¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

El tartamudeo

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

El tartamudeo es un trastorno del habla en el que se repiten los sonidos, las sílabas o las palabras; se prolongan los sonidos; y se tienen interrupciones del habla conocidas como “bloqueos”.  Una persona que tartamudea sabe exactamente lo que quisiera decir, pero tiene problemas para producir un flujo normal del habla.

Estos trastornos del habla pueden estar acompañados de comportamientos que muestran esfuerzos, tales como parpadeo rápido de los ojos o temblor de los labios. El tartamudeo puede dificultar comunicarse con los demás. Esto puede influir en la calidad de vida y las relaciones interpersonales de la persona.

El tartamudeo también puede influir negativamente en el rendimiento en el trabajo y las oportunidades laborales, y el tratamiento médico puede ser caro.

Los síntomas de tartamudeo de cada persona pueden variar bastante a lo largo del día. En general, hablar ante un grupo o hablar por teléfono puede empeorar el tartamudeo de una persona. Cantar, leer o hablar al unísono puede temporalmente reducirlo. 

Al tartamudeo también se le llama por un término más amplio, disfluencia o falta de fluidez en el habla. También se le conoce como tartamudez.

¿Quién tartamudea?

Alrededor de tres millones de personas en los Estados Unidos tartamudean. El tartamudeo afecta a personas de todas las edades. Se presenta más en los niños de 2 a 6 años de edad mientras están desarrollando sus habilidades de lenguaje.

Alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los niños tartamudearán durante alguna etapa de su vida. Esto puede durar desde algunas semanas hasta varios años. Los varones tienen de 2 a 3 veces más posibilidad de tartamudear que las niñas.

A medida que crecen, la cantidad de varones que continúan tartamudeando es de tres a cuatro veces mayor que la cantidad de niñas. La mayoría de los niños superan el tartamudeo al crecer. Alrededor del 75 por ciento de los niños se recuperan de tartamudear.

Para el 25 por ciento restante que continúan tartamudeando, el tartamudeo puede convertirse en un trastorno de la comunicación que les durará toda la vida. 

¿Cómo se produce el habla normalmente?

Producimos sonidos a través de una serie de movimientos de los músculos coordinados con precisión que involucran la respiración, la fonación (la producción de la voz) y la articulación (el movimiento de la garganta, el paladar, la lengua y los labios). El cerebro controla los movimientos de estos músculos. Nuestro sentido del oído y el tacto supervisan estos movimientos.

¿Cuáles son las causas y los tipos de tartamudeo?

No comprendemos cuáles son los mecanismos exactos que provocan el tartamudeo. Por lo general, el tartamudeo se divide en dos tipos llamados del desarrollo y neurogénicos. 

  • El tartamudeo del desarrollo ocurre en los niños pequeños mientras aún están aprendiendo las habilidades del habla y del lenguaje. Es la forma más común de tartamudeo. Algunos científicos y profesionales médicos consideran que el tartamudeo del desarrollo ocurre cuando las habilidades del habla y del lenguaje de los niños no alcanzan a cubrir las demandas verbales del niño. La mayoría de los científicos y profesionales médicos creen que el tartamudeo del desarrollo proviene de las interacciones complejas de diversos factores.  Los estudios recientes de imágenes del cerebro han mostrado diferencias consistentes entre los que tartamudean en comparación con sus semejantes que no lo hacen. El tartamudeo del desarrollo también tiende a darse en familias y las investigaciones han demostrado que hay factores genéticos que contribuyen a este tipo de tartamudeo. Comenzando en 2010, los investigadores del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés), han identificado cuatro diferentes genes que tienen mutaciones asociadas con el tartamudeo. Puede encontrar más información sobre la genética del tartamudeo en la sección de investigación de esta hoja de información.
  • El tartamudeo neurogénico puede ocurrir después de un ataque al cerebro, un trauma a la cabeza u otro tipo de lesión al cerebro. Con el tartamudeo neurogénico, el cerebro tiene dificultad en coordinar las diferentes regiones del cerebro que participan en el habla. Esto resulta en problemas para producir un habla clara y fluida. 

Anteriormente, se creía que todos los casos de tartamudeo eran psicogénicos, es decir, causados por un trauma emocional. Hoy sabemos que el tartamudeo psicogénico no es común. 

¿Cómo se diagnostica el tartamudeo?

Por lo general, un patólogo del habla-lenguaje o fonoaudiólogo diagnostica el tartamudeo. Un patólogo del habla-lenguaje es un profesional de la salud que está capacitado para examinar y tratar a las personas con trastornos de la voz, el habla y el lenguaje.

El patólogo del habla-lenguaje tendrá en cuenta varios factores, incluyendo la historia del caso del niño (por ejemplo, el primer momento en que se notó el tartamudeo y bajo qué circunstancias), un análisis de las conductas de tartamudeo del niño, una evaluación de sus habilidades del habla y del lenguaje y el impacto del tartamudeo en la vida del niño. 

Al evaluar el tartamudeo en un niño pequeño, el patólogo del habla-lenguaje intentará predecir si es probable que el niño continúe con el tartamudeo o si lo superará con el tiempo.

Para determinar esto, el patólogo del habla-lenguaje tendrá en cuenta si el tartamudeo tiende a darse en la familia, si el tartamudeo del niño ha durado seis meses o más, y si el niño muestra otros problemas del habla o del lenguaje.

¿Cómo se trata el tartamudeo?

Aunque actualmente no existe una cura para el tartamudeo, hay una variedad de tratamientos existentes. La edad de la persona, los objetivos de comunicación y otros factores deciden el tipo de tratamiento. Si usted o su hijo tartamudean, es importante que consulten a un patólogo del habla-lenguaje para decidir los mejores tratamientos.

Tratamiento para los niños
Si los niños son muy pequeños, empezar el tratamiento pronto puede evitar que el tartamudeo del desarrollo se convierta en un problema que les dure toda la vida.

Hay estrategias que pueden ayudar a los niños a mejorar la fluidez al hablar, al mismo tiempo que les ayudan a desarrollar actitudes positivas con respecto a la comunicación.

Por lo general, los profesionales de la salud recomiendan que se evalúe un niño si ha tartamudeado por tres a seis meses, si muestra otros síntomas de esfuerzo asociados con el tartamudeo o si el tartamudeo u otros trastornos de comunicación tienden a darse en la familia.

Algunos investigadores recomiendan que se le evalúe al niño cada tres meses para saber si el tartamudeo está aumentando o disminuyendo. A menudo, el tratamiento requiere enseñarles a los padres formas de apoyar la fluidez en el habla de su hijo. Se puede animar a los padres a:

  • Ofrecer un ambiente relajado en el hogar que permita muchas oportunidades para que el niño hable. Esto incluye dedicar un tiempo para hablar unos con otros, especialmente cuando el niño está animado y tiene mucho que decir.
  • Escuchar con atención cuando el niño habla y concentrarse en el contenido del mensaje, en lugar de responder a cómo lo dice o interrumpir al niño.
  • Hablar en una forma un poco más lenta y relajada. Esto puede ayudar a que el niño no se sienta tan apurado.
  • Escuchar atentamente cuando el niño habla. Esperar a que diga la palabra que tiene en mente. No terminar las frases del niño. Además, ayudar al niño a que aprenda que una persona se puede comunicar bien aun cuando tartamudea.
  • Hablar en forma abierta y franca con el niño si él saca el tema del tartamudeo. Permitir que el niño sepa que no importa si ocurren algunas interrupciones en el habla. 

La terapia para el tartamudeo
Muchas de las terapias actuales para los adolescentes y adultos que tartamudean se concentran en tratar de ayudarles a aprender cómo minimizar el tartamudeo al hablar.

Por ejemplo, tratar de hablar de forma más lenta, ajustar cómo respira la persona o avanzar poco a poco de responder con palabras de una sola sílaba a palabras más grandes, y frases más complejas.

La mayoría de estas terapias también tratan la ansiedad que una persona que tartamudea pueda sentir cuando tiene que hablar.

El tratamiento con medicamentos
La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado ningún medicamento para el tratamiento del tartamudeo.

Sin embargo, se han usado algunos medicamentos para tratar el tartamudeo que han sido aprobados para tratar otros problemas de salud, como la epilepsia, la ansiedad o la depresión. Estos medicamentos a menudo tienen efectos secundarios.

Por eso, puede resultar difícil usarlos durante mucho tiempo.

Los aparatos electrónicos
Algunas personas que tartamudean usan aparatos electrónicos para ayudar a controlar la fluidez. Por ejemplo, un tipo de aparato se introduce dentro del oído, en forma muy similar a un audífono.

Este aparato reproduce digitalmente en el oído una versión un poco alterada de la voz de quien lo usa. De este modo, suena como si estuviera hablando al mismo tiempo con otra persona.

Los aparatos electrónicos pueden ayudar a algunas personas a mejorar la fluidez en relativamente poco tiempo.

Se requieren investigaciones adicionales para determinar cuánto tiempo pueden durar esos efectos y si las personas realmente pueden usar fácilmente estos aparatos y beneficiarse de ellos en situaciones de la vida real. Por estos motivos, los investigadores siguen estudiando la eficacia a largo plazo de estos aparatos.

Los grupos de autoayuda
Muchas personas consideran que logran sus mejores avances a través de una combinación de terapia y estudio personal. Los grupos de autoayuda ofrecen a las personas una forma de encontrar recursos y apoyo mientras enfrentan los desafíos del tartamudeo.

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo sobre el tartamudeo?

Los investigadores en todo el mundo están buscando cómo mejorar la identificación temprana y tratamiento oportuno del tartamudeo. También están buscando qué causa el tartamudeo.

Por ejemplo, los científicos están trabajando para identificar el posible gen o genes responsables de los tipos de tartamudeo que tienden a presentarse en las familias.

Los científicos del NIDCD ahora han identificado cuatro de estos genes que son responsables de algunos casos de tartamudeo en muchos grupos poblacionales en el mundo, incluyendo en los Estados Unidos y Europa.

Todos estos genes codifican proteínas que dirigen el tráfico dentro de las células, asegurando que los diversos componentes de las células lleguen a su ubicación correcta dentro de la célula. Ahora se reconoce que tales deficiencias en el tráfico celular son una causa de muchos trastornos neurológicos. Los investigadores están estudiando cómo este defecto en el tráfico celular conduce a déficits específicos en la fluidez del habla.

Los investigadores también están trabajando para ayudar a los patólogos del habla-lenguaje a determinar cuáles niños tienen más posibilidad de superar el tartamudeo con el tiempo y cuáles tienen más posibilidad de continuar con el tartamudeo de adultos. Además, los investigadores están buscando formas de identificar a los grupos de personas que presentan conductas y patrones de tartamudeo similares, ya que podrían tener una causa común.

Los científicos están usando aparatos de diagnóstico que toman imágenes del cerebro para investigar la actividad del cerebro en las personas que tartamudean. Algunos de estos aparatos incluyen la tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) y la resonancia magnética funcional.

Los investigadores financiados por el NIDCD también están estudiando las imágenes del cerebro para estudiar la estructura del cerebro y los cambios funcionales que ocurren durante la niñez que diferencian a los niños que continúan tartamudeando de aquellos que se recuperan.

En el futuro, es posible que se usen las imágenes del cerebro para tratar a las personas que tartamudean.

Los investigadores están trabajando con pacientes voluntarios que tartamudean para ver si con la ayuda de un programa de computación, pueden aprender a reconocer patrones específicos del habla relacionados al tartamudeo y así evitar esos patrones al hablar.

¿Dónde puedo obtener más información sobre el tartamudeo?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que ofrecen información sobre los procesos normales y los trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras clave para encontrar organizaciones que pueden responder a sus preguntas y ofrecer información sobre el tartamudeo. Esta información está disponible en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD1 Communication AvenueBethesda, MD 20892-3456Llamada gratuita: (800) 241-1044Llamada gratuita TTY: (800) 241-1055

Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH número 97-4232 S
Febrero de 2016

Источник: https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/el-tartamudeo

Tartamudez

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

  • Tamaño de texto más grande

Muchos niños pequeños pasan por una etapa, comprendida entre los 2 y los 5 años de edad, donde tartamudean. La tartamudez les puede hacer:

  • repetir ciertas sílabas, palabras o frases
  • prolongarlas en el tiempo
  • detenerse, no emitiendo sonido alguno para determinados sonidos y sílabas

La tartamudez es una forma de disfluencia, una interrupción del flujo del habla.

En muchos casos, la tartamudez remite por sí sola en torno a los 5 años de edad. En algunos niños, la tartamudez persiste durante más tiempo. Existen tratamientos eficaces para ayudar a su hijo a superar la tartamudez.

Causas de la tartamudez

Los médicos y los científicos no están completamente seguros de por qué tartamudean algunos niños. La mayoría de los expertos creen que hay varias cosas que contribuyen a la tartamudez, como un problema en la forma en que los mensajes del cerebro interactúan con los músculos y las partes del cuerpo que se utilizan para hablar.

Muchos de ellos creen que la tartamudez puede tener un origen genético. Los niños con tartamudez tienen el triple de probabilidades de tener un pariente cercano que tartamudea o que tartamudeaba.

¿Cuáles son los signos de la tartamudez?

Los primeros signos de la tartamudez tienden a aparecer cuando el niño tiene en torno a 18-24 meses de edad.

A esta edad, tiene lugar un aumento del vocabulario y los niños empiezan a unir las palabras para formar frases.

Para los padres, la tartamudez puede ser molesta y frustrante, pero es natural que los niños tartamudeen algo durante esta etapa. Tenga la mayor paciencia posible con su hijo.

Un niño puede tartamudear durante varias semanas o varios meses, y la tartamudez puede ir y venir. La mayoría de los niños que empiezan a tartamudear antes de los 5 años dejan de hacerlo sin necesitar ningún tipo de ayuda, como la logopedia.

Pero, si su hijo tartamudea mucho, su tartamudez empeora o va acompañada de movimientos faciales o corporales, es una buena idea consultar a un logopeda cuando su hijo tenga unos 3 años.

La tartamudez se reduce cuando los niños inician la enseñanza primaria y empiezan a mejorar sus habilidades comunicativas. Lo más probable es que un niño en edad escolar que continúe tartamudeando sea consciente de su problema y se avergüence de él. Sus amigos y sus compañeros de clase pueden llamarle la atención por tartamudear e, incluso, burlarse de él.

Si le ocurre esto con su hijo, hable con su maestro, que puede abordar el tema en clase con los niños. Además, el maestro también puede reducir las situaciones estresantes en que su hijo tenga que hablar hasta que inicie las sesiones de logopedia.

Cuándo pedir ayuda

Si su hijo tiene 5 años y sigue tartamudeando, hable con su médico o con un logopeda (patólogo del habla y del lenguaje). Consulte a un patólogo del habla y del lenguaje si su hijo:

  • intenta evitar situaciones que requieren que hable
  • cambia palabras por miedo a tartamudear
  • presenta movimientos faciales o corporales junto con el tartamudeo
  • repite palabras completas y frases a menudo y de forma consistente
  • repite sonidos y sílabas con mayor frecuencia
  • su habla suena forzada 

Hable también con el terapeuta si:

  • percibe una mayor tensión facial u opresión en los músculos que utiliza al hablar
  • percibe una tensión vocal que genera un habla más aguda o de mayor volumen
  • tiene otras preocupaciones relacionadas con el habla de su hijo

La mayoría de las escuelas ofrecen pruebas y un tratamiento adecuado si la tartamudez dura 6 meses o más.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Intente seguir estos pasos para ayudar a su hijo:

  • No exija a su hijo que hable con precisión o correctamente todo el tiempo. Deje que hablar sea algo divertido y con lo que su hijo pueda disfrutar.
  • Aproveche las comidas familiares para conversar. Evite las distracciones, como la radio o la televisión.
  • Evite correcciones o críticas, como «habla más lento», «tómate tu tiempo» o «respira hondo». Este tipo de comentarios, aunque se hagan con buena intención, solo lograrán que su hijo se sienta más inseguro y/o acomplejado.
  • Evite que su hijo hable o lea en voz alta cuando se sienta incómodo o cuando aumente su tartamudez. Contrariamente, motívelo en esos momentos a participar en actividades en las que no tenga que hablar mucho.
  • No interrumpa a su hijo ni le diga que vuelva a empezar.
  • No le diga tampoco que piense antes de hablar.
  • Trate de que haya una atmósfera tranquila en su casa. Intente hacer más lento el ritmo de la vida familiar.
  • Hable de forma lenta y clara cuando converse con su hijo o con otras personas en su presencia.
  • Mantenga el contacto visual con su hijo. Trate de no mirar hacia otro lado ni de mostrar signos de impaciencia cuando escuche a su hijo.
  • Deje que su hijo hable por sí mismo, que acabe de expresar sus pensamientos y que termine sus frases. Haga una pausa antes de responder a los comentarios o las preguntas de su hijo.
  • Hable lentamente con su hijo. ¡Esto requiere práctica! El hecho de usar una velocidad lenta al hablar servirá de modelo para su hijo y lo ayudará a tener una mayor fluidez verbal.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/stutter-esp.html

Tartamudez: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

La tartamudez es un problema que afecta la fluidez del habla. En algunos casos empieza en la niñez y puede llegar a durar toda la vida. El trastorno está caracterizado por interrupciones en la producción de sonidos durante el habla, lo que se define como disritmias o disfluencias. Existen varios tipos de disfemia:

  • Disfemia tónica: el problema reside en la existencia de un bloqueo al comenzar el discurso.
  • Disfemia clónica: consiste en la presencia de leves contracciones musculares que provocan la repetición de sonidos o sílabas durante el discurso.
  • Disfemia tónico-clónica: donde se producen tanto repeticiones y prolongaciones de las sílabas. Algunas disritmias pueden aparecer de vez en cuando, es decir, no constituyen un problema. No obstante, hablamos de trastorno cuando estas disritmias dificultan la capacidad de comunicación.

La tartamudez puede aparecer entre los 2 a 6 años

Pronóstico de la tartamudez

La tartamudez puede aparecer entre los 2 a 6 años, cuando los niños están en pleno desarrollo del habla y lenguaje, siendo más frecuente en niños que en niñas.

Hoy en día con una intervención adecuada y temprana (antes de los 5 años) o bien en casos de más edad, siempre que se empiece al poco tiempo de aparecer el problema, se puede llegar a solucionar el trastorno de la fluencia verbal en un porcentaje muy alto y así evitar su cronificación.

Síntomas de la tartamudez

Las personas que tartamudean pueden:

  • Repetir sonidos, tener bloqueos y realizar prolongaciones de partes de palabras y palabras enteras.
  • Pausa entre las palabras o dentro de una palabra.
  • Elegir palabras sencillas en lugar de aquellos que son más difíciles de hablar.
  • Mostrarse tenso o incómodo al hablar.
  • Añadir “uh” o “um” en el medio de una frase.
  • Añadir palabras o frases que no están relacionados (raramente)

Pruebas médicas para la tartamudez

En la evaluación se registrarán los datos relacionados con la evolución del lenguaje y el desarrollo en general. Se elaborará una historia clínica teniendo en cuenta el desarrollo del problema desde el inicio, y también la coincidencia con algún suceso personal, familiar o del entorno directo que pueda haber afectado a nivel emocional y psicológico.

La evaluación del habla se realizará mediante la observación del habla espontánea y dirigida (descripción de una lámina, diálogo con viñetas, etc.) también se observará el habla en lectura y voz cantada. Estas pruebas tienen que ser realizadas por un logopeda especializado.

¿Cuáles son las causas de la tartamudez?

Aún hoy en día no es del todo segura la causa de la tartamudez, existen múltiples factores que pueden predisponer y desencadenar que una persona sea tartamuda, desde las que buscan causas orgánicas, disfunciones orgánico-cerebrales, causas ambientales, factores psicológicos, causas por predisposición genética, etc.

Si existen problemas de habla por un daño cerebral sobrevenido será una disartria, no una tartamudez propiamente dicha, entonces se hablaría de tartamudez neurológica.

¿Se puede prevenir?

Existen algunos consejos para prevenir la tartamudez. Este tipo de trastorno es más fácil de prevenir en edades tempranas. Algunos consejos son los siguientes:

  • Crear un clima tranquilo donde la persona se sienta segura y comprendida. Las situaciones de tensión solo sirven para agravar el problema.
  • Fomentar patrones de autocontrol, como por ejemplo la respiración. Esto ayuda a afrontar situaciones de nerviosismos donde esta enfermedad se desarrolla.
  • En caso de que el trastorno se produzca en niños, es importante actuar como modelo, es decir, hablar sin excesiva rapidez, con un tono relajado y articulando las palabras.
  • Esperar pacientemente a que la persona tartamuda termine la frase de una manera normalizada.

Tratamientos para la tartamudez

Actualmente no existe una cura para esta patología. No obstante, hay una gran variedad de tratamientos dependiendo de la edad de la persona, los objetivos de la comunicación.

  • Terapias para ayudarles y enseñarles a minimizar el tartamudeo al hablar, sobre todo en adultos y adolescentes.
  • Tratamiento con medicamentos, aunque todavía no se ha aprobado ningún medicamente dirigido especialmente a la tartamudez, existen medicamentos que pueden ayudar a mejorar algunas de las causas como la ansiedad y la depresión, y con ello mitigar los efectos de la tartamudez.
  • Aparatos electrónicos para controlar la fluidez del habla. Algunos de estos aparatos son parecidos a los audífonos, se colocan dentro del oído y reproducen digitalmente una versión de la voz de quien lo usa, lo que ayuda a mejorar la fluidez.

Medicamentos para la tartamudez

No existen medicamentos propios hacia la tartamudez sino los relacionados con el estado anímico.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata esta enfermedad es un logopeda, que estudia, previene, detecta, evalúa, diagnostica y trata los trastornos relacionados con la comunicación humana. El objetivo estos especialistas es la rehabilitación de las capacidades alteradas y dotar al paciente de la competencia suficiente para recuperar la habilidad alterada.

Artículos relacionados con Tartamudez

Introducción a los problemas del lenguaje

Por Dr. Óscar Biurrun Unzué
2021-03-21

El Dr Óscar Biurrun nos explica que son los problemas del lenguaje, tema que preocupa a los padres de los niños que los padecen. Existen alteraciones del lenguaje en el aspecto fonético, morfológico y también en la capacidad de adecuar su uso a la situación comunicativa. Ver más

Todo sobre la tartamudez: diagnóstico y tratamiento

Por Patricia María Comíns Palacios
2021-03-21

Existen diversas formas de tartamudez. Descubre cada una de ellas y cuál es su tratamiento de la mano de la Sra. Comíns, especialista en Logopedia. Ver más

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/tartamudez

Cómo podemos ayudar a nuestro hijo si comienza a tartamudear

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

Cuando un niño tiene problemas para hablar, los padres nos preocupamos no vaya a sufrir un problema de tartamudez.

Un trastorno que sufren muchos niños y que le supone una grave dificultad para comunicarse con los demás niños, los profesores y su familia.

Es importante consultar con el pediatra para que nos dé un diagnóstico y nos diga cómo podemos ayudar a nuestro hijo.

Los problemas del habla

Los indicios de tartamudez aparecen cuando al niño le cuesta mantener la fluidez del habla. También si repite o prolonga un número inusual de veces el sonido o titubea demasiado tiempo entre dos palabras. Incluso pueden aparecer esfuerzo al hablar, bloqueos, tensión facial o en el resto del cuerpo.

Cuando son pequeños estos problemas del habla suelen ser normales y aparecen frecuentemente en el desarrollo del lenguaje del niño. Por ejemplo, surgen cuando el niño está nervioso, cansado o cuando quiere decir algo largo y complicado.

No etiquetar a los niños

Es importante no etiquetar desde pequeños a un niño como tartamudo según explican en la Guía para padres de la Fundación Española de la Tartamudez. En España hay alrededor de 500.000 personas que tartamudean y 72 millones en el mundo.

“El 5% de los niños tienen disfluencias entre los 2 y 5 años, y al existir la posibilidad de remisión del 80%, no podemos ni debemos catalogarlos o colgarles un cartel, con la carga psicológica que esto implica.

Es por ello que hablamos de niños que hacen disfluencias, que repiten, que se bloquean…”.

El respeto a los niños con este trastorno se debe fomentar desde el centro escolar y la familia. Ningún niño debe ser discriminado por su forma de hablar o comunicarse.

Cómo afrontar este trastorno

Los padres con un hijo con problema en el habla suelen tener dudas sobre cómo afrontar la enfermedad y cómo comunicarnos con él. La conducta de los padres en ese momento con su hijo es esencial para la evolución del trastorno. “Es lógico que cuando le oye atascarse intente ayudarle.

Lo primero que a uno se le ocurre es indicarle, que no se ponga nervioso, que hable más despacio o que repita lo que ha dicho. La mayoría de los padres han aconsejado a sus hijos cosas parecidas.

Pero usted también habrá comprobado que no surte mucho efecto y que el niño sigue teniendo dificultades para hablar. Sin embargo, este tipo de apoyos sí trasmiten a su hijo la actitud y el sentimiento que usted tiene hacia su forma de hablar.

Es decir, le indica que usted se siente mal, al verle con dificultades y que desea evitar esa manera suya de expresarse”, explican desde la Fundación Española de la Tartamudez.

Tenemos que intentar aceptar el trastorno de nuestro hijo. Si nota que estamos preocupados por su forma de hablar y que queremos que hable de otra manera todavía sufrirá más tensión y frustración.

Tenemos que no impacientarnos cuando hable y dejarle hablar con tranquilidad y calma. Nunca podemos transmitirle que nos desagrada su forma de hablar o que lo vemos como algo negativo.

Es fundamental dedicar un momento del día a hablar con él y que se puede expresar con tiempo y confianza, sin ningún tipo de prisa o presión.

Consejos para ayudar a nuestro hijo

Si nuestro hijo tiene este tipo de dificultades para hablar, tendrá problemas para hablar en público.

En muchos casos empiezan a desarrollar miedo a hablar e incluso tienden a evitar la comunicación con otros niños.

Por eso desde la familia tenemos que intentar ayudar a nuestros hijos para que no se aíslen de los demás. Os vamos a dar varios consejos para poder ayudar a nuestros hijos y mejorar su calidad de vida.

1. Buscar tratamiento

Aunque como hemos explicado, la tartamudez puede ser una situación transitoria, en algunos casos hay que aprender a manejarla. Algunos niños se recuperan de la tartamudez a edades tempranas como los siete u ocho años, pero otros sin embargo continúan con este trastorno toda su vida.

Si esto ocurre en la actualidad existen varias opciones y estrategias que ayudan a manejar la tartamudez. No podemos ignorar el trastorno pensando que va a desaparecer porque en algunos casos no ocurre. Hay que intervenir lo antes posible para que a nuestros hijos no le suponga un problema de comunicación.

2. Evitar su incomunicación

Muchos adultos que han sufrido este problema de pequeños han contado su sufrimiento al crecer solos y aislados. Tenemos que intentar si nuestro hijo sufre este trastorno que no se aisle ni en casa ni en el centro escolar. Debemos hablar con los profesores para que estén atentos a los problemas de sociabilidad de nuestro hijo.

3. No esconder el trastorno

El miedo a hablar delante de los demás puede convertirse en un problema para la vida diaria. Pueden dejar de preguntar en clase o incluso con otros niños. Cuando además existe cierto nerviosismo, la tartamudez puede ser más severa.

Incluso cuando menos se quiere tartamudear, a veces el resultado todavía peor. Por eso no deben esconder su trastorno, ni sentir vergüenza. Tienen que saber que es más importante que hablen, aunque tengan dificultades a que se queden callados.

Sus compañeros tienen que comprender y respetar sus dificultades.

ConsejosPsicologíaEnfermedad

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/como-ayudar-hijo-comienza-tartamudear/

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

¿Cómo ayudar a mi hijo a no tartamudear?

Es normal que los niños tengan dificultad para hablar debido a que se encuentran en pleno desarrollo de esta habilidad, por lo que puede haber tropiezos que se van a olvidar con el tiempo conforme logra ir hablando con fluidez.

Probablemente tú también tuviste algún trastorno del habla, conozcas a algún adulto o por lo menos hayas escuchado a alguien que lo tenga, por lo que habrás notado que los trastornos del habla pueden seguir afectando a una persona durante toda su vida.

Cuanto más crezca el niño y no se atienda a su problema es muy probable que tenga mayor dificultad para corregirlo después, ya que se adapta a este trastorno y es difícil quitarle la costumbre que ha creado.

La tartamudez es un trastorno del habla que puede permanecer para toda la vida o solo durante una etapa. Se caracteriza por las repeticiones que hay a la hora de emitir las palabras, además de que puede incluir ciertos gestos.

Este trastorno se inicia cuando el niño ya cuenta con cierta capacidad del habla, por lo que a los 2 años se puede comenzar a distinguir de manera temprana, aunque en esta etapa suele ser normal debido al aprendizaje en el que se encuentran, incluso se le conoce como disfluencia.

Las disfluencias suelen estar presentes por momentos dentro de esta etapa, así que pueden pasar días en los que tu hijo no muestre problema alguno, mientras que haya otros en los que sea constante, pero debe ir desapareciendo con el tiempo.

Actualmente no se conoce con seguridad la causa que origina la tartamudez, pero se dice que tiene cierta predisposición genética, por lo que si tu pareja o tú tuvisteis o tienen este trastorno es probable que sea la razón por la que tu hijo también lo tiene.

Debéis saber que la mayoría de los casos de tartamudez infantil desaparecen antes de que el niño cumpla 6 años, pero existe un porcentaje considerable de niños que permanecen con este trastorno por más años, incluso algunos toda su vida.

¿Cómo saber si mi niño es tartamudo?

Es necesario que sepas las etapas por las que pasa un niño con tartamudez, ya que en primera instancia el niño no va a ser consciente de este problema, mientras que en la etapa

transitoria se va a dar cuenta y en la última le va a generar miedo hablar por el conocimiento de este problema del habla.

Para saber si tu niño tiene este trastorno debes identificar las siguientes señales:

– Repite las mismas palabras cuando las menciona

– Repite palabras con la misma inicial

– Prolonga la articulación de las vocales

– Tensa los músculos de la boca cuando habla

– Comienza a tener un rendimiento escolar bajo

– Comienza a tener miedo al hablar o leer en voz alta

Cuando veas que las señales de tartamudez no disminuyen con el paso del tiempo es necesario que intervengas, ya que si no se comienza a tratar puede permanecer durante años o toda su vida.

Existen distintas técnicas para evitar la disfluencia, algunas de ellas son la respiración diafragmática, el control articular y el alargamiento de las vocales.

Es normal que a veces termines inconscientemente las frases por él cuando tartamudee, pero debes evitar hacer esto a toda costa ya que el niño se da cuenta de que tiene un problema y puede sentirse mal al ver que alguien termina de decir lo que él intentaba.

Existe muchas canciones infantiles que ayudan a desarrollar el habla del niño, por ello debes intentar cantar con él todos los días; notarás que habrá un avance considerable.

Puedes ponerle ejercicios para fortalecer sus órganos fonadores, como inflar globos o apagar velas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/como-ayudar-a-mi-hijo-a-no-tartamudear-9091

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: