Características de los hijos únicos

Ser hijo único: ¿lastre o privilegio?

Características de los hijos únicos

El tema del hijo único ha desatado grandes controversias, sobre todo en los últimos tiempos cuando una buena parte de las parejas en el mundo ya no quieren tener una amplia descendencia.

Si bien es cierto que los hermanos son un gran regalo para cualquier ser humano, también lo es el hecho de que las madres y los padres actualmente tienen muchos roles y eso les impide dedicar una buena cantidad de tiempo a la familia.

Hace un tiempo era incuestionable la ventaja de tener familias grandes. Las madres permanecían en el hogar y eran las protagonistas en la crianza de sus hijos. Pero en el siglo XXI las cosas son muy diferentes. Es claro que la mayoría de los padres y madres deben trabajar y esto hace que dediquen solo una parte, a veces muy pequeña, de su tiempo a la crianza.

Ahora también las parejas son mucho menos estables y cuentan con un apoyo menor de la familia extensa. Por eso han incrementado los casos en los que si hay más de un hijo en la familia, el mayor termina criando al menor, o todos terminan siendo atendidos por una persona ajena, que no siempre garantiza una buena educación. Y que, en todo caso, jamás sustituye a los padres.

“Todo hijo es único. Y los hijos únicos son como todo hijo”

-Anónimo-

Las ventajas de ser hijo único

Sin duda, un hijo único posee grandes ventajas. Aunque tienen fama de ser egoístas y caprichosos, en realidad esto no tiene por qué ser así. Si tienen buena educación los hijos únicos, en realidad puede que tengan una condición privilegiada para madurar y crecer en forma sana. Hay varios factores que cuentan a su favor:

  • Los hijos únicos tienen mayor atención de sus padres. Ellos no tienen que repartir su tiempo y sus preocupaciones entre varios hijos y, por lo tanto, tienen la posibilidad de realizar mejor su labor. Esa atención especial les otorga a los hijos únicos, casi siempre, una mayor confianza en sí mismos y una autoestima más elevada.
  • Suelen tener un desarrollo intelectual más veloz. Como los hijos únicos se relacionan básicamente con adultos, especialmente en sus primeros años, lo común es que tengan un desarrollo lingüístico y de pensamiento más rápido que el de otros niños.
  • Casi siempre los hijos únicos son más ordenados y responsables. Como no conviven con otros niños, lo más seguro es que adopten el modelo de orden y de trabajo que tienen sus padres. Por lo general, son niños que saben aplicarse a sus deberes y buscan que sus cosas estén siempre bien organizadas.
  • Los hijos único Saben adaptarse a la soledad y desarrollan pasatiempos que exigen trabajo intelectual. La soledad únicamente es negativa cuando significa falta de apoyo o de comprensión. En cambio, tiene mucho de positivo cuando les permite a las personas conocerse mejor y ser más independientes. A la vez, no es infrecuente que los hijos únicos desarrollen interés por la lectura, la pintura u otro tipo de actividades que pueden realizarse en solitario.

Las desventajas de ser hijo único

Aunque tener un solo hijo les permite a los padres proporcionarles más dedicación y mayor seguridad económica, también se trata de una situación de que imprime algunas dificultades. Los hermanos quitan atención y dan pie a la rivalidad, pero también aportan valiosas lecciones para la maduración. Por eso, estas son algunas desventajas cuando no se tienen hermanos:

  • El hijo único es, en general, más egocéntrico. Le cuesta mucho trabajo entender que cada quien tiene su turno en un juego y que no todo lo que hace va a ser celebrado por los adultos. A veces le resulta difícil adaptarse a los grupos, por esta razón.
  • A veces maduran demasiado pronto. Esto no sería negativo, si no fuera porque al madurar tan rápido también disminuye la espontaneidad y esto los lleva a ser menos alegres. Les cuesta trabajo permitirse “hacer tonterías” y, si bien esto le agrada a los adultos, puede que los chicos crezcan siendo demasiado rígidos.
  • Tienen problemas para ser generosos. Les parece normal que cada quien arregle sus propios problemas y resuelva sus propias necesidades. Es difícil para ellos compartir lo que tienen, tanto material como emocionalmente. No “se dan” a los demás con facilidad.
  • Los hijos únicos pueden volverse reservados, porque no pueden compartir las experiencias con sus padres en casa. Puede que tengan mucha confianza en sus padres, pero esta nunca sustituirá a la complicidad y la cercanía que se puede tener con los hermanos. Por eso pueden volverse algo reservados y distantes. También es posible que sean poco diestros en resolver conflictos con los demás.

Tanto los hijos únicos como quienes tienen hermanos solo maduran de una manera saludable si cuentan con una buena crianza. En el caso de los hijos únicos, es importante que los padres comprendan que deben facilitar las condiciones para que compartan con otros chicos de su edad

También resulta decisivo que renuncien a sobreprotegerlos o a ejercer un excesivo control sobre ellos. De este modo, lograrán que puedan disfrutar de las ventajas de ser hijos únicos y disminuyan las probabilidades de que se conviertan en personas que se encierran en sí mismas y en sus propios intereses, sin tomar realmente en cuenta a los demás.

Edith Sánchez

Graduada en periodismo de la Fundación de Educación Superior INPAHU de Bogotá. Estudios de Licenciatura en Ciencias Sociales, en la Universidad Distrital “Francisco José de Caldas” de Bogotá. Autora de los libros “Un duro – Aproximaciones a la vida” y “Un río de mil brazos”.

Co-autora de los libros “Humor cautivo”, “Inventario de asombros”, “Impresos comunitarios” y “Seis historias para ser contadas”, entre otros. Ganadora de la beca en periodismo cultural, Ministerio de Cultura de Colombia (1999).

Ganadora de los premios de periodismo Semana-Petrobras (2011) y Entrégate a Colombia-Servientrega (2012). Ganadora de las Pasantías Nacionales en Literatura del Ministerio de Cultura (2009 y 2018). Ganadora en el concurso de crónica “Ciudad de Bogotá” (2014).

Mención de honor en el Concurso Nacional de Crónica y Testimonio, Universidad Central (2017) y en el Premio Nacional de libros de crónica (2010). Ganadora de la convocatoria “Leer es mi cuento” (2011), entre otros.  

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/hijo-unico-lastre-privilegio/

10 características sorprendentes de los hijos únicos

Características de los hijos únicos

Un hijo único es mucho más que un «niño mimado», y no merece ser etiquetado.

“¡Necesita un hermanito para jugar!, ¡Estará solo todo el tiempo!, ¡Seguro será un niño egoísta e inadaptado por no tener hermanos!”

Seguramente después de haberte convertido en madre por primera vez, habrás escuchado opiniones externas como éstas, sobre que los hijos necesitan un hermano para ser más sociables y felices, puesto que tendrán con quién convivir y estarán menos solos.

Sin embargo, no tiene fundamento científico creer que una persona con hermanos o sin ellos, crezca con una personalidad distinta o que sea más sociales o solidario. Ya que su formación y desarrollo dependerá exclusivamente de la educación que reciba en casa (con la familia).

La crianza de los hijos únicos

Podemos escuchar muchas cosas negativas de los hijos únicos, como que son egoístas, mimados, consentidos, mandones, engreídos, entre otras. Sin embargo, el seno familiar guía al niño a desarrollar su propia personalidad.

Mucho tiene que ver cuando los padres toman actitudes sobreprotectoras, que deriva a un exceso de atención hacia el hijo. Cuando la crianza es de esa manera, es casi probable que el niño desarrolle conductas o actitudes poco favorables en sus relaciones sociales, desencadenando problemas en su vida adulta.

La ciencia dice

En una investigación se dio a conocer que los hijos únicos tienen más altos niveles de autoestima y logros, en comparación con aquellos que tienen hermanos. Debido a que ellos suelen convivir el mayor tiempo con adultos al grado de comportarse de tal forma, enfocándose en ser más autónomos e independientes.

1 Son más creativos

Un estudio realizado en China, donde analizaron el desempeño de los hijos únicos contra los que tienen hermanos, afirmó que los hijos únicos son más creativos e inteligentes, debido a que tienen más contacto con los padres y tal vez, con mayores expectativas por parte de éstos. Ya que reciben mayor atención y elogios por parte de sus padres y familiares.

Incluso, podríamos pensar que el niño al no tener una persona de la misma edad para jugar, está obligada a desarrollar su imaginación, inventiva y creatividad, recreando mundos de ficción en los que pueda entretenerse. Los padres influimos mucho en el desarrollo de la inventiva y así solemos guiarlos para que ellos disfruten de los juegos.

2 Más generosos

Los niños únicos tienen a desarrollar el valor de la generosidad más rápido, debido a que no tienen la necesidad de defender sus objetos constantemente de los demás y al momento que preste sus cosas tendrá más seguridad y confianza de que se les devolverán.

Será más compartido, porque siente que tiene suficiente y no necesita rivalizar como sucede entre hermanos. En ocasiones no tienen miedo a perder lo que es suyo, por lo que les resultará más fácil compartir.

3 Disfrutan la soledad

Los hijos únicos aprenden a ser más autónomos e independientes, ya que la mayor parte del tiempo juegan, inventan y crean sus propios desafíos. Por ello se puede explicar que suelen experimentar la soledad al adaptarse a ciertas necesidades, incluso al envejecimiento de los padres.

4 Mejor rendimiento escolar

Los hijos únicos están acostumbrados a realizar sus deberes escolares por sí solos, por lo que aprenderán hábitos de estudio con más facilidad. Incluso los padres suelen dedicar más tiempo para ayudarle a comprender sus tareas escolares. Además, los niños únicos pueden agilizar su desarrollo intelectual lingüístico y emocional porque tienen el modelo de los adultos para imitar.

5 Lazos afectivos más fuertes

El tiempo que los padres dedican a su hijo es de calidad. Suelen jugar más, estar más al pendiente de lo que necesitan, incluso suelen realizar actividades fuera de casa juntos. Se desarrolla más la comunicación entre ellos por lo que se tendrán más demostraciones de amor.

6 Son más autónomos

Cuando los padres no están, es lógico que el hijo tenga la necesidad de desarrollar su aprendizaje de manera más veloz, haciéndose autónomo e independiente.

Por lo regular aprenden más rápido las cosas, tomarán decisiones y tendrán la libertad de actuar como mejor les parezca.

  Sin embargo eso no quiere decir que los padres dejan a los hijos sin una guía y apoyo, al contrario, los dejan aprender de sus aciertos y errores.

7 Tienen una buena autoestima

Es lógico pensar que los padres se dediquen a elogiar los triunfos de su hijo, reconociendo sus logros y brindándole mayor confianza y seguridad en él mismo. Sin embargo, cabe resaltar que la autoestima puede quebrantarse cuando los padres lo crían con una exagerada sobreprotección y cuidados.

8 Amistades más sólidas

Por lo regular, los hijos únicos tienen a tener una menor cantidad de amigos en comparación de quienes han crecido con hermanos. Por ello, suelen desarrollar lazos de amistades más sólidas; son de pocos amigos pero con afectos profundos, la mayoría de las veces establecen un apego similar a la hermandad, demostrando lealtad, confianza y empatía.

9 Más seguros

Ellos son más seguros porque reciben constantemente la reafirmación de sus acciones por parte de los adultos. Lo cual atribuye que sean más arriesgados, aventureros, confiados de sí mismos.

10 Responsables

Los hijos aprenden imitando las actitudes de los padres y como ellos constantemente están en la observando la vida adulta, es lógico pensar que serán más maduros para su edad. Por ello, serán niños más responsables.

La manera en cómo son educados los hijos desde el seno familiar, es de vital importancia para que ellos crezcan felices y desarrollen su propia personalidad. Dejemos de juzgar y expresar que son niños consentidos o sobreprotegidos, recordemos que todos somos distintos y que desarrollamos distintas características.

Toma un momento para compartir …

Un hijo único es mucho más que un «niño mimado», y no merece ser etiquetado.

“¡Necesita un hermanito para jugar!, ¡Estará solo todo el tiempo!, ¡Seguro será un niño egoísta e inadaptado por no tener hermanos!”

Seguramente después de haberte convertido en madre por primera vez, habrás escuchado opiniones externas como éstas, sobre que los hijos necesitan un hermano para ser más sociables y felices, puesto que tendrán con quién convivir y estarán menos solos.

Sin embargo, no tiene fundamento científico creer que una persona con hermanos o sin ellos, crezca con una personalidad distinta o que sea más sociales o solidario. Ya que su formación y desarrollo dependerá exclusivamente de la educación que reciba en casa (con la familia).

Desmontando el mito del hijo único

Características de los hijos únicos

Los hijos únicos tienen mala fama. La gente piensa que son egoístas, caprichosos y solitarios. Y mi profesión, psicología, es en parte responsable de la existencia de estos estereotipos negativos.

Granville Stanley Hall, uno de los psicólogos más importantes del siglo pasado y primer presidente de la Asociación Americana de Psicología, declaró que ‘ser hijo único es una enfermedad en si mismo’.

La buena noticia es que desde entonces hemos intentando arreglar esta situación. El intento más reciente es un estudio publicado hace unas semanas con 2.000 adultos en Alemania que concluyó que los hijos únicos no son más narcisistas que los que tienen hermanos. Este estudio se titula “El final de un estereotipo”.

Pero todavía quedan muchos estereotipos sobre los hijos únicos. Veamos lo que dicen sobre ellos diversas investigaciones científicas.

Si examinamos el desarrollo de la personalidad, encontramos que no hay diferencias entre personas con y sin hermanos en lo relativo a extroversión, madurez, nivel de cooperación, autonomía, autocontrol, o capacidad de liderazgo. Los hijos únicos tienden a tener mayor motivación (una medida de aspiración, esfuerzo, y persistencia) y capacidad de adaptación (habilidad para acostumbrarse a nuevas situaciones) que quienes tienen hermanos.

Stanley Hall no veía con buenos ojos a los hijos únicos. Frederick Gutekunst/Wikimedia Commons

Esta mayor motivación de los hijos únicos puede explicar por qué tienden a cursar más años de formación académica y a ocupar puestos laborales de mayor prestigio que las personas con hermanos.

Más inteligentes, pero no por mucho tiempo

Diversas investigaciones evidencian que los hijos únicos tienden a ser más inteligentes y a obtener mejores resultados académicos que los que tienen hermanos.

Un análisis de 115 estudios que examinan el nivel de inteligencia de personas con y sin hermanos concluyó que los hijos únicos puntúan más alto en test de inteligencia y obtienen mejores resultados académicos que la gente con varios hermanos o con un hermano mayor.

Los únicos grupos que puntuaron más alto en inteligencia y resultados académicos que los hijos únicos fueron los primogénitos y aquellos con solo un hermano pequeño.

Es importante destacar que esta diferencia en nivel de inteligencia tiende a aparecer en niños en edad preescolar pero va disminuyendo con la edad hasta desaparecer en jóvenes en edad universitaria.

Sí, lo tengo todo. VGstockstudio/Shutterstock

La salud mental de gente con y sin hermanos también ha sido comparada. Los resultados de diversas investigaciones demuestran que no hay diferencias entre los dos grupos en niveles de ansiedad, autoestima o problemas de conducta.

Mucha gente piensa que los hijos únicos son solitarios y que tienen problemas para hacer amigos.

Un estudio examinó las relaciones sociales de preescolares divididos en grupos de hijos únicos, primogénitos con un solo hermano, o hijos nacidos en segunda posición con un solo hermano.

Los resultados evidencian que los preescolares que son hijos únicos tienen el mismo número de amigos y de la misma calidad que los niños de otros grupos.

¿Mejor ser hijo único?

Si examinamos los resultados de estas investigaciones de manera conjunta, parece que tener hermanos no tiene una gran influencia en nuestra personalidad o en nuestras habilidades sociales y cognitivas. Es más, cuando hay diferencias, éstas sugieren que puede ser incluso mejor crecer sin hermanos. ¿Cuál puede ser la explicación?

A diferencia de la gente con hermanos, los hijos únicos no tienen que competir con nadie por la atención, el amor, y los recursos materiales de sus padres. Siempre hemos asumido que este hecho conlleva consecuencias negativas para estos niños porque les hace ser caprichosos y egoístas, pero podría ser que la falta de competencia por los recursos parentales sea una ventaja para ellos.

Teniendo en cuenta que el número de familias que tienen un solo hijo está aumentando en todo el mundo, igual ha llegado el momento de dejar de estigmatizar a los hijos únicos y de condenar a los padres que deciden tener solo un hijo. Los hijos únicos parece que se desarrollan de una manera totalmente normal, si no mejor, que los que tenemos hermanos.

Ana Aznar, Lecturer in Psychology, University of Winchester

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2019/11/25/mamas_papas/1574678362_181919.html

13 características de los “hijos únicos”

Características de los hijos únicos

Educar a un hijo único es un reto para mamá.

Hoy en día la mayoría de las familias está optando por la concepción de un solo pequeño,  los llamados “hijos únicos“. Existen múltiples motivos por los que se puede tener un sólo hijo: algunas familias se ven obligadas a tomar esta decisión por problemas médicos o físicos, otros por problemas económicos, sociales, etc.

En cualquier caso, las estadísticas no mienten ¿Eres hijo único o conoces a alguien que lo es?

¿Crees que es mimado o tiene características que te llaman la atención? Es importante que tengas presente que en cada hogar es diferente,  pero estas 17 características te ayudarán a comprenderlos mejor, y aunque generalmente se suele tener prejuicios sobre ellos, calificándolos de egoístas, mimados y complicados, no todos desarrollan esas características.

Educar a un hijo único es un reto para mamá. Contribuir a su autoestima y a su convivencia con otros niños de su edad, evitar la sobre protección, contribuir a que adquiera una autonomía y ampliar el triángulo familiar de manera cotidiana son los principales objetivos que debe perseguir la educación del hijo único.

Photo by Skitterphoto 

13 características del hijo único

1.- Por su relación cercana a los adultos, en su primera infancia, muestran mayor madurez y asumen comportamientos más adelantados a su edad.

2.- Pasan más tiempo en Internet ya que es una actividad con interacción personal.

3.- Tienden a tener una mejor autoestima que los niños con hermanos, pues al no tener competidores en casa y recibir todos los estímulos y todas las alabanzas, por parte de mamá y papá, hace que crezcan con una buena autoestima.

El riesgo que esto puede suponer es que lleguen a pensar que son niños superiores a los demás o que su manera de actuar es la única posible. Esto les hará mostrarse intolerantes, testarudos y poco comprensivos. Por ello hay que estar al pendiente.

4.- Al no crecer con hermanos son menos competitivos y celosos

5.- Son afectuosos y muy unidos a sus padres.

Photo by. pixabay

¿Y cómo culparlos? Comparten mucha intimidad con ellos y los lazos que los unen son muy fuertes.

Los niños admiran a sus padres, los imitan en todo, comparten gustos, opiniones y forma de ser, aunque esto puede ocasionar que, en la adolescencia, cuando los niños necesitan rebelarse contra los padres para asumir su propia identidad, los hijos únicos tarden más en hacerlo, y esta falta de sana rebeldía puede ocasionar una importante carencia de imagen propia en unos años claves para su desarrollo personal.

6.- Le cuesta esperar su turno cuando juega con los demás.

7.- Debido a que son altamente motivados, se exigen a sí mismos y tiene metas muy altas lo que puede generarles de repente mucho estrés.

8.- Son líderes naturales y pueden llegar a ser “personas influyentes”.

9.- Aceptan de mejor manera la soledad ya que están acostumbrados a ser precisamente “hijos únicos”.

10.- Tienden a ser más lógicos y prácticos en la resolución de problemas.

Es innegable, tienen una memoria impresionante, me consta.

11.- En la escuela tienen mejores calificaciones ya que es una enorme ventaja  que sus padres destinen buena cantidad únicamente a sus estudios.

Sacan mejores notas en los exámenes y consiguen mayores niveles de logros educativos y profesionales. Esto podría ser resultado de contar con la ventaja de tener todos los recursos financieros de sus padres para ellos solos y no ser repartido entre sus hermanos.

Photo by Milly Eaton 

Pero por otro lado los padres suelen ser muy exigentes con ellos y pueden sentirse presionados constantemente, generando algún tipo de ansiedad o temor al fracaso.

12.- Su imaginación se desarrolla al máximo ya que al no tener hermanos para jugar, deben desarrollar estas habilidades por sí mismos.

13.- Al pasar más tiempo solos o sin otros niños, hacen que a la hora de jugar tengan que inventarse sus propios trucos, incluso si esto involcura entretenerse con un par de cubiertos o las cintas de las cortinas, teniendo una montaña de juguetes en su habitación.

Educar a los hijos únicos es un reto

En cualquier caso, lo que debemos tener claro desde el principio y para acabar con los principales mitos del hijo único, es que para que un niño o una niña sea feliz, no es necesario que esté rodeado de un gran número de hermanos, ni mucho menos. Por el contrario, es mucho más importante el ambiente que se le logre crear en casa.

Photo by. rawpixel

Para establecer qué características son las propias de los hijos únicos se han hecho numerosas investigaciones, las cuales han ido estableciendo otros parámetros en el análisis.

Esto ha llevado a nuevas y más exactas apreciaciones de la condición de ser hijos únicos, demostrando que éstos, si bien tienen algunas características particulares, no son muy diferentes a los niños que tienen hermanos.

La personalidad del hijo único depende más de cómo es criado que del hecho de no tener hermanos, por lo que el papel de los padres es un factor muy importante.

Tú, mamita, debes aprender a mantener un equilibrio en la educación para no correr el riesgo de caer en una protección excesiva que perjudique el desarrollo del niño, o impida su desarrollo social. Es importante que aprenda desde pequeño a convivir con otros niños, ya sean amigos de la escuela o primos y se fomente la cultura del deporte en equipo para no caer en un egocentrismo.

También hay que saber poner reglas y mantener la disciplina, ya que si los padres son muy permisivos podría derivar en un descontrol total de su actitud.

Источник: https://momciclopedia.com/2019/09/10/13-caracteristicas-del-hijo-unico/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: