¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

Es raro que los bebés enfermen de varicela, especialmente en el primer año de vida, pues reciben anticuerpos para evitar esta enfermedad cuando se encuentran dentro de tu vientre. Sin embargo, estos anticuerpos transplacentarios descienden a partir del primer año de vida, por eso se recomienda vacunar al niño a esta edad.

El virus que causa la varicela se llama varicela zoster, el cual suele afectar en mayoría a niños menores de 15 años, pero no descarta que también le pueda dar a gente con mayor edad.

La varicela suele contagiarse de manera muy fácil, por lo que se debe tener mucho cuidado de exponer a tu bebé con otras personas cuando la tenga, o en el caso contrario evitar que alguien con varicela tenga contacto con tu familia y el bebé.

El síntoma que todos conocen de esta enfermedad es una erupción que sale en la piel de la persona enferma, además de provocar una picazón bastante molesta y continua.

La erupción se va a transformar en ampollas, las cuales si se rascan pueden resultar en costras y dejar cicatrices sobre la piel afectada. Las zonas más comunes donde sale la erupción son la cara, el pecho y la espalda, así extendiéndose a lo largo del cuerpo pero con menor intensidad.

El bebé también puede presentar algo de fiebre cuando tenga varicela, tener falta de apetito y parecer cansado todo el tiempo, además de llorar por la incomodidad de los síntomas tan molestos.

¿Por qué mi bebé se contagió de varicela?

Esta enfermedad suele durar entre 5 a 10 días, por lo que debes tener ciertos cuidados durante este intervalo para que no exista ninguna complicación.

La manera en que se puede contagiar esta enfermedad es a través del contacto después de tocar las ampollas, incluso si estornuda o tose en su mano y después toca a otra persona, además si una persona tiene contacto con el líquido dentro de las ampollas también puede contagiarse.

Estas ampollas suelen salir tiempo después de que una persona ya esté enferma, por lo que alguien que se ve normal puede tocar a tu bebé y así enfermar al pequeño.

Si tu bebé se encuentra sano no va a tener ningún problema con la varicela, claro que esta va a provocar muchas molestias, pero no pasa de ahí. En el peor de los casos la varicela puede provocar una infección en la piel, encefalitis o pulmonía.

¿Cómo cuidar a mi bebé con varicela?

La varicela produce una serie de síntomas que pueden provocar grandes las molestias al niiño. Por ello, se recomienda ir tratando todos los síntomas que se vayan produciendo.

Para la picazón provocada por las ampollas, se recomienda aplicar un baño con agua tibia, además de agregar avena y un poco de bicarbonato. Este tipo de baños alivian los síntomas , pudiendo prevenir una infección cutánea.

La aplicación de lociones en el cuerpo del bebé también son buena idea, pues se encargan de eliminar la picazón que puede estar experimentando. La loción de calamina es muy recomendable.

Un antihistamínico también puede aliviar este síntoma en los enfermos de varicela. El paracetamol suele usarse cuando el bebé tiene una fiebre elevada por encima de 38.5º C, pero siempre debes evitar antibióticos para esta enfermedad ya que es un virus y no sirven de nada.

Los bebés suelen rascarse de manera inconsciente, pero ahora que va a tener picazón es recomendable que le pongas el doble de atención para que no lo haga, así evitas que se reviente las ampollas y se le hagan cicatrices.

Recuerda que tu pequeño no va a tener apetito, pero no por ello debes evitar que coma, sino al contrario. Puedes intentar darle porciones pequeñas pero frecuentes a lo largo del día.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-cuidar-a-un-bebe-con-varicela-8572

Varicela en niños: todo lo que debes saber

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

El virus responsable de la infección es el varicella zoster, que se difunde en el aire a través de la tos y los estornudos.

La varicela es una de las enfermedades exantemáticas, que provocan la aparición de un exantema, es decir, una erupción sobre la piel. Esta infección afecta casi exclusivamente a los niños de entre cinco y diez años.

La gran mayoría de los adultos ya ha contraído la enfermedad durante la infancia, adquiriendo así la inmunidad, al menos parcial, frente al virus.

En el niño sano, la varicela nunca es grave. En cambio, lo es en los raros casos en los que afecta a niños muy pequeños o con un sistema inmunitario muy débil.

Síntomas de la varicela

Los primeros síntomas suelen aparecer 14-16 días después de producirse el contagio, pero también puede haber casos en los que la enfermedad aparece antes, a unos diez días del contagio, o después, a los 21 días. Durante estos días en que el niño está incubando la enfermedad, no acusa ningún malestar.

– A veces, la fiebre puede llegar a los 40ºC y prolongarse durante días.

– La varicela se diferencia de las demás enfermedades exantemáticas en que, en la piel del niño, pueden estar presentes máculas y pápulas al mismo tiempo: las máculas son manchas planas, mientras que las pápulas tienen relieve.

Del primer al quinto día, las máculas son de color rojo y pican mucho. Suelen aparecer primero en el cuero cabelludo, la cara y el tronco, y después en el abdomen, espalda, brazos, barriga y genitales. En pocas horas, se transforman en pápulas (adquieren relieve) y, después, en ampollas rellenas de líquido transparente.

Las máculas no aparecen al mismo tiempo, sino en brotes sucesivos que se producen en el transcurso de 2-8 días. Dado que, para transformarse en costra, la mácula requiere de tres a cuatro días, es típico de la varicela tener al mismo tiempo manchitas rojas, ampollas y costras sobre la piel.

Del sexo al noveno día, las ampollas se rompen y dejan unos pequeños cráteres con costras de color amarillento o rojizo, que se caen unos días después, dejando una marca que tiende a desaparecer al cabo de 6-12 meses.

A partir del décimo día, el niño ya vuelve a la normalidad, pero las costras pueden permanecer hasta dos semanas desde el momento de su aparición.

Contagio de la varicela

– La posibilidad de contagio se prolonga desde dos días antes de la aparición del exantema hasta la formación de las costras. El niño no puede regresar al colegio hasta transcurridos siete días desde la aparición del exantema sobre la piel.

Complicaciones de la varicela

Si el niño se rasca con las uñas sucias, se puede producir una sobreinfección bacteriana por estafilococo o por estreptococo, que podría requerir tratamiento antibiótico. Las ampollas aumentan de tamaño, se vuelven purulentas, están rodeadas de un halo rojo y pueden dejar cicatrices permanentes.

En raras ocasiones, también puede dar lugar a otras complicaciones, como neumonía, miocarditis (inflamación del músculo del corazón), miositis (inflamación de los músculos), una encefalitis o una inflamación de la médula.

Prevención de la varicela

– La mejor forma de prevenir la varicela, es a través de la vacuna.

Tratamiento de la varicela

– Normalmente, el reposo relativo es suficiente para garantizar la curación completa. En los niños, requiere unos diez días y, en los adultos, un tiempo superior. De todos modos, no es conveniente mantener al niño aislado, para evitar que la enfermedad se difunda. No existen fármacos específicos, pero se pueden tomar algunas medidas:

 – Las uñas del niño deben cortarse bien cortas.

– Es importante cambiarle de ropa interior con frecuencia.

– Se puede limpiar la piel del niño con un paño suave, aplicándole después agua en la que se haya disuelto un poco de bicarbonato. En los casos, más graves, pero sólo bajo prescripción del pediatra, se puede administrar un fármaco antihistamínico por vía oral.

Si el niño tiene dolor al hacer pipí debido a las ampollas localizadas en la uretra, después de consultar al pediatra, se le puede aplicar una pomada anestésica localmente.

Si las ampollas afectan a la boca, se puede aplicar al pequeño un anestésico loca aconsejado por el pediatra. También se le pueden ofrecer líquidos fríos y alimentos suaves.

Si la fiebre supera los 38,5ºC, se le puede administrar un antitérmico. Deben evitarse los fármacos a base de ácido acetilsalicílico por la relación que existe entre este medicamento y el grave síndrome de Reye.

Cuándo dirigirse al pediatra

Llamadle inmediatamente si:

– En el cuerpo del niño, se forma una única mancha roja y tensa que provoca dolor.

– El niño se siente confuso, somnoliento y tiene dificultades para despertarse.

– Tiene el cuello rígido.

– Respira o camina con dificultad.

– Vomita repetidamente.

– Hay sangre en las ampollas.

Llamadle durante las horas de consulta si:

– El niño tiene un picor muy intenso.

– La piel que rodea las ampollas se enrojece o se hincha, o bien se ha formado pues en su interior.

– Aparecen lesiones en los ojos y en la boca.

– La erupción está muy extendida.

(Te interesa: Enfermedades en niños)

Los pediatras, a favor de la vacuna

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), que representa a más de 3.700 pediatras, ha manifestado públicamente su apoyo a la propuesta anunciada por el Ministerio de Sanidad, que pretende incluir definitivamente la vacuna frente a la varicela en el Calendario Vacunal Único del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Los pediatras del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomiendan administrar esta vacuna en edades tempranas. Concretamente, proponen la vacunación de todos los niños con dos dosis: la primera a los 12-15 meses de vida y la siguiente a los 2-3 años de edad

La recomendación de vacunar a los niños a estas edades se basa en la información científica disponible actualmente, que demuestra los beneficios de la vacuna en cuestión en edades tempranas.

Además, administrar la vacuna de la varicela entre los 12-25 meses, la primera dosis, y entre los 2-3 años, la segunda, situará España al mismo nivel que otros países con sistemas sanitarios avanzados como Estados Unidos, Canadá, Australia o Alemania. 

Recientemente, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ha publicado un informe sobre la vacunación contra la varicela en la Unión Europea, en el que presenta como principal conclusión que la vacuna contra la varicela es altamente inmunogénica, eficaz y segura en la prevención de la enfermedad. De hecho, en España tenemos el ejemplo de la Comunidad de Navarra, que incorporó la vacuna de la varicela de forma sistemática en 2007 con resultados muy favorables

La vacunación infantil frente a la varicela disminuyó la incidencia un 98% en niños vacunados y un 90% en niños no vacunados menores de un año, demostrando que la vacuna es efectiva y aporta beneficios tanto en vacunados como en no vacunados.

Tras el consenso que han dado a conocer los pediatras de la AEPap, ahora falta que la reunión del día 29 de julio del Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacinal de Salud (SNS) permita alcanzar el consenso suficiente entre todas las Comunidades Autónomas para incorporar de forma definitiva la propuesta al Calendario Vacunal Único del SNS.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-infantiles/varicela-767

Varicela en bebés y niños de 0 a 36 meses

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

La varicela es una enfermedad común de la infancia causada por el virus Varicela-Zóster (VZ), que generalmente ocasiona fiebre y una erupción en la piel que consiste en pequeñas vesículas (o ampollas) de contenido acuoso rodeadas de un halo rosado o rojizo que pueden aparecer en cualquier parte: cuero cabelludo o mucosas (boca, garganta, vagina). La varicela puede presentarse a cualquier edad, pero lo más frecuente es que afecte a niños menores de 10 años.

El virus VZ se contagia a través del aire, a partir de las lesiones cutáneas o de la garganta de la persona enferma. El virus se inhala y la enfermedad comienza unas dos semanas más tarde (de 10 a 20 días).

Las personas que han pasado la enfermedad previamente rara vez la vuelven a desarrollar, aunque entren en contacto con el virus de nuevo. Con todo, y a pesar de que es muy infrecuente, a veces se puede pasar la varicela por segunda vez.

En tal caso, la enfermedad suele ser leve y tiende a ocurrir en niños que la pasaron antes de su primer año.

Una persona que ha pasado la varicela tendrá de por vida el virus en sus células nerviosas, por lo que éste puede reaparecer años más tarde originando un Herpes Zóster, que consiste en una erupción con vesículas, a veces muy dolorosa, que afecta a una zona estrecha (como una banda) de un solo lado del cuerpo, generalmente la espalda. Aunque el Herpes Zóster generalmente afecta a personas mayores, a veces también afecta a niños.

Síntomas y curso de la enfermedad

Algunas veces, los niños se encuentran mal un día antes de la erupción de la varicela, pero habitualmente, el primer signo de la enfermedad es la aparición de unas pequeñas lesiones rojas que parecen picaduras de insecto. En las siguientes 24 horas, estas lesiones se transforman en pequeñas vesículas de contenido acuoso claro y más tarde turbio, que finalmente se secan y forman costras.

Una persona enferma puede presentar desde 20 a más de 1000 de estas lesiones, pero lo típico está entre las 250 y las 500. Esta erupción produce un picor intenso, lo que origina irritabilidad durante el día y falta de sueño durante la noche.

La mayoría de los niños tienen fiebre, pero pocas veces elevada (cuanto más severa es la erupción, más alta es la fiebre). También pueden presentar dolor de garganta leve, e inflamación de los ganglios del cuello. Es frecuente la falta de apetito.

A medida que las ampollas van formando costras y la fiebre baja, su hijo empezará a sentirse mejor.

La enfermedad suele durar de 7 a 10 días, y las lesiones que puedan ocasionarse en los ojos no requieren un tratamiento especial a menos que produzcan un marcado enrojecimiento o hinchazón.

Cuando las costras se caen, pueden dejar unas manchas claras u oscuras que casi siempre desaparecen en meses, aunque pueden tardar años en hacerlo.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Si el niño presenta vómitos continuos, está excesivamente adormilado/a, tiene dificultad para caminar, tos muy intensa, dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor de estómago fuerte o fiebre mayor de 40°, tendrás que consultar al pediatra, aunque no hace falta que sea de forma inmediata.

Pero si el niño/a presenta un enrojecimiento, dolor o hinchazón excesivo en las zonas de la erupción, tiene fiebre durante más de una semana o continúa presentando nuevas lesiones después de 7 días, es recomendable que acudas a urgencias.

Consejos útiles

  • Para aliviar el picor. Es muy importante aliviar el picor, que es el síntoma más molesto para el niño/a. Los baños de agua tibia con avena o con 1/2 taza de bicarbonato no sólo lo logran, sino que también limpian la piel y ayudan a prevenir una posible infección bacteriana sobreañadida. La loción de Calamina en las lesiones también alivia el picor y es recomendable.
  • Los antihistamínicos por vía oral también reducen el picor y ayudan a conciliar el sueño. El Paracetamol puede usarse si la fiebre es mayor de 38.5°. No se debe dar ASPIRINA ® a niños con Varicela, ya que se ha relacionado el binomio Aspirina-Varicela con una enfermedad denominada Síndrome de Reye, que afecta al cerebro, al hígado y a los riñones. Los antibióticos no son útiles para curar la Varicela.
  • Trata de evitar que se rasque: pon especial atención en cortarle bien las uñas de las manos para evitar más lesiones por rascado.
  • A la hora de comer, dieta normal: ofrécele al niño/a una dieta normal, pero recuerda que tal vez no tenga demasiada hambre y no te preocupes si no come lo habitual durante unos días. Estimúlalo/a a que beba muchos zumos o dale bastante cantidad de sus refrescos preferidos, sobre todo si tiene fiebre.
  • Puedes bañarle normalmente: no tengas miedo de bañar al niño/a, incluso si tiene una erupción severa. El baño no extiende la erupción ni la empeora, al contrario, probablemente ayudará a prevenir una infección bacteriana. Pero frótale con cuidado y suavidad, y después, sécalo bien.

Contagio

La Varicela es una de las enfermedades más contagiosas que existen. Las personas que tienen Varicela son contagiosas desde 2 días antes de la aparición de la erupción hasta que todas las lesiones se han secado totalmente.

Por tanto, es imposible evitar el contagio en la casa. Desafortunadamente, el segundo niño que coge la Varicela en la familia suele presentar una versión más intensa de la enfermedad, con fiebre más alta y una erupción más extensa.

La Varicela puede llegar a ser muy grave en personas con las defensas bajas, como los enfermos de cáncer o en tratamiento con quimioterapia o esteroides. Si el niño pertenece a uno de estos grupos, consulta urgentemente con tu médico. Si el niño conoce a alguien de estas características que haya podido estar en contacto con él, advierte cuanto antes a la familia.

Un niño con Varicela puede regresar a la escuela o guardería cuando todas las lesiones se han secado, lo que suele ocurrir aproximadamente después de 1 semana del comienzo de la erupción.

A veces, una o dos vesículas pueden persistir bajo la piel de las palmas de las manos o pies, pero no son contagiosas si el resto de las lesiones ya han formado costra. Un adulto sano o un niño que haya pasado la Varicela no puede contagiar a otra persona, aunque sí queda como portador del virus.

El niño/a puede visitar a los abuelos u otros familiares, pues no desarrollarán un Herpes Zóster por el mero hecho de haber estado en contacto con un niño con Varicela.

Nota importante: debido a que la Varicela es muy contagiosa, si tienes que llevar al niño a la consulta durante la enfermedad, ten la amabilidad de indicarlo a la enfermera o al personal de recepción para que le lleven a otra sala de espera y no entre en contacto con otros niños/as.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE ESTE TEMA:

1. ¿Es cierto que la vacuna de la varicela sólo debe ponerse a los niños porque los adultos ya la han pasado?

La varicela puede presentarse a cualquier edad, aunque lo más frecuente es que afecte a niños menores de 14 años. Los adolescentes mayores de 14 años y los adultos susceptibles son un grupo de riesgo de padecer una varicela grave con unas tasas de hospitalización, de complicaciones y de letalidad más elevada que la población pediátrica.

Si un adulto no la padeció de niño, es susceptible de contraer la enfermedad y por lo tanto debe plantearse su vacunación. A los niños de más de 12-15 meses ya se les puede vacunar con una sola dosis. Los adultos deben recibir dos dosis de 0,5 ml, separadas por un intervalo de 4 a 8 semanas, por vía subcutánea, sin que por el momento sea recomendable la revacunación posterior.

2. ¿Es posible contraer de nuevo la varicela si ya se ha tenido anteriormente?

A pesar de que es muy infrecuente, se puede contraer la varicela por segunda vez. En tal caso, la enfermedad suele ser leve y tiende a ocurrir en niños que la pasaron por primera vez antes del año de edad.

3. ¿Es posible que a causa de que mi hijo tuviera varicela, a mi madre le saliera un herpes en la espalda?

Una persona que ha pasado la varicela llevará el virus de por vida en sus células nerviosas, por lo que éste puede reaparecer años más tarde originando un Herpes Zóster. Generalmente afecta a personas mayores, con frecuencia coincidiendo con brotes de varicela, aunque también puede afectar a niños, especialmente aquellos que la tuvieron antes del año de edad.

4. Mi hijo estuvo con su primo, que no tenía entonces todavía nada, durante una hora y media y le pasó la varicela: ¿cómo puede contagiarse tan rápido una enfermedad?:

La varicela es una de las enfermedades más contagiosas que existen. Las personas que tienen varicela son contagiosas desde 2 días antes de la aparición de la erupción hasta que todas las lesiones se han secado totalmente. Por tanto, es casi imposible evitar el contagio en la casa o la escuela.

5. ¿Debo separar a mis dos niños si el mayor ha cogido la varicela?

El segundo niño que coge la varicela en una misma familia suele presentar con mayor intensidad la enfermedad, con fiebre más alta y una erupción más extensa.

Debe separarlos si es un lactante muy pequeño y si existen dudas de que la madre ya la haya pasado previamente o si el hermano pequeño tiene algún problema crónico en la piel o bajas sus defensas.

También puedes consultar a tu pediatra el vacunar al pequeño si todavía está a tiempo y tiene más de 12 meses de edad.

6. Mi suegro está con quimioterapia y ya pasó la varicela cuando era pequeño. ¿Lo puede visitar el niño si está con algunos granitos todavía, aunque son ya pocos?

La varicela puede llegar a ser muy grave en personas con las defensas bajas, como los enfermos de cáncer o en tratamiento con quimioterapia o esteroides. No debe visitarlo mientras tenga lesiones recientes (por lo menos 7 días) y si ya ha habido contacto con él, advierte cuanto antes al médico de familia.

7. ¿Por qué no puedo bañar normalmente a mi niño con varicela?

No tengas miedo de bañar al niño, incluso si tiene una erupción severa. El baño no extiende la erupción ni la empeora, al contrario, probablemente ayudará a prevenir una infección bacteriana. Pero frótale con cuidado y suavidad, y después, sécalo bien.

8. Me dijo el médico de urgencias que si tenía fiebre con la varicela no le diera ibuprofeno, mejor paracetamol, pero no le gustan las gotas orales de paracetamol y las vomita. ¿Qué debo hacer?

No se debe dar ASPIRINA ® a niños con varicela, ya que se ha relacionado su uso en pacientes con varicela con una enfermedad denominada Síndrome de Reye, que afecta al cerebro, al hígado y a los riñones.

Como el ibuprofeno también es antiinflamatorio, en principio tampoco se recomienda.

Adminístrale paracetamol en solución oral al niño (de sabor distinto que las gotas orales) o en supositorio si la fiebre es alta, cúbrelo con poca ropa o dale un baño templado si es moderada o sólo febrícula.

9. ¿Es posible que la varicela se complique en un niño, por lo demás, sano?

Las complicaciones de la varicela son más probables en pacientes inmunodeprimidos que en el resto de población. Pero también pueden ocurrir en niños y especialmente adultos y adolescentes de más de 14 años.

La letalidad se debe, casi siempre a la neumonía varicelosa, más frecuente en fumadores y en embarazadas, pero son mucho más frecuentes las complicaciones por sobre infección de la piel por bacterias.

Si el niño presenta un enrojecimiento, dolor o hinchazón excesivo en las zonas de la erupción, tiene fiebre durante más de una semana o continúa presentando nuevas lesiones después de 7 días, es recomendable que acudas a urgencias.

10. ¿La vacuna de la varicela puede evitar la infección si ya ha habido contacto con otros niños infectados y se está incubando?

La inmunidad post-exposición tiene una eficacia de cerca de un 90 %, si se administra en los primeros 3 días, y posiblemente hasta cinco días después de haber existido el contacto.

Artículos relacionados:

  • ¿Es posible que los niños muy pequeños cojan la varicela?
  • La fiebre en bebés y niños de 0 a 36 meses

Источник: https://www.dodot.es/bebe/crecimiento-y-desarrollo/articulo/la-varicela-en-ninos-de-0-a-36-meses

La varicela

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

  • Tamaño de texto más grande

La varicela es una infección viral que causa fiebre y una erupción con ronchas en todo el cuerpo, acompañada de comezón.

Solía ser una enfermedad común de la infancia en los Estados Unidos, especialmente en niños menores de 12 años. En la actualidad, gracias a la vacuna de la varicela, es mucho menos frecuente.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la varicela?

La varicela suele comenzar sin la clásica erupción en la piel, con fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta o dolor de estómago. Estos síntomas duran unos pocos días y la fiebre se mantiene entre 101 ° y 102 °F (38.3 ° y 38.8 °C).

La erupción de la piel es roja y con picazón, y suele comenzar en el abdomen o en la espalda y el rostro. Después, se extiende a casi todo el resto del cuerpo, incluido el cuero cabelludo, la boca, los brazos, las piernas y los genitales.

La erupción comienza como pequeñas ronchas rojas que parecen espinillas o picaduras de insectos. Aparecen en oleadas durante 2 a 4 días. Después se transforman en ampollas de paredes delgadas y llenas de líquido. La pared de las ampollas se rompe y deja las ampollas abiertas. Estas finalmente forman una costra que se seca y se pone de color marrón.

Todas las etapas de la erupción de la varicela (ronchas rojas, ampollas y costras) aparecen al mismo tiempo en el cuerpo. La erupción puede extenderse más o ser más grave en niños que tienen el sistema inmunitario debilitado o trastornos de la piel, como eczema.

¿Cuáles son las causas de la varicela?

La varicela es provocada por el virus llamado varicella-zoster. Más adelante, este virus también puede causar una erupción cutánea dolorosa llamada herpes zóster. Una vez que una persona ha tenido varicela, el virus permanece inactivo en el sistema nervioso por el resto de la vida. El virus se puede reactivar («despertar») más adelante y causar herpes zóster.

Los niños que han recibido la vacuna de la varicela tienen muchas menos probabilidades de desarrollar herpes zóster cuando son mayores.

¿Es contagiosa la varicela?

La varicela es muy contagiosa. La mayoría de los niños que tienen un hermano enfermo también se enfermarán (si aún no han tenido la infección o no han recibido la vacuna) y tendrán síntomas aproximadamente dos semanas después de que el primer niño haya presentado los síntomas.

Una persona con varicela puede diseminar el virus:

  • a través de las gotas que exhala en el aire al toser o estornudar
  • a través de las mucosidades, la saliva o el líquido de las ampollas

La varicela es contagiosa desde aproximadamente dos días antes de que aparezca la erupción en la piel y hasta que las ampollas han formado una costra.

Una persona con herpes zóster puede transmitir la varicela (pero no el herpes) a otras personas que no han tenido varicela o no han recibido la vacuna.

Como la varicela es tan contagiosa, los niños enfermos deben quedarse en su casa y descansar hasta que desaparezca la erupción en la piel y se sequen las ampollas. Esto suele llevar aproximadamente 1 semana. Si no está seguro de si su hijo está preparado para regresar a la escuela, consulte al médico.

¿Qué problemas pueden surgir?

Algunas personas tienen más riesgo de sufrir complicaciones por la varicela, incluidas las siguientes:

  • las mujeres embarazadas
  • los recién nacidos de madres que tenían varicela
  • los pacientes con leucemia
  • los niños que están tomando medicamentos inmunodepresores
  • cualquier persona que tenga problemas en el sistema inmunitario

Si estas personas se exponen a la varicela, pueden recibir un medicamento (inmunoglobulina contra la varicela zóster) para que la enfermedad no sea tan grave.

¿Es posible prevenir la varicela?

Sí. La mayoría de las personas que reciben la vacuna de la varicela no tendrán varicela. Los médicos recomiendan que los niños reciban la vacuna de la varicela del siguiente modo:

  1. una primera inyección cuando tienen entre 12 y 15 meses
  2. un refuerzo cuando tienen entre 4 y 6 años

Los mayores de 13 años que nunca han tenido varicela y no están vacunados deben recibir dos dosis de la vacuna con una distancia de al menos 28 días entre ellas.

Los niños que han tenido varicela no necesitan vacunarse; en general, quedan protegidos de por vida contra la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la varicela?

Los médicos suelen diagnosticar la varicela mirando la erupción característica en la piel.

Llame al médico si cree que su hijo tiene varicela. El médico puede orientarlo para que detecte complicaciones y para que escoja un medicamento que le alivie la picazón.

Si lleva a su hijo al médico, hágale saber al personal de manera anticipada que su hijo tal vez tenga varicela. Es importante no exponer a otros niños en el consultorio; a algunos de ellos, una infección con varicela podría causarles complicaciones graves.

¿Cómo se trata la varicela?

La varicela es provocada por un virus; por eso, no se puede tratar con antibióticos. Pero si las ampollas se infectan con una bacteria, es necesario administrar antibióticos. Esto puede ocurrir cuando los niños se rascan las ampollas o se las toquetean.

Es posible que a las personas con varicela que están en riesgo de sufrir complicaciones se les recete un medicamento antiviral. Esto depende de:

  • la edad y la salud del niño
  • el grado de la infección
  • el momento en que se inicia el tratamiento

Su médico puede decirle si su hijo debe tomar un medicamento.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sentirse mejor?

Para ayudar a aliviar las molestias y la picazón de la varicela:

  • Use compresas húmedas frías o dele baños en agua tibia cada 3 o 4 horas durante los primeros días. Los baños de avena, que se pueden conseguir en un supermercado o una farmacia, pueden ayudar a aliviar la picazón. (Los baños no extienden la erupción cutánea).
  • Seque el cuerpo suavemente (no frote la piel).
  • Coloque una loción de calamina en las zonas con picazón (pero no la use en el rostro, en especial cerca de los ojos).
  • Pregúntele al médico o al farmacéutico por las cremas para aliviar el dolor que se pueden colocar en las ampollas de la zona genital.
  • Pregúntele al médico si es conveniente usar un medicamento sin receta para tomar por boca para aliviar la picazón.

Para evitar que su hijo se rasque:

  • Colóquele mitones o guantes en las manos para evitar que se rasque mientras duerme.
  • Córtele las uñas y manténgalas limpias.

Si su hijo tiene ampollas en la boca:

  • Dele alimentos fríos, blandos y livianos porque la varicela en la boca puede hacer que le resulte difícil comer o beber. Evite los alimentos ácidos o salados, como el jugo de naranja o los pretzels.
  • Dele a su hijo paracetamol para ayudar a aliviar el dolor.

Nunca les dé aspirina a los niños con varicela. Puede provocarles una enfermedad grave llamada síndrome de Reye.

¿Cuándo debería llamar al médico?

La mayoría de las infecciones por varicela no requieren tratamiento médico especial. Pero, en algunos casos, pueden surgir problemas. Llame al médico si su hijo:

  • tiene fiebre que dura más de 4 días
  • tiene tos intensa o dificultades para respirar
  • tiene una zona de la erupción en la piel que supura (secreta un líquido amarillo y espeso) o que se pone roja, con temperatura, inflamada o con dolor
  • tiene un fuerte dolor de cabeza
  • está muy somnoliento y le cuesta despertarse
  • tiene dificultad para mirar luces brillantes
  • tiene problemas para caminar
  • parece confundido
  • tiene vómitos
  • parece estar muy enfermo
  • tiene rigidez en el cuello

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/chicken-pox-esp.html

Todo lo que debes saber sobre la varicela en bebés — Mejor con Salud

¿Cómo cuidar a un bebé con varicela?

La aparición de la varicela en bebés puede ser un motivo de preocupación para los padres. Aunque es una de las enfermedades infecciosas más comunes de la primera infancia, su presencia puede resultar alarmante, sobre todo cuando se desconoce el impacto que produce en el menor.

La infección ocasiona unas pequeñas erupciones en la piel que, muchas veces, se confunden con un simple sarpullido. Sin embargo, estas son demasiado contagiosas y van evolucionando conforme avanza la enfermedad formando una costra.

La mayor parte de las veces cursa sin complicaciones y dura entre 5 y 10 días. A pesar de esto, es primordial saber cómo sobrellevarla, pues los síntomas suelen ser desesperantes para el bebé y su delicada piel puede resultar muy afectada. ¿Qué debes saber sobre la enfermedad?

Causas de la varicela en bebés

La varicela es una de las múltiples enfermedades infecciosas provocadas por un virus.

La varicela en bebés estácausada por el virus Varicela-zoster, un microorganismo que se contagia y propaga con mucha facilidad.

La infección se transmite por vía área mediante las gotas que se expulsan al hablar o al estornudar y también por el contacto directo con las lesiones de alguien infectado.

El periodo de incubación es variable en cada caso. No obstante, los síntomas suelen aparecer de 10 a 21 días después de la exposición al virus. El riesgo de contagio se inicia 2 días antes de la aparición de las erupciones. Además, se prolonga hasta 5 días después de la formación de pequeñas granos.

Factores de riesgo

Los bebés tienen riesgo de contagio de varicela cuando están expuestos al ambiente de una persona infectada. La mayoría de casos se dan porque los pequeños tienen contacto con las partículas que expulsa el enfermo al toser o estornudar.

El riesgo de contraer varicela se incrementa por los siguientes factores, como señala esta información procedente del CDC (Centers for Disease Control and Prevention).

  • No ha recibido la vacuna contra la varicela.
  • Asiste a una guardería o centro de cuidado de niños.
  • Vive en la misma casa que otros niños o adultos infectados.

Visita también: Rubeola

Síntomas de la varicela en bebés

El síntoma principal de la varicela son unas pequeñas manchas rojas que aparecen en varias partes del cuerpo, como señala esta información de KidsHealth.

Sin embargo, en el caso de los bebés, la delicadeza de su piel hace que los padres confundan la enfermedad con un sarpullido y viceversa. ¿Cómo distinguirlo?

  • Las erupciones cutáneas suelen iniciarse en la cabeza y la espalda. Pasados 3 o 4 días, los granitos cubren gran parte de su cuerpo.
  • Las primeras marcas son pequeñas, de un color rojizo, y provocan picor.
  • En poco tiempo, se transforman en vesículas que, más tarde, se cubren de costra.
  • La infección también se propaga por la boca, pecho y genitales.
  • Junto al picor, la varicela en bebés puede ocasionar dolor de cabeza, pérdida del apetito y fiebre leve.

Varicela y embarazo

Las mujeres que contraen varicela en una etapa temprana del embarazo están en alto riesgo de tener graves complicaciones. El bebé puede sufrir bajo peso al nacer y defectos de nacimiento como anormalidades en sus extremidades, como señala este estudio publicado en la Revista Habanera de Ciencias Médicas.

El riesgo incrementa cuando la madre desarrolla la infección en la semana anterior al parto o días posteriores.

En estos casos, es primordial la atención y vigilancia médica, pues la infección es más severa y potencialmente mortal para un niño recién nacido. Si la embarazada no tiene la vacuna contra la varicela, es de gran importancia que consulte con su médico sobre el tema.

Quizá te interese: Sarampión

Tratamiento de la varicela en bebés

En la mayoría de los casos el tratamiento es sintomático, por lo que el pediatra podría recomendar medicamentos antipiréticos.

Una vez el bebé contrae el virus de la varicela, no hay un tratamiento específico para curarlo. El médico puede dar el diagnóstico de la enfermedad en función de la erupción cutánea notable.

Los bebés y niños sanos no suelen requerir un tratamiento farmacológico. Sin embargo, en ciertos casos, el profesional puede sugerir

  • Antitérmicos.
  • Antivíricos específicos.
  • Antihistamínicos (para reducir el picor).

Cuidados y recomendaciones

En la mayoría de los casos de varicela en bebés y niños se sugiere dejar cursar la enfermedad sin medicamentos. Para minimizar los síntomas y asegurarse de que el pequeño esté lo más cómodo posible, se recomiendan algunos consejos básicos:

  • Mantener la piel del bebé siempre limpia y bañarlo a diario con un jabón de avena o loción de calamina.
  • Limpiar y cortar las uñas para evitar lesiones o más infecciones.
  • Vestirlo con ropa amplia de tejidos de algodón y evitar que se exponga al sol.
  • Intentar no llevar al pequeño a la guardería y advertir al pediatra sobre la presencia de la enfermedad.

Durante la varicela es conveniente evitar el uso de aspirina o cualquier derivado. Este medicamento puede conducir a una grave complicación conocida como síndrome de Reye, como evidencia esta investigación publicada en la Revista Cubana de Farmacia.

Bebés y varicela

La varicela es una enfermedad que solo se desarrolla una vez en la vida, ya que el cuerpo se inmuniza. Y se puede prevenir con una vacuna: una para niños entre 12 meses y 12 años y otra para adolescentes mayores de 13 años y adultos.

No obstante, la vacuna no siempre proporciona inmunidad completa frente a la enfermedad. A pesar de esto, es útil para que los niños pasen la infección de forma más leve.

Esperamos que esta información te sirve de ayuda y resuelva todas tus dudas sobre la varicela en los bebés.

Pero, desde aquí, siempre recomendamos que ante cualquier síntoma de alarma o duda respecto a si tu pequeño puede estar cursando la enfermedad, lo mejor es acudir a un profesional sanitario para que proporcione un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/varicela-bebes/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: