¿Cómo cuidar a un bebé de dos meses?

El bebé de 2 meses: características y cambios principales

¿Cómo cuidar a un bebé de dos meses?

¿Cuáles son los principales cambios del bebé de 2 meses?

El bebé de 2 meses ya no tiene el aspecto característico del recién nacido. Empieza a redondearse y a estar más rellenito, aunque como mueve más los brazos y las piernas empieza a desarrollar la musculatura. Con el transcurso de los meses la grasa irá desapareciendo.

Pasado el primer mes de vida, tu bebé habrá engordado entre 750 gr y 1 kg. Recuerda, no obstante, que cada bebé es diferente y que el aumento de peso varía mucho de un bebé a otro.

También habrá aumentado su talla unos 3 cm de media, aunque cada bebé tiene su propio ritmo de crecimiento. En esta etapa a los padres les preocupa mucho si el bebé crece adecuadamente, sobre todo durante el primer año.

LEER MÁS:

A los dos meses la fontanela posterior, ubicada en la parte posterior de la mitad de la cabeza, está ya cerrada. A veces el bebé nace con esta fontanela ya cerrada. La fontanela anterior no se cerrará hasta más adelante, entre los 9 y los 18 meses de edad. Las fontanelas son necesarias para permitir el crecimiento del cerebro del bebé.

El pediatra controlará el ritmo de aumento de peso y talla del bebé durante sus primeros años de vida. A los 2 meses, al bebé le corresponde una revisión pediátrica en la que el médico mide y pesa al bebé y le realiza una exploración completa. Esta revisión es un buen momento para consultar todas las dudas que hayan surgido desde la revisión anterior.

Durante su segundo mes de vida, el bebé empieza a desarrollar ciertas habilidades y a responder a determinados estímulos. Realiza los primeros intentos de comunicarse con sus padres.

En este mes también se le administran las vacunas pertinentes según el calendario de vacunación. Es normal que el bebé reaccione a las vacunas y que esté unos días más alterado, quejoso o incómodo.

En este artículo sobre el bebé de 2 meses:

1. La alimentación del bebé de 2 meses

2. El sueño del bebé de 2 meses

3. ¿Cómo se comunica el bebé de 2 meses?

4. ¿Cómo es el desarrollo motor del bebé de 2 meses?

1. La alimentación del bebé de 2 meses

El bebé de 2 meses se alimenta exclusivamente de leche, materna o artificial. La alimentación del bebé de 2 meses ha de ser a demanda, al igual que en el mes anterior. La OMS, UNICEF, la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan mantener esta pauta hasta, al menos, los 6 meses de edad.

Durante este mes, se produce el llamado «bache de los 2 meses». Notarás que tu bebé está más llorón y probablemente te pida que le alimentes más a menudo.

Está creciendo a un ritmo más rápido y necesita más leche para quedarse satisfecho. Es la primera de varias crisis que el bebé tendrá en su primer año de vida.

Ofrécele el pecho a demanda para satisfacer sus necesidades adicionales de alimento y consolarle cuando esté inquieto.

Cada vez está más extendida la idea entre los profesionales y los padres de que a los bebés hay que alimentarlos a demanda. Dar el pecho a demanda supone amamantar al bebé siempre que tenga hambre. Si le estás dando el biberón también se lo puedes dar a demanda.

2. El sueño del bebé de 2 meses

El sueño del bebé de 2 meses comienza a ser un poco más regular que en el primer mes de vida. Al estar más alerta durante durante el día, estará despierto más tiempo. Al estar más cansado, empezará a dormir algún período más largo por la noche.

De todas formas aún es muy pronto para que diferencie bien entre el día y la noche. El bebé suele despertarse varias veces a lo largo de la noche, especialmente si se está alimentando con leche materna.

Poco a poco los horarios de tu hijo se irán haciendo más regulares.  El bebé seguirá durmiendo varias siestas a lo largo del día, pero cada vez pasará más horas en estado de alerta.

El bebé de 2 meses debe dormir boca arriba para prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Dormir boca abajo o de lado son factores de riesgo de este fatal accidente.

LEER MÁS:

3. ¿Cómo se comunica el bebé de 2 meses?

Hacia los 2 meses, el bebé realiza los primeros intentos de comunicarse con sus padres y su entorno más cercano para delicia de todos. Aunque el llanto sigue siendo la herramienta principal para ello, a esta edad el bebé ya sonríe para expresar agrado y bienestar. Además, empieza a hacer gorjeos jugando con su voz y a balbucear imitando y repitiendo algunos sonidos.

El bebé muestra preferencia por las voces humanas frente a otros sonidos. Y la mejor voz de todas es la de su madre ya que la asocia con el calor, el alimento y el consuelo.

Responder a las sonrisas, llantos y gorjeos del bebé (que muestran la intención comunicativa del bebé) es esencial para estimular sus habilidades de comunicación. Para ello, no dejes de hablarle, cantarle, sonreírle, acariciarle… Estas primeras conversaciones le enseñan al bebé que el habla es un proceso que va en dos direcciones.

4. ¿Cómo es el desarrollo motor del bebé de 2 meses?

El bebé de 2 meses va fortaleciendo los músculos del cuello y la espalda y empieza a sostener la cabeza durante algunos segundos.

Para estimularle túmbale boca abajo a ratos y entreténle en esta postura para que vaya ejercitando la musculatura. Verás que si le colocas boca abajo intentará levantar la cabeza para mirar a su alrededor.

Consulta los hitos del desarrollo del bebé de 2 meses.

A esta edad el bebé todavía conserva algunos reflejos como el reflejo tónico-asimétrico del cuello o el reflejo del Moro. Otros desaparecen en las primeras semanas. Los reflejos son respuestas automáticas a determinados estímulos que  sirven para medir el desarrollo del bebé.

LEER MÁS: Los reflejos de los bebés recién nacidos

Источник: https://www.elbebe.com/bebe-2-meses/caracteristicas-bebes-2-meses

Los 11 mejores consejos para el cuidado del recién nacido: el pelo, las uñas, el baño, las cremas y más

¿Cómo cuidar a un bebé de dos meses?

Llegar a casa con el recién nacido genera muchas dudas a los padres. En el hospital no había mucho que hacer porque el bebé dormía casi a todas horas, y como mucho se le hacía un lavado rápido por aquello de que aún no se le ha caído el cordón, así que al veros solos con el bebé aparecen las primeras preguntas.

Las más habituales son las relacionadas con los cuidados: cuándo se les corta las uñas, si hay que cortarles el pelo, cuándo ponerles crema hidratante, cada cuánto bañarles, cómo hacerlo, etc. Con la intención de agrupar todos los consejos sobre eso en una sola entrada hoy os ofrecemos los mejores consejos para los cuidados del recién nacido.

El cordón umbilical, al dejar de recibir aporte sanguíneo se momifica y acaba cayendo pasados unos días. El cómo curarlo depende un poco del hospital en que el bebé nazca, pues hay quien recomienda utilizar alcohol de 70ºC, hay quien dice que solo agua y jabón y hay quien dice que no hace falta hacer nada.

Todas las soluciones son correctas, pues en una revisión de estudios realizada por la OMS en 2004, en que se incluyeron 22 estudios con 8.

959 bebés, vieron que era indiferente cómo se curara el ombligo al comparar el uso de antiséptico con el cuidado del cordón en seco.

Así que en el fondo da igual cómo curarlo (siempre que no se utilice povidona yodada). En caso de que huela mal o supure, es necesario llevarlo al pediatra.

2. La ropa en los primeros días

¿Abrigarlo? ¿No abrigarlo? Durante los primeros días es interesante tener al bebé relativamente abrigado, pues viene del útero materno donde estaba a una temperatura alta en comparación con el exterior.

No pasarse, pero no ponerlo exactamente como vamos nosotros, o si va igual, tener claro que estamos en un ambiente donde no puede pasar frío.

Una vez pasan los primeros días, se suele decir que hay que vestirles con una manga más que nosotros.

Es una manera de explicar que tendrían que ir igual que los adultos, pero con una capita fina más, pues ellos no regulan la temperatura como nosotros y, además, no tienen la cantidad de grasa que nosotros sí tenemos y que en cierto modo nos protege (y no hablo de sobrepeso ni nada por el estilo, sino de que ellos tienen una piel muy finita y nosotros, aun delgados, no tanto).

Lo ideal en este sentido es tocarles la zona del cuello y la espalda. Así sabremos si están confortables o si tienen frío o calor.

3. El baño

Durante mucho tiempo los bebés se bañaban cada día tanto por higiene como por aquello de que se quede relajado antes de ir a dormir. La realidad es que no todos se relajan (muchos se lo pasan pipa y salen de la bañera más despiertos de lo que entraron) y bañarlos todos los días puede ser demasiado.

Y es que el baño reseca la piel, elimina las bacterias naturales que tenemos y muchos bebés sufren después las consecuencias, en forma de eccemas e infecciones cutáneas.

Vamos, que lo recomendable es bañar al bebé cada dos o tres días, y en los días que no lo bañas hacer algún cambio de pañal con agua y jabón.

¿Que cómo bañar al bebé? Con el agua a temperatura adecuada (unos 36 grados), en un lugar donde no haga frío y con todo preparado para después. Ahora viene el verano y no hay mucho problema, pero en época de frío es interesante secar bien al bebé, sobre todo en los pliegues, y luego secarlo y vestirlo rápido.

4. La crema después del baño

De igual modo que el baño se suele hacer cada día, o se hacía cada día, lo de poner crema después del baño parece también algo que deba hacerse sí o sí.

La realidad es que los primeros días sí es interesante, porque en muchos casos los bebés se «pelan», pero pasados los primeros días un bebé no suele necesitar ni cremas ni aceites ni prevención de culito.

Según la AAP (Asociación Americana de Pediatría) “un bebé no necesita que le pongan habitualmente cremas, aceites ni talcos”.

Esto no quiere decir que sea malo, sino sólo una cuestión práctica y económica. Si la piel del bebé está bien no hace falta poner nada. Si está un poco seca por algunas zonas, pues se le pone crema de bebé (crema mejor que aceite, que hidrata menos) en esas zonas, o si se quiere en todo el cuerpo hasta que no queden zonas secas.

Como consejo, si se aprovecha el momento de poner la crema para hacerle un poco de masaje al bebé, yo sí lo haría todos los días, pero no por la crema, sino por el masaje. Es un momento de cariño hacia él y esos momentos son muy importantes para ambos.

5. El cuidado de las uñas

En las uñas no hay que hacer nada especial más allá de cortarlas cuando haga falta. Muchos padres creen que no se pueden cortar hasta que los bebés tienen un mes, o una edad específica. Lo cierto es que no hay una edad mínima para cortar las uñas de un bebé. Es más bien una cuestión de lógica. Si el bebé tiene las uñas largas pues se cortan, tenga la edad que tenga.

Puede hacerse con una lima o puede hacerse con unas tijeras de punta redonda y es mejor hacerlo en algún momento que esté relativamente tranquilo. De todas maneras, tenemos que sujetar bien su mano, no sea que un movimiento nos lleve a cortar lo que no debemos.

6. Los ojos, las orejas y la nariz

Con los ojos, las orejas y la nariz no hay que hacer nada, pero en caso de que haga falta, vale la pena saber cómo hacerlo.

Si hay legañas, que al principio puede ser habitual porque los conductos lagrimales no siempre funcionan bien y no limpian el ojo como debieran, se limpian con un poco de suero y con una gasa que limpie de dentro hacia afuera y luego tirándola (solo una pasada por gasa).

Si vemos cera, solo limpiar la parte de cera que veamos, la del exterior, y mejor no usar bastoncillos. Como os dijimos hace unos meses, la mejor manera de limpiar las orejas es con el codo. Es decir, no meter nada dentro.

En el caso de la nariz, si notamos que tiene moquitos y no respira bien, dado que ellos no sacan los mocos voluntariamente, se recomienda utilizar suero fisiológico. El modo menos agresivo de hacerlo es echarlo poco a poco, gota a gota, por los orificios nasales, de manera que el moco se vaya diluyendo y salga más fácilmente por la nariz o bien se lo trague.

7. Cómo limpiar la zona del pañal

Como ya os he comentado antes, lo ideal es hacer al menos un cambio al día con agua y jabón. Si pueden ser más, pues más, que siempre limpia mejor que las toallitas.

La dirección que usemos para limpiar es importante, porque según cómo lo hagamos llevaremos los restos hacia el lugar donde quitamos la mano. Es importante, entonces, hacerlo desde los genitales hasta el ano.

De arriba a abajo, para que las heces no vayan hacia los genitales, sino todo lo contrario.

8. Cuando el culito se escuece

Si después de limpiarlo no está irritado no hace falta poner nada. Si se irrita, les ponemos pasta al agua en los cambios de pañal hasta que la zona perianal esté otra vez rosadita y sanita. Una manera de hacer crema de bebés casera es utilizando una mezcla de maicena y aceite de oliva, que también funciona.

9. El lavado de la ropa del bebé

La piel de los bebés es bastante delicada y suele responder fácilmente a cualquier «agresión». Seguro que habréis notado que si les cogéis desnudos quedan marcados nuestros dedos durante un rato.

Para evitar posibles reacciones, es recomendable lavar la ropa del bebé por separado, asegurarnos de que se aclara bien y a ser posible no utilizar suavizante, pues provoca muchas reacciones alérgicas en la piel (granitos, enrojecimiento, etc.).

Conviene hacer lo mismo con sus sábanas y mantitas y con las nuestras si el niño acaba en nuestra cama o duerme alguna siesta en ella.

10. ¿Qué hacer con la costra láctea?

La costra láctea es la costra que les sale a los lactantes. Por eso se le llama así (nada que ver con que tome leche materna). Es un problema estético, una dermatitis seborreica que no produce ningún síntoma y que, como tal, solo se retira si se quiere (a menos que haya signos de infección).

En caso de querer retirarla, lo que se suele recomendar es utilizar aceite de oliva, de almendras o de bebé, aplicándolo en la cabeza durante un rato. Ese masaje con aceite reblandece las costras y así, media hora después, saltan al bañarle y pasarle una esponja por la cabeza.

Se hace despacio, con cariño, y sin esperar que caiga todo en un día (caen unas pocas cada vez que se hace).

11. Cortar o no cortar el pelo

El corte del pelo del bebé se hace también por una cuestión de estética. En los primeros meses suele caerse gran parte del pelo de bebé y muchos se quedan prácticamente calvos. Luego, hacia los seis meses, empieza a salir el pelo definitivo.

Cortarlo no hará que el pelo salga más fuerte, así que solo se hace si los padres consideran que el bebé estará mejor con el pelo corto.

Para ello deben utilizarse tijeras con la punta redonda (la cuchilla está totalmente desaconsejada y el cortapelo puede hacerle daño) y tener al bebé tranquilo para no hacerle daño.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Cuidados del recién nacido

Источник: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/11-mejores-consejos-para-cuidado-recien-nacido-pelo-unas-bano-cremas

Bebé de 2 meses

¿Cómo cuidar a un bebé de dos meses?

Habrás notado que tu bebé y tú ya sois unos expertos en lactancia y que las tomas se han ido espaciando poco a poco. Ten en cuenta lo siguiente:

Si le das pecho a demanda, habrás observado que la producción de leche se ha regulado perfectamente en función de las necesidades de tu pequeño. Es importante seguir su demanda y no insistir cuando demuestra estar saciado: así, se instaura una buena relación con la comida desde el principio.​

Si le das en biberón, también debes respetar su apetito y no obligarle a acabarse toda la cantidad de leche. Las cantidades indicadas en los envases de leche sirven para orientarte, pero lo más importante es adaptarse a las necesidades específicas de tu hijo. En todo caso, el pediatra te aclarará cualquier duda que tengas.

– Ten en cuenta, también, que independientemente de que le des lactancia exclusivamente materna, artificial o mixta, el bebé a esta edad no debe tomar ningún otro alimento, a no ser que lo diga el pediatra.

………..

¡RECUERDA! Ahora que la lactancia ya está consolidada y no te ofrece tantas dudas como al principio, es el momento de disfrutar plenamente de tu pequeño. ¡Aprovecha estos momentos únicos!

El sueño de tu bebé de 2 meses

Por lo que respecta al sueño, es posible que se vea un poco alterado si el pequeño sufre los llamados «cólicos del lactante«, que se suelen presentar entre el mes y los tres meses:

El bebé se siente más inquieto a última hora de la tarde o a primeras horas de la noche.

– Se trata de un período que suele angustiar a los papás, ya que el pequeño parece sufrir mucho.

– En este caso, lo mejor es coger en brazos al bebé, a ser posible, boca abajo, apoyando la palma de la mano en su barriguita, y darle masajes para aliviar sus molestias. No queda más remedio que esperar a que pasen, cosa que ocurrirá antes de lo que piensas.​

………..

¡ATENCIÓN! Solo los papás de bebés que sufren cólicos se hacen una idea de la angustia que provocan. Dentro de lo posible, intentad relajaros y turnaros. ¡Vuestra serenidad le ayuda!

Cuando el bebé es pequeñito y los papás son primerizos, se puede tener alguna dificultad o duda a la hora de bañar al bebé. ¿Cómo ha reaccionado tu hijo a los primeros contactos con el agua?

No a todos los niños les gusta sumergirse en el agua. Es más, para algunos el momento del baño representa una auténtica tortura.

– ¿Cómo hay que actuar en estos casos? En primer lugar, si ves que está asustado, no le obligues.

Intenta hacer del baño una experiencia agradable y divertida: caldea el ambiente, que debe mantenerse entre 22 y 24ºC, evita las corrientes de aire, llena la bañera con el agua entre 34 y 37ºC, distribuye unos juguetitos flotantes y déjale chapotear tranquilamente en el agua (por supuesto, siempre bien sujeto). Mientras le lavas, habla con él, acaríciale y masajéale con la esponja para tranquilizarle.

Si, a pesar de todas estas atenciones, sigue sin sentirse a gusto, resígnate a lavarle «por partes» durante un par de semanas. Mientras tanto, trata de hacerle coger confianza con el agua, dejándole jugar con las manitas en un recipiente de agua en el que habrás distribuido unos juguetes flotantes.​

Ten en cuenta, asimismo, que debes tener al día el calendario de vacunación del bebé. Piensa que, al nacer, tiene una gran cantidad de anticuerpos procedentes de tu propio sistema inmunológico. Ten en cuenta que:

– Durante el embarazo, la futura mamá transmite los anticuerpos al pequeño a través del cordón umbilical y, ahora, lo sigue haciendo a través de la lactancia materna.

Llegados a los dos meses, sus reservas de anticuerpos empiezan a descender y está más expuesto a las enfermedades. De ahí que, para entonces, se le administren sus primeras vacunas.

Extremar las medidas de higiene y limitar las visitas cuando alguien de tu entorno esté enfermo –aunque sea un mero resfriado- también son buenas medidas para mantener al bebé lejos de virus y bacterias.

………..

¡ATENCIÓN! Las vacunas incluidas en el calendario vacunal de la AEP, así como las recomendadas, constituyen uno de los pilares de la salud del niño. ¡Siempre vacuna a tu hijo y sigue las indicaciones de tu pediatra!

Qué hace un bebé de 2 meses

 A los dos meses, el pequeño consigue dar algunas señales de placer. Y es que, con anterioridad, solo manifestaba sensaciones de malestar. Asimismo, durante este mes, el pequeño también empieza a coordinar los sentidos: vista y oído, apenas oye un sonido especial, y vista y succión, en cuanto ve el pecho de su mamá.

Psicomotricidad

-A los dos meses, los movimientos del pequeño se vuelven más armoniosos. Sin embargo, estos movimientos no siempre suelen estar correctamente coordinados.

Visión

Su campo visual se extiende hasta los 30-40 centímetros. Gracias a una mejor movilidad de la cabeza, su mirada puede seguir un objeto en movimiento, primero horizontalmente, después verticalmente y, más tarde, incluso de manera circular.

También se siente atraído por los colores fuertes, como el rojo, el azul y el verde.

– A menudo, se fija intensamente en la luz de la lámpara de casa.

Oído

– Entre el segundo y el tercer mes, el pequeño ya es capaz de distinguir la procedencia de un sonido. A esta edad, empieza a girar la cabeza, en lugar de los ojos, hacia la dirección deseada.

– Asimismo, deja de llorar cuando su mamá se acerca hablándole en voz alta o se tranquiliza cuando escucha un sonido rítmico, como el de un carillón. Sin embargo, la succión sigue siendo su principal fuente de consuelo. Además, ya consigue llevarse la mano a la boca.

……….

Y, ahora, te invitamos a ver nuestros vídeos del crecimiento del bebé. ¡Con todos los temas que más te interesan sobre la evolución de tu chiquitín, en unos divertidos dibujos animados!

Cómo estimular a tu bebé de 2 meses

El entorno de los primeros años de vida del bebé afecta a su desarrollo. ¡Se trata de un periodo mágico para estimularlo!

El canal auditivo es uno de los mejores para estimular a tu bebé en esta etapa, sobre todo, si lo hacemos desde el contacto y el cariño.

¿En qué beneficia al bebé la estimulación a través del lenguaje musical?

Hace que tu bebé piense musicalmente, gracias al contraste entre las notas que componen los diferentes ejercicios.

Mejora su capacidad de desarrollo del lenguaje. Cuanto mejor es el cerebro distinguiendo sonidos musicales, ¡mayor es su capacidad para diferenciar fonemas en el lenguaje oral!

A través del cariño y del lenguaje de la música, impulsamos y mejoramos su capacidad lingüística, para el aprendizaje y aún más. Entendemos por funciones cognitivas: lenguaje, percepción, memoria, aprendizaje, razonamiento y resolución de problemas, comunicación y emoción.

– El conjunto de estas funciones permite incrementar la capacidad de adaptación al medio para interactuar con él con éxito.

¿Probamos una sesión de gimnasia sensorial?

Cada ejercicio de lenguaje musical está específicamente pensado para que tu bebé entienda los cambios entre notas a la perfección mientras sigues el ritmo intuitivamente sobre su cuerpo desde el tacto.

Además, con las sesiones que te proponemos, ¡también puedes fortalecer tu vínculo con el bebé!

Sesión tras sesión, el pequeño irá memorizando todo tipo de patrones melódicos y rítmicos. Así, mejorará su capacidad lingüística y de aprendizaje.

Nuevamente, hay que destacar que los beneficios de la estimulación sensorial a través del lenguaje musical se obtienen con la repetición de las audiciones durante un largo periodo de tiempo.

Escoge cualquiera de los ejercicios de gimnasia que practiquéis habitualmente y prepárate para maridarla con una bonita sesión de ejercicios de lenguaje musical adaptado.

Experiencia para esta sesión: el ritmo sobre su cuerpo

Pon al bebé tumbado en un sitio cómodo (cama, sofá, cambiador) para hacer los ejercicios.

Sigue el ritmo de los distintos ejercicios de una sesión, mientras empiezas a mover sus extremidades.

Podéis estar en el comedor, en cualquier cama o sofá, o en el cambiador. Lo importante es que sea un sitio tranquilo, sin distracciones, para generar un ambiente idóneo.

Adapta la luz que te apetezca.

Relájate e intenta seguir su mirada mientras suena la sesión. El momento después del baño suele ser ideal para este tipo de sesión.

Busca el máximo silencio en el ambiente y reproduce el audio que encontrarás al final de este artículo a un volumen que te resulte agradable y que se oiga correctamente. Si puedes, conecta los altavoces para disfrutar mejor de la gran calidad del sonido de los ejercicios y las grabaciones.

– Dale al play y deja que todo fluya sin prisa. Haz los ejercicios de gimnasia empezando muy suavemente. Déjate llevar por la intuición y céntrate en disfrutar de cada instante siguiendo el ritmo con su cuerpo.

– Recuerda que también puedes convertir vuestros habituales ejercicios y masajes anticólicos en una experiencia sensorial.

Si quieres hacer la sesión con este tipo de ejercicios de gimnasia, recuerda hacerlo con las piernas flexionadas sobre su barriga muy suave y, después, hazle masajes con las manos en su barriga para eliminar gases.

Notarás como el bebé se relaja y mejora sensiblemente a los cólicos.

Siéntelo y disfruta de ver cómo reacciona a los ejercicios musicales. Responde a sus balbuceos mientras suenan los ejercicios. ¡Incluso puede soltar alguna carcajada!

Cada sesión de ejercicios empieza igual para que tu bebé las reconozca, ¡pero los ejercicios que las integran son distintos! Simplemente disfruta de sentir a tu bebé. ¡Notarás como se relaja visiblemente! Aprovecha estas sesiones para buscar vuestro instante íntimo y desconexión.

Este contenido musical ha sido creado y cedido en exclusiva a Mi Bebé y Yo por el Método ETFES de lenguaje musical para bebés

Your browser does not support the audio element.Descarga

¿Qué tal ha ido?

Seguro que, mientras has realizado esta sesión, has podido sentir los ejercicios a través vuestro. La unión que se genera entre los dos en este momento tan íntimo crea un ambiente único para la relajación y la conexión con el bebé. Recuerda: la constancia es la clave. 

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/como-crece-bebe/tu-bebe-tiene-2-meses

Desarrollo físico y neurológico del bebé de dos meses

¿Cómo cuidar a un bebé de dos meses?

Durante sus dos primeros meses de vida en el bebé va a establecerse las pautas de alimentación y de regulación del ritmo de sueño. Es normal que pueda perder alrededor del 10% de su peso al nacer, durante la primera semana de vida, a causa de la pérdida de líquidos. El peso se recupera en la segunda semana y a partir de ese momento va a ir ganando unos 30 gramos al día.

A los pocos días del parto, ocurre la llamada «subida de la leche», los pechos maternos empiezan a producir leche materna madura. Es más rica en grasas que el calostro de los primeros días.

Al mismo tiempo, el bebé perfecciona su capacidad de agarrarse al pecho y tiene más fuerza de su succión para poder extraer la leche: así aumenta la cantidad de secreción de la misma, como consecuencia del mecanismo de succión del hijo.

También se ponen en marcha de las funciones digestivas. Las primeras defecaciones se denominan meconio: heces negras y pastosas que se excretan durante las primeras 48 horas de vida y que son consecuencia de la ingestión durante la etapa uterina de líquido amniótico, lanugo y células de descamación.

El ritmo normal de emisión de heces es variable en las primeras semanas: no debes preocuparte si tu bebé defeca en todas las tomas.

Es es normal y depende de la puesta en marcha del reflejo gastrocólico, por el cual el tubo digestivo vacía el contenido rectal al ser estimulada la entrada de alimento en estómago. No significa en absoluto que el niño elimine de modo rápido lo que acaba de ingerir.

 El aspecto de las heces en este periodo de la vida es también variable, de consistencia de pomada y color amarillento en los niños que toman pecho, y de tendencia más consistente en los niños con lactancia de leche artificial.

Pueden aparecer los cólicos del lactante en los que el niño llora de modo intenso e inconsolable, por dolor abdominal debido a retención de gases.

Pueden durar varias horas, por eso es importante en su prevención dejar que el niño expulsar el aire tras las tomas (eructo), y cuando se presentan, puede aliviarlos el mantener al niño en posición vertical o tomarlo en brazos poniéndole boca abajo.

El riñón del bebé

El recién nacido hace pipí varias veces al día; en ocasiones puede manchar el pañal de un color asalmonado, debido a un exceso de uratos, que no constituye una condición patológica en este periodo de la vida; esto suele ser motivo de gran alarma en los padres que tienen la impresión de que el niño emite sangre por la orina; en cualquier caso, ante cualquier duda, deben consultarlo con el el pediatra en la siguiente cita, con serenidad y sin necesidad de acudir de modo apresurado a un servicio de urgencias.

Movimientos del bebé de dos meses

En este periodo de la vida el niño tiene movimientos involuntarios, y pueden presentarse pequeñas temblores en barbilla y extremidades (tremulaciones) que no tienen significado patológico.

Los miembros superiores e inferiores se deben mover de modo simétrico es decir que existan movimientos espontáneos tanto en brazos como en piernas de la misma intensidad; abren de tanto en tanto las manos; tienen igualmente movimientos de discretas contorsiones en tronco.

Sonríen de modo espontáneo, pero en este momento la sonrisa aún no tiene valor de intercambio emocional.

Estimulación de los cinco sentidos del lactante

En lo que se refiere al oído, se orientan en dirección al sonido de la voz de la madre; la visión, aunque ya presente, es imperfecta, siendo la distancia a la que ven la que existe entre el niño y el rostro materno cuando están al pecho o en la postura de tomar el biberón.

Todas las actividades de cuidado del bebé implican estímulos que van a ir estableciendo las bases del desarrollo cognitivo; auditivos, táctiles, visuales, olfativos. El lactante empieza a modificar la atención ante estímulos diferentes.

Cuando tiene alguna demanda (hambre, sueño o molestías por frío, calor…

) utiliza el llanto, que puede llegar a ser de algunas horas al día hacia el mes y medio de vida, momento en que el tiempo total de llanto a lo largo del día puede sumar hasta tres horas.

Sueño y vigilia del bebé

El niño pasa alrededor de 16 horas al día durmiendo, con un número semejante de horas de sueño diurno y nocturno; las siestas durante el día suelen ocupar alrededor de ocho horas y otras tantas el sueño nocturno; en ambos periodos de tiempo, el niño se despierta cada tres horas por término medio (pero en los primeros días será cada hora y media o dos horas), para reclamar su toma de pecho.

A medida que se establecen los ritmos de alimentación y sueño-vigilia, los padres se van tranquilizando y van cediendo los sentimientos de ansiedad, normales durante las primeras semanas de vida de su hijo, por el temor y la inseguridad que pueden producir el afrontar una situación nueva como es cuidar de un bebé. También desempeña su papel el temperamento de cada niño.

 

Artículos Relacionados El endocrino José Manuel Quesada es una de las máximas autoridades sobre la vitamina D en España. Nos habla sobre la importancia de esta vitamina en el embarazo, la lactancia y en el desarrollo del niño. Cada vez hay más estudios que relacionan la vitamina D con la fertilidad, el embarazo…

Cuanto más variada sea la microbiota intestinal del bebé (bacterias y microorganismos que alberga), más fuerte es el sistema inmunitario del niño frente al desarrollo posterior de asma y alergias. Esta es la conclusión de un estudio realizado por expertos de la Fundación Fisabio (Comunidad…

Por fin tenemos a nuestro bebé en casa y llega la hora de organizar nuestra vida contando con el nuevo miembro de la familia. El paseo del bebé es una actividad muy beneficiosa, tanto para el bebé como para la mamá, que os ayudará a ir organizando la nueva rutina diaria. ¿Cuándo pueden…

Se efectúa de modo sistemático, y es deseable en el caso de los recién nacidos sanos y que no tienen ningún problema que realice en presencia de la madre para poder responder a las dudas que le puedan surgir. Conviene que el bebé esté tranquilo. Lo ideal es que sea entre dos tomas. Se…

Источник: https://www.natalben.com/desarrollo-fisico-neurologico-bebe-dos-meses

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: