Cómo decirle a un niño que su hermano murió

Cómo explicar la muerte de un ser querido a un niño de 3 a 5 años

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

La forma de entender la muerte es algo muy subjetivo y personal para los adultos.

Además, al ser un fenómeno frecuentemente asociado a creencias religiosas, cada familia conceptualiza la muerte de manera distinta y esto se transmite a los hijos.

Cuando fallece un ser querido, los padres se plantean cuál es la mejor manera de comunicárselo a los niños.

Los adultos quieren evitar el sufrimiento de los pequeños, pero en algunos momentos de la vida esto no es posible.

No existe una fórmula universal para explicar la muerte de un familiar a los niños de 3 a 5 años.

Cada familia debe buscar la forma más adecuada atendiendo a sus creencias sobre la muerte y lo que hay después de ella y teniendo en cuenta las características del propio niño.

No obstante, teniendo en cuenta las características evolutivas de los niños de 3 a 5 años, pueden establecerse algunos consejos que las familias pueden tener en cuenta para decidir cómo darles la triste noticia a los niños.

En este artículo sobre cómo explicar la muerte a los niños:

  • Cómo perciben la muerte los niños de 3 a 5 años
  • Cómo explicar la muerte de un ser querido a los niños

Cómo perciben la muerte los niños de 3 a 5 años

Los niños conceptualizarán la muerte de un ser querido en función de las habilidades cognitivas y emocionales propias de su edad.

Así pues, debido al desarrollo de su pensamiento, los niños de 3 a 5 años entienden la muerte como algo provisional, transitorio.

Es decir, no entienden que la muerte es “para siempre”, que nunca volverán a ver a la persona fallecida.

Además, los niños de 3 a 5 años tienen un pensamiento y un desarrollo emocional «egocéntrico», centrado en sí mismos, por lo que es común que se sientan culpables de lo que acontece a su alrededor, incluso de la muerte de un ser querido.

También es común que algunos niños muestren que no les ha afectado el falleciemiento del ser querido y actúen como si nada hubiese sucedido. Esto es muy desconcertante pero es normal.

Del mismo modo, es normal que los niños tengan regresiones, que dejen de hacer cosas que ya habían conseguido (como volver a hacerse pis en la cama, pedir el chupete que ya habían dejado, etc.).

Asimismo, los niños pueden expresar sus emociones a través del juego. Es importante observarles para ir conociendo cómo se sienten.

Cómo explicar la muerte de un ser querido a los niños

Cuando fallece un ser querido, es importante contar a los niños la verdad: que esa persona ha muerto, que ha dejado de vivir.

Cada familia explicará el concepto de muerte en función de sus creencias, pero es importante que la explicación sea clara y sencilla, para que los niños puedan comprenderla.

Es importante decir a los niños que la persona ha fallecido, que no volverá.

Los niños de esta edad no entienden que la muerte es algo permanente, por lo que es importante explicárselo.

La noticia debe darse pronto, puesto que los niños percibirán la tristeza de los adultos. Se debe esperar a que pasen los momentos de mayor impacto e intensidad en los adultos para poder explicárselo a los niños con cierta serenidad. Pero no se debe demorar demasiado porque los niños perciben desde el principio que algo sucede.

Es importante explicar a los niños de una forma sencilla de qué murió la persona (estaba muy enfermo, se había hecho mucho daño) para evitar que los niños puedan sentirse culpables.

Debe tenerse en cuenta que a muchos niños les costará tiempo aceptar lo sucedido. De ahí la importancia de respetar el tiempo que necesiten los niños para asumir la pérdida.

Es positivo animar a los niños a que expresen sus emociones y dudas al respecto. Debe escuchárseles, atendérseles, hacerles sentir arropados y comprendidos.

Como en todos los ámbitos de su aprendizaje, los padres ejercen de modelo para los niños. Su forma de expresar los sentimientos asociados a la muerte del ser querido servirán como referencia a los niños.

Aprenderán a expresarse en función de cómo se expresen sus adultos de referencia.

Para ayudar a los niños a superar estos momentos complicados, es muy importante que el adulto se ponga en el lugar del niño, que trate de entender sus sentimientos y de responder a sus necesidades.

Esto implica que tal vez el niño necesite más atención por parte del adulto, pasar más tiempo juntos. Los adultos deben ser flexibles con el niño, adaptarse a los reclamos del pequeño proporcionándoles seguridad y confianza para superar la difícil situación.

Si el niño tiene regresiones, deben aceptarse y permitirse, puesto que éstas responden a una necesidad emocional del niño.

Источник: https://www.elbebe.com/ninos-3-5-anos/como-explicar-muerte-un-ser-querido-un-nino-3-5-anos

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

La muerte de un niño es trágica para los padres, pero para los hermanos y hermanas que le sobreviven también puede ser una realidad aterradora, porque, aparte de haber perdido a su hermano y su compañero de juegos, el pequeño se da cuenta de que nadie está exento de la muerte, por muy joven que se sea.

Los hermanos comparten secretos y están ahí para lo bueno y para lo malo. En muchos casos, un hermano es el mejor amigo y compañero de juegos, de modo que, cuando un hermano muere, ese niño puede verse perdido, abatido y atemorizado.

Por eso, cuando tengas que explicarle a tu hijo que su hermano ha muerto, deberás hacerlo con mucho tacto y cuidado, teniendo en cuenta además el mal momento que estás atravesando.

Antes de hablar con él, debes tener en cuenta una serie de puntos:

1- Al igual que les pasa a los adultos, los niños atraviesan distintas fases de duelo. La primera es el choque de impresión, luego se sienten heridos y molesto y, por último, llega la aceptación. Estas etapas a veces se traslapan y se presentan durante meses o más tiempo.

2- A diferencia de los adultos, aunque un niño lo esté pasando mal es capaz de jugar a la pelota un momento y, al siguiente, estar triste.

3- Los padres suelen sobreproteger al niño que sobrevive, sobre todo si solo tienen un hijo más. Aunque esto es comprensible, no es bueno para el desarrollo de ese niño, puesto que puede causarle más miedo a la muerte.

4- Algunos niños se enfrentan a la tragedia asumiendo las responsabilidades propias de un adulto para hacer que sus padres se sientan mejor o para ser niños “perfectos” que disminuyan la pena de sus padres. Hay que tener cuidado también con esta reacción y dejar que el niño viva su infancia.

5- Es probable que el niño que sobreviva quiera dormir un tiempo con sus padres para sentirse mejor, lo cual no debe suponer ningún problema.

¿Cómo comunicar al niño la muerte de su hermano?

Fomenta las visitas al hermano enfermo para que se vaya haciendo a la idea. “A tu hermano le encanta que estés con él un rato. Aunque se cansa, estar contigo significa mucho para él”.

Si un niño se está muriendo, debes decírselo cuanto antes a sus hermanos para que puedan hacer preguntas y prepararse. “Los médicos dicen que es probable que Jesús no viva mucho más. Esperemos que no sea así, pero nos entristecemos al pensar que puede morir pronto”.

– De acuerdo con los psicólogos expertos en estos temas, en ocasiones es necesario decir a los niños que al morir el cuerpo de una persona deja de funcionar. “El cuerpo de tu hermano dejó de funcionar por completo. Ya no siente dolor. Ya no siente frío ni calor”.

Quizá el niño que sobreviva se sienta culpable por peleas o discusiones pasadas. No le digas que no debe sentirse así, sino muestra empatía, escucha qué le preocupa y dale seguridad al respecto. “Es normal que te sientas mal por todas las veces que os peleasteis. Yo me siento mal por todas las veces que le castigué.

Pero ¿sabes qué? Lo castigaba porque lo quería y es lo que los padres hacemos a veces. De igual modo, los hermanos se pelean a veces. Así que yo no siento mal por ser un padre, y tú no debes sentirte mal por haber sido un hermano”.

“Recuerda que después de esas peleas, os reconciliabais y seguíais jugando ten felices, eso es lo que tienes que pensar”.

– “¿Quieres dormir con mamá y papá esta noche? Quizá sea difícil dormir solo en un momento tan difícil. No deberás acostumbrarte, pero hoy está bien”. Durante los primeros días, cualquier arreglo que ayude a todos a superar la pérdida está bien, lo que no es bueno es que se alargue en el tiempo.

Algunos niños se sienten culpables por divertirse y sentirse alegres tras la muerte de su hermano cuando sus padres todavía están tristes. Debes hacerles ver que no pasa nada.

“A tu mamá y a mí nos encanta verte feliz de nuevo. No te preocupes porque nosotros sigamos tristes”.

Si lo ves necesario, puedes incluso darle tu permiso para salir a jugar o divertirse para que se sienta menos culpable.

– Durante los días o semanas posteriores a la muerte de un hijo, es necesario motivar a los hermanos más callados e introvertidos para que hablen y expresen lo que sienten. “Vamos a hablar por turnos de Jesús. Anécdotas, recuerdos felices o cualquier sentimiento que nos cruce por la mente”.

Si sois creyentes, recurrid a vuestras creencias religiosas para dar consuelo al niño.

¿Qué no debemos decir?

Además de saber qué debes decirle para ayudarle, es importante que tengas claro qué no debes decirle, puesto que ciertas frases o comentarios pueden aumentar su dolor y su miedo.

Para empezar, no debes prohibir que se hable o se recuerde al hermano fallecido. Por mucho dolor que pueda causar, es bueno hablar del tema y recordarle, sobre todo en días señalados como su cumpleaños o días de fiesta.

Además, jamás debes comparar a los hermanos que sobrevivan con el fallecido. Frases como “tu hermano era más rápido o más obediente” pueden hacer mucho daño a los niños.

Tampoco se recomienda decir frases como “No puedo imaginar que esta familia sea feliz de nuevo”.

A pesar de que la muerte de un hijo o un hermano nunca se olvida y se lleva siempre consigo, sí es posible volver a reír y sentirse felices, y de hecho eso es lo que se debe intentar por el bien de todos.

Refuerza en tus hijos la idea de que la vida sigue y participa en sus trabajos escolares, sus funciones y sus actividades.

Por último, nunca impidas a tu hijo expresar lo que siente ni le digas que ya hablaréis del tema más adelante. Por muy doloroso que sea, los problemas se deben enfrentar al momento y no guardarlos dentro. Si tu hijo te pregunta o quiere contarte algo al respecto, no dudes en interrumpir lo que estés haciendo y atenderle lo primero.

Si pasa el tiempo y notas que tu hijo no supera la pérdida y se hunde en la tristeza, quizá debas consultar a un experto para que le ayude a seguir con su vida. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil/como-decirle-a-un-nino-que-su-hermano-murio-10046

Cómo explicar a un niño de la muerte de su hermano

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

El dolor de perder a un hijo es insoportable, lo más difícil que le puede pasar a una madre. Yo lo he vivido y me ha costado muchísimo salir adelante. A pesar de los años, es una herida que no termina de sanar nunca.

Sin embargo, a veces estamos tan absortas en nuestra propia pena que nos olvidamos que tenemos otras pulguitas que nos necesitan y que es probable que no entiendan lo que sucedió.

¿Cómo explicar a un niño de la muerte de su hermano?

Para hablar de este tema entrevisté a la Dra. Dolores Montilla Bravo, psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, porque tal vez tú o alguien que conoces atraviesa por este difícil momento. Créeme que estos consejos me sirvieron mucho y espero que también te ayuden.

Analiza tu estado emocional

Si el hecho es reciente, evidentemente tú y tu pareja serán los más afectados. “El impacto es fuertísimo pero crece en intensidad en la medida en que es más trágico el suceso”, nos explica la Dra. Montilla.

“Depende mucho del estado emocional de los papás. Y es que ya sea que la muerte fuera accidental, por enfermedad o intencionada, el efecto es devastador. Si los papás no están en condiciones de hablar con el niño en ese momento, es recomendable que abuelos, tíos o familiar cercano los ayude”.

En cualquier caso la experta recomienda, NO ocultar el hecho. “La mejor edad para hablar de la muerte a un niño es cuando esta sucede en alguien cercano. Ocultarla es negativo porque los niños no son tontos, se van a dar cuenta que alguien que estaba en casa ya no está o que alguien que debía llegar no llegó.

Va a notar la tristeza de los padres y se creará un ambiente tenso por algo que sabe que pasó pero no puede expresar. La mejor manera de abordar una muerte, tengas la edad que tengas, es hablándolo, sacar esos sentimientos, apapacharse mutuamente, entender las cosas”.

 

Para hablar a un niño de la muerte se debe considerar la edad que tenga.

“Un niño de 2 o 4 años, en donde quizá la mamá está embarazada y por alguna razón no pudo llegar a término o el niño nació y murió a los pocos días,  este chiquito quedó esperando a un hermanito.

“Entonces hay que contarles lo que sucedió, pero de forma congruente y sencilla. Por ejemplo, decirle: Tu hermanito nació pero sus pulmoncitos no estaban sanos, su cuerpo no funcionó y no pudo vivir. Si hay alguna creencia religiosa se le puede decir que su alma fue al cielo y ahí va a estar ara siempre, pero que en nosotros quedará su recuerdo por siempre”.

Si fue por enfermedad se le debe explicar sin términos rebuscados cómo fue perdiendo la salud.  Cuando  la muerte fue trágica, no decirle detalles que puedan traumarlo. Simplemente lo que necesitan saber. También puedes apoyarte de la escuela, porque ellos lo van a decir, van a platicar del tema con sus compañeros, necesitan seguir hablando.

Haz que se expresen

La Dra. Montillo recomienda hacer que ellos expresen sus sentimientos a través de juegos o cartas: “Se le puede decir que escriba una carta con lo que le hubiera gustado decirle. Pueden aventarla en un globo para decirle que le va a llegar hasta el cielo.

Otra forma es a través del juego con sus muñecos. Los niños a través del juego expresan sus pérdidas, problemas o situaciones difíciles.

No los lleves al panteón

Un dilema que muchas mamás tenemos es si deben o no ir al panteón, al respecto la doctora nos recomienda que “sí puede ir al velorio, quizá poner una florecita, una cartita, pero no al panteón o crematorio porque en el pensamiento la muerte la entienden como algo abstracto, no saben bien qué es. En el cementerio o crematorio se viven momentos muy angustiosos y dramáticos, no es bueno exponerlos a eso”.  

Los niños de 9, 10 años pueden entender un poco más las cosas, en este caso el proceso de duelo será a través de platicar las cosas, de cómo se siente. Es importante que exprese su tristeza, dolor o furia.

El dolor queda punzante por siempre, pero cuando se convierte en depresión, cuando el sentimiento de tristeza te impide realizar tu diario vivir, es recomendable ir con un tanatólogo o piscólogo y pedir ayuda. Y esto va para niños, pero también para los papás.

Sé lo que se siente, como te dije, pasé por un algo similar, pero no podemos dejarnos caer. Sanarnos emocionalmente no significa olvidar a nuestro pequeño perdido, es más bien hacernos responsables de nuestro dolor y reconocer que hay más personas que nos necesitan.

Por si lo necesitas te paso los dartos de la experta que nos brindó esta información: 

Dra. Dolores Montilla BravoPsicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Mexicana

dolmont@yahoo.com

Cel. 5521283400

Источник: https://www.melodijolola.com/super-mama/como-explicar-un-nino-de-la-muerte-de-su-hermano

¿Debo Hablar con mi Hijo sobre la Pérdida de mi Embarazo?

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

La llegada de un bebé a la familia ilumina la vida de todos sus miembros… Las ilusiones sobre su futuro, las expectativas de a quién de los dos padres se parecerá así como los proyectos de brindarle un hermanito a tus hijos alegra cada rincón de la casa.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando este embarazo lo perdemos luego de un aborto involuntario? No sólo tanto tú como tu pareja se verán envueltos en una profunda tristeza sino que comenzarán a preguntarse qué y cómo decirle a tu otro hijo lo que ha sucedido.

Independientemente de si tu hijo conocía la noticia del embarazo, él o ella reconocerán que la alegría y el entusiasmo de la casa se convierten en tristeza y llanto por lo que sabrán identificar que algo anda mal, pero ¿cómo hablar con él sobre la pérdida de este embarazo y el duelo gestacional que se inicia?

Si bien la comprensión de los niños respecto a la muerte y el embarazo se verá limitada a la edad que tengan, es importante hablar con ellos, explicarles lo que ha sucedido y acompañarlos en este proceso con cariño y paciencia.

Los niños son especialmente sensibles para identificar los cambios de ánimo que suceden en la casa.

El aborto involuntario es una experiencia devastadora. Cuando hay otros niños en la casa, el duelo gestacional puede plantearte una multiplicidad de desafíos al no saber explicarle este aborto involuntario a tus hijos.

Pero ¿debo decirles a mis hijos sobre esta pérdida? Para un niño pequeño puede ser difícil comprender la pérdida de un bebé que nunca ha visto.

Sin embargo, los chicos perciben que algo anda mal en la casa… Ya no se habla más del bebé que pronto vendrá ni se compran objetos para adornar su cuarto… Mamá y papá se muestran visiblemente tristes y devastados mientras tu hijo se pregunta una y otra vez “¿qué está sucediendo aquí?”.

 Los niños necesitan un ambiente de estabilidad y seguridad en donde poder crecer, jugar y estudiar por lo que es importante que hables con él sobre la pérdida de este embarazo. De lo contrario, podrías enviar involuntariamente mensajes contradictorios o confusos que serán difíciles de descifrar para ellos.

No trates de ser un héroe ocultando tus propios sentimientos… Esta muerte tendrá un gran impacto en el estado emocional de todo los miembros de la casa por lo que debes ser honesto con tus hijos y transmitir esta dolorosa noticia de la manera más sencilla posible… Evita brindarle explicaciones religiosas o filosóficas al respecto así como también deja de lado los detalles innecesarios. Las reacciones pueden ser múltiples como, por ejemplo, regresión, trastornos del sueño, cambios de conducta, convertirse en temeroso o distante de ti. Inclusive tu niño puede mostrar escasas o nulas reacciones frente a esta noticia mostrándose “indiferente” a la tristeza de los demás.

La pregunta principal que rondará en la cabeza de tu hijo será “¿Qué consecuencias tiene esto para mí?”…

Para muchos niños el embarazo es un tema muy abstracto y confuso que les da temor discutir… No lo presiones a hablar de ello si no lo desea, respeta sus propios ritmos.Aquí te brindamos algunas sugerencias para que puedas hablar con tu hijo sobre la pérdida de tu bebé.

SUGERENCIAS SOBRE COMO HABLAR CON TU HIJO SOBRE LA PERDIDA DE TU EMBARAZO

1. HABLA SENCILLO.  Si bien de acuerdo a la edad del niño la compresión de la muerte irá evolucionando, procura hablar con tu hijo de una manera clara y sencilla.

Es normal que quieras protegerlo de esta realidad dolorosa pero tu hijo puede mostrarse más asustado y confundido si no le dices por qué el bebé se ha ido. Los niños pequeños no necesitan saber ni comprenden la diferencia entre un aborto involuntario, un bebé que nació pero luego murió, etc.

Explícales que el niño que llevabas en tu vientre no nacerá y que, por lo tanto, no podrá jugar con él.

Evita los eufemismos y el lenguaje vago como, por ejemplo, “Tu hermanito está durmiendo” o “El bebé se ha ido de viaje”.

Esto podría crear mayores confusiones en el niño que se asustará cuando un ser amado se vaya a dormir o de viaje ya que teme que le pase lo mismo que al bebé.

Para saber más sobre la concepción de la muerte de acuerdo a la edad del niño te recomiendo leer “La Comprensión de la Muerte según la Edad del Niño”.

2. BRÍNDALE SEGURIDAD. La pérdida de un embarazo es un evento impredecible que transforma de manera inesperada la conducta de los adultos en duelo.

Los niños necesitan un ambiente estable y seguro donde sentirse amados y contenidos… Sé que estás profundamente triste pero procura hacerle sentir a tu niño seguridad, protección y amor.

Recuérdale lo mucho que lo amas, cumple las promesas que le hiciste y mantén la rutina cotidiana tanto como te sea posible para ofrecerle un sentido de normalidad. Respeta sus horarios de sueños, levántalo para ir a la escuela, bríndale las comidas a tiempo y estimúlalo para que se reúna con sus amigos.

No tengas temor ni vergüenza de pedirle a tus seres queridos más íntimos que te ayuden en las tareas domésticas mientras te recuperas emocionalmente. Si luego de la pérdida de este embarazo te has sumergido en una profunda depresión, no dudes en solicitar ayuda a un profesional especialista en duelo o bien asistir a los grupos de mutua ayuda.

3. NO ESCONDAS TUS EMOCIONES.

Si bien debes dejar los llantos desgarradores y los gritos de impotencia para momentos de mayor privacidad, no hay nada de malo en que expreses el dolor que sientes delante de tus hijos.

Dile que estás triste y que es normal que él o ella también se sientan así. Es una valiosa lección para ellos… aprenden que no sólo está bien manifestar lo que sentimos sino que es absolutamente normal y necesario.

Recuerda que los niños son especialmente perceptivos a los cambios en los estados de ánimo por lo que podrían estar más preocupado si sienten que algo está mal y que estás tratando de ocultárselos. No dejes lugar a la imaginación… Lo importante es que le permitas a tu hijo tener una comunicación abierta para formularte todas las inquietudes que tenga al respecto.

4. TEN PACIENCIA. Los niños suelen preguntar una y otra vez qué ha sucedido con el hermanito que su madre llevaba en su vientre como si nunca hubieran recibido una explicación al respecto.

Procura tener paciencia y prepárate para repetir tus explicaciones… Sé que puede ser doloroso para ti tener que responder estas inquietudes tan difíciles pero él está intentando lentamente elaborar esta pérdida y comprender lo que ha sucedido.

Además, a medida que pasan los meses y los años, tu hijo irá teniendo nuevas preguntas debido a una concepción más desarrollada de la muerte. Responde con calma, de manera sencilla y consistente. No brindes detalles innecesarios que pueden traerle mayor confusión.

5. COMUNICACIÓN FLUIDA. Procura mostrarte siempre predispuesto a hablar con tu hijo sobre esta pérdida cuando él así lo necesite. Dile que no te molesta que te haga preguntas sobre lo que pasó.

Los niños suelen tener muchas fantasías respecto a las cosas que no entienden por lo que averigua lo que siente o lo que piensa para que no “rellene” esta historia de una manera dañina para él. Tu hijo puede creer que él ha tenido la culpa de esta muerte ya que tenía una sensación ambivalente desde que ha recibido la noticia del embarazo.

Quizá no estaba muy contento con la llegada del bebé por lo que puede sentir culpa por haber causado o ayudado a originar la pérdida de este embarazo. Asegúrale que él no hizo nada para que esto suceda.

Si notas que tu niño no evoluciona en su duelo con el paso del tiempo, no dudes en consultar con un especialista.  Para saber más sobre estos signos de alerta te recomiendo leer el siguiente artículo: “Duelo Complicado en Niños y Adolescentes”.

Luego de la pérdida de un embarazo, los niños suelen preguntar una y otra vez “¿Por qué se ha muerto mi hermanito?”.

Uno de los mayores temores que tienen los padres en duelo luego de la pérdida de un embarazo son las preguntas que podría hacerle su hijo al contarle sobre esta dolorosa noticia. “¿Podré disipar todas sus dudas?” “¿Qué hago si no tengo la respuesta que él desea saber?” No te exijas a ti mismo ni a tu pareja para tener todas las respuestas que tu niño te solicita.

Dile que, al igual que él, ustedes tienen dudas que aún no han podido responder.

El proceso de duelo es un camino emocional complejo y absolutamente personal por lo que tú también estás creciendo y aprendiendo de esta experiencia… Sin embargo, queremos ayudarte a responder las preguntas más usuales que tu niño podría hacerte cuando se entera de esta pérdida.

POSIBLES PREGUNTAS QUE TU NIÑO PODRIA HACER:

¿DÓNDE ESTÁ MI HERMANO? Procura ser conciso pero realista. No le mientas a tu niño sobre lo sucedido ni le brindes detalles innecesarios ya que podrías generarle mayores temores y confusiones.

Una posible respuesta podría ser “Tú sabes que mamá estaba esperando un bebé pero finalmente él murió. A veces hay problemas que hacen que los bebés no estén lo suficientemente sanos para nacer o se desarrollan incorrectamente en la panza de mamá.

Es posible que me veas triste durante un tiempo pero siempre estaré al lado tuyo para amarte y protegerte”.

¿CUÁNTO TIEMPO ESTARÁS TRISTE? El proceso de duelo nos sumerge en una profunda tristeza de la cual no sabemos a ciencia cierta cuando saldremos. Sé honesto con tu hijo… no hagas promesas que no podrás cumplir.

Dile que no tienes un tiempo exacto pero que no estarás triste por siempre. Dile que, si bien ahora estás apenada, cada día estarás un poco menos angustiada.

Asegúrale que lo sigues amando tanto como el primer día y que nada de lo que ha sucedido podrá cambiar el amor que sientes por él.

¿SE MURIÓ POR MI CULPA? Los niños suelen tener una actitud ambivalente ante la llegada de un hermanito a la casa… Si bien por un lado están contentos porque tendrán con quien jugar, por el otro lado tienen un gran temor de que sus padres dejen de quererlo como solían hacerlo antes de su llegada.

Es por eso que los niños suelen tener este “pensamiento mágico” en el que creen que por sus pensamientos o sentimientos pueden provocar la muerte de su ser querido. Debes mostrarte firme y seguro en tu respuesta. Una manera posible de explicarles es decirles que “No es culpa de nadie que esto haya sucedido. No es tu culpa ni la de mamá ni la de papá.

No has hecho nada para que esto sucediera”.

¿AÚN SOY IMPORTANTE PARA TI? Esta pregunta no suele hacerse de una manera tan directa y precisa pero es usual que los niños muestren su incertidumbre respecto a qué sucederá con ellos luego de esta pérdida.

¿Me seguirán amando como antes? ¿Volveremos a ser una familia feliz? Cada vez que puedas, recuérdale cuánto lo amas y la familia maravillosa que tiene.

Dile que, a pesar de la tristeza que sientes, tiene una familia amorosa, saludable y preocupada por todo lo que él necesita para su bienestar y cuidado.

¿NOS PASARÁ LO MISMO? Una pregunta usual será “¿Esto podría sucederme a mí?”. Cuando tu niño se entera de esta pérdida es usual que exprese una actitud egocéntrica preocupándose por su propio bienestar.

Puede estar intranquilo de que algo malo le suceda a él o bien a sus otros familiares. No lo juzgues y comprende sus sentimientos… son absolutamente normales durante esta etapa de su vida.

Procura brindarle la tranquilidad de que esto de ninguna manera sucederá con él o con ninguno de sus otros seres amados. Dile que él nació y creció muy saludablemente por lo que todo andará bien.

La pérdida de un embarazo enfrenta a los padres no sólo al dolor por la pérdida del bebé sino también a la difícil tarea de explicarles a sus otros hijos qué ha sucedido con el hermanito que llevaba mamá en su vientre… Procura ser honesto utilizando palabras sencillas que permitan disipar las dudas y temores de los más pequeños de la casa brindándoles un ambiente de seguridad y amor en donde puedan elaborar su duelo sin temor alguno.

¿Cómo has hablado con tus hijos sobre la pérdida de tu embarazo? Comparte tu experiencia con otros dolientes

FUENTES:
https://www.babycenter.com/0_how-to-talk-to-your-preschooler-about-pregnancy-loss_10310179.bc
https://www.miscarriageassociation.org.uk/wp/wp-content/leaflets/Talking-to-Children.

pdf
https://www.pregnancymagazine.com/pregnancy/pregnancy-health/how-to-explain-a-miscarriage-to-your-children
https://www.babycentre.co.

uk/a1014794/explaining-a-pregnancy-loss-to-your-toddler

Источник: https://manejodelduelo.com/debo-hablar-con-mi-hijo-sobre-la-perdida-de-mi-embarazo/

Cómo ayudar a su hijo a enfrentar la muerte de un ser querido

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

  • Tamaño de texto más grande

Cuando muere un ser querido, puede ser difícil saber cómo ayudar a los niños a enfrentar la pérdida, especialmente porque usted estará atravesando su propio duelo.

Lo que los niños pueden entender sobre la muerte depende en gran medida de su edad, sus experiencias vitales y su personalidad. Pero algunas cuestiones importantes deben tenerse en cuenta en todos los casos.

Explicar la muerte con un lenguaje que el niño pueda entender

Sea honesto con los niños y aliéntelos a que hagan preguntas. Esto tal vez sea difícil para usted, porque puede que no sepa todas las respuestas.

Pero es importante crear una atmósfera de confianza y apertura, y que transmita a los niños el mensaje de que no hay una manera correcta ni equivocada de sentirse.

También puede compartir con ellos las creencias espirituales que usted tenga sobre la muerte.

La capacidad de un niño para entender la muerte –y la manera en que usted deberá enfocar el tema- variará dependiendo de la edad del niño. Cada niño es único, pero a continuación se describen algunas normas generales que pueden ayudarle.

Hasta los 5 o 6 años de edad, la imagen que tienen los niños del mundo es muy literal. Por lo tanto, deberá explicarles la muerte utilizando un lenguaje muy concreto.

Si el ser querido estaba enfermo o era mayor, por ejemplo, puede explicarles que el cuerpo de la persona ya no funcionaba y que los médicos no pudieron arreglarlo.

Si alguien muere de repente, en un accidente, por ejemplo, puede explicarles lo que ha ocurrido: que a causa de este triste accidente, el cuerpo de la persona ya no funciona. Puede explicarles que «muerte» o «morir» significa que el cuerpo ya no funciona.

Para los niños de esta edad es difícil entender que todas las personas y todos lo seres vivos acaban muriendo, que esto es algo definitivo y que ya no volverán.

Por eso, después de que les haya explicado esto, es posible que le pregunten dónde está ese ser querido o cuándo va a volver esa persona.

Por muy frustrante que esto le resulte, continúe repitiendo con calma que esa persona ha muerto y ya no podrá volver.

Evite utilizar eufemismos, como decir a los niños que los seres queridos «se han ido lejos» o «están durmiendo» o incluso que su familia ha «perdido» a esa persona. Debido a que los niños pequeños piensan de manera tan literal, estas frases pueden, sin querer, inducirles a sentir miedo de irse a dormir o cuando alguien se vaya lejos.

Recuerde también que las preguntas de los niños pueden sonar más profundas de lo que realmente son. Por ejemplo, si un niño de 5 años pregunta dónde está ahora alguien que ha muerto, probablemente no está preguntando si existe un más allá.

Por el contrario, los niños pueden quedarse satisfechos si se les dice que alguien que ha muerto está ahora en el cementerio.

Este también puede ser un buen momento para que le hable de lo que usted cree sobre el más allá o sobre el cielo, si esto forma parte de su sistema de creencias

Entre los 6 y 10 años, los niños empiezan comprender que la muerte es algo definitivo, incluso aunque no entiendan que esto le ocurrirá a todos los seres vivos algún día.

Un niño de 9 años puede pensar, por ejemplo, que si se porta bien o si pide un deseo, su abuela no se morirá. A menudo, a esta edad los niños imaginan la muerte personificándola y piensan en ella como «el hombre del saco» o un fantasma o un esqueleto.

Pueden entender mejor la muerte si se les da explicaciones precisas, simples, claras y honestas sobre lo que ha ocurrido.

Cuando los niños entran en la adolescencia, empiezan a entender que todos lo seres humanos finalmente mueren, independientemente de su categoría, su comportamiento, sus deseos o lo que sea que intenten hacer.

A medida que evolucione la comprensión de la muerte de sus hijos adolescentes, de manera natural surgirán en ellos preguntas sobre la mortalidad y la vulnerabilidad.

Por ejemplo, si un amigo de 16 años muere en un accidente de coche, es posible que su hijo adolescente sienta miedo de conducir o incluso de ir en coche durante un rato. La mejor manera de responder a esto es hacer hincapié en lo espantoso y triste que fue ese accidente.

También será un buen momento para recordar a su hijo lo que debe hacer para no correr peligros, como no subir nunca en un coche cuando el conductor haya bebido o usar el cinturón de seguridad.

Los adolescentes tienden a preguntar sobre el sentido de la muerte a alguien que esté cercano a ellos.

Un adolescente que pregunta por qué alguien tiene que morir probablemente no está buscando respuestas literales, sino empezando a explorar la idea del sentido de la vida.

Los adolescentes también tienden a experimentar cierta culpa, especialmente si muere alguno de sus amigos. Sea lo que sea lo que sienta su hijo(a) adolescente, lo mejor que puede hacer es alentarlo a que exprese y comparta su dolor.

Y si usted necesita ayuda, hay muchos recursos a los que puede recurrir para que le orienten, desde libros a organizaciones de su comunidad o profesionales que pueden ofrecerle asesoramiento psicológico. Sus esfuerzos serán de gran ayuda para que su hijo pueda atravesar estos momentos difíciles, así como las inevitables pérdidas y momentos duros que tendrá que enfrentar más adelante en su vida.

El duelo

¿Es correcto llevar a los niños a los funerales? Depende de usted y de su hijo(a). Es bueno dejar que los niños participen en cualquier ritual de duelo, si ellos quieren hacerlo. Antes que nada, explíqueles lo que ocurre en un funeral o entierro y ofrézcales la posibilidad de que ellos decidan si quieren ir.

Hábleles sobre sus creencias sobre la muerte y explíqueles el sentido de los rituales de duelo que realicen usted y su familia.

Si le parece que su propio dolor puede impedirle ayudar a su hijo(a) en este momento difícil, pida a un amigo(a) o un familiar que cuide a su hijo(a) mientras dura la ceremonia. Elija a alguien que sea del agrado de usted y de su hijo(a) y en quien ambos confíen, alguien a quien no importe abandonar la ceremonia si su hijo(a) lo desea.

A muchos padres les preocupa que sus hijos sean testigos de su dolor y su tristeza, que los vean llorar una muerte.

No tema por ello, si le permite a su hijo(a) ver su dolor, le estará enseñando que llorar es una reacción natural ante el dolor emocional y la pérdida. Y puede hacer que los niños se sientan más cómodos cuando expresen sus propios sentimientos.

Pero también es importante transmitirles que por muy triste que usted se sienta, seguirá siendo capaz de cuidar a su familia y de hacer que su hijo(a) se sienta seguro.

Si se necesita más ayuda

A medida que los niños aprenden cómo enfrentar la muerte de un ser querido, necesitan que se les deje espacio, que se les comprenda y se les trate con paciencia para que puedan expresar la pena a su manera.

Es posible que ellos no muestren la pena de la manera en que lo haría un adulto. Un niño pequeño tal vez no llore, o tal vez reaccione a la noticia portándose mal o con hiperactividad.

Un adolescente quizá se muestre enojado y se sienta más cómodo sincerándose con sus amigos. Cualquier que sea la reacción que tengan sus hijos, no lo tome como algo personal hacia usted.

Recuerde que aprender a enfrentar la pérdida de un ser querido es igual que enfrentar cualquier otra situación física, mental o emocional, requiere un proceso.

Sin embargo, esté pendiente de si sus hijos muestran algún signo de que necesitan ayuda para hacer frente a la pérdida.

Si el comportamiento de su hijo(a) cambia radicalmente -por ejemplo, si su hijo normalmente es un niño sociable que se entiende fácilmente con la gente y de golpe se muestra enfadado, reservado o demasiado ansioso; o si en la escuela pasa de sacar buenas notas a sacar claramente malas notas- busque ayuda.

Puede consultar con un médico, con el psicólogo de la escuela o con alguna organización que ofrezca atención psicológica para que les oriente y le aconseje. También puede buscar asesoramiento en libros, páginas webs, grupos de apoyo y otros recursos que ayudan a las personas en situaciones de duelo.

Los padres siempre pueden proteger a sus hijos para apartarlos de las situaciones que implican tristeza y pérdida. Pero al enseñarles a enfrentar este tipo de sentimientos, se desarrollan en ellos recursos emocionales que les podrán ayudar toda su vida.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: octubre de 2012

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/death-esp.html

Cómo afronta un niño la pérdida de un hermano

Cómo decirle a un niño que su hermano murió

La pérdida de un hermano cambia totalmente la vida de una persona tenga la edad que tenga.

Se rompe bruscamente el vínculo especial y la complicidad que durante más o menos años se ha ido construyendo.

En el caso de los niños, aunque sean pequeños, tienen que enfrentarse a ver a sus padres devastados, sin fuerzas para acompañarlos, por la pena tan grande que supone la pérdida de un hijo.

Los niños que pierden un hermano tienen que enfrentarse a una habitación vacía, a los juegos que compartían, así como el tiempo libre que disfrutaban juntos siendo cómplices de juegos y diversión.

Vamos a ver en este artículo toda la información acerca de cómo afronta un niño la pérdida de un hermano. Veamos cómo podemos ayudarl para ir poco a poco haciendo un duelo sano.

La forma de reaccionar de un niño ante la pérdida de un ser querido es muy personal. Unos niños reaccionarán de manera callada y triste, mientras que otros pueden ponerse desafiantes y descontrolados. Frecuentemente los chicos se fijan en las reacciones de otros miembros de la familia, sobre todo los padres.

La reacción de los niños también va a depender del momento del desarrollo que se encuentren. Cada chico tiene distintos mecanismos de defensa y habilidades para afrontar el vacío que ha dejado la muerte de su hermano/a. El cómo lo afronte puede depender del tipo de unión con su hermano, sus características personales, motivos de la muerte, edad…

La pérdida de un hermano/a puede ser para los niños igual de difícil que perder a un padre, a veces, incluso más. Los pequeños están muy ligados a sus hermanos, tienen unos vínculos especiales. Son compañeros de aventuras, travesuras y experiencias de la vida. Incluso en muchos casos son compañeros de habitación, por lo que la sensación de vacío en el niño es muy grande.

El chaval que sobrevive puede sentirse culpable ante la muerte de su hermano. Tal vez a veces ha podido desear que muera, cuando han tenido alguna pelea. O podría sentirse culpable por él estar vivo y su hermano no. Habla con tu hijo y explícale que él no es responsable de la muerte de su hermano/a. Da igual lo que haya pensado o deseado, no ha sido consecuencia de eso.

Es importante que, si muere alguno de tus hijos, no dejes de lado al resto de chicos que sí han sobrevivido.

Aunque es difícil, puesto que es una experiencia muy dolorosa y te sentirás devastada, los niños necesitan mucha atención, compresión y consuelo. Ellos también lo están pasando muy mal.

Ahora más que nunca debéis estar unidos para afrontar esta situación tan dolorosa.

Cómo ayudarlo ante la ausencia de su hermano/a

La vuelta al colegio puede ser muy difícil por el trato distinto que podría recibir de compañeros y profesores. Debemos prepáralos para que sepan responder a preguntas incómodas que le puedan hacer en el colegio, y decirle que nada de lo que le digan es hecho desde la mala intención, simplemente que sus compañeros y profesores se preocupan por él.

El proceso de duelo que tiene que elaborar el niño por la muerte de su hermano/a debe ser acompañado por su familia. Los chicos están muy confundidos y perdidos. No comprenden qué significa la muerte y les pueden asustar las reacciones emocionales de sus padres, abuelos, tíos, etc.

La muerte es una experiencia nueva para ellos, desconocida. Los niños en duelo buscan respuestas y seguridad en sus padres. Pero estos ante la pérdida de su hijo pueden sentirse abrumados e incapaces de poder darles esas respuestas que requieren.

Habla con él

Estate disponible siempre que tu hijo necesite hablar. Contesta a sus preguntas siempre que tengas la respuesta, y sino la tienes, no te preocupes. No lo fuerces a hablar si no le apetece.

Sé sincero

Dependiendo de la edad de tu hijo, habla con él claramente sobre lo que le ha sucedido a su hermano/a.

Evita frases como “está durmiendo” o “se fue de viaje al cielo”, le pueden producir miedo a que esto le pase a otro de sus seres queridos cuando se duerman o se vayan de viaje.

Debes explicarle qué ha sucedido, dejándole la oportunidad de que te pregunte lo que necesite.

Mantén su rutina

No sobreprotejas a tu hijo superviviente por miedo a que le pase algo. Que siga con su colegio, sus actividades, horarios de comida… Esto le dará seguridad y estabilidad ante este momento de incertidumbre.

Ten paciencia

Pueden preguntar una y otra vez acerca de la muerte de su hermano. Procura ser paciente con sus inquietudes… Explícale lo que ha sucedido sin miedo a decirle que hay preguntas para las que no tienes respuesta. La ausencia de su hermano/a le resultará abrumadora, pero poco a poco ira procesando el dolor.

Emociones intensas

Intenta reservar para los momentos de privacidad las reacciones emocionales de mayor intensidad. Aun así, no temas mostrar el dolor frente a tu hijo. Sobre todo, para no asustarlo, pero tienes que decirle que no hay nada malo en sentirnos tristes antes esta pérdida.

La pérdida de un hermano es muy difícil, sobre todo si eres un niño. Por eso intenta siempre acompañarlo en ese camino de despedida.

Источник: https://eresmama.com/afronta-nino-la-perdida-hermano/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: