¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

Cuando alimentas a tu hijo con biberón, puedes saber la cantidad exacta de leche que ha bebido y, así, controlar lo que come. Sin embargo, cuando se da el pecho es imposible saber la cantidad exacta de alimento que ha ingerido, que además nunca es la misma ya que puede tener más o menos hambre en cada toma y, por lo tanto, no siempre comerá lo mismo.

Esto pone nerviosas a muchas mamás que no saben si su hijo está comiendo lo suficiente o no, por lo que necesitan indicaciones de cada cuánto tienen que dar el pecho al bebé para asegurarse de que come bien.

Sin embargo, al preguntar al pediatra este les dice (o debería decirles): «Tienes que darle el pecho a demanda», lo cual deja a las mamás igual.

Y es que se ha descubierto que lo mejor para los bebés es alimentarlos a demanda, es decir, cuando tienen hambre, lo cual varía mucho de unos bebés a otros.

Algunos bebés comen cada 2 horas y otros cada 4. Tampoco la frecuencia entre las tomas diurnas y las nocturnas es siempre la misma ya que, generalmente, la primera toma nocturna suele ser unas 4 o 5 horas después, mientras que las diurnas suelen ser más frecuentes.

De igual modo, los bebés no tienen siempre la misma hambre, por lo que un día pueden comer cada 3 horas y, al día siguiente, cada hora y media.

Así que debes prepararte para una falta total de horarios en sus primeros meses, sobre todo en las primeras semanas de vida.

En torno a los 2 meses los bebés suelen tener bien establecida la lactancia materna y es normal que las tomas se vuelvan un poco más regulares.

Así, a esta edad lo habitual es que coman cada 3 horas por el día y espacien un poco más las tomas por la noche.

Pero, como decíamos, no es algo igual para todos los bebés ni para todos los días, así que no debes preocuparte si tu hijo come más o menos a menudo siempre que engorde regularmente.

Y es que los papás primerizos se preocupan por no controlar lo que come el bebé, pero realmente las cantidades no son lo importante, sino su crecimiento, desarrollo y estado. Un bebé que engorda y crece de acuerdo a sus percentiles y que está feliz y satisfecho come bien, y eso es lo que tiene que importarte.

En cada toma, comprueba que ya no quiere comer más antes de quitarle el pecho. Cuando se suelte, si ha mamado menos rato de lo habitual, ponle de nuevo al pecho o cambia de pecho si ese ya está vacío. Si se engancha y sigue comiendo, tiene más hambre. Si gira la cabeza y rechaza el pecho, ya está lleno y no debes seguir insistiendo.

Las crisis de lactancia

Además, debes tener en cuenta que los bebés atraviesan diversas crisis de lactancia o de crecimiento que pueden hacer que la alimentación de un bebé cambie de un día para otro. En estas “crisis” se produce un cambio en la relación alimenticia que existe entre el niño y la madre y se produce una en torno al mes y medio o los dos meses.

Esta crisis tiene que ver con un aumento de las necesidades del lactante, pero no en términos cuantitativos. El bebé necesita acostumbrarse a más sabores y la leche materna adquiere uno más salado para favorecer este desarrollo del gusto. El problema es que al principio este nuevo sabor puede generar rechazo en el niño, pero una vez adaptado todo volverá a la normalidad.

Si notas que de repente tu bebé rechaza al pecho a todas horas y se pone nervioso al ponerlo a mamar, puede que esté atravesando esta crisis. Para superarla no debes cambiar a la leche de fórmula ni hacer nada más que tener paciencia y seguir poniendo al bebé al pecho con regularidad para que se vaya acostumbrando. En unos días se le pasará y seguirá mamando como siempre.

Huelga de lactancia

Otra situación que puede hacer que el bebé mame de manera irregular durante unos días son las huelgas de lactancia, periodos transitorios en los que el bebé rechaza el pecho por diversos motivos, incluso se enfada y llora cuando lo pones al pecho. En estos casos debes averiguar la causa para poder buscar la mejor solución y seguir con la lactancia sin problemas.

En torno a los 2 meses el problema puede estar causado por algún tipo de interferencia con el uso de chupetes o biberones.

Si has empezado a darle algunas tomas de tu leche con biberón, puede que esto afecte al enganche al pecho ya que el biberón siempre es más fácil de succionar que el pecho.

Pero puede haber otros motivos como cambios en la dieta materna, enfermedades en el bebé, la vuelta de la menstruación que puede alterar el sabor de la leche, la salida de los dientes de leche, cambios en la rutina, etc.

En estos casos, es fundamental que no pienses que el bebé rechaza el pecho porque tienes poca leche o ya no es suficiente para él para no abandonar la lactancia. Ten paciencia y sigue ofreciéndole el pecho como siempre ya que en unos días todo volverá a la calma.

¿Cómo se si mi bebé está comiendo suficiente?

La Organización Mundial de la salud, advierte que hay varios signos de que el bebé no podría estar obteniendo toda la leche materna que necesita:

– No tiene la ganancia adecuada de peso: es normal que al nacer el bebé pierda un poco de peso, pero se suele recuperar dos semanas después del parto. Se estima que debe aumentar 125 gramos semanales. Si no es así, consulta con su pediatra.

Orina en pequeñas cantidades y concentrado: lo normal es que los bebés orine un líquido muy diluido entre seis y ocho veces diarias.

Los percentiles de peso permiten determinar el peso de un bebé dado con otros de su misma edad, facilitando así el control de su crecimiento.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/cada-cuanto-debe-comer-un-bebe-de-2-meses-9810

Bebé de dos meses: todo sobre alimentación, sueño y desarrollo en el segundo mes de vida

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

Parece que fue ayer cuando tu bebé nació, pero ya ha cumplido dos meses. Poco a poco, vuestro pequeñín se va acostumbrando a vivir fuera del útero materno, y vosotros ya no recordáis cómo era la vida antes de su llegada.

Tras las primeras y caóticas semanas post-parto, es más que probable que todo marche mejor: la madre estará recuperada y las rutinas familiares habrán vuelto a instaurarse. Por su parte, como ser social que es, el bebé se mostrará cada día más espabilado, mirándolo todo con gran curiosidad y comenzando a interactuar con lo que le rodea.

Te explicamos cómo va evolucionando el sueño, la alimentación y la sociabilidad de los bebés de dos meses; una etapa caracterizada por las sonrisas y los primeros balbuceos.

Alimentación del bebé de dos meses

El alimento más adecuado para el bebé hasta los seis meses de edad como mínimo es la leche materna. Sus beneficios son innumerables, tanto para la madre como para el bebé, pues entre otras muchas cosas ayuda a reducir el riesgo de obesidad infantil, fortalece sus defensas y contribuye a su desarrollo físico e intelectual.

Aunque es probable que el bebé ya empiece a tener un horario de tomas más regular que el mes anterior, hay que recordar que la lactancia materna debe seguir siendo a demanda, es decir, cuando el bebé lo pida. Además, el pecho no es solo alimento sino una forma de calmarle cuando llora o está molesto por algo, además de ayudarle a conciliar el sueño.

Si el bebé toma leche artificial, el biberón también se debe ofrecer a demanda, aunque lo normal es que el bebé pida comer cada tres o cuatro horas, pues la leche artificial es más difícil de digerir que la materna, por lo que los intervalos entre tomas suelen ser mayores.

Y tanto si estás dando pecho como si das biberón, es aconsejable que la toma se realice en un ambiente tranquilo, acogedor y libre interrupciones. Esto no solo contribuirá a que el bebé se relaje y se reduzcan los cólicos, sino que es un momento para intercambiar miradas, caricias y palabras.

Sueño del bebé de dos meses

El bebé debe dormir boca arriba, sin peluches, mantas, almohadas ni ningún otro elemento en su cuna

Pasado el primer mes de vida, el bebé comienza a regularizar poco a poco sus ciclos de sueño-vigilia, durmiendo por períodos más largos, especialmente por la noche. Nosotros podemos ayudarle estableciendo una rutina que se repita a diario. Por ejemplo, baño, masajes y alimento cada noche antes de dormir.

El bebé debe dormir boca arriba, pues es la posición recomendada para reducir el riesgo de muerte súbita. También es importante que no permanezca mucho tiempo en una silla del grupo 0, ni en su cuna haya peluches, mantas, cojines antivuelco, chichoneras ni similar.

Si habéis optado por practicar colecho, es fundamental hacerlo de forma segura y siguiendo las recomendaciones de los pediatras para evitar ningún riesgo. Aunque el colecho es una opción muy personal, muchas madres que alimentan a sus bebés con lactancia materna lo prefieren, ya que facilita el descanso de ambos.

En los ratos en los que el bebé permanezca despierto, es recomendable colocarle unos minutos boca abajo, pues esta postura le ayudará a fortalecer el cuello y la parte superior del tronco, a evitar la plagiocefalia y a favorecer posteriormente el gateo.

Crecimiento del bebé de dos meses

Si el bebé está siendo alimentado con leche materna y no hay dificultades que interfieran en la producción y correcto agarre del bebé, lo normal es que gane entre 100 y 200 gramos de peso a la semana. Además, la leche materna le protege frente a la obesidad y el sobrepeso, al tener la composición óptima para cada etapa de crecimiento.

Si está siendo alimentado con leche de fórmula, el riesgo de sobrepeso es mayor, si bien el pediatra irá controlando el crecimiento del bebé en cada revisión.

Recordemos que cada bebé tiene su propio ritmo de crecimiento, de manera que dos bebés nacidos con el mismo peso y alimentados de la misma forma pueden tener un peso muy diferente al segundo mes.

En general, en este segundo mes de vida los bebés crecerán una media de tres centímetros y entre entre uno y dos centímetros de perímetro craneal.

Desarrollo del bebé de dos meses

En su segundo mes de vida, los bebés comienzan a ser capaces de:

Para estimular su desarrollo podemos comenzar a ofrecerle sonajeros u objetos livianos que intentará coger. Si llamamos su atención haciendo sonidos nos mirará atentamente y le gustará si le ponemos música suave y le cantamos.

Por supuesto debemos estar pendientes de él en todo momento, pues va adquiriendo fuerza en piernas y brazos y aunque creamos que no se mueve sería peligroso dejarlo sólo encima del cambiador, de la cama o del sofá.

Sociabilidad del bebé de dos meses

Aunque en algún momento desde que naciera hayamos podido percibir alguna sonrisa en nuestro bebé, se trataba de un reflejo primario del recién nacido llamado sonrisa angelical o sonrisa falsa. Sin embargo, a partir del segundo mes de vida esta sonrisa se convierte en una respuesta social a un estímulo que el bebé percibe y le agrada.

Se trata, sin duda, de uno de los momentos más maravillosos y emocionantes que podemos vivir, y será difícil contener las lágrimas cuando veamos a nuestro bebé sonreírnos abiertamente y de forma consciente.

El mejor estímulo para el bebé de dos meses es hablarle, sonreírle y hacerle caricias y masajes mientras lo cambiamos, lo paseamos o jugamos con él. Y aunque pensemos que nuestro bebé no nos entiende, es fundamental hablar con él y corresponder a sus balbuceos, pues estas primeras interacciones marcarán el comienzo de su sociabilidad y favoreciendo el desarollo del habla.

Más sobre el desarrollo del bebé

Fotos | iStock

En Bebés y Más Así aumenta de peso el bebe mes a mes durante su primer año de vida, Primer año del bebé: grandes avances que tu hijo logrará en sus primeros 12 meses de vida

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/bebe-dos-meses-todo-alimentacion-sueno-desarrollo-segundo-mes-vida

Alimentar a su hijo de 1 a 3 meses de edad

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

  • Tamaño de texto más grande

Durante los tres primeros meses de vida, la leche materna o de fórmula proporciona toda la nutrición que necesita un bebé.

¿Qué cambios debería esperar?

Conforme su hijo vaya creciendo, su proceso de alimentación irá cambiando. Los bebés empezarán a tomar una mayor cantidad de leche en cada toma, por lo que no necesitarán alimentarse tan a menudo y dormirán durante más tiempo seguido por la noche.

El apetito de su bebé aumentará durante los estirones. Siga alimentándolo a demanda y aumente la cantidad de tomas cuando sea necesario.

Su bebé se volverá más alerta conforme vayan pasando las semanas, vaya gorjeando y vaya sonriendo. Por lo tanto, lo más probable es haya más interacción entre usted y su bebé durante las tomas.

Lo que presentamos a continuación son unas directrices generales, y es posible que su bebé tenga hambre más o menos a menudo de lo que indicamos. Por eso, es importante que preste atención a las pistas que le da su bebé sobre si tiene hambre o está satisfecho. Un bebé que ya ha comido lo suficiente puede succionar más despacio, dejar de succionar o alejarse del pecho o del biberón.

Lactancia materna: ¿cuánta y con qué frecuencia?

Cuando crecen, los bebés empiezan a mamar menos a menudo y a dormir durante más tiempo seguido por la noche. Lo más probable es que su hijo esté comiendo lo suficiente si:

  • parece alerta, satisfecho y está activo
  • está ganando peso, creciendo y desarrollándose de forma ininterrumpida
  • hace de seis a ocho tomas al día
  • moja y mancha los pañales de una forma regular

Es posible que su bebé no esté comiendo lo suficiente si no parece quedarse satisfecho, incluso justo después de las tomas, llora constantemente y/o está irritable. Llame al médico de su hijo si a usted le preocupa que no esté comiendo lo suficiente.

Pocas semanas después de nacer, los bebés amamantados tienden a hacer una menor cantidad de deposiciones (ir de vientre) que las que solían hacer. Cuando su hijo ronde los 2 meses de edad, es posible que no vaya de vientre después de cada toma o, incluso, que no defeque cada día. Si su hijo se pasa 3 días sin ir de vientre, llame al médico.

Durante los estirones, es posible que note que su pequeño se quiere alimentar más a menudo. Este aumento de la frecuencia de las tomas será un signo para aumentar su producción de leche. Y, al cabo de pocos días, la oferta y la demanda se equilibrarán.

Los niños que solo se alimentan de leche materna deben tomar suplementos de vitamina D durante los primeros días de vida. No suele ser necesario que tomen otros suplementos, agua, zumo ni alimentos sólidos.

Lactancia con leche de fórmula: ¿cuánta y con qué frecuencia?

Los bebés digieren la leche de fórmula con mayor lentitud que la leche materna; por lo tanto, si alimenta a su hijo con leche de fórmula, su pequeño necesitará hacer menos tomas que un bebé amamantado.

A medida que vaya creciendo su bebé, será capaz de comer más y espaciará más las tomas. También se dará cuenta de que su bebé está empezando a dormir durante más tiempo seguido por la noche.

Durante el segundo mes, los lactantes pueden ingerir de 4 a 5 onzas (118 a 148 ml) de leche en cada toma. Hacia el final del tercer mes, lo más probable es que su bebé necesite una onza más (unos 30 ml) de leche en cada toma.

Es fácil alimentar a un bebé en exceso cuando se utiliza un biberón porque cuesta menos esfuerzo beber de un biberón que hacerlo del pecho materno.

Asegúrese de que el agujero de la tetina del biberón es del tamaño adecuado. El líquido debería gotear con lentitud, sin salir a chorro ni desbordarse.

Así mismo, no se deje llevar por el deseo de que su bebé se acabe todo el biberón cuando dé muestras de estar satisfecho.

No deje nunca que el bebé sostenga su propio biberón. Esto puede provocar atragantamiento o asfixia por aspiración y aumenta el riesgo de desarrollar infecciones de oído y caries dental.

¿Me debería preocupar por las regurgitaciones del bebé?

Es normal que los lactantes «regurgiten» después de comer o al eructar. Regurgitar pequeñas cantidades de leche (menos de una onza, o 30 ml), no debería ser motivo de preocupación siempre que ocurra durante la hora inmediatamente posterior a la toma y no moleste al bebé.

Usted puede reducir las regurgitaciones de su bebé durante sus primeros meses de vida:

  • alimentando al bebé antes de que esté muy hambriento
  • manteniendo al bebé en una postura semi-erguida durante la toma y durante la hora inmediatamente posterior a la toma.
  • haciendo eructar al bebé a menudo
  • evitando alimentarlo en exceso
  • no manipulando al bebé ni jugando con él de forma vigorosa justo después de las tomas

Si su bebé parece estar regurgitando grandes cantidades de leche, regurgita de forma violenta, está irritable durante o después de las tomas, o bien parece estar perdiendo peso o no ganándolo según lo esperable, llame a su médico. Y, si su bebé tiene fiebre o presenta signos de deshidratación (como no mojar los pañales), llame al médico de inmediato.

Consulte también al médico de su hijo si tiene cualquier duda, pregunta o preocupación relacionada con la alimentación del pequeño.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/Parents/feed13m-esp.html

Lactancia mixta en bebés: ¿cada cuántas horas?

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

Hasta los seis meses de edad siempre será recomendable ofrecer al bebé lactancia materna exclusiva, ya que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

No obstante, llega un momento, a partir de los seis meses y como parte de una dieta diversificada, en el que algunas mamás iniciamos la lactancia mixta.

Es ahí cuando surgen tantas dudas acerca de cuándo dar de comer al bebé, de si seguir con la lactancia a demanda o si hay que respetar cierta frecuencia y cantidad.

Por todo lo anterior, a continuación, te detallamos todo aquello que necesitas saber sobre la lactancia mixta en bebés, cada cuántas horas y mucho más.

Lactancia mixta a demanda, ¿es recomendable?

En todos los casos, el bebé es el que manda y el que pone su propio ritmo a la hora de comer, es por eso por lo que la lactancia materna siempre debe de ser a demanda. Pero, ¿qué pasa con la lactancia mixta? ¿También es a demanda? La respuesta es sí. Tu bebé te dirá cuándo quiere comer incluso con la lactancia mixta.

Qué ventajas tiene la lactancia mixta

Estas son algunas de las ventajas de la lactancia mixta:

  • Los padres se pueden turnar: ya no es necesario que sea la madre la que alimente de forma exclusiva al bebé. 
  • Poder dar el biberón en sitios públicos: si tienes pudor por dar el pecho al bebé en público, con la lactancia mixta no tendrás que preocuparte.
  • Es ideal para los bebés que se quedan con hambre: si produces poca leche, la lactancia mixta te ayudará.
  • Te permitirá volver al trabajo con normalidad.

Cada cuántas horas hacer lactancia mixta

A pesar de que cada bebé es diferente, es importante no dejar al bebé más de tres horas sin comer. De esta forma, nos aseguraremos de que no está pasando hambre.

Es cierto que la mayoría de bebés pedirá comer al llegar al tiempo límite, pero otros bebés, en cambio, prefieren dormir antes que comer y necesitan un mayor control en este sentido.

En estos casos es cuando debemos vigilar el tiempo para darle la toma.

Es importante no dejar que el bebé llore por hambre, ya que, a la hora de comer, tendrá muchísima ansiedad y comerá estresado, lo cual no es recomendable.

Cuántas tomas de pecho y biberón en lactancia mixta

Dependiendo de la edad y la talla de tu bebé, necesitará más o menos tomas al día. No obstante, existen algunas normas generales que puedes seguir para conseguir una lactancia mixta exitosa.

En el caso del pecho, es importante que mantengas una media de tres tomas al día de pecho para seguir creando leche. Si has decidido darle la leche materna en biberón, deberás usar el sacaleches tres veces al día.

En el caso del biberón, lo recomendable será seguir las indicaciones del fabricante pero, en general, se deberá dar de 2 a 3 tomas diarias de leche de fórmula

En cualquier caso, lo recomendable es que el bebé reciba un aporte de leche como mínimo de unos 500 ml diarios, y ya sabes si tienes cualquier duda lo mejor es consultarlo con el pediatra,

Cuánta leche de continuación necesita mi bebé

Dependiendo de la edad de tu bebé, deberá consumir más o menos cantidad de leche de fórmula. Por este motivo, recomendamos seguir las instrucciones del fabricante de la leche de continuación.

En el caso de escoger Enfamil Premium COMPLETE 2, deberás seguir las siguientes instrucciones respecto a la cantidad y la asiduidad, tal y como se indica en el etiquetado del producto:

  • De 6 a 8 meses de edad: el bebé realizará tres tomas diarias con una cantidad de 210 ml de agua y 7 cacitos de leche de continuación. El total será de 230 ml en cada toma.
  • A partir de los 8 meses de edad: la cantidad de agua y de cacitos de leche de continuación será la misma, pero es posible que tu bebé, a partir de los 8 meses, demande menos cantidad de leche. Por ello, se recomienda dar de entre 2 y 3 tomas al día, dependiendo de tu bebé. Si con dos tomas de leche de continuación se queda satisfecho, no será necesario hacer una tercera toma. Si crees que se queda con hambre, prepárale una toma más, ya que es fundamental que no se quede nunca con hambre.

Otros consejos sobre la lactancia mixta

Ahora que sabes que lo mejor es seguir una lactancia mixta a demanda y cada cuántas horas hacer lactancia mixta en aquellos casos en los que el bebé necesita cierto control, ¿cómo lograr que sea exitosa? En un principio, puede parecer un proceso complicado, pero con el paso de los días verás que tu bebé se acostumbra y que incluso disfruta de su biberón. 

Aun así, vamos a dar una serie de consejos para que el proceso te sea más sencillo y llevadero:

  • Es fundamental incluir el preparado con leche de fórmula de forma gradual. Esta es la mejor manera de que tanto tú como el bebé os acostumbréis a ello.
  • Si quieres probar la lactancia mixta por la vuelta al trabajo, no escojas el día de la vuelta para comenzar. Empieza varias semanas antes para que tu bebé se acostumbre.
  • No le ofrezcas el biberón cuando esté llorando, ya que es probable que no lo acepte. Siempre será mejor darle el biberón cuando esté contento para que lo asocie a algo positivo.
  • No fuerces nunca a tu bebé a tomar el biberón. En caso de que no lo acepte a la primera, no te preocupes, podrás ofrecérselo en otro momento.
  • Si quieres que tu bebé tenga menos dependencia materna, deja que otras personas le den el biberón. De esta forma, también dejará de oler la leche materna y tomará con más gusto la leche de continuación.

Con estos consejos, y las recomendaciones del pediatra, podrás disfrutar de tu bebé y de la lactancia mixta al 100 % y sin ningún tipo de preocupación.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/alimentando-a-mi-bebe/lactancia-mixta-en-bebes-cada-cuantas-horas

Leche de iniciación para bebés de 0 a 12 meses

¿Cada cuánto debe comer un bebé de 2 meses?

Aunque nada se puede comparar con la leche materna, la mayoría de los bebés se alimentan con leche artificial algunas veces. Para algunas mujeres, amamantar a su bebé es simplemente imposible. Por ejemplo, si eres madre adoptiva o no puedes amamantar a tu hijo por razones médicas o de algún otro tipo, necesitarás conocer algunos datos sobre la alimentación con leche de iniciación.

Para algunas mamás, después de un período de amamantamiento inicial comienza la alimentación con leche de iniciación. Si estás amamantando, espera que tu bebé tenga tres o cuatro semanas de edad antes de utilizar la leche de iniciación como complemento para que continúes produciendo leche.

Los momentos en que das biberón a tu bebé son una maravillosa oportunidad para sentirse cerca de él y conocerse el uno al otro.

También el padre del bebé y otros miembros de la familia pueden participar en la alimentación del niño desde el principio o cuando decidas cambiar de método.

Asegúrate de que cada vez que alimentes a tu bebé, él sienta la misma cercanía, abrazos y palabras cariñosas tal como si lo estuvieras amamantando. Sostén la cabeza del bebé en un ángulo ligeramente elevado y mantén el biberón levantado para que no aspire mucho aire.

¿Cómo elegir la leche de iniciación adecuada?

Puedes estar segura de que las leches de iniciación para bebés están especialmente preparadas para satisfacer las necesidades nutricionales de tu hijo, casi como la leche materna, en la cual se basa su elaboración.

Las principales marcas de leche de iniciación son similares. A menos que tu pediatra te indique lo contrario, elige una leche de iniciación enriquecida con hierro.

Las leches de iniciación vienen en dos variedades básicas:

  • Listas para servir (las más costosas).

  • En polvo (la más económica).

Como es de suponer, las que permiten ahorrar más tiempo y esfuerzo son las más costosas. No obstante, todas son iguales si se preparan adecuadamente.

Lee cuidadosamente las instrucciones cada vez que prepares la leche de iniciación. Para prepararla, sigue las instrucciones en forma exacta.

Evita preparar biberones en medio de la noche cuando estés somnolienta o en momentos en que esté distraída.

Agua y leches de iniciación

No es necesario que prepares el biberón con agua embotellada, a menos que existan problemas con el agua potable en tu localidad. Después de los seis meses de edad, los bebés también necesitan flúor.

Es posible que el agua embotellada no lo contenga y que el agua potable no tenga las proporciones adecuadas.

Tu pediatra te indicará si tu bebé necesita una cantidad adicional de flúor, además de la que se usa en la preparación de la leche de iniciación.

¿Qué cantidad es suficiente?

Al nacer, los recién nacidos tienen un estómago que sólo puede contener una o dos cucharaditas de café de alimento (cinco a diez ml); después de la primera semana puede contener cada vez más.

Generalmente, 60-70 ml por alimentación será suficiente en este momento.

Y, cuando tenga dos meses, necesitará entre 150-180 ml por toma y que lo alimenten aproximadamente cinco o seis veces en un período de 24 horas.

A continuación encontrarás una tabla general sobre la cantidad de leche de iniciación que necesita tu bebé y la frecuencia con que debes alimentarlo:

  • Recién nacido: cantidad por comida: 60-70 ml; Frecuencia alimentación: cada 3 ó 4 horas.

  • Un mes: cantidad por comida: 120-150 ml; Frecuencia alimentación: cada 4 horas.

  • Dos meses: cantidad por comida: 150-180 ml; Frecuencia alimentación: 5 a 6  veces en 24 horas.

  • Cuatro meses: cantidad por comida: 210-240 ml; Frecuencia alimentación: 5 veces en 24 horas.

  • Seis meses: cantidad por comida: 240 ml; Frecuencia alimentación: 4-5 veces en 24 horas.

  • Un año: cantidad por comida: 240 ml. Frecuencia alimentación: 2 veces en 24 horas.

La leche de iniciación avanza más lentamente por el tracto digestivo que la leche materna, de modo que puedes esperar que el tiempo entre cada comida sea un poco más largo (tres a cuatro horas) y que las heces sean un poco más grandes y secas que cuando lo amamantabas.

Recuerda, cada bebé es único, por lo que su consumo variará día a día, entre una comida y otra. No lo fuerces a tomar más de lo que quiere ni lo dejes con ganas de seguir tomando. A los bebés que suelen regurgitar, será mejor darle menores cantidades en forma más frecuente. Deja que tu bebé te guíe.

Datos útiles que conviene saber

No te preocupes si su bebé pierde peso durante los primeros días después del nacimiento. Tu hijo tenía una «carga» adicional de agua y grasa para que pudiera resistir la «maratón» del nacimiento. Probablemente recobrará el peso con el que nació después de la primera semana. Por supuesto, si tienes alguna duda, debes consultar a tu pediatra.

Si lavas cuidadosamente los biberones y las tetinas con agua limpia y caliente, no es necesario hervirlos ni esterilizarlos.

Asegúrate de eliminar los restos de leche de iniciación, que pueden descomponerse fácilmente y afectar el estómago del bebé. Algunos lavavajillas tienen un ciclo sanitario que puede dar a los biberones una limpieza adicional y más completa.

También puedes esterilizar los biberones, cuando estén vacíos, en el microondas durante cuatro minutos a temperatura media.

Siempre lávate bien las manos antes de preparar la leche de iniciación. Asegúrate de que todos los recipientes y utensilios estén bien limpios. Limpia el envase que contiene la leche de iniciación antes de abrirlo.

Las leches de iniciación liquidas ya preparadas pueden guardarse en el refrigerador durante 48 horas, si el bebé no ha tocado la tetina. Si lo ha hecho, limpia bien y elimina los restos que quedan después de alimentarlo.

No es necesario que calientes la leche de iniciación. Aunque a muy pocos bebés les agrada la leche de iniciación bien fría, algunos niños tienen gustos más especiales que otros.

Nunca calientes la leche de iniciación en el microondas. Estos aparatos lo hacen de forma desigual: la dejan demasiado fría en algunas partes y tan caliente en otras que tu bebé podría quemarse. Pon el biberón bajo agua caliente o al «Baño María» durante unos minutos para que alcance la temperatura ambiente.

Las leches de iniciación son bastantes similares, pero si la que estás utilizando te ha dado buenos resultados con tu bebé, quédate con ella. En algunos casos, cambiar las leches de iniciación puede ayudar a solucionar pequeños problemas digestivos, pero esto generalmente no sucede. Consulta a tu pediatra antes de cambiar de leche de iniciación.

Todas las leches de iniciación contienen leche de vaca modificada, excepto las fabricadas a base de productos de soja. Si tu familia presenta casos de alergia y optas por alimentar a tu bebé con leche de iniciación, consulta con tu pediatra sobre el uso de una leche de iniciación con soja.

¡Cuidado!

  • Desecha los restos de biberón que no se acabe. La leche ya preparada se descompone fácilmente y puede afectar el delicado estómago de tu bebé. En caso de que tu bebé tenga más hambre, prepara sólo un poco más de lo que él toma normalmente en cada comida.

  • Tu bebé necesita que estén con él tanto como que lo alimenten, así que no lo dejes solo tomando el biberón, pues podría atragantarse.

  • Si tu bebé moja menos de seis pañales al día, consulta a tu pediatra. Podría estar comiendo demasiado poco y estar algo deshidratado.

  • Limpia cuidadosamente el envase de la leche de iniciación antes de abrirlo, para evitar que ésta se contamine.

  • Asegúrate de que el orificio de la tetina sea del tamaño adecuado. Si es demasiado grande, tu bebé se atragantará y se asustará con el flujo rápido de leche. Si parece que le cuesta mucho succionar, puede que el orificio sea demasiado pequeño o que la tetina sea muy dura para él.

  • Hay tetinas de diversas formas y tamaños. No existe una que sea el mejor para todos los bebés. Prueba un par y así verás cuál le conviene más al tuyo.

Otras precauciones

  • Posiblemente la leche evaporada fue tu primer alimento, pero no es la mejor opción en este momento. Tiene un contenido inadecuado de proteínas, minerales y grasa para los seres humanos. Contiene leche de vaca sin modificar y dilata los intestinos y los riñones del bebé.

  • No se recomienda la leche de vaca, en ninguna de sus formas, para niños menores de un año. Continúa alimentando a tu hijo con leche materna o con la leche de iniciación que se encuentra en el comercio, hasta después de que cumpla un año.

  • No agregues miel a ningún alimento que des a tu bebé. Puede contener esporas que producen graves enfermedades en niños menores de un año.

  • No diluyas la leche de iniciación (si viene preparada) ni la licues más de lo indicado (si viene en polvo).

Artículo realizado por la Dra. Suzanne Dixon.

Artículos relacionados:

  • ¿Qué hacer para que mi bebé empiece a tomar biberón?

  • El ABC de la lactancia materna

Источник: https://www.dodot.es/recien-nacido/nutricion/articulo/alimentacion-con-leche-de-iniciacion-en-bebes-de-0-a-12-meses

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: