Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

Contents
  1. Hipertensión en el embarazo: lo que debes saber sobre esta complicación potencialmente grave para la madre y el bebé
  2. Tipos de hipertensión durante el embarazo
  3. Medicación y tratamiento para controlar la hipertensión en el embarazo
  4. Presión arterial alta durante el embarazo
  5. ¿Qué problemas puede causar la presión alta durante el embarazo?
  6. ¿Cómo se trata la presión alta durante el embarazo?
  7. Alta presión arterial o hipertensión en el embarazo
  8. ¿Cómo sabe si tiene presión arterial alta?
  9. ¿Qué complicaciones del embarazo pueden causar la presión arterial alta?
  10. ¿Qué tipos de presión arterial alta pueden afectar al embarazo?
  11. ¿Cómo puede controlar la presión arterial alta durante el embarazo?
  12. ¿Qué puede hacer acerca de la presión alta antes del embarazo?
  13. Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre
  14. ¿Qué tipos de presión arterial alta pueden presentarse durante el embarazo?
  15. ¿Cómo afecta la presión alta a la salud del bebé y la mamá?
  16. ¿Cómo sabré si tengo hipertensión durante el embarazo?
  17. ¿Cómo se trata la tensión alta durante el embarazo?
  18. Cómo afecta la salud de la madre en el desarrollo del bebé
  19. Factores de riesgo que influyen en el bebé
  20. Hipertensión arterial
  21. Síndrome de ovario poliquístico
  22. Obesidad
  23. Cáncer
  24. ¿Cómo afecta el estrés de la madre? ¿Y sus emociones?
  25. Presión arterial alta en el embarazo
  26. ¿Quién está en riesgo de preeclampsia?
  27. ¿Qué problemas puede causar la preeclampsia?
  28. ¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?
  29. ¿Cómo se diagnostica la preeclampsia?
  30. ¿Cómo se trata la preeclampsia?

Hipertensión en el embarazo: lo que debes saber sobre esta complicación potencialmente grave para la madre y el bebé

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

La tensión arterial es la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias, algo imprescindible para que circule la sangre por los vasos sanguíneos aportando el oxígeno y los nutrientes a todos los órganos del cuerpo para que puedan funcionar.

Cuando se produce un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea en las arterias estamos ante un caso de hipertensión arterial, que de manifestarse durante el embarazo podría constituir un riesgo para la salud de la madre y del bebé.

Muchas de las embarazadas con hipertensión suelen presentar esta enfermedad antes del embarazo, aunque también hay casos de hipertensión gestacional, en donde el sistema circulatorio sufre alteraciones debido al propio embarazo. Hoy analizamos cuáles son los tipos de hipertensión durante el embarazo y qué soluciones existen.

Tipos de hipertensión durante el embarazo

Existen cuatro tipos principales de hipertensión durante el embarazo, cuyo denominador común es el aumento de la presión arterial igual o mayor a 140/90 mmHg:

  • Preeclampsia. Este trastorno potencialmente serio tanto para la madre como para el feto se caracteriza por una subida de tensión ocasionada por el embarazo y la presencia de proteínas en la orina.

Afecta a un 15% de mujeres embarazadas, pero si se detecta a tiempo puede controlarse y disminuir sus riesgos. Por lo general, se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto. En los casos más graves deriva en eclampsia, cuando la hipertensión se acompaña de convulsiones y/o coma.

  • Hipertensión gestacional, también conocida como hipertensión inducida por el embarazo o hipertensión transitoria. Este tipo de hipertensión se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto.

Aunque las mujeres con hipertensión gestacional no tienen proteínas en la orina, algunas de ellas desarrollan preeclampsia en una etapa posterior del embarazo. Las posibilidades de tener preeclampsia son del 50% si se desarrolla hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Si se desarrolla después de las 36 semanas de gestación, la hipertensión en general es moderada.

La mayoría de las veces corresponde a hipertensión arterial esencial en el 90% de los casos que es de causa desconocida y sólo el 10% de los casos es secundaria a otra enfermedad como diabetes, enfermedades renales, cardíacas y enfermedades autoinmunes, entre otras.

  • Hipertensión crónica con preeclampsia, un subtipo del anterior apartado. Aproximadamente el 25% de las mujeres con hipertensión crónica también desarrolla preeclampsia. Se da con más frecuencia en mujeres multíparas y se caracteriza por producir hipertensión arterial severa y aumento del ácido úrico en sangre.

Este cuadro hipertensivo es peligroso ya que puede presentar convulsiones, daño renal y daño hepático, como también trombocitopenia (disminución en las plaquetas).

Medicación y tratamiento para controlar la hipertensión en el embarazo

La única persona indicada para decir si la mujer se puede medicar (o seguir medicando) y cuáles son los fármacos más adecuados en caso de padecer hipertensión, es el especialista que controla su embarazo.

En general, las pautas a seguir dependen del grado de hipertension que padece la mujer, pudiendo recomendarse lo siguiente:

  • Si una mujer tiene una presión arterial ligeramente alta, se medica y está intentando quedar embarazada o descubre que ya lo está, habitualmente el médico suspende el tratamiento farmacológico que está siguiendo, ya que podría haber riesgo de que los fármacos aumenten la morbilidad y la mortalidad del feto.
  • En caso de que la presión arterial sea moderadamente alta, en general debe continuar tomando los fármacos antihipertensores. Sin embargo, algunos de los fármacos que son seguros para la mujer pueden no serlo para el bebé, por lo que será el especialista quien determine la medicación más apropiada durante el embarazo. Cada mes, es necesario realizar un análisis para conocer el funcionamiento renal, y el crecimiento del feto se controla con ecografías.
  • Las mujeres embarazadas con una hipertensión arterial grave necesitan cuidados especiales y un control riguroso, incluso podría ser necesaria la hospitalización durante la segunda mitad del embarazo. El embarazo puede empeorar en gran medida la hipertensión y en la madre provocar hinchazón del cerebro, hemorragia cerebral, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca e incluso la muerte. Para el feto también existen riesgos graves como el desprendimiento prematuro de la placenta de la pared uterina o la reducción en el suministro de sangre que recibe la placenta y que afecta al crecimiento fetal.

En cualquier caso, como decimos, será el especialista el que indique el tratamiento adecuado para cada caso particular, sopesando riesgos y beneficios.

Además, es necesario tener un buen control gestacional para prevenir los riesgos que supone sufrir hipertensión durante el embarazo, y llevar unos hábitos saludables incluso antes de lograr el embarazo, para no sufrir la enfermedad cuando no se padece de manera crónica.

Fotos | iStock

Vía | Medline Plus, Nacer Sano, OMS, Mayo Clinic

En Bebés y Más | Lo que debes saber sobre la preeclampsia, la complicación del embarazo que confesó padecer Beyoncé, Dormir poco aumenta el riesgo de hipertensión en la embarazada

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/hipertension-embarazo-que-debes-saber-esta-complicacion-potencialmente-grave-para-madre-bebe

Presión arterial alta durante el embarazo

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

La presión arterial alta (también conocida como hipertensión) puede llevar a graves problemas cuando estás en embarazo. Aún así, las personas con presión arterial alta durante el embarazo pueden tener embarazos y bebés saludables con el tratamiento y ayuda de un médico o una enfermera.

Existen algunas clases de hipertensión durante el embarazo:

Hipertensión crónica:

La hipertensión crónica es la presión arterial alta que comenzó antes de tu embarazo, o durante las primeras 20 semanas del mismo. También puedes tener hipertensión crónica cuando se te diagnostica presión arterial alta por primera vez durante tu embarazo y no desaparece después del parto.

Hipertensión gestacional (también conocida como hipertensión inducida por el embarazo o HIE):

La hipertensión gestacional es la presión arterial alta que empieza después de las 20 semanas de embarazo. Este tipo de hipertensión generalmente desaparece después de que das a luz, pero hace que tengas mayor predisposición a la hipertensión a futuro.

Preclamsia:

La preclamsia es un desorden serio de presión arterial alta que puede pasar durante el embarazo. En el embarazo, esta puede dañar órganos en tu cuerpo y ocasionar riesgos de salud para tu bebé. La preclamsia suele suceder en el último trimestre, pero puede darse antes.

También puede ocurrir después del embarazo (se conoce como preclamsia posparto). Si tienes preclamsia, puede que necesites adelantar tu parto. La preclamsia puede llevar a algo llamado síndrome HELLP, que afecta tus órganos y sangre y puede ser potencialmente mortal.

La preclamsia puede conducir a la eclampsia, lo cual causa convulsiones.

Los signos de la preclamsia incluyen:

  • Hinchazón de tu cara o manos
  • Dolores de cabeza severos que no desaparecen
  • Cambios en la visión
  • Problemas para respirar
  • Subir mucho de peso rápidamente
  • Dolor de vientre u hombro
  • Nausea o vómito en la segunda mitad de tu embarazo

¿Qué problemas puede causar la presión alta durante el embarazo?

La hipertensión durante el embarazo puede causar serios problemas de salud tanto para la persona embarazada como para el feto. Trabajar estrechamente con tu doctora o enfermera durante tu embarazo puede ayudar a mantenerte a salvo y saludable.

La complicaciones en caso de la persona embarazada pueden incluir problemas de corazón, riñones e hígado, apoplejía, problemas de coagulación de la sangre y convulsiones.

La presión arterial alta también puede llevar a un problema médico de emergencia llamado desprendimiento de placenta, que es cuando la placenta se suelta de la pared del útero demasiado pronto.

Las personas con presión arterial alta durante el embarazo tienen más probabilidades de tener una cesárea y dar luz a su bebé antes de tiempo.

La presión alta durante el embarazo también puede causar problemas para tu bebé. Puede disminuir el flujo sanguíneo a la placenta, la parte que lleva el oxígeno y los alimentos al feto. Esto puede llevar a cosas como el bajo peso al nacer (menos de 5 libras y 8 onzas) o al parto prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo).

¿Cómo se trata la presión alta durante el embarazo?

La presión arterial es común y se puede manejar durante el embarazo. Con tratamiento y monitoreo cuidadoso, la mayoría de las personas tendrán embarazo y bebés saludables.

Si tienes presión arterial alta, diabetes u otros problemas de salud y estás planeando un embarazo, habla con tu enfermera o doctor sobre los medicamentos que debes empezar o dejar de tomar, de la mano con otras maneras de mantenerte saludable durante tu embarazo (como alimentarte bien y mantenerte activa).

Durante tu embarazo, recibe cuidados prenatales regulares y asegúrate de ir a todos tus controles. Habla con tu enfermera o doctora antes de empezar o dejar de tomar cualquier medicamento, incluyendo aquellos de venta libre, como la aspirina.

Si estás en embarazo y tienes presión arterial alta, necesitarás ver a tu médico o enfermera más seguido. Ellos monitorearán tu presión sanguínea, orina (pipí) y sangre, y medirán el crecimiento y movilidad de tu feto. Puede que necesites tomar tu presión arterial en la casa con un monitor de presión sanguínea, así como estar pendiente de otras cosas como tu peso y cuánto se mueve tu feto.

Puede que tu doctora te de medicamentos para la presión sanguínea si tu hipertensión es seria o empieza a causar problemas de salud. Puede que te hagan un ultrasonido u otros exámenes para asegurarse de que tu feto está creciendo normalmente. Algunas personas dan a luz a las 37 semanas o antes si permanecer en embarazo es peligroso para tu feto.

Las personas a quienes se les diagnostica presión arterial alta durante el embarazo tienen mayor probabilidad de desarrollar problemas de presión sanguínea a futuro. Habla con tu enfermera o médico sobre maneras de monitorear tu presión sanguínea y salud en general después de tu embarazo.

Источник: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/embarazo/presion-arterial-alta-durante-el-embarazo

Alta presión arterial o hipertensión en el embarazo

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre
PUNTOS CLAVES

  • La presión arterial alta puede causar problemas para usted y su bebé durante el embarazo, incluyendo la preeclampsia y el nacimiento prematuro.
  • Por lo general la presión arterial alta no tiene señales o síntomas. Vaya a todas sus visitas de cuidado prenatal para que su profesional pueda controlarle la presión arterial.
  • Si necesita un medicamento para mantener la presión bajo control, tómelo todos los días.
  • Si corre alto riesgo de tener preeclampsia, su profesional puede aconsejarle tomar aspirina de dosis baja como prevención.

La presión arterial es la fuerza de la sangre que empuja contra las paredes de las arterias.

Las arterias son vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón hasta otras partes del cuerpo. Cada vez que late el corazón, bombea sangre a las arterias. Si la presión en las arterias es demasiado alta, usted tiene  presión arterial alta (también llamada hipertensión). La presión arterial alta puede estresar más sus órganos.

Eso puede conducir a un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal.

Algunas mujeres tienen presión arterial alta antes de quedar embarazadas. Otras la tienen por primera vez durante el embarazo. Alrededor de 8 de cada 100 mujeres (8 por ciento) tienen algún tipo de presión arterial alta durante el embarazo. Si tiene presión arterial alta, hable con su profesional médico. Manejar su presión arterial puede ayudarle a tener un embarazo sano y un bebé sano.

¿Cómo sabe si tiene presión arterial alta?

La lectura de la presión arterial se expresa en dos números:

  1. Presión sistólica. Es el número superior (o primero) de la lectura. Es la presión cuando el corazón se contrae (se estrecha). La presión arterial alcanza el pico más alto cuando el corazón late y bombea sangre.
  2. Presión diastólica. Es el número inferior (segundo) de la lectura. Es la presión cuando el corazón se relaja. La presión arterial cae porque el corazón está en reposo entre latidos.

La lectura de la presión arterial se clasifica en cinco categorías:

  1. Normal. La presión arterial es menos de 120/80.
  2. Elevada. Es cuando la presión sistólica está entre 120-129 y la presión diastólica es menos de 80.
  3. Hipertensión de etapa 1. Es cuando la presión sistólica está entre 130-139 o la presión diastólica está entre 80-89.
  4. Hipertensión de etapa 2. Es cuando la presión sistólica es como mínimo 140 o la presión diastólica es como mínimo 90.
  5. Crisis hipertensiva. Es cuando la presión sistólica es más de 180 y/o la presión diastólica es más de 120. Llame a su profesional médico de inmediato si su presión arterial alcanza esos valores altos.

En cada visita de cuidado prenatal, su profesional le controla la presión arterial. Para ello, le pone un manguito (banda) alrededor de la parte superior de su brazo.

El profesional bombea aire en el manguito para medir la presión en las arterias cuando el corazón se contrae y luego se relaja.

Si tiene valores altos, puede tomarle la presión otra vez para comprobar si en realidad tiene presión arterial alta. Su presión arterial puede subir o bajar durante el día.

¿Qué complicaciones del embarazo pueden causar la presión arterial alta?

La presión arterial alta puede causar problemas para usted y para su bebé durante el embarazo, como los siguientes:

Problemas para las mamás:

  • Preeclampsia. Es cuando la embarazada tiene presión arterial alta y señales de que algunos de sus órganos, como los riñones y el hígado, pueden no estar funcionando normalmente. Las señales y los síntomas de la preeclampsia incluyen tener proteína en la orina, cambios en la vista y dolores de cabeza agudos. La preeclampsia puede ser un problema médico grave. Aunque tenga preeclampsia leve, necesita tratamiento para asegurarse de que no empeore. Sin tratamiento, la preeclampsia puede causar graves problemas de salud, como daño a los riñones, al hígado y al cerebro. En casos poco frecuentes, puede conducir a condiciones potencialmente mortales llamadas eclampsia y síndrome HELLP. La eclampsia produce convulsiones y puede causar el estado de coma. El síndrome HELLP se presenta cuando usted tiene problemas graves de la sangre y el hígado. La sigla «HELLP» significa hemólisis (H), enzimas del hígado elevadas (EL), recuento bajo de plaquetas (LP).
  • Diabetes gestacional. Es el tipo de diabetes que se presenta solo durante el embarazo. Es una afección en la que su cuerpo tiene demasiada azúcar (llamada glucosa) en la sangre. A la mayoría de las embarazadas les hacen una prueba de diabetes gestacional entre las 24 y 28 semanas de embarazo.
  • Ataque cardíaco (también llamado infarto de miocardio).
  • Insuficiencia renal. Este es un problema grave que ocurre cuando los riñones no funcionan bien y permiten que los desechos se acumulen en el cuerpo.
  • Desprendimiento de la placenta. Es un problema grave en el que la placenta se separa de la pared del útero antes del parto. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes en la matriz. También puede tener sangrado intenso de la vagina. La placenta crece en el útero y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.
  • Hemorragia posparto. Es el sangrado intenso después del parto. Es un trastorno grave, pero no es común. Por lo general ocurre dentro de 1 día después del parto, pero puede suceder hasta 12 semanas después de tener al bebé.
  • Edema pulmonar. Es una acumulación de líquido en los pulmones y causa dificultad para respirar.
  • Accidente cerebrovascular. Es cuando se detiene el flujo sanguíneo al cerebro. El accidente cerebrovascular puede ocurrir si un coágulo de sangre bloquea un vaso sanguíneo que irriga el cerebro o cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro.
  • Muerte relacionada con el embarazo. Es cuando la mujer muere durante el embarazo o dentro de 1 año después de que termina el embarazo, debido a problemas de salud relacionados con el embarazo.

Si tiene presión arterial alta durante el embarazo, es más probable que tenga un parto por cesárea. La cesárea es una operación en la que su bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero.

Problemas para los bebés:

  • Nacimiento prematuro. Es el nacimiento que ocurre demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. Incluso con tratamiento, la embarazada con hipertensión arterial grave o preeclampsia quizás deba tener al bebé temprano para evitar serios problemas de salud para ella y su bebé.
  • Retraso del crecimiento intrauterino. La presión arterial alta puede estrechar los vasos sanguíneos del cordón umbilical. Este es el cordón que conecta el bebé a la placenta. Transporta alimentos y oxígeno de la placenta al bebé. Si tiene presión arterial alta, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes, lo cual hace que crezca más lentamente.
  • Bajo peso al nacer. Es cuando un bebé nace pesando menos de 5 libras y 8 onzas.
  • Muerte fetal. La muerte fetal o nacimiento sin vida es cuando el bebé muere espontáneamente en la matriz en cualquier momento del embarazo.
  • Muerte del neonato. Es cuando el bebé muere en los primeros 28 días de vida.

¿Qué tipos de presión arterial alta pueden afectar al embarazo?

Hay dos tipos de presión arterial alta que pueden presentarse durante el embarazo:

  1. Hipertensión crónica. Es la presión arterial alta que usted tiene antes de quedar embarazada o que se manifiesta antes de las 20 semanas de embarazo. No desaparece una vez que el bebé nazca. Alrededor de 1 de cada 4 mujeres con hipertensión crónica (25 por ciento) sufre preeclampsia durante el embarazo. Si corre alto riesgo de tener preeclampsia, su profesional puede tratarla con aspirina de dosis baja como prevención.

    Si tiene hipertensión crónica, su profesional le controla la presión arterial y la orina en cada visita de cuidado prenatal. Es posible que también tenga que medirse la presión arterial en su casa.

    Su profesional puede realizar pruebas como el ultrasonido y el control de la frecuencia cardíaca fetal para comprobar el crecimiento y la salud de su bebé.

    Su profesional también verifica si hay señales de preeclampsia.

    Si estaba tomando un medicamento para la hipertensión crónica antes del embarazo, su profesional verifica que sea seguro de tomar durante el embarazo. Si no lo es, se lo cambia a un medicamento más seguro. Algunos medicamentos para la presión arterial, llamados inhibidores de la ECA y bloqueadores de los receptores de angiotensina, pueden perjudicar a su bebé durante el embarazo. Durante la primera mitad del embarazo, la presión arterial suele caer. Si tiene hipertensión leve y tomaba medicamentos antes del embarazo, es posible que el profesional le reduzca la dosis. O tal vez pueda dejar de tomar el medicamento durante el embarazo. No deje de tomar ningún medicamento sin hablar antes con su profesional médico. Aunque no tomaba medicamentos para la presión arterial antes, tal vez tenga que empezar a hacerlo durante el embarazo.

  2. Hipertensión gestacional. Es un tipo de presión arterial alta que solo tienen las embarazadas. Comienza después de las 20 semanas de embarazo y por lo general desaparece después de que nace el bebé. Suele causar un pequeño aumento de la presión arterial, pero algunas mujeres presentan hipertensión grave y pueden correr riesgo de complicaciones más serias, como la preeclampsia, cuando el embarazo está más avanzado.

Durante el embarazo, su profesional le controla la presión arterial y la orina en cada visita de cuidado prenatal.

Su profesional puede realizar pruebas como el ultrasonido y el control de la frecuencia cardíaca fetal para comprobar el crecimiento y la salud de su bebé.

 Su profesional puede pedirle que se mida la presión arterial en su casa y que cuente las patadas del bebé para ver cuándo y con qué frecuencia se mueve. Hay dos maneras de contar las patadas:

  1. Todos los días, calcule el tiempo que le lleva a su bebé moverse diez veces. Si le toma más de 2 horas, avise a su profesional.
  2. Vea cuántos movimientos siente en 1 hora. Hágalo tres veces a la semana. Si cambia el número, avise a su profesional.

No sabemos cómo prevenir la hipertensión gestacional. Pero si usted tiene sobrepeso o es obesa, alcanzar un peso sano antes del embarazo puede reducir sus probabilidades de tener este problema.

Aunque la hipertensión gestacional suele desaparecer después del parto, usted será más propensa a tener hipertensión más adelante en la vida.

La alimentación sana, mantenerse activa y alcanzar un peso sano después del embarazo puede ayudar a prevenir la presión arterial alta en el futuro.

¿Cómo puede controlar la presión arterial alta durante el embarazo?

Esto es lo que puede hacer:

  • Vaya a todas sus visitas prenatales aunque se sienta bien.
  • Si necesita un medicamento para controlarse la presión arterial, tómelo todos los días. Su profesional puede ayudarle a escoger uno que sea seguro para usted y su bebé.
  • Contrólese la presión arterial en casa. Pregunte a su profesional qué hacer si tiene la presión arterial alta.
  • Coma alimentos sanos. No coma alimentos con mucha sal, como sopas y comidas enlatadas. Estos pueden aumentarle la presión arterial.
  • Manténgase activa. Mantenerse activa 30 minutos por día puede ayudarle a controlar el peso, a reducir el estrés y a prevenir problemas como la preeclampsia.
  • No fume, no beba alcohol, no use drogas ilegales y no se abuse de los medicamentos recetados.

¿Qué puede hacer acerca de la presión alta antes del embarazo?

Esto es lo que puede hacer:

  • Hágase un chequeo preconcepcional. Es un chequeo médico que le hacen antes del embarazo para atender condiciones de salud que pueden afectar su embarazo.
  • Use métodos anticonceptivos hasta tener la presión arterial bajo control. Los métodos anticonceptivos son los que puede usar para prevenir el embarazo. Los condones (preservativos) y las pastillas anticonceptivas son ejemplos de métodos anticonceptivos.
  • Llegue a un peso sano. Hable con su profesional sobre el peso adecuado para usted.
  • Coma alimentos nutritivos.
  • Haga algo activo a diario.
  • No fume. Fumar es peligroso para la gente con presión arterial alta porque daña las paredes de los vasos sanguíneos.

Última actualización: Febrero de 2019

Ver también: Preeclampsia, síndrome HELLP

Источник: https://nacersano.marchofdimes.org/embarazo/alta-presion-arterial-o-hipertension-en-el-embarazo.aspx

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

La tensión alta (por encima de 140 mm Hg y de 90 mm Hg es bastante habitual en el embarazo. Esto se debe al aumento del volumen de sangre que se produce en estos meses para asegurar el flujo de sangre a la placenta y es más frecuente en mujeres con sobrepeso, que abusan de la sal o mayores de 35 años.

El número más alto es el número sistólico, el que mide la presión de la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea. El número más bajo es la presión diastólica, la medida para cuando el corazón se relaja y se llena de sangre.

Muchas veces se detecta la hipertensión gestacional por sus síntomas, como cansancio, cefaleas, cambios en la visión, palidez… pero muchas otras apenas da síntomas y se diagnostica en los controles rutinarios del embarazo, donde siempre se toma la tensión a la madre.

La hipertensión gestacional no tratada ni controlada en medicina puede desembocar en preeclampsia o incluso eclampsia, dos condiciones muy graves propias solo del embarazo. Pero no siempre es así. Para saber si se ha desarrollado preeclampsia se puede llevar a cabo un análisis de orina ya que esta enfermedad provoca, además, la presencia de proteínas en la misma.
 

¿Qué tipos de presión arterial alta pueden presentarse durante el embarazo?

– Hipertensión gestacional: presión arterial alta que se produce después de la semana 20 de embarazo. No presentan un exceso de proteínas en la orina ni otros signos de daño en los órganos, aunque puede derivar en preeclampsia.

Hipertensión crónica: presión arterial alta presente antes del embarazo o que se presenta antes de la semana 20 embarazo.

Hipertensión crónica con preeclampsia superpuesta: se presenta en mujeres que padecen hipertensión crónica antes del embarazo que empeora en la gestación al aparecer proteínas en la orina u otras complicaciones relacionadas con la presión arterial durante el embarazo.

Preeclampsia: hipertensión después de las 20 semanas de embarazo asociada a daño en otros órganos, como los riñones, el hígado, la sangre o el cerebro. Si no se trata, la preeclampsia puede provocar complicaciones graves, incluso mortales, como eclampsia (convulsiones), tanto para la madre como para el bebé.

¿Cómo afecta la presión alta a la salud del bebé y la mamá?

Cuanto más severa sea la hipertensión y más tarde en tratarse, más graves serán las complicaciones.

La mayoría de las veces la hipertensión no se desarrolla hasta el final del embarazo (a partir de la semana 37), por lo que si los médicos consideran que existe riesgo para la madre o el feto pueden provocar el parto. En estos casos, las complicaciones más “serias” serían tener que inducir el parto o realizar una cesárea. Pero más allá de eso, no suele presentar problemas para la salud.

Sin embargo, si se desarrolla la tensión alta antes de la semana 30 de embarazo hay más riesgo de sufrir preeclampsia, retardo de crecimiento uterino, parto prematuro, placenta abrupta o incluso muerte fetal intrauterina (aunque esto se produce solo en los casos graves de eclampsia antes de la semana 24).

La placenta es la que más afectada se ve por la hipertensión, pudiendo causar un menor flujo sanguíneo a la placenta, lo que afecta al oxígeno y los nutrientes que recibe el feto, pudiendo causar un crecimiento lento (restricción del crecimiento intrauterino), bajo peso al nacer o nacimiento prematuro. Además, se puede producir el desprendimiento de la placenta, un problema muy grave.

Asimismo, se ha comprobado que los niños de madres que tuvieron la tensión alta en el embarazo tienen más probabilidades de tener bajo peso al nacer o presión alta durante la infancia.

La hipertensión mal controlada también puede dar lugar a lesiones en el cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones y el hígado, así como en el resto de los órganos principales. En los casos graves, puede poner en riesgo la vida.

Por último, la preeclampsia podría aumentar el riesgo de que tener enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular) en el futuro.
 

¿Cómo sabré si tengo hipertensión durante el embarazo?

Controlarte la presión arterial es una parte importante de tu cuidado prenatal. Para ello, en cada visita el médico o la matrona te tomarán la tensión arterial.

La presión arterial elevada es una presión sistólica que oscila entre 120 y 129 milímetros de mercurio (mm Hg) y una presión diastólica por debajo de 80 mm Hg. La hipertensión de etapa 1 es una presión sistólica que oscila entre 130 mm Hg y 139 mm Hg o una presión diastólica que oscila entre 80 mm Hg y 89 mm Hg.

Y La hipertensión de etapa 2, que es más grave, es una presión sistólica de 140 mm Hg o superior o una presión diastólica de 90 mm Hg o superior.

Además, otros signos y síntomas de la preeclampsia comprenden los siguientes:

– Exceso de proteínas en la orina (proteinuria)

– Problemas renales

– Dolores de cabeza intensos

– Cambios en la visión (pérdida temporal de la visión, visión borrosa o sensibilidad a la luz)

– Dolor en la parte superior del abdomen, por lo general, debajo de las costillas y en el lado derecho

– Náuseas o vómitos

– Niveles más bajos de plaquetas en la sangre (trombocitopenia)

– Función hepática alterada

– Falta de aire

– Aumento de peso repentino e hinchazón (edema), especialmente en el rostro y en las manos

¿Cómo se trata la tensión alta durante el embarazo?

Si la presión es alta pero no hay proteinuria (presencia de proteínas en la orina), el médico puede recomendar eliminar la sal de la dieta, realizar ejercicio físico moderado y, si fuera necesario, tomar algún medicamento para controlar la tensión.

En casos más graves o de hipertensión antes de la semana 30 se suele recomendar también reposo y controles más específicos para comprobar si el flujo de sangre llega adecuadamente a la placenta y el bebé crece correctamente.

Si se desarrolla preeclampsia lo normal es que se ingrese a la madre para controlarla de cerca y, si fuera necesario, provocar el parto ya que el nacimiento del bebé es la única manera de acabar con la tensión alta.

Si estás embarazada de más de 34 semanas, lo normal es inducir el parto para evitar problemas. Si la edad gestacional es menor, probablemente te den corticoesteroides para acelerar el desarrollo de los pulmones del bebé y otros órganos y se recomiende reposo absoluto hospitalizada para evitar un parto demasiado prematuro.

Cefalea

Definición:

Dolor originado en las estructuras del cráneo. Según sus características y su origen puede clasificarse en migraña, cefalea tensional, jaqueca, etc.

Síntomas:

Dolor de cabeza.

Tratamiento:

El tratamiento varía ampliamente según la causa y el tipo de cefalea. Los fármacos más empleados son los ergóticos y los analgésicos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/como-afecta-al-bebe-la-presion-alta-de-la-madre-7774

Cómo afecta la salud de la madre en el desarrollo del bebé

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre

Todos los embarazos implican un riesgo, desde que conoces el positivo hasta el nacimiento del bebé, tu cuerpo se fusiona con el suyo y todo aquello que repercute a tu salud puede afectar al desarrollo del bebé.

Algunas condiciones se desarrollan a partir del embarazo, otras ya se encuentran presentes en la madre antes de concebir, en estos casos, el embarazo es mucho más controlado desde la planificación del mismo o bien desde que se conoce el positivo.

Factores de riesgo que influyen en el bebé

Existen condiciones y riesgos que afectan a la evolución del desarrollo del bebé, que en la mayoría de los casos se controlan desde el inicio.

Algunas de las enfermedades crónicas o patologías previas al embarazo o que, en algunos casos, se desarrollan durante la gestación son:

Hipertensión arterial

Esta enfermedad se puede desarrollar durante el embarazo o ser crónica. En ambos casos debe de vigilarse ya que implica riesgos tanto para mamá como para el bebé.

Es importante comunicar a tu matrona una vez conoces que estás embarazada o bien a tu ginecólogo si estás en fase de búsqueda del bebé que padeces hipertensión crónica.

Esto hace referencia a la presión arterial alta que comienza, que también puede desarrollarse antes de la semana 20 del embarazo, Esta patología puede derivar en una preeclampsia, que es un aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de embarazo.

La preeclampsia, en general, ocurre en el último trimestre y puede provocar daños a algunos de sus órganos, como el hígado o el riñón. Los signos de estos daños pueden incluir proteína en la orina y presión arterial muy alta. La preeclampsia puede ser grave e incluso poner en riesgo la vida tanto de mamá como la de su bebé, entre ellos, el parto prematuro.

.

Síndrome de ovario poliquístico

Este síndrome es una afección donde se identifican niveles muy elevados de hormonas (andrógenos). Se presentan en mayor grado en aquellas mujeres que sufren menstruaciones irregulares. Además, este síndrome aumenta el riesgo de sufrir diabetes gestacional, preeclampsia o parto prematuro espontáneo.

Enfermedades de la tiroides

La enfermedad de la tiroides es un grupo de trastornos que afecta la glándula tiroidea. La tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa en la parte delantera del cuello que produce dos hormonas tiroideas. Las hormonas tiroideas controlan cómo el organismo usa la energía, por lo que afectan la manera como trabajan casi todos los órganos en el cuerpo, incluso el corazón.

Durante los primeros 3 meses de embarazo, el bebé depende de la mamá y del suministro de la hormona tiroidea de la madre, que le llega a través de la placenta.

Entorno a la semana 12, la tiroides del bebé empieza a funcionar por sí sola, pero no produce suficiente hormona tiroidea hasta las 18 a 20 semanas de embarazo.

Esta hormona es muy importante, dado que es clave para el desarrollo normal del cerebro y del sistema nervioso del bebé.

Obesidad

Es importante antes de quedarse embarazada, si sufres de obesidad, intentar reducir la carga, ya que el sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de sufrir otras patologías durante la gestación como son la diabetes gestacional, la preeclampsia o el parto prematuro.

Cáncer

Los cánceres más comunes en el embarazo son el de mama, de cuello uterino, linfoma y melanoma. El cáncer raras veces afecta al feto y algunos tratamientos son seguros durante el embarazo.

¿Cómo afecta el estrés de la madre? ¿Y sus emociones?

No es todo la salud física, la salud mental también es importante para el desarrollo del bebé. Una mamá tranquila y segura, es mejor que una mamá altamente estresada.

El estrés afecta a nuestro día  a día ¿cómo no va afectar a nuestro embarazo? Por supuesto que sí. Saber, por ejemplo, que tu bebé nacerá con una enfermedad congénita (del corazón es la más común) puede incidir en desarrollo de estrés, ansiedad y depresión en la madre durante el embarazo.

Según los autores del estudio del Children’s National Hospital, de Washington D.C. (EE.UU.), subrayan la necesidad de un cribado universal para la angustia psicológica como parte rutinaria de la atención prenatal y tomar otras medidas para apoyar a las embarazadas estresadas y así proteger el cerebro en desarrollo de sus recién nacidos.

De hecho, el estrés incrementa considerablemente las posibilidades de tener un parto prematuro espontáneo ( antes de 37 semanas de embarazo) o que el bebé nazca con bajo peso (menos de 2.5 kilogramos). Además, pueden desarrollar problemas durante la infancia como distracción, hiperactividad o déficit de coordinación motora.

Es importante disfrutar de un embarazo libre de estrés, por ti y por tu bebé, solo vivirás este momento una vez en tu vida.

La tecnología puede ayudarte a reducir el estrés, si padeces alguna enfermedad que pueda derivar en un parto prematuro, cuentas con el Test Quantus Prematurity que te dará el riesgo de que tener un parto prematuro espontáneo, aunque el resultado te de miedo, te librará del estrés de “no saber” y te ayudará a controlar y gestionar mejor tu embarazo y todas tus revisiones médicas .

Источник: https://transmuralbiotech.com/como-afecta-la-salud-de-la-madre-en-el-desarrollo-del-bebe

Presión arterial alta en el embarazo

Cómo afecta al bebé la presión alta de la madre
Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/highbloodpressureinpregnancy.

html

Otros nombres: Alta presión en el embarazo, Preeclampsia, Toxemia del embarazo

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias.

La presión arterial alta, o hipertensión, es cuando esta fuerza es demasiado alta. Hay diferentes tipos de presión arterial alta en el embarazo:

  • Hipertensión gestacional: Es la presión arterial alta que desarrolla mientras está embarazada. Comienza después de las 20 semanas de embarazo. Por lo general, no tiene otros síntomas. En muchos casos, no le hace daño a usted ni a su bebé, y desaparece durante las 12 semanas después del parto. Sin embargo, aumenta el riesgo de hipertensión en el futuro. A veces puede ser grave, lo que puede provocar bajo peso al nacer o nacimiento prematuro. Algunas mujeres con hipertensión gestacional terminan desarrollando preeclampsia
  • Hipertensión crónica: Es la presión arterial alta que comienza antes de la semana 20 del embarazo o antes de quedar embarazada. Algunas mujeres pueden haberla tenido antes de quedar embarazadas, pero no lo supieron hasta que chequearse la presión arterial en su visita prenatal. A veces, la hipertensión crónica también puede terminar en preeclampsia
  • Preeclampsia: Es un aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de embarazo. En general, ocurre en el último trimestre. En casos raros, los síntomas pueden no comenzar hasta después del parto. Esto se llama preeclampsia posparto. La preeclampsia también puede provocar daños a algunos de sus órganos, como el hígado o el riñón. Los signos de estos daños pueden incluir proteína en la orina y presión arterial muy alta. La preeclampsia puede ser grave e incluso poner en riesgo la vida tanto de usted como la de su bebé

¿Quién está en riesgo de preeclampsia?

Usted está en mayor riesgo de preeclampsia si:

  • Antes del embarazo tuvo presión arterial alta crónica o enfermedad renal crónica
  • Tuvo presión arterial alta o preeclampsia en un embarazo anterior
  • Tiene obesidad
  • Tiene más de 40 años
  • Está embarazada con más de un bebé
  • Es de raza negra
  • Tiene historia familiar de preeclampsia
  • Tiene ciertas condiciones de salud, como diabetes, lupus o trombofilia (un trastorno que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos)
  • Usó fertilización in vitro, donación de óvulos o inseminación de donantes

¿Qué problemas puede causar la preeclampsia?

La preeclampsia puede causar:

  • Desprendimiento de placenta, donde la placenta se separa del útero
  • Pobre crecimiento del feto, causado por la falta de nutrientes y oxígeno
  • Parto prematuro
  • Bebé con bajo peso al nacer
  • Parto de feto muerto
  • Daño a sus riñones, hígado, cerebro, sistema cardiovascular y otros órganos
  • Mayor riesgo de enfermedad cardíaca para usted
  • Eclampsia, que ocurre cuando la preeclampsia es lo suficientemente grave como para afectar la función del cerebra, causando convulsiones o coma
  • Síndrome HELLP, que ocurre cuando una mujer con preeclampsia o eclampsia tiene daño al hígado y las células sanguíneas. Es raro, pero muy serio

¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

Los posibles síntomas de preeclampsia incluyen:

  • Presión arterial ata
  • Demasiada proteína en la orina (proteinuria)
  • Hinchazón en su cara y manos. Sus pies también pueden hincharse, pero muchas mujeres tienen los pies hinchados durante el embarazo. Por lo mismo, los pies hinchados por sí solos pueden no ser un signo de un problema
  • Dolor de cabeza que no mejora
  • Problemas de visión, incluyendo visión borrosa o manchas
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Dificultad para respirar

La eclampsia también puede causar convulsiones, náuseas y/o vómitos, y poca producción de orina. Si termina desarrollando el síndrome HELLP, también es posible que tenga sangrado o moretones con facilidad, fatiga extrema e insuficiencia hepática.

¿Cómo se diagnostica la preeclampsia?

Su proveedor de salud controlará su presión arterial y orina en cada visita prenatal. Si su presión arterial es alta (140/90 o más), especialmente después de la semana 20 de embarazo, es probable que su proveedor le pida algunas pruebas, como análisis de sangre u otras pruebas de laboratorio para buscar proteínas adicionales en la orina y otros signos de la enfermedad.

¿Cómo se trata la preeclampsia?

A menudo, dar a luz puede curar la preeclampsia. Al tomar una decisión sobre el tratamiento, su proveedor de salud tendrá en cuenta varios factores, como qué tan grave es, cuántas semanas de embarazo tiene y cuáles son los posibles riesgos para usted y su bebé:

  • Si tiene más de 37 semanas de embarazo, es probable que su proveedor quiera que usted dé a luz al bebé
  • Si tiene menos de 37 semanas de embarazo, su proveedor de salud vigilará de cerca a usted y a su bebé. Esto incluye tomarle pruebas de sangre y orina. El monitoreo del bebé a menudo implica ultrasonido, control de la frecuencia cardíaca y del crecimiento del bebé. Es posible que necesite tomar medicamentos para controlar la presión arterial y prevenir convulsiones. Algunas mujeres también reciben inyecciones de corticoides para ayudar a que los pulmones del bebé maduren más rápido. Si la preeclampsia es grave, es posible que su proveedor desee que el bebé nazca más temprano.

Los síntomas generalmente desaparecen dentro de las 6 semanas posteriores al parto. En casos raros, es posible que los síntomas no desaparezcan o que no comiencen hasta después del parto (preeclampsia posparto). Esto puede ser muy serio y debe tratarse de inmediato

  • Preeclampsia (Enciclopedia Médica) También en inglés

Источник: https://medlineplus.gov/spanish/highbloodpressureinpregnancy.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: