Botiquín de viaje para niños

¿Qué debe contener un buen botiquín de viaje?

Botiquín de viaje para niños

Cuando emprendemos un viaje o lo estamos planificando, muchas veces obviamos la necesidad de llevar en nuestro equipaje un pequeño botiquín de salud porque priorizamos incluir otros objetos o prendas de ropa.

Pero debemos saber que imprevistos como una intoxicación alimentaria, una picadura o un resfriado pueden sufrirse en cualquier momento y lugar y son contratiempos que pueden dar al traste con nuestros días de descanso si no podemos atajarlos a tiempo.

Por eso, para prevenir o hacer frente a estas complicaciones leves de salud, en el equipaje de nuestras vacaciones no debe faltar un botiquín con las soluciones adecuadas.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de prepararlo?

Ante de lanzarnos a meter elementos en el botiquín de viaje, hay que planificar su contenido teniendo en cuenta una serie de consideraciones previas:

  • Patologías crónicas: si padecemos alguna enfermedad que requiere medicación regular, debemos llevar la cantidad suficiente para todos los días que estemos de viaje, ya que puede ocurrir que en nuestro lugar de vacaciones no tengamos facilidades para conseguir los medicamentos necesarios en caso de que se nos acaben. Del mismo modo, debemos incluir los informes médicos o recetas que estén relacionadas con la medicación que tomamos. Y en el caso de medicamentos especiales como los opiáceos, es recomendable llevarlos en su embalaje original con el fin de no encontrarnos problemas en aduanas o controles de seguridad en aeropuertos.
  • Información sobre el destino: lo aconsejable es consultar sobre los riesgos de salud asociados al sitio que vayamos a visitar, además de informarnos con antelación en un Centro Internacional de Vacunación sobre las vacunas requeridas para viajar a destinos tropicales o exóticos.
  • Ahorro del espacio: como en las maletas o mochilas de viaje es importante optimizar el espacio, puede resultar contraproducente incluir en nuestro botiquín material que no sepamos utilizar (hilo de coser o material de reanimación, por ejemplo). Además, es mejor priorizar los medicamentos –que pueden ser difíciles de encontrar- frente a otros elementos, como vendas o algodón, que, en un momento dado, podemos encontrar fácilmente en puntos de venta.

¿Qué características tiene un buen botiquín de viaje?

Además de prestar atención al contenido del botiquín, existen otras características secundarias que también podemos destacar:

  • Seguridad: el neceser, caja o bolsa que usemos como botiquín de viaje debe ser resistente y ligero, para evitar que los medicamentos se rompan o se deterioren.
  • Transporte: es preferible llevar el botiquín en el equipaje de mano, por si durante el propio viaje necesitáramos alguna medicación o elemento para atender imprevistos.
  • Almacenaje: tanto en la maleta como una vez lleguemos a nuestro destino, hay que guardarlo en lugares sin demasiadas variaciones de temperatura o humedad.
  • Medicamentos: no los guardes sueltos o solo con el blíster; debes conservarlos en su embalaje original, con su prospecto, y junto con la receta o el informe médico, especialmente si padeces alguna enfermedad crónica.
  • Información útil: no está de más incluir dentro del botiquín un papel con las indicaciones sobre los hospitales y centros sanitarios más cercanos a tu sitio de vacaciones (teléfonos y dirección).
  • Al día: es básico mantener tu botiquín actualizado. Una vez al año y siempre antes de viajar, revisa los medicamentos y otros artículos por si estuvieran caducados o en mal estado.

El contenido de un botiquín de viaje debe abarcar todo tipo de contratiempos menores relacionados con la salud y la posible manera de solucionarlos.

  • Heridas o cortes.Son percances más o menos leves que pueden ocurrir en cualquier momento y ante los que hay que actuar rápidamente lavando la herida, secándola, desinfectándola y protegiéndola. Para ello, necesitarás agua oxigenada o alcohol, un antiséptico, vendas o gasas, esparadrapo y, si es posible, guantes estériles.
  • Catarros y dolores de cabeza, menstruales o musculares.Para evitar que un resfriado, una jaqueca o el periodo te amarguen las vacaciones, lleva en tu botiquín antiinflamatorios y analgésicos. En el caso de golpes, es recomendable también tenerlos en formato de crema o gel. Tampoco sobra un termómetro, que te permitirá controlar posibles estados febriles.
  • Desórdenes gastrointestinales.En vacaciones, se multiplica el riesgo de ingerir líquidos o alimentos en mal estado, sobre todo si se viaja a países en vías de desarrollo. Para combatir la diarrea, necesitarás llevar en tu botiquín antidiarreicos, así como suero (soluciones de rehidratación oral con glucosa y sodio) para reponer las sales y minerales perdidos en episodios de vómitos y evitar la deshidratación. Si el cambio de aires da lugar al molesto estreñimiento, pueden ser muy útiles los laxantes, aunque solo debes tomarlos si es estrictamente necesario.
  • Quemaduras solares.Elijamos un destino de playa, montaña o cultural, en vacaciones siempre pasamos más tiempo al aire libre. Por este motivo, en tu equipaje no deben faltar fotoprotectores de factor 30 o superior que te protejan frente a las radiaciones UVA, UVB e IR-A. Si viajas con niños, la protección debe ser al menos de factor 50 y de uso pediátrico. También es recomendable llevar labiales con protección solar.
  • Picaduras de mosquitos y otros insectos o animales.En vacaciones, es necesario protegerse de los mosquitos, tanto para evitar los molestos picores e inflamaciones que causan sus picaduras, como para prevenir las enfermedades que algunas especies tropicales pueden transmitir. Para ello, lleva contigo un repelente de insectos que contenga dietiltoluamida (DEET).
  • Problemas en los pies.Dado que en vacaciones se camina mucho más y que es habitual que haga más calor, nuestros pies salen a menudo mal parados. Llevar en el botiquín tiritas o apósitos te ayudará a aliviar el dolor de posibles rozaduras y ampollas por el uso de zapatillas o sandalias.
  • Mareos.En vacaciones, nunca se sabe cuándo nos enfrentaremos a un movido viaje por carretera o cuándo tendremos la oportunidad de navegar o realizar actividades acuáticas. Por ello, aunque no seamos propensos a marearnos, llevar algún producto para prevenir el mareo puede ahorrarnos malos momentos.
  • Alergias.Las personas que padecen alergias deben estar siempre preparadas para afrontar los síntomas de un ataque -congestión nasal, picor en los ojos y el paladar, rinitis, estornudos…- durante sus viajes. Por este motivo, en el botiquín de una persona alérgica, nunca deben faltar los antihistamínicos y corticoides recetados por su médico.
  • Insomnio producido por el jet-lag.Tras un vuelo de larga distancia, el reloj interno de la persona tiende a prevalecer frente al nuevo huso horario, sobre todo cuando se viaja hacia el este. Para combatir el insomnio y la somnolencia, lleva en tu botiquín complementos alimenticios con melatonina, una hormona que regula los ritmos corporales y ayuda a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.
  • Medicación habitual.Uno de los peores percances que pueden sucedernos en un viaje es, en caso de sufrir una enfermedad crónica, quedarnos sin los fármacos que necesitamos diariamente y sin posibilidad de acceder a una farmacia u hospital. Por ejemplo, si padeces diabetes, asma o hipotiroidismo, es muy importante que lleves las dosis suficientes para cubrir tus necesidades durante todos los días que vayas a estar fuera de casa.

Descargar PDF Consejos para un botiquín saludable para vacaciones

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/botiquin-de-viaje/

Botiquín para viajar con niños: ¿qué imprescindibles no debemos olvidar? –

Botiquín de viaje para niños

Cuando viajas con niños, las maletas se multiplican y hay que preparar todo con tiempo si queremos estar preparados ante imprevistos que puedan surgir. Y surgen, no lo dudéis. Por ello, es fundamental preparar un buen botiquín para viajarcon niños que incluya todo lo que podamos necesitar en casos de fiebre, mareos, picaduras de insectos…

Es fundamental reunir una serie de tips para viajar seguros con niños y una premisa fundamental es preparar un botiquín que pueda solventar cualquier imprevisto. Cuando viajamos a nuevas ciudades o pueblos, no siempre es sencillo encontrar una farmacia o incluso, si el imprevisto nos pilla en pleno viaje, la cosa se complica un poco más.

¿Sabes qué llevar en tu botiquín de viaje cuando nos vamos de vacaciones con niños? Picaduras, fiebres, malestar estomacal o alergias son solo algunos de los inconvenientes que pueden surgir.

¡Toma nota!

Para que no se nos escape nada en nuestro botiquín para viajar con los peques, lo ideal es hacer una lista y dedicar un pequeño neceser o botiquín en exclusiva para todo lo necesario. Así, nos aseguramos de que no se nos olvida nada y si necesitamos cualquiera de los productos, podremos encontrarlos fácilmente en el neceser.

Crema solar

Un imprescindible, sin duda. Los expertos recomiendan que utilizar foto-protección alta, de 30, o muy alta, de 50+ y renovarlo cada dos horas.

Es importante recordar que productos como las cremas solares hay que renovarlas cada año, pues pierden propiedades de un verano a otro. No obstante, en los botes de todas las cremas podemos encontrar un icono con un bote destapado y al lado, un número seguido de una M. Ese número nos indica los meses que puede estar abierta la crema sin perder propiedades.

Medicamentos

Esperemos no tener que utilizarlos, pero si un virus se cruza en nuestro camino o el de los peques mientras estamos disfrutando de las vacaciones, lo mejor será que tengamos medicamentos básicos cerca para encontrarnos mejor cuanto antes.

Antidiarreicos

Puede ocurrir, virus aparte, que cuando viajamos, la flora se resienta por el cambio de agua, por comidas más pesadas… En este caso, un antidiarreico puede ser muy útil.

Es imprescindible que ante cualquier duda, contactemos con un médico, especialmente si hablamos de niños pequeños o bebés.

Laxantes

Los trastornos digestivos pueden venir también del lado contrario y hacernos sufrir estreñimiento. Un laxante puede ser un aliado para los adultos. En el caso de niños pequeños, siempre es recomendable consultar con el farmacéutico y/o con un médico.

Antihistamínicos

Si tenemos hijos alérgicos ya sabemos la importancia de viajar siempre con antihistamínicos a mano.

Si hablamos de alergias alimentarias o a picaduras de insectos, es básico incluir un autoinyectable de adrenalina.

Mi hijo mayor es alérgico a los frutos secos y su alergólogo nos da todos los años dos recetas de los “bolígrafos” (autoinyectables) de adrenalina para que lo llevemos siempre encima.

Es importante recordar que aunque no hay que llevarlos refrigerados sí es necesario que se mantengan protegidos de la luz (la adrenalina es sensible a la luz) y a temperatura ambiente que no superen los 25 grados.

Antigripales

Ya sabemos que no hay nada que cure la gripe pero sí podemos utilizar antigripales para aliviar los síntomas.

Antipiréticos y antiinflamatorios. Los medicamentos que utilizamos habitualmente para bajar la fiebre y como antiinflamatorios en los peques son los que debemos incluir en nuestro botiquín para viajar. Un tip es llevar apuntado en un papel las dosis exactas para nuestros hijos.

Pastillas para el mareo

Sobre todo si nuestros hijos se marean de forma habitual, pero en cualquier caso, incluir un fármaco para prevenir el mareo o cinetosis (trastorno producido en el organismo a causa del movimiento) será muy útil porque nunca se sabe cuándo puede ocurrir y es una sensación realmente desagradable que puede amargar el viaje a cualquiera.

Sueros de rehidratación oral

Sí, las gastroenteritis suelen hacer su aparición en estos meses de calor y si nos toca, mejor ir preparado. Podemos elegir los típicos sobres que se deshacen en agua o los que ya vienen preparados en bricks para tomar. Estos últimos, además, suelen incluir probióticos en su composición.

Los habituales:

Recordar incluir los medicamentos que nuestros hijos tomen a diario si es el caso. Parece una obviedad pero al ser un medicamento de uso diario, se puede olvidar incluirlo a última hora.

También es imprescindible calcular las dosis necesarias para todo el tiempo que vayamos a estar fuera, acudiendo al pediatra para que nos haga una receta en caso de necesidad.

Si se nos olvidara (que a mí me ha ocurrido), el procedimiento más sencillo es buscar un centro de urgencias y exponer el caso al médico para que nos haga una receta nueva y acudir a una farmacia.

Importante: Nunca suministrar medicamentos nuevos a los niños (ni a los adultos) sin consultar a un especialista. Bien a un farmacéutico o bien a un médico que corrobore que es el medicamento adecuado, las dosis, etcétera.

Repelentes y calmantes

Las picaduras de insectos son un auténtico rollo y pueden causar un gran malestar en los peques. Para evitarlas, lo mejor es utilizar un repelente. Ninguno es 100% eficaz, sí ayudará disminuir los picotazos.

Para aliviar, un calmante. Los que tienen formato de stick o barrita suelen ser muy cómodos de aplicar y se pueden llevar varios encima (tanto en el coche, como en el bolso, el botiquín…)

Algunos insectos, como la garrapata, pueden provocar enfermedades asociadas como la de Lyme o la Tularemia. Si tenemos dudas de qué insecto ha picado a nuestro hijo o notamos cualquier reacción atípica, lo ideal es acudir a un centro médico.

Curas – sanas

Los niños se caen, se hacen heridas, moratones, chichones… es lo habitual cuando están explorando y es síntoma de que lo están pasando bien. Para todas esas pequeñas heridas de guerra, nos vendrá bien incluir en nuestro botiquín:

  • Tiritas
  • Agua oxigenda
  • Alcohol
  • Apósitos
  • Vendas
  • Esparadrapo

Incluir, también, apósitos para rozaduras que nos calmen en caso de grandes caminatas, calzados que nos han hecho daños, ampollas…

Un termómetro

Un termómetro (o un par si eres especialmente previsor) es muy útil para comprobar si hay fiebre y cómo evoluciona.

Muy útil:

Es también muy útil anotar en una libreta los números de teléfono de servicios sanitarios o de urgencias cercanos al lugar donde vayamos a estar alojados así como de farmacias 24 horas o cercanas a nuestro lugar de veraneo.

Si vamos a viajar fuera de España, es necesario llevar la tarjeta sanitaria europea. Se puede solicitar online o en las oficinas correspondientes.

El botiquín para viajar debe ir siempre en lugar lo más fresco posible y protegido del sol. ¡Recuerda comprobar también la fecha de caducidad de los medicamentos!

(Visited 401 times, 2 visits today)

Источник: https://www.mamirami.es/2018/07/04/botiquin-para-viajar/

Mi botiquín para viajar con niños

Botiquín de viaje para niños

Hacer las maletas cuando toca viajar, es algo que me da bastante pereza, lo reconozco, sin embargo cuando toca hacer el botiquín, pongo los cinco sentidos. ¡Deformación profesional!

De hecho, no es extraño que lleguemos a destino y tengamos que salir corriendo a comprar calcetines o bañadores porque se me ha olvidado meterlos en la maleta. Sin embargo, cuando alguno de los niños se pone malo, es raro que no lleve encima lo que necesitan. Ya veis, una no llega a todo ¿Qué le vamos a hacer?

Este año por la época que nos ha tocado vivir, he tenido que aumentar mi pequeña lista.

¿Qué lleva mi botiquín este verano?

Aquí os dejo mi top 10.

1.Mascarillas: ya sean obligatorias o no lo sean en nuestra comunidad, debemos usar mascarilla. Ya sabéis que contamos con tres tipos aptas y avaladas por el Ministerio de Sanidad.

  • Higiénicas: que pueden ser desechables de un solo uso o de tela reutilizables lavables a 60º siempre y cuando estas últimas cumplan con la normativa UNE0065.
  • Quirúrgicas: las que tienen la parte azul hacia el exterior y utilizamos habitualmente los sanitarios en quirófano.
  • Las FFP2 reservadas para personal expuesto o potencialmente en riesgo de tener un contacto estrecho con un enfermo de covid19. 

Os recuerdo que en este post que aquí os dejo, comenté largo y tendido sobre mascarillas, tipos y normativas. 

2.Gel hidroalcohólico: acostumbro a llevar en el bolso mi botellita. En esta casa hemos integrado esta costumbre como algo ya habitual cuando no tenemos agua y jabón cerca.

Incluso son mis hijos los que de vez en cuando si consideran que han tocado de más, se echan unas gotitas y a seguir funcionando.

Recordemos que siempre que haya agua y jabón a nuestro alcance, es mejor hacer un correcto lavado de manos. 

3.Protector solar: ya sea playa o montaña, factor 50+ para toda la familia. Habitaulmente me preguntáis qué tipo de filtro solar debéis comprar para vuestros hijos. En este otro post repasábamos las diferencias y las indicaciones exactas en función de la edad de los niños.

Resumiendo mucho, los niños menores de 2-3 años conviene que usen los protectores con filtros físicos o minerales, lo veréis en el envase.

Para los más mayores utilizaremos los habituales, 50+ que suelen ser con filtros químicos para los cuales tenéis infinidad de formatos: loción, crema, spray… A gusto del consumidor.

4.Repelente de mosquitos: Imprescindible. Nos comen vivos. Para este tipo de productos también hay líneas específicas pediátricas para mayores de 12 meses y líneas de adultos.

5.Antieméticos: fármacos para el mareo o lo que es lo mismo biodramina de toda la vida o similar.

¿A partir de qué edad se pueden usar? A partir de los dos años.

En mi caso me han salvado de unos cuentos viajes. Os lo dice una asturiana afincada en Alicante con miles y miles de kilómetros a sus espaldas en coche para ver a los abuelos.

Fue cumplir los dos años y nuestros viajes se transformaron…  Por fin ya no se mareaban y además dormían durante parte del viaje. Estos fármacos producen somnolencia como efecto secundario, por lo que para los niños que se marean mucho, como es mi caso, me viene de perlas que echen una cabezadita mientras conducimos tranquilamente. 

6.Cremas para picaduras de mosquitos, arañas, medusas y bichos varios.

  • Para aliviar el picor como los corticoides tópicos.
  • Para tratar una picadura sobreinfectada (antibiótico tópico). ¿recordáis el impétigo? Aquí os lo dejo. Es una sobreinfección muy frecuente en verano y secundaria muchas veces a una picadura. 

7.Paracetamol e Ibuprofeno que no falte ya sea porque mamá tiene migrañas o por si al niño se le ocurre ponerse a 40º a las tres de la mañana en la pica del monte. ¿Recordamos qué debemos hacer con la fiebre? Aquí va. 

8.Para los alérgicos: sus antihistamínicos, corticoides y en casos de reacciones alérgicas graves (anafilaxia) su adrenalina autoinyectable y para los asmáticos: sus inhaladores siempre con vosotros.

9.Para la diarrea: unos sobrecitos de suero oral y de probióticos no ocupa lugar y si se pone a vomitar como si no hubiese mañana, podría salvarte de bajar al centro de salud u hospital de turno. No, el Aquarius no es buena idea para la diarrea, aquí lo comentamos en su día también. 

10. Y por último, lo que jamás debe faltar en esa maleta es:

Altas dosis de paciencia,  bajo nivel de estrés, poca planificación, alta capacidad para la improvisación y ganas infinitas de pasar un verano inolvidable. 

Feliz verano a todos. 

Si quieres pasar un verano un poco más tranquilo y saber más sobre cuidados de niños desde que nacen hasta adolescencia incluida, enfermedades comunes, qué hacer, qué no hacer, cuándo consultar, alimentación infantil en todas las etapas, educación, primeros auxilios y accidentes infantiles y en adolescentes no te pierdas mi último libro “El gran libro de Lucía mi pediatra” ahora con descuento. 

Dra. Lucía Galán Bertrand

Autora de:

  • El gran Libro de Lucía mi pediatra, 2020. Planeta. A la venta AQUÍ. 
  • Lo mejor de nuestras vidas, 2016. 15ª edición. Planeta. A la venta AQUÍ.
  • Eres una madre maravillosa, 2017. 7ª edición. Planeta. A la venta AQUÍ.
  • El viaje de tu vida, 2018. Planeta. 2ª edición. A a la venta.AQUÍ.
  • Los Cuentos de Lucía mi Pediatra, 2019 (4ª edición) Puedes pedirlo AQUÍ.
  • La agenda de mi bebé,2019. Planeta. A la venta AQUÍ.

Consigue tu marcapáginas dedicado con cualquier pedido.

Источник: https://www.luciamipediatra.com/botiquin-con-ninos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: