¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

¿Cómo podemos ayudar al niño inseguro?

¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

¿Tienes un niño inseguro en casa? Entonces no puedes perderte nuestro artículo de hoy. En Educo te contamos cuáles son las inseguridad infantiles más habituales, qué provoca esa sensación en los niños y cómo ayudar a tu hijo a superar su inseguridad.

¡Acompáñanos!

¿Qué son las inseguridades infantiles?

Todos los niños sufren a veces de inseguridades, pero ¿qué son realmente? La inseguridad es el temor o miedo a fracasar, perder el amor o la atención de sus padres (principalmente, aunque también se refiere a otras personas que puedan ser referentes para los pequeños).

Las inseguridades no necesariamente son reales, pueden ser imaginarias o basadas en un estado emocional o sensación de los niños. A nivel sintomático, las inseguridades pueden afectar la conducta del pequeño, tanto a nivel social como a nivel cognitivo.

Los principales síntomas que nos indican que el pequeño podría llegar a tener problemas de inseguridad son:

  1. dudas extremas para tomar cualquier decisión

  2. se frustra fácilmente

  3. borra sus ejercicios por miedo a fracasar

  4. se comporta como un niño poco autónomo

  5. le cuesta hacer amigos

  6. no cree en sí mismo

  7. tiene muchos miedos, incluso algunos que no guardan relación con su edad

  8. tiene pesadillas

Miedos infantiles

Los niños inseguros suelen manifestar la falta de confianza en sí mismos a través de miedos, como ya hemos mencionado en el punto anterior. Algunas veces los miedos son comunes a otros niños de la misma edad pero muchas veces los niños inseguros sostienen miedos típicos de niños más pequeños a lo largo de los años.

Veamos juntos cuáles son los miedos infantiles más habituales:

  • Miedo a la oscuridad: debe ser el miedo más común de todos. Se relaciona con la desbordante imaginación infantil que lleva a los pequeños a sentir que les rodean monstruos por ejemplo. Sin embargo, también existe una relación con la separación de los padres durante la noche.
  • Miedo a los animales: el miedo a los perros es uno de los más normales. Detrás del mismo se esconde el miedo a lo desconocido.
  • Miedo a ir al colegio: este puede desarrollarse como respuesta al bullying o sencillamente por la percepción de una situación por parte de un niño muy sensible.
  • Miedo a los médicos: el pediatra vacuna a los niños de manera reiterada durante su primer año de vida y aunque pensemos lo contrario, los bebés registran todo y pueden desarrollar miedo al médico.
  • Miedo a lastimarse: se da por lo general en el caso de padres sobreprotectores que, sin darse cuenta, inculcan al niño el miedo a lo que «podría llegar a suceder».
  • Miedo a dormir fuera de casa: algunos niños experimentan ansiedad cuando duermen fuera de casa. Esto se debe al miedo a lo desconocido y a la separación de sus padres.
  • Miedo al agua: suele darse frente a un caso traumático, por ejemplo si el niño se ha caído a la piscina.

Ahora bien, como ves, la mayoría de estos miedos comunes se relacionan más con una percepción personal que con una realidad. Es decir que las inseguridades que el niño vivencia no son realmente peligrosas para él, al menos no más allá de su propio pensamiento y sentimientos: se tratan de inseguridades psicológicas.

Sin embargo, muchos niños en el mundo padecen inseguridades físicas y reales que ponen en peligro su integridad.

¿Sabías que muchos niños sufren por no recibir la cantidad diaria de nutrientes que necesitan? Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), cada año mueren en todo el mundo más de cinco millones de niños y niñas menores de cinco años, la mitad por causas relacionadas con la desnutrición.

Otros tantos niños no pueden asistir a la escuela ya sea por ayudar a sus familias en el campo o con el «negocio» familiar, por no contar con una escuela cerca de su casa o simplemente, porque existen preocupaciones superiores a la educación (por ejemplo, la falta de alimento).

Como ves, una gran cantidad de niños en España y otros países del mundo padece inseguridades que atentan contra sus derechos y su completo desarrollo.

Desde Educo, te invitamos a poder cambiar esa realidad. ¿Cómo? Es muy sencillo y tienes muchísimas opciones que se adaptan a tus deseos y presupuesto:

  • Donación mensual o única: puedes donar un regalo como una caja de crayones, un kit de nutrición o una Beca Ella, entre otros. Tú eliges si prefieres hacer una donación mensual o una única donación.
  • EducoBox: es una caja de experiencias, perfecta para regalar en Navidad, por un cumpleaños o en cualquier ocasión especial. Quien la reciba podrá donar ¡lo que desee!
  • Beca comedor: ayuda a los niños que más lo necesitan a recibir una buena comida al día.
  • Beca Ella: ayuda a que una niña continúe estudiando.
  • Apadrinaun niño o una niña para que reciba comida y educación.

Otras opciones para contribuir con nuestros proyectos de acción social es hacerte socio o ser voluntario. Y recuerda que puedes desgravar tus donaciones de la declaración de la renta.

¿Qué provoca inseguridad en los niños?

Es difícil decir qué genera inseguridad de manera concluyente pero existen algunos factores que influyen en el desarrollo de este estado anímico:

  • Un estilo educativo autoritario puede afectar la visión del niño sobre sí mismo. Cuando los padres actuamos de manera demasiado estricta y/o sobreprotectora, los pequeños pueden sentirse estresado, con miedo a fracasar y a decepcionar a sus padres, incluso podemos generar en ellos un sentimiento de inferioridad y baja autoestima.
  • Las comparaciones con hermanos u otros niños pueden generar también inseguridad infantil, además de celos. Al igual que en la causa anterior, aquí pueden aparecer casos de sentimientos de inferioridad y baja autoestima.
  • La falta de cariño (o expresión de cariño) por parte de los padres puede llegar a generar en el niño sensación de rechazo, afectando su modo de ver el mundo y a sí mismo.

Ahora bien, si has llegado a la conclusión de que tienes en casa un niño inseguro, ¡no desesperes! Te damos algunos consejos para ayudarle:

  1. Demuéstrale tu cariño: los niños necesitan demostraciones de afecto. No te cortes y abraza a tu hijo. Dile cuánto le amas y que siempre estarás a su lado, no importa qué suceda.

  2. Dedícale tiempo: lo más valioso que tenemos en la vida es nuestro tiempo. ¡Regálaselo a tu hijo! De esta manera se sentirá valioso y amado.

  3. Deja que se equivoque: los niños deben aprender a equivocarse. Al fin y al cabo, ¡no es tan grave! No le retes, demuéstrale que una equivocación es una oportunidad para aprender y crecer.

  4. Felicita a tu hijo: y no nos referimos solamente a felicitarle por un objetivo cumplido sino por el esfuerzo que ha puesto en conseguirlo. Demostremos a nuestros pequeños que importa más el trabajo realizado que el resultado obtenido.

  5. Anímale a tomar riesgos: acompáñale y anímale para que supere sus miedos.

  6. Fomenta su autonomía: los niños necesitan responsabilidades, esa es la mejor manera de criar niños autónomos. Además, de esta manera, al conseguir realizar una tarea se sentirán valiosos y aumentará su autoconfianza. Por supuesto, busca responsabilidades acordes a la edad de cada pequeño.

  7. Minimiza los fracasos: no dejes que tu hijo se hunda bajo el peso de un fracaso. Comparte con él tus propias experiencias.

  8. Sé su ejemplo: demuéstrale que equivocarse es normal y que lo más importante es el esfuerzo.

¿Qué te parecen nuestros consejos para tratar con el niño inseguro?

Derechos de las imágenes: Freepik, Freepik, Freepik

apadrinamiento , ayuda , becas , Educación , educación , infantil , inseguridad , Miedos , psicología

Источник: https://www.educo.org/Blog/%C2%BFComo-podemos-ayudar-al-nino-inseguro

Cómo ayudar al niño inseguro

¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

En muchas ocasiones los padres no saben qué hacer ante la inseguridad de su hi@. Ven cómo se inhibe a actuar y cuando lo hace lo hace con miedo a fracasar o a hacer el ridículo. Es así porque el niño inseguro es un niño retraído, temeroso, con baja autoestima que necesita que recuperar la confianza en sí mismo para poder desarrollarse personal, emocional y socialmente.

El niño inseguro es un niño con baja autoestima y poca tolerancia a la frustración

El niño inseguro se siente incompetente, incapaz, torpe … cuando debe enfrentarse a cualquier  tarea o actividad novedosa que tenga que realizar o a la que ya se haya enfrentado antes sin éxito. Ante esta actitud derrotista padres, maestros y demás educadores podemos ayudar al niño inseguro a recuperar esa seguridad perdida o no desarrollada que tanto necesita.

Para poder ayudarle debemos hacer básicamente dos cosas.

Por un lado potenciar su autoestima y por otro entrenar su capacidad de tolerar la frustración para que entienda que los fracasos son nuevas oportunidades de éxito, oportunidades de aprendizaje que debe aprovechar y no solo un resultado adverso que malogra sus objetivos. ¿Cómo hacerlo? Siguiendo unas sencillas pautas de forma sistemática para que crea en sí mismo y

Consejos para ayudar al niño inseguro:

Los padres tenemos una increíble influencia sobre los pensamientos de nuestros hijos. De hecho, la base de su autoestima se construye sobre las interacciones que mantenemos con ellos. Nuestra forma de relacionarnos y todo aquello que les decimos crea la imagen que posteriormente tendrán sobre sí mismos, por este motivo es fundamental tener en cuenta los siguientes consejos:

Disminuir críticas, fomentar la autoconfianza. Los padres debemos ser menos críticos con los errores, «torpezas» equivocaciones que, seguro, van a cometer nuestros hijos.

 Las críticas constantes, los “¡Qué torpe eres!”, “Otra vez has sido tu”, “Deja eso que lo vas a romper! u otras frases similares… vulneran la autoestima y el autoconcepto de nuestros hijos mermando la seguridad y confianza en ellos mismos.

Si queremos un niño que confíe en sí mismo debemos empezar transmitiéndole que nosotros confiamos en él.

Eso se consigue alentándole, elogiándole sinceramente, brindándole ánimo cuando está aprendiendo a caminar, a leer, a tocar un instrumento pero también cuando hace otras tareas cotidianas como poner la mesa, hablar con un vecino, mantener el orden en su habitación, o sencillamente cuando juega.

Evitar la sobreprotección. Un niño sobreprotegido, al que no se le permite hacer nada por sí mismo porque siempre tiene quien se lo haga, es un niño que aprenderá a pensar que él no es capaz de hacer todo eso que hace mamá o papá por él.

Será un niño que crecerá pensando que siempre necesitará a alguien a su lado para superar cualquier adversidad.

Si queremos que nuestro hijo deje de ser un niño inseguro o que no se convierta en uno de ellos debemos fomentar su autonomía e independencia, ofreciéndole tareas y responsabilidades acordes a su edad.

Un niño aprende a confiar en sí mismo y en lo que es capaz de hacer en la medida que tiene oportunidades de enfrentarse a diferentes responsabilidades.

En este punto os invito a leer mis artículos sobre los efectos de sobreproteger a los niños.

Disfrutar del momento, olvidar el ridículo o las críticas.

¡Cuántas cosas se pierden los niños por miedo a fracasar, a las críticas o al ridículo! En la mayoría de casos los niños inseguros son niños rígidos en sus comportamientos, no se dejan llevar por miedo al ridículo o a las críticas, así que es importante que aprendan a disfrutar jugando, riendo o bailando en compañía de otros niños o adultos. Los padres podemos ayudarles  realizando estas acciones, observar que no pasa nada, que es divertido reírse de uno mismo.

Minimizar los fracasos. Estilos educativos demasiado rígidos, autoritarios no suelen toleran ni permitir los fracasos lo que genera una profunda inseguridad en los hijos.

Si este es nuestro estilo educativo deberíamos hacer un esfuerzo como padres y entender que es necesario fracasar para aprender, que es necesario caer muchas veces antes de aprender a andar, rebajemos expectativas y minimicemos los pequeños fracasos o errores que cometan nuestros hijos.

Para que un niño recupere la seguridad en sí mismo debe vivir los fracasos como nuevas oportunidades de éxito no como algo paralizante y frustrante.

Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.

Charles Dickens

Entrenar el pensamiento positivo, autorefuerzo.

Esta última estrategia proporciona a los niños la oportunidad de creer en ellos mismos, deben aprender a alentarse, motivarse, a decirse cosas positivas, a cambiar su discurso interno.

Cambiar el “yo no lo sé hacer” por un “yo no lo sé hacer todavía”, cambiar el “sé que no puedo” por “¿y que pasa si lo intento?”, cambiar el “qué mal que lo he hecho” por “un muy bien, lo he intentado, la próxima vez seguro que irá mejor”.

Este es un artículo escrito para Guía Infantil aunque ligeramente modificado para los lectores de Mamá Psicóloga Infantil.

Si te ha gustado este post te invito a compartirlo en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas que, como tú, interesados en ayudar a sus hijos a superar su inseguridad Pero antes de irte te dejo con las 10 últimas entradas en la Sección Psicología Infantil. Quizás alguna te llame la atención y decidas quedarte un poco más conmigo. Si es así te agradezco la confianza y el tiempo que inviertes en leerme.

Imagen https://www.freepik.es/

Источник: https://www.mamapsicologainfantil.com/como-ayudar-al-nino-inseguro/

TODO lo que debes saber para ayudar a niños inseguros

¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

La seguridad en uno mismo se genera a través de los otros, en la interacción del niño con su entorno próximo.

Esta relación va marcando el desarrollo del niño en todos los sentidos, personalidad, cognitivo, motor, etc.

Existen factores que desequilibren o hagan tambalear la interacción del niño con el entorno, percibiéndolo como inseguro e incorporando esta sensación a su propia persona.

Síntomas de un niño inseguro

El entorno del niño o niña somos los que debemos percibir si el niño se muestra seguro o inseguro y poder actuar en caso de que necesiten ganar seguridad para desarrollarse de forma óptima y adaptativa y sobre todo, para generarles estabilidad y bienestar.

Los síntomas característicos de los niños o niñas inseguros/as son:

  • Escasa autonomía en tareas de autocuidado. Los niños y niñas inseguros/as tienden a demandar mucha más ayuda de las figuras de referencia para llevar a cabo tareas de autocuidado, para las cuales se supone tienen la capacidad suficiente para poderlas desarrollar de forma autónoma.
  • Alteraciones cualitativas en el juego. Por lo general, representan patrones de juego correspondientes a niños o niñas con un desarrollo evolutivo inferior, tendencia a la repetición de un mismo juego debido a que ya lo dominan, resistencia a iniciar juegos más complejos o desconocidos.
  • Dificultades o trastornos del sueño. Los patrones de sueño se ven muy influenciados por las alteraciones emocionales tanto en adultos como en niños. En los niños y niñas inseguros/as pueden existir dificultades para conciliar el sueño, especialmente si han de dormir en una habitación diferente a la de los progenitores, también puede ocurrir que exista un sueño desestructurado con frecuentes despertares nocturnos y necesidad de microsiestas durante el día, pesadillas o terrores nocturnos hablar por las noches.
  • Alteraciones en la alimentación. Pueden darse alteraciones debido a la falta de autonomía a la hora de utilizar los cubiertos, lentitud excesiva, selectividad alimentaria, dificultades para introducir alimentos nuevos y en general dificultades asociadas a la rutina de la alimentación.
  • Problemas emocionales. A nivel emocional son niños que reclaman ser tenidos en cuenta de forma continuada, buscan la atención y el refuerzo del entorno en todo momento. Para conseguir sentirse tenidos en cuenta y por ende seguros recurren a estrategias más adaptativas como mostrarse extremadamente halagadores y colaboradores hasta otras conductas más perturbadoras, desafiantes u oposicionistas.
  • Disminución del rendimiento académico. Los problemas escolares derivan del estado de ánimo apático, abúlico y la dificultad para concentrarse en los estudios y el estrés.

Causa por la que un niño se puede volver inseguro

Las causas que pueden dificultar la sensación de seguridad en los niños o niñas son diversos y en general es necesario la conjunción de varios factores para que la inseguridad constituya un trastorno.

La seguridad se construye a través del establecimiento de apego con las primeras figuras de referencia.

Los niños pequeños dependen de los padres para cubrir sus necesidades biológicas y además, serán éstos los que le proporcionen la seguridad en un mundo desconocido en el que se tienen que desenvolver, el cariño, la cercanía, la proximidad emocional son rasgos que proporcionan seguridad al niño y permiten establecer un apego seguro. Algunas de las causas más probables son:

  • Conflictos de pareja o en la familia. Los conflictos que pueden surgir en la familia próxima de los niños o niñas pueden hacer que se perciba el entorno como algo hostil, en el que hay interacciones disruptivas con carga emocional negativa que son percibidas por el niño. El problema no surge por las discusiones sino con cómo son éstas manejadas, ya que lo que genera inseguridad es que el niño perciba que sus figuras de apego, sobre las que reside su seguridad, se ven como enemigos, se atacan, se tratan con hostilidad y ellos se encuentra en medio.
  • Cambios continuos en su entorno. En los niños pequeños la estabilidad es igual a seguridad, ya que con cada cambio el niño tiene que reevaluar la nueva situación, volver a codificar cómo tiene que desenvolverse y qué se espera de ella o de él, además debido a su corta edad tendrá pocas situaciones parecidas vividas para poder comparar.
  • Falta de límites. La disciplina, normas o límites, sirven al niño de hoja de ruta para enfrentarse a las diversas circunstancias que se le presentan. La ausencia de disciplina hace que el niño no sepa cómo ha de comportarse o qué se espera de él o ella en cada momento o circunstancia generándole inseguridad.
  • Escasas rutinas. Los niños y niñas carecen de noción del tiempo, por lo que las rutinas les permiten crear un esquema temporal diario o semanal. Cuando no se tienen rutinas los niños o niñas no saben qué va a venir después de cada actividad y qué tendrán qué hacer, generando un profundo sentimiento de inseguridad debido a la incertidumbre.
  • Sobreprotección. En un afán de proteger a los niños y niñas pequeños/as, no se les permite desarrollarse de forma autónoma e ir ganando seguridad enfrentándose por ellos mismos a tareas de autocuidado, toma de decisiones, deberes, etc. El favorecerles ser autónomos les permite desarrollar estrategias para enfrentarse a situaciones futuras y ganar seguridad en sus actuaciones y capacidades.
  • Crítica. La mayoría de los niños inseguros tienen la sensación de que todo lo que hacen está mal y que sólo se les regaña y reciben críticas, pudiendo llegar a interiorizar esto como rasgos de su personalidad generándoles una profunda sensación de incapacidad, miedo al fracaso y escasa motivación al logro.

Consecuencias de que un niño sea inseguro

Las consecuencias psicológicas de la inseguridad son:

  • Baja autoestima.
  • Pobre motivación al logro.
  • Timidez e inseguridad en los acercamientos sociales.
  • Poca capacidad de iniciativa.
  • Ansiedad de separación.
  • Baja percepción de autoeficacia.
  • Fobias específicas.
  • Síntomas ansiosos depresivos.
  • Mayor predisposición a trastornos del estado de ánimo.
  • Conductas disruptivas.
  • Enuresis o encopresis.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Rabietas intensas.
  • Celos desproporcionados.

Casos de niños violentos-inseguros

EL percibir el mundo como inseguro produce que los niños o niñas permanezcan en estado de alerta de forma continua, ya que la inseguridad les hace percibir el entorno como una amenaza, pudiendo aparecer una situación de peligro de forma inesperada. Este estrés mantenido puede aumentar la agresividad en algunos niños al activarse conductas de ataque con mayor frecuencia.

Cómo ayudar a un niño inseguro

  • Establecer límites. Es importante que se establezcan límites que permitan al niño saber cómo actuar en determinadas situaciones. Es importante que estos límites sean consistentes y consensuados y transmitidos con cariño.
  • Fomentar el establecimiento de rutinas para hacerle más predictible el mundo al niño o niña y generarle seguridad.
  • Animarle a enfrentarse a retos para aumentar su autoestima y motivación al logro. Los juegos de ingenio o puzles pueden suponer pequeños retos que el niño puede ir enfrentando y ganando seguridad y motivación.
  • Permitirle ser autónomo.
  • Ser afectuosos y respetuosos con los niños y niñas. Mostrarse comprensivos con sus emociones entender que los niños sólo quieren ser tenidos en cuenta y que deben aprender.

Источник: https://blog.akroseducational.es/lo-debes-saber-ayudar-ninos-inseguros/

El niño inseguro: causas, señales, síntomas y consejos

¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

Pixabay

Estamos inmersos en nuestro entorno.

Desde pequeños, interaccionamos con él produciéndose una transacción recíproca continua, de tal manera que el más mínimo desajuste puede desembocar en angustia como respuesta ante ello, como mecanismo de reequilibrio, o producirse algún grado de somatización en forma de indisposición, dificultad para conciliar el sueño y otros efectos psicofisiológicos.

El niño inseguro

Especialmente indefensos a estos desequilibrios con el entorno son los niños de menos de seis años

Todo su universo está en el círculo doméstico, que absorbe múltiples influencias externas, por tal motivo el menor se encuentra expuesto continuamente a la presión y peculiaridades del ámbito social en general y del núcleo familiar en particular. En determinadas condiciones, puede aparecer el síndrome del niño inseguro.

Causas de la inseguridad en la infancia

Los graves desequilibrios de su entorno, como puede ser el fallecimiento de los padres, generan ansiedad, tristeza y puede empeorar en graves depresiones y experiencias dolorosas de inseguridad. 

Otros cambios aparentemente menores como un traslado de domicilio, una mascota perdida, etc., pueden causar los mismos síntomas. A esta temprana edad, la rutina ofrece seguridad, por eso, las situaciones que rompen este equilibrio son vividas como un peligro creando disociación y cuadros de ansiedad.

Algunas estrategias para educar a tu hijo saludablemente: «10 estrategias para mejorar la autoestima de tu hijo»

¿Qué es el objeto transicional?

El objeto transicional suele ser un muñeco, una mantita, un cojín, un chupete, etc., que recuerda y simboliza su entorno familiar al niño.

Cuando, por circunstancias, el niño debe afrontar un traslado de domicilio, el objeto transicional ejerce la función de herramienta aseguradora, fortalecida por el pensamiento mágico propio de los pequeños, impidiendo que la alteración de su ámbito vital sea excesiva y que los sentimientos de inseguridad y miedo puedan resultar insoportables.

¿Qué nos revela el objeto de posesión acerca del niño?

Es un elemento de aprobación y aceptación del nuevo ambiente. Significa una positividad y buena receptividad hacia el nuevo contexto. El niño y el objeto transicional giran sobre la base de la inseguridad.

El dispositivo del objeto transicional reside en la alteración espacio-temporal, de tal manera que la atmósfera doméstica es migrada a otro emplazamiento, sin embargo, el objeto de posesión es un objeto recompensador “per se” ya que su propia esencia es especialmente positiva para el niño. Es un compañero de afirmación para afrontar nuevos horizontes.

Señales y síntomas más habituales en el niño inseguro

La experiencia de inseguridad provoca una regresión a fases anteriores del desarrollo. Algunas de las señales que podemos observar en un niño inseguro son:

  • Perturbaciones en el comportamiento relativo a la higiene en general y dependencia materna para realizarlo. El niño inseguro tiende a delegar su higiene a la madre.
  • Modificaciones en el comportamiento afectivo: inestabilidad emocional, desobediencia, agresividad conductual y física con los otros niños, rotura de elementos para el juego. En ocasiones, el niño inseguro presenta una sintomatología opuesta: apocado, inseguro, taciturno, pasivo.
  • Cambios en el comportamiento motor: recesión en la evolución del desplazamiento, cese de la posición bípeda, claudicación del caminar, gateo, petición de ser llevado en brazos, retroceso en la habilidad en dibujar. También se observan en el niño inseguro distorsiones en la marcha al desplazarse, ademanes ilógicos.
  • Modificaciones conductuales a la hora de jugar: practican roles de menor edad, demasiada reincidencia en el mismo juego o miedo.
  • Perturbaciones del comportamiento afectivo: exigir que se esté por él, lloros, interpela continuamente sobre cuestiones que ya conoce, temores irracionales.
  • Cambios conductuales en la alimentación: masticaciones largas, engullimiento primario, chasquidos al masticar, flatulencias, merma en las habilidades básicas como la utilización de cuchara y tenedor, malas formas, repudio selectivo, vómitos y desgana.
  • Presencia de comportamientos coercitivos en la masturbación.
  • Modificaciones conductuales del sueño: inquietud, hablar dormido (somniloquia), terrores nocturnos, interrupciones frecuentes del sueño con lloros a los padres y petición de dejar una luz encendida, petición de dejar la puerta abierta y reclamar que los padres estén con él hasta que se duerma, oposición a ir a la cama, petición de que le cuenten un cuento con contacto físico y resistirse a conciliar el sueño.
  • Disminución en la productividad escolar: problemas de concentración en los estudios.
  • Dificultades en la expresión corporal y oral: muecas y ademanes excéntricos, lenguaje trastabillado burlesco o trágico.

Referencias bibliográficas:

  • Branden, N. Los seis pilares de la autoestima. Temas de Hoy, 2001.
  • Garber, S., Garber, M. y Spizman, R. Portarse bien. Soluciones prácticas para los problemas comunes de la infancia. Medici, 1993.
  • Vasta, R., Marshall, M. y Scott, M. Psicología infantil. Ariel, 1996.

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/nino-inseguro-causas-sintomas

¿Es tu hijo inseguro? Ayúdalo

¿Cómo ayudar a mi hijo inseguro?

La inseguridad es un inconveniente que puede a aparecer en cualquier persona sin importar su condición.

Por lo general se desarrolla desde la infancia y en algunos casos puede acompañar a las personas hasta la adultez.

Por otro lado, Aunque presentar cierta inseguridad no es totalmente malo, puede desencadenar en problemas mayores, que impidan el desarrollo adecuado del niño.

En tal sentido, lo primero que podemos hacer si nuestro hijo es inseguro, es reconocer que tiene este problema. Es común que los padres sean poco considerados con esta situación, porque piensan que es normal o algunas veces que es malcriadez; por tal motivo, no se les presta la ayuda adecuada.

Este particular, es asociado a la timidez, que a su vez es una señal de baja autoestima; para identificarlo en los niños, es preciso que lo observemos en pleno desenvolvimiento con otros niños. Es posible que lo notemos con más claridad si tiene hermanos que son más sociables y seguros de sí mismos.

De manera que, si queremos ayudar a nuestros niños a superar esta situación, es primordial que seamos tolerantes y pacientes con ellos; además es recomendable que tengamos mucho cuidado de no forzarlos o llegar a herir sus sentimientos.

¿Por qué un niño es inseguro?

Para comenzar a entender esta situación, es preciso que reflexionemos sobre esta premisa: Los niños no son culpables de esto, solo son más sensibles que otros y reaccionan de manera diferente al común. Es muy importante no reprocharles esta conducta, porque si consideramos que ellos tienen problemas de autoestima, pueden empeorar.

La seguridad en sí mismos se desarrolla con el tiempo, depende de la relación en la familia, de cómo son tratados y la adaptación a la sociedad. Todos los miedos e inseguridades, de alguna manera son responsabilidad de los padres, tal vez sobreprotegieron al pequeño, fueron muy estrictos con estos o descuidaron su atención.

Es probable que la baja autoestima del niño se deba a que no fue nutrida correctamente desde su nacimiento, pues es un asunto de confianza, afecto y pertenencia. Según los expertos, para que una persona sea segura de sí misma debe estar consciente de que es aceptada, que sus aportes son bien valorados y que tiene capacidades.

No obstante, aunque un adulto pueda analizar esto de una manera más aguda y haga esfuerzos por mejorar, para un niño quizá no sea tan fácil; por esta razón debemos hacerles saber que son importantes para nosotros, que su opinión tiene valor y que son capaces de lograr sus pequeñas metas.

Reprimir constantemente a los niños implica que no puedan estar seguros de sus buenas acciones, porque se estarán esperando siempre algún reproche. Pese a que sabemos que sentirse bien puede ser fugaz, es preciso entender que debemos formar a los niños con bases sólidas, que le permitan mantener un equilibrio en la edad adulta.

¿Cómo ayudar a tu hijo inseguro?

Ayudar a un niño inseguro es una labor que debe iniciarse inmediatamente, es decir, apenas notemos que está actuando de esta manera. Es posible que hasta ahora seamos los propios padres quienes no hemos fomentado su autoestima, pero a veces son causas externas, quizá en la escuela está siendo acosado o hay algún familiar que lo molesta.

De igual manera, es importante estar atentos ante posibles casos de abuso sexual o maltrato. En tal sentido, lo que el niño necesita saber es que es querido, que sus padres se sienten orgullosos de él, que lo apoyan y fomentan sus logros e independencia.

Los siguientes consejos pueden ayudarte a mejorar la autoestima de tu hijo.

  • Demuéstrale tu amor incondicional. Es muy valioso para un niño que se siente amado, este es el principal elemento para fomentar la autoestima.
  • Dedícale tiempo. Un niño no se sentirá totalmente querido si no compartimos tiempo con él, porque para ellos es difícil comprender que tengamos otras ocupaciones, sobre todo que parezcan menos importantes que él. También se les debe brindar atención cuando hablan o se expresan de alguna manera.
  • Anímalo a tomar algún riesgo. A veces los niños se muestran temerosos de cosas que son seguras o al menos recomendables, como montar bicicleta o comer algo diferente; esta es una señal de falta de confianza en sí mismo. Por eso se recomienda animarlo a realizar alguna actividad que le haya costado, también puede ser útil que haga nuevos amigos.
  • Déjalo equivocarse. Es conveniente que el niño vaya adquiriendo independencia, esto se logra permitiendo que cometa errores, que se esfuerce por realizar cosas por sí mismo, sin que sus padres acudan al rescate. Aunque el niño puede manifestar cierta frustración por esto, es propicio para animarle a que no se detenga y expresarle que confiamos en su capacidad.
  • Refuérzalo positivamente. Cuando tu hijo consigue superar pequeñas metas, necesita que elogies y aprecies este logro, para ello es recomendable expresarle palabras de aliento, que sienta que estas orgulloso de él. Es muy valioso que sus buenas acciones sean elogiadas en voz alta y que se compartan con el otro padre en presencia del niño.

Источник: https://eresmama.com/hijo-inseguro-ayudalo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: