los oídos, visión borrosa, aumento de peso repentino, dolor abdominal en el lado derecho, mareos, cefaleas intensas, manos ganas de orinar, náuseas y vómitos pasada la semana 20.

Además, para con firmar el diagnóstico se puede hacer un análisis de orina para ver si hay presencia de proteínas en la orina  o proteinuria ya que 300 mg o más en 24 horas de proteínas en la orina (en el caso de preeclampsia leve) o 5 g o más en orina de 24 horas (si se trata de preeclampsia grave), indican que la mujer efectivamente padece preeclampsia.

Por otra parte, aunque se suele detectar a partir de la mitad del embarazo, se desarrolla desde el primer momento de este.

Las causas por las que algunas mujeres padecen esta enfermedad se desconocen, pero sí se sabe cuáles son los factores de riesgo: primer embarazo, embarazo múltiple, preeclampsia previa, embarazos muy seguidos, infecciones recurrentes de las vías urinarias, obesidad, mayor de 35 años, padecer síndrome de ovarios poliquísticos o enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión arterial.

Por lo tanto, si presentas estos riesgos debes estar atenta a los síntomas antes indicados para detectar cuanto antes la enfermedad y poder controlarla adecuadamente por medio de la dieta y el reposo para evitar un parto prematuro.

Por último, lo normal es que la tensión vuelva a sus valores normales tras el parto y la enfermedad desaparezca totalmente.

Una de las primeras preguntas que se hace la futura madre es «¿cómo saber cuánto tengo de embarazo?». Para saberlo de manera orientativa puede contar las semanas que han pasado desde la última regla siendo el resultado las semanas de gestación. Cuando se visite al obstetra éste podrá dar una cifra exacta a través de la primera ecografía que se le realiza al feto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/bebes-prematuros-por-preeclampsia-9857

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: