Cómo enseñar sílabas a los niños

Métodos para enseñar a leer a los niños

Cómo enseñar sílabas a los niños

La lectura es una de las habilidades básicas para el aprendizaje. No es casual que sea una de las primeras enseñanzas que reciben los niños en la escuela. No obstante, aunque la lectura abre un mundo de posibilidades ante los pequeños, descifrar las primeras palabras no es tarea fácil, ni para el aprendiz ni para el maestro.

Enseñar a leer demanda mucha paciencia y el uso de buenos métodos. En este sentido, existen dos grandes métodos para enseñar a leer a los niños, como indicó un estudio realizado en la Universidad de Palencia: los métodos sintéticos y los métodos analíticos o globales.

El método sintético

El método sintético es el más tradicional, por lo que suele ser el que más se usa en las escuelas para enseñar a leer.

Se sustenta en el análisis fragmentado de cada palabra, para luego unir todas las partes y conferirles un significado.

 Es decir, primero se enseñan las letras y sus sonidos y luego se van uniendo en diversas combinaciones que dan lugar a las sílabas, las palabras y más tarde a las frases.

Este método se encuentra en la base de la mayoría de las metodologías que se utilizan en la actualidad en las escuelas primarias, como el método alfabético (basado en el aprendizaje de las vocales y consonantes), el fonético (basado en el aprendizaje de los sonidos de las letras) y el silábico (sustentado en el aprendizaje de sílabas), según explica un estudio de la Universidad de Valladolid.

Los beneficios:

  • Utiliza un procedimiento simple que relaciona cada letra con su fonema o sonido por lo que resulta bastante fácil de aprender.
  • Ofrece resultados rápidos pues una vez que el niño ha aprendido los sonidos de las letras, puede leer nuevas combinaciones aplicando la deducción.
  • La asociación de recursos didácticos (como imágenes, sonidos o movimientos) son muy eficaces para facilitar el aprendizaje.
  • A medida que el niño avanza en el aprendizaje de las combinaciones de letras, va siendo capaz de leer con mayor facilidad las palabras y algunas frases sencillas.

Las desventajas:

  • Estimula una lectura mecánica, por lo que el niño tarda más en comprender las palabras y su significado.
  • Durante la primera parte del aprendizaje resulta difícil entender las palabras como un todo, por lo que es común que aparezca el silabeo.
  • No favorece una lectura rápida, la mayoría de los niños que aprenden con este método realizan una lectura visual (con el sonido); es decir mueven la boca mientras leen, lo cual hace que la lectura sea más lenta.
  • No fomenta la comprensión de las palabras, por lo que aprender a leer suele ser menos motivador.

El método analítico o global

El método global se apoya en el trabajo con la palabra como un todo, asociada a un significado. En vez de enseñar primero las letras para luego unirlas, con este método se aprenden primero las palabras y su significado y más tarde, por deducción, se aprenden los sonidos de cada letra y de cada combinación silábica.

Por lo general se suele asociar con imágenes que representan el significado de cada palabra, por ejemplo: se presenta la palabra elefante acompañada de la imagen correspondiente. De esta manera, cuando los niños ven las imágenes, son capaces de identificar de qué se trata y comprenden rápidamente su significado.

Los beneficios:

  • Permite enseñar a leer desde muy temprano (incluso a los 3 años de edad) porque se trata de un método muy intuitivo.
  • Es muy eficaz para comprender rápidamente el significado de las palabras y leer con mayor fluidez.
  • Después de varias repeticiones, los niños están preparados para leer frases completas, que poco a poco se irán complejizando.
  • Los niños se muestran muy motivados con este método porque son capaces de comprender lo que leen.

Los inconvenientes:

  • Es común que aparezcan más faltas de ortografía, sobre todo cuando los sonidos son parecidos como en el caso de la “b” y la “v” y la “s” y la “c”.
  • En ocasiones se dificulta la lectura de palabras de difícil representación, como en el caso de las emociones, los conceptos abstractos o los sonidos onomatopéyicos.
  • Es difícil que el niño aprenda a silabear y deletrear.
  • Puede aumentar las probabilidades de que se produzca una dislexia.

¿Cuál es la mejor solución para enseñar a leer a niños?

Aunque a primera vista el método analítico y el global pueden parecer contrapuestos e incluso incompatibles, lo cierto es que se pueden utilizar de manera complementaria para potenciar el aprendizaje de la lectura. Por eso, en vez de decantarse por uno u otro método, la mejor solución es emplear ambos procedimientos usando un método mixto, según la edad del niño.

Por consiguiente, se puede comenzar alrededor de los 3 años con la enseñanza de palabras sencillas asociadas a imágenes y más tarde, a partir de los 5 o 6 años, iniciar con el deletreo y el silabeo, es decir, con la descomposición de las palabras.

Источник: https://www.etapainfantil.com/ensenar-leer-ninos

Estrategias para enseñar a leer y escribir

Cómo enseñar sílabas a los niños

Lectoescritura , en educación, se refiere a ese período donde los niños pequeños, entre 4 y 7 años de edad, acceden a leer y escribir. En realidad, no hace referencia a un concepto definido sino a un proceso compuesto por muchos conceptos que en su entramado han dado lugar a diversas teorías científicas de tal proceso.

Los maestros saben que ese período es crucial porque los niños deben aprender a leer y luego leer para aprender otros temas y por esto deben observar detalladamente cómo los niños evolucionan en sus logros.

Cuando el maestro estudia sobre la lectoescritura inicial se enfrenta con teorías, investigaciones y estrategias de la práctica educativa que tienen distintos enfoques como el socio-cultural, el constructivista y la psicolingüística.

En torno a la lectoescritura existen múltiples métodos y teorías que los fundamentan. Unos se centran en los aspectos más formales del aprendizaje y tratan el proceso desde las partes hacia el todo, es decir, partiendo de las letras, hacia las silabas, posteriormente las palabras y luego las frases.

Otros métodos son constructivistas y atienden a teorías que insisten en que la percepción del niño comienza siendo sincrética, captando la totalidad y no adentrándose en los detalles, parten del todo y presentan al niño palabras completas con su correspondiente significado.

Los educadores son conscientes de la necesidad de conocer los diferentes métodos y conocer sus alumnos para escoger las mejores estrategias de la enseñanza aprendizaje de la lectoescritura.

Método Silábico

El método silábico se les adjudica a los pedagogos: Federico Gedike (1779) y Samiel Heinicke, el método se define como el proceso mediante el cual se enseña la lectoescritura y consiste en la enseñanza de las vocales. Posteriormente la enseñanza de las consonantes se van cambiando con las vocales formado sílabas y luego palabras.

Proceso del método silábico:
1. Se enseñan las vocales enfatizando en la escritura y la lectura.

2. Las consonantes se enseñan respetando su fácil pronunciación, luego se pasa a la formulación de palabras, para que estimule el aprendizaje.

3. Cada consonantes se combina con las cinco vocales en sílabas directas así: ma, me, mi, mo, mu, etc.

4. Cuando ya se cuenta con varios sílabas se forman palabras y luego se construyen oraciones.

5. Después se combinan las consonantes con las vocales en sílabas inversas así: am, em, im, om, um y con ellas se forman nuevas palabras y oraciones.

6. Después se pasa a las sílabas mixtas, a los diptongos, triptongos y finalmente a las de cuatro letras llamadas complejas.

  1. Con el silabeo se pasa con facilidad a la lectura mecánica, la expresiva y la comprensiva.

8. El libro que mejor representa este método es el silabario.

Método Alfabético

Desde que se inició durante la antigüedad la enseñanza de la lectoescritura en forma, sistematizada, se ha empleado el Método alfabético.  Este método se viene usando desde las edad Antigua, Media y Moderna, recibió el nombre de Alfabético por seguir el orden del alfabeto.

Según Giuseppe Lombardo Radice, su aplicación requiere del seguimiento de estos pasos.

1- Se sigue el orden alfabético para su aprendizaje

2-Cada letra del alfabeto se estudia pronunciando su nombre: a; be, ce; de; e; efe; etc.

3- La escritura y la lectura de las letras se va haciendo simultáneamente.

4- Aprendiendo el alfabeto se inicia la combinación de consonantes con vocales, lo que permite elaborar sílabas., la combinación se hace primero con sílabas directas, ejemplo: be, a: ba; be. e; be, etc. Después con sílabas inversas ejemplo:

a, be: ab, e, be: ed, i, be: ib, o be: ob, u be: ub y por ultimo con sílabas mixtas.  Ejemplo: be, a, ele, de, e: de, e: balde.

5- Las combinaciones permiten crear palabras y posteriormente oraciones.

6- Posteriormente se estudian los diptongos y triptongos; las mayúsculas, la acentuación y la puntuación.

7- Este método pone énfasis en la lectura mecánica y posteriormente a la expresiva (que atiende los signos de acentuación, pausas y entonación) y después se interesa por la comprensión.

 Método Fonético  Fónico

Proceso que sigue la aplicación del método fonético o fónico:

1. Se enseñan las letras vocales mediante su sonido utilizando láminas con figuras que inicien con la letras estudiada.

2. La lectura se va atendiendo simultáneamente con la escritura.

3. Se enseña cada consonante por su sonido, empleando la ilustración de un animal, objeto, fruta, etc. Cuyo nombre comience con la letra por enseñar, por ejemplo: para enseñar la m, una lámina que contenga una mesa; o de algo que produzca el sonido onomatopéyico de la m, el de una cabra mugiendo m… m… etc.

4. Cuando las consonantes no se pueden pronunciar solas como; c, ch, j, k, ñ, p, q, w, x, y, etc., se enseñan en sílabas combinadas con una vocal, ejemplo: chino, con la figura de un chino.

5. Cada consonante aprendida se va combinando con las cinco vocales, formando sílabas directas; ma, me, mi, mo, mu, etc.

6. Luego se combinan las sílabas conocidas para construir palabras: ejemplo: mamá, ama memo, etc.

7. Al contar con varias palabras, se construyen oraciones ejemplo: Mi mamá me ama.

8. Después de las sílabas directas se enseñan las inversas y oportunamente, las mixtas, las complejas, los diptongos y triptongos.

Fuente: https://ptyalcantabria.wordpress.com

Источник: https://www.imageneseducativas.com/estrategias-para-ensenar-a-leer-y-escribir-2/

Cómo y cuándo enseñar a leer y a escribir

Cómo enseñar sílabas a los niños

El proceso de aprender a leer y a escribir se conoce con el nombre de lectoescritura. Leer implica la comprensión de un texto y escribir supone la producción de un mensaje con un determinado propósito. Se trata, por lo tanto, de acciones con aspectos comunes pero que requieren de algunas habilidades distintas.

La mayoría de niños siente deseo de empezar a leer y a escribir porque esto significa entrar en el mundo de los mayores. No obstante, no siempre los adultos sabemos acompañar este proceso para que sea satisfactorio y se dé adecuadamente.

¿En qué momento empezar?

En un contexto social como el nuestro, es habitual que el niño vea experiencias de lectura y de escritura en acciones cotidianas y que se relacione de una u otra manera con el código escrito.

Observar atentamente las páginas de un libro, imitar el acto de leer o de escribir, escuchar a los adultos que leen en voz alta, hacer deducciones o hipótesis de lo que pasará en un cuento o reflexionar sobre lo que se debe escribir en un mensaje son aspectos que, sin necesidad de dominar el código escrito, ya forman parte de este aprendizaje.

Este tipo de actividades son muy relevantes y suponen, en muchos casos, una gran diferencia entre aquellos que han disfrutado de ellas con la familia y los que no han tenido esta oportunidad. La escuela debería tenerlo en cuenta y ofrecer situaciones que generen un vínculo afectivo con este aprendizaje.

Ahora bien, la adquisición del mecanismo de lectura y de escritura de manera autónoma se produce entre los cuatro y los ocho años y dependerá de la madurez del niño.

Para empezar a leer y a escribir es necesario haber desarrollado habilidades como: tener control del movimiento (del cuerpo y de la mano); coordinación y agilidad visual (para discriminar las letras y seguir correctamente la línea); una buena oralidad (articulación de los sonidos, vocabulario rico, estructura correcta del discurso) y atención, concentración y capacidad de escucha.

Así pues, para empezar la lectoescritura es indispensable reconocer que hay necesidades previas que hay que atender, que cada niño tiene ritmos e intereses diferentes y que se debe acompañar el proceso sin presiones que puedan ser contraproducentes.

Acompañar en el proceso

En el aprendizaje de la lectoescritura es clave combinar la sistematización con la creatividad y la espontaneidad, partiendo siempre de las vivencias del niño y de su necesidad de explorar, jugar y compartir.

Una característica de los niños es su conexión con las palabras: les gusta jugar con los sonidos, hacer rimas, etc.

Estas actividades son importantes en este proceso, ya que les permiten desarrollar la conciencia fonológica, es decir, la capacidad de reconocer los elementos que forman el lenguaje (palabras, sílabas y fonemas) y reflexionar sobre ellos. Se trata de una capacidad relevante para aprender el código escrito.

Para guiar la adquisición de la lectura y la escritura es pertinente recuperar y renovar las aportaciones de pedagogos de referencia como M. Montessori o C. Freinet.

Autores que nos ofrecen materiales, experiencias y una manera de entender el aprendizaje del niño y su naturaleza que, al lado de aportaciones más recientes en el ámbito de la psicología o de la neuroeducación, nos dan la posibilidad de acompañar este proceso teniendo en cuenta la particularidad de cada niño.

Materiales que ayudan

En este sentido, es necesario disponer de materiales para que cada niño, de manera autónoma, pueda desarrollar habilidades distintas, y con gradación de dificultad.

Nos referimos, por ejemplo, a utilizar letras de lija, pizarras individuales donde trazar letras o alfabetos móviles; materiales que, ordenados y utilizados de forma adecuada, sirven para conocer el código (asociar sonido y grafía) de una manera sensorial, ayudando a hacer visible este lenguaje abstracto.

Vídeo que muestra el sistema Montessori de aprendizaje de lectoescritura.

Siempre que sea posible, es mejor ofrecer materiales autocorrectivos que permitan al niño comprobar aspectos como si ha compuesto correctamente la palabra. Se trata de dar oportunidades de aprendizaje, promover la autonomía y evitar que la mirada evaluadora del adulto pese constantemente sobre el alumno.

Facilitar la comprensión y la expresión

En cuanto a la lectura, es necesario empezar a leer palabras conocidas y asociarlas a dibujos o a acciones. Debemos asegurarnos que el lector podrá dar sentido a lo leído desde el inicio del proceso y que tendrá cerca distintos materiales para leer (carteles, palabras con dibujos, etc.), sin olvidar las obras literarias con variedad y riqueza textual para que explore la lectura.

La escritura deberá surgir de las frases vivas del niño, de sus ganas de expresarse. Por este motivo, debe haber espacio para la escritura libre, vinculada al dibujo y a la expresión oral. En la línea de lo que afirmaba Freinet, el niño puede escribir de lo que quiera y cuando quiera, expresando en una frase o un texto sus deseos o vivencias.

Primero pueden ser escritos por el adulto al lado del niño y más adelante ya podrá hacerlos solo. Para que esto sea posible, es necesario que el niño tenga espacios y materiales para escribir sin prescripción del adulto, para hacer garabatos y tantear su escritura o tener una libreta para hacer sus anotaciones en el espacio exterior, en momentos de juego, etc.

Escribir con sentido

En la escuela también hay muchas situaciones de escritura donde es necesario que los niños puedan participar. Elaborando pequeñas noticias, carteles, escribiendo listas de aspectos para recordar, de normas para jugar, de cuentos, de rimas, etc. Se trata de que, con el acompañamiento del adulto, el niño se dé cuenta de la función práctica, comunicativa o creativa del lenguaje escrito.

Cuando se escribe con un objetivo y teniendo en cuenta un destinatario real, en mensajes breves para familiares u otros compañeros, tiene más sentido el proceso de planificar lo que se quiere escribir, textualizarlo y revisarlo.

Esta revisión es una oportunidad para valorar lo que ha querido expresar el niño y, después, ofrecerle materiales claros para que, de forma visual, pueda corregir su escrito.

Pasar el texto a ordenador

No es necesario corregirlo siempre todo, no se trata de focalizar en el error, ahora bien, el texto debe ser totalmente correcto si se va a exponer, si lo vamos a mirar frecuentemente, porque la ortografía se adquiere básicamente mediante memoria visual. En este caso, pasar el texto al ordenador puede ser un buen ejercicio.

En resumen, el proceso de lectoescritura se debe acompañar, requiere de un adulto que ejerza de modelo de lectura y de escritura e implica tiempo.

Conviene dar voz al niño, escucharle y darle oportunidades de crecimiento con materiales y experiencias variadas.

Una vez adquirido el mecanismo, es decir, cuando el niño ya sabe el funcionamiento de la lectura y la escritura, deberá continuar perfeccionando estas habilidades.

Es importante no dejarle solo, continuar compartiendo lecturas en voz alta y favorecer la escritura con finalidades distintas. Iniciar este aprendizaje de manera adecuada es clave para que alrededor de los ocho años no decaiga el interés por leer y escribir y el niño pueda consolidar este aprendizaje.

Источник: https://theconversation.com/como-y-cuando-ensenar-a-leer-y-a-escribir-118941

¿Cuáles son los mejores métodos para enseñar a leer?

Cómo enseñar sílabas a los niños
Foto de Escuela creado por rawpixel.com – www.freepik.es

El aprendizaje de la lectura es, sin duda, el objetivo más importante de la escolaridad. Los niños están deseosos de conocer el código escrito para poder descifrar el mundo mágico que esconden los textos escritos.

Y los padres ansían ver a sus pequeños leyendo. A ninguno de los muchos aprendizajes que los niños reciben en la escuela prestan tanta atención los padres como al de la lectura. Y no les falta razón, ya que dificultades para aprender a leer suelen ir asociadas al fracaso escolar.

Métodos para enseñar a leer

Existen varios métodos para enseñar a leer y los colegios, por diferentes razones, se inclinan por uno u otro. Es verdad que al final todos los niños aprenden a leer, pero la tarea puede resultar más fácil o difícil en función del método elegido.

Y también es verdad que para los niños que tienen dificultades con la lectura, esas dificultades pueden ser más acentuadas en función del método. Por eso la elección del método es una cuestión sumamente importante.

Vamos a analizar aquí las principales ventajas e inconvenientes que tiene cada uno de los tres principales métodos para enseñar a leer: global, silábico y fonético.

El método global consiste en enseñar a leer directamente las palabras o incluso las frases. Se comienza por las palabras más familiares para el niño y se va extendiendo ese aprendizaje a palabras nuevas, para ir incrementando el vocabulario visual.

El problema de este método es que hay decenas de miles de palabras que el niño debe aprender, por lo que se trata de un aprendizaje tremendamente largo.

De hecho, con un método global puro el niño nunca llegaría a ser un buen lector pues siempre se podría encontrar con alguna palabra que no hubiese visto anteriormente y que no podría leer.

Son pocos los colegios que utilizan métodos globales puros, ya que suelen comenzar por las palabras, pero posteriormente enseñan a descomponerlas en sílabas y grafemas. Con lo cual se transforman en métodos silábicos y fonéticos. Se les suele llamar métodos mixtos).

Un segundo método, muy utilizado en español, es el silábico. Con este método la cantidad de aprendizajes a realizar se reduce considerablemente porque el número de sílabas es bastante menor que el de palabras. Aun así, la cantidad de sílabas existentes en español supera el millar.

Esto significa tener que aprender más de mil asociaciones entre formas escritas y pronunciación para poder leer bien cualquier palabra. Por lo que los niños se pueden encontrar palabras formadas por sílabas desconocidas (por ejemplo “fruncir” con la sílaba “frun” que no podrán leer).

Finalmente, el método fonético requiere aprender la pronunciación de cada letra. O dicho con más precisión, de cada grafema, ya que algunos grafemas están formados por dos letras (ch, ll, rr, qu, gu). De esta manera, en español, el escolar solo tiene que aprender a pronunciar los 30 grafemas para convertirse en lector.

Con los métodos fonéticos no importa que la palabra sea familiar o desconocida o que haya visto antes las sílabas que la componen. Sólo tiene que saber la pronunciación de los treinta grafemas. Por ello, en los sistemas alfabéticos, antes o después, todos los métodos tienen que terminar por enseñar las reglas de conversión de grafemas en fonemas.

De lo contrario el niño no llegaría a ser un lector competente.

Este es el método para enseñar a leer que utilizamos en Smartick Lectura, el método de aprendizaje de lectura y comprensión lectora que se adapta al ritmo y capacidad de cada niño.

Ventajas e inconvenientes de cada método

Parece evidente que los métodos fonéticos son los más rápidos y eficaces. ¿Por qué entonces no son los que se utilizan en todos los colegios? Se dice a favor de los métodos globales que son más motivadores.

Pero realmente no hay nada más motivador para un niño que comprobar que con unos pocos aprendizajes, tal como sucede con el método fonético, ya es capaz de leer. Y de hecho, en pocos meses, la mayoría de los niños adquieren esos aprendizajes.

Desde el principio el niño siente una gran ilusión al ver que en cuanto conoce las vocales y unas pocas consonantes ya puede leer muchas palabras.

En cuanto al método silábico, tiene la ventaja de que la sílaba es una unidad del lenguaje muy intuitiva que todos los niños conocen desde muy pequeños. Pero son muchas las asociaciones que tienen que aprender hasta poder ser capaces de leer.

La mejor forma de enseñar a leer

El inconveniente del método fonético es que los fonemas aisladamente son difíciles de pronunciar. Pero si se comienza con las vocales y algunas consonantes pronunciables como la “sssss” o la “mmm” o la “ffff” el niño capta enseguida el concepto de fonema.

Además, deben combinar cada fonema que aprenden con las vocales para formar sílabas que les resulten más sencillas de pronunciar. Pero manteniendo la identidad del fonema. Es decir, sabiendo que la “s” unida a la “a” es “sa” pero la “a” unida a la “s” es “as”.

Con este procedimiento los niños aprenden a leer muy rápido y sin problemas.

Y además este método cuenta con el respaldo de la neurociencia ya que recientemente se ha comprobado que el aprendizaje de las reglas grafema-fonema es lo que realmente consigue formar los circuitos cerebrales responsables de la lectura en el cerebro.

En Smartick Lectura enseñamos el sonido y cómo se escribe cada letra del abecedario del español a través de cuentos cortos.

Video: la letra A

En este vídeo se explica cómo se pronuncia y escribe la letra A con el apoyo de un cuento con varias palabras que la contienen. En Smartick Lectura utilizamos estos vídeos de apoyo para enseñar a los niños a conocer y escribir cada letra del abecedario.

Si quieres que tu hijo aprenda a leer con los cuentos de cada letra, regístrate en Smartick Lectura y pruébalo gratis.

Para seguir aprendiendo:

  • Lectoescritura: todo lo que necesitas saber
  • Método de lectura para niños Smartick Lectura
  • Aprender a leer, la tarea más importante
  • Aprender a leer jugando es posible
  • La conciencia fonológica ayuda a leer bien

Источник: https://www.smartick.es/blog/lectura/metodos-para-ensenar-a-leer/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: