¿Cómo elegir la ropa del bebé?

8 Claves para Escoger la Ropa de tu futuro Bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

A la hora de pensar en la ropita de tu futuro hijo debes tener presente que los bebés crecen muy rápidamente y que las prendas que el primer día le andaban perfectamente, al cabo de un par de ellos, le quedan pequeñas. Además, la ropa demasiado ajustada le dará demasiado calor y le irritará la piel. Por eso lo ideal es comprar ropa más bien grande.

En este artículo te presentamos una serie de consejos útiles que puedes seguir cuando te decidas a irte de compras para adquirir la ropa de tu bebé.

Entre las cosas fundamentales que debes tener presente debes prestar especial atención al hecho de que los bebés no son conscientes de lo que llevan por lo que no les importará no vestir a la moda si eso les asegura un mayor confort.

Y lo segundo: la regla de oro para comprar ropita es escoger ropa sencilla y cómoda.

Qué necesitas y qué no

La ropa infantil se encuentra en constante evolución. Cada vez se crean cosas más divertidas y útiles. Sin embargo, también es cierto que este mercado está lleno de cosas que no son necesarias; por tanto, antes de comprar nada asegúrate de que realmente lo precisas y que será bueno para tu hijo.

Lo más recomendable es que le preguntes a alguien que ya haya tenido un bebé, la experiencia es la mejor consejera para estos casos. Además, ellos podrán pasarte aquello que su bebé ya no utiliza y así podrás ahorrarte una buena cantidad de dinero.

Necesitarás varios juegos de sábanas para minicuna, peleles, camisetas y mantitas. Elige telas estampadas, mejor que colores pastel, porque así podrás disimular con más eficiencia las manchas.

Escoge, a ser posible, telas de fibras naturales porque permitirán que el sudor se evapore.

Pero recuerda que las telas de algodón suelen encogerse; por esta razón; siempre es preferible pasarse con la talla que comprar la medida justa.

Cuando escojas las camisetas, inclínate por las de cuello ancho, porque los bebés no soportan que les pasen cosas por la cabeza. No compres ropa con botones o cremalleras muy cerca del cuello. Piensa también en lo que a ti te conviene.

En caso de que hayas optado por usar pañales de tela, siempre es recomendable que, sin embargo, tengas a mano algunos desechables. Nunca sabes con qué eventualidad te puedes encontrar y no puedes dejar a tu bebé con el pañal sucio bajo ninguna circunstancia.

No esperes hasta el último momento para comprar la ropa del bebé; porque en la última etapa te aquejarán ciertas dolencias que te quitarán las ganas de irte de compras. Compra mientras todavía te sientas lo suficientemente bien como para disfrutar de ello. No intentes comprarlo todo de una vez, y pide a tu pareja que te ayude a llevar los paquetes pesados.

Recuerda que a tu bebé no le importará ni el color ni el estilo de su ropa, o sea que debes elijar artículos lavables fácilmente y con colores sólidos. Recuerda que debes tener ciertas precauciones con los productos que utilices, dado que algunos pueden traerte complicaciones de salud.

Es importante que no compres demasiada ropa para los primeros meses porque posiblemente no llegues a estrenarla toda. Los bebés crecen muy deprisa durante esta primera etapa. Con lo que sí no debes escatimar es con los artículos esenciales, ya que muchas veces creemos que necesitaremos menos de lo que finalmente nos hace falta.

No te gastes una fortuna en la ropa, recuerda que tendrás que comprar además un montón de otras cosas, entre accesorios y demás necesidades. Lo ideal es que acudas a una tienda económica y de confianza.

Y no te inclines por la ropa más barata porque posiblemente se te descosa en las costuras, (esa tela suele volverse áspera e irritante y tiene que tirarse a los pocos lavados).

Intenta asesorarte bien y gastar lo que haga falta, pero en artículos que de verdad valgan el dinero que inviertes en ellos. Recuerda que no siempre lo más caro es lo mejor.

Peleles, trajecitos y pijamas

Los bebés se ensucian mucho por lo que es necesario cambiarlos varias veces al día.

Por eso, debes comprar ropa que sea fácil de quitar para poder cambiarle fácilmente y a la vez, que no sea delicada.

Tienes que poder meterla en la lavadora sin tener que preocuparte porque se estropee. Además, debes procurar que no tenga etiquetas o costuras que puedan molestarle al bebé.

Los peleles o trajecitos de una sola pieza son sumamente recomendables porque vuelven muy sencilla la tarea de vestir al bebé. Debes procurar que sean de una tela suave, con una apertura amplia para la cabeza y que no le queden apretados en los muslitos. Y verifica también que no tengan bordes que puedan molestarle, lastimarle o pellizcarle su delicada pielcita.

En lo que respecta a los pijamas. Te aconsejamos que te inclines por los de una pieza o mejor aún, por las mantas-bolsas para dormir. Existen dos marcas populares, Sleepsack y Lullabag las cuales mantendrán a tu bebé muy calentito y confortable durante toda la noche. Y tú no tendrás que preocuparte, pensando que ha podido destaparse mientras dormía.

Las camisetitas más recomendables son aquellas hechas en algodón que tienen broches de presión en el cuello, los cuales vuelven sumamente sencilla la tarea de vestir y desvestir. Además, procura que vengan con broches para mantenerlas ligadas a la entrepierna, de modo que no se suban con los movimientos del bebé.

El abrigo en invierno

Si tu bebé nace en invierno y si vives en una ciudad donde hace mucho frío, debes comprar también un traje de lana o muy abrigado. Los hay de una sola pieza y son los más adecuados, ya que impiden que el frío se cuele por cualquier resquicio que pudiera quedar. Los ideales son aquellos saquitos que tienen capucha para que vaya completamente abrigado.

También puedes averiguar por esas bolsas especiales para el cochecito. Son sumamente cómodas y le aseguran una total calidez a tu bebé, que viajará arropado sin necesidad de llevar puestos demasiados trajes que le quiten movilidad.

Con respecto al calzado para los primeros meses, es cierto que en la mayoría de las tiendas los venden; sin embargo, esto no es tan importante. De hecho, ya que tu bebé todavía no va a andar, no va a utilizarlos. Mejor procura comprar calcetines y botitas tejidas que mantengan sus pies calentitos y libres.

8 claves para escoger la ropa de tu bebé

Aunque elegir la ropa para el bebé puede parecer una tarea difícil, no lo es tanto si te propones comprar únicamente lo imprescindible. Ya verás que necesitas muchas menos cosas que las que crees. Lo más importante es que seas práctica y tengas en cuenta una serie de cuestiones que te ayudarán a tomar una decisión acertada.

  1. Los peleles son ideales para tener al bebé completamente abrigado; la abertura de la ingle y el interior de las piernas facilita el cambio de pañales.
  2. El saco de dormir del bebé debería ser lo bastante largo para abrigarle y tener una abertura ancha en el cuello.
  3. La comodidad y la seguridad, más que el estilo, son las prioridades cuando vas a elegir la ropa del bebé.
  4. Debes elegir telas suaves y lavables a máquina. El algodón es la mejor alternativa ya que las telas sintéticas no siempre absorben el sudor y la lana puede irritar la piel de algunos bebés. 
  5. En tiempo caluroso dos capas serán suficientes. En invierno añade más, pero nunca utilices ropa ajustada.
  6. La ropa debe ser ancha y estirarse con facilidad ya que los bebés realizan movimientos bruscos y expansivos y necesitan sentirse cómodos.
  7. Es fundamental que la ropa de salir lo abrigue correctamente. No te dejes distraer por el color o la moda. La cabeza, los pies y las manos del bebé son muy vulnerables al frío, de modo que debes mantenerlos abrigados.
  8. Las camisetas con el cuello de sobre deben ser de algodón suave o de un material térmico.

Como ves, no es tan difícil disponerlo todo para la llegada de tu bebé. Con estos sencillos consejos podrás adquirir las mejores prendas para recibir a tu bebé con todo lo que necesitará para sentirse protegido, cómodo y feliz.

A continuación te dejamos una lista con todo lo que consideramos primordial en el ropero de tu peque. ¿Qué cosas crees que faltan?

Artículos básicos para el bebé

  1. Un gorrito (escoge uno adecuado a la estación en la que nazca)
  2. 6 camisetas de algodón con cuello ancho
  3. 2 jerséis
  4. 2 pares de calcetines de algodón
  5. 2 mantitas
  6. 6 peleles
  7. Guantes o mitones
  8. 6 pares de braguitas de plástico
  9. 2 cubos de pañales
  10. 1 caja de pañales deshechables de tamaño pequeño, o 2 docenas de pañales de tela y 1 paquete de forros de pañales
  11. 2 toallas nuevas y suaves
  12. 8 cuadrados de muselina
  13. 1 paquete de bolas de algodón
  14. Loción para bebé
  15. 1 paquete de imperdibles para pañales
  16. Crema contra irritaciones

Источник: http://www.mibebestore.com/blog/escoger-la-ropa-del-futuro-bebe/

Qué ropa necesita un bebé: Guardarropa básico para recién nacido

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

Estás embarazada. Y, probablemente quieras todo lo que hay en la tienda para tu hijo o hija que está por llegar. Pero, en realidad, hay ciertas prendas que sí necesita y otras que no. Por eso, en www.lolitamoda.

com, tienda para comprar ropa online de marca, te contaremos qué ropa necesita un bebé.

Sigue leyendo y toma nota de estos consejos de guardarropa básico para recién nacido, puedes anotar y tener una lista antes de ir de compras.

Qué ropa necesita un bebé: 7 prendas básicas

Muchas mamás esperan saber el sexo del bebé para salir a comprar todo lo que les guste. Y no solo ellas sino papás, tías, abuelos, amigos… Pero, al final de cuentas podrías tener mucha más ropa de la que realmente necesitas.

Las primeras semanas de vida de un bebé no requerirán de ropa de alta costura y tampoco podrás vestirlo con piezas muy llamativas. Por lo que gastar demasiado dinero en el primer guardarropa no es necesario. Puedes ahorrar en esto e invertirlo en cosas que sí servirán a largo plazo.

Claro está, sí necesitas artículos básicos, ropa de recién nacido esencial que detallaremos a continuación. Son lo que necesitas para los primeros 30 días al menos.

Enterizos o bodies: Entre 6 y 8

Estas son camisetas con broches entre las piernas, también son conocidos como onesies. Pueden ser manga corta o larga. Son la base de cualquier vestimenta para los recién nacidos, deben ser 100 % algodón. El estilo de ajuste le da comodidad y simplicidad tanto a la madre como al niño o niña, permite que no se salgan del pantalón y no se enrolle la camiseta.

El cuello generalmente es amplio y ajustable, algunos también tienen broche. Lo que permite que sea fácil ponérselos de arriba hacia abajo. Decimos que necesitas entre 6 y 8 porque al día usarás al menos dos, se podrían manchar con “escapes” del pañal, baba o leche.

Si el bebé nace en los meses de verano con esto y un pantalón será suficiente para el día a día. En cambio, en invierno será la capa interior para la otra ropa.

Patucos o calcetines

Puedes tener 3 o 4 patucos o botines con broches o lazos suaves, para que no se les caigan con el movimiento o ellos mismos se los quiten. Esta servirá como capa extra para proteger los pies en los meses más fríos. No necesitarán zapatos como tal, pero estos ayudarán a evitar el frío en sus extremidades.

En cambio, optar por comprar al menos 5 calcetines para mantener sus pies calientes. Compra de recién nacido para que le queden ajustados, ni muy sueltas ni apretadas. Si el bebé nace en invierno agrega 3 calcetines hunter más.

Pijamas, peleles o monos: 3 o 4

Son un modelo de cuerpo entero, que cubren brazos y piernas, alguno incluso hasta los pies. Hay opciones para salir y otros solo para dormir que son los pijamas para bebés recién nacidos, son básicas, deben ser seguras, ligeras y calientes

En verano es preferible usar modelos de tela fina de algodón. Y siempre opta por los que se abren desde abajo, así cuando tienes que cambiarle el pañal en la noche no tendrás que desnudarlo completo.

Gorritos: 3 o 4

La ropita de bebé recién nacido incluye gorros, son calientes y los protegerán tanto de día como de noche los primeros días. Son básicos porque los pequeños pierden mucho calor por la cabeza, al menos la primera semana se recomienda su uso.

Chaquetas o tops tipo kimono: 4 o 5

Entre la ropa del bebé puedes incluir un top estilo kimono, es ideal para su comodidad y movimiento. Es una forma de envolver el cuerpo y protegerlo del frío, los botones no estarán en su pancita sino de un lado, por lo que se protegerá su ombligo.

Si no te gusta este modelo puedes incluir chaquetas para usarlas al momento de salir, toma en cuenta que quizás en verano no las necesites.

Cocoliso: 3 o 4

Esta es una ropa para bebé recién nacido muy tradicional, es ideal para que lo use las primeras semanas. Es manga larga y abierto, tiene una cinta que cierra la prenda como si fuera un saco. Al ser completa el bebé estará bien abrigado.

Sirve las primeras semanas ya que el bebé no se mueve tanto. Cubre el cuerpo desde el cuello hasta los dedos de los pies. Hay algunos que incluso tienen un doblez en la manga que se voltea y sirve para cubrir sus manos y así evitar que se rasguñen con sus propias uñas.

Pantalones: 2

Puedes tener dos pantalones de niña o niño con pies para combinar con los bodies. Se recomienda que también sean de algodón.

Accesorios básicos

Como acabamos de mencionar los bebés pueden arañarse con las uñas. Para protegerlos puedes usar manoplas si hace frío o si lo mantienes en aire acondicionado.

Baberos o pechitos también serán necesarios, se los colocas cuando van a comer, y así si se ensucian no tendrás que cambiarles toda la ropa.

Se recomienda que tengas al menos 3 mantas, de lana o algodón. Las necesitarás en el cochecito, en la silla del auto o en la cuna. Siempre ten una en casa, una en el carro y una en el bolso.

Dos juegos de toallas, preferiblemente de las que tienen capucha.

Puedes además agregar prendas especiales para sesiones de fotos, eventos o fiestas familiares. Para los niños es ideal una camisa con pajarita, para las niñas vestidos con calentadores para las piernas. Y puedes comprar baberos temáticos.

Si como mamá te interesa la moda, este invierno no dejes de comprar botas mou, son ideales para proteger tus pies y muy cómodas.

Más del guardarropa básico para recién nacido

Prefiere siempre las telas que permitan respirar, como el algodón. La lana es una buena opción para los climas fríos. Asegúrate que las prendas tengan buen acabado, que no haya hilos sueltos o etiquetas que puedan lastimar la piel del recién nacido o irritarla.

Busca ropa de bebé con broches que cierren fácilmente. Evita los cierres porque pueden pinchar, especialmente si estás vistiendo al pequeño/a apurada. Prefiere los broches de plástico sencillos. Si les vas a poner prendas con botones hálalos antes para comprobar que estén bien cocidos, y que no se sientan sueltos, porque si no podrían soltarse y llegar a la boca o nariz del bebé.

Recuerda pre-lavar la ropa antes de ponérsela al bebé, así evitarás cualquier salpullido o irritación. Los bebés son muy sensibles a cualquier producto en la ropa, así que lo mejor es lavarla antes que la use.

En general, se recomienda que uses un detergente que no sea tan fuerte, sin olor, que puedas usar para la ropa de toda la familia. Y, prefiere no usar suavizante.

Ropa de invierno para bebé

Si el bebé nacerá en invierno necesitarás añadir capas a la ropa de recién nacido que ya mencionamos. Como un abrigo o saco para mantenerlo extra caliente, así como más calcetines o botines.

Será necesario que tengas al menos dos sudaderas para usarlas como segunda capa al momento de salir. Y es necesario que compres al menos 4 pantalones de lana o algodón grueso para cubrir bien sus piernitas.

Las capas de base son el pelele o los enterizos, de algodón o lana y los calcetines. La segunda serían pantalones y sudaderas de niño o niña, y la exterior chaqueta, guantes y botines. No olvides el gorro.

Al momento de vestir al bebé con capas las mamás suelen cometer el error de sobrecargarlos. Vístelos con el mismo número de capas que usas y luego añade una manta ligera. Si lo mantienes muy caliente estará incómodo, incluso se puede deshidratar.

Ropa de verano para bebé

En cambio, si esperas a tu bebé para el verano, debes tomarte muy en serio la protección del sol. No podrás echarle loción bloqueadora solar, por lo que debes protegerlo con las sombras. La ropa debe ser ligera para que no se caliente, con ropa de algodón ligera y mantas de la misma tela blancas.

Siempre debe tener su piel cubierta en verano, para taparlo del sol ten un sombrero ancho.

El número de prendas que recomendamos está basado en la idea que tendrás acceso fácil a una lavadora, porque deberás usarla más de una vez a la semana. Los bebés ensucian mucho la ropa. Pero, si quieres lavar solo una vez a la semana puedes multiplicar estos números por dos o si quieres hacerlo todos los días puedes cortarlos a la mitad. Todo dependerá de tus gustos y tiempo.

La idea es que encuentres un punto medio al momento de comprar, porque los bebés crecen muy rápido y la ropa no les servirá en poco tiempo. La talla de recién nacido les durará poco, por lo que lo mejor es que inviertas más en ropa de 0 a 3 meses y más grande.

Así como tú puedes tener un capsule wardrobe también es buena opción simplificar la ropa de los pequeños. Evita comprar demasiado porque la perderán muy rápido.

Al saber qué ropa necesita un bebé y cuál es el guardarropa básico para recién nacido podrás comprar solo lo preciso y no gastar demás. Las prendas tendrás que ir reemplazándolas con el tiempo, a medida que crece el pequeño/a. ¿Qué piezas usan más los bebés? ¿Cuáles crees que son absolutamente básicas? Coméntanos.

Fuente infografía

ropa

Источник: https://www.lolitamoda.com/blog/69-que-ropa-necesita-un-bebe-guardarropa-basico-para-recien-nacido

Consejos prácticos para seleccionar la ropa de tu bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

Uno de los momentos más emocionantes que vas a vivir durante tu embarazo es comprar la ropa de tu bebé. Esas piezas pequeñitas que van a cubrir a tu retoño y que te van a inspirar a seguir con fuerza hacia adelante deben ir más allá de la belleza, por eso te traemos varios tips que te van a ayudar a comprar las más adecuadas.

Cuando llegan a este mundo, nos damos cuenta que ese instante de vestirles es algo muy especial. Como si fuera nuestro muñequito, vamos a querer combinarle todas sus prendas, sin obviar ninguna. Pero, hay algo que no podemos olvidar: su frágil y delicada piel.

La ropa del bebé debe ser adecuada para su piel delicada

Además de esto, debes tener en cuenta la época del año en que nacerá el amor de tu vida, para evitar que tenga mucho frío o calor. Por supuesto, no es recomendable que abriguemos en exceso a nuestro bebé, y mucho menos, si esto limita sus movimientos. Recuerda que su proceso de adaptación al nuevo ambiente está por comenzar.

Por otro lado, es importante que estemos muy atentas a la ropa que nos regalan en el baby shower o el día que vaya a nacer. Seguramente, algunos amigos o seres queridos te regalarán una prenda realmente hermosa, pero que no resulta funcional para nuestro chiquitín por el tipo de tela.

Trucos para elegir la ropa de tu bebé

En muchas ocasiones, nos ha ocurrido que tratamos de ponernos una prenda que nos encanta, pero resulta difícil pasar la cabeza o los brazos y queremos descartar esa ropa de inmediato. Imagínate esto mismo en un bebé… Así que trata de seguir estos consejos que tenemos para ti:

  • Hay que procurar que la ropa que le coloquemos se pueda abrir por delante, por un lateral o la parte posterior, para no tener que tocarles mucho su cabecita. Con esto, ya verás que el momento de vestirlo no perderá su magia.
  • Por otro lado, trata de que las piezas sean de algodón para que garantice una buena transpiración y no genere molestias en el chiquitín. Como te mencionamos antes, su piel es muy sensible y hay telas que pueden causarle picazón (como la seda), alergias o calor excesivo.

La seda puede generar molestias en el bebé

Más consejos para mami

Por eso, nunca está de más que revises las etiquetas antes de comprarlas e, incluso, verifiques si son fáciles para lavar.

  • En cuanto a este último punto, es fundamental que evitemos el uso de acondicionadores o suavizantes para la ropa porque pueden ser tóxicos y estas sustancias las absorbe su piel. Además de esto, es posible que se las lleven a la boca y les cause otros problemas a su salud.
  • Las telas con tejidos de lycra son consideradas como una gran idea para que ellos realicen los movimientos que deseen; sin embargo, no son tan aconsejables porque se desgastan más rápido y pueden agarrar los hilos y llevárselos a la boca. Por lo tanto, es mejor que elijas una tela con estampados interesantes con terciopelo o tejido de rizo.
  • Seleccionar la talla correcta es un tema muy importante y, por lo general, la que genera más dudas. Para los recién nacidos, trata de que le quede holgada y sea abrigada; luego, en la medida que vayan creciendo, necesitarás otras piezas como franelillas y pantalones con aplicaciones en las rodillas, para que no se lastimen.

A la hora de comprar la ropa, trata de que sea un momento divertido que quede siempre en tu memoria, pero no dejes a un lado estos consejos útiles para que tu bebito esté cómodo siempre.

La ropa de bebé que no debe faltar

Si ya te sientes preparada para elegir la ropa correcta, entonces te contamos cuáles son las prendas que no deben faltar en el closet de tu bebé:

  • Bodies: son las piezas clásicas que te sacarán de apuros. Estos deben tener alguna abertura para cambiar fácilmente el pañal del niño.
  • Chaquetas o suéteres: necesitarás cuatro, como mínimo. Siempre deberás tener uno en el bolso.
  • Pijamas: te ayudarán a crear desde pequeñitos una rutina para dormir.
  • Gorros, calcetines y guantes: son prácticos para cubrirlos del frío. Trata de cubrir su cabecita siempre para que no reciban corrientes de aire o el frío de la noche.

Durante su crecimiento, verás que lo más importante es que estén cómodos y abrigados. Por eso, nunca olvides estos consejos que permitirán que el proceso de vestirlos sea maravilloso para ti y tu chiquitín.

Источник: https://eresmama.com/consejos-practicos-seleccionar-la-ropa-bebe/

Trucos de madre que te ayudarán a ahorrar al comprar ropa para el bebé

¿Cómo elegir la ropa del bebé?

Lo primero que compré al enterarme de que estaba embarazada fueron unos patucos de lana de color azul para mi hija (me encanta ese color). Los vi de camino al trabajo y no pude resistirme porque eran tan pequeños…

Y lo más gracioso de todo es que nunca llegó a usarlos porque se los probé el primer día y descubrí que se le resbalaban, así que se quedaron guardados en un cajón con un montón de ropa más.

Porque tengo que reconocerlo: compré auténticas 'monerías' que se le quedaron pequeñas antes de tener tiempo de usarlas y otras muchas que la regalaron y que ni siquiera salieron de su envoltorio.

Así que con su hermano resistí la tentación y apliqué algunos trucos para ahorrar en la ropa para mi bebé sin que le faltara un detalle. Porque bastantes gastos implica el nacimiento de un bebé como para despilfarrar el dinero.

Ideas para sus primeras semanas

Todos los padres nos volvemos locos comprando la ropita del bebé, sobre todo con el primero. Nos hace mucha ilusión, imaginarnos lo guapo que estará con esas prendas tan pequeñas.

  • Lo curioso del asunto es que precisamente las más mínimas, las que más solemos comprar, es la que menos tiempo usarán.

  • Tampoco interesa adelantarse y comenzar a comprar ropa a lo loco sin conocer la talla del bebé, aunque sea aproximada, para no tener que dejarla relegada al fondo del cajón.

Mejor esperar a que el embarazo esté adelantado para saber aproximadamente si el pequeñín va a nacer grande o pequeño. A pesar de que cada marca cuenta con su propio tallaje, la talla 0 equivale a una altura aproximada de 50 cm y la de 0-3, a unos 54 cm. Y también hay talla de prematuros, para que no baile en la talla cero.

  • Según los consejos de médicos y expertos, hasta que no empiecen a caminar, los bebés no necesitan llevar zapatos. Caer en la tentación de comprarle unos zapatos o deportivas de suela rígida, cuando son bebés de semanas, incluso de meses, es un error. Son mejor alternativa los calcetines de diferentes grosores.

  • Ponerle chaquetas demasiado rígidas al bebé durante los primeros meses «porque son muy simpáticas» no solo es un gasto inútil de dinero sino también una incomodidad para el pequeño. Mejor esperar a que sea algo más autónomo y lo luzca más. Si es invierno, se puede optar por un buzo para la calle, cómodos de poner y quitar, y que le tapan de la cabeza a los pies.

  • Se puede hacer una lista para el bebé o una vez que nazca, pedir a los familiares y amigos que quieran tener un detalle con el recién nacido que le compren ropita para la próxima estación y los meses que tendrá entonces, o incluso para la siguiente.

    A todos nos dejamos llevar por las prendas más mínimas y terminan llegando a nuestra casa sin ton ni son. Así que podemos orientarlos y al menos nos aseguramos de contar con prendas de todas las tallas.

    Y si no es de nuestro estilo, siempre podemos ponérselas para estar por casa, porque cuando empiece a comer sólidos se va a manchar mucho y necesitarás prendas de recambio. ¡Un dinero bien invertido!

Los imprescindibles del recién nacido

Los bodies son, probablemente, la prenda que más utilizan los bebés hasta su primer año de vida y, especialmente, en sus primeras semanas y meses. Es necesario que tengan corchetes en la entrepierna para facilitar el cambio de pañal y así molestar lo menos posible al bebé.

  • Pijamas y peleles o polainas (pantalones con calcetín incorporado), resultan perfectos para los meses más fríos, siendo la alternativa ideal a los bodies, ya que permiten regular la temperatura del recién nacido. Resulta curioso, pero al menos en mi caso, compré solo dos pijamas y dos bodies antes de que naciera mi hija «porque todo el mundo iba a regalármelos» y tuve que ir a por más porque todos me regalaban ropa 'muy cool' pero poco práctica. ¿Nadie se da cuenta de que los primeros meses el bebé se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo?
  • Tampoco debe faltar un gorro en la canastilla, ni unos cuantos calcetines o patucos y un par de manoplas.

  • Un arrullo o una mantita suave sirve para todo y en cualquier momento: para protegerle del sol o del frío, o incluso para limpiarle la boquita.

  • Camisetas finas, fáciles de abrochar (con corchetes a la espalda o en el hombro).

  • Una chaqueta o jersey de lana (con corchetes) o una sudadera de algodón.

Tips para los meses siguientes

Superados los primeros meses de vida del pequeñín, toca hacer balance de la ropa que nos han regalado o nos han cedido de segunda mano, y hacer inventario sobre qué necesita.

1. Reciclar siempre es una buena opción

Quien tenga la suerte de contar con un familiar o amigo que le pase la ropa de su hijo, justo un año o dos mayor, tiene una mina de oro. Sobre todo los primeros años, cuando los niños apenas estropean las prendas y se pueden reutilizar incluso las de abrigo, que tienen precios más altos.

Pero también podemos dar un segundo uso a algunas prendas que se han quedado pequeñas o están un poco gastadas: unos vaqueros cortos o con las rodilleras agujereadas se convierten en bermudas; unos leggings largos, son perfectas en verano con una camisa simpática; un vestido puede ser una blusa…

2. Hacer una 'lista de ropa'

Comprobado lo que tenemos guardado y lo que podemos reciclar, toca coger lápiz y papel y apuntar qué necesitamos (igual que cuando vamos al supermercado). Así evitaremos caer en la tentación y comprar cosas innecesarias.

Ante un capricho es bueno pensar si compensa llevárnoslo a casa: ¿cuántas veces se pondrá esos vaqueros tan monos?

3. Fondo de armario unisex

Unos pantalones de chándal, una sudadera o una camiseta blanca, por poner un ejemplo, no son de niño ni de niña. Se puede aprovechar lo que nos den de segunda mano (sea del sexo que sea) o incluso dejarlo para cuando decidamos tener otro hijo.

Además, si son de colores neutros combinan fácilmente con el resto de la ropa y se puede recurrir a ellos en cualquier momento, ¡hasta con esos dibujos de superhéroes o con esos estampados imposibles!

4. Prendas básicas, en packs

Bodies, camisetas, polainas o mallas, calcetines… Son indispensables y necesitamos más de una. Las marcas de ropa infantil y los hipermercados suelen ofrecer paquetes de varias prendas de algodón, con diseños y colores diferentes, que salen mucho más económicos que si se compran por separado.

5. Comprar en rebajas una talla más

Este ha sido mi truco desde que mi hija mayor nació: aún no tenía un año cuando compré la ropa de temporada en rebajas para el siguiente año. Y así lo he seguido haciendo con mi hijo. Estamos hablando de un ahorro de al menos el 50 por ciento de su precio original, porque a finales de las rebajas se encuentran descuentos de hasta el 80 por ciento.

Eso sí, hay que pasar de llevar a los niños a la última, como es mi caso, donde la comodidad es la que impera en mis decisiones.

6. Centros outlet

¡La cantidad de veces que me han sacado de un apuro los outlets de las grandes marcas! Bodas, comuniones, funciones del colegio… Situaciones que requieren prendas que solo van a ponerse una o dos veces y que no merecen un desembolso importante.

Pero también son muy útiles a la hora de comprar el calzado de los más pequeños.

Los zapatos no se pueden comprar de un año para otro, porque es difícil acertar con la talla, pero sí comprárselo de calidad, según en la etapa en la que se encuentre, para poder probárselo en el momento y con el asesoramiento de profesionales. Y con un descuento incluso superior al que ofrecen en rebajas, porque suelen ser los modelos que no se han vendido en campañas anteriores.

Ropa cómoda y de tejidos naturales

Si al final sigues estos consejos y adquieres solo la ropa imprescindible, te interesa elegir prendas fáciles de cuidar y resistente a los lavados (ya que las lavarás a diario). Si las cuidas bien te servirán para su hermano (te lo digo por experiencia).

Además, procura elegir tejidos naturales de fibras de origen vegetal como el algodón, el lino o el cáñamo, porque la piel del bebé es muy delicada y necesita prendas frescas y traspirables.

Y como son tejidos livianos, puedes utilizarlos todo el año: en verano, son frescos y en invierno aíslan del frío si le pones varias capas. Eso sí, sin pasarse: tenemos que abrigar al bebé con la misma cantidad de ropa que a nosotros, o como mucho una capa más.

Y para que esas prendas sean confortables y seguras:

  • Evita la ropa que incluya accesorios que puedan lastimarle la piel o molestarle, como botones, solapas, grandes adornos, cremalleras…

  • También prescinde de cintas y lazos, que pueden provocar accidentes, como asfixia.

  • Busca diseños elásticos, a ser posible con goma en la cintura, de manera que tu bebé esté cómodo y también te resulte a ti práctico desvestirle.

  • Huye de camisetas ajustadas, mangas estrechas, cuellos demasiado cerrados (sin sistemas de de abertura fácil), vestidos que no salen por la cabeza y tejanos con miles de botones. Son incómodos para el bebé y dificultan la hora de vestirlo y desvestirlo.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Cuando deshacerte de la ropita que tus hijos usaban de bebés te produce una enorme nostalgia, Ropa que cambia de color cuando el bebé tiene fiebre

Источник: https://www.bebesymas.com/ser-padres/trucos-madre-para-ahorrar-al-comprar-ropa-para-bebe

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: