¿Cómo calmar el dolor de las contracciones?

Métodos naturales para aliviar el dolor de las contracciones de parto

¿Cómo calmar el dolor de las contracciones?

Aunque la sensación de dolor es subjetiva y varía de una mujer a otra, una de las características principales de las contracciones de parto es que son dolorosas (en un post anterior ya hemos explicado por qué duelen).

Existen métodos naturales para ayudar a aliviar las contracciones de parto si la mujer no quiere recibir anestesia epidural, o para sobrellevar las primeras contracciones hasta que esta llegue.

La analgesia epidural tiene sus pro y sus contras. Por un lado, es la única forma eficaz de anular completamente el dolor, pero por el otro puede tener efectos adversos sobre la salud de la madre y la progresión del parto.

Algunos estudios señalan que las mujeres que probaron tratamientos alternativos contra los dolores del parto disminuyeron en un 30 por ciento la necesidad de recurrir a analgésicos, por lo que es interesante conocer algunas alternativas de alivio del dolor con técnicas no farmacológicas.

Libertad de movimientos

Tener libertad para escoger la posición que la mujer considere más cómoda en cada momento es fundamental para sobrellevar el dolor de las contracciones. Estar tumbada en una cama inmovilizada no es la más natural en el trabajo de parto, y a menos que así lo deseemos, no ayuda a aliviar la sensación de dolor.

La posición más útil y más natural para controlar el dolor es en vertical, en cuclillas o semicuclillas, pues facilita la separación de las articulaciones de los huesos de la pelvis, aumentando su diámetro y facilitando además que el bebé se coloque en el canal de parto.

Otras posiciones que pueden ayudar son: de rodillas en el suelo, sentada con las piernas flexionadas y abiertas y la espalda apoyada en una pared o en tu pareja (para no cargar la espalda) o de pie con las piernas separadas y caminar entre contracción y contracción para ayudar a bajar al bebé.

También sentada en una silla mirando hacia el respaldo colocando los brazos sobre éste y curvando la columna, o sentada sobre una pelota de gimnasia con las piernas abiertas.

Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación ayudan a aliviar las tensiones musculares y a centrar la mente, dos cosas muy importantes en el proceso del trabajo de parto. El estado de relajación libera además el estrés disminuyendo la sensación de dolor.

Las más conocidas son la técnica de relajación muscular progresiva de Jacobson, que consiste básicamente en aprender a tensar y luego relajar, secuencialmente, varios grupos de músculos a lo largo de todo el cuerpo, y el entrenamiento Autógeno de Schultz, basado en ejercicios fisiológicos y racionales de cada parte del cuerpo.

Cualquier técnica de relajación conviene empezar a practicarla meses antes del parto para que así sea más efectiva en el momento de dar a luz.

Bañeras de dilatación

Algunos hospitales disponen de bañeras con agua templada para la fase de dilatación. La sensación de estar sumergida en el agua es muy agradable y ayuda a mitigar el dolor que producen las contracciones de parto.

El agua templada hace que los músculos perineales se relajan y ablanden haciendo que los dolores sean menos intensos y facilitando luego la expulsión. A su vez, la relajación disminuye la producción de adrenalina, hormona responsable del endurecimiento del cuello del útero.

Técnicas de respiración

La respiración profunda y consciente es un método muy utilizado para el control del dolor. Controlar el flujo de oxígeno que entra en el cuerpo y enviar el aire a los músculos que están tensos ayuda a relajarlos. Además, contribuye a que el bebé reciba gran cantidad de oxígeno ayudándolo a sobrellevar mejor el estrés del nacimiento.

Por eso, practicar yoga durante el embarazo es un ejercicio de preparación muy recomendable para dar a luz. Porque además de aumentar la flexibilidad y ayudar a mantener el estado físico, en el yoga se practican diferentes técnicas de respiración que son muy útiles para sobrellevar el dolor de las contracciones y tener un buen nivel de autoconocimiento en el parto.

Estimulación eléctrica

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) o TENS por sus siglas en inglés es una terapia analgésica que consiste en el envío de impulsos eléctricos a través de la piel para reducir los dolores del trabajo de parto.

Son pequeños electrodos que se colocan sobre la piel y descargan corrientes eléctricas de bajo voltaje. Al estimular los senderos nerviosos de la médula espinal interrumpe la transmisión de señales de dolor al cerebro.

Otros métodos naturales para aliviar el dolor del parto

Hay otros métodos también relacionados al control del dolor en el parto.

Los masajes, proporcionados por una persona de confianza que le brinde apoyo contínuo a la embarazada, relajan los músculos y alivian las tensiones. Especialmente en la zona lumbar que es una de las que más se tensa, aportan un gran alivio.

También se habla de los beneficios de la acupuntura para aliviar el dolor del parto, pero algunos estudios apuntan a que la técnica milenaria podría no ser tan efectiva.

Hay quienes confían en la acción hipoanalgésica que provocan las finas agujas, mientras que otros creen que pueden eliminar obstrucciones en la circulación y aliviar otras dolencias, pero que tal vez en el caso del parto no aporte grandes beneficios.

Hace poco conocíamos que cantar podría ayudar a sobrellevar el dolor del parto pues desencadena la liberación de endorfinas, sustancias con efecto sedante, que a su vez actúan para reducir el dolor del parto. Se cree que la fuerza con la que se usan las cuerdas vocales para producir sonidos vibratorios puede causar una sedación que disminuye el dolor.

Es interesante saber que hay alternativas a la epidural o que utilizados como complemento, hay diversos métodos naturales que ayudan a aliviar el dolor de las contracciones de parto.

De cualquier forma, por más intensos que hayan sido, las mujeres tienden a olvidar los dolores del parto. Los recuerdos de la intensidad del dolor vivido en ese momento desaparecen con el paso del tiempo, pero la felicidad ante la llegada de un hijo perdura para siempre.

En Bebés y más | Alivio del dolor con técnicas no farmacológicas (Introducción) , Alivio del dolor con técnicas no farmacológicas (apoyo continuo), El recuerdo del dolor en el parto

Источник: https://www.bebesymas.com/parto/metodos-naturales-para-aliviar-el-dolor-de-las-contracciones

Técnicas para aliviar las molestias del parto

¿Cómo calmar el dolor de las contracciones?

Para algunas afortunadas, el parto pasa en un suspiro. Para otras mujeres, puede ser muy molesto y doloroso… aunque no tiene por qué ser así. Hay muchas maneras de aliviar las molestias del parto.

Antes del parto puedes aprender y practicar técnicas naturales para atenuar el dolor y durante el parto puedes recurrir a otro tipo de técnicas.

También dispones de fármacos y procedimientos médicos en caso de necesidad.

Deberás valorar los riesgos y beneficios de cada alternativa, antes de decidir qué tipo de paliativo utilizarás cuando llegue el gran día. Algunas sugerencias:

Técnicas no médicas

  • Técnicas de relajación. Las embarazadas que han optado por esta vía la recomiendan más que ninguna otra, ya que se trata de una técnica no agresiva que reduce la tensión muscular y el dolor durante el alumbramiento. La relajación corporal progresiva «una suerte de paseo por el cuerpo que tiene por objeto reducir la tensión» es algo que se puede aprender y practicar con antelación, para después utilizarlo durante el parto con resultados muy positivos.
  • Masajes. Haz que tu pareja te masajee los brazos, las piernas o la espalda durante el parto, para que te ayude a relajarte y reducir la tensión, y el dolor.
  • La mecedora. Pasa todo el tiempo que puedas en una mecedora, meciéndote suavemente adelante y atrás mientras respiras y te relajas.
  • Caminar o «bailar lento». Caminar «o incluso dar unos pasos alrededor de la cama» reduce las molestias y ayuda a que las contracciones sean más fuertes y regulares. Prueba a «bailar» con tu pareja, apoyándote sobre él y meciéndote rítmicamente.
  • Cambios de posición. No permanezcas en la misma posición más de una hora y no te tumbes boca arriba. Prueba a sentarte en la cama o en una silla, tumbarte de costado, ponerte en cuclillas y mecerte sobre un balón de gimnasia de parto, o apoyarte en el respaldo de una silla o en la cama.
  • Hidroterapia. Prueba a sentarte en una ducha aplicándote el chorro de agua sobre la espalda o a echarte en una bañera de agua caliente. No todos los hospitales cuentan con una bañera o ducha en la habitación, por lo que si deseas utilizar este método de relajación durante el parto, organiza de antemano tu ingreso en una instalación que disponga de ello..
  • Aplicación de frío o calor. Aplicar una compresa caliente o una bolsa de hielo en la espalda puede reducir la tensión muscular, mejorar la circulación y mitigar el dolor.
  • Respiración rítmica. Seguir unas pautas de respiración específicas te ayudará a relajarte y a concentrar tu atención en algo distinto del dolor durante las contracciones. Durante el parto se utilizan tres técnicas: lenta, modificada y pautada.
  • Imágenes mentales. Prueba a visualizar una escena bonita en tu mente, que te haga sentirse segura y relajada. Concentra tu mente en este lugar durante las contracciones.
  • Música. Lleva contigo algunas de tus cintas o CD favoritos de relajación y un reproductor (si el hospital no cuenta con uno).
  • Aromaterapia. Los olores agradables te ayudarán a relajarte y a sentirte mejor, así que lleva a tu habitación una loción fragante o un ambientador floral para que te reconforte.

Muchas de las técnicas mencionadas se enseñan en las clases de preparación para el parto. Para más información sobre estas clases

Técnicas de medicación y anestesia

  • Medicación relajante. Los médicos suelen preferir no administrar sedantes ni somníferos durante el parto, a menos que la parturienta se encuentre muy tensa, porque tienden a causar sopor y pueden dificultar la respiración del bebé.
  • Analgésicos narcóticos. Los narcóticos deben administrarse en la fase lenta del parto. Nunca se ofrecen en los primeros momentos del parto porque pueden retrasar o detener las contracciones y tampoco durante la fase de expulsión porque pueden tener efectos posparto en el bebé.
  • Anestesia epidural. La epidural es una anestesia local que se inyecta en el espacio que rodea la columna vertebral. Hace efecto en unos 30 minutos y anula casi todas las sensaciones causadas por las contracciones. Aunque la epidural alivia el dolor casi por completo a la mayoría de las mujeres, existen mínimos riesgos. Se puede administrar en las primeras fases del parto pero a baja dosis. Si la dosis es alta puede retardar o detener el parto requiriéndose en tal caso la administración de para que el proceso siga su curso. La falta de sensaciones reduce la capacidad de empujar aumentándose la probabilidad de que sea necesario utilizar fórceps o ventosas para extraer al bebé. Sin embargo la epidural no aumenta el número de cesáreas. Ocasionalmente puede causar fiebre, lo que obliga a someter al bebé a análisis para descartar toda posibilidad de infección. Aunque casi todos los hospitales disponen ya de un servicio de epidural las 24 horas, hay algunos pequeños que no. Hay hospitales que limitan la epidural a las mujeres que tienen ingresadas en planta e insisten en que las mujeres que van a centros de «casa de partos» sean trasladadas al hospital si necesitan este tipo de anestesia. Asegúrate de comentar con tu médico los pros y los contras y la disponibilidad local de esta anestesia antes de que comience el parto.Epidurales que permiten caminar. Se trata de un nuevo método por el cual se inyectan fármacos mediante infusiones continuas a dosis bajas o administrando parte de la dosis en el propio líquido cefalorraquídeo. El objetivo es mantener la fuerza muscular para que todavía pueda caminar y también empujar mejor. De esta manera se reducen los partos con fórceps o ventosas. Este tipo de epidurales sólo están disponibles en algunos centros, así que si estás interesada, pregunta a tu médico con antelación.
  • Gas y aire. Se trata de una mezcla de óxido nitroso y oxígeno, que se aspira a través de una mascarilla de inhalación. Solía llamarse «gas hilarante», porque puede aturdir la mente y provocar hilaridad. Lo mejor es aplicarlo poco tiempo durante la última fase activa del parto, para aliviar el dolor causado por las fuertes contracciones que le son propias. Es eficaz, pero utilizarlo debidamente requiere práctica. El truco es que tu pareja cronometre las contracciones y aspirar dos o tres veces justo antes de que comience la contracción. Durante la contracción, deja de aspirar el gas y practica la relajación. Como el gas tarda unos 30 segundos en alcanzar el cerebro, su efecto coincidirá con el momento álgido de la contracción. No aspires el gas durante una contracción.
  • Estimulación eléctrica trascutánea (TENS). Se trata de un aparato que aplica pequeñas sacudidas eléctricas sobre la zona lumbar a través de una almohadilla con electrodos. Se puede variar la intensidad gracias a un indicador graduado. Las sacudidas hacen sentir un pequeño hormigueo que bloquea las señales de dolor que suben por la columna desde el útero. La técnica TENS es más eficaz al principio del parto y no a todo el mundo le funciona bien. Si estás interesada, pregunta a tu médico o comadrona con antelación qué oportunidades tienes de contar con esta técnica.

Resulta difícil saber con antelación qué métodos querrás utilizar durante el parto. Trata de no poner toda tu confianza en una determinada técnica. De este modo, una vez haya comenzado el parto podrás tomar decisiones sobre la marcha, en función de la intensidad y duración del proceso, sin sentirte decepcionada.

Lo importante por ahora es que hagas tus deberes. Averigua todo lo que puedas acerca de las opciones que tienes, habla con tu médico o comadrona y confía en ti misma para tomar las mejores decisiones para ti y para tu bebé cuando llegue el momento.

* Artículo realizado por Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton.

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/dar-a-luz/articulo/tecnicas-para-aliviar-las-molestias-del-parto

Cómo controlar el dolor del parto en cada fase

¿Cómo calmar el dolor de las contracciones?

El dolor de la dilatación y del parto es lo que suele asustar más a las futuras mamás. Por este motivo, lo mejor es no dejar espacio a la sorpresa, y saber de antemano cómo se manifiesta el dolor del parto y cómo se puede controlar.

Es verdad que cada persona tiene un umbral del dolor distinto, así como un ritmo y una dinámica propia. Sin embargo, si bien cada mujer vive y afronta el dolor a su manera, existe una configuración del dolor provocado por el parto muy concreta y común para todas.

Sepamos cómo se localiza el dolor en cada fase del parto, y los sistemas de analgesia más eficaces en cada momento.

Primera fase del dolor de parto: la espalda

Con las primeras contracciones, se empieza a sentir dolor a nivel lumbar, parecido al de la menstruación, pero más intenso. Es agudo y difuso, dado que se irradia en una zona más bien amplia. Al principio, apenas se nota, pero después se intensifica, si bien es irregular.

¿Por qué aparece el dolor?

En la fase inicial de la dilatación, el cuello del útero se transforma para hacer posible el nacimiento. De estar cerrado y en una posición posterior, pasa a formar un ángulo con la cavidad uterina, se centra y, por último, se aplana. Los receptores presentes en el cuello del útero reconducen el dolor hacia la zona lumbar.

Métodos más eficaces para aliviar el dolor

Para atenuar las molestias de los primeros momentos, a menudo, basta con pensar lo menos posible y continuar con lo que se estaba haciendo.

En esta primera fase, es bueno realizar masajes en la zona baja de la espalda, en los laterales de la columna vertebral, donde la inervación es más superficial. Es una zona en forma de triángulo, sobre la que se puede ejercer presión, aplicar compresas calientes o un gel de árnica.

El cuello del útero necesita “intimidad” y relajación para abrirse; los aceites esenciales de jengibre o de lavanda dulce (una gota friccionada debajo del esternón) ofrecen un efecto calmante.

Segunda fase del dolor de parto: la barriga

Cuando la dilatación avanza, el dolor se intensifica. En parte, sigue irradiándose desde el útero y, en parte, se localiza en el fondo de la barriga, por encima de la vejiga y el pubis. Tiene una frecuencia rítmica: dolor y pausa; contracción y relajación, malestar y bienestar.

Tercera fase del dolor de parto: la zona sacra

En el momento de empujar, durante la contracción, se percibe una fuerte presión sobre el pubis, el hueso sacro, el esfínter anal y el inicio de los muslos, y una sensación de escozor en la vagina.

El dolor pasa a ser muy localizado y puede provocar incluso quemazón.

A medida que la cabeza del bebé presiona sobre el periné, el dolor se sustituye por unas contracciones muy intensas y por la necesidad apremiante de empujar (pujos).

Cuarta fase del dolor de parto: después del nacimiento

Una vez fuera la cabeza y el primer hombro, el niño sale por completo y el dolor cesa. Todavía se siente un ligero escozor, mientras se esperan las secundinas, la expulsión de la placenta, en el transcurso de media hora o una hora, y que es indolora.

En las siguientes horas, se notan los “entuertos”, las contracciones que el útero efectúa para evitar la hemorragia. En caso de episiotomía, la sutura puede ser dolorosa. Si se ha practicado una cesárea, se pueden sufrir las molestias típicas de una intervención quirúrgica.

Consejos para reducir el dolor de las contracciones

¿Cómo calmar el dolor de las contracciones?

Uno de los momentos más esperados y temidos, al mismo tiempo, por cualquier mujer es la llegada de las contracciones. Y es que estas, por un lado, son deseadas porque significan que el nacimiento del bebé es inminente, pero, por otro, asustan ya que entrañan un contundente dolor.

Por eso, es importante que, durante el periodo de gestación, la futura mamá no sólo conozca todo lo que tiene que ver con las mismas, para así saber qué significan según su duración e intensidad, sino también que aprenda a actuar para reducir las molestias que generen. En las clases de preparto es habitual que enseñen algunos trucos para poder hacerles frente y disminuir el sufrimiento que provocan y entre esos destacan estos:

1-Respiración

Indiscutiblemente uno de los mejores consejos que existen al respecto es que la mujer que está de parto proceda a controlar su respiración, pues eso le ayudará a soportar mejor la situación. En concreto, deberá respirar de un modo u otro según la fase en la que se encuentre respecto a la intensidad y frecuencia de las citadas contracciones:

  • Cuando empiezan a hacer acto de presencia y se inicia la dilatación, deberá respirar de una manera absolutamente normal.

  • En el instante en que los dolores son más frecuentes y fuertes, debe coger aire por la nariz y luego soltar este por la boca.

  • En el momento en el que la dilatación ha aumentado considerablemente y las contracciones son intensas y constantes, la fémina lo que debe hacer es no concentrarse en el dolor sino en la propia respiración, que debe llevarse a cabo por la nariz y por la boca. En concreto, debe acometer una que sea rápida y a modo de jadeo.

2-Masajes

Otro consejo muy útil para reducir los dolores de las contracciones es que la embarazada reciba, por parte de su pareja o de la persona que le acompañe, un masaje en la zona lumbar o sacra, pues este le aliviará de manera contundente.

3-Agua caliente

En todo el mundo se están poniendo de moda los birth centers, que son centros de parto que tienen los recursos del hospital y la calidez del hogar, pues su decoración es similar a la de cualquier habitación de una casa.

Una de las razones del éxito de esos espacios es que velan por el bienestar de la embarazada en todo momento y por eso cuentan con diversas “herramientas” que le ayudan a aliviar los dolores de las contracciones.

En concreto, disponen de bañeras donde pueden meterse con agua caliente, ya que se considera que esta la relajará y hará que sus molestias se reduzcan notablemente.

4-Pelota de partos

Precisamente también en los mencionados birth centers existen las llamadas pelotas de partos, para calmar los dolores. Se trata de pelotas sobre las que se sienta la mujer para, mediante pequeños botes y movimientos de la pelvis, poder dejar de sufrir esas contundentes molestias que genera la inminente llegada del bebé.

5-Bailar

Aunque pueda resultar curioso, increíble o extravagante, hay que saber que algunas mamás han reconocido que el truco que les sirvió para reducir los dolores de las contracciones fue bailar.

Ante eso podemos decir que llevan la razón, pero que, en realidad, no fue el baile propiamente lo que les ayudó sino el hecho de estar concentradas en otra cosa y no en las molestias que sentían.

De la misma manera, hay que tener en cuenta que esa actividad es de gran utilidad al respecto porque también permite que la mujer se relaje y que incluso libere endorfinas, que son las hormonas de la felicidad.

Otros consejos de utilidad

Los cinco trucos mencionados son, sin lugar a dudas, los más eficaces a la hora de reducir al máximo el dolor que se experimenta durante las contracciones. No obstante, también hay otros que resultan muy eficaces y apropiados al respecto:

  • Adoptar una postura idónea es, de igual modo, una medida que ayuda mucho en este aspecto que nos ocupa. Así, lo que se recomienda es que la parturienta coja la que más le calme, le relaje y le haga sentir cómoda. No obstante, se considera que es muy eficaz que se tumbe con las piernas hacia arriba.

  • Crear un ambiente relajado en la habitación donde se encuentra esperando la llegada inminente del bebé también contribuye a reducir sus dolores. El hecho de tener una iluminación tenue o de escuchar música suave hace que se calme y que se concentre en otra cosa que no sean las contracciones.

  • Llevar a cabo técnicas y posturas de yoga o pilates también es una buena alternativa a la hora de afrontar ese trance doloroso. De ahí que precisamente por eso, entre otras cosas, se recomiende a las mujeres que durante el embarazo acudan a clases de esas disciplinas.

Источник: https://okdiario.com/bebes/consejos-reducir-dolor-contracciones-2682218

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: