Cómo calmar a un bebé

El llanto del recién nacido | Mi bebé no para de llorar

Cómo calmar a un bebé

El llanto del recién nacido es la única forma de comunicación que posee el bebé. La salus aprenderá en pocas semanas a identificar sin problema la causa del llanto del recién nacido y, por tanto, sabrá qué hacer para calmarle. En este apartado, te exponemos algunas de las pautas que te ayudarán a calmar el llanto del bebé durante sus primeras semanas de vida.

Los bebés se comunican principalmente a través del llanto, cuando necesitan algo o se sienten molestos. Un recién nacido llora porque tiene hambre, sed, frío, calor, el pañal sucio o porque está cansado.

La salus aprenderá rápidamente a identificar el tipo de llanto del bebé y a actuar en consecuencia. Siempre que el recién nacido llore se le debe atender. La mejor manera de calmarlo suele ser tomarlo en brazos. El contacto físico es la medida que mejor calma a un bebé.

Arrullarlo, cantar suavemente o mecerlo, también pueden ser buenos métodos para consolarlo.

Si se deja que un bebé llore «hasta que aprenda a calmarse solo», el mensaje que recibe es muy negativo, de forma que le costará más desarrollar suficiente autoestima y aprenderá que no es posible confiar en las personas que le cuidan, puesto que su respuesta es impredecible.

Consejos para calmar el llanto del bebé

Te contamos los trucos para calmar a un bebé que no para de llorar: El llanto del recién nacido es un mensaje dirigido a las personas que tiene a su alrededor y es natural que éstos acudan a su llamada para tranquilizarle y transmitirle seguridad.

La salus comprobará que la mayoría de las veces el bebé se calma en cuanto se atienden sus necesidades básicas. Cuanto más pronto se atiende al bebé, más fácil resulta consolarlo.

Algunos estudios han demostrado que es más difícil calmar a un bebé que lleva llorando más de cinco minutos.

Contrariamente a lo que se cree, no se malcría a un recién nacido por responder a su llanto de inmediato. De hecho, se piensa que un bebé que es atendido siempre que llora aprende a confiar en las personas que le cuidan y, posiblemente, llorará menos con el paso del tiempo.

La creencia popular de que llorar es sano y fortalece los pulmones es otro falso mito que conviene desterrar. En algunas ocasiones, el llanto no responde a ninguna causa aparente como el hambre, el frío o tener el pañal sucio. En esos casos, determinados rituales adormecedores pueden ayudar a la salus a tranquilizar al bebé.

Acunarlo siguiendo un ritmo regular, cantar una nana, ponerle el chupete cuando se le caiga…

Si estos rituales se acompañan con una música tranquila o un paseo, siempre que la hora lo permita, tal vez se consiga calmar al bebé intranquilo. Si aún así el llanto persiste, lo mejor será pedir a los padres que consulten con el pediatra, ya que puede que esté enfermo.

Ante todo, la salus debe procurar mantener la calma, pues nada contribuye más a que el bebé siga llorando que el nerviosismo de la persona que le cuida. Durante las dos primeras semanas resulta normal que los bebés lloren hasta un total de dos horas al día. No obstante, los más llorones pueden llorar hasta tres horas al día durante las tres primeras semanas.

Con el transcurso de los meses, se va reduciendo paulatinamente hasta llegar a un total de una hora al día. El llanto del bebé suele ser más frecuente entre las 6 de la tarde y las 11 de la noche. En ocasiones, los recién nacidos padecen los famosos cólicos del lactante.

Estos episodios de llanto inconsolable son muy comunes a partir de la tercera semana y pueden prolongarse hasta los 3 meses.

¿Cuánto llorará el recién nacido?

Cuando se alimente al bebé, se le debe de hablar suavemente y en voz baja. Puede que te sorprenda que el bebé se la pase muy tranquilo y dormilón al llegar del hospital. De momento, se está recuperando de su nacimiento, adaptándose a su nuevo hogar.

Si el bebé llora sin parar, hay que pedirle a la mamá que le ofrezca el pecho o el biberón. Escuchar tu voz y los latidos de un corazón acostumbrado a oír, ayudará a calmar el llanto del recién nacido. La salus también debe hacerlo de la misma manera.

¿Por qué llora el recién nacido? ¿Tu bebé no para de llorar?

Si el bebé empieza a llorar, lo más probable es que tenga hambre. Su estómago es pequeñísimo, del tamaño de una canica, por eso necesita que se le amamante cada dos o tres horas para que reciba los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Si le están dando fórmula, puede que no tenga hambre si tomó un biberón en las últimas dos horas. Con el tiempo, te será más fácil descubrir por qué lloran los bebés encontrar maneras de calmarlo.

Otras razones por las que podría llorar incluyen las siguientes:

Cansancio

Como tú, el bebé acaba de tener una jornada agotadora, y puede que esté muy cansado. Si han venido muchas visitas a conocerlo, puede que lo hayan estimulado en exceso. Asegúrate de crear un entorno silencioso y tranquilo para que pueda calmarse y dormirse.

Falta de contacto directo

El bebé estuvo acurrucado en tu vientre por nueve meses. Ahora está en un mundo lleno de estímulos visuales, auditivos y táctiles, pero es posible que eche de menos el ambiente acogedor y cómodo donde antes vivía. Puede que su llanto signifique que quiere que lo abracen, por eso ofrécele mucho contacto físico.

Demasiado frío o calor

A medida que la piel del bebé se va acostumbrando y adaptando al mundo externo, su temperatura interior se irá ajustando mejor. Como regla general, necesitará solo una capa más de ropa que tú. Ponerle un gorrito, o ponerle un saquito de dormir ayudarán a protegerlo del frío.

Verifica la temperatura del bebé colocando tu mano sobre su barriguita. Si se siente demasiado caliente, quítale una capa de ropa (o agrégasela, si se siente fría) No juzgues la temperatura del bebé por sus manitas.

Es normal que el bebé tenga los pies y las manos frías, o que estos incluso se le vean un poquito azulados, sobre todo en las primeras 24 horas de vida.

Aunque las primeras 24 horas del bebé transcurran sin llanto desafortunadamente, lo más probable es que esto cambie. En las próximas semanas, el bebé podría llorar constantemente al final de las tardes y por las noches. Muchos bebés lo hacen.

Un número significativo de expertos piensa que, mientras que el bebé esté sano, el llanto fuerte y prolongado es simplemente una fase de desarrollo normal por la que pasan los bebés. Es verdad que es tan solo una fase, pero puede ser muy estresante.

Si te empiezas a sentir desamparada, frustrada o incompetente porque muchas veces no logras descifrar con rapidez o exactitud el llanto de tu bebé, no te eches la culpa. Indudablemente, hay muchos padres primerizos que sienten lo mismo. Si necesitas ayuda…

En PequeSalus ponemos a tu disposición a nuestras enfermeras cuidadoras de bebés:

Y también en el resto de España. No puedes en preguntarnos cualquier duda que puedas tener, te responderemos encantadas y sin compromiso.

Источник: https://www.pequesalus.com/el-llanto-del-recien-nacido-mi-bebe-no-para-de-llorar/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: