Calendario de embarazo maya

Calendario Maya del Embarazo

Calendario de embarazo maya

En el momento en el que la mujer se realiza un test de embarazo y este sale positivo, son muchas las dudas que rondan por su cabeza, las alegrías también aunque a la vez aparecen los miedos, pero sobretodo estamos hechas un mar de dudas, ¿Será niño o niña? esta es una de las preguntas que se formulan las madres al conocer la feliz noticia, pero como veremos esa duda nos ha acompañado a lo largo de la historia y de la evolución humana, vamos a conocer la forma en la que las antiguas civilizaciones Mayas predecían el sexo de sus bebes, a través del Calendario Maya del Embarazo.

Importancia del Calendario Maya

Fueron los mayas la civilización que desarrolló el calendario al más alto nivel de sofisticación, logrando registrar con gran precisión los ciclos lunares y solares, los eclipses y los movimientos de los planetas. Incluso algunos casos, los cálculos de los mayas eran más precisos que los cálculos equivalentes en el Viejo Mundo, el año solar maya se calculó con mayor precisión que los años julianos.

Representación Maya de Mujer Embarazada

El tzolk’in de 260 días proporcionó el ciclo básico de las ceremonias mayas, y los fundamentos de la profecía maya. No existe evidencia de alguna base astronómica para este conteo, y es posible que la cuenta de 260 días se basa en el período de gestación humana. 

Calendario Maya

El calendario Maya del Embarazo era muy importante ya que no era lo mismo en la sociedad maya tener un niño que una niña.

La forma de educar es distinta, las niñas no producían y hasta que se casaban lo único que hacían era aprender las labores que harían a lo largo de toda su vida.

Los niños por el contrario, tenían un futuro algo más prometedor, ya que si recibían una pequeña formación, con el fin del destino último que los sacerdotes nada más nacer ya le han predestinado, pudiendo ser militar, constructor, agricultor, etc.

El calendario Maya del embarazo no solo adivinaba el sexo del bebé, sino que además permitía calcular en que fecha quedarse embarazada para que el bebe sea niño o niña, según las necesidades de la comunidad o familia.

Formas de Adivinación de la cultura Maya

La cultura Maya, intentaba buscar un significado matemático a todas las necesidades de la vida, es por eso que se utilizaban distintos cálculos para conocer el sexo del futuro bebé. Tenemos conocimiento de algunas de estas técnicas y son:

  • Edad de la mamá y año de concepción. Una versión de la leyendas mayas se fija en la edad de la madre y el año en que el bebé fue concebido. Si ambos números son pares o impares, es una niña. Si tienes un número par y otro impar, es un varón.
  • Fases de la luna. Otra interpretación de las costumbres mayas apunta a la fase lunar en el momento de la fecundación, la luna nueva o cuarto creciente aumentan tus probabilidades de concebir un niño, mientras la luna llena y el cuarto menguante probablemente resulten en una niña.

Fases Lunares

  • La tabla maya. Parece provenir de los datos estadísticos que obtenían de estudios que ellos mismos realizaban. El método para mirar la tabla es muy simple, mirar la edad de la mujer en el momento de concebir al bebé y el mes en que debería producirse el embarazo.

Cómo funcionaba la tabla maya

Hoy en día no existe ningún estudio científico que avale estas creencias, sin embargo aquellos que creen en ellas afirman que tienen un porcentaje de error muy bajo y aciertan en la mayoría de los casos.

Pueden usarlo tanto mujeres embarazadas como mujeres que desean concebir un niño o niña, solo debes intentar quedarte embarazada en el mes exacto para dar a luz un bebé del sexo que desees.

El funcionamiento del calendario maya es muy sencillo, para usarla correctamente debes conocer la edad exacta de la madre en el momento que concibió al bebé, y el mes exacto. Una vez tengamos claros estos dos datos podemos averiguar si el bebé que esperamos es niño o niña. La columna vertical es la edad de la madre, en la vertical indica el mes en el que fue concebido.

Para saber el mes de concepción se deben sumar unos 14 días al último día de regla. De esta manera, una mujer de 28 años que quisiera tener un hijo varón debería quedarse embarazada en enero, marzo, mayo, julio, septiembre o noviembre (siendo el mes esos 14 días después de la última regla, claro).

Ixchel Diosa de la Fecundidad

Si estás embarazada y deseas conocer el sexo de tu hijo la manera de mirar la tabla maya es la misma. Miras la edad que tenías al quedarte embarazada y el mes en que te quedaste.

La maternidad en la Cultura Maya

Muchas mujeres casadas que deseaban quedar embarazadas solían ir de peregrinaje saliendo del puerto de Polé, hacia la isla de Cuzam Lumil (hoy Cozumel o isla de las golondrinas) hasta el santuario de la diosa de la maternidad y la medicina: Ixchel.

A esta diosa se encomendaban tanto las aspirantes a madres como las parturientas y las parteras.

Las parteras para que la diosa les permitiese ayudar en todo momento a que tanto la madre como la criatura llegaran a buen término y no se presentasen inconvenientes durante el parto provocados por los señores del Xibalbá y otras entidades malignas a las que denominaban con el genérico de «aires». Por ello era sumamente importante encomendarse a la protección de la diosa madre de todos los dioses.

En cuanto a los cuidados de la futura madre, estos corrían a cargo de las familiares de mayor edad, la madre, las tías, las abuelas y demás parientes femeninas con mayor experiencia. Eran continuos los ritos y ceremonias para alejar a las entidades malignas.

Templo Oráculo Ixchel

Los baños de hierbas y temazcales eran también de uso cotidiano para mantener la salud tanto de la madre como del bebé. Existían algunas creencias respecto a las parturientas y sus cuidados como que en el caso de las celebraciones de la renovación del fuego cubrirles la cara para que no se transformasen en monstruos que posteriormente devorasen niños pequeños.

En cuanto a la participación del padre, estaba muy al pendiente de la salud de la esposa como de su futuro hijo. Se tienen noticias que éste participaba de hecho en la labor de parto manteniendo abrazada de frente a su esposa o bien sosteniendo los brazos de esta mientras sobre cuclillas paria al hijo o hija de ambos.

La preparación para este parto consistía en crear el espacio adecuado como una especie de escenario, puesto que consideraban que tanto la madre como la criatura librarían una batalla a muerte contra los señores del Xibalbá, quienes buscaban que el parto fracasara.

Las mujeres de la familia se ocupaban del parto

La preparación consistía en colocar en el suelo, en el centro de la casa una sábana blanca sobre la que se colocaban hierbas, se encendía un fuego y quemaban incienso en las cuatro esquinas de la habitación mientras colocaban imágenes de la diosa Ixchel para invocar su protección.

Mientras la parturienta se colocaba sobre la sábana semi encuclillas sostenida de los brazos por el marido o bien de unas cuerdas amarradas a la estructura del techo, la partera sobaba el vientre para acomodar a la criatura y lograr que se acelerara el parto.

Una vez que nacía el bebé, la partera se apresuraba a cortar el cordón umbilical mediante una navaja o cuchillo de obsidiana, el cual enredaba en una mazorca de maíz.

Si era niña se apresuraban a apagar el fuego, retirar las cenizas y excavar un hoyo en ese mismo lugar para depositar la placenta y el ombligo, con en propósito de que el dios viejo del fuego protegiera tanto a la madre como a la criatura y que además en el futuro fuese una diligente esposa diestra en las labores domésticas.

Si el nacido era un varón entonces se le entregaba rápidamente al padre el ombligo y la mazorca que llevaba presuroso hacia la milpa más cercana.

Exactamente en mitad de este espacio el padre en compañía de otros varones retiraba el ombligo a su vez que separaba las semillas de la mazorca que repartiría en tres tantos, el primero era enterrado junto con el ombligo en ese mismo lugar para que el niño en el futuro fuese un buen agricultor.

El segundo era entregado al sacerdote para que pidiera la protección de los dioses para el nuevo miembro de la familia; y por último el tercer tanto se guardaba hasta que el niño fuese lo suficientemente mayor para que el mismo los sembrase.

Altar Maya

Los instrumentos que sirvieron en el parto eran lanzados a esa fuente para entregarlos a las entidades del agua y quedasen complacidas. Afuera los familiares emitían cantos de agradecimiento a los dioses por su protección.

La madre era aseada y atendida por las mujeres mayores.

Una vez que regresaba el padre se le entregaba a su nuevo vástago para que con éste en brazos y con una caracola anunciara a los cuatro rumbos del universo que las fuerzas de la vida habían triunfado sobre la muerte.

Te puede Interesar

Источник: https://embarazo10.com/calendario-maya-del-embarazo/

Tablas china y maya: saber o elegir el sexo del bebé

Calendario de embarazo maya

¿Niño o niña? Normalmente las parejas desean conocer el sexo de su bebé antes de nacer. En función de éste suelen elegir el color de toda la parafernalia asociada a la llegada de un hijo, como el de las paredes y el mobiliario de la habitación o el de la ropa y el carrito.

Y por supuesto el nombre del bebé. Para algunos progenitores saber con antelación si nacerá un niño o una niña se convierte en una obsesión.

Esos padres empeñados en concebir una criatura de un determinado sexo o en averiguar el sexo lo antes posible pueden recurrir a las tradicionales tablas china y maya.

Estos dos métodos no están avalados por estudios científicos, pero por intentarlo no se pierde nada. Ambos se rigen por el calendario lunar, con unas tablas que muestran cuándo se debe concebir el hijo para que nazca con un determinado sexo.

Si la mujer ya está embarazada, estos calendarios indican cuál será el sexo del recién nacido. La probabilidad de acierto, dicen, alcanza el noventa por ciento. Y su posible secreto para tantos aciertos es el siguiente: el calendario lunar coincide con el ciclo menstrual.

Comprueba tú misma si funciona.

Sexo del bebé: la tabla china del embarazo, recurso milenario de la embarazada

Desde tiempos remotos, en algunos países como China han preferido traer al mundo niños: resultaban más útiles para una familia en los trabajos del campo o cuidando animales, mientras las mujeres se dedicaban más a tareas domésticas. Aún hoy perdura esa tradición.

Por eso no extraña el invento del calendario chino como un instrumento milenario para elegir el sexo del retoño. En la actualidad mujeres de todo el mundo, con el anhelo de un bebé de determinado sexo, recurren a este método. Hace 700 años se descubrió una tabla de nacimiento china en la tumba de la familia real.

Ésta la utilizaba para conseguir herederos varones.

La tabla de género china fue ideada en un principio para escoger el sexo del bebé antes de ser engendrado. Según este calendario chino del embarazo, para lograrlo la pareja debe concebir a su hijo en un mes determinado, dependiendo de la edad de la madre.

Cómo funciona la tabla china

El funcionamiento es sencillo: en la línea vertical de la tabla china se encuentra la edad de la madre (se calcula con edades que van desde los 18 hasta los 45 años). Calcular la edad lunar es una operación fácil: si la embarazada cumple años en enero o febrero debe sumar 2 años a su edad actual. Si los cumple en otro mes, añade 1 año.

Por ejemplo, la edad lunar de una mujer con 27 años cumplidos en enero sería de 29. Si hubiera nacido en marzo, 28  años. En la línea horizontal aparecen los meses del año.

El punto en el que se cruzan ambos factores muestra el resultado: los cuadros en rosa significan niña, los azules equivalen a un niño. Muy fácil.

Primer paso: calcular tu edad lunar

En el caso de querer «seleccionar» el sexo del bebé antes del nacimiento, primero calcula tu edad lunar y después mira en qué meses correspondería concebirlo para procurarte tu objetivo.

Si el hijo ya viene de camino, el calendario del embarazo chino te ayudará a conocer el sexo del feto mediante la edad lunar en el momento de la concepción.

Si no estás segura del día exacto, puedes calcularlo sumando 14 días a la fecha del primer día de la última menstruación.

Los almanaques chino y maya se rigen por las fases de la luna (de 28 días), mientras que en Occidente lo hacemos por sol, a través del denominado calendario gregoriano.

Para los chinos los siglos se componen de 60 años, en  5 fases de 12 años (cada uno representado por un animal).

El año nuevo para ellos no se celebra en una fecha fija sino que varía en función de la primera luna nueva después del solsticio de invierno (normalmente entre finales de enero y mediados de febrero).

Tabla maya: sexo del bebé y ciclos lunares

El calendario maya de embarazo está diseñado con los mismos fines que el chino, es decir, averiguar el sexo del bebé.

La dinámica para engendrar un hijo eligiendo el sexo resulta simple, de acuerdo con este sistema: mirando en la tabla la edad de la mujer y el mes en el que debe concebir a la criatura para que nazca un niño o una niña.

Para asegurar la elección, mejor no realizar el cálculo para quedarse embarazada en el mes del cumpleaños. Para saber de antemano el sexo del feto una vez concebido, escoja la edad y el mes en el que quedó encinta.

La tabla maya de embarazo se basa en el calendario de las 13 lunas, que era utilizado por la civilización maya.

El movimiento de la luna lo dividían en cuatro fases de siete días de duración, es decir, 28 días por luna, lo que equivale a 13 lunas al año de 364 días de rotación de la Tierra en su órbita.

El día sobrante se llama «fuera de tiempo» o «día verde», y siempre se celebra el 25 de julio. Cada fase de la luna lleva asociada un animal, algo muy parecido al calendario chino.

Источник: https://www.natalben.com/sexo-del-bebe/tablas-china-y-maya

Calendario Maya de embarazo

Calendario de embarazo maya

Introduce la fecha de nacimiento de la madre y la fecha de concepción del bebé.

El Calendario Maya de Embarazo utiliza la edad lunar de la madre para conocer cuál será el sexo del recién nacido en función de la tabla original que mostramos a continuación.

Si no conoces la fecha de concepción un buen método para obtener una fecha aproximada es sumar catorce días a la fecha de la última menstruación.

La tabla Maya para conocer el sexo del bebé

El Calendario Maya de embarazo se basa en la edad lunar de la madre que es diferente a la que habitualmente utilizamos basada en el calendario Gregoriano. Una vez calculada la edad lunar y con los datos facilitados utilizamos la siguiente tabla para conocer si el bebé será niño o niña.

Calendario Maya del Embarazo

¿Cómo funciona el calendario Maya de embarazo ?

El Calendario se basa en una tabla estadística que se asocia a la cultura Maya, no está probado científicamente, utilízalo como entretenimiento y confía en las recomendaciones y resultados de tu médico.

Para poder utilizarlo solo tienes que cruzar los dos parámetros en la tabla Maya que relaciona la edad lunar de la madre y el mes de la concepción. Con esta herramienta te facilitamos la tarea de calcular la edad lunar de la madre que es el dato más complicado de obtener.

El calendario Maya de embarazo no está basado en ningún fundamento científico. Sin embargo, en la cultura Maya tradicionalmente le asignaba una alta fiabilidad y probabilidad de acertar. ¡Descubre tu mismo si es cierto que acierta al decirte si tu bebé será niño o niña!

Leyenda

Sin escapar de los tópicos hemos utilizado los colores rosa para identificar a las niñas y azul para identificar a los niños, además del símbolo femenino y masculino . Cuando ejecutes el cálculo te mostramos estas 2 imágenes;

Si es Niña en el Calendario Maya de embarazo

Cruzando la edad lunar en la tabla con el mes en que crees que se ha realizado la concepción obtienes en color rosa si el bebé será niña.

Si es niño en Calendario Maya de embarazo

Cruzando la edad lunar en la tabla con el mes en que crees que se ha realizado la concepción obtienes en color azul si el bebé será niño.

La fertilidad en la Mitología Maya

La maternidad entre los mayas fue algo muy deseado y apreciado, los mayas estaban  muy relacionados con la fertilidad y los ciclos naturales de la vida.

Ante el vasto territorio que dominaban tenían la necesidad de contar con una población que le permitiera trabajar en los campos agrícolas y, además, contar con una suficiente cantidad de hombres, que ayudarían a proteger las ciudades del imperio.

Por su parte, muchas mujeres casadas, que deseaban quedar embarazadas, solían ir de peregrinaje a la isla de Cuzam Lumil, actual Cozumel, donde se encontraba el santuario de la diosa de la maternidad y la medicina, Ixchel o Metzli.

Entre sus dones se encontraba todo lo que regia los ciclos de la luna, como era el agua, la fertilidad, las cosechas, el embarazo, los partos, así como el amor y la sexualidad. Entre sus diferentes aspectos está la diosa de la luna maya que era representada tejiendo con un telar de cintura, su tejido era el hilo de la vida, el hilo umbilical y simbolizaba su placenta.

El calendario religioso maya de nombre Tzolkin de 260 días, se basaba en las 13 lunaciones al año, tantas como signos zodiacales tenían.

El Origen del Calendario Maya de Embarazo

Se dice que los mayas tenían la capacidad de predecir con exactitud diversos acontecimientos. Sus calendarios se obtenían de sus estudios estadísticos.

Los observadores del imperio maya, que era la cultura dominante en México y Centroamérica, habían hecho predicciones de todo tipo basadas en los astros.

Por lo tanto, determinar el sexo de un bebé era sólo un elemento más de sus cálculos.

Los datos del calendario maya, que proporcionan información sobre el sexo de un bebé, se transmitieron como conocimiento empírico, a través del boca a boca y de documentos escritos.

Los mayas son avanzados en su época no en vano son de las únicas civilizaciones precolombinas que utilizaban un sistema de escritura.

No obstante era una escritura difícil de descifrar, lo que implica la posibilidad de que los errores de transcripción hayan estropeado su transmisión.

Los mayas también habían establecido fechas para las catástrofes naturales, basadas en los movimientos solares, terrestres y astrales. Por ejemplo, sus cálculos establecieron una duración de 365,242 días para el año solar.

El gráfico tiene una línea para las edades de concepción y otra para los meses de concepción. La edad de la madre que debemos utilizar es la edad Lunar por eso debemos tener en cuenta que un mes lunar tiene 29 días.

Otras tablas de la Luna

Puedes consultar otras recomendaciones según la fase de la luna en otras tablas basadas en las tradiciones.

Calendario Chino de embarazoCalendario Lunar para Belleza u Cabello

Referencias

Источник: https://tablasolunar.com/calendarios/calendario-maya-de-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: