¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

Contents
  1. MegaGuía para conocer y tratar los problemas del lenguaje en niños
  2. Tratamiento indirecto:
  3. Respiratorios:
  4. Respiratorios con algunos recursos sencillos:
  5. Ejercicios de pronunciación de las vocales:
  6. Ejercicios de ritmo:
  7. Ejercicios de ritmo y articulación se sílabas:
  8. Ejercicios con ritmo, articulación de frases completas:
  9. Discriminación fonética:
  10. Ejercicios faciales, boca y lengua:
  11. Ejercicios con la lengua:
  12. Ejercicios con los labios:
  13. Ejercicios Faciales:
  14. Consideraciones sobre los trastornos del lenguaje:
  15. Fichas para trabajar el lenguaje con niños y niñas en clase o en casa
  16. Cuento para trabajar con niños con problemas de lenguaje
  17. El tigre que comió mucho trigo
  18. Más artículos que te pueden interesar:
  19. ¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas del lenguaje?
  20. Trastornos del lenguaje en niños
  21. ¿Qué pueden hacer los padres en estos casos?
  22. Los niños que se comunican mediante gestos
  23. Trastornos del lenguaje y del habla
  24. Cómo ayudar a los niños a aprender un lenguaje
  25. Qué hacer si hay preocupaciones
  26. Detección de problemas
  27. Tratamiento para trastornos del lenguaje o del habla y retrasos
  28. Lo que todos los padres deben saber
  29. Más Información
  30. Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje
  31. ¿En qué se distinguen el habla y el lenguaje?
  32. ¿Qué es un retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje?
  33. ¿Cuáles son los signos de un retraso del habla o del lenguaje?
  34. Causas de los retrasos del habla o del lenguaje
  35. ¿Cómo se diagnostican los retrasos del habla o del lenguaje?
  36. ¿Cómo ayuda la logopedia?
  37. ¿Cómo pueden ayudar los padres?
  38. Niños con problemas de lenguaje: 7 ejercicios para ayudarlos
  39. 1. Tarjetas
  40. 2. Ejercicios con espejo
  41. 3. Repeticiones
  42. 4. Hablar con los niños
  43. 5. Potenciar el habla
  44. 6. Leer
  45. ¿Cómo se diagnostican los trastornos de lenguaje?
  46. Recomendaciones para padres de niños con problemas de lenguaje

MegaGuía para conocer y tratar los problemas del lenguaje en niños

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

Los problemas del lenguaje hablado son varios. La mayoría de ellos son producto de la mala articulación de palabras, por malas costumbres o por pequeños problemas motores en los órganos que intervienen.

Existe una gran cantidad de ejercicios que se pueden hacer con los niños en el aula en educación infantil y primaria, para mejorar y llegar a hacer desaparecer algunos de los problemas del lenguaje en niños y niñas.

En el lenguaje existen algunos problemas como la disartria, dislalia, dislexia, inexistencia del lenguaje o poco uso del mismo, estos problemas se pueden generar, bien por trastornos físicos en los órganos que intervienen en el lenguaje, o por aspectos emocionales derivados de algún problema adicional, especialmente del espectro autista odéficit de atención, entre otros.

Muchas veces los problemas del lenguaje no son derivados  directamente de trastornos del desarrollo, como autismo o déficit de atención y simplemente son pequeñas equivocaciones en las formas en las que el niño ha adquirido el lenguaje, y es preciso, como en el caso de dislalias de una terapia con ejercicios que lo ayuden a superarlos.

Estos pequeños problemas motores, de órganos involucrados en el habla, tienen solución y se superan en breve tiempo, aunque no siempre será así. Pedagogos, psicólogos y especialistas en lenguaje tendrán la última palabra en este aspecto.

Tratamiento indirecto:

Estos ejercicios se relacionan con los movimientos y acciones respiratorias como el ritmo, y algunos ejercicios buco-faciales: lengua, labios, mejillas y paladar. También existen los ejercicios linguo-faciales. Estos ejercicios son útiles para la mejoría de algunos problemas del lenguaje no neurológicos ni graves.

Respiratorios:

Comencemos por aquellos que pueden realizarse sin el uso de instrumentos, sino con simples movimientos repetitivos de sonidos:

  • Inspiración y espiración nasal.
  • Inspiración y espiración bucal.
  • Inspiración y espiración nasal y bucal, con o sin retención del aire.
  • Retención progresiva del aire dentro de la nariz o boca.
  • Inspirar rápidamente y retener lo más posible.
  • Inspiración lenta o profunda, y espiración prolongada (salida del aire lo más pronto posible).
  • Inflar globos con soplidos largos y cortos, alternados.
  • Silbar suavemente, y luego más fuerte, en forma progresiva.
  • Usar el recurso del cuento: imitar sonidos naturales como el del viento, también puede ser el del mar, rocas cayendo, lluvia, entre otros.
  • Inspiración para oler profundamente.

Respiratorios con algunos recursos sencillos:

  • Soplar papeles, bolitas de poliestireno expandido, las velas, tirar torrecillas de papel soplando.
  • Soplar intentando llegar el aire lo más lejos posible (usar papeles para determinar qué tan lejos puede llegar el niño).
  • Soplar pelotas pequeñas por un canal.
  • Usar silbatos para soplar.
  • Usar cañas o pajillas para aspirar agua o limonada.
  • Soplar burbujas de jabón.
  • Soplar agua para crear burbujas.

Ejercicios de pronunciación de las vocales:

Se deben realizar los siguientes ejercicios, pronunciado suavemente las 5 vocales, a, e, i, o y u.

  • Silbar fuerte: inspirar, retener y espirar el aire, produciendo un fuerte silbido.
  • Inspiración nasal lenta, retención del aire y expiración bucal igualmente lenta.
  • Inspirar y espirar rápidamente.
  • Combinar todas las inspiraciones y las espiraciones, entre lentas y rápidas con la nariz y la boca.

Ejercicios de ritmo:

El adulto usa un juguete pequeño para dar pequeños golpes a la mesa, que el niño reproducirá procurando usar también un objeto y luego su propia voz para intentar reproducir los sonidos tal cual los escuchó. El ritmo es muy importante para la articulación y correcta formación del lenguaje hablado.

Ejercicios de ritmo y articulación se sílabas:

El niño podrá articular silabas seguidas con la t o con la p, por ejemplo: pa, pa, pa, pa, y cambiando las vocales cada vez que se hagan los ejercicios; de este modo, el niño podrá no solo ejercitar el ritmo, sino también podrá practicar la articulación de palabras para mejorar cualquier problema del lenguaje.

Ejercicios con ritmo, articulación de frases completas:

Se usan frases completas, trabalenguas, poesías y lecturas cortas con rimas, para que el niño repita frases y sílabas y articule correctamente una y otra vez las mismas, con el fin de mejorar los trastornos del habla. Puede usarse el mismo método de golpear pequeños objetos, como lápices sobre la mesa para que los niños marquen el ritmo, y puedan articular correctamente las palabras y finalmente las frases.

Discriminación fonética:

Para que el pequeño pueda escuchar correctamente, es recomendable comenzar con ejercicios de silencio que lo ayude a detectar sonidos y fijar la atención, y luego preguntarle qué sonidos han escuchado anteriormente. Con este ejercicio el niño podrá:

  • Distinguir la duración de un sonido.
  • Distinguir la intensidad sonora (fuerte y suave).
  • Localización de los sonidos lugar desde donde ha sido emitido o ubicación del mismo.
  • Conocer los objetos de los cuales ha salido un sonido.
  • Conocer fonemas, distinguirlos y posteriormente articularlos en frases completas.

Ejercicios faciales, boca y lengua:

La lengua es un órgano de movimiento y articulación de sonidos que se escuchan, como palabras, y que constituyen el lenguaje hablado de los seres humanos.

La agilidad que pueda tener en el niño es lo que determina la calidad de lenguaje logrado, además del control motor que el pequeño tendrá sobre su propia lengua y boca.

Por lo tanto, si existen dislalias, no será difícil corregirlas con ejercicios para la corrección de trastornos del lenguaje.

Ejercicios con la lengua:

  • Hacer girar la lengua en todas las direcciones.
  • Estirar la lengua fuera de la boca.
  • Llevarla al piso de la boca y al paladar superior.
  • Usar goma de mascar como terapia para movilizar músculos.
  • Ubicar la lengua en diversas posiciones, usando la dentadura sin lastimar.
  • Sacar e introducir la lengua, para favorecer la elasticidad de la misma.
  • Dar vueltas a la lengua dentro de la boca.
  • Tocar todos los dientes con la punta de la lengua.
  • Si los problemas al hablar persisten, visitar a un especialista o recomendar a los padres del niño terapias de lenguaje especiales.

Ejercicios con los labios:

  • Apretar y aflojar los labios.
  • Separar y juntar los labios con rapidez.
  • Estirar la boca como para sonreír.
  • Hacer el sonido “p” con los labios de forma rápida.
  • Articular labios para pronunciar vocales y silabas.
  • Sostener un palillo con los labios (no introducir en la boca del niño).
  • Inflar las mejillas, y sujetar con las manos para luego “explotar” con los labios.
  • Hacer vibrar los labios.
  • Realizar zumbidos con los labios.

Ejercicios Faciales:

  • Inflar mejillas.
  • Desinflar las mejillas luego de un tiempo de retener aire.
  • Inflar la mejilla izquierda y luego la derecha.
  • Tomar mucha agua, retenerla en la boca por un tiempo y hacerla soltar lentamente.
  • Abrir la boca y bostezar, usando la A y la O para pronunciar o articular.
[click_to_tweet tweet=»Sugerencias de ejercicios para resolver las dificultades del lenguaje.

» quote=»Sugerencias de ejercicios para resolver las dificultades del lenguaje.»]

Consideraciones sobre los trastornos del lenguaje:

Todos los problemas del lenguaje tienen terapias para mejorar las condiciones. Es usual que las dislalias desaparezcan con la terapia en muy corto tiempo, porque sólo se trata de una inmadurez pasajera de los músculos de la cara y lengua del niño.

Hay otros problemas del lenguaje que requieren terapias especiales, que se deberán tratar con el especialista por tener componentes neurológicos, o estar relacionados con otros síndromes.

Los ejercicios son un importante avance en la mejoría de muchas dislalias y disartrias, producidas por diversos factores.

Los problemas del lenguaje comienzan a ser un problema cuando el niño intenta desarrollar el lenguaje comunicativo al hablar.

Fichas para trabajar el lenguaje con niños y niñas en clase o en casa

5 fichas sencillas para trabajar los problemas del lenguaje en niños

Ficha 1. Ejercicios de lenguajeFicha 2. Ejercicios de lenguajeFicha 3. Ejercicios de lenguajeFicha 4. Ejercicios de lenguajeFicha 5. Ejercicios de lenguaje[click_to_tweet tweet=»Fichas para trabajar el lenguaje en clase o en casa.» quote=»Fichas para trabajar el lenguaje con niños y niñas en clase o en casa.»]

Finalmente acabamos con esta MEGAGUÍA para trabajar las dificultades del lenguaje en niños con un cuento: El tigre que comió mucho trigo.

Cuento para trabajar con niños con problemas de lenguaje

La incorporación del lenguaje en los más pequeños no es algo sencillo de aprender. Por eso, es frecuente que muchos niños tengan problemas para incorporar el lenguaje.

Algunos no pronuncian adecuadamente la letra “r”, otros confunden la finalización de una palabra y  reemplazan letras. También pueden añadir alguna letra dentro de una palabra, etc.

Todo esto es posible corregirlo y, mucho más, cuanto más pronto se comience a trabajar con los niños.

Por otra parte, no hay que pensar que este es un indicador de un problema severo del lenguaje. Los niños entre los 2 los 4 años pueden hablar de un modo diferente; agregar o quitar letras, etc.

Sin embargo, si alrededor de los 3 años un niño no pronuncia palabra alguna, es conveniente hacer una consulta con un especialista.

Aguardar más tiempo podría resultar en una pérdida de valioso tiempo para el niño y un problema que podría tener una pronta solución.

A continuación, presentamos un cuento para trabajar con niños que tienen problemas de lenguaje.

El tigre que comió mucho trigo

En un bosque perdido y muy lejano vivía un viejo tigre de nombre Miguel. Miguel era un tigre muy bueno y anciano pero aún con mucho ánimo para viajar y vivir diferentes aventuras. A Miguel le encantaba conocer lugares nuevos.

Fue así que un día Miguel le dijo a su hija Melina:

  • ¡Melina, Melina! Tengo ganas de emprender un nuevo viaje y creo que esta vez iré por allí, del otro lado de la colina.

La hija le miró fijamente y, ya acostumbrada a los viajes de su padre, le respondió:

  • Padre, pues si este es otro de los viajes que has de programar, entonces pronto tendrás que empacar.

Melina ayudó a empacar a su padre (pues sabía que era imposible retenerlo una vez que la decisión de viajar había sido tomada).

Al día siguiente Miguel salía del bosque rumbo hacia la colina. Pronto atravesaría un gran lago en donde se cruzaría con el cocodrilo “Dino” al que tuvo que preguntarle:

  • Don cocodrilo Dino: preciso que me indique el camino hacia mi nuevo destino
  • ¿Y cuál es ese destino que usted busca con tanto compromiso? – le respondió
  • Detrás de la colina debo ir. Y aunque aún no tengo marcado mi rumbo sé que ahora debo partir.

Dicho esto, el tigre partió en dirección hacia la colina (Era frecuente que Miguel hablara y se respondiera él mismo sin aguardar la opinión de otras personas).

Caminando con paso ligero se encontró a una ardilla que estaba sentada en una silla.

  • Buenos días señora ardilla, busco el paso más cómodo para cruzar la colina.
  • Pues si la colina quiere cruzar, por las cuevas ha de pasar… – respondió misteriosa la ardilla

Agradecido continuó su rumbo el tigre y cruzó las cuevas. En pocas horas se encontraba del otro lado de las mismas y un paisaje nuevo se dibujaba a su paso… Praderas, colinas y hasta un hermoso valle se tendían como alfombra a su paso.

El tigre, cansado, decidió que ya era hora de un merecido descanso. Se dispuso a dormir hasta que los rayos del sol asomaron anunciando un nuevo día: ¡había dormido durante 24 horas!

Al despertar, observó como una pequeña coneja cosechaba algo desconocido para él. Entonces le preguntó:

  • Buenos días señora ¿Podría decirme qué es eso que tiene en sus manos de amarillo color y atractivo como el sol?
  • Esto que usted ve – respondió la coneja – no es más que trigo, señor tigre ¿Quisiera probar un poco de la cosecha de este hermoso día?

El tigre no pudo resistirse a tal invitación pues aquello tenía los colores del mismo sol. Así comenzó a comer trigo, Miguel el tigre. Pronto descubrió que, sin quererlo, había comido más trigo del que debía comer.

Decidió regresar a su hogar lo más pronto posible pero en el camino un dolor profundo le atravesó el estómago y tuvo que permanecer tendido durante unas cuantas horas.

Pasó por allí el cocodrilo “Dino” y recordando a aquel viajero, su procedencia y destino, decidió cargarlo y llevarlo con su familia en el bosque perdido.

Así regresó Miguel a su hogar, habiendo comido todo el trigo que había querido pero con un dolor en el estómago por haberse aventurado más allá de lo debido.

Consigna:

La consigna es que los niños con problemas de lenguaje lean (o repitan) algunas de las frases (o todo el cuento) puesto que el mismo fue redactado con rimas y también con palabras tipo trabalenguas.

[click_to_tweet tweet=»Cuento para trabajar los problemas de lenguaje» quote=»Cuento para trabajar con niños con problemas de lenguaje»]

© 2019 ▷ Educapeques ➡➤ [ MegaGuía para conocer y tratar los problemas del lenguaje en niños ] Escuela de padres @educapeques

Más artículos que te pueden interesar:

Источник: https://www.educapeques.com/dificultades-de-aprendizaje/problemas-del-lenguaje.html

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas del lenguaje?

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

El desarrollo del lenguaje está relacionado con la capacidad del niño para aprender a comunicarse, expresar y comprender la lengua natural, usada en su entorno social desde el momento de su nacimiento y durante su infancia hasta la pubertad. El habla y el lenguaje son las habilidades que los seres humanos utilizamos para comunicarnos.

Los primeros tres años de vida, cuando el cerebro todavía está en proceso de desarrollo y maduración, es el período más intensivo en la adquisición de las habilidades del habla y el lenguaje. Estas habilidades se desarrollan mejor cuando el niño está inmerso en un entorno rico en estímulos de imágenes, sonidos y está expuesto al habla y al lenguaje de los demás.

El desarrollo del lenguaje es un proceso evolutivo en el que se distinguen dos etapas:

– Etapa prelingüística (o etapa preverbal). Se refiere al primer año del niño, donde el bebé recién nacido ya tiene capacidad para comunicarse e interactuar con el adulto.

Esta se caracteriza porque los bebés emiten sonidos onomatopéyicos, el llamado balbuceo.

La comunicación durante esta etapa es de tipo afectivo y gestual, y por ello es tan importante que las palabras vayan acompañadas de gestos cuando se habla con el bebé.

– Etapa lingüística. Esta comienza cuando el bebé dice sus primeras palabras. Por norma general, esto sucede entre los quince y los dieciocho meses, aunque puede variar dependiendo de algunos factores.

Son muchos los padres que se preocupan si ven que su hijo habla menos que otros o empieza a hablar más tarde que lo demás, pero ante eso no debemos olvidar nunca que cada niño tiene su propio ritmo.

No obstante, si conocemos las etapas del desarrollo podemos detectar las señales o hitos que harán que, tanto a padres como profesionales, puedan determinar si el niño está desarrollando su lenguaje como se espera o si, por el contrario, necesita algún tipo de ayuda.
 

Trastornos del lenguaje en niños

Los trastornos del habla y el lenguaje son comunes en los niños. Por suerte contamos en nuestra sociedad con algunos profesionales como los patólogos del habla y el lenguaje que diagnostican y tratan a los niños que tienen trastornos del habla y el lenguaje.

Según la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), un patólogo es un médico especialista en Anatomía Patológica, la ciencia médica encargada de estudiar y analizar la estructura celular para intentar explicar los porqués de las distintas enfermedades desde lo morfológico hasta lo molecular.

Para ello, los patólogos necesitan una muestra de un tejido u órgano a lo que se llama biopsia, pieza quirúrgica o citología, y se sirven además de un microscopio óptico, aunque también pueden usar otros tipos como el electrónico o el de inmunofluorescencia, y equipos para análisis molecular.

Existen diferentes tipos de trastornos:

– Trastorno del lenguaje expresivo (o afasia expresiva del desarrollo). Esta condición dificulta que los niños expresen los pensamientos y los sentimientos con palabras.

Los niños que lo manifiestan usualmente hablan de manera tardía, tienen un vocabulario limitado, omiten palabras clave en sus oraciones y mezclan los tiempos de los verbos.

También tienen el riesgo de tener otras dificultades de aprendizaje y de atención, incluyendo dislexia, TDAH y trastorno del procesamiento auditivo.

– Trastorno mixto del lenguaje expresivo-receptivo. Los niños con el trastorno mixto del lenguaje expresivo-receptivo pueden mostrar algunos de los síntomas del trastorno del lenguaje expresivo, así como también la dificultad para entender lo que los otros dicen.

Estos niños podrían tener problemas para expresar sus pensamientos con palabras y a menudo tienen dificultad para entender instrucciones verbales y oraciones más largas. Además, suelen tener dificultades para entender el vocabulario básico y podrían no comprender las historias que se les leen.

– Trastorno de la comunicación social. Condición que dificulta que los niños tengan una conversación apropiada.

Es posible que interrumpan con frecuencia y hablen demasiado o muy poco.

También pueden decir cosas que parecen rudas porque tienen problemas para entender las reglas de interacción social y corren el riesgo de tener TDAH y dificultades para la comprensión de lectura.

– Trastorno del procesamiento auditivo. Este tipo de trastorno afecta principalmente a la manera en que los niños reciben el lenguaje hablado más que en la manera como lo usan, pero sea como sea, siempre afecta la conversación.

Los niños que presentan este tipo de trastorno tienen problemas para reconocer los diferentes sonidos que forman las palabras. Con frecuencia piden que repitan lo que se dijo y también puede que no hablen con claridad, omitiendo las últimas letras de una palabra y ciertas sílabas.

Los niños con este trastorno corren el riesgo de tener dificultades con la lectura, incluyendo la dislexia. La dislexia es una condición cerebral que dificulta la lectura, la ortografía, la escritura y, algunas veces, el habla.

Al cerebro de las personas que tienen dislexia le cuesta reconocer o procesar ciertos tipos de información.

¿Qué pueden hacer los padres en estos casos?

– Hablar con el profesor. Quizás sea él o ella la persona más indicada para decirle cómo las dificultades de su hijo con el lenguaje hablado están afectando tanto a su aprendizaje como a su socialización, una información que además será muy útil de cara a médicos u otros profesionales especialistas en trastornos infantiles.

– Tener en cuenta realizar una evaluación. Tanto los padres y las madres como el profesor pueden solicitar al propio colegio una evaluación del niño para saber si tiene realmente dificultades de aprendizaje y de atención.

– Hablar con el pediatra. Es probable que esta sea una buena manera para comenzar a averiguar qué es lo que hay detrás de las dificultades del pequeño. Su pediatra podría descartar causas médicas como un problema de audición, por ejemplo, y este podría ser remitido a un especialista para que le evalúen de una manera más completa.

– Consultar con otros especialistas.

Como ya decíamos anteriormente, una de las personas que mejor puede evaluar el problema del niño con el lenguaje es un patólogo, que puede ayudar a cualquier niño que tenga, por ejemplo, dificultades con las habilidades sociales que no le permiten mantener una conversación adecuada, o podrían ayudar a otros (mayores) con problemas a que aprendan conciencia fonológica y mejoren su comprensión.

Los niños que se comunican mediante gestos

Existen diferentes tipos de lenguaje, y aunque la principal forma de comunicación sea el habla, son muchos los niños que se comunican con gestos, una forma muy importante de comunicación no verbal o comunicación no vocal en la que expresiones corporales visibles comunican mensajes determinados ya sea en lugar de, o en conjunción con el habla.

Los gestos incluyen el movimiento de las manos, la cara u otras partes del cuerpo, y difieren de la comunicación física no verbal en que no comunican mensajes específicos, tales como exposiciones puramente expresivas, proxémicas o de atención compartida. Con los gestos se pueden comunicar variedad de sentimientos y pensamientos, desde el desprecio y la hostilidad hasta la aprobación y el afecto.

Según un estudio, “los niños que se comunican con gestos tienen a los cuatro años y medio un vocabulario más rico”.

Por norma general, los niños que se comunican mediante gestos comprensibles cuando tienen poco más de un año tienen, a los cuatro años y medio, un vocabulario más rico que el de aquellos sin tanto abanico gestual, o eso es al menos lo que argumentaban algunos investigadores de la Universidad de Chicago que fueron los que realizaron el estudio publicado en la revista “Science” en el que se afirmaba que “la posterior riqueza verbal facilita, en consecuencia, la mejor preparación de los niños para la escuela”. Además, a esto se le añade que en estudios anteriores se había constatado ya la idea de que un buen vocabulario es un predictor clave en el éxito escolar.

La investigación mostró, además, que los niños de familias con mayor nivel socioeconómico ven favorecida su capacidad para adquirir riqueza en el lenguaje, una característica que también se había comprobado en anteriores investigaciones, en las que se aseguraba que “las familias con mayores ingresos y nivel educativo hablan más con sus hijos y con frases mucho más complejas, lo que les permite enriquecer el vocabulario a edades mucho más tempranas”.

Para demostrarlo, los investigadores examinaron a medio centenar de familias de varios niveles socioeconómicos. Grabaron en vídeo a niños de catorce meses durante noventa minutos mientras interactuaban con su cuidador principal en casa.

Los autores registraron las palabras y gestos que se producían en la comunicación entre padres e hijos.

A esa edad, los bebés hacían una media de 20,9 tipos de gestos distintos, con grandes diferencias en función de su estatus social y económico: los niños de familias más acomodadas produjeron una media de 24 gestos, mientras que los del otro extremo solamente 13.

Desde los primeros meses de vida se utiliza el lenguaje no verbal para manifestar necesidades, expresar sensaciones y sentimientos.

Estas desigualdades se percibieron también en los padres, cuyo nivel de gesticulación se pudo relacionar directamente con el de sus hijos.

Pero, sin duda, lo que más sorprendió a los investigadores fue que, si bien en los primeros pasos del aprendizaje de vocabulario no se detectan diferencias debidas al estatus socioeconómico de la familia, cuando se trata de los gestos estos contrastes sí que se perciben de inmediato. Los niños, según los investigadores, no empiezan a comunicarse por gestos hasta cerca de los diez meses de vida, y las diferencias socioeconómicas comienzan a percibirse tan sólo cuatro meses más tarde y, a veces, incluso antes.

Además, cuando los niños cumplieron cuatro años y medio, los investigadores evaluaron su vocabulario mediante el test Peabody de vocabulario en imágenes, usado desde hace años para niños y chicos entre dos y dieciocho años para valorar la riqueza verbal. A esta edad, los resultados mostraron diferencias aún evidentes: los estudiantes de familias acomodadas obtuvieron una media de 117 puntos y el resto 93.

En la investigación no se examinó el por qué específico de la relación entre la comunicación gestual temprana y el mejor desarrollo del vocabulario.

Según los autores, los gestos pueden jugar un papel indirecto en el aprendizaje de las palabras cuando se da una buena intervención de los padres y se enriquece el vocabulario del niño porque, de manera indirecta, un gesto comprensible ha reclamado hacerlo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/como-ayudar-a-mi-hijo-con-problemas-del-lenguaje-9506

Trastornos del lenguaje y del habla

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

Los niños nacen listos para aprender un lenguaje, pero necesitan aprender el o los lenguajes que su familia y su entorno usen.

Aprender un lenguaje lleva tiempo y los niños varían en cuán rápido dominan los indicadores del desarrollo del lenguaje y del habla.

Típicamente, los niños en desarrollo pueden tener problemas con algunos sonidos, palabras y oraciones mientras estén aprendiendo. Sin embargo, la mayoría puede usar el lenguaje fácilmente alrededor de los 5 años de edad.

Cómo ayudar a los niños a aprender un lenguaje

Los padres y cuidadores son los maestros más importantes durante los primeros años de vida de un niño. Los niños aprenden un lenguaje al escuchar a otros cuando hablan, y al practicar.

Incluso los bebés pequeños se dan cuenta cuando otras personas repiten los ruidos y sonidos que hacen y responden a ellos. Las habilidades cerebrales y de lenguaje de los niños se fortalecen si escuchan muchas palabras diferentes.

Los padres pueden ayudar a su hijo a aprender de muchas maneras como las siguientes:

  • Al responder a los primeros sonidos, gorjeos y gestos que hace el bebé.
  • Al repetir lo que dice el niño y al agregarle palabras.
  • Al hablar sobre las cosas que el niño ve.
  • Al hacer preguntas y escuchar las respuestas.
  • Al mirar o leer libros.
  • Al contar cuentos.
  • Al cantar canciones y hacer rimas.

Esto puede suceder tanto durante el tiempo de juego como durante las rutinas diarias.

Los padres también pueden hacer lo siguiente:

Conozca más sobre los indicadores del desarrollo del lenguaje.

 Inicio de la página

Algunos lenguajes son visuales en vez de hablados. El lenguaje de señas americano usa señales visuales, incluidos gestos, expresiones faciales y movimientos del cuerpo para comunicarse.

Qué hacer si hay preocupaciones

A algunos niños les cuesta entender y hablar, y necesitan ayuda. Puede que no dominen los indicadores del desarrollo del lenguaje al mismo tiempo que otros niños, y puede que esto sea un signo de un retraso o trastorno del lenguaje o del habla.

El desarrollo del lenguaje tiene diferentes partes y los niños podrían tener problemas con una o más de ellas:

  • Problemas para entender lo que dicen otras personas (lenguaje receptivo). Esto podría ser debido a que:
    • No escuchan las palabras (pérdida auditiva).
    • No entienden el significado de las palabras.
  • Problemas para comunicar los pensamientos utilizando el lenguaje (lenguaje expresivo). Esto podría ser debido a que:
    • No saben las palabras que deben usar.
    • No saben cómo combinar las palabras.
    • Saben las palabras que deben usar, pero no pueden expresarlas.

Los trastornos del lenguaje y del habla pueden presentarse juntos o por sí solos. Algunos ejemplos de problemas con el desarrollo del lenguaje y del habla son:

  • Trastornos del habla
    • Dificultad para formar correctamente palabras o sonidos específicos.
    • Dificultad para hacer que las palabras o las oraciones fluyan sin problemas, como el tartamudeo o el balbuceo.
  • Retraso del lenguaje: La capacidad de entender y hablar se desarrolla más lentamente que lo habitual.
  • Trastornos del lenguaje
    • Afasia (dificultad para entender o hablar partes del lenguaje debido a una lesión cerebral o a cómo funciona el cerebro).
    • Trastorno de procesamiento auditivo (dificultad para entender el significado de los sonidos que el oído envía al cerebro).

Los trastornos del lenguaje o del habla pueden presentarse con otros trastornos del aprendizaje que afectan la lectura y escritura.

Puede que los niños con trastornos del lenguaje se sientan frustrados al no poder entender a otras personas o al no poder hacerse entender, y podrían comportarse mal, sentirse indefensos o encerrarse en sí mismos.

Los trastornos del lenguaje o del habla también pueden presentarse con trastornos emocionales o conductuales, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o la ansiedad.

Los niños con discapacidades del desarrollo, como el trastorno del espectro autista, también pueden tener dificultades con el habla y el lenguaje. La combinación de desafíos puede hacer particularmente difícil para un niño tener éxito en la escuela. Es crucial diagnosticar adecuadamente el trastorno para que cada niño pueda recibir el tipo de ayuda correcto.

 Inicio de la página

Detección de problemas

Si un niño tiene un problema de desarrollo del lenguaje, hable con un proveedor de atención médica para que le hagan una evaluación. Un importante primer paso es averiguar si es posible que el niño tenga pérdida auditiva.

La pérdida auditiva puede ser difícil de notar, particularmente si el niño tiene pérdida auditiva solo en un oído o si tiene una pérdida auditiva parcial, lo cual significa que puede oír algunos sonidos, pero no otros.

Obtenga más información acerca de la pérdida auditiva, las pruebas para detectarla, su evaluación y tratamiento.

Un especialista en desarrollo del lenguaje —como un patólogo del habla y del lenguaje— va a realizar una cuidadosa evaluación para determinar qué tipo de problema de lenguaje o habla pueda tener el niño.

En general, aprender más de un idioma no causa trastornos del lenguaje, pero puede que los niños no sigan exactamente los mismos indicadores del desarrollo que aquellos que aprenden un solo idioma.

Desarrollar la capacidad de entender y hablar dos idiomas depende de cuánta práctica tenga el niño utilizando ambos idiomas, y el tipo de práctica.

Si un niño que está aprendiendo más de un idioma tiene dificultades con el desarrollo del lenguaje, puede que sea necesario que un especialista que entienda el desarrollo de habilidades en más de un idioma haga una cuidadosa evaluación.

 Inicio de la página

Tratamiento para trastornos del lenguaje o del habla y retrasos

Los niños con problemas de lenguaje a menudo necesitan ayuda adicional e instrucción especial. Los patólogos del habla y del lenguaje pueden trabajar directamente con los niños y sus padres, cuidadores y maestros.

El tener un retraso o trastorno del lenguaje o del habla puede hacer que el niño cumpla con los requisitos para una intervención temprana (para niños de hasta 3 años de edad) y para servicios de educación especial (para niños de 3 años y mayores).

Las escuelas pueden hacer sus propias pruebas de detección de trastornos del lenguaje o del habla para ver si un niño necesita intervención. Es necesario que un profesional de la salud haga una evaluación si hay otras preocupaciones acerca de la audición, el comportamiento o las emociones del niño.

Los padres, los proveedores de atención médica y la escuela pueden trabajar juntos para encontrar a los especialistas y el tratamiento correctos.

Lo que todos los padres deben saber

Los niños con discapacidades específicas de aprendizaje, incluidos los trastornos del lenguaje o del habla, cumplen con los requisitos para que les provean servicios de educación especial o adaptaciones en la escuela de acuerdo con la Ley de Educación de Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) y la Sección 504, una ley antidiscriminación.

 Inicio de la página

Más Información

CDC: Pérdida auditiva en los niños

Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación: El trastorno específico del lenguajeexternal icon

Centro de Información y Recursos para Padres: Recursos en españolexternal icon

Asociación Estadounidense del Habla, Lenguaje y Audición: ¿Qué es el lenguaje? ¿Qué es el habla?external icon

Источник: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/childdevelopment/language-disorders.html

Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

  • Tamaño de texto más grande

Al igual que con otras habilidades e hitos evolutivos, la edad a la que los niños aprenden el lenguaje y empiezan a hablar puede variar. Conocer algunas cosas sobre el desarrollo del habla y del lenguaje puede ayudar a los padres a saber si deberían o no preocuparse.

¿En qué se distinguen el habla y el lenguaje?

  • El habla es la expresión verbal del lenguaje e incluye la articulación, que es el modo en que formamos los sonidos y las palabras.
  • El lenguaje es expresar y recibir información. Se refiere a entender y ser entendido a través de la comunicación: verbal, no verbal y escrita.

¿Qué es un retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje?

Los problemas del habla y del lenguaje difieren, pero a menudo se superponen. Por ejemplo:

  • Un niño con un retraso del habla puede ser capaz de utilizar palabras y frases para expresar sus ideas, pero lo que dice puede resultar difícil de entender.
  • Un niño con un retraso del lenguaje puede decir correctamente las palabras pero ser incapaz de combinar dos palabras en una frase.

¿Cuáles son los signos de un retraso del habla o del lenguaje?

Un bebé que no reacciona al sonido o que no vocaliza debe ser evaluado por un médico lo antes posible. Pero suele ser difícil que los padres sepan si su hijo solo está tardando más tiempo en alcanzar un hito evolutivo en el desarrollo del habla o del lenguaje o si tiene un problema.

He aquí algunas cosas en las que usted se debería fijar. Llame al médico de su hijo si:

  • con 12 meses: no utiliza gestos, como señalar o despedirse con la mano
  • con 18 meses: prefiere comunicarse con gestos en lugar de con vocalizaciones
  • con 18 meses: tiene dificultades para imitar sonidos
  • tiene dificultades para entender órdenes verbales sencillas
  • con 2 años: solo imita el habla o los actos ajenos pero no genera palabras o frases de forma espontánea
  • con 2 años: solo emite algunos sonidos o palabras de forma repetitiva y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas
  • con 2 años: no puede seguir instrucciones sencillas
  • con 2 años: tiene un tono de voz extraño o una pronunciación extraña (como ronquera o nasalidad)

Llame también al médico si el habla de su hijo es más difícil de entender que lo que sería esperable según su edad:

  • Los padres y los cuidadores habituales del niño deberían entender aproximadamente el 50% de lo que dice un niño de 2 años y aproximadamente el 75% de lo que dice un niño de 3 años.
  • Con 4 años de edad, a un niño se le debería entender prácticamente todo, incluso cuando habla con desconocidos.

Causas de los retrasos del habla o del lenguaje

Un retraso del habla en un niño se puede deber a:

  • problemas orales, como alteraciones en la lengua o en el paladar
  • un frenillo corto (el pliegue que hay debajo de la lengua), que puede limitar los movimientos de la lengua

Muchos niños con retrasos del habla tienen problemas orales-motores. Estos ocurren cuando hay un problema en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla. Esto dificulta que el niño coordine labios, lengua y mandíbula para emitir los sonidos del habla. Estos niños pueden tener otros problemas orales-motores, como dificultades para alimentarse.

Los problemas auditivos también pueden afectar al habla. Por lo tanto, un audiólogo debería evaluar la audición del niño siempre que haya una preocupación por el habla. Los niños con problemas auditivos pueden tener problemas para decir, entender, imitar y usar el lenguaje.

Las infecciones de oído, sobre todo las infecciones crónicas, pueden afectar a la audición. Pero, siempre que haya una audición normal en un oído, tanto el habla como el lenguaje se desarrollarán con normalidad.

¿Cómo se diagnostican los retrasos del habla o del lenguaje?

Si su hijo podría tener un problema en el habla, es importante que lo lleve a un logopeda (patólogo del habla y del lenguaje) lo antes posible. Puede buscar un logopeda por sí mismo o puede pedir al profesional de la salud que lleva a su hijo que le recomiende uno.

El logopeda evaluará el habla y el lenguaje de su hijo. Le pasará una serie de pruebas estandarizadas y comprobará si ha alcanzado o no los distintos hitos en el desarrollo del habla y del lenguaje.

El logopeda también avaluará:

  • lo que entiende su hijo (lo que se conoce como lenguaje receptivo)
  • lo que puede decir su hijo (lo que se conoce como lenguaje expresivo)
  • el desarrollo de los sonidos y la claridad del habla
  • el estatus oral-motor de su hijo (cómo trabajan conjuntamente boca, lengua, paladar, etc. al hablar, así como al comer y al tragar)

Basándose en los resultados de las pruebas, es posible que el logopeda recomiende sesiones de logopedia para su hijo.

¿Cómo ayuda la logopedia?

El logopeda trabajará con su hijo para mejorar sus habilidades lingüísticas, y le indicará qué puede hacer en casa para ayudar a su hijo.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Los padres son una parte importante en el proceso de ayudar a sus hijos con problemas en el habla o el lenguaje.

He aquí unas pocas formas de favorecer el desarrollo del habla en casa:

  • Céntrese en la comunicación. Hable a su bebé, cántele y fomente en él la imitación de sonidos y de gestos.
  • Lea a su hijo. Empiece a leerle cuando tan solo sea un bebé. Busque libros que sean apropiados para su edad, de tapa blanda o dura, y con imágenes que animen a su hijo a mirarlas mientras usted las vaya nombrando.
  • Aproveche las situaciones de la vida cotidiana. Para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo, pásese todo el día hablándole. Nombre los alimentos que compra en la tienda de comestibles, explíquele lo que vaya haciendo mientras prepara la comida o limpia una habitación, y vaya señalando objetos de la casa. Háblele de una forma sencilla, pero evite utilizar el «habla infantil», es decir, la forma de hablar propia de los bebés.

Reconocer y tratar un retraso del habla o del lenguaje lo antes posible es el mejor enfoque a seguir. Llame al médico si hay algo que le preocupa sobre el desarrollo del habla o el lenguaje de su hijo.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/not-talk-esp.html

Niños con problemas de lenguaje: 7 ejercicios para ayudarlos

¿Cómo ayudar a mi hijo con problemas de lenguaje?

Los niños con problemas de lenguaje deben recibir ayuda de un profesional y de los padres. Solo así, pueden lograr un buen desarrollo y mejorar en el tiempo.

“Ahí está ese pequeño, llorando en el salón de clases porque sus compañeros se burlan de él. Lo señalan porque no sabe pronunciar palabras como carro, ferrocarril o carretera. Él siente culpa por algo de lo cual no debería sentirla: ser un niño al que le cuesta pronunciar bien una que otra palabra”.

No permitas que esta situación se repita con algún niño cercano a ti. Lee estos consejos y ayúdalo a corregir un problema que es tan común en la niñez. Es importante destacar que, en el caso de un niño, un retraso en el lenguaje no tiene por qué significar un problema en los demás ámbitos de su desarrollo.

El hecho de que a un niño le cueste hablar no significa que sea menos inteligente o incapaz. Además, es muy probable que tales problemas de lenguaje se presenten solo en la niñez.

Aunque cueste creerlo, adolescentes y adultos con una excelente forma de hablar pudieron haber tenido trastornos del habla cuando pequeños. Esto no les impidió desarrollarse y tener una adultez completamente normal.

1. Tarjetas

Las tarjetas que hacen referencia a los sonidos son de mucha ayuda para que los niños aprendan a pronunciar correctamente cada sílaba. Lo mejor es convertir este ejercicio en un juego y recompensar al niño cuando pronuncie cada sonido de manera correcta.

Te recomendamos leer: ¿Por qué los niños llaman a su mamá sin parar?

2. Ejercicios con espejo

El ejercicio con espejo es muy útil para los niños que tienen dificultad al pronunciar palabras y sonidos. El espejo sirve para enseñarles cómo realizar de forma correcta el movimiento de la boca y el sonido que acompaña a cada palabra.

3. Repeticiones

Repetir las palabras una y otra vez está entre los ejercicios más efectivos para ayudar con los problemas de lenguaje. Cada repetición debe realizarse de forma lenta. De esta manera, el niño las podrá escuchar y darse cuenta de todos los fonemas.

4. Hablar con los niños

Los padres y demás miembros de la familia deben comunicarse de manera frecuente con los niños que tienen retraso en el lenguaje. De esta manera, se propicia la comunicación verbal. El niño tiene la oportunidad de escuchar nuevas palabras, aprenderlas y ser capaz de comunicarlas correctamente.

5. Potenciar el habla

Para potenciar el habla en niños pequeños es ideal darles lo que piden solo si dicen la palabra adecuada, y no hacerlo si recurren únicamente a gestos con las manos. Esto motiva al niño a buscar formas para poder usar el lenguaje y conseguir lo que quiere.

Quizá te interese leer: Educa a los niños en felicidad, no en la perfección

6. Leer

Leer es un recurso adecuado para potenciar el lenguaje de los niños, ya que a través de esto trabajan un nuevo vocabulario, según afirma este estudio realizado por la Fundación Educacional Arauco (Chile).

Con la lectura, aprenden a estructurar mejor las frases y a pronunciar palabras que le resulten más complicadas.

 Los cuentos, por ejemplo, también les ayuda a estimular la creatividad y la imaginación.

¿Cómo se diagnostican los trastornos de lenguaje?

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan los padres es identificar si sus hijos tienen dificultades con el lenguaje y si necesitan apoyo de un especialista cuanto antes, según afirma este estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México. Sin embargo, es importante destacar que cada niño presenta variaciones propias en el desarrollo del habla.

Algunas de las situaciones que pueden ayudar a identificar a los niños con problemas de lenguaje son: 

  • Si a los 18 meses no ha dicho ni una palabra, no señala objetos y tampoco tiene interés ni intención de comunicarse.
  • Tiene 18 meses y no entiende órdenes sencillas de máximo tres palabras.
  • A los 2 años repite únicamente lo que escucha y no se le entiende nada de lo que dice.
  • A los 3 años no construye plurales ni tampoco utiliza pronombres.
  • Si a los 4 años pronuncia mal las consonantes, tiene sonidos nasales y no conjuga los verbos a través del habla.

Recomendaciones para padres de niños con problemas de lenguaje

Los padres deben tomar en cuenta que los niños aprenden el lenguaje por imitación, escuchando a las personas de su entorno. Por este motivo, se les debe hablar mucho, con un lenguaje sencillo y claro de entender.

Durante la etapa de la lactancia, es importante dedicar tiempo a la comunicación verbal con los niños, la enseñanza de signos y la imitación de sonidos y gestos. Igualmente, a partir de los 6 meses de edad, se le debe leer todos los días.

Los cuentos con imágenes son ideales para estimular el desarrollo del lenguaje. Aprovecha el momento del baño o el cambio de ropa para reforzar el habla y el lenguaje. Estas son situaciones idóneas para nombrar objetos, prendas de vestir y demás partes del cuerpo.

Los padres y demás personas del entorno del niño no deben reírse de los errores fonológicos cometidos. La burla puede causar un daño psico-emocional grande en niños con problemas de lenguaje.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/ejercicios-ayudar-ninos-con-problemas-de-lenguaje/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: