Cambios en el pezón en el embarazo

Cambios en los pechos durante el embarazo

Cambios en el pezón en el embarazo

18 Febrero 2020 – Publicado por Planeta Mamá

Uno de los primeros síntomas de embarazo es el cambio en los pechos, que comienzan a prepararse para la lactancia produciendo algunas molestias que desaparecerán a medida que el embarazo avance.

La revolución hormonal que se produce durante el embarazo es la causante del crecimiento de los pechos que comienzan a prepararse para amamantar.

Los pechos se agrandan y se sienten más firmes ya desde la cuarta o sexta semana de embarazo, y durante los dos primeros meses puede que crezcan uno o dos talles. Las venas se hacen más notorias a simple vista debido a que el flujo sanguíneo aumenta por el cambio hormonal, y los pechos se tornan más sensibles.

El crecimiento viene acompañado de molestias tales como picazón y cosquilleo porque la piel está estirándose, y una sensación de pesadez y dolor un poco más fuerte del que se siente antes de la menstruación. Durante esta etapa puede que aparezcan estrías, que son como pequeñas grietas en la piel.

También cambia el color y la apariencia de los pezones y la zona que los rodea, llamada areola, que se torna más grande, oscura y más rugosa al tacto debido al crecimiento de las glándulas de Montgomery (pequeños puntitos presentes en las aréolas), encargadas de producir una sustancia aceitosa para lubricar y proteger toda la zona de posibles de infecciones.

Durante los últimos meses de embarazo puede pasar que los pechos comiencen a segregar unas gotas de calostro, que es la primera leche y que se presenta como una sustancia amarillenta y viscosa, encargada de nutrir al bebé en sus primeras horas de vida. De todas maneras, hay futuras mamás que no experimentan esto y no significa que no vayan a tener leche cuando nazca su bebé.

 

Cómo aliviar las molestias en los pechos

Como primera medida, lo mejor es evitar los corpiños con aro o de telas sintéticas y optar por sostenes de algodón que no tengan costuras en los pezones y que permitan que la piel respire.

Una buena opción son los corpiños para embarazadas o especiales para amamantar, que por lo general están hechos con telas muy suaves y tienen breteles gruesos que resultan más cómodos.

Y a la hora de hacer ejercicios, los corpiños deportivos son ideales porque son más resistentes y esto ayuda a contener bien los pechos.

Con respecto al tamaño, lo mejor es anticiparse y comprar un corpiño una talla más grande para acompañar el crecimiento de los pechos, que luego del parto, durante la lactancia, también aumentarán su volumen.

Para aliviar la picazón y disminuir la aparición de estrías, una buena crema hidratante, hipoalergénica, sin perfume y liviana, puede ayudar.

¿Cómo prepararse para la lactancia?

No es necesario ningún tipo de preparación específica para la lactancia durante el embarazo porque, gracias a la acción de las hormonas, el pecho materno se va preparando sin necesidad de intervención.

Sin embargo, es bueno saber cómo son los propios pezones y pedirle al obstetra o a una puericultora que los revise para evaluar si es necesario hacer alguna maniobra que favorezca la prendida del bebé y la lactancia, ya que hay pezones, como los umbilicados, que pueden necesitarla.

  La Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam) recomienda recordar y poner en práctica la sigla ALAS (Aire, Lubricación, Agua y Sol):

Aire: airear los pezones para fortalecer la delicada piel que los recubre.

Lubricación: mantener el pezón y la areola lubricados, durante el embarazo y luego de cada toma. Para esto se puede utilizar una gota del propio calostro, cualquier tipo de aceite de cocina, o crema de caléndula.

Agua: tanto el pezón como la areola están recubiertos por una grasa natural que los mantiene lubricados durante el embarazo. Por eso no es conveniente lavar los pezones con jabón, sino simplemente con agua. No es recomendable utilizar esponjas, cepillos u otro tipo de elementos abrasivos que quiten esta grasa protectora.

Sol: exponer los pezones al sol, empezando con una toma de cinco minutos diarios ayuda a fortalecer y a elastizar la piel. Es importante que la exposición sea directa (no a través de un vidrio) y que se realice en los horarios donde el sol no es tan fuerte (antes de las 10 de la mañana y después de las 16 h). 

Asesoró: Lic. Gabriela Trentini, obstétrica

Источник: https://www.planetamama.com.ar/nota/cambios-en-los-pechos-durante-el-embarazo

Embarazo: conoce cómo cambiará tu pecho y qué cuidados aplicar

Cambios en el pezón en el embarazo

Durante el embarazo el pecho de las mujeres evoluciona. En función del trimestre en el que se encuentre, esta zona del cuerpo experimentará unos cambios que es importante conocer para saber que todo va bien y para aplicar los cuidados adecuados en cada etapa.

Según informa a CuídatePlus Lorea Bagazgoitia, dermatóloga en el Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, autora del Blog dermatología y autora del libro Lo que dice la ciencia sobre el cuidado de la piel,  “durante el embarazo el pecho se dilata y aumenta su volumen”.

Cuando una mujer se queda embarazada «es el momento en el que se inicia realmente el desarrollo mamario y se activa el crecimiento del tejido secretor existente en el pecho”, afirma Montse Robles, asesora de Farmacia y responsable de divulgación de Medela. Tal y como indica la experta “existen pequeñas bifurcaciones de glándulas en el pecho, a modo de brotes que crecen y forman conductos y pequeñas bolsas, llamada alvéolos, que es donde se guarda la leche”.

El motivo de que ocurran todos estos cambios está en las hormonas. “Su aumento hace que, en un primer momento, entre las primeras tres o cuatro semanas, los pezones y pechos estén más sensibles y blandos”, describe Robles.

Justo después, concretamente cuando finaliza el primer mes de embarazo, la estructura y los síntomas cambian.

En este proceso “los pechos empiezan a transformarse en órganos productores de leche.

Más o menos a partir de la semana 15, se activarán las nuevas células productoras de leche, y aproximadamente, en la semana 22 empezarán a producir leche”, explica Robles.  

En la mayoría de los casos, este dolor remite tras superar el primer trimestre, pero en algunas “persiste hasta el momento del parto”, señala la experta.

Por todo ello, en este primer periodo del embarazo, se aconseja a la futuras madres adquirir un sujetador de embarazo y sin costuras ni aros ya que “estos pueden clavarse en los conductos galactóforos” (los conductos internos de la mama que se encargan de llevar la leche desde los lóbulos mamarios hasta el pezón) durante su desarrollo. También “se aconsejarán los que tienen tirantes anchos y con un tejido suave y transpirable”, informa Robles.

Segundo y tercer trimestre

Durante el segundo trimestre del embarazo, es probable que la mujer note más los pequeños bultos o granitos de la aureola.

 “Éstos secretan un aceite hidratante que protege la zona contra el dolor y la infección al iniciar la lactancia”, informa Robles, por ello, “no hay que eliminarlos con jabones agresivos o secándolos con una toalla”, advierte. Su recomendación es “utilizar agua tibia y secarlos dando unos suaves golpecitos”.

En este periodo también aconseja “utilizar sujetadores de lactancia sin costuras con un tejido suave y transpirable”. Aquí también se evitarán los aros.

En el último trimestre del embarazo, sobre todo en las últimas semanas, es probable que los pezones comiencen a secretar algo de calostro o primera leche. Esto ocurre porque la leche materna está lista en los pechos antes de que nazca el bebé.

Para evitar que las manchas de humedad traspasen la ropa, “se pueden colocar dentro del sujetador unos discos absorbentes”, y si ya ha superado al semana 32 y la futura madre nota que tiene los pezones planos o invertidos, sería de gran ayuda “colocar unos formadores de pezones en el interior del sujetador para ayudar a modelarlos, lo que facilitará y mejorará el agarre”, tal y como recuerda la asesora de Farmacia.

En la recta final

Otro de los problemas que presentan los pechos de las mujeres embarazadas durante los últimos meses de gestación es sentirlos más pesados o doloridos.

Para afrontar esta molestia, se puede recomendar “el uso de un sujetador para dormir y de uno deportivo como refuerzo para hacer ejercicio.

De esta forma se podrán evitar dolores en los pechos y en los ligamentos”, apunta Robles.

Es importante también tener en cuenta que, al final del embarazo, el pecho de las madres habrá aumentado aproximadamente en una o dos tallas de copa en comparación con la tallaque utilizaban antes del embarazo, por lo que “es probable que el contorno también aumente porque la caja torácica se expande para dejar espacio al bebé”.

Tras el parto, informa la experta de Medela, “en el periodo comprendido entre los 2 y 4 días posteriores, la madre notará que los pechos están mucho más llenos y firmes al producirse la subida de la leche”.

Consejos e hidratación durante y tras el parto

Ante los cambios de tamaño y volumen que se produce durante la gestación, ambas expertas aconsejan utilizar productos dirigidos a hidratar la zona de los senos durante todo el proceso. En este sentido, “es importante hidratar la piel y nutrirla adecuadamente para mantenerla elástica y para que responda adecuadamente al aumento del volumen”, recomienda Bagazgoitia.

En estos casos, la experta aconseja utilizar cremas hidratantes y no focalizarse tanto en los productos antiestrías ya que “tienen una efectividad dudosa en estos casos”.

Saber qué cremas utilizar durante el embarazo y, sobre todo, durante la lactancia por si serán o no compatibles con la toma del bebé, es una de las dudas más frecuentes de las embarazadas. “Aquí la hidratación debe mantenerse”, según destaca la dermatóloga.

Si la toma de lactancia no es inmediatamente después de la aplicación de la crema, podrá aplicarse cualquiera hidratante ya que se habrá absorbido por la piel y el bebé no las ingerirá”, informa Bagazgoitia.

Si no es así, “en la zona del pezón se recomendará el uso de una crema elaborada con lanolina ultrapura que es un producto natural obtenido de la lana de las ovejas”, informa Robles. Este activo “hidrata y fomenta la curación de los pezones y es inocua para el bebé, por lo que no es necesario que la madre la retire antes de dar el pecho”.

Si, con la subida de la leche, el pecho duele, no hay que preocuparse porque es algo normaly, además, “suele ser un proceso que dura unos pocos días”, informa Robles. La mala noticia es que no se puede prevenir pero sí aliviar “con el uso de almohadillas de frío”.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2019/01/19/embarazo-conoce-como-cambiara-pecho-cuidados-aplicar-169290.html

4 síntomas probables del primer mes de embarazo

Cambios en el pezón en el embarazo

El agrandamiento del vientre de la mujer puede ser un signo probable de embarazo, pero no siempre es así: es posible que se trate de un embarazo ectópico (óvulo implantado fuera del útero). Además, en mujeres obesas, que el abdomen aumente de tamaño puede pasar desapercibido.

2. Cambios genitales: forma, tamaño y consistencia

En una revisión ginecológica se pueden observar directamente algunos cambios genitales de la mujer embarazada. Las causas se deben a los cambios hormonales del embarazo y ninguno de ellos dificulta las relaciones sexuales: 

  • El cuello del útero estará reblandecido y se mueve fácilmente.
  • Además, las paredes de la vagina son más elásticas y tienen una coloración más intensa.
  • La propia mujer podrá observar que la piel de la vulva tiene una coloración más azulada. Los cambios genitales en las primeras etapas del embarazo empiezan a ser evidentes.

3. El pecho, con más volumen y sensibilidad

Las mamas están congestionadas y en tensión. Pueden estar hipersensibilizadas, incluso puede doler  al tacto: para algunas mujeres es difícil llevar sujetador. Los cambios en los senos se notan desde los primeros días de embarazo. El organismo se empieza a preparar poco a poco para alimentar al bebé.  

Hinchazón y más sensibilidad

Éste puede ser uno de los primeros signos de embarazo en muchas mujeres. Se puede notar gran sensibilidad, cosquilleos e incluso cambios de temperatura en la zona.

El aumento de tamaño es debido al aluvión de hormonas femeninas y a la acumulación de grasa que se produce durante las primeras semanas de embarazo. En la sexta semana de gestación el pecho puede haber subido una talla completa, incluso más.

No obstante, los senos seguirán creciendo hasta el momento del parto y posteriormente, con la subida de la leche.

Cambio de coloración, picores y estrías

La piel del pezón y de la areola se oscurece y su perfil se hace más sobresaliente.

Unas pequeñas glándulas que hay alrededor de las areolas segregan una sustancia grasa para que el pezón no se seque y resquebraje, y pueda desempeñar su función alimenticia.

El crecimiento de los senos hace que las estrías y los picores de la piel sean habituales. También se notan más venas azuladas en el pecho, dado que se necesita un mayor aporte de sangre.

Secreciones de calostro

A partir de la semana 12 o  la semana 14 de embarazo es posible que la mujer experimente secreciones mamarias; este líquido (más espeso y amarillo al principio del embarazo) es el calostro, la sustancia que alimentará al bebé los primeros días después del parto y que precede a la subida de la leche. El calostro se tornará más ligero y casi transparente en el momento del alumbramiento.

4. Cambios de humor: irritabilidad, ganas de llorar..

Los cambios de humor severos durante el embarazo, especialmente en el primer y tercer trimestre, son muy similares al síndrome premenstrual.

La mujer que los sufre durante la regla es muy posible que los reproduzca en la gestación, debido al aluvión de hormonas que entran en juego durante este periodo.

En un sólo día, la embarazada puede pasar del llanto a la risa varias veces, enfadarse con su pareja o compañeros de trabajo, notar síntomas de depresión o tristeza profunda…

Se calcula que el 10 por ciento de las gestantes sufre depresión durante los meses de embarazo. Es obligado consultar con el médico si detectas cambios de humor exagerados, problemas serios de sueño y cambios de los hábitos de alimentación como inapetencia severa o incapacidad para dejar de comer. Todo ello interfiere en el desarrollo de un embarazo sano.

Artículos Relacionados Es frecuente oír hablar a nuestro alrededor de mujeres que no sabían que estaban embarazadas hasta bien avanzado el primer trimestre porque creían que no habían dejado de tener menstruación. Tampoco es raro que nuestras conocidas nos comenten que han sangrado coincidiendo con el momento en… Antes de que puedas hacer la prueba del embarazo, el cuerpo emite los primeros signos de gestación. En los primeros días ya existen unos síntomas y señales que indican el estado de buena esperanza de la mujer, incluso antes de que falte la primera regla. Según el grado de seguridad de los… Cuando una mujer se plantea quedarse embarazada parece que el mundo se detiene. No sabemos por qué, pero ya todo gira alrededor del futuro embarazo. Vas por la calle y sólo ves a embarazadas dando un paseo, miras escaparates y sólo te fijas en los que hay ropa de embarazada. Es increíble… En muchas ocasiones, las mujeres nos damos cuenta de que estamos embarazadas por la variedad de síntomas que aparecen en el primer trimestre, incluso antes de que el test de embarazo nos confirme la buena nueva. Uno de los síntomas más aparatosos y que provocan más preocupación son los…

Источник: https://www.natalben.com/sintomas-embarazo/signos-probables-de-embarazo

Cambios en el pezón en el embarazo

Cambios en el pezón en el embarazo

– Malestar o tensión mamaria debido al crecimiento. También puedes experimentar sensibilidad, hormigueo, sensación de pesadez o prurito. El incremento de hormonas femeninas en el cuerpo (prolactina, oxitocina, hormona lactógena placental y luteinizante) hace que los pechos se vuelven más sensibles al tacto, duelen, se hinchen…

– El aumento del suministro de sangre puede causar la visualización de venas azuladas debajo de la piel de los pechos.

– Pueden aparecer estrías en las mamas, sobre todo en el último trimestre de gestación.

– Algunas mujeres pueden tener secreciones de los senos de una sustancia aceitosa que evita que se resequen y agrieten los pezones.

– Los pezones se vuelven más oscuros al igual que las areolas y, además, el tamaño de estas también aumenta y las pequeñas glándulas que están en ellas se vuelven irregulares y crecen.

– Otros cambios en los pezones incluyen mayor sensibilidad, hipersensibilidad al frío, crecimiento de vello en las aréolas, comezón y resequedad.

– También pueden aparecer los tubérculos de Montgomery, bultos parecidos a espinillas que no son dolorosos y ayudan a mantener el pezón flexible y suave.

Además de esos cambios los pechos se vuelven bastante sensibles a cualquier roce, sobre todo de la ropa.

Muchas mujeres sienten un cosquilleo o que las costuras se clavan siendo muy incómodo utilizar sujetadores, por ello es recomendable usarlos de algodón, sin aros ni costuras.

Consejos para cuidar los pechos en el embarazo

 
El cuidado de los pechos y los pezones durante el embarazo puede ayudar a disminuir la aparición de las molestias o, al menos, a aliviarlas.

Lavarlos con agua tibia y evitar el uso de jabón en la areola, utilizar un sostén de maternidad hecho de algodón para aplacar las posibles molestias musculares y mejorar la sujeción, aplicar una buena hidratación en las mamas mediante un suave masaje o usar almohadillas desechables o lavables si existe secreción en los pezones, así como dejarlos secar al aire varias veces al día son algunas de las recomendaciones que mejorarán la salud de los pechos de cualquier mujer embarazada.

Hay algunos ejercicios y estiramientos que ayudarán a la mamá a fortalecer los músculos del pecho y a evitar los dolores de espalda.

Un buen ejercicio es sentarse sobre una colchoneta con las piernas cruzadas. Después, juntar las palmas de las manos a la vez que se levantan los codos hasta la altura de los hombros.

Presiona como si tuvieras una pelota entre las manos y repite el ejercicio en series de diez.

Usa un buen sostén de soporte. Los senos que no están bien sujetos son más propensos a la flacidez.

Además, estos sujetadores especiales para el embarazo son más cómodos y evitan molestias y dolores. Procura comprar una talla adecuada al nuevo tamaño de tus pechos.

Cómpralo preferiblemente de algodón, con tirantes anchos. Incluso para la noche hay sujetadores especiales que deberías usar.

Cuidarse durante el periodo de gestación no solo favorecerá la comodidad y hará más llevaderas las molestias que aparecen, sino que también ayudará a prevenir los posibles problemas que pueden surgir tras el parto y también durante el periodo de lactancia.

 

¿Por qué aparecen las grietas en los pezones?

Una vez que se da a luz es normal que los pezones estén bastante sensibles, pero al momento de amamantar al bebé no debería existir dolor. En el caso de que se sintiera un dolor prolongado a la hora de dar el pecho es importante buscar ayuda para que eso no pase.

Evitar la aparición de grietas es indispensable ya que estas son muy dolorosas y pueden sangrar, aunque esto no ocasiona ningún daño al recién nacido que puede seguir tomando el pecho.

Las causas de este problema pueden ser varias y es importante determinarlas para evitar tener que abandonar la lactancia materna.

1- Lavar frecuentemente el pecho con agua y jabón o dejar la zona húmeda puede favorecer la aparición de grietas, así como una retirada brusca del bebé cuando aún está fuertemente agarrado al pezón y succionando. También puede surgir si se hace un mal uso de la bomba extractora.

2- La causa más frecuente, no obstante, es el mal agarre del pecho en la lactancia cuando el bebé tiene una mala posición al mamar, cuando la madre tiene algún problema anatómico como pezón invertido que dificulta el agarre o, también, por problemas del propio niño como puede ser la mandíbula retraída o el frenillo sublingual corto lo que dificulta la movilidad de su lengua.

3- Algunas infecciones también pueden causar dolores al amamantar e incluso tras haber acabado el periodo de lactancia.

4- Una de las afecciones más complicadas es el conocido como fenómeno de Raynaud. Esto se debe al espasmo que disminuye el flujo sanguíneo en un área particular del cuerpo, es bastante frecuente en las extremidades, pero muchas mujeres lo sufren en los pezones.

Este padecimiento es muy doloroso cuando se está en periodo de lactancia ya que suele ir acompañado por la aparición de grietas y ampollas. No se conoce su causa exacta, pero si algunos factores de riesgo como el tabaquismo, el frío o el consumo de alcohol.

En el caso de las madres se relaciona con el cambio de temperatura que sufre el pezón cuando el bebé se separa del mismo.

Prurito

Definición:

Es un hormigueo o irritación incómoda de la piel que provoca el deseo de rascarse en el área afectada.

Síntomas:

Sensación continua de picor.

Tratamiento:

Según la causa se tratará de una forma u otra. Existen cremas para aliviar los picores.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/cambios-en-el-pezon-en-el-embarazo-10746

Síntomas del Embarazo: Cambios en los Pechos

Cambios en el pezón en el embarazo

Sabes que en el embarazo te crecerá la barriga, pero esa no es la única parte de tu cuerpo que cambiará durante los próximos nueve meses.

Te pueden sorprender todos los cambios que experimentarán tus pechos, desde las primeras semanas del embarazo hasta el parto.

Sigue leyendo para descubrir cómo cambiarán tus pechos durante el embarazo y aprende a aliviar algunas de las molestias que te pueden causar.

Cambios de los pechos en el primer trimestre

Uno de los primeros síntomas del embarazo que puedes notar es la sensibilidad de tus pechos.

Poco después de la concepción, los cambios hormonales de tu cuerpo pueden hacer que sientas sensibilidad, dolor o incluso hinchazón en los pechos.

Hasta es posible que notes cambios en ellos al principio del embarazo antes de la primera falta o antes de que una prueba de embarazo te confirme que esperas un hijo.

Si te preocupan las molestias provocadas por los cambios que se producen en los pechos al principio del embarazo, ten en cuenta que es probable que estos síntomas remitan unas semanas después de que tu cuerpo se acostumbre a la diferencia en los niveles hormonales.

Cambios de los pechos en el segundo trimestre

Durante el segundo trimestre, notarás cambios importantes en tus pechos. A medida que tu barriga crezca, también lo hacen tus pechos. De hecho, durante el embarazo, el peso de tus pechos puede aumentar de 0,5 a 1,5 kg, aproximadamente.

Otro cambio que puedes notar en el segundo trimestre es la pigmentación de la piel alrededor de los pezones y en los pechos. Los cambios hormonales pueden estimular los cromatóforos de tu piel, lo que puede llevar a que aparezcan manchas oscuras en tus pechos y tus pezones. La areola, la zona que rodea los pezones, también puede oscurecerse.

Cambios de los pechos en el tercer trimestre

A medida que crecen tus pechos, la piel se estira, y quizá empiecen a aparecer líneas rojizas, marrones o moradas en tus pechos y en tu barriga. Estas líneas se llaman estrías y su aparición se debe a los cambios del tejido conjuntivo situado bajo tu piel.

Para que tu piel siga estando suave, debes hidratarla, aunque esto no impedirá necesariamente la aparición de estrías.

Aunque es imposible eliminar totalmente las estrías una vez formadas, se difuminarán cuando nazca el niño; además, puede que ni siquiera aparezcan durante el embarazo.

Hacia el final del embarazo, puedes notar un poco de flujo en los pezones. Esto es perfectamente normal, y solo significa que tus pechos se están preparando para producir leche.

El flujo puede proceder de un solo pecho o de ambos, y puede aparecer espontáneamente o solo cuando aprietas el pecho o el pezón.

Este flujo normalmente es lechoso, amarillento o incluso verdoso, pero si está teñido de sangre, coméntaselo a un profesional sanitario.

Qué puedes hacer para aliviar las molestias de tus pechos durante el embarazo

A medida que tus pechos cambian durante el embarazo, es normal que sientas algunas molestias. Puedes usar el sujetador premamá adecuado para sentirte más cómoda a medida que tus pechos crecen durante el embarazo. Es importante elegir un buen sujetador que te ayude a estar más cómoda a medida que tus pechos crecen.

A la hora de elegir el sujetador adecuado, debes tener en cuenta que ofrezca lo siguiente:

  • Buen agarre

  • Una banda ancha bajo las copas

  • Tirantes anchos

  • Cierre ajustable

  • Sin aros.

Los sujetadores premamá están especialmente diseñados para el embarazo y las semanas posteriores al parto.

Suelen ser elásticos y tener tirantes ajustables y corchetes en la espalda que ayudan a acomodar tus pechos a medida que crecen. Si tu sujetador está demasiado ajustado, puedes usar una talla superior.

Un ajuste profesional puede ayudarte a seleccionar el tamaño correcto de contorno y copa, pues ambos pueden aumentar durante el embarazo.

Hacia el final del embarazo, es buena idea invertir en un sujetador de lactancia. Las copas de los sujetadores de lactancia tienen un corchete para abrirlas y que te resulte más fácil amamantar a tu hijo. Sentirás los pechos más llenos durante las primeras semanas de lactancia, así que es importante que encuentres un sujetador cómodo.

Si te molestan los pechos en la cama, puedes probar un sujetador para dormir que te ayude a estar más cómoda. Y si tienes pensado hacer algo de ejercicio durante el embarazo, invierte en un sujetador deportivo que contribuya a aliviar posibles molestias.

También puedes probar los siguientes consejos para aliviar el dolor de los pechos:

  • Usar almohadillas para los pechos. Pueden servir para aislar tus pezones del forro del sujetador si te roza demasiado.

  • Aplicar compresas calientes o frías en los pechos. Las temperaturas altas o bajas alivian a algunas mujeres.

  • Usar lociones y cremas para calmar el dolor de la piel o el picor de los pechos. Consulta a un profesional sanitario qué loción debes usar.

¿Quieres saber qué otros cambios experimentará tu cuerpo durante el embarazo? Consulta nuestro calendario del embarazo para descubrir qué les pasa a tu cuerpo y a tu bebé cada semana, mes o trimestre.

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/sintomas-del-embarazo/articulo/cambios-en-los-pechos

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: