Cómo amamantar a un recién nacido

Cómo amamantar a su bebé

Cómo amamantar a un recién nacido
PUNTOS CLAVES

  • Planee amamantar antes de que nazca su bebé. Incluya la lactancia materna en su plan de parto y compártalo con su profesional y con el personal del hospital.
  • Se necesita tiempo y práctica para amamantar. Tenga paciencia a medida que usted y su bebé se van acostumbrando a la lactancia materna. Pida ayuda cuando la necesite. 
  • La mayoría de las mujeres pueden comenzar a amamantar dentro de 1 hora después del parto. Las enfermeras y consultoras en lactancia pueden ayudarle a comenzar. 
  • Alimente a su bebé solo leche materna durante al menos 6 meses. Aprenda cuáles son las señales de su bebé que indican que tiene hambre y está listo para comer. 
  • Si le preocupa que su bebé no está comiendo lo suficiente, avise al profesional del niño o a su consultora en lactancia. 

Planear con anticipación puede ayudarle a tener éxito con la lactancia materna una vez que nazca su bebé. Esto es lo que puede hacer:

  • Busque un profesional médico para usted y para su bebé que apoye la lactancia materna. 
  • Averigüe si el hospital donde va a tener a su bebé apoya la lactancia materna. Pregunte si hay una consultora en lactancia en el personal del hospital.
  • Tome una clase de lactancia materna. Muchos hospitales ofrecen estas clases. Pida a su profesional que le ayude a encontrar una clase en su área. Pida a su pareja que la acompañe para aprender juntos sobre la lactancia materna. 
  • Agregue la lactancia materna a su plan de parto. Un plan de parto es una serie de instrucciones que usted da sobre el nacimiento de su bebé. Complete el plan con su pareja. Luego compártalo con su profesional, su familia y otras personas de apoyo. Es mejor para todos saber de antemano que usted planea amamantar. 
  • Cuando llegue al hospital, comparta su plan de parto con los enfermeros. Dígales que desea amamantar. Pida que su bebé duerma en la habitación con usted después del parto para que pueda amamantarlo cuando lo necesite. 
  • Consiga un sujetador para lactancia. Esos sujetadores o brasieres tienen solapas para facilitar la lactancia. Compre un tamaño más grande que el que usa normalmente para que le quede bien cuando se le agranden los senos con la llegada de la leche materna.

¿Cómo puede comenzar a amamantar una vez que nazca su bebé?

Quizás haya escuchado decir que amamantar es la cosa más natural del mundo. La verdad es que no siempre es fácil amamantar. Puede llevar tiempo y práctica. Tenga paciencia y tómese el tiempo para que usted y su bebé se sientan a gusto con la lactancia materna.

La mayoría de las mujeres pueden comenzar a amamantar dentro de 1 hora después del parto. Una enfermera o consultora en lactancia puede ayudarle a comenzar.

La consultora en lactancia es la persona con capacitación especial para ayudar a las mujeres a amamantar. Alimente a su bebé solo leche materna durante al menos 6 meses.

Cualquier cantidad de leche materna es beneficiosa para la salud y el desarrollo de su bebé. Hasta amamantar durante un período corto es bueno para su bebé.

Lea nuestra guía paso a paso para amamantar para que le ayude a aprender a dar pecho. Le muestra cómo empezar, cómo hacer eructar a su bebé después de las tomas y distintas formas de sostenerlo mientras amamanta.

Amamantar no debe ser doloroso. Si le causa dolor, hable con su profesional médico o con la consultora en lactancia. Tal vez necesite algo de ayuda para tomarle la mano. Pida a su profesional, enfermeras y consultora en lactancia que confirmen que usted ha establecido bien la lactancia antes de marcharse del hospital.

¿Quién puede ayudarle con la lactancia materna?

Hay varias personas que pueden ayudarle con la lactancia materna: 

  • Su profesional médico y el profesional de su bebé
  • Una consultora en lactancia. Puede buscar una consultora en lactancia a través de su profesional médico u hospital. O contacte a International Lactation Consultants Association, en inglés. (Asociación Internacional de Consultoras en Lactancia). 
  • Una madre consejera de lactancia. Es una mujer que dio pecho a sus propios hijos y que desea ayudar y apoyar a las madres que amamantan. Está capacitada para ayudar a las mujeres a amamantar, pero no tanto como la consultora en lactancia. Puede buscar una madre consejera a través del programa de nutrición WIC (en inglés) de su zona. O visite espanol.womenshealth.gov/o llame a la Línea nacional de ayuda para la lactancia materna al (800) 994-9662. 
  • Un grupo de ayuda para madres lactantes. Es un grupo de mujeres que se ayudan y apoyan mutuamente con la lactancia materna. Pida a su profesional médico que le ayude a encontrar un grupo cerca de su domicilio. O visite La Leche League. 
  • Amigas y familiares que han tenido buenas experiencias con la lactancia materna.
  • Su pareja. Pida a su pareja que alimente al bebé con un biberón de leche exprimida (leche que usted se saca de su seno). Así su pareja siente que comparte la experiencia de alimentar al bebé.

Usted también puede aprender sobre la lactancia materna con libros, sitios web y videos. Búsquelos en línea o en su biblioteca local.

¿Puede amamantar a bebés múltiples (gemelos, trillizos o más)?

Sí. Si sus bebés múltiples son sanos, puede comenzar a amamantarlos uno a la vez. Más adelante podrá alimentar a dos a la vez. Visite nuestra guía de lactancia materna para más información. 

¿Cómo sabe si su bebé está listo para comer?

Amamante a su bebé cuando tenga hambre. A eso se lo llama alimentación a libre demanda o receptiva. La mayoría de los recién nacidos comen cada 2 o 3 horas, o de ocho a 12 veces en un período de 24 horas.

Pero cada bebé es diferente. Es posible que su bebé quiera comer con más o con menos frecuencia. A medida que su bebé crezca, cambiarán sus hábitos de alimentación y podrá pasar más tiempo entre una toma y otra.

 

Esté atenta y aprenda cuáles son las señales de hambre de su bebé. Esas señales son las maneras en que su bebé le dice que tiene hambre. Las señales de hambre incluyen: 

  • Reflejo de búsqueda. Ocurre cuando el bebé gira la cabeza hacia todo lo que le toca la mejilla o la boca.
  • Hace movimientos o sonidos de succión
  • Se pone la mano en la boca
  • Llora. Esta es una señal tardía de hambre. Trate de amamantar a su bebé antes de que empiece a llorar.

Para que sea más fácil alimentarlo a la noche, traiga la cuna del bebé a su habitación. Mantenga la cuna del bebé junto a su cama para que esté cerca durante la noche. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que usted y su bebé duerman en la misma habitación, pero no en la misma cama, durante el primer año de la vida de su bebé y al menos durante los primeros 6 meses.

¿Cuánto tiempo dura cada toma?

Deje que su bebé se alimente todo lo que desee de un seno. Eso se llama alimentación ilimitada en el seno. Por lo general el bebé tarda de 15 a 20 minutos para alimentarse. Es posible que a su bebé le tome más o menos tiempo.

Cuando termine de tomar de un seno, haga eructar a su bebé. Luego cámbielo al otro seno. Está bien si solo quiere tomar de un solo seno. En la próxima toma, puede comenzar con el otro seno.

Deje que su bebé decida cuándo dejar de amamantar.

Las señales de que su bebé está lleno incluyen:

  • Comienza y deja de tomar.
  • Se desprende con frecuencia o escupe el seno.
  • Come más lento o se queda dormido.
  • Se distrae fácilmente.
  • Cierra la boca o aleja la cabeza del seno.

¿Cómo sabe si su bebé está tomando suficiente leche?

Al amamantar, el cuerpo sabe cuándo su bebé necesita más leche. Su cuerpo produce exactamente la cantidad adecuada para su bebé. Su bebé está tomando suficiente leche si:

  • Está aumentando de peso. El profesional médico de su bebé pesa al niño en cada visita de rutina. Usted también puede llevar un control del peso de su bebé.
  • Moja de dos a tres pañales por día los primeros días después de nacer, y de seis a ocho pañales después de los 4 o 5 días de nacer

Si le preocupa que su bebé no está comiendo lo suficiente, avise al profesional del niño o a su consultora en lactancia.

Si su bebé no toma suficiente leche materna, puede afectarle la salud e interferir con la habilidad de su cuerpo de seguir produciendo leche. Algunas mamás tienen problemas o molestias al amamantar.

Eso puede afectar la cantidad de leche que producen. Averigüe qué hacer para atender esas molestias para que no le afecten la lactancia materna.

Las señales de que quizás su bebé no esté tomando suficiente leche materna incluyen:

  • Toma por períodos muy cortos o muy largos. Mantenga a su bebé en el seno mientras esté succionando activamente. Si toma menos de 10 minutos o más de 50 minutos por vez, es posible que no esté recibiendo suficiente leche. 
  • Todavía tiene hambre después de amamantar.
  • Pasa horas sin amamantar. Su bebé necesita comer aproximadamente una vez cada 2 o 3 horas durante el día y cada 4 horas a la noche. Es posible que tenga que despertarlo para que coma esa cantidad en cada período de 24 horas.   
  • No está aumentando de peso. Es normal que el bebé pierda un poco de peso después de nacer. Sin embargo, dentro de las primeras 2 semanas de vida, debe recuperar ese peso y aumentar un poco más. Si su bebé no está aumentando de peso constantemente, es posible que no esté recibiendo suficiente leche.
  • No está tragando. Es difícil saber cuándo su bebé traga. Mire y escuche con atención. Debería tragar después de unas pocas succiones. Otra pista para ver si está tragando es si el bebé hace una pausa corta en la respiración.
  • Suda o los labios se le tornan azulados al amamantar. Esas pueden ser señales de otros problemas de salud. Avise de inmediato a su profesional médico.

Es aconsejable usar un diario de lactancia para registrar cuándo y cuánto amamanta. Lo puede encontrar en línea. O puede anotar la información en un papel o en un cuaderno. Comparta el diario con el profesional de su bebé en las visitas médicas. Los diarios de lactancia generalmente llevan un control de lo siguiente:

  • Día y horas en que su bebé come
  • Cuánto tiempo amamanta de cada seno  
  • Con qué seno comenzó cada toma
  • Cuánta leche materna se extrajo con el sacaleches 
  • Cantidad de pañales mojados o de movimientos de vientre de su bebé
  • Problemas o inquietudes que tenga sobre la lactancia materna 

¿Necesitan los bebés amamantados tomar suplementos de vitaminas?

Sí. Un suplemento es un producto que usted toma para compensar ciertos nutrientes que no recibe en forma suficiente de los alimentos que come. Los bebés amamantados necesitan estos suplementos de vitaminas:

  • Vitamina D. La leche materna no tiene suficiente vitamina D para su bebé. La vitamina D fortalece los huesos y los dientes y ayuda a prevenir una enfermedad de los huesos llamada raquitismo. Todos los bebés amamantados necesitan gotas de vitamina D con 400 IU de vitamina D a partir de los primeros días de vida. Consulte al profesional de su bebé sobre las gotas de vitamina D.
  • Hierro. La leche materna no tiene suficiente hierro para su bebé. Se recomienda dar a los bebés un suplemento líquido de hierro todos los días hasta que empiece a comer alimentos sólidos. Pregunte al profesional de su bebé por cuánto tiempo el niño debe tomar el suplemento de hierro.

¿Cuándo puede comenzar a dar a su bebé alimentos sólidos?

Alimente a su bebé solo leche materna durante al menos 6 meses. Eso significa que no debe darle agua, leche de fórmula, otros líquidos o alimentos sólidos –solo leche materna.

La leche de fórmula es un producto artificial con el que puede alimentar a su bebé. Una vez que su bebé comience a comer alimentos sólidos, siga amamantándolo hasta al menos los 12 meses.

Puede amamantar más de 12 meses si usted y su bebé lo desean. 

Más información

Última actualización: Abril de 2019

Источник: https://nacersano.marchofdimes.org/bebe/como-amamantar-a-su-bebe.aspx

Lactancia: Pautas para amamantar a un recién nacido

Cómo amamantar a un recién nacido

Una de las principales inquietudes de las madres es saber si su hijo está tomando suficiente cantidad de leche materna y si se está alimentando correctamente.

En este sentido, Montse Robles, asesora de lactancia y responsable de divulgación de Medela, defiende que los cambios en el comportamiento del bebé durante el periodo de lactancia son normales y cada niño toma de su madre justo la leche que necesita.

Los estudios realizados demuestran que lo que se considera «normal» en lactancia materna abarca un amplio catálogo de posibilidades que responde a las necesidades del bebé en cada momento de su desarrollo.

De hecho, la media diaria de leche materna que ingiere un niño hasta los 6 meses se encuentra en los 0.5 y 1.3 litros y el número de tomas y la cantidad de leche ingerida varía a lo largo de los primeros meses de vida.

Entre el tercer y el sexto mes la cantidad de leche se mantiene constante.

En España, los últimos datos disponibles indican que solo el 46,9% de las madres continúan dando el pecho después de los 6 meses.

Una de las causas principales de ese abandono es que la madre duda de que el pequeño esté alimentándose correctamente.

Sin embargo, la producción de leche se ajusta a las necesidades del bebé y que, de hecho, este consume de media el 67% de la leche del pecho materno.

Para calmar la incertidumbre de los padres en torno a la correcta alimentación de los bebés de entre 1 y 6 meses, Robles responde a las dudas más habituales a la hora de dar el pecho:

1. ¿Cuánto tiempo tengo que darle el pecho?

El número de tomas diarias puede oscilar entre 4 y 13. Esta cantidad varía según el tiempo que dure cada toma y la cantidad de leche ingerida. A medida que se reduce el número de tomas, se amplía el tiempo entre una y otra, así como aumenta el volumen de leche.

«Una toma se puede prolongar hasta los 60 minutos de duración. Serán los bebés los que dejen el pecho cuando estén llenos», afirma Montse Robles. La media de leche materna ingerida a lo largo de un día se sitúa entre los 0.5 y 1.30 litros.

El crecimiento del bebé se traduce en tomas más breves y menos frecuentes, aunque estará obteniendo la misma leche.

2. ¿Me puedo quedar sin leche y que el niño pase hambre?

Aunque durante las primeras semanas la producción de leche tarda en regularse, los pechos de la madre van a producir una mayor cantidad de la que los pequeños necesitan.

Aproximadamente, los bebés consumen un 67% de la leche materna de cada pecho en cada toma, por lo que normalmente no necesitan la totalidad de la producción, siendo habitual que un pecho produzca más leche que el otro.

Por lo general, de un solo pecho, los recién nacidos ingieren en una toma 75ml.

3. ¿Es necesario cambiar de pecho en cada toma?

Los bebés tienen diferentes patrones de comportamiento en lo que se refiere a cambiar de un pecho a otro.

No es necesario que todos los niños cambien continuamente de pecho a la hora de la lactancia. De hecho, un 30% de los lactantes se alimenta exclusivamente de un pecho de su madre.

La producción de leche se ajustará a las preferencias del niño sin necesidad de obligarle a mamar de ambos pechos.

4. ¿Debo despertar al niño para las tomas nocturnas?

Una de las dudas más recurrentes de las madres es si el niño pasa hambre por las noches.

Aunque la mayoría de los lactantes expande las tomas a lo largo de 24 horas, el análisis de su comportamiento revela que en torno al 30% de los bebés no se despierta entre las 10 de la noche y las 4 de la madrugada.

La falta de alimento durante la noche es compensada con tomas de mayor duración cuando los niños despiertan. «Antes o después los bebés van a tomar la cantidad de leche materna que necesitan, por lo que no debemos asustarnos si pasan durmiendo toda la noche o la tarde», sostiene.

5. ¿Hay diferencias entre la leche que deben tomar los niños y las niñas?

Como ocurrirá a posteriori, los niños ingieren una mayor cantidad de alimento que las niñas. Aunque se mueve en torno a los escasos 100ml/día, la diferencia en el metabolismo entre niños y niñas induce un mayor consumo por parte de los primeros.

6. ¿Debo darle solo el pecho o puedo combinarlo con el biberón?

Cada madre tiene total libertad para elegir si prefiere dar solo el pecho o extraer la leche y darle el biberón a su bebé.

Los biberones actuales imitan la forma y funcionalidad de los pezones y permiten a los bebés succionar igual que si se estuvieran alimentando directamente del pecho de la madre.

Estas similitudes, sumadas a los beneficios de los sacaleches, hacen posible que los lactantes puedan pasar del pecho al biberón de leche materna sin problemas.

En definitiva, son los lactantes los que marcan el ritmo y toman la leche que necesitan en cada etapa de su desarrollo. A medida que su metabolismo cambia, también lo hace la ingesta de leche materna.

Además, la genética también va a influir en el crecimiento de los bebés, haciendo que necesiten más o menos nutrientes según su desarrollo.

Si a pesar de tener estos datos en cuenta aparecen dudas en torno a la nutrición de los pequeños, la mejor opción será contar con el asesoramiento de un profesional en salud experto en lactancia.

Ver los comentarios

  • España (País)
  • Puericultura
  • Lactancia materna

Источник: https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-lactancia-pautas-para-amamantar-recien-nacido-201710312040_noticia.html

El bebé ha nacido, ¿cómo iniciar la lactancia materna?

Cómo amamantar a un recién nacido

Después de esperarlo tanto, finalmente el bebé ha nacido. Le miras a los ojos, rebozas de felicidad y te preguntas ¿y ahora? Si has elegido alimentar a tu bebé con tu leche, la mejor opción desde el punto de vista nutricional y emocional, te contamos cómo iniciar la lactancia materna.

Es probable que en ese momento cuentes con la ayuda de la matrona o de otro profesional especializado en lactancia materna que te explicará los primeros pasos, pero cuanto más preparada estés mejor, así que te adelantamos todo lo que debes saber para comenzar con buen pie vuestra lactancia.

La primera hora después del parto es fundamental para establecer las bases de una lactancia materna feliz.

Tras el parto, el bebé está sumamente receptivo a tu piel, a tu olor, se produce una importan entre ambos, por tanto se recomienda colocarlo al pecho inmediatamente después de nacer, incluso antes de la expulsión de la placenta. Esto contribuirá a que la lactancia pueda instaurarse sin problemas y a favorecer la interacción afectiva con tu bebé.

Su instinto en este momento es tan fuerte que si se coloca al bebé sobre el vientre de la madre, este guiado por el olor repta hasta el pecho para comenzar a succionar. Este fenómeno se conoce como Breast Crawl.

Hay madres que no tiene la posibilidad de darle el pecho nada más nacer, sobretodo si han tenido una cesárea.

En algunos centros permiten el contacto piel con piel incluso tras una cesárea, siguiendo las recomendaciones de no separar a la madre y al bebé, pero no es lo más habitual.

En caso de no poder la madre, se recomienda hacer piel con piel padre-bebé puesto que el el contacto precoz tiene grandes beneficios para el desarrollo del bebé.

La primera toma

Ya sea durante el parto (mejor) o en cuanto la madre se sienta en condiciones será el momento de la primera toma. Ya estarás tranquila en la habitación y toca poner el bebé al pecho. ¿Dolerá? ¿Cómo será la sensación? ¿Tendré suficiente leche? son algunas de las preocupaciones más habituales.

Para empezar, tienes que adoptar una postura cómoda para ambos. Al principio opta por la postura tradicional ya luego irás buscando nuevas posiciones.

La madre tiene que estar sentada, o si sientes dolor después del parto semitumbada, con la espalda bien apoyada y sujetando al bebé con el antebrazo.

Si lo prefieres, puedes colocar debajo del brazo una almohada, un cojín o un cojín de lactancia.

No debe haber prendas que interfieran entre el pecho y la boca del bebé. Cuanto más contacto piel con piel haya, mejor. Una vez conseguida la postura que te resulte más cómoda viene algo sumamente importante: el agarre del bebé al pecho. Un mal agarre puede acarrear problemas como dolor, grietas, que el bebé reciba poca leche, etc…

¿Cómo debe agarrarse el bebé al pecho?

La boca del bebé debe cubrir toda o casi toda la areola mamaria y el pezón debe estar completamente dentro de su boca, sobre el paladar blando en la parte superior de la boca. Para dejarlo más claro, el pezón no debe quedar en los labios del bebé sino todo dentro de la boca. La leche sale por el pezón pero gracias a la succión que hace el bebé del pecho.

El reflejo de succión del bebé enviará al cerebro de la madre la orden para producir prolactina, hormona responsable de la producción de leche.

Si el bebé no se coge al pecho enseguida, no te agobies, sigue intentándolo. Algunos lo hacen enseguida y otros tardan un poco más. Para ayudarle, déjale en contacto con tu pecho desnudo la mayor parte del tiempo, cerca de tu olor y tu calor. La mayoría de los bebés realizan la primera toma dentro de las dos horas siguientes al parto.

Al principio no saldrá leche, lo primero que recibirá tu bebé será calostro. El calostro, una sustancia acuosa y amarillenta compuesta por inmunoglobulinas, agua, proteínas, grasas y carbohidratos que le proporciona al recién nacido todo lo que necesita.

Las primeras 12 horas

Después del parto, de la primera revisión y de la primera toma, el bebé se siente agotado y lo más probable es que duerma unas cuantas horas. El recién nacido sano es capaz de autorregular su ingesta, por lo que no es necesario despertarle para darle una segunda toma.

Mantén a tu bebé en tu misma habitación y cerca tuyo para estar pendiente de cualquier señal y poder ofrecerle el pecho en cuanto se despierte.

Aprovecha estas horas para descansar y recuperarte del parto. Las visitas pueden esperar y por cierto, hablando de visitas, no te dejes agobiar por consejos sobre cómo alimentar o cómo cuidar a tu bebé. Confía en tu instinto y en la conexión con tu bebé. Tú sabrás cómo hacerlo.

Las primeras 24 horas

Después de unas horas de descanso el bebé se despertará con ganas de mamar. Manténlo con libre acceso al pecho y ofréceselo siempre que quiera, sin horarios, a demanda.

Con el tiempo irás reconociendo los gestos del bebé que indican que quiere mamar: se mete las manos en la boca, hace el movimiento de succión o abre la boca buscando el pecho.

No esperes a que llore, en cuanto notes estas señales colócale al pecho.

Tampoco hay un tiempo para cada toma, no tienes que estar pendiente del reloj. El recién nacido puede llegar a hacer entre 8 y 12 tomas diarias y tomará la cantidad que necesite.

Cuando vacíe un pecho colócalo en el otro.

Es muy importante que tengas en cuenta la importancia de que cuanto más tiempo esté el bebé al pecho más succionará y más se activará la producción de leche.

Las primeras 48 horas

Si has tenido a tu bebé en el hospital, seguramente este día te vayas a casa. Entre las 30 y las 72 horas después del parto se produce la subida de la leche. En madres primerizas suele darse más tarde, mientras que en multíparas, antes.

Según cómo se haya establecido la lactancia materna desde las primeras horas después del parto, la subida de la leche será más o menos problemática. Si colocas al bebé al pecho nada más nacer y succiona a demanda varias veces al día, el proceso de la subida será menos incómodo y doloroso. Si ha sido muy paulatino, puede incluso no notarse.

Una vez que estés en casa, mantén las mismas recomendaciones: ofrece el pecho a demanda, controla siempre que el agarre sea correcto y procura que vacíe un pecho antes de ofrecer el otro para evitar una congestión o ingurgitación mamaria.

Cualquier duda que tengas, dolor o problema a la hora de dar el pecho busca la ayuda de un consultor de lactancia en tu zona. Son profesionales cualificados y preparados para asesorar a las madres durante esta etapa.

Espero que estos consejos te ayuden a iniciar con éxito la lactancia materna una vez que el bebé ha nacido. Los primeros momentos pueden ser desconcertantes, por lo que saber de antemano cómo actuar hará que te sientas más confiada en el poder que tienes para alimentar a tu bebé.

En Bebés y más | Todo lo que debes saber para tener una lactancia materna feliz

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/el-bebe-ha-nacido-como-iniciar-la-lactancia-materna

Cómo dar de mamar a un recién nacido

Cómo amamantar a un recién nacido

Si eres mamá primeriza, tu cabeza estará hecha un mar de dudas. Qué debes hacer y qué no para que el bebé esté lo mejor posible.

Y seguro que, una de las principales inquietudes a las que te enfrentas es saber si tu niño está tomando suficiente cantidad de leche, así como si se está alimentando correctamente.

La leche materna es el mejor alimento que existe para los bebés. Durante sus primeros meses de vida no necesitan nada más. Además, ayuda a prevenir algunas enfermedades respiratorias.

En este sentido, Montse Robles, asesora de lactancia y responsable de divulgación de Medela, señala que “los cambios en el comportamiento del bebé durante el periodo de lactancia son normales y cada niño toma de su madre justo la leche que necesita”.

La leche materna es un alimento completo que contiene todas las sustancias nutritivas que el bebé necesita.

Aparte de los grandes beneficios que esta ofrece en la formación del cerebro del lactante, y de la cantidad de componentes que contiene para combatir las numerosas infecciones que no se encuentran en las leches artificiales.

Asimismo, la composición nutritiva va cambiando y se ajusta a las necesidades del pequeño a medida que este va creciendo.

De hecho, estudios realizados por Medela demuestran que lo que se considera normal en la lactancia materna abarca un amplio catálogo de posibilidades que responde a las necesidades del bebé en cada momento de su desarrollo.

Robles afirma que “la media diaria de leche que ingiere un niño hasta los seis meses se encuentra entre los 0,5 y los 1,3 litros; y el número de tomas y la cantidad varían a lo largo de los primeros meses, excepto entre el tercer y sexto mes que la cantidad de leche se mantiene constante”.

Otra de las preguntas que se hacen las madres a la hora de amamantar a su hijo es si tiene suficiente leche como para hacerlo y qué pasaría si se quedan sin leche.

Encarnación Gonzalo Alonso, pediatra del Centro de Salud de Ugao-Miraballes (Vizcaya), responde en la página FamiliaySalud que “la mayoría de las madres tienen la capacidad de producir la cantidad suficiente de leche para amamantar a uno e incluso a dos bebés.

Además, la leche inicial es calostro siendo muy calórica e ideal para el recién nacido. Como su estómago es pequeño necesita hacer tomas frecuentes de poca cantidad”.

Asimismo, Robles indica que “los bebés consumen un 67 por ciento de la leche materna de cada pecho en cada toma, por lo que normalmente no necesitan la totalidad de la producida”. Por lo general, de un solo pecho los recién nacidos ingieren una toma de 75 mililitros.

¿Cuánto tiempo hay que darle el pecho?

Se debe dar el pecho al lactante siempre que lo demande. El número de tomas diarias puede oscilar entre cuatro y trece. Gonzalo señala que “este descontrol inicial la madre no se lo debe tomar como grave. Sucede porque es una adaptación madre-hijo.

Además hay que señalar que todos los bebés no son iguales, cada uno tiene un patrón de tomas diferentes”. En esta misma línea, Robles dice que “una toma se puede prolongar hasta 60 minutos, pero serán los bebés los que dejen el pecho cuando estén llenos.

La media de la leche ingerida a lo largo del día se sitúa entre los 0,5 y los 1,3 litros. El crecimiento del bebé se traducirá en tomas breves y menos frecuentes”. La duración de estas, por tanto, se relaciona con la fuerza y la destreza de succión del bebé.

Ahora, hay que tener en cuenta que las tomas donde el bebé está dormido y realiza movimientos débiles de succión no se deben contar como efectivas.

Asimismo, es bueno ir cambiando de pecho en cada toma, o incluso en la misma. El bebé decidirá. Gonzalo señala que “si el lactante hace una correcta succión, se notará que el pecho se vacía tras la toma. Además, emitirá sonidos al tragar, mojará los pañales y hará deposiciones”.

Por otro lado, Robles señala que cada bebé tiene un comportamiento diferente en lo que se refiere a cambiar de un pecho a otro. “No es necesario que todos los niños cambien continuamente de pecho a la hora de la lactancia, de hecho, un 30 por ciento de los pequeños se alimentan exclusivamente de un solo pecho de su madre.

La producción de leche se ajustará a las preferencias del niño sin necesidad de obligarle a mamar de ambos pechos”.

Tomas nocturnas

Una de las dudas más recurrentes de las madres es si el niño pasa hambre por las noches. Aunque la mayoría de los lactantes expande las tomas a lo largo de 24 horas, el análisis de su comportamiento revela que en torno al 30 por ciento de los bebés no se despiertan entre las 10 de la noche y las 4 de la madrugada.

Robles aclara que “la falta de alimento durante la noche es compensada con tomas de mayor duración cuando los niños despiertan. Por ello, no hay que asustarse si pasan durmiendo toda la noche o la tarde”. Por su parte, Gonzalo concluye diciendo que “el patrón del sueño de cada bebé es variable.

El uso del chupete una vez asegurada la buena evolución de la lactancia materna puede ayudarle a dormir”.

Por último, hay que destacar que la que muchas madres dejan de dar el pecho al niño antes de tiempo. En España, los últimos datos indican que sólo el 46,9 por ciento de las madres continúan dando el pecho después de los seis meses.

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/2018/03/21/como-dar-mamar-recien-nacido-162174.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: