Beneficios del yogur para niños

Contents
  1. Probióticos para niños: sus beneficios y dónde se encuentran
  2. Beneficios de los probióticos para niños
  3. Dónde se encuentran los probióticos para niños
  4. 1. Beber agua en las comidas engorda
  5. 2. Después de la leche nada eches
  6. 3. El pan engorda
  7. 4. El zumo pierde las vitaminas pasadas las horas
  8. 5. Si se tiene falta de hierro hay que tomar lentejas
  9. 6. La fruta madura engorda más que sin madurar
  10. 7. Los huevos provocan colesterol
  11. 8. El azúcar moreno es mejor que el blanco
  12. 9. Los vegetales congelados pierden las propiedades
  13. 10. Los productos 'light' adelgazan
  14. 5 razones validadas por la ciencia para incluir el yogur en la dieta de toda la familia
  15. 1. Aporta nutrientes valiosos para el organismo
  16. 2. Contiene proteínas que ayudan a regular el apetito
  17. 3. Fortalece el sistema inmunológico
  18. 4. Mejora el perfil metabólico
  19. 5. Forma parte de un estilo de vida saludable
  20. Beneficios del yogur para niños
  21. El yogur apto sólo para niños mayores de 6 u 8 meses
  22. El yogur perfecto: el más saludable
  23. Yogur: un alimento muy valioso para dar a tus hijos
  24. Tipos de yogur
  25.  ¿Qué evidencias existen actualmente sobre los efectos de este alimento en el organismo?
  26. ¿Qué tipo de yogur es el recomendado?
  27. ¡A disfrutarlo! 
  28. Beneficios de los yogures en los niños
  29. Beneficios del yogur
  30. ¿Cuándo dar yogur a los niños?
  31. Tipos de yogures
  32. beneficios del yogur para la salud de los ninos
  33. Los niños que toman yogur muestran un riesgo reducido de eccema
  34. El consumo de yogur se asocia a una duración más corta de las enfermedades diarreicas
  35. ¿Cómo produce el yogur estos beneficios para la salud?
  36. ¿Cuáles son las implicaciones para la nutrición del lactante?
  37. Fuente: Donovan M and Rao G.  Health benefits of yogurt among infants and toddlers aged 4 to 24 months: a systematic review.Nutr Rev 2019;77(7): 478-486.
  38. Yogur, cómo elegir el más sano para tu hijo – El Blog del Pediatra
  39. ¿Qué yogur es mejor para niños?
  40. ¿A qué edad se le puede ofrecer yogur a un bebé?
  41. Otras formas de yogur, ¿sí o no?
  42. Por último, ¿es imprescindible que tome yogur?

Probióticos para niños: sus beneficios y dónde se encuentran

Beneficios del yogur para niños

Los alimentos con probióticos para niños son muy beneficios para su salud, pues les aportan todas las virtudes de los fermentos vivos que contienen. Seguidamente, te explicamos qué función tienen exactamente los probióticos para niños y en qué alimentos podemos encontrarlos, además de en el yogur.

Beneficios de los probióticos para niños

Los probióticos son bacterias beneficiosas que mantienen el funcionamiento adecuado de nuestro intestino y, como consecuencia, de todo nuestro organismo. Por ello, los probióticos no solo son buenos para el intestino, sino también para el sistema inmunitario, lo cual hace que mejoren nuestras defensas frente a las enfermedades.

De hecho, son capaces de 'retirar' el alimentos a los gérmenes novicos, ocupan su lugar en la mucosa intestinal, estimulan la producción de anticuerpos y, a veces, fabrican sustancias antimicróbicas.

Y eso no es todo: los probióticos también potencian la acción de las enzimas digestivas, reequilibran las funciones intestinales, combaten las alergias y las intolerancias alimentarias y facilitan la digestión de algunas sustancias, como es el caso de la lactosa.

(Te interesa: Alergias infantiles: cómo identificarlas y tratarlas)

Por ello, los probióticos para niños resultan muy beneficios en caso de enfermedades, estrés o en cualquier otra situación que afecte al intestino.

Dónde se encuentran los probióticos para niños

Los probióticos para niños se encuentran, sobre todo, en el yogur, pero también en otros muchos alimentos enriquecidos con estos fermentos. Es decir, los alimentos probióticos para niños son muy numerosos y se pueden encontrar en el mercado sin problemas.

– Por ejemplo, las leches acidificadas y los envases de una sola dosis de LC1 y otros productos probióticos están indicados para todas las edades y se pueden introducir sin problemas en la dieta diaria.

(Te interesa: Recetas de batido de yogur para niños)

También existen leches enriquecidas (para sustituir a las leches habituales), meriendas industriales y postres lácteos elaborados especialmente con probióticos para los más pequeños.

¿Cuándo es mejor tomarlos? Puesto que los alimentos probióticos para niños carecen de contraindicaciones, se pueden tomar en cualquier momento del día e introducirse en la dieta con total tranquilidad, incluso en la alimentación de los más pequeños.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, al ser más bien delicados, los productos pertenecientes a la familia de los probióticos se deben conservar cuidadosamente. Por ello, es conveniente mantenerlos siempre en el frigorífico y consumirlos rápidamente, respetando la fecha de caducidad. Por último, no hay que olvidar que estas bacterias mueren con el calor y la cocción. 

(Te interesa: Estreñimiento bebé: síntomas y tratamientos eficaces)

A lo largo de muchos años nos han acompañado algunos mitos alimenticios que no son ciertos.

Se trata de algunas creencias populares que han pasado de una generación a otra y que hemos dado por hecho que son ciertas. De la mano de expertos nutricionistas de Nutritienda.

com, desmontamos 10 mitos alimenticios que nos han acompañado a lo largo de los años y te explicamos si tienen alguna base real.

1. Beber agua en las comidas engorda

La creencia de que beber agua en las comidas engorda podría venir de la supuesta retención de líquidos.

Sin embargo, el agua no contiene calorías, por lo que, si se toma antes, durante o después de cualquier comida vamos a ingerir cero calorías. Así pues, el agua no engorda si se toma durante las comidas.

Tampoco es cierto que provoque retención de líquidos, sino todo lo contrario, estimula el funcionamiento de los riñones y contribuye a un buen equilibrio hídrico.

2. Después de la leche nada eches

Esta frase, muy dicha por parte de madres y abuelas, es falsa.

 La leche, cuando se ingiere, pasa por un proceso de digestión, como el resto de alimentos, a través del estómago, dónde se encuentra con sustancias mucho más ácidas que cualquier alimento que se pueda tomar.

Durante el propio proceso de la digestión la leche se corta en el estómago para poder digerirse. Así que no pasa nada si se come o bebe algo después. 

3. El pan engorda

Una de las creencias populares más extendidas es la de creer que el pan engorda. Y, sin embargo, no, el pan no engorda, o por lo menos no en exceso, ya que es pobre en grasa y rico en hidratos de carbono, por lo que es una buena fuente de energía. El pan no es excesivamente calórico, pero hay que evitar los panes industriales y apostar por lo artesanal.

4. El zumo pierde las vitaminas pasadas las horas

La vitamina C es hidrosoluble, es decir soluble en agua, y no es una de las vitaminas más estables, oxidándose rápidamente por la luz o la temperatura ambiente. En la oxidación es en lo que se basa esa teoría de que «pierde las vitaminas».

Pero no es así, la sustancia que se genera con la oxidación de la vitamina C es el ácido dehidroascórbico, un ácido que sigue teniendo las mismas propiedades que la vitamina C, por lo que la oxidación no afecta a sus propiedades.

 

5. Si se tiene falta de hierro hay que tomar lentejas

¿Qué hay de cierto en que las lentejas son un alimento ideal cuando uno tiene anemia? Las lentejas tienen hierro, pero no tanto como se cree, ni tanto como otras legumbres o alimentos. El hierro de las lentejas es más difícilmente absorbible por el organismo que el hierro que contiene la carne. 

Aunque el hierro de origen vegetal, presente en legumbres y frutos secos, se absorbe con mayor dificultad, hay alimentos que favorecen la absorción del hierro como la vitamina C. Al igual que hay nutrientes que ayudan a la absorción del hierro, hay otros que lo dificultan como los lácteos. 

6. La fruta madura engorda más que sin madurar

Otra afirmación que perdura con el paso de los años es que la fruta madura engorda más que sin madurar. Es importante saber que la fruta tiene las mismas calorías esté madura o no.

Aunque la fruta madura sea más dulce y pese más, ello no implica que engorde más. Las calorías que contiene son las mismas.

 Lo único que es cierto es que las frutas maduras son más fáciles de digerir, aumentando más rápidamente los azúcares en sangre que las frutas poco maduras.

7. Los huevos provocan colesterol

Durante muchos años se ha asociando la ingesta de huevos al aumento del colesterol. Hoy en día cada vez hay más consenso científico a la idea de que el colesterol proveniente del huevo casi no afecta al colesterol sanguíneo. Su consumo es bueno ya que tiene compuestos que pueden contribuir a contrarrestar el posible efecto negativo del consumo de colesterol. 

8. El azúcar moreno es mejor que el blanco

No es conveniente abusar del azúcar, ya que no es bueno para la salud, pero el azúcar moreno es un tipo de azúcar con un color pardo que se puede obtener de dos maneras: por mezcla o por cristalización.

 El azúcar moreno es sacarosa al 85-95% y el blanco al 99%, y la cantidad de minerales es mayor en el moreno, pero la proporción en la que están presentes es muy pequeña, por lo que al final nutricionalmente son muy parecidos.

9. Los vegetales congelados pierden las propiedades

Los vegetales congelados son vegetales frescos, recolectados en temporada y sometidos rápidamente a una bajada considerable de temperatura hasta alcanzar la congelación. Al llevar a cabo este proceso se mantienen intactas todas sus propiedades nutricionales, sus vitaminas y minerales. 

10. Los productos 'light' adelgazan

Los alimentos 'light' aportan aproximadamente un 30% menos de cantidad de calorías que sus equivalentes normales si se toma la misma cantidad, pero muchos alimentos 'light' son calóricos por su propia naturaleza: mayonesa 'light', queso 'light'… De hecho, algunas teorías afirman que los alimentos 'light' son una causa importante del boom de la obesidad porque se consumen sin medida.

(Te interesa: Descubre más falsas creencias sobre alimentación)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/mujer-actual/alimentacion-mujeres/yogur-alimentos-probioticos-1210

5 razones validadas por la ciencia para incluir el yogur en la dieta de toda la familia

Beneficios del yogur para niños

El yogur ha estado presente en nuestra dieta desde hace cientos de años, no solo por su sabor y su versatilidad sino también por sus propiedades nutritivas. En los últimos tiempos también ha comenzado a llamar la atención de los investigadores ya que su consumo se ha asociado con una dieta más sana y la prevención de algunas enfermedades.

La buena noticia es que incluso las personas que son intolerantes a la lactosa suelen tolerar bien el yogur puesto que contiene entre un 20-30% menos de este tipo de azúcar y sus bacterias ácidas contribuyen a su adecuada digestión, por lo que es una opción saludable para toda la familia.

1. Aporta nutrientes valiosos para el organismo

El yogur contiene muchos de los nutrientes que nuestro organismo necesita. Una taza de yogur puede proporcionarnos el 49% del calcio que necesitamos para mantener nuestros dientes y huesos sanos.

También es rico en vitaminas del grupo B, en especial la vitamina B12 y riboflavina, que nos protegen de las enfermedades cardíacas y son fundamentales durante el embarazo para evitar los defectos congénitos del tubo neural.

Una taza de yogur nos proporciona además el 38% de la cantidad de fósforo que necesitamos, el 12% del magnesio y el 18% del potasio, minerales esenciales para regular la presión arterial y el funcionamiento del sistema nervioso.

2. Contiene proteínas que ayudan a regular el apetito

El yogur proporciona una cantidad impresionante de proteínas: aproximadamente 12 gramos por cada 200 gramos. Esa es una de las razones por la cual nos ayuda a mantenernos en forma ya que regula el apetito y aumenta nuestro gasto energético.

Un estudio realizado en la Universidad de Misuri reveló que las personas que consumían yogur reportaban sentirse más saciadas y consumían menos calorías a lo largo del día.

Otra investigación publicada en la revista Appetite comprobó que el yogur griego, que aporta una media de 24 gramos de proteínas por cada 200 gramos, es aún más eficaz para regular el apetito ya que retrasa más la sensación de hambre que el yogur normal.

3. Fortalece el sistema inmunológico

El consumo de yogur, sobre todo los que contienen probióticos, se ha asociado con un sistema inmunológico más fuerte, aunque este efecto beneficioso también se debe a su contenido en magnesio, selenio y zinc.

Diferentes estudios, entre ellos uno realizado en la Universidad de California, han demostrado que los probióticos reducen la inflamación, una condición que se ha vinculado con numerosos problemas de salud, desde las infecciones virales hasta trastornos del intestino o incluso el cáncer.

Otro metaanálisis publicado en la British Journal of Nutrition comprobó que tanto en los niños como en los adultos los probióticos ayudan a reducir la incidencia, duración y gravedad del resfriado.

4. Mejora el perfil metabólico

El perfil metabólico desvela cómo funciona nuestro metabolismo, por lo que aporta información muy valiosa sobre el estado de los órganos principales y ayuda a diagnosticar diferentes enfermedades. Investigadores de la Universidad de Iowa dieron seguimiento a 5.

124 niños durante 3 años analizando su dieta y perfiles metabólicos teniendo en cuenta parámetros como el nivel de insulina, el peso corporal y la presión arterial. Descubrieron que los pequeños que comen yogur al menos una vez a la semana tienen un perfil metabólico mejor. Otro estudio realizado en la Universidad de Cambridge en el que se le dio seguimiento durante 11 años a 4.

000 personas encontró que quienes consumían yogur a diario tenían un 28% menos de probabilidades de desarrollar diabetes.

5. Forma parte de un estilo de vida saludable

El consumo de yogur se ha asociado con un estilo de vida más saludable, tanto en los adultos como en los niños.

Investigadores de la Universidad de Reading descubrieron que su consumo regular está relacionado con una dieta infantil más rica en frutas, cereales integrales, pescado y leche, así como una presencia menor de carne procesada, alimentos ricos en grasas y bollería industrial.

Otra investigación publicada en la revista BMC Nutrition donde se analizó la dieta y los hábitos de vida de 2.610 personas desveló que quienes consumían yogur se cuidaban más, practicaban con regularidad ejercicio físico y tenían un conocimiento más profundo del impacto de la alimentación en la salud.

Источник: https://www.etapainfantil.com/razones-validadas-ciencia-incluir-yogur-dieta-familia

Beneficios del yogur para niños

Beneficios del yogur para niños

El yogur permite jugar con su textura e innovar ya que puede ser líquido, espeso o pastoso.

Además, hoy en día tenemos infinidad de sabores, aunque el que no contiene nada de azúcar suele tener un sabor agrio, ya que se obtiene por fermentación de la leche de vaca entera o desnatada.

Tomar lácteos, y concretamente fermentados, permite el desarrollo de la flora bacteriana logrando una mejor asimilación de los nutrientes que aportan los alimentos. Pero no sólo eso, también puede ayudar a los niños a obtener vitaminas y ayudarles en su crecimiento.

El yogur es considerado un producto lácteo, del mismo modo que la leche, pero en el que se ha llevado a cabo una fermentación y un cultivo de microorganismos hasta conseguir la textura deseada.

Para entender sus propiedades primero tenemos que tener en cuenta su proceso, cómo se elabora el producto artesanalmente: primero se añade un litro de leche entera en un cazo o cazuela y se calienta hasta que empiece a hervir; luego, cuando rompe a hervir la leche se apaga el fuego y se deja que repose en un lugar caliente durante toda la noche hasta que coja consistencia. Parece sencillo, pero mientras vertemos la leche y dejamos que fermente ha ocurrido la magia: millones de bacterias se han reproducido y han potenciado las propiedades de la leche. Por eso el yogur es un alimento rico en vitaminas, sobre todo del grupo B, aunque también contiene gran cantidad de las vitaminas A, D, K y E. Igual que la leche contiene mucho calcio y ácido láctico, pero a diferencia de ella, el yogur es un alimento de más fácil digestión. Todos sus componentes se asimilan mejor por el organismo, grasa, proteínas y azúcares ya que se descomponen con mayor facilidad y pasan mucho más deprisa que otros alimentos al torrente sanguíneo.

Por tanto, es un producto recomendado para todas las edades. Pero en la etapa de crecimiento hay que ser especialmente cuidadosos con la absorción de nutrientes de los niños, por lo que si comen más yogur estaremos facilitando su desarrollo.

– Ayuda a la flora bacteriana. Uno de los máximos beneficios que aporta el yogur es la ayuda que proporciona a la flora bacteriana. Y es más importante en los niños, que aún la están desarrollando, lo que hace que tengan más facilidad a la hora de que su cuerpo asimile los nutrientes del resto de alimentos de su dieta.

Otro de los beneficios es que, al ser de fácil digestión, reduce la aparición de diarreas, favorece la digestión, reduce la acidez gástrica y alivia el ardor de estómago.

Además, después de una enfermedad –como una infección de estómago, por ejemplo–  las bacterias del yogur también pueden regenerar la flora intestinal, por lo que es muy recomendable su ingesta diaria tras un tratamiento con antibióticos.

– Ayuda a su sistema inmunitario. Para los niños es importante empezar a activar su sistema de defensa y el yogur aumenta la respuesta del sistema inmunitario frente a las enfermedades, despertando algunas sustancias que participan en nuestros mecanismos de defensa como los anticuerpos, macrófagos, interferón, citoquinas…

– Les aporta energía. En esta etapa de energía pura y de crecimiento, las bacterias del yogur pueden ayudar a los niños a seguir su ritmo natural. Este alimento contiene bacterias probióticas que desempeñan un importante papel en el intestino, regulando la obtención de energía y la absorción de nutrientes.

– Les hace crecer. El calcio de los yogures ayudará a que los niños crezcan con unos huesos fuertes y sanos, lo que es fundamental para su desarrollo físico.

Aunque también es cierto que contiene una alta fuente de azúcares y lípidos –grasas–, esto no le restará ventaja alimenticia, al revés: contribuirá al tan deseado 'estirón'.

El calcio, las proteínas y el fósforo contribuirán a una buena mineralización de sus músculos y huesos.

Aunque podríamos obtener el calcio de muchos alimentos como los de hoja verde –col, brócoli, acelga, espinaca…– su organismo sólo podría absorber aproximadamente el 5%. Mientras que en el yogur encontraríamos 150 mg de calcio totalmente absorbibles, ayudando a obtener los 1.000 mg de calcio diarios que se recomienda para los niños.

– Es un complemento vitamínico. Las vitaminas que aporta al organismo el yogur son muy beneficiosas para la salud de nuestros hijos, ya que como comentábamos contiene vitaminas de tipo B, A, D, E y K, fundamentales en el desarrollo de su organismo y especialmente importantes para ellos.

– Complemento alimenticio completo y saludable. Para los niños más golosos resulta complicado evitar el postre. Por lo que en lugar de algo dulce podemos acostumbrarlos a complementar sus menús con un alimento completamente sano que contribuye a su crecimiento y nutrición y que está libre de grasas malas para el cuerpo.

– Mejor alimento para los que tienen algo de intolerancia a la lactosa. Contiene mucha menos lactosa que la leche, por lo que se tolera mejor en casos de intolerancias a la lactosa. Por otro lado, su digestión es más sencilla que ésta, ya que las proteínas del yogur (caseína) son parcialmente digeridas por las bacterias lácticas.

El yogur apto sólo para niños mayores de 6 u 8 meses

En los primeros meses de vida el metabolismo de los bebés no está del todo preparado para asimilar sus componentes, por lo que no será un producto un producto recomendable para los más peques. Se estima que a partir de los 6 u 8 meses, cuando su sistema esté más desarrollado, se podrá empezar a introducir el yogur en su dieta.

El yogur perfecto: el más saludable

Todo es mejor y más saludable si es natural. Por tanto la norma que deben seguir los yogures es la misma, especialmente para consumo infantil. Siempre será mejor añadir fruta fresca al yogur que escoger los que llevan colorantes artificiales para darle sabor.

No debemos caer en la trampa de darles yogures enriquecidos adrede, a no ser que sean necesarios por algún problema patológico o dietético. La mejor elección, por tanto, es el yogur natural por su aporte en proteínas, hidratos de carbono y vitaminas, especialmente A, D, B y minerales.

Y sin azúcar, o cuanto menos posible, mejor.

Foto: Creado por Nensuria – Freepik.com

Enteritis

Definición:

Inflamación del intestino delgado. Se produce por ingerir comida contaminada con bacterias o virus.

Síntomas:

– Dolor abdominal fuerte

– Diarrea aguda

– Inapetencia

– Vómitos

Tratamiento:

Ninguno especial: dieta, soluciones de rehidratación, descanso… hasta que el cuerpo expulsa la bacteria.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/alimentacion-infantil/beneficios-del-yogur-para-ninos-8888

Yogur: un alimento muy valioso para dar a tus hijos

Beneficios del yogur para niños

El yogur aparece en la historia de la alimentación 6000 años antes de Cristo. Es el producto de la fermentación de la leche por dos tipos de bacterias principalmente: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. La leche que se utiliza puede ser leche entera, desnatada o incluso nata y también pueden ser una mezcla de ellas, posterior a la pasteurización. 

Las bacterias utilizan la lactosa de la leche y dan lugar al ácido láctico, es por esta razón que las personas intolerantes a la lactosa generalmente pueden tolerar bien este alimento (nota importante: esto va a depender de cada persona. Ante la duda consulta con un especialista).

A consecuencia de la fermentación, disminuye el pH del producto evitando que crezcan otros microorganismos; el calcio y el fósforo presentes, ahora pueden absorberse de mejor manera y las proteínas mejoran su digestibilidad, o sea que nuestro organismo las puede digerir y absorber más fácilmente. 

Tipos de yogur

Los tipos de yogur que existen y que están regulados en el comercio son:

  • Yogur natural.
  • Yogur natural azucarado: yogur natural al que se le ha añadido azúcar o azúcares comestibles.
  • Yogur edulcorado: yogur natural al que se le ha añadido edulcorantes autorizados.
  • Yogur con fruta, zumos y/u otros alimentos: yogur natural al que se le ha añadido frutas, zumos y/u otros alimentos.
  • Yogur aromatizado: yogur natural al que se le ha añadido aromas y otros ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes autorizados.
  • Yogur pasteurizado después de la fermentación: yogur que ha sido pasteurizado después de su fermentación perdiendo la viabilidad de las bacterias lácticas específicas.

 ¿Qué evidencias existen actualmente sobre los efectos de este alimento en el organismo?

  • De una base de datos de personas adultas norteamericanas, se observó a largo plazo que los pacientes que consumían más de 3 porciones de yogur al día subían el 50% menos de peso y un 20% menos de peso en un año que los que no consumían o sólo consumían 1 porción diaria. 
  • Un alto consumo de lácteos y principalmente el yogur, está asociado levemente a una baja de peso, disminución de la circunferencia de cintura y muy asociado a la mantención de la masa muscular.
  • El yogur contiene abundantes probióticos (microrganismos vivos) y proteínas bioactivas. Estos compuestos nutricionales pueden tener un efecto beneficioso para la flora intestinal, moderando nuestro equilibrio energético, regulando de mejor manera la obtención de energía y la absorción de nutrientes, como también estimulando y activando moléculas que están involucradas en funcionamiento del organismo.
  • El yogurt contribuye a la calidad de la dieta de los niños proporcionado cantidades importantes de macro y micronutrientes esenciales. Entrega un aporte significativo de proteínas promoviendo el crecimiento y la mantención de la masa muscular.

Un mineral muy interesante que encontramos en abundancia en este alimento es el calcio. Junto con el fósforo contribuyen a la integridad y desarrollo de los huesos. Su participación en nuestro organismo es evidente incluso antes del nacimiento.

Se ha observado que proporcionándoles este mineral de manera óptima a mujeres embarazadas, estaría asociado a un mayor crecimiento de los huesos, la masa y densidad ósea en sus hijos, llevando a efecto beneficioso en el tamaño y calidad de los huesos aparentemente entre los 6 y 9 años de esos niños.

Nuestro organismo requiere un promedio en niños entre 1.000 mg de calcio diario y un adulto 1.200 mg aproximadamente. En una porción de yogur de tamaño estándar (125 gr) podemos obtener 150 mg completos.

En el caso de alimentos de hojas verdes que son muy ricos en calcio también, en una porción podemos encontrar 115mg, pero nuestro organismo sólo puede absorber el 5%, esto se traduce en 2,85 mg.

Esto es un ejemplo que el yogur nos proporciona una mayor “biodisponibilidad” del calcio.

¿Qué tipo de yogur es el recomendado?

Recomendamos pues consumir yogur natural, debido principalmente al alto contenido de azúcares añadidos que pueden tener los yogures con fruta comercial o saborizados. Podemos darle sabor nosotros con frutas naturales o esencias, de una manera más controlada.

El yogur puede ser utilizado en reemplazo de la leche, para consumirlo con cereales, podemos utilizarlo como salsa con especies para ensaladas o de acompañamiento para verduras como zanahorias, pepinos o calabacín en una pica pica y también podemos mezclarlos con fruta y hacer unos ricos batidos o congelarlos y comerlos como helados.

¡A disfrutarlo! 

Acceso a las fuentes de consulta:

Fisberg M, Machado R. History of yogurt and current patterns of consumption. Nutr Rev. 2015 Aug 1;73(suppl 1):4–7. 

Babio N, Becerra-Tomás N, Martínez-González MÁ, Corella D, Estruch R, Ros E, et al. Consumption of Yogurt, Low-Fat Milk, and Other Low-Fat Dairy Products Is Associated with Lower Risk of Metabolic Syndrome Incidence in an Elderly Mediterranean Population. J Nutr. 2015 Oct 1;145(10):2308–16. 

Astrup A. Yogurt and dairy product consumption to prevent cardiometabolic diseases: epidemiologic and experimental studies. Am J Clin Nutr. 2014 May 1;99(5):1235S – 1242S. 

Marette A, Picard-Deland E. Yogurt consumption and impact on health: focus on children and cardiometabolic risk. Am J Clin Nutr. 2014 May 1;99(5):1243S – 1247S. 

Rizzoli R. Dairy products, yogurts, and bone health. Am J Clin Nutr. 2014 May 1;99(5):1256S – 1262S. 

Wang H, Troy LM, Rogers GT, Fox CS, McKeown NM, Meigs JB, et al. Longitudinal association between dairy consumption and changes of body weight and waist circumference: the Framingham Heart Study. Int J Obes. 2014 Feb;38(2):299–305. 

Real Decreto 179/2003, de 14 de febrero, por el que se aprueba la Norma de Calidad para el yogur o yoghourt. Noticias Jurídicas. 

United State Department of Agriculture; Centre for Nutrition Policy and Promotions. Dietary Guidelines for Americans 2010.

Farran, A., Zamora, R., & Cervera, P. Tabla de composición de alimentos del CESNID 2004.

Источник: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/yogur-alimento-muy-valioso-dar-tus-hijos

Beneficios de los yogures en los niños

Beneficios del yogur para niños

Si algún alimento tenemos siempre a mano y nos sirve en nuestra vida diaria como el postre más alternativo ese es el yogur, pero en realidad no somos consciente de la cantidad de beneficios que tiene, sobre todo para los más pequeños de la casa. Y es que los yogures se pueden convertir en un postre perfecto para los niños, además de aportarles vitaminas y ayudarles en su crecimiento.

El yogur no es más que un producto lácteo, al igual que lo es la leche, pero en el que se ha llevado a cabo una fermentación y un cultivo de microorganismos. Por ello, la lactosa que contiene pasa a transformarse en ácido láctico lo que hace que, junto a otros ácidos, sea mucho más fácil su digestión y con ello su paso por todo el tránsito intestinal.

Beneficios del yogur

El mayor de los beneficios conocido para el yogur es la ayuda que proporciona a la flora bacteriana. Esto en los niños hace que tengan más facilidad a la hora de que su cuerpo asimile los nutrientes del resto de alimentos de su dieta.

[cimg][img=Descripcion]https://img.bekiapadres.com/articulos/44000/44267/1.jpg[/img]Pie de foto

En concreto, el yogur es bueno por su alta dosis de calcio, al igual que la leche, lo que hace en la primera etapa de la vida que tengamos un crecimiento mucho más fuerte sobre todo en huesos y dientes.

También se trata de una alta fuente de azúcares y lípidos -grasas- pero aunque creamos que esto puede llegar a ser perjudicial para su salud, al contrario lo ayudará en el desarrollo de su cuerpo durante el crecimiento.

El yogur es un alimento rico en vitaminas, sobre todo del tipo B aunque también contiene de otros tipos como A, D, E y K, fundamentales en el desarrollo de su organismo. Otro de los beneficios que podemos encontrar es que al ser de fácil digestión, reduce la aparición de diarreas.

¿Cuándo dar yogur a los niños?

Pese a ser un alimento muy saludable, en los primeros meses de vida, el metabolismo de los bebés no está del todo preparado para asimilar sus componentes, lo que no lo hace un producto recomendable que añadir en sus dietas.

No es hasta los 6 u 8 meses de vida cuando podemos empezar a valorar el dar algún yogur diario a nuestros pequeños.

Lo que hay que tener en cuenta es que aún siguen sin tener un sistema digestivo totalmente desarrollado, por lo que los yogures que les administremos en este momento tienen que ser especiales y con una leche tratada sobre todo para esa edad en la que se encuentran.

Esto ocurrirá hasta el primer año de edad, momento a partir del cual podemos incluir los yogures naturales en dieta de nuestros hijos. Lo que sí debemos tener en cuenta es que no son buenos aquellos que llevan azúcares añadidos, ya que no es algo que necesiten a tan temprana edad. Podemos jugar con los yogures naturales añadiéndoles algunos trozos de fruta natural que tengamos en casa.

Una vez hayamos incluido los yogures en la dieta diaria de nuestros niños, debemos tener en cuenta que la porción diaria de lácteos que deben tomar los niños es de 4 raciones.

Esto no significa que deban tomar 4 yogures diarios, ya que por una parte, dos yogures equivalen a una ración, y por otra parte, son muchos los alimentos que también llevan en su composición la leche y por tanto la lactosa necesaria.

Por ello lo recomendable en el consumo diario de yogures es darles hasta dos unidades, que podemos alternar entre los postres de las comidas y la merienda.

Esperaremos a que los bebés tengan entre 6 y 8 meses para empezar a darles yogures

El exceso de consumo de yogures y, por tanto, de más raciones de las necesarias de productos lácteos, pueden hacer perder al niño la ingesta de otros alimentos en postres y meriendas igual de importantes como la fruta, que aporta fibra y vitaminas. Además, un abuso de yogures puede llegar a causar problemas intestinales como el estreñimiento.

Tipos de yogures

Como hemos comentado anteriormente, sobre todo en los primeros años de vida de nuestros hijos, los yogures que debemos incluir en su dieta deben ser en la medida de lo posible naturales.

Es preferible darles los yogures con trozos de frutas que aquellos que llevan colorantes artificiales para darle sabor.

Aunque creamos que es bueno darle yogures enriquecidos porque le administren más beneficios, no debemos incluirlos a no ser que sean necesarios por algún problema patológico o dietético.

Por todos estos aportes y beneficios, el yogur se puede convertir un buen aliado a la hora de elegir un buen postre para los niños, sobre todo aquellos que tienen más problemas cuando se trata de ingerir alimentos saludables como la fruta. Además, incluyéndolo en su dieta de forma regular lo acostumbrará a un hábito de diario de un alimento muy nutritivo.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/beneficios-yogures-ninos/

beneficios del yogur para la salud de los ninos

Beneficios del yogur para niños

Tomar un yogur al día no solo es bueno para la barriguita, sino que también ayuda a prevenir problemas de piel y alergias.

En esta revisión de estudios publicados, los autores obtuvieron una evidencia de que el consumo de yogur por niños de 4 a 24 meses refuerza las bacterias intestinales «buenas» y se asocia a un riesgo menor de eccema y sensibilidad a los alimentos y a una duración más corta de la diarrea infecciosa.

Los beneficios para la salud del yogur son bien conocidos en los niños mayores y adultos, incluida la asociación con un riesgo reducido de diabetes. Sin embargo, no conocemos bien los efectos del yogur en bebés y niños pequeños, declaran los autores.

En la primera revisión científica centrada en los efectos del yogur durante los 2 primeros años de vida, los autores señalaron 10 estudios en los que se habían notificado resultados de salud en jóvenes que tomaron yogur o productos lácteos fermentados cuando tenían entre 4 y 24 meses de edad.

«…El yogur parece reducir la gravedad y la duración de la diarrea, prevenir las alergias y promover la salud intestinal de bebés y niños pequeños. En ninguno de los estudios se notificaron acontecimientos adversos del consumo de yogur entre los lactantes o niños pequeños» – Donovan SM y Rao G,  2019

Los niños que toman yogur muestran un riesgo reducido de eccema

En un estudio de 1041 niños, la introducción del yogur en la alimentación durante el primer año de vida se asoció de manera independiente con un menor riesgo de eccema.

En un segundo estudio de 1166 niños, el consumo de yogur a los 12 meses de edad se asoció con una menor probabilidad de eccema y sensibilidad a los alimentos a los 5 años de edad, en comparación con quienes no habían comido yogur. Los autores concluyen que el consumo regular de yogur en la infancia previene el eccema y la sensibilización alimentaria.

El consumo de yogur se asocia a una duración más corta de las enfermedades diarreicas

En un estudio clínico, en el que 45 lactantes con diarrea persistente recibieron una fórmula o bien yogur durante 5 días, la diarrea continuó en 10 de los tratados con la fórmula, frente a solo 3 de los que tomaron yogur. Los bebés que consumieron yogur también aumentaron de peso y necesitaron menos solución de rehidratación, indican los autores.

¿Cómo produce el yogur estos beneficios para la salud?

Consumir yogur se asocia a niveles más altos de la bacteria Lactobacillus y a una proporción mayor de bifidobacterias en la población microbiana de nuestro intestino. Se sabe que estas bacterias “buenas» aportan beneficios para la salud intestinal.

Los científicos están investigando cómo los microbios intestinales afectan al desarrollo de trastornos alérgicos, como el eccema y las alergias alimentarias, pero aún no se han aclarado por completo los mecanismos exactos.

Es probable que las bacterias Lactobacillus revistan especial importancia para acortar la diarrea infecciosa, ya que contribuyen a normalizar el equilibrio microbiano del intestino después de una afección diarreica. Además, parece que mejoran la intolerancia a la lactosa y refuerzan la función inmunitaria.

¿Cuáles son las implicaciones para la nutrición del lactante?

La selección de alimentos sólidos para iniciar la alimentación complementaria del bebé surte un gran impacto en el crecimiento y el desarrollo, así como en la salud y el bienestar general. El yogur ha constituido una opción popular desde hace tiempo, pues aporta muchos nutrientes y es una excelente fuente de potasio, calcio y vitamina D.

En esta revisión de los estudios publicados se detectaron muchos beneficios potenciales para la salud del consumo de yogur y ningún efecto adverso, por lo que los autores concluyen que el yogur debería incluirse dentro de los primeros alimentos complementarios de los bebés.

«El yogur debería incluirse dentro de los primeros alimentos complementarios de los bebés: recomendación en línea con las pautas de la American Academy of Pediatrics» – Donovan SM y Rao G, 2019.

Fuente: Donovan M and Rao G.  Health benefits of yogurt among infants and toddlers aged 4 to 24 months: a systematic review.Nutr Rev 2019;77(7): 478-486.

Источник: https://www.yogurtinnutrition.com/es/una-revision-corrobora-los-beneficios-del-yogur-para-la-salud-de-los-ninos-pequenos-4-24-meses-de-edad/

Yogur, cómo elegir el más sano para tu hijo – El Blog del Pediatra

Beneficios del yogur para niños

El yogur es un alimento muy interesante. No tiene superpoderes, aunque esté enriquecido con vitaminas, bacterias o esteroles vegetales. Pero nutricionalmente es un buen alimento, y muy versátil para combinarlo con otros alimentos saludables.

Propiedades que hacen del yogur un alimento nutricionalmente interesante:

  • Es un alimento de densidad calórica baja: alrededor de 60-70 kcal/100 gr
  • Tiene calcio fácilmente absorbible en cantidad considerable.
  • La proporción entre proteínas, hidratos de carbono y grasa es bastante equilibrada.
  • Los Lactobacillus y Streptococcus que intervienen en su formación, pueden (pueden) aportar beneficios para la salud.
  • Al tener la lactosa en gran parte transformada en ácido láctico, lo pueden comer la mayoría de niños que tienen intolerancia a la lactosa.

El yogur puede considerarse un alimento procesado, pero es un procesado sano. Incluso se puede decir que el procesado mejora el original, ya que además de tener menos lactosa, se degradan también las proteínas de la leche (la caseína sobre todo), lo cual lo hace más «digerible».

¿Qué yogur es mejor para niños?

La respuesta es sencilla: yogur natural sin azúcar.

En el estante de los yogures del supermercado podemos quedarnos pasmados ante la gran variedad que hay de yogures y similares: desnatado, «bio», con fruta, con cereales, de sabores, azucarados, …  Con el que no os equivocaréis seguro, es con el natural sin azúcar.

Mirad la etiqueta.

En la etiqueta hay que mirar dos cosas: La tabla nutricional y los ingredientes.

Fijarse sobre todo en la tabla nutricional (ved foto del artículo). En ésta los azúcares deben ser alrededor de 5 gr/100 gr, Si tiene más de 7-8 gr/100 seguramente son añadidos.

La lista de ingredientes siempre se pone por orden decreciente de cantidad. El primero debe ser leche desnatada o parcialmente desnatada (la nata se añade después).

Podéis leer más sobre cómo se elabora el yogur en este estupendo artículo de Gemma del Caño:  «Y de postre… un yogur»)

No es necesario que lleven más bacterias de las que ya de por sí lleva el yogur, ni vitaminas añadidas, … Y por supuesto: no necesita azúcar añadido.

Pero, ¿cómo va a gustarle el yogur así, sin azúcar a un niño? ¡Está agrio!

La mayoría de niños les gusta sin azúcar si lo han tomado así desde bebés, y no están acostumbrados a sabores demasiado dulces.

Y se puede «endulzar» añadiéndole fruta natural, en trocitos o triturada.

¿A qué edad se le puede ofrecer yogur a un bebé?

Pues en teoría a partir de los 6 meses. Pero es más recomendable esperar a los 9-10 meses.

El motivo es que hacia los 6 meses el «lácteo» de un bebé debe ser leche materna preferiblemente, o de fórmula en su defecto, y es mejor favorecer la diversificación ofreciéndole otros alimentos. Sin olvidar que en esta etapa la alimentación complementaria complementa, no sustituye, a la leche.

Otras formas de yogur, ¿sí o no?

Yogur desnatado: la cantidad de grasa de un yogur es perfectamente aceptable (2,5 – 3 gr/100 gr).

En niños sanos se recomienda que los lácteos no sean desnatados en los 2-3 primeros años, y luego, el niño sano sin sobrepeso puede seguir con lácteos enteros.

(Hay cierta disparidad en los estudios que parecen indicar que los lácteos desnatados no son mejores para combatir el sobrepeso, … pero ese ya es otro tema).

Yogur griego: tiene sus nutrientes más concentrados, al haberle quitado agua, por lo cual es más calórico. Aceptable para consumo más ocasional.

Para otros productos como yogures líquidos, enriquecidos, yogures batidos, «Mi primer…», o «Petit…», mejor mirad la composición. Sobre todo el azúcar, sí tiene más de 7-8 gr/100 gr de azúcar probablemente es un lácteo con «añadidos».

¿Y qué pasa con el yogur «sin gluten»?

Este es uno de esos reclamos publicitarios que juegan con la absurda moda de etiquetar con «sin … lo que sea» para atraer la atención del consumidor. Y lo que consigue es desinformar y confundir.

El yogur no tiene nada que ver con el gluten (proteína que está en algunos cereales).

Por último, ¿es imprescindible que tome yogur?

Pues no, casi ningún alimento es imprescindible.  Pero es saludable, y en combinación con fruta, avena, copos de maíz, … (pero NO los cereales de desayuno comerciales para niños …) es una muy buena opción para desayunos o meriendas. Y sustituye perfectamente a la leche, para aquellos que no les gusta ésta.

*Algunas referencias e información adicional:

Harvard School of Public Health: The Nutrition Source: Yogurt

Yogurt consumption is associated with higher nutrient intake, diet quality and favourable metabolic profile in children: a cross-sectional analysis using data from years 1-4 of the National diet and Nutrition Survey, UK. Hobbs, D.A., Givens, D.I. & Lovegrove, J.A. Eur J Nutr (2018). https://doi.org/10.1007/s00394-017-1605-x

Yogurt Consumption as a Signature of a Healthy Diet and Lifestyle. J Nutr 2017 Jul; 147 (7): 1476S-1480S

Yogurt for treating antibiotic-associated diarrhea: Systematic review and meta-analysis. Nutrition. June 2015, 31 (6): 796-800

BEDCA. Base de Datos Española de Composición de Alimentos

Источник: https://pediatragabiruiz.com/yogur-como-elegir-para-tu-hijo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: