Bebés prematuros y peso al nacer

Parto prematuro en la Semana 28-33

Bebés prematuros y peso al nacer

En la semana 28 del embarazo, un bebé sano mide unos 37 centímetros de pies a cabeza y pesa unos 1,1kg. Aunque estos son promedios que de ninguna manera cumplen todos los bebés prematuros, muchos de ellos todavía tienen una buena probabilidad de exceder el límite de peso crítico si nacen prematuramente esta semana.

Con un peso al nacer de por lo menos 1kg, el riesgo de muchas complicaciones y problemas de salud que pueden resultar del nacimiento prematuro disminuye.

Los órganos se han formado casi por completo en la semana 28, incluso en un embarazo normal, el bebé se ocupa a partir de ahora de crecer y aumentar de peso.

Los vasos sanguíneos de los pulmones se han seguido desarrollando, mientras que el surfactante, una sustancia tensioactiva que es importante para el desarrollo de las funciones pulmonares, se produce en cantidades cada vez mayores.

La asistencia respiratoria suele ser necesaria al nacer en la semana 28. Los riñones también han comenzado ya su trabajo, por lo que la probabilidad de problemas de excreción o insuficiencia renal se reduce significativamente en caso de parto prematuro.

El cerebro reacciona cada vez más a estímulos externos y los procesa en sueños. Mucho sueño y descanso es ahora importante para el desarrollo saludable de tu bebé. Como todavía no es capaz de regular su propio equilibrio térmico, tendrá que permanecer en la incubadora por momentos.

Sin embargo, pronto se puede observar como el bebé dormirá mejor y más profundamente, el «método canguro» es recomendable en estos casos, sujetar al bebé en brazos o vientre ayuda a su recuperación.

Los estímulos que pueda recibir de los padres en esta etapa también son positivos para calmarlo, leer algo o cantar les ayuda a reconocer poco a poco la voz de los padres y crear un vínculo más fuerte.

La estructura ósea y el desarrollo cerebral del bebé dependen ahora de una gran cantidad de calcio y proteínas. La leche materna (si el bebé todavía no es capaz de beberla, posiblemente será a través de una sonda gástrica) es el mejor alimento para este propósito, ya que su composición se adapta a  necesidades, incluso en el caso de los bebés prematuros.

PARTO PREMATURO EN LA SEMANA 29

En la semana 29, el bebé mide entre 39 y 40 centímetros de pies a cabeza y pesa unos 1,25kg. Si llega al mundo esta semana, el desarrollo de sus órganos internos, excepto la maduración pulmonar y la diferenciación de las funciones nerviosas y cerebrales, se habrá completado en lo esencial.

La diferencia de haber nacido en esta semana y no en la fecha de nacimiento prevista, está en que el bebé habría tenido once semanas de «entrenamiento» en el útero, su espacio protegido, ya que el sistema inmunológico del bebé está pasando ahora por una importante fase de desarrollo, pero ya no está respaldado por la transferencia de anticuerpos maternos después del parto prematuro.

Sin embargo, la susceptibilidad de infecciones al nacer en esta semana ya es significativamente menor que en las semanas anteriores.

El feto ya ha acumulado algo de grasa, por lo que puede ser posible que regule su equilibrio térmico de forma independiente durante un período de tiempo más largo y ya no dependa constantemente de la incubadora o de una cama térmica. El riesgo de daños resultantes también se reduce aún más en caso de parto prematuro esta semana.

La medicina llama feto hasta la semana 40 de embarazo y con el nacimiento pasa a nombrarse bebé

PARTO PREMATURO EN LA SEMANA 30

En la semana 30 el bebé mide unos 40 centímetros de largo y pesa unos 1,4kg.

El desarrollo de su sistema digestivo está casi completo, pero incluso en caso de parto durante esta semana, es posible que el bebé pueda seguir recibiendo leche materna durante algún tiempo a través de una sonda gástrica, siempre y cuando no pueda coordinar con seguridad su respiración y los reflejos de succión y tragar, ya que no se sentirá satisfecho con una lactancia materna o una comida con biberón.

Al mismo tiempo, se puede intentar darle la leche con una taza y también tratar ya de colocar al bebé en posición para mamar, de esta forma empezará a entrenar sus reflejos y su sentido del gusto. El contacto físico durante la lactancia es bueno para la madre y especialmente para el bebé.

En caso de nacimiento prematuro en la semana 30, el bebé a menudo ya tiene suficientes reservas de grasa para regular su propio equilibrio térmico. La asistencia respiratoria a través de intubación traqueal es ahora generalmente innecesaria.

Si todavía hay algunos problemas respiratorios, la oxigenación a través de los tubos nasales produce una presión pulmonar permanentemente positiva; médicamente este proceso se llama CPAP (presión positiva continua en las vías respiratorias).

PARTO PREMATURO EN LA SEMANA 31

En la semana 31, el bebé mide unos 42 centímetros de largo y pesa unos 1,6kg.

Si nace en esta semana, no tendría que haber ningún problema respiratorio, ya que los pulmones del niño ahora pueden inflarse por completo.

Es posible que el surfactante producido sea ya suficiente para la respiración espontánea, si es necesario se puede utilizar respiración CPAP como soporte.

A partir de ahora, la permanencia en la incubadora tiene sólo una función de apoyo y también protege al niño del contacto con los gérmenes. La digestión, el metabolismo y las funciones excretoras también se han estabilizado en la semana 31. La intubación sólo se realiza en casos excepcionales.

PARTO PREMATURO EN LA SEMANA 32

En la semana 32, el bebé mide unos 43 centímetros de largo y pesa unos 1,8kg.

A partir de la semana 32, la sonda de alimentación suele ser innecesaria: el bebé puede ser amamantado por completo o recibir el tipo de leche que sea adecuado para su desarrollo físico.

Si el bebé es incapaz de mantener su temperatura corporal de forma continua durante los primeros días después del nacimiento, la incubadora facilita la adaptación al mundo exterior durante algún tiempo.

En comparación con otros recién nacidos, en la semana 32 la mayoría de los bebés prematuros sólo carecen de unas pocas reservas de grasa.

La semana 32 de embarazo corresponde al octavo mes, es una etapa crucial en el desarrollo del feto. 

PARTO PREMATURO EN LA SEMANA 33

En la semana 33 ha logrado un crecimiento medio de otro centímetro de longitud, su peso se sitúa en torno a los 2kg. Al nacer en estas semanas, ya está equipado con todo lo que necesita para vivir fuera del vientre materno.

Los alvéolos están completamente desarrollados. El sistema inmunológico del bebé también ha comenzado a funcionar y el cerebro pasa por otra fase de crecimiento intensivo durante estas dos semanas.

El riesgo de complicaciones y falta de desarrollo disminuye con cada semana

A medida que avanzan las semanas de embarazo no se deben presentar mayores dificultades para un bebé prematuro sano.

La estancia en la sala de lactantes prematuros sólo durará unas pocas semanas para la mayoría de los bebés nacidos después de la semana 28 o 29, y sólo unos pocos días para los nacidos más tarde.

Los bebés nacidos después de la semana 30 generalmente no tienen déficit de desarrollo comparado con los niños de la misma edad nacidos a tiempo.

Sin embargo, para los padres de un niño nacido prematuramente, el parto prematuro suele ser un gran choque y, especialmente si el bebé sigue hospitalizado, es una gran carga emocional y psicológica. Incluso después del alta hospitalaria, el bebé puede seguir siendo más frágil y sensible que otros bebés durante un período de tiempo más largo.

El estrés personal es aún mayor si hay hermanos mayores. Después del parto prematuro, por lo tanto, es importante que los padres reciban apoyo desde el principio.

Puede provenir de miembros de la familia y amigos, pero también, y teniendo en cuenta que la vida diaria con un recién nacido prematuro al principio pone su relación de pareja a prueba, se puede recurrir a un consejero de parejas u otra ayuda profesional.

La alimentación para un bebé prematuro debe ser supervisada por un médico pediatra, algunos alimentos para lactantes de bajo peso están enriquecidos con nutrientes para suplir las carencias de un nacimiento temprano. Además para facilitar la ingestión de las papillas también existen tetinas de boca ancha de fácil colocación en cualquier tipo de biberones.  

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/parto-prematuro-en-la-semana-28-33.html

El crecimiento de su recién nacido

Bebés prematuros y peso al nacer

  • Tamaño de texto más grande

Desde el primer día de la vida de su bebé, los médicos harán un seguimiento de su peso, longitud y el tamaño de la cabeza. El crecimiento es un buen indicador de la salud general. Los bebés que están creciendo bien suelen estar sanos, mientras que un escaso crecimiento puede ser un indicador de un problema de salud.

¿Qué tamaño tienen los recién nacidos?

Los recién nacidos vienen en un amplio abanico de tamaños saludables. La mayoría de los bebés que nacen entre las semanas 37 y 40 de gestación pesan entre 5 libras con 8 onzas (2.500 gramos) y 8 libras con 13 onzas (4.000 gramos).

Los recién nacidos que son un poco más ligeros o un poco más pesados que un bebé promedio suelen estar bien. Pero pueden tener que recibir una mayor atención por parte de médicos y enfermeros después de nacer solo para tener la seguridad de que no presentan ningún problema.

Hay varios factores que pueden afectar al tamaño de un bebé en el momento del nacimiento. La duración del embarazado es importante. Los bebés que nacen alrededor de la fecha de parto prevista tienden a ser de mayor tamaño que los que nacen antes.

Entre otros factores, se incluyen los siguientes:

  • El tamaño y la estatura de los padres. Los padres altos y grandes pueden tener recién nacidos de mayor tamaño que un bebé promedio; los padres bajos y pequeños pueden tener recién nacidos de menor tamaño que un bebé promedio.
  • Los partos múltiples. Si ha tenido mellizos, trillizos o más hijos a la vez, cuente con que sus bebés serán de un tamaño un poco menor. Los bebés que nacen en partos múltiples deben compartir espacio para crecer dentro del útero y suelen nacer antes de tiempo, lo que lleva a que tengan un tamaño menor cuando nacen.
  • El orden de nacimiento. Los primogénitos a veces son de menor tamaño que los hermanos que nacen después.
  • El género. Las niñas tienden a ser de menor tamaño que los niños, aunque las diferencias en el momento del nacimiento sean escasas.
  • La salud de la madre durante el embarazo. Entre los factores que pueden llevar a un menor peso natal, se incluyen que la madre haya tenido hipertensión (tensión arterial alta) o problemas de corazón durante el embarazo; o que haya consumido tabaco, alcohol o drogas ilegales durante el embarazo. Si la madre padece diabetes o es obesa, es posible que el bebé pese más al nacer.
  • La nutrición durante el embarazo. Una buena nutrición es fundamental para el crecimiento del bebé tanto antes como después de nacer. Una dieta inadecuada por parte de la madre durante el embarazo puede afectar el peso del recién nacido y el crecimiento del lactante. El hecho de que la madre gane demasiado peso durante el embarazo puede aumentar las probabilidades de que un bebé nazca con un peso superior al peso promedio.
  • La salud del bebé. Los problemas médicos, como algunas anomalías o malformaciones congénitas y algunas infecciones contraídas durante el embarazo pueden repercutir en el peso del bebé recién nacido y en su crecimiento posterior.

¿Qué pasa con los bebés prematuros?

Los bebés prematuros suelen ser de menor tamaño y pesar menos que otros recién nacidos. El peso de un bebé prematuro depende en gran medida del tiempo que se anticipó en nacer. El tiempo que se perdió el bebé dentro del vientre materno fue tiempo de crecimiento, por lo que el bebé tendrá que recuperar ese crecimiento después de nacer.

Muchos bebés prematuros se clasifican como de «bajo peso natal» o de «muy bajo peso natal«. En términos médicos:

  • «Bajo peso natal» significa que el bebé pesa menos de 5 libras con 8 onzas (2.500 gramos) al nacer. Esto afecta aproximadamente a 1 de cada 12 bebés en EE.UU., de modo que es bastante frecuente.
  • «Muy bajo peso natal» significa que el bebé pesa menos de 3 libras con 5 onzas (1.500 gramos).

La mayoría de los bebés con bajo o muy bajo peso natal nacieron de forma prematura.

Los bebés prematuros reciben una atención médica especial inmediatamente después de nacer. Un pediatra especializado, llamado neonatólogo, suele participar en el cuidado de los bebés prematuros. Muchos bebés prematuros pasan tiempo en la unidad de cuidados intensivos para neonatos (UCIN) mientras reciben atenciones médicas (neonato es lo mismo que recién nacido).

¿Mayor es mejor?

Antes, un bebé mofletudo y de muslos rollizos era la más viva imagen de un bebé sano. Pero un bebé que nace con un peso muy superior al promedio puede tener problemas médicos especiales que requieren atención.

Algunos bebés excepcionalmente grandes, sobre todo, aquellos que son hijos de madres con diabetes (incluyendo la diabetes gestacional o diabetes del embarazo) pueden tener problemas durante unos pocos días después de nacer para mantener sus concentraciones de glucosa en sangre. Por lo tanto, pueden requerir alimentación adicional o incluso glucosa administrada por vía intravenosa (VI) para impedir que la concentración de glucosa en sangre les baje demasiado.

¿Perderá peso mi bebé?

Sí, al principio. Los bebés nacen con fluidos de más, por lo que es normal que pierdan unas pocas onzas (o gramos) de peso cuando pierdan ese fluido durante los primeros días de vida. Se espera que un recién nacido sano pierda entre el 7% y el 10% de su peso natal, pero lo debería recuperar aproximadamente durante las 2 primeras semana que siguen al nacimiento.

Durante el primer mes de vida, la mayoría de recién nacidos ganan peso a una tasa aproximada de una onza (30 gramos) al día.

Suelen crecer en longitud entre una pulgada y una pulgada y media (de 2,54 a 3,81 centímetros) durante el primer mes de vida.

Muchos recién nacidos atraviesan un período de crecimiento rápido cuando tienen entre 7 y 10 días de vida y otro más cuando tienen 3 y 6 semanas de vida.

¿Me debería preocupar?

Los recién nacidos son tan pequeños que puede costar bastante saber si su bebé está ganando peso como lo debería ganar. Tal vez le preocupe que su bebé haya perdido demasiado peso durante los primeros días de vida o que no esté tomando suficiente leche materna o de fórmula. En tal caso, hable con el médico de su hijo, quien es posible que le pregunte sobre lo siguiente:

  • Cuántas tomas hace su bebé al día. Un bebé amamantado puede hacer 8 tomas o más en un período de 24 horas; los bebés alimentados con leche de fórmula suelen comer menos a menudo, tal vez cada 3 a 4 horas. Si una madre necesita ayuda para amamantar a su hijo, un asesor en lactancia materna puede darle recomendaciones para aumentar su comodidad durante las tomas y mejorar su técnica de lactancia.
  • Cuánto come su bebé en cada toma. Los bebés suelen mamar durante un mínimo de 10 minutos, se les debe oír tragar después de hacer 3 o 4 succiones, y deben parecer satisfechos al concluir la toma. Con esta edad, los bebés alimentados con leche de fórmula pueden beber hasta de 3 a 4 onzas (de 90-120 mililitros) en cada toma.
  • Con qué frecuencia orina su bebé. Un bebé amamantado puede mojar solo uno o dos pañales al día hasta que le suba la leche a su madre. Cabe esperar que un bebé moje unos 6 pañales entre el tercer y el quinto día de vida. A partir de entonces, los bebés deben mojar por lo menos de 6 a 8 pañales al día.
  • Cuántas veces va de vientre su bebé cada día y cómo son sus heces. Los recién nacidos solo manchan de caca un pañal al día al principio. Las heces son oscuras y alquitranadas durante los primeros días pero, aproximadamente a partir del tercer o del cuarto día, se vuelven blandas o sueltas y de un color amarillo verdoso. Los recién nacidos suelen manchar varios pañales de caca al día si son amantados, y una menor cantidad si se alimentan con leche de fórmula.

¿Qué más debería saber?

El hecho de ser grande o pequeño al nacer no implica que el bebé vaya a ser grande o pequeño en la infancia o cuando se haga adulto. Bastantes adolescentes altos empezaron la vida como bebés pequeños, y el bebé más grande de la familia se puede acabar convirtiendo en un adulto bajito.

Cuando se hacen adultos, los niños tienden a parecerse a sus padres en tamaño y en estatura. La genética, así como una buena nutrición y las atenciones y cuidados que reciba de usted, desempeñarán un papel importante en cómo crecerá su bebé en el futuro.

Independientemente de que su bebé empiece siendo grande, pequeño o de un tamaño entremedio, espere que su pequeño crezca a pasos agigantados durante los meses que se avecinan.

Revisado por: Madhu Desiraju, MD

Fecha de revisión: octubre de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/grownewborn-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: