Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

Contents
  1. Los cuidados del bebé de los 6 a los 9 meses
  2. El paso a la alimentación sólida
  3. Como crear hábitos de sueño saludables
  4. Cómo cuidar a un bebé de 6 meses
  5. El bebé de 6 meses y su alimentación
  6. El juego con seis meses
  7. La hora del baño con nuestro pequeño
  8. ¡A dormir!
  9. El nuevo coronavirus – Cómo cuidar de tu bebé
  10. Mantener una buena higiene es muy importante
  11. Asegúrate que sus vacunas están al día
  12. Si estás dando de mamar (lactancia materna)
  13. Si usas la leche infantil en polvo
  14. Asegurarse las provisiones de artículos necesarios para el bebé
  15. ¿Qué pasa si la mamá se contagia por el nuevo coronavirus?
  16. ¿Cómo cuidar a los más mayores para que no se infecten?
  17. 20 cosas que necesitará tu bebé los primeros 6 meses y que puedes ir comprando poco a poco
  18. #1 Portabebés
  19. #2 Carriola
  20. #3 Asiento para el auto
  21. #4 Pañales
  22. #5 Toallitas limpiadoras
  23. #6 Base para el cambio de pañal
  24. #8 Almohada para amamantar
  25. #8 Biberones
  26. #9 Tiraleche o sacaleche
  27. #10 Cuna y colchón
  28. #11 Ropita de cama
  29. #12 Silla alta
  30. #13 Cucharas para bebé
  31. #14 Tacitas para bebé o vasos entrenadores
  32. #15 Baberos
  33. #16 Tina
  34. #17 Monitor
  35. #18 Termómetro digital
  36. #19 Ropita
  37. #20 Pañalera
  38. Qué debes hacer para cuidar a tu bebé de la mejor manera
  39. Pautas para cuidar a tu bebé
  40. Amamantar a los bebés
  41. Dar solo el alimento necesario para cuidar a tu bebé
  42. Regular su temperatura
  43. Cuidar la piel del recién nacido
  44. Hidratar y limpiar su piel
  45. Calzado adecuado para cuidar a tu bebé
  46. Cortarles las uñas después del mes de nacidos
  47. Evitar sacudir al bebé
  48. La alimentación del bebé a partir de los 6 meses: complementando la lactancia
  49. ¿Cómo introducir los alimentos?
  50. El entorno, fundamental para despertar el interés por la comida
  51. Comodidad y seguridad
  52. Comiendo en familia
  53. En Momentos Chicco

Los cuidados del bebé de los 6 a los 9 meses

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

La introducción de alimentos sólidos a su dieta, aprender a quedarse dormido solito, la aparición de los primeros dientes… ¡Un trimestre lleno de cambios!

El periodo de los 6 a los 9 meses del bebé es uno de los más importantes para su desarrollo, ya que está lleno de cambios para el pequeño.

Será cuando sus primeros dientes aparezcan, comience a cambiar su alimentación incorporando nuevos alimentos a su dieta, comenzará a prestar más atención a todo lo que le rodea y por tanto distraerse más y es hora de establecer hábitos de sueño saludables para que también aprenda a descansar.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Carla Dominguez

Normalmente la salida de los dientes varía en función del bebé. Pueden comenzar a salir entre los 4 y lo 7 meses, aunque también puede darse casos de dentición tardía (la precoz se considera a los 3 meses) en los que no aparezcan hasta pasado el año.

Esto siempre depende de cada niño y sobre todo, de su alimentación. En primer lugar suelen salir los dientes de delante de la mandíbula inferior, después los dos de la parte superior, los de los lados y por último los de detrás.

Durante esta época debemos ser muy pacientes con ellos.

El dolor que supone la salida de los primeros dientes de leche es muy molesto y es el momento de introducir los mordedores para aliviarles. Los alimentos fríos también pueden ayudarle a mejorar: como las papillas de frutas o yogures.

Notarás que babean más, encías inflamadas, su carácter puede ser más irritable que de costumbre… Aunque muchas mamás asocian una posible relación entre la dentición y la subida de fiebre o diarreas, la verdad es que los expertos aseguran que pueden tratarse de simples coincidencias.

En todo caso, si ves a tu niño más incómodo de lo normal, que comienza a comer peor, dormir mal… te recomendamos que visites a su pediatra para que lo valore.

Existen también juguetes creados especialmente para calmar el dolor del bebé durante esta etapa.

Por ejemplo, este mordedor con forja de simpática jirafa está relleno de maíz y caucho 100% naturales y seguros para el bebé, para calmar el dolor de las encías cuando le están saliendo los dientes. Puedes comprarlo en Amazon por 11€, es el mejor valorado de Amazon.

Otra opción es este mordedor que además le ayudará a desarrollar sus habilidades motoras y sensoriales gracias a las diferentes formas, colores y texturas que tiene. Puedes comprarlo en Amazon por 5,99€.

© iStock

El paso a la alimentación sólida

Otro de los grandes cambios para los bebés durante este trimestre es el paso de la leche materna a la alimentación sólida.

Es el momento de ir introduciendo las papillas de frutas (plátano, melocotón, pera o manzana), verduritas (judías verdes, calabaza, calabacín y zanahorias) en caldos o cocidas sin sal, las carnes blancas

Con los caldos vegetales estaremos dando muy pocas calorías al pequeño y en cambio, le aportaremos una gran cantidad de sales minerales, vitaminas y fibra. Concretamente las zanahorias y las patatas son dos de las primeras piezas con las que podremos ir probando su aceptación ya que son no alergizantes.

También podrán comenzar a probar sabores un poco más fuertes como son el de la carne de pollo o la ternera. Pero al principio deberemos introducirla de forma homogénea en su comida, es decir, lo mejor es triturarla y añadirla a su puré. A partir del sexto mes podemos enriquecer el puré con algunoscereales que aumentarán el aporte energético.

Sin embargo, con la leche debes de seguir teniendo mucho cuidado, ya que debe ser bien materna, o bien especial para bebés (leche de fórmula), ya que la normal tiene proteínas que ellos todavía no pueden digerir.

Las papillas de cereales se convierten en imprescindibles de los 6 a los 8 meses, junto con su leche habitual.

Y a partir de los 8 meses ya puedes darle pasta cocida, pan, yema de huevo duro, queso suave pasteurizado, yogur y legumbres de piel fina como las lentejas o las alubias (pasadas por el pasapurés asegurándonos que no queda ninguna piel).

Es el momento para que el pequeño comience a experimentar con sus propias manos y es probable que comience a coger la comida y llevársela él solito a la boca.

Para ir enseñando también buenos hábitos alimenticios es fundamental que él tenga sus propios cubiertos y plato (los hay de materiales seguros) para que empiece a ser más independiente a la hora de comer.

Por supuesto, ¡sin dejar de vigilarle ni un minuto! En este sentido, el método Baby Led Weaning puede ser de lo más efectivo a la hora de fomentar a independencia del peque durante las comidas.

Importante: al introducir un alimento nuevo en su dieta debes esperar hasta 3 días para darle otro nuevo. Todos lo que vayas introduciendo tiene que ser de poquito en poquito; una cucharadita para su primera toma de contacto con un alimento es suficiente.

Verás que tu bebé está mucho más despierto. Comienza a dar palmas, a mirar y darse cuenta de todo lo que pasa a su alrededor, ya es capaz de coger objetos.

Ya puedes alimentarle con cuchara, algo que también te servirá como un juego que divertirá al niño. Descubrirá también que puede producir sonidos, bien haciendo palmas o bien chocando objetos…

Deberás jugar con él y ayudarle para que también vaya cogiendo confianza en sí mismo y desarrollando su coordinación. Le encantará que le cantes, le leas algún libro ojuguéis con música.

Existen muchas vajillas infantiles en el mercado que facilitarán a los pequeños a comer por sí mismos, son de colores y con un diseño más divertido y amigable para ellos. Te recomendamos esta de Jané, la mejor valorada por los clientes.

Descubre: Cuentos infantiles: las mejores historias para niños © iStock

Como crear hábitos de sueño saludables

Es muy importante que el bebé descanse ya que esto es crucial para su buen desarrollo, tanto psíquico como físico. Podrá dormir hasta unas 15 horas durante el día y por la noche sus sueños serán más duraderos que antes. A partir de los 6 meses tu hijo será consciente de su rutina para dormir.

Un baño, un masajito relajante, un cuento… cualquier cosa que hagas será importante porque él la identificará como una actividad a realizar antes de ir a dormir.

Asimismo, es hora de fijar unos horarios y cumplirlos día tras día, de esta forma tu bebé irá acostumbrando su sueño a una misma hora que será la que finalmente su cuerpecito detecte como momento para ir a dormir.

También es hora de que tu bebé vaya dependiendo menos de ti a la hora de quedarse dormido. Debes asegurarte de que se queda dormido él solito y si llora por la noche, no vayas inmediatamente a atenderle. Espera durante unos minutos para ver si realmente le pasa algo con lo que se pueda sentir incómodo.

Estos artículos pueden ayudarte a conseguir que tu hijo se duerma antes y más profundamente:

Los mejores libros de niños ideales para leer antes de dormir

Todo lo que necesitas para ayudar a tus hijos a dormir mejor
Las mejores lámparas de noche para evitar terrores nocturnos en niños

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Samanta Mayordomo

Источник: https://www.enfemenino.com/bebes/los-cuidados-del-bebe-de-los-6-a-los-9-meses-s1399164.html

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

Una vez cumplida esta edad nuestro bebé ya puede empezar a comer algunos alimentos, coger cosas con ambas manos y manipularlas, pero también llevarse a la boca todo lo que pille a su paso.

La capacidad de coordinar sus ojos y manos y también de usar los deditos para agarrar algunos objetos pequeños también va en aumento y algunas de sus nuevas habilidades pueden ser cambiar el juguete de mano a mano, beber de un vasito con dos asas (si le ayudamos), chocar objetos unos contra otros, juntar ambas manos o agarrar algún objeto con una sola mano.

Y por todas estas razones y muchas más esta etapa de los seis meses es tan maravillosa. Como padres nos marcará un antes y un después ya que los cambios que vamos a percibir serán completamente nuevos para nosotros y querremos permanecer a su lado cada segundo para disfrutar de todas las cosas nuevas que nuestro pequeño va aprendiendo y nos quiere enseñar.

El bebé de 6 meses y su alimentación

Durante los primeros meses de vida nuestro hijo ha estado alimentándose de leche (materna o de fórmula) en exclusiva y a demanda, pero una vez cumplidos los seis meses ya podemos ofrecerle una alimentación complementaria. Es decir, que además de seguir dándole sus tomas diarias de leche también podemos ir incluyendo poco a poco algunos alimentos con el fin de que nuestro hijo vaya experimentando nuevos sabores y texturas.

A medida que vaya pasando el tiempo nuestro bebé podrá ir probando cada vez más alimentos, aunque sin sustituir, como decíamos, la leche materna o artificial. Además, los expertos aseguran que a pesar de que ya empiecen a comer otros alimentos debemos ofrecerles la leche hasta que cumplan dos años o incluso tres.

Es importante saber también que al igual que la leche era a demanda, la comida también lo será.

Es decir, no debemos esperar a que se coma todo lo que queramos, pues la autonomía de nuestro bebé aquí debe seguir presente y nosotros, como padres, debemos aceptar que no siempre querrá comer todos los alimentos que le ofrezcamos.

El juego con seis meses

Es cierto que solamente cuando llegamos a esta etapa nos damos cuenta de lo maravillosa que es. Así es, los seis meses de vida de nuestro pequeño pueden convertirse en una etapa muy bonita y a la vez divertida ya que a esta edad le encantará jugar.

Sin embargo, debemos tener especial cuidado ya que si no le prestamos la suficiente atención puede atragantarse con cualquier pequeño objeto que se quiera llevar a la boca.

Pero si estamos atentos e identificamos a la perfección cuáles son los juguetes que debemos alejar de nuestro pequeño seguro estaremos completamente preparados para divertirnos juntos.

Al cumplir los seis meses de edad aproximadamente nuestro hijo comienza a estar mucho más activo, le encanta jugar a las escondidas, nosotros nos tapamos y nos destapamos para hacerle reír, y también comienza ya a relacionar unos objetos con otros en el espacio o incluso a separar bloques de construcción u otros juguetes siempre aptos para su edad.

La hora del baño con nuestro pequeño

El crecimiento de nuestro bebé será bastante acelerado sobre todo al principio, y aunque nosotros no lo notemos, sí que nos daremos cuenta de ello cuando alrededor de los seis meses ya no quepa en su pequeña bañera o entre cada vez de manera más ajustada. Este momento, además, coincide en general con la adquisición de fuerza y equilibrio para mantenerse ya sentadito, por lo que los baños pasarán ya a darse en la bañera de casa: la nuestra.

Cuando llegue este momento tendremos que tomar previamente algunas medidas particulares para facilitar el periodo de transición entre una y otra bañera.

Al principio puede intimidarle un poco la idea de verse en un espacio más grande y con más agua e incluso puede que llore y por eso será fundamental que estemos cerca de él, acompañándolo para que esté tranquilo y se sienta a gusto allí.

Además, para que todo sea más ameno y divertido podemos optar por meterle en la bañera con juguetes que le gusten, y así cuando llegue la hora del baño lo podrá relacionar siempre con el agua y sus juguetes preferidos y le costará cada vez menos permanecer en la nueva bañera.

¡A dormir!

Aunque es verdad que muchos expertos contemplan la idea de que a partir de los seis meses lo normal es que el bebé duerma toda la noche, se considera completamente aceptable que éste tenga con frecuencia algún que otro despertar hasta los dos o tres años. No obstante, algunos de ellos (el 16%) sí duermen toda la noche (desde las 00:00 hasta las 06:00 horas).

Lo que sí que debemos tener claro es que duerma del tirón o tenga algún que otro despertar no hay que forzar nunca la situación.

Es decir, hemos de ser conscientes de que nuestro bebé de seis meses ya sabe dormir solo por lo que no resulta necesario ni tampoco aconsejable que utilicemos algunos métodos en que nuestro bebé llore para aprender así a no solicitar nuestra presencia cada noche. Esto es un grave error.

Y en cuanto a si debemos llevarlo o no a su habitación para que duerma solo resulta bastante indiferente puesto que aquí intervienen multitud de factores y seremos nosotros, los padres, quienes realmente decidiremos qué es lo mejor para todos.

¿Por qué? Pues bien, no hay evidencia alguna que demuestre que un bebé que duerme desde los seis meses en su habitación se desarrolla mejor o es más independiente y autónomo ni tampoco hay estudios que afirmen que el bebé que sigue en la habitación con los padres al cumplir esta edad vaya a crecer con algún tipo de déficit psicológico o madurativo.

Lo más importante, por tanto, es encontrar el momento idóneo para ese gran cambio en la vida de nuestro hijo, ya que si no es necesario de manera inmediata y todo va bien por el momento no tenemos por qué modificar el lugar de descanso de nuestro pequeño, aunque sí que es importante saber que no es aconsejable dejarlo dormir solo desde el principio. Esto conlleva algunos riesgos como podrían ser la muerte súbita del lactante o las crisis de atragantamiento y por eso es importante no plantearse esta preguntaantes de los cinco o seis meses de edad. Una vez ya pasados estos meses, ya sí se puede optar por hacer el cambio de habitación sin problema alguno.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-cuidar-a-un-bebe-de-6-meses-8972

El nuevo coronavirus – Cómo cuidar de tu bebé

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

Es normal que, si tienes un bebé, estés preocupada por cómo puede afectarle la infección por el nuevo coronavirus, llamada COVID-19. La buena noticia es que con la evidencia que tenemos hasta el momento, los bebés casi nunca tienen una enfermedad grave por coronavirus.

Es más, si llegan a infectarse, pueden no tener síntomas.

 Sin embargo, este nuevo coronavirus puede afectar a los bebés de otras maneras, debido a la situación general causada por esta epidemia, como son los problemas relacionados con el acceso a los servicios sanitarios y a ciertos productos de consumo; también, el cierre de guarderías y el no disponer de la cuidadora habitual.

Es importante tenerlo en cuenta y estar preparados. Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarte a que tu bebé siga sano y no necesite cuidados médicos. Protegiendo a tu bebé, ayudarás a que las personas de alrededor, más vulnerables o con mayor riesgo de presentar complicaciones por esta infección, también estén protegidas.

Mantener una buena higiene es muy importante

Además de mantener las medidas habituales de higiene propia, es fundamental practicar, tal y como recomiendan las autoridades sanitarias, lo siguiente: el lavado frecuente de manos con jabón, siempre antes de coger a tu bebé, evitar el contacto cercano con otras personas- en la medida de lo posible- , toser o estornudar protegiéndose con el codo doblado y siempre evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que el virus entra a nuestro organismo a través de las mucosas de estas zonas. Lavarse bien la cara antes de coger a tu bebé también es una buena medida. Como bien sabemos, los bebés no dejan de ponerse las manos en la boca. Para protegerles de cualquier infección, debemos lavarles bien la cara y las manos, así como limpiar con frecuencia las superficies y aquellos objetos que puedan tocar.

Asegúrate que sus vacunas están al día

Las medidas de vacunación que se practican en nuestro entorno son el método más seguro y efectivo del que disponemos para proteger a los bebés y a los niños de otras enfermedades causadas por virus y bacterias.

 Si mantienes el calendario de vacunación de tus hijos al día, siguiendo los consejos de su pediatra, les estás protegiendo y minimizando la posibilidad de que necesiten atención médica en una situación en la que el sistema sanitario tiene otras prioridades.

Si estás dando de mamar (lactancia materna)

Debes saber que la leche materna contiene ingredientes muy importantes que ayudan a tu bebé a prevenir y luchar contra las infecciones.

 La recomendación, siempre que se pueda, es alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna hasta que tengan 6 meses y continuar haciéndolo combinado con otras formas de alimentación a partir de esa edad. La lactancia materna, en bebés de menos de 6 meses, reduce la necesidad de tratamiento médico y hospitalización.

 Si tu bebé tiene más de 6 meses y continúas dándole de mamar, la lactancia materna le ayudará a protegerse contra otras enfermedades hasta que esta pandemia por el nuevo coronavirus haya pasado.

Si usas la leche infantil en polvo

Debes tener especial cuidado cuando prepares los biberones para tu bebé. Lávate muy bien las manos con jabón antes de prepararlo, lava cuidadosamente el biberón y esterilízalo después de cada uso. Prepara la leche infantil en polvo con agua caliente, teniendo la precaución de dejar que se enfríe y comprueba que no esté demasiado caliente antes de dárselo a tu bebé.
 

Asegurarse las provisiones de artículos necesarios para el bebé

Se recomienda que tengas en casa las provisiones necesarias, de uso diario, para el cuidado de tu bebé, como por ejemplo pañales, para unas dos o tres semanas. Si le estás dando a tu bebé lactancia artificial, asegúrate de comprar suficientes provisiones de leche infantil en polvo para cubrir unas tres semanas, pero comprueba siempre la fecha de caducidad del producto.

¿Qué pasa si la mamá se contagia por el nuevo coronavirus?

Las madres tienen mayor riesgo de enfermar por COVID-19 que sus bebés. Si tuvieras síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar, ponte en contacto con el sistema de salud y sigue las instrucciones que se estás facilitando.

 El principal motivo por el que UNICEF recomienda continuar con la lactancia materna, en casos en que la madre estuviera infectada, siempre aplicando las medidas preventivas necesarias, es porque se tienen en cuenta, los beneficios de la leche materna y también que la leche materna no parece tener un papel importante en la trasmisión de otros virus respiratorios.

 Estas son las medidas a poner en práctica para prevenir que contagies a tu bebé: llevar una mascarilla de protección siempre que estés con el bebé, incluso durante la lactancia, lavarse bien las manos con jabón, antes y después de estar con el bebé, finalmente, limpiar y desinfectar las superficies y los objetos que toca el bebé, incluidos los utensilios de alimentación (biberones, cucharas, platos, etc…). Si por motivos de salud la madre no pudiera hacerse cargo del bebé, UNICEF recomienda sacarse la leche y seguir las mismas recomendaciones para prevenir la infección: lavarse bien las manos antes y después de extraer la leche, así como lavar muy bien los diferentes elementos del sacaleches. Así, por ejemplo, en casos de infección por el virus respiratorio de la gripe, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomienda continuar con la lactancia materna o bien sacarse la leche, siempre manteniendo las medidas preventivas necesarias. No hace ninguna recomendación específica (no se pronuncia) sobre cómo actuar ante otros virus respiratorios de la misma familia del nuevo coronavirus como son el SARS o el MERS. En el caso del COVID-19, el CDC, igual que hace UNICEF, considera que la leche materna es la mejor fuente de nutrición para los bebés. Sin embargo, como aún desconocemos muchos aspectos de esta infección, recomienda que la madre tome la decisión de continuar o no con la lactancia materna en coordinación con la familia y el personal de salud. En cualquier caso, recomienda que siempre se haga tomando todas las medidas de prevención anteriormente comentadas.

¿Cómo cuidar a los más mayores para que no se infecten?

Es muy importante proteger a los mayores frente a esta infección, ya que se ha demostrado que en personas por encima de 60 años, el riesgo de complicaciones graves y de mortalidad por el nuevo coronavirus es mayor.

 Los bebés y los niños pueden estar infectados y no tener síntomas, pero sin embargo pueden contagiar muy fácilmente la infección a sus abuelos o cuidadores de mayor edad. Por eso es importante mantenerlos separados.

 

Pon en práctica estas recomendaciones para que tanto tú, como madre, tu entorno y tu bebé podáis estar seguros. Recuerda que está en tus manos el proporcionarles el mejor cuidado.

 

Hay que tener en cuenta que el primer caso de esta nueva infección por coronavirus se identificó en Diciembre de 2019.

Aunque la comunidad científica ha reaccionado de forma muy rápida poniendo en marcha diferentes investigaciones clínicas y epidemiológicas, no son muchos los meses transcurridos desde el inicio de esta nueva infección.

En conclusión, los datos que nos permiten tener evidencia científica sobre cómo se comporta este nuevo virus son aún limitados.

Fuentes utilizadas en la preparación de este artículo: 

https://www.sciencealert.com/here-s-what-parents-with-babies-should-know-about-the-new-coronavirus

Page last reviewed: 16 March, 2020 

https://www.unicef.org/stories/novel-coronavirus-outbreak-what-parents-should-know

Page last reviewed: 16 March, 2020 

Center for Disease Control (CDC) – National Center for Immunization and Respiratory Diseases (NCIRD), Division of Viral Diseases. Page last reviewed: 14 March, 2020.

Leer más

Источник: https://www.nestlebebe.es/el-nuevo-coronavirus/como-cuidar-de-tu-bebe

20 cosas que necesitará tu bebé los primeros 6 meses y que puedes ir comprando poco a poco

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses
Nestyda / Shutterstock

Si estás esperando bebé, seguramente tienes miles dudas sobre qué necesitas comprar antes de que tu pequeño nazca. Incluso es probable que ya hayas adquirido algunas cositas, sólo porque se ven lindas ¿verdad? En esta lista encontrarás los artículos que realmente usará tu bebé los primeros seis meses de vida, para que no gastes de más.

#1 Portabebés

Es un accesorio muy útil que te permitirá moverte con libertad, mientras tienes a tu chiquitín muy cerca de ti. Además de ser cómodo y práctico, ofrece otros beneficios para la mamá y el bebé.

Halfpoint/Shutterstock

Busca uno que se sienta resistente y que sea fácil de lavar.

View this post on Instagram

#2 Carriola

Sin duda es un básico, pero antes de comprar cualquier tipo tienes que considerar tu estilo de vida. ¿Necesitas que tenga espacio para guardar cosas? ¿Requieres que se doble fácil y sea ligera?

ricochet64/Shutterstock

También toma en cuenta en qué lugar de la casa lo vas a guardar, si lo vas a transportar en tu auto, etc. Si piensas tener otro bebé a futuro, es bueno considerar reutilizarla para ahorrarte ese gasto. Aquí puedes ver algunos tips para elegir el cochecito para el bebé más adecuado.

Popova Valeriya/Shutterstock

#3 Asiento para el auto

Es un accesorio fundamental si piensas llevar a tu bebé contigo, mientras realizas tus actividades en auto. Así que invierte en uno de muy buena calidad, porque garantiza la seguridad de tu pequeño.

Photodisc/Rayes/thinkstock

La mayoría de los asientos tienen una fecha de caducidad de ocho años. Antes de adquirir el tuyo revisa que siga vigente o le queden unos cuatro o cinco años de garantía.

antikainen/iStock/Thinkstock

#4 Pañales

Al principio tu bebé recién nacido va a necesitar entre 10 y 12 pañales diarios. Si eres madre primeriza quizá te sorprenda saberlo, pero ve haciendo tus cálculos.

Juan Ci / Shutterstock

#5 Toallitas limpiadoras

Puedes comprar desechables o hacer tus propias toallitas. Son un artículo que debes tener a la mano cada que cambies a tu bebé.

ND700 / Shutterstock

#6 Base para el cambio de pañal

No es necesario que compres el artículo como tal, pero es buena idea que designes un lugar en tu casa donde vas a cambiar al bebé cada que se requiera (o sea, 10 veces al día).

Kikovic / Shutterstock

#8 Almohada para amamantar

Están perfectamente diseñadas para sostener a tu bebé mientras le das de comer. Además, te ayudan a que no te tuerzas el cuello ni la espalda cuando lo alimentas.

Fuse/Thinkstock

#8 Biberones

En los primeros seis meses vas a requerir entre cinco y diez. Al principio vas a usar los de cuatro onzas, pero conforme tu bebé crezca necesitarás de ocho onzas.

SizeSquare's vía Shutterstock

#9 Tiraleche o sacaleche

Quizá quieras ayudarte de alguno de estos productos para facilitar la extracción y almacenamiento de leche materna. Se recomiendan sobre todo si tu busto es muy grande.

Piglon / Shutterstock

#10 Cuna y colchón

Quizá al principio no quieras que tu bebé duerma en una cuna, porque prefieres tenerlo en la cama contigo. Pero en algún punto, durante los primeros seis meses, te darás cuenta de que es importante darle su espacio.

poligonchik/iStock/Thinkstock

Sea como sea, una cuna será necesaria en algún momento. Así que considérala como un artículo básico, porque es uno de los productos más caros de la lista.

poligonchik/iStock/Thinkstock

#11 Ropita de cama

Hay muchas variedades a la venta, pero no te dejes confundir. Lo que realmente necesitarás son de tres a cinco sabanitas y un cubre colchón a prueba de agua.

Olena Yakobchuk vía Shutterstock

Todos los demás accesorios, como almohadas, cojines y frazadas pesadas no son muy recomendables para la cuna. Incluso puede ser peligroso que tu bebé duerma con una almohada, como lo explican aquí los expertos.

Olena Zaskochenko / Shutterstock

#12 Silla alta

Te será de mucha utilidad cuando tu bebé empiece a comer alimentos sólidos. Esto será entre el cuarto y el sexto mes de edad.

PicturePartners/iStock/Thinkstock

Cuida que sea un mueble resistente, con su propia mesita pegada al frente. También que sea de un material lavable, pues sin duda se ensuciará mucho.

Evgeny Atamanenko/Shutterstock

#13 Cucharas para bebé

Necesitarás entre tres y cinco. Cuida que sean de plástico suavecito y muy bien redondeadas.

goodluz vía Shutterstock

#14 Tacitas para bebé o vasos entrenadores

Vienen con una tapa para que tu nene pueda beber a través de ella y no se derrame el líquido encima. También necesitas comprar un par de ellas.

Photo by Jens Johnsson on Unsplash

#15 Baberos

Prefiere los que son de telas fáciles de lavar y que secan rápido. Hay algunos que incluso traen una especie de bolsillo, el cual ayuda a atrapar la comida y evita que se caiga al piso.

jason kravitz/iStock/Thinkstock

#16 Tina

Puedes improvisar este accesorio de muchas maneras, pero la mejor forma de bañar a tu nene con seguridad es en una tina de bebé. Invierte en ella, porque vale la pena.

Romrodphoto / Shutterstock

#17 Monitor

Es un artículo de seguridad indispensable. Te permitirá cuidar a tu bebé cuando están en habitaciones diferentes.

mathieukor/iStock/Thinkstock

Puedes comprar uno que solamente te deje escuchar a tu pequeño o adquirir modelos más sofisticados, por ejemplo con videocámara que te permitan verlo.

Vladimir Badaev via Shutterstock

#18 Termómetro digital

Es otro básico para el cuidado de tu nene. Es muy necesario tenerlo a la mano, para saber si el pequeño tiene fiebre y es necesario acudir al médico. Compra uno de buena calidad y fácil de usar.

Epicseurope / Shutterstock

#19 Ropita

Los bebés crecen súper rápido, así que todo lo que compres será obsoleto en poco tiempo. Por esta razón te recomendamos que adquieras los básicos y los vayas reemplazando según observes su crecimiento.

Roman Sorkin / Shutterstock

Para jugar y dormir lo mejor es que compres cinco trajecitos de una pieza. Asegúrate de que dejen sus piernitas libres y sean fáciles de quitar y poner.

Natee K Jindakum vía Shutterstock

También es muy recomendable que tengas varios pares de leggings o pantalones con resorte. Así podrás cambiarlo fácilmente y tu nene se sentirá bastante cómodo.

Katrina Elena / Shutterstock

Para protegerlo del frío, lo mejor es que tengas unas cinco prendas. A tu bebé le gustará más que elijas suéteres y sudaderas con jareta para aflojarlos, ya que pasar la cabecita por un agujero pequeño le será incómodo.

YoulaAngel vía Shutterstock

No te olvides de comprar muchísimos calcetines. Hay algunas variedades gruesas que los primeros meses pueden servirle a tu nene como si fueran zapatos.

Ls9907/iStock/Thinkstock

#20 Pañalera

Por supuesto, necesitas una pañalera o bolso para llevar los artículos necesarios para cuidar a tu bebé cuando salen. Busca una que sea resistente, cómoda y con el espacio necesario.

Africa Studio / Shutterstock

También deberías leer:

Источник: https://www.vix.com/es/madres/207315/20-cosas-que-necesitara-tu-bebe-los-primeros-6-meses-y-que-puedes-ir-comprando-poco-a-poco

Qué debes hacer para cuidar a tu bebé de la mejor manera

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

Para cuidar a tu bebé de la mejor manera, es recomendable seguir una lista de recomendaciones. Estas serán muy beneficiosas para cubrir sus necesidades de forma continua y adecuada. Los primeros años de vida son claves para la formación y el desarrollo psicomotor y conductual de los más pequeños.

Pautas para cuidar a tu bebé

Por este motivo, existen ciertos parámetros que se deben cumplir para brindarles un cuidado especial durante esta importante etapa de crecimiento. No te pierdas estas pautas para que puedas cuidar bien a tu bebé y que obtenga todo lo que necesita. 

Amamantar a los bebés

La Organización Mundial de la Salud (OMS), afirma que la lactancia materna es fundamental para reforzar el sistema inmunológico del bebé. Además, la leche materna tiene como característica brindar un equilibrio de nutrientes y vitaminas para el desarrollo anatómico del recién nacido.

Dar solo el alimento necesario para cuidar a tu bebé

El estómago de los bebés es reducido en el momento de su nacimiento. Esto quiere decir que los bebés deben ingerir poca cantidad de leche, en intervalos de aproximadamente de dos a tres horas. Si se cumple con estos tiempos, se contribuye al crecimiento y a una alimentación balanceada del niño.

Se deben cuidar los sabores de la leche que se les aporta a los bebés, a través de la leche materna. En el periodo de lactancia de los niños, no es recomendable ingerir determinados alimentos.

Es el caso de los espárragos, alcachofas o bebidas fuertes. Esto provoca que la leche adquiera un sabor amargo que el bebé rechazará.

Cuando ocurre esto, lo mejor es esperar a que se regenere el producto materno, y aguantar un par de horas para volver a darle de comer al bebé.

Regular su temperatura

Una recomendación para las madres es que antes de dormir se calienten las sabanas donde se va a colocar al niño, al menos a una temperatura de 20 grados. Los bebés suelen expresar el frío con llanto y esta podría ser la solución, además de que esto ayudará a prevenir numerosos resfriados.

Cuidar la piel del recién nacido

La piel de los bebés es muy delicada, es por esto que debe ser atendida desde el momento que nacen. Se recomienda que antes de ponerle por primera vez cualquier prenda, haya pasado al menos por un lavado o esterilizado.

Es muy útil hacer uso de telas como algodón, lino o lana. Son las mejores para cuidar a tu bebé y que su piel no sufra, especialmente cuando tienen de cero a cuatro años.

De esta manera, se evitará la aparición de alergias, ya que favorecen a la transpiración.

“Los primeros años de vida son claves para la formación y el desarrollo psicomotor y conductual de los más pequeños”

Hidratar y limpiar su piel

Al cambiar los pañales, se estarán cuidando las partes íntimas y la comodidad del bebé. Antes de poner un pañal, es aconsejable que se limpien las zonas íntimas del bebé con suavidad e hidratarlas para evitar que la piel se irrite. El calor y la humedad que genera la orina del bebé causa irritaciones en la piel e incomodidad.

Calzado adecuado para cuidar a tu bebé

Cuando los bebés comienzan a gatear, es recomendable que utilicen calzado blando o flexible con una estructura fuerte. De esta manera se evitaran golpes y marcas en la piel de los pies del bebé. Esta etapa es única, pero los padres deben prestarle mucha atención para evitar lesiones y molestias.

Cortarles las uñas después del mes de nacidos

Este es un tema con cierta polémica y variedad de opiniones. No obstante, algunos expertos afirman que no es sumamente necesario cortarle las uñas a un recién nacido, al menos hasta que cumpla el mes. Solo es recomendable hacerlo antes si sus pequeñas uñas se enredan en la ropa.

Para cortarlas, se sugiere hacerlo justo después de tomar un baño. Envolveremos al bebé en una toalla para que no se mueva mucho y efectuaremos un corte recto. Si no se mantiene tranquilo, se puede hacer cuando esté dormido.

Evitar sacudir al bebé

Para cuidar a los bebés se aconseja que no sean sacudidos bajo ninguna circunstancia. Agitar a los pequeños podría causarles daños cerebrales o vertebrales, e incluso daños mayores.

Suele suceder que los padres mueven enérgicamente a sus niños por diversión o para ver cómo reaccionan.

Hay que saber que, hasta que no hayan desarrollado sus músculos, no son capaces de soportarlo.

Estos consejos para cuidar a tu bebé podrán evitar muchos accidentes y preocupaciones. Muchos de ellos son necesarios para que los niños puedan desarrollar un excelente estado de salud a medida que vayan creciendo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/que-hacer-cuidar-a-tu-bebe-mejor-manera/

La alimentación del bebé a partir de los 6 meses: complementando la lactancia

Cómo cuidar a un bebé de 6 meses

A partir de los 6 meses de edad se produce uno de los cambios principales en la alimentación del bebé. Es entonces cuando debes empezar a ofrecerle a tu hijo otro tipo de alimentos, además de la leche.

Es lo que se conoce como el inicio de la alimentación complementaria, cuyo nombre quiere decir precisamente eso, que se trata de una alimentación que complementa a la lactancia, ya sea materna o artificial.

Hasta los 6 meses de vida, los pequeños deben alimentarse exclusivamente de leche.

Esta alimentación, que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Asociación Española de Pediatría recomiendan que sea con leche materna por ser la más natural y beneficiosa para la madre y el bebé, será a demanda, es decir, siempre que el bebé lo requiera y durante el tiempo que sea necesario.

Igual que ocurre en otras facetas del desarrollo infantil, no todos los bebés están preparados para el inicio de la alimentación complementaria al mismo tiempo.

Es por eso que debes ofrecer nuevos alimentos sin obligar al bebé ni forzarlo.

Algunas señales que indican que el bebé ya está preparado para iniciar la alimentación complementaria son:

  • Se aguanta sentado sin ayuda
  • Ha perdido el reflejo de extrusión, es decir, que no escupe ni empuja con la lengua los alimentos cuando tocan su boca
  • Se interesa por aquellos alimentos que ve a su alrededor

Estos indicios suelen producirse entorno a los 6 meses de vida, por eso en esa etapa se recomienda iniciar la alimentación complementaria.

En ese momento, puedes empezar a ofrecerle al bebé otro tipo de alimentos, como por ejemplo fruta o cereales, incorporando los cereales con gluten poco a poco.

No olvides que la leche seguirá siendo el alimento principal del bebé así que, ofrécele el pecho a menudo, si sigues con la lactancia materna, o leche de fórmula, si has optado por la lactancia artificial.

¿Cómo introducir los alimentos?

Los nuevos alimentos que vayas incorporando a la dieta del bebé debes ofrecérselos de uno en uno, esperando al menos 3 días antes de introducir uno nuevo, para observar posibles reacciones, intolerancias o alergias.

Cocina los alimentos de la forma más sana posible (al vapor, hervidos o a la plancha) y dáselos o bien triturados (en forma de cremas o purés) o bien a pequeños trocitos o chafados con un tenedor, en función de la capacidad de cada niño.

Evita el uso de sal y añade un chorrito de aceite de oliva.

Aunque no hay un consenso total en el orden y momento en el que comenzar a ofrecer ciertos alimentos, la mayoría de profesionales recomiendan empezar por los cereales, frutas y verduras a los 6 meses de edad (a excepción de las de hoja verde, como las espinacas y las acelgas, que se retrasan hasta los 12 meses); carnes blancas (pollo, cordero, pavo, conejo…) alrededor de los 7 meses; incorporar la ternera a los 8 meses y empezar con el pescado blanco (merluza, lenguado, rape, etc.) sobre los 9 meses. El huevo, las legumbres y la leche de vaca se recomienda introducirlas a partir de los 12 meses; los frutos rojos y frutos secos (siempre triturados, ya que pueden causar ahogamientos) a los 18 meses; y el marisco y otros crustáceos a los 2 años de edad.

El entorno, fundamental para despertar el interés por la comida

Es posible que en alguna ocasión el bebé se niegue a comer y rechace los alimentos que le ofrezcas.

En estos casos, debes tener en cuenta algunos factores clave para que el niño muestre interés por la comida.

No fuerces al bebé a comer, ya que además de contraproducente (puede ser que no coma por encontrarse mal o tener molestias) solo conseguirás el efecto contrario, y las comidas pueden convertirse en una auténtica odisea.

Evita el uso de la televisión y otros aparatos electrónicos para entretener al niño mientras come. El objetivo es que sienta interés por los nuevos alimentos, no que coma sin más, así que es mejor que no haya distracciones.

Una buena forma de que sienta curiosidad por los alimentos es dejarlo que investigue, los toque, los manipule y los pruebe por sí mismo. No importa que se ensucie las manos o manche el suelo, eso tiene fácil solución. Además, algunos expertos concluyen que jugar con la comida estimula el desarrollo cognitivo de los bebés.

Comodidad y seguridad

El pequeño debe estar cómodo y a una altura adecuada. Es conveniente usar una trona apropiada para su edad a partir del inicio de la alimentación complementaria. La Polly Progres5, de Chicco, es una trona evolutiva con cinco configuraciones diferentes para adaptarse al crecimiento del bebé.

Se trata de una única trona homologada para poder usarse como una práctica hamaca desde los 0 meses; como una trona convencional, a partir de que el bebé se aguante sentado por sí mismo (alrededor de los 6 meses); y como un asiento elevador hasta los 36 meses. Para ello, cuenta con un sistema de cremallera que te permitirá adaptarla a cada etapa.

Puedes ver sus características y montaje en este vídeo.

Comiendo en familia

A la hora de comer es importante que toda la familia se implique y participe en esta rutina y se siente junta a la mesa. Comer es un acto social, un momento que solemos disfrutar con los amigos u otros familiares.

Los niños frecuentemente actúan por imitación, así que conviene que nos vean pasar un rato divertido y agradable frente a la comida, para que lo asocien a algo positivo.

Los momentos en la mesa serán relajados y sin tensiones, ya que si estamos nerviosos cuando le damos de comer al bebé, también le estamos transmitiendo nuestro estado de ánimo y la situación puede empeorar.

Siguiendo estos consejos, el inicio de la alimentación complementaria, un importante hito para el crecimiento y desarrollo de tu bebé, será más sencillo. Con el tiempo, alrededor de los 12 meses más o menos, tu bebé ya podrá comer como un miembro más de la familia, intentando siempre que sean platos saludables y equilibrados.

En Momentos Chicco

Fotos | iStock.com/ Radist/ KuznetsovDmitry/ monkeybusinessimages

Источник: https://www.bebesymas.com/momentoschicco/la-alimentacion-del-bebe-a-partir-de-los-6-meses-complementando-la-lactancia

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: