Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

Hay muchas cosas que preocupan a los padres: que su hijo se desarrolle sano, que empiece a tener autonomía, que sea una persona feliz… Y, sobre todo, que sepa cómo usar su inteligencia. En las primeras etapas de la vida los infantes no han explotado aún sus habilidades mentales, pero empezarán a hacerlo de manera progresiva basándose en la imitación.

Aprender es su máxima aspiración y tú su mayor ejemplo, por eso es lógico que nos sintamos responsables y queramos educarles de la mejor manera posible.

Pero muchas veces se tiende a comparar y a establecer una edad para hacer determinadas cosas, como si el bebé estuviera en una competición o un videojuego y tuviera que quemar etapas con la máxima precisión posible. Pero sentimos decir que ningún bebé encaja dentro de ningún molde base.

¡Tranquilos! Todos los niños están programados genéticamente para ser inteligentes. Pero no le privéis de descubrir el mundo desde el respeto y desde su propio espacio. Vosotros le habéis dado la vida pero es otro ser humano diferente. Y aunque es dependiente, debería ser libre.

Indice

El desarrollo del bebé

El primer año de vida es el tiempo de descubrir y vivir las primeras experiencias. Su cerebro ya habrá multiplicado por tres su tamaño y se habrán creado las conexiones más importantes en las diferentes regiones de su cerebro.

Además, habrá adquirido los conocimientos necesarios para su posterior desarrollo intelectual, las bases por las que empezará a construir su realidad. Es una etapa apasionante porque comenzará a pensar en abstracto.

Al final del primer año ya sabe que las cosas siguen estando ahí aunque él no las vea, habilidad fundamental para empezar a entender todo lo que es ajeno a él o ella.
 

La confianza

Para los bebés –y en el fondo para todos–, están viviendo en un mar gigante donde lo único a lo que pueden atarse es a las personas que le cuidan. Y si les regalas confianza, podrán ser capaces de casi cualquier cosa. La alegría de vivir y de aprender es algo natural en los bebés sanos.

Lo que necesitan para desarrollar todo su potencial es seguridad. Cuando los bebés perciben la cercanía y la protección constante de sus padres o de las personas que le cuidan, se sienten estimulados a descubrir y entender el mundo. El motor de sus cerebros es el sentimiento de protección, seguridad y estima.

 A partir de ahí empezarán a entender y asimilar toda la información que les ofrece el entorno.

El vínculo emocional

Establecer una unión estrecha, un vínculo fuerte con papá y mamá, es fundamental para el desarrollo de cualquier niño, pero es mucho más importante durante los primeros doce meses.

El vínculo se forma cuando los padres confían en esa intuición, en un intercambio con su bebé a través del contacto físico y visual y de las palabras. El amor que los padres le dan a su hijo es recíproco: cuando su bebé les sonríe o hace algún ruido.

También al sentir que pueden calmar a su hijo cuando llora y al observar los pequeños progresos que hace en su desarrollo.

Fuera estrés

Desde el mismo momento del nacimiento, las neuronas del cerebro del bebé empiezan a empaparse de todas las señales e informaciones que les llegan a través de los sentidos. Poco a poco surgen repeticiones que permiten al niño reconocer relaciones y reglas complejas, extraer conclusiones lógicas y actuar en consecuencia.

Cuanto mayores se hacen los niños, más estables se vuelven esos patrones. Las distintas regiones cerebrales van adquiriendo forma a gran velocidad. Durante los primeros meses se van creando nuevas conexiones para cada paso que exige el desarrollo del bebé. Y, para eso, el niño necesita sobre todo mucha calma y todos los estímulos que pueda procesar.

El estrés y la lucha porque crezca, curiosamente, les bloquea y les impide su desarrollo.

Check back

Los científicos denominan “check back” a esta confirmación que los bebés buscan en sus padres a partir de los tres o cuatro meses. Será más evidente cuanto más activo vaya siendo el bebé. Cuando empiece a gatear, a partir de los nueve meses, mirará constantemente a papá y mamá en busca de aprobación, si le animan a seguir o a pararse.

El potencial intelectual no representa, por tanto, un patrimonio que se recibe en el momento de la concepción, sin la posibilidad de modificarlo ni desarrollarlo.

No se nace inteligente, sino que la persona se hace inteligente.

La inteligencia crece y evoluciona con el niño, y es posible potenciarla, desarrollarla y reforzarla del mismo modo que potenciamos, desarrollamos y reforzamos los músculos.

Según los resultados de un número de estudios cada vez mayor, el desarrollo del cerebro, que comienza desde el principio de la concepción, no se interrumpe en el momento del nacimiento, sino que continúa hasta los 20 años, como mínimo, y alcanza su máximo ritmo alrededor de los 10 años.

Por eso es aconsejable que además de todas las pautas anteriores se establezca una exposición directa a los estímulos. El niño aprende de forma autónoma de los encuentros con las personas, con los objetos y con las situaciones propias del ambiente. ¡Ánimo!

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/estimulacion/como-ayudar-a-mi-bebe-a-desarrollar-su-inteligencia-9271

¿Cómo potenciar la inteligencia de los niños?

Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

La inteligencia infantil se puede desarrollar. Es cierto que tiene un componente genético, pero también influyen las condiciones del medio y las experiencias de vida.

Por eso, un entorno enriquecedor, que plantee continuamente nuevos desafíos y donde el niño tenga que esforzarse para aprender cosas nuevas, potenciará su inteligencia.

Por supuesto, en esta tarea los padres desempeñan un rol fundamental.

1. Apuesta por una dieta sana

¿Sabías que la comida basura puede afectar la inteligencia infantil? Así lo ha demostrado un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, en el que encontraron que el consumo de azúcares y grasas trans puede afectar el cociente intelectual infantil.

En cambio, otros estudios han demostrado que apostar por una dieta sana desde edades tempranas puede estimular la inteligencia.

Algunos alimentos como el chocolate negro, los huevos, el pescado azul o la remolacha tienen la capacidad de potenciar la producción de neurotransmisores a nivel cerebral, aumentar el estado de alerta y fomentar las habilidades para resolver problemas.

2. Asegúrate de que duerma lo suficiente

El sueño es vital para el buen funcionamiento del cerebro. Se ha apreciado que cuando un niño pasa una noche sin dormir o duerme poco y mal al día siguiente se distrae con más facilidad, le cuesta concentrarse y no es capaz de pensar con claridad.

De hecho, un estudio alemán encontró que dormir poco afecta la bioquímica del cerebro y provoca una inestabilidad cognitiva.

Sin embargo, cuando un niño duerme más de 8 horas despierta al día siguiente con la mente más despejada, de manera que le resulta más fácil concentrarse en las tareas y solucionar problemas.

3. Motívalo a romper la rutina

Los hábitos ayudan al niño a terminar sus tareas más rápido, pero pueden convertirse en un obstáculo para su inteligencia.

Esto se debe a que los hábitos hacen que el cerebro funcione de forma automática y fortalece las conexiones neurales que ya existen, pero no fomentan el desarrollo de nuevas conexiones cerebrales que son las que promueven el desarrollo de las habilidades y la inteligencia.

Por eso, una forma para estimular la inteligencia de tu hijo consiste en animarlo a cambiar sus hábitos ya sea lavándose los dientes con la mano contraria, probando nuevos sabores a la hora de comer o descubriendo juegos nuevos.

4. Anímalo a desarrollar sus pasiones

Un estudio realizado en las universidades de Wisconsin e Indiana encontró que las pasiones infantiles son beneficiosas para el desarrollo intelectual.

Los intereses intensos, sobre todo los que demandan un conocimiento más profundo como puede ser la pasión por las estrellas o el funcionamiento de los coches, no solo hacen que el niño aprenda sobre dichas temáticas sino que también mejoran su atención, estimulan su perseverancia y potencian algunas habilidades cognitivas como el procesamiento y análisis de la información.

5. Incítalo a aprender un nuevo idioma

Aprender un nuevo idioma no solo le abrirá al pequeño nuevas puertas sino que también estimulará su inteligencia.

Así lo ha demostrado un estudio realizado por investigadores del Georgetown University Medical Center, en el que se encontró que las personas que dominan dos o más idiomas tienen más materia gris en los lóbulos frontales y parietales, dos zonas del cerebro involucradas en el desarrollo del pensamiento, la atención y el control ejecutivo, en comparación con aquellas personas que solo hablan un idioma.

6. Estimúlalo a practicar deporte

Una investigación realizada en la Universidad de Dundee ha encontrado que la práctica de ejercicio físico potencia el rendimiento académico en los niños, sobre todo la comprensión verbal y el pensamiento lógico. Los expertos, quienes analizaron el desempeño escolar en diferentes materias de casi 5.

000 niños, así como el tiempo que le dedicaban a la actividad física, hallaron que la práctica de deporte en la edad temprana está estrechamente relacionada con un buen rendimiento académico.

Lo que sucede es que el ejercicio físico aumenta la oxigenación al cerebro, lo cual incrementa a su vez la conectividad neuronal y mejora las funciones cognitivas.

7. Potencia su interés por los rompecabezas

El juego es una pieza fundamental en el desarrollo temprano del niño. No solo es un agente socializador sino que también le permite descubrir el mundo que le rodea, a la vez que le ayuda a desarrollar sus habilidades cognitivas.

De hecho, los juegos de mesa o en solitario estimulan habilidades cognitivas como la atención, la memoria y el pensamiento.

Así lo demostró un estudio realizado en la Universidad de Chicago, en el que se encontró que los niños que juegan con rompecabezas desarrollan mejores habilidades espaciales y matemáticas en comparación con los pequeños que prefieren otro tipo de juegos.

Источник: https://www.etapainfantil.com/potenciar-inteligencia-ninos

Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la inteligencia emocional

Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

Cada vez somos más conscientes de la importancia de enseñar a los niños a reconocer y expresar sus emociones de manera saludable.

Como madre o padre tienes la responsabilidad de ayudar a tu hijo a desarrollar su inteligencia, por ello en este post hablaremos sobre cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es la capacidad de una persona para expresar y manejar las emociones de manera apropiada, esto incluye respetar también los sentimientos de los demás. Es un conjunto de habilidades que los niños pueden comenzar a aprender a cualquier edad.

Cuando enseñas a los niños inteligencia emocional, les enseñas las habilidades más esenciales para su éxito en la vida.

Algunos pasos importantes para fomentar la inteligencia emocional

Tal y como he dicho antes, la buena noticia es que todos los niños tienen la capacidad de aprender habilidades de inteligencia emocional. Solo necesitan que mes enseñemos cómo.

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

  1. Etiqueta las emociones de tu hijo: Los niños necesitan aprender a reconocer cómo se sienten. Por ello, puedes ayudar a tu hijo poniendo un nombre a sus emociones, al menos la emoción que sospechas que él siente. Por ejemplo, cuando tu hijo está enfadado porque perdió un juguete, puedes decirle: “Parece que te sientes realmente enfadado en este momento. ¿Es así? «Si, por el contrario, le ves triste, podrías decir: “¿Te sientes triste porque hoy no vamos a visitar a la abuela y al abuelo?” El vocabulario emocional, como por
    ejemplo, enfadado, molesto, vergonzoso, sorprendido, asustado… pueden construir un vocabulario para expresar sentimientos. No olvides usar también palabras para emociones positivas, como alegre, emocionado y esperanzado.
  2. Mostrar empatía: Cuando tu hijo se siente mal, especialmente cuando sus emociones pueden parecer un poco dramáticas, puede ser tentador para ti minimizar cómo se siente. Pero, estos comentarios solo enseñarán a tu hijo que la forma en que se siente es incorrecta. Un mejor enfoque es validar sus sentimientos y mostrar empatía, incluso si no comprendes por qué se siente tan mal. Pongamos un ejemplo: si tu hijo está llorando porque le dijiste que no podía ir al parque hasta que recogiese su habitación, di algo como: «Yo también me enfado cuando no puedo hacer lo que quiero también». Cuando tu hijo vea que estás comprendiendo cómo siente por dentro, se sentirá menos obligado a mostrarte cómo se siente a través de su comportamiento (por ejemplo, gritando o tirando cosas).
  3.  Actuar como modelo para enseñarle a expresar sus sentimientos de forma adecuada: Los niños necesitan saber cómo expresar sus emociones de una manera socialmente apropiada. Por ejemplo, decir: Has herido mis sentimientos» o hacer un dibujo de una cara triste puede ser útil, gritar y tirar cosas no es apropiado socialmente. La mejor manera de enseñar a tu hijo a expresar sentimientos es modelando estas habilidades tu mismo. Usa palabras que expresen cómo te sientes emocionalmente en tus conversaciones diarias. Los estudios nos enseñan que los padres y madres emocionalmente inteligentes tienen más probabilidades de tener hijos emocionalmente inteligentes. Por lo tanto, enfócate en desarrollar tus habilidades para que puedas ser un modelo efectivo para tu hijo. El cambio comienza con nosotros, los adultos que estamos alrededor de la vida de los niños.
  4. Enseña habilidades de afrontamiento saludables: Una vez que los niños entienden sus emociones, necesitan aprender a lidiar con esas emociones de manera saludable. Saber cómo calmarse, animarse o enfrentar sus miedos puede ser complicado para los más pequeños. Por eso, es importante que le enseñes habilidades específicas para que aprenda cómo hacerlo. Por ejemplo, tu hijo puede aprender a respirar profundamente cuando está enojado para calmar su cuerpo. También puedes ayudar a tu hijo a crear un kit que le ayude a regular sus sentimientos. Un libro para colorear y música relajante son algunos elementos que pueden ayudar a calmar sus emociones.
  5. Desarrollar habilidades para resolver problemas: Una parte importante de la construcción de la inteligencia emocional implica aprender a resolver problemas. Una vez que los sentimientos han sido etiquetados y abordados, es hora de analizar cómo solucionar el problema en sí. Tal vez, tu hijo está enfadado porque su hermana sigue interrumpiéndolo mientras está jugando a un videojuego. Entonces, ayúdale a identificar al menos cinco formas en las que podría resolver el problema. El objetivo Inicial es hacer una lluvia de ideas con soluciones (no tienen que ser las mejores soluciones, ni las más efectivas). Una vez que haya identificado al menos cinco posibles soluciones, ayúdale a evaluar las ventajas y desventajas de cada una. Luego, anímale a elegir la mejor opción. Por otro lado, cuando tu hijo cometa errores, analiza con él lo que podría haber hecho de manera diferente y lo que él puede hacer para mejorar. Puedes darle orientación cuando sea necesario, pero centra tus esfuerzos en ayudar a tu hijo a ver que tiene la capacidad de resolver los problemas de manera efectiva por su cuenta.
  6. Hacer de la inteligencia emocional un objetivo continuo: No importa cuán emocionalmente inteligente parezca tu hijo, siempre hay margen de mejora. Y es probable que haya algunos altibajos durante la infancia y la adolescencia. A medida que crezca, es probable que tenga que afrontar obstáculos que desafíen sus habilidades. Por lo tanto, un buen objetivo puede ser el de incorporar el desarrollo de habilidades en su vida cotidiana. Cuando tu hijo sea pequeño, habla sobre los sentimientos todos los días. Habla también acerca de las emociones que los personajes de los libros o películas pueden sentir.

¿Por qué ayudar a tu hijo a desarrollar la inteligencia emocional?

En las últimas décadas, los estudios han encontrado que la inteligencia emocional proporciona una variedad de beneficios. A continuación, detallo solo algunas de las formas en las que la inteligencia emocional es una ventaja:

  • La investigación ha demostrado que la inteligencia emocional predice más del 54% de la variación en el éxito (relaciones, efectividad, salud, calidad de vida).
  • La alta inteligencia emocional está vinculada a un mayor cociente intelectual. Además, los jóvenes con mayor inteligencia emocional obtienen mejores calificaciones y toman decisiones más saludables.
  • Las habilidades de inteligencia emocional ayudan a los niños a manejar conflictos y desarrollar amistades más profundas. Adicionalmente, los adultos con altos niveles de inteligencia emocional también informan de mejores relaciones en sus vidas personales y profesionales.
  • Las personas con niveles más altos de inteligencia emocional tienen menos probabilidades de experimentar depresión y otras enfermedades mentales.

Finalmente, recuerda que los niños absorben una cantidad tremenda de información. Casi tan pronto como comienzan a hablar, se les puede enseñar a identificar y comunicar sus sentimientos.

Si te ha gustado leer este post sobre cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la inteligencia emocional, te recomiendo que leas los siguientes post: Cómo ayudar a tu hijo/a a manejar el enfado o Mi hijo está fuera de control: Cómo enseñar a tu hijo a manejar las emociones.

Источник: https://iratxelopezpsicologia.com/ayudar-a-tu-hijo-a-desarrollar-la-inteligencia-emocional/

Niño inteligente: 10 consejos para que tu hijo desarrolle todo su potencial intelectual

Cómo ayudar a mi bebé a desarrollar su inteligencia

¿Cómo criar a un niño inteligente y feliz? A los padres les preocupa el desarrollo de sus hijos, y más cuando tiene que ver con su desarrollo intelectual. Todos queremos que nuestros hijos sean inteligentes, pero pocos saben cómo fomentarlo. Aquí te desvelamos una serie de consejos para criar a un niño inteligente.

La inteligencia es una cualidad muy deseada. Parece que las personas más inteligentes son las que tienen más éxito en la vida. Aunque esto no siempre es así. En el éxito intervienen otros muchos factores. Pero lo cierto es que la inteligencia nos ayuda mucho. ¿Qué podemos hacer para fomentar la inteligencia en nuestros hijos?

Cómo criar a un niño inteligente

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia puede definirse como la capacidad de adaptarse al medio y resolver eficazmente los problemas que nos encontramos. Es un habilidad mental implicada en el razonamiento, en el aprendizaje, en la percepción de relaciones entre las cosas.

De alguna manera, la inteligencia es una garantía de supervivencia. Los seres humanos nos habríamos extinguido de no haber sido por nuestra inteligencia.

La inteligencia es un concepto controvertido y existen multitud de teorías que la explican. Inicialmente se pensaba que existía un factor general que explicaba la inteligencia básica (factor g).

En esta época se decía que “la inteligencia es lo que miden los test de inteligencia (CI)”.

Esta es una definición tautológica que no aporta nada de información, y deja clara la ignorancia y el poco consenso acerca de lo que es la inteligencia.

Pero más tarde, los psicólogos establecieron que la inteligencia es un concepto mucho más complejo que eso, y no podía determinarse a partir de un método tan simplista. Algunos psicólogos dividieron la inteligencia en categorías.

Una las teorías más conocidas es la de las inteligencias múltiples de Howard Gardner.

Según Gardner, tenemos 7 tipos de inteligencia: musical, lógico-matemática, lingüistica, espacial, interpersonal, intrapersonal y corporal-cinestésica.

1. Cuida la alimentación

¿Como criar a un niño inteligente? El desarrollo del niño comienza en el vientre materno. Es ahí donde los genes y el ambiente uterino influido por la conducta de la madre van a tener un gran peso en el desarrollo posterior, tanto físico como cerebral y cognitivo.

La alimentación de la madre durante el embarazo influye en el desarrollo cognitivo del niño, según un estudio. Además, alimentar al bebé con leche materna es la mejor garantía de un correcto desarrollo físico y mental. Según este  estudio, alimentar a tu hijo con leche materna, realmente aumenta los niveles de inteligencia.

Además se ha visto que una malnutrición durante los primeros años del niño conduce a un menor cociente intelectual y a conductas agresivas y antisociales. Es importante cuidar el cerebro de los niños.

Niño inteligente: Cuida su alimentación

2. Promueve la actividad física

Una recomendación clave para fomentar la inteligencia del niño/a es la actividad física. El ejercicio estimula el desarrollo cognitivo.

En concreto en un estudio de la Universidad de Griffith, se ha visto que los niños que aprenden a nadar con temprana edad adquieren antes un gran rango de habilidades.

Además de adquirir antes hitos físicos del desarrollo (aprender a andar, control de esfínteres…), también puntuaban más alto en pruebas viso-motoras como cortar papel, colorear, trazar líneas y forma y muchas pruebas relacionadas con las matemáticas. También su expresión oral era mucho mejor.

3. Llévale a la guardería

Llevar a tu hijo a la guardería puede ayudarle a ser un niño más inteligente. Un contacto temprano con ambientes que estimulen el lenguaje, que le lleven a relacionarse con otros niños, desarrollar la sociabilidad y fomentar su independencia tienen un impacto positivo en su rendimiento e inteligencia posterior.

4. Anímale a ir a clases de música

Bastantes estudios (como este y este) apuntan a que un entrenamiento musical temprano puede incrementar el desarrollo intelectual de los niños preescolares. En concreto, influye positivamente en la memoria, en habilidades de lectoescritura, habilidades visoespaciales y espacio-temporales.

Este otro estudio enfatiza la importancia de que el niño disfrute con estas clases. Todos estos beneficios del aprendizaje musical sólo se obtendrán si es una experiencia placentera. Por ello, anímale a ir a clases de música, no le obligues.

Cómo criar a un niño inteligente: Anímale a ir a clases de música

5. Motívale

Motívale a esforzarse, a aprender de los errores y a no rendirse. Estas son una de las claves para el éxito. Enséñale que no pasa nada por equivocarse, si luego aprendemos de los errores.

Prémiale el esfuerzo, no por lo resultados: “Se nota que te has esforzado y has estudiado mucho para este examen. Sigue así”.

No dejes que se rinda a la primera dificultad: “Es una tarea difícil, pero si te rindes tan pronto no conseguirás lo que deseas. Prueba a hacerlo de otra manera”.

6. Lee con tu hijo

Criar a tu hijo en un ambiente estimulante es uno de los factores clave para fomentar su desarrollo intelectual.

Leer cuentos con él, además de propiciar el gusto por la lectura, le va a enseñar valores, incentivará su imaginación, estimulará la adquisición del lenguaje y fomentará la reflexión.

Además, no deja de ser tiempo de calidad en familia, que tiene un impacto positivo en su desarrollo emocional.

7. Selecciona juegos estimulates

¿Cómo criar a un niño inteligente? No hay mejor manera de desarrollarse cognitivamente que mediante el juego. Pero, ojo, hay juegos mejores que otros. Fomenta el uso de juegos educativos, constructivos, que fomenten el razonamiento y la imaginación.

Por ejemplo, son ideales los juegos de construcción tipo lego, juegos de memoria como el juego de las parejas, puzles…  A veces los juegos más sencillos son los más divertidos. Dale una caja grande y que se imagine qué puede ser (un cohete, una casa, un barco…).

Aquí puedes encontrar una lista de juegos de siempre que ayudan a estimular las capacidades psicomotoras de los niños.

Existen programas específicos que permiten, a través del juego, evaluar y estimular el cerebro de los más pequeños. La plataforma educativa de neuroeducación de CogniFit está dirigida a medir y mejorar más de 20 funciones cognitivas fundamentales que abarcan el área de la atención, memoria, planificación, etc…

Estimula el juego

8. Háblale

¿Cómo criar a un niño inteligente? Tanto si es pequeño y no ha adquirido el lenguaje todavía, como si ya lo tiene, la comunicación es esencial.

Hablar con los niños más pequeños estimulan la adquisición del lenguaje y el aprendizaje de vocabulario nuevo.

Cuando son mayores, hablar con ellos y preguntarles cómo están, cómo se sienten, qué es lo que más les ha gustado y lo que menos del día, les ayuda a ser más comunicativos y a expresar lo que sienten.

9. Fomenta la inteligencia emocional

Cultivar la inteligencia emocional de nuestros hijos es fundamental para un buen desarrollo. La inteligencia emocional es la capacidad de gestionar nuestras propias emociones y las de los demás.

Ayuda a tu hijo a reconocer sus sentimientos y lo que ello conlleva. Por ejemplo: “Se te ha roto el juguete, es un juguete que te gusta mucho y es normal sentirse triste y enfadado. Pero si estás mucho tiempo así no vas a poder disfrutar de los otros juguetes que tienes”. Tus palabras tienen un gran poder en ellos. Descubre el Efecto Pigmalión.

10. Un niño inteligente debe asumir responsabilidades

Dar a tu hijo pequeñas responsabilidades, siempre acordes a su edad, es muy beneficioso para el desarrollo de su independencia, capacidad de resolución de problemas, autoestima. Si acostumbras a tu hijo a dárselo todo hecho, pensará que no es capaz de hacer las cosas, aprenderá mucho más tarde a hacerlas, y crecerá siendo dependiente de los demás.

Déjale que coma solo desde el momento en que pueda sostener la cuchara, déjale que recoja sus propios juguetes, anímale a que piense para resolver los pequeños problemas a los que se enfrente…

Psicóloga General Sanitaria y sexóloga. Deseosa de mejorar la calidad de vida de las personas mediante la práctica clínica y la comunicación a través de la red.

This post is also available in: Ruso

Источник: https://blog.cognifit.com/es/nino-inteligente-consejos-potencial/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: