Claves de Julio Basulto para evitar la comida basura

Los 8 trucos que debes seguir para vivir más años con salud, según la OCU

Claves de Julio Basulto para evitar la comida basura

Nunca hubo tanta disponibilidad de alimentos sanos y seguros al alcance de las personas (al menos en los países desarrollados) pero,paradójicamente, nunca antes hubo tanta comida basura (rica en grasas, azúcares y sal).

Como resultado, cada vez haya más incidencia de obesidad y sobrepeso entre la población, así como de otras enfermedades relacionadas con la mala alimentación: diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres.

Este es el panorama en España y en otros países de rentas altas. 

En este contexto, los médicos repiten hasta la saciedad que, en gran parte, somos lo que comemos. Que para gozar de una buena salud y prevenir enfermedades es fundamental seguir una dieta sana y equilibrada. Pero a juzgar por los datos, aún parece que hay espacio para divulgar sobre qué comer y qué no.

Pero no solo lo que nos llevamos a la boca es importante.

Para estar como un roble hay que tener en cuenta otros factores: practicar ejercicio físico de forma regular frente al sedentarismo y dormir las horas necesarias.

 Así las cosas, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han elaborado una lista de buenos hábitos para mantenerse sano y fuerte. Aquí van: 

Adiós al azúcar

En España se consume más azúcar de la recomendada.

Gran parte de la culpa la tienen los alimentos procesados ricos en azúcares añadidos que abundan en los supermercados, por ejemplo, zumos, cereales, galletas, lácteos… Estos alimentos son completamente innecesarios y, lo peor, insanos, ya que el azucar que necesita el organismo se obtienen de forma natural de alimentos frescos y sanos como las frutas. Lo grave es que un consumo elevado de azúcar puede provocar problemas en la salud como diabetes de tipo 2, obesidad o enfermedades cardiovasculares.

Una fórmula para ir dejando el azúcar: dejar de comprar productos procesados, priorizar siempre los frescos y no engañarnos con sustitutos como el sirope de agave, la miel o los edulcorantes. El paladar poco a poco se tiene que ir acostumbrando a sabores menos dulces. Un primer paso: probar a tomar el café sin azúcar y reservar los caprichos dulces para ocasiones especiales.    

También a la sal

Los españoles también se pasan con el consumo de sal, lo que puede favorecer el aumento de la tensión arterial que exigirá un esfuerzo extra al corazón, algo que a la larga aumenta el riesgo de cardiopatía y de accidente cerebrovascular. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay que reducir su consumo de forma generalizada, ya que la mayoría la consume en exceso, entre 9-12 gramos al día. La OMS recomienda no superar los 5 gramos.

Pero el problema no es que nos pasemos con el salero, que también, de nuevo el asunto tiene que ver con los alimentos procesados, que suelen llevar mucha sal. La solución no tiene muchos secretos: olvidarnos un poco del salero en pro de las especias y hierbas y consumir más productos frescos.

¿Una copita de vino?

El alcohol engorda y no nutre. Los médicos aseguran que la única cantidad segura es cero alcohol, por lo que no recomiendan tomar ni una copita.

Cualquier alcohol, incluido el vino y la cerveza, aumentan el riesgo de padecer diferentes cánceres, perjudica la salud cardiovascular y favorece el aumento de peso.

 «Lo único que podemos hacer con las bebidas alcohólicas es desaconsejarlas», según exponen el pediatra Carlos Casabona y el dietista-nutricionista Julio Basulto en su libro Beber sin sed (Paidós, 2020).

¿Qué pasa con las grasas?

No todas las grasas son iguales y no hay que eliminarlas radicalmente de nuestra alimentación. Para nada, es más, son necesarias para gozar de una buena salud.

Hablamos de las llamadas grasas saturadas e insaturadas.

Según los últimos estudios, no son unas mejor que otras, su calidad dependerá de los alimentos de los que provengan, de lo procesado que esté entre otros factores. 

Por ejemplo, los pescados azules, los frutos secos, el aceite de oliva o el aguacate son ricos en grasas insaturadas y es saludable tomarlas a diario. Mientras, alimentos como las carnes rojas, quesos, leche, el chocolate con leche o la mantequilla contienen grasas saturadas en abundancia y se recomienda que su consumo sea más ocasional. 

Las que hay que evitar sí o sí son las grasas trans o grasas hidrogenadas, ya que se trata de una grasa procesada en su totalidad y perjudicial para la salud. Se encuentran sobre todo en alimentos ultraprocesados como la bollería o los platos preparados. 

Muévete 

No es necesario apuntarse a un gimnasio para hacer deporte. Lo importante es mover el cuerpo a diario, mantenerse activo para beneficiarnos de los efectos positivos de la actividad física. «En función de tu estado físico, disponibilidad, preferencias y presupuesto puedes empezar algún deporte, apuntarte a un gimnasio o salir a caminar todos los días», señalan desde la OCU. 

Sí a los huevos

No hay que limitar el consumo de huevos a tres a la semana. Se pueden consumir con más frecuencia, en caso de personas sanas, sin riesgo de que el colesterol se vaya a disparar.

 Es cierto que el huevo es rico en colesterol pero, al contrario de lo que se ha pensado durante años, el colesterol alimenticio tiene un efecto mínimo sobre el colesterol sanguíneo.

Las grasas saturadas y trans son las principales responsables de este problema. 

«Aunque la mayor parte de los alimentos ricos en colesterol suelen ser también ricos en grasas saturadas, el huevo no lo es. Un huevo de tamaño medio contiene unos 200 mg de colesterol, pero tiene más grasas insaturadas, beneficiosas para la salud, que saturadas», según explican desde la web de Fundación Hipercolesterolemia Familiar (FHF).

Color y sabor

Para seguir una dieta sana con regularidad es importante que los platos que tomamos sean sabrosos y agradables a la vista. Hay que jugar más allá de las verduras y los filetes a la plancha para huir de la monotonía.

Esto es clave para que nuestros platos resulten apetecibles. Es decir, no es igual sentarnos frente a un plato de pescado hervido con brócoli que frente a un pokebowl de arroz integral, brócoli y salmón al horno.

Así que hay que intentar exprimir la imaginación. 

Más proteína vegetal

Las proteínas deben ocupar solo un cuarto de cada plato, mientras que las frutas y verduras deben representar la mitad.

Así, y dado que la disponibilidad de alimentos proteicos es muy variada, no es necesario consumir a diario carne o pescado, hay otras opciones: legumbres o los cada vez más populares derivados de la soja que funcionan como sustitutos de la carne (tofu, soja texturizada…).

Ahora bien, a la hora de elegir entre carne o pescado, mejor el segundo. De entre los pescados, el azul es rico en grasas saludables para la salud del corazón. Otra clave que hay que seguir sí o sí: limitar el consumo de las carnes rojas, las procesadas como el bacon y los embutidos (salchichas).

Источник: https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20210206/trucos-debes-seguir-vivir-anos-salud-ocu/556445540_0.html

6 claves para mantener una alimentación saludable en familia durante la cuarentena • Escuela Bitácoras

Claves de Julio Basulto para evitar la comida basura

Cuando la crisis del coronavirus termine llegará el momento de estudiar las consecuencias indirectas de la pandemia. Una de las más preocupantes es la relacionada con las tasas de obesidad, especialmente en el caso de los niños.

Muchos expertos ya están alertando sobre los peligros de descuidar la alimentación y abandonar el ejercicio físico durante el confinamiento. Podemos hacer un esfuerzo por practicar deporte en casa; pero aún así, es normal que los niños se muevan menos que cuando asistían al colegio y a actividades extraescolares.

Razón añadida para dar al cuidado de la dieta ese plus de importancia que exige la situación.

Quizá hayas leído durante las últimas semanas algún artículo acerca de alimentos especiales para incrementar nuestras defensas. Son bulos. No existe evidencia científica de que esto sea posible, salvo en casos de personas que sufran desnutrición.

Sin embargo, sí es cierto que el COVID-19 afecta de forma más severa a aquellas que padecen ciertas patologías previas. Algunas de éstas, como las enfermedades cardiovasculares, se asocian a dietas insanas.

Una alimentación saludable y equilibrada fortalece nuestra salud; y a largo plazo, esa es una protección contra los virus de la que no podemos prescindir.

Más información sobre el curso «Cómo hacer una compra saludable»

1. En la mesa también se educa con el ejemplo

Cuando se trata de educación hay una máxima universal, válida para cualquier asunto que se trate. «Educar con el ejemplo no es una forma de educar, es la única». La hora de comer no es una excepción.

No podemos pretender que los niños coman un montón de frutas, verduras variadas y legumbres en abundancia si nosotros, sus adultos de referencia, no lo hacemos. El ejemplo es también la manera más eficaz de inculcar buenos hábitos alimentarios. La paciencia será tu mejor aliada.

Evita presionar a tus hijos para que coman, mantén un buen ambiente en la mesa e involúcrales en las tareas relacionadas con la alimentación. Cuando participan en la elaboración de las comidas, por ejemplo, suelen estar después más predispuestos a probarlas.

2. Si no lo compras, no lo comes

Parece de perogrullo, pero conviene grabarlo a fuego y tenerlo siempre presente. Y más ahora, teniendo la despensa y la nevera a tiro las 24 horas del día. Hay una medida que da fantásticos resultados en la prevención del consumo de dulces, ultraprocesados, bebidas azucaradas y productos insanos en general. Consiste en no comprarlos.

Si no están en casa, ni tus hijos ni tú los comeréis. Y cuando sintáis hambre, si lo que hay en vuestros estantes son alimentos saludables, eso será lo que consumáis. Haz tu lista de la compra, descarta lo superfluo y cíñete a ella en el supermercado.

Miguel Ángel Lurueña puede explicarte «Cómo hacer una compra saludable».

3. Prestemos especial atención a las cantidades

Durante estas semanas puede ser buena idea fijarnos un poco más en la cantidad de comida que preparamos. Estando en casa, el gasto calórico será inferior al habitual en la mayoría de los casos.

Obviamente, no se trata de obligarnos a pasar hambre; la idea es más bien tener especial cuidado con esa tendencia a «cocinar para un regimiento».

Si somos capaces de ajustar las cantidades, no sólo estaremos cuidando nuestra salud: también reduciremos las posibilidades de que las sobras terminen en el cubo de la basura.

Más información sobre el curso «Alimentación emocional»

4. Analiza tus hábitos

La alimentación no sólo se cuida cuando hacemos la compra, cuando cocinamos y cuando comemos. Dedicar algunos minutos a la reflexión también aporta beneficios. Toma notas, repasa lo que comes durante una semana y saca conclusiones sobre lo que haces bien y lo que tendrías que mejorar.

Además, puedes analizar qué hábitos has modificado inconscientemente desde el comienzo de la cuarentena. Todo esto te ayudará a no abandonar las buenas costumbres y a aprovechar las circunstancias para afrontar de una vez por todas esos cambios que tu dieta necesita.

Por supuesto, siempre con vistas a mantener los buenos hábitos cuando regrese la normalidad.

5. Planifica tus menús y tus dietas durante la cuarentena

Tener más tiempo para cocinar nos brinda oportunidades: podemos experimentar, probar cosas nuevas, implicar a los niños en la preparación… Sin embargo, tiene también sus riesgos. Uno de ellos es el de caer en el exceso de improvisación.

Si esperas a tener hambre y cocinas lo que te apetece en cada momento, es probable que te concedas demasiados caprichos. Siéntate con tus hijos y planifica un menú semanal, permitiendo que ellos propongan algunos de sus platos preferidos.

Tendrás la certeza de que la dieta general es equilibrada y saludable; y además, estarás fomentando un buen ambiente en tu hogar.

6. Filtra tus fuentes y sigue los consejos de profesionales

Las inquietudes suelen conducirnos a buscar información. Pero cuando un asunto nos preocupa y nos afecta de forma directa, es más importante que nunca saber filtrar los datos que recibimos. Para mantener una alimentación saludable, escucha el consejo de profesionales contrastados.

Además muchos de ellos están especialmente activos en las redes sociales dada la situación actual. Te recomendamos leer a Miguel Ángel Lurueña en , seguir a Julio Basulto en , prestar atención a las publicaciones de Sara Traver y Griselda Herrero en Instagram…

También es un buen momento para repasar los cursos sobre alimentación de Escuela Bitácoras.

Te ofrecemos herramientas para entender la lactancia materna, para empezar y avanzar con el Baby Led Weaning y para el cuidado de la alimentación infantil y familiar en general.

Foto: Food photo created by prostooleh – www.freepik.com

Источник: https://escuela.bitacoras.com/2020/04/04/6-claves-para-mantener-una-alimentacion-saludable-en-familia-durante-la-cuarentena/

Nutricionista en Valladolid

Claves de Julio Basulto para evitar la comida basura
Posted at 08:51h in Nutrición, Recetas by BocadoaVocado 0 Comments

A continuación, encontrarás algunos de los que para nosotros son los mejores libros sobre salud aplicada a la nutrición, alimentación y cocina. Son libros de grandes compañeros, profesionales y divulgadores del sector a los que recomendamos totalmente que sigas para seguir aprendiendo.

Hemos clasificado los libros según sus diferentes enfoques y/o la rama de la nutrición que tratan. Puedes acceder a comprarlos clicando directamente en los títulos.

Para empezar

  • Mi Dieta Cojea de Aitor Sánchez: Tanto su primera parte como la segunda (Mi Dieta ya no Cojea), publicada recientemente, son dos imprescindibles que desmontarán todos los mitos alimentarios que hayas oído.
  • La Buena Nutrición de Victoria Lozada: Aprende todas las herramientas y trucos que necesitas para ser dueño de tu alimentación. Organización, planificación y conocimiento en una misma obra.
  • Más vegetales Menos animales de Julio Basulto y Juanjo Cáceres: Concienciación y coherencia. Visión evolutiva e histórica de la alimentación, desmintiendo lo que muchas veces se puede oír de la alimentación basada en vegetales.
  • Come Sano vive Sano de Laura Jorge: Para los que además de aprender con información de calidad quieren hacerlo en poco tiempo. Una lectura rápida y sencilla donde encontrarás conocimiento suficiente para empezar a cambiar tus hábitos.

Para profundizar

  • El Cerebro Obeso de L. Jiménez: Una nueva forma de entender la obesidad a través del cerebro y sus interacciones con la alimentación. Sumérgete en investigaciones a nivel neurológico, endocrino, nutricional, psicológico y psiquiátrico sobre esta enfermedad.
  • Alimentación prebiótica de Xavi Cañellas, Jesús Sanchís, Xavier Aguado y Lucía Redondo: Cada vez tenemos más evidencia de la importancia de la microbiota a nivel de salud y de las opciones para mejorar su estado, o evitar su deterioro. En este libro encontraremos muchas de estas claves e ideas para implementarlas en la cocina.
  • Coaching nutricional de Yolanda Fleta y Jaime Giménez: Diferente a todo lo anterior, el grupo «Nutritional Coaching» nos hace ver la alimentación como un conjunto de factores que influyen directamente en lo que nos vamos a llevar a la boca.

    El tratamiento de la motivación y el enfoque psicológico desarrollado en este libro cambiará por completo tu concepto sobre la nutrición y la dietética.

Vegetarianismo

  • Vegetarianos con Ciencia de Lucía Martínez Argüelles: Biblia en cuanto a alimentación vegetariana/vegana. Tanto si quieres iniciarte en el vegetarianismo/veganismo como si ya lo eres, o quieres conocer de primera mano este tipo de alimentación/estilo de vida, este libro es un imprescindible.

Nutrición deportiva

  • Comer y Correr de Julio Basulto y Juanjo Cáceres: Un imprescindible. En él encontrarás fundamentos básicos para llevar una alimentación saludable en deportistas, así como una nutrición más aplicada a los corredores, tanto amateur como más avanzados.

  • Guía práctica de Nutrición Deportiva de Asker Jeukendrup: Es el único autor no español de esta lista de títulos, pero que sin duda alguna merece estar por aquí.

      Si quieres aprender los conceptos básicos de la nutrición deportiva así como su aplicación práctica a diferentes deportes este libro es para tí.

  • Nutrición Deportiva Aplicada:Guía para optimizar el Rendimiento de Raúl Domínguez, Fernando Mata y Antonio J.

    Sanchez Oliver: Si lo que buscas es profundizar y aprender sobre nutrición deportiva avanzada, con calidad y rigor científico, este es tu libro. De la mano unos de los mejores investigadores españoles en este ámbito.

Infantil

  • Se me hace bola de Julio Basulto: Cuando el momento de la comida se presenta como un problema y cada día que pasa se hace más complicado que tu hijo coma bien.

    Aquí encontrarás la información necesaria para combatir esto y hacer de las comidas un momento feliz en familia.

  • Aprende a comer sólo de Lidia Folgar: Aprende todo sobre el método BLW para comenzar la alimentación complementaria de tu hijo de la mejor manera con ejemplos de recetas que harán más fácil el camino.
  • Alimentación saludable para niños geniales de Griselda Herrero: Recién salido del horno, este libro te ayudará a conocer cómo alimentar a tus hijos para que crezcan de una forma saludable, junto con otros hábitos de salud fundamentales.

Cocina saludable

  • Cocina vegana de Virginia García y Lucía Martínez: Seas vegano o no, conocer estas recetas te ayudarán a cocinar los alimentos vegetales más allá de cocidos o salteados, y darle un toque original a tu cocina.

    ¿Quién sabe? Puede que al final te acabe gustando…

  • Nutrición Esencial de Estela Nieto e Iván Iglesias: Otro esencial en alimentación basada en vegetales que aporta gran cantidad de ideas para mejorar nuestras comidas y añadir más vegetales, un básico de todas las comidas.

  • Baby Led Weaning de Begoña Prats: Lo incluimos en esta sección porque, además de ser sobre alimentación complementaria en bebés, la cantidad de ricas recetas que nos ofrece sirven para toda la familia e incluso están pensadas para ciertas patologías.
  • ¿Y ahora qué como, doctor? de Blanca García Orea, Dra Teresa Lajo y Charo de Sistere: Lo mismo ocurre con este libro.

    Además de ofrecer buena cantidad de información sobre como alimentarse en diferentes patologías, ofrece una gran cantidad de recetas originales y muy apetecibles aptas para todos los públicos.

Nos dejamos muchos más libros de estos y otros grandes profesionales, pero esperamos que haya más ocasiones para recomendároslos. ¡Que disfrutéis la lectura!

Источник: https://www.bocadoavocadonutricion.com/dia-del-libro-lo-mejor-en-nutricion-y-alimentacion

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: