Cómo evitar la sobreprotección a los niños

Consejos para evitar ser padres sobreprotectores

Cómo evitar la sobreprotección a los niños
La sobreprotección es un problema que causa baja autoestima e inseguridad en los hijos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La sobreprotección es algo que los padres de familia no pueden evitar, porque se da de forma natural e inconsciente.

La mayoría suele cuidar en exceso a los niños de alguna forma, aunque parezca inofensivo y que no tiene impacto en su rutina.

En ocasiones estas acciones son muy recurrentes y exageradas, que provocan consecuencias indeseadas en la personalidad del infante.

De acuerdo con la psicóloga Helen Muñoz, la sobreprotección puede darse de varias maneras. Algunos están pendientes de sus hijos de forma constante, otros son excesivamente cuidadosos con su salud o limitan las actividades de los pequeños para evitar que algo malo les ocurra.

“El punto clave de este problema es que los padres desean que nada les pase a los hijos, lo cual es imposible, porque lo único que logran es limitarlos a que desarrollen estrategias y habilidades con las cuales se puedan enfrentar al mundo. Las dificultades tarde o temprano se presentarán y ellos no sabrán cómo enfrentarlas”, explica la profesional.

Problemas interpersonales y desconfianza son consecuencia de la sobreprotección. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Además, los niños sobreprotegidos crean poca confianza en sí mismos. Se sienten incapaces de hacer las cosas por sí solos porque se acostumbran a que sus padres hagan las cosas por ellos y cuando no lo hacen, se pueden generar casos de ansiedad.

“Aunque muchas veces el adulto cuida excesivamente como una muestra de amor, es frecuente que el niño considere que lo hacen porque es inútil, lo cual afecta su autonomía”, dice Muñoz.

Para evitar que su hijo o hija se sienta de esa forma, a continuación, los profesionales aconsejan cinco estrategias para controlar el impulso de sobreproteger a los niños.

Permítales hacer sus actividades

Muñoz indica que los padres no deben hacer nada que el niño esté en capacidad de hacer por sí mismo. Hay que verificar que se mantenga en ambientes seguros, pero permitirles hacer cosas propias de su edad, si se llega a lastimar, cerciorarse que se encuentra bien y dejar que continúe jugando.

Hacer solos cualquier actividad aumenta la confianza en los niños. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Esta libertad hará que el pequeño confíe en sí mismo y en sus capacidades. Contrario a lo que le sucede a un niño sobreprotegido, que no se siente amado sino es inseguro y temeroso, porque ha aprendido que no puede enfrentar solo las situaciones de la vida.

Siga su instinto de padre

En algunas ocasiones, los padres presionan tanto a los hijos para que hagan perfectamente sus actividades, sin cometer algún error. Cuando se lastiman o se equivocan, los adultos creen que es porque no están cumpliendo su rol adecuadamente, lo cual es un error.

Su instinto como padre de familia es proteger al niño, pero con eso no evitará que se lastime o equivoque. Estos son procesos normales de su aprendizaje, que le ayudarán a tener madurez y confianza en sí mismo. Usted no está cometiendo ningún error al dejar que el niño se frustre o enoje.

Confíe en las capacidades de su hijo

Informarse acerca de lo que pueden hacer los niños según su edad cronológica le dará una idea de lo que ellos son capaces de hacer por sí mismos y así evite hacerlo por ellos.

Cuando le diga frases como “yo puedo” o “quiero hacerlo solo”, únicamente supervise cómo lleva a cabo la actividad. Deje que lo intente y aunque lo haga mal, motívelo para que siga intentándolo hasta que lo perfeccione.  Evite decir frases como “mejor lo hago”, “te tardas mucho” o “lo dejaste mal”.

Si el niño le pide hacer algo solo, déjelo y solo supervise que todo salga bien. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Recuerde que el trabajo de los padres es guiar a los hijos para que ellos sean autónomos y capaces de hacer lo que se propongan. Todo lo que se haga por ellos, cuando ya están listos para hacerlos por sí solos, los limita y frena su desarrollo”, enfatiza Muñoz.

Hagan un equipo

La psicóloga Ximena Dávila aconseja que los padres e hijos hagan un equipo para las responsabilidades que hay en el hogar. Delegarles actividades como hacer su cama o recoger su ropa fomenta en los niños la autonomía e independencia.

Estas actividades asignadas puede cambiarlas cada cierto tiempo para que se sientan capaces de llevar a cabo diferentes responsabilidades. Además, fomenta el sentimiento de trabajar en equipo para sacar adelante un hogar.

Programe actividades fuera del colegio

Practicar actividades fuera del colegio y del hogar también fomenta la autonomía y confianza de los niños, pero lo más importante es que le permiten hacer cosas por sí solos, sin la influencia de los padres. Cuando los pequeños hacen actividades fuera del hogar, en donde se mantienen sobreprotegidos, se sienten libres y aprender a manejar la frustración ellos solos.

Las actividades fuera del hogar le permite a su hijo sentirse libre y no ser controlado por sus padres. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Por ejemplo, para las madres que llevan a sus hijos a karate les cuesta ver cómo, algunas veces, sus hijos reciben golpes. Pero eso les ayuda a ellos a manejar las frustraciones por sí solos, a sentirse independientes y capaces de salir adelante sin sus padres”, dice Dávila.

Coordínese con su pareja

Ponerse de acuerdo con su pareja acerca de los límites que pondrán a su hijo evita que el niño crea que uno es el bueno y otro el malo. Al crear ambos un equipo de crianza ayuda a que él los vea como autoridad a ambos.

También ayuda a que el niño sepa el apoyo que puede recibir de cualquiera de sus padres y aprenda a tenerle confianza a los dos.

Como padre y madre de familia debe aprender a controlar sus impulsos de sobreprotección, para evitar daños a la personalidad de su hijo. Recuerde que es importante dejarlos vivir, que comentan errores y disfrutar de todas las actividades que deseen hacer. Esto les provocará seguridad y control a sus emociones.

Contenido relacionado

>¿Cómo apoyar a niños con dificultades emocionales y académicas?

>¿Su hijo tiene algún apego especial hacia algún objeto? Esta es la causa y los efectos

>¿A qué edad se les debe dar celulares a los niños?

Источник: https://www.prensalibre.com/vida/salud-y-familia/consejos-para-evitar-ser-padres-sobreprotectores/

Cómo evitar ser sobreprotector con tu hijo

Cómo evitar la sobreprotección a los niños

Hay una delgada línea entre ser protector y ser sobreprotector. Es común que el miedo y la ansiedad por los desafíos cotidianos nos lleven a sobreproteger a nuestros hijos. Evitar patrones de crianza sobreprotectores puede ofrecerles espacios de mayor independencia.

Es natural querer proteger a nuestro hijo, especialmente si tiene algún tipo de discapacidad. Pero es demasiado fácil caer en la trampa de protegerlo demasiado. Sobreproteger puede sentirse bien al principio pero no le permitirá desarrollar las habilidades que necesita para ser independiente o experimentar la sensación de logro al trabajar para lograrlas.

La sobreprotección puede tomar muchas formas. Algunos padres pueden tratar de evitar cualquier problema antes de que surja, a otros les puede resultar fácil dejar pasar las pequeñas expectativas o hacer todo por su hijo y a veces, cuando los problemas de un niño incluyen conductas problemáticas, es posible que los padres no se sientan cómodos haciendo cumplir los límites.

Usar estrategias como estas de vez en cuando no significa que sea sobreprotector. Pero si se convierten en tus movimientos habituales pueden ser parte de un patrón de comportamiento sobreprotector. Aquí hay cinco pautas para ayudarlo a controlar estos impulsos naturales y ayudar a su hijo a aprender a tener éxito.

No tener miedo las primeras veces

Tu hijo probará muchas cosas nuevas, desde los primeros pasos hasta la primera cita romántica. Sus dificultades pueden hacer que estas primeras veces sean más difíciles de manejar, pero eso no significa que no debería intentarlo.

En lugar de alimentar sus temores, proponele estrategias para enfrentarlos. Por ejemplo, si te preocupa que tome el micro escolar solo, no le ofrezcas llevarlo en tu auto. En lugar de eso, preguntale si quiere que sigas el micro escolar en el auto para que ambos sepan que vos estas cerca si lo necesita.

Reconocer la ansiedad de todos

Toda situación que implique mayor independencia, nos genera ansiedad. Hablar sobre tus preocupaciones con él le ayuda a aceptar que está bien sentirse ansioso, pero que esto no lo debe detener.

Hablá de lo que les produce ansiedad a cada uno. Luego piensen en maneras de resolver los problemas y creen un plan de contingencia.

Permitir que tu hijo intente nuevas actividades le enseña que es capaz de hacer cosas que lo ponen nervioso, y que además demuestre que es capaz de hacerlas.

Establecer y mantener las expectativas

Si tu hijo es propenso enojarse podría ser más simple pasarlo por alto que hacer cumplir las reglas.

Al establecer con claridad lo que esperás de él diariamente, le estás diciendo que tendrá que rendir cuenta de sus acciones y que vos creés que puede comportarse bien.

También está sentando precedente para establecer reglas relacionadas con responsabilidades mayores, como tener un celular.

Considerá trabajar en reglas razonables con tu hijo para que él las incorpore. Luego, escribilas para que no haya dudas de cuáles son. Y cuando llegue el momento de tener un teléfono habrá sentado el precedente de tener un acuerdo por escrito.

Permitirle cometer errores

Cuando tu hijo está teniendo problemas con sus amigos, en la escuela o en su primer trabajo, podés estar tentada a intervenir, especialmente cuando sentís que lo que está sucediendo está relacionado con sus dificultades.

A menos que tu hijo esté en peligro o vaya a cometer un error del que no podrá recuperarse, es importante que te hagas a un lado. Permitirle que cometa errores no significa que lo estás programando para que fracase. Significa que estás preparándolo para que resuelva sus problemas por sí solo y aprenda a ser consciente de sus acciones.

Dejar de sentirse culpable

Muchos padres de niños con discapacidad  pueden sentir culpa que puede llevar a que hagas por tus hijos más de lo que deberías. Y eso puede ocasionar que tu hijo se sienta diferente o que necesita ser protegido de las cosas que le resultan difíciles.

Liberarse del sentimiento de culpa es más que lograr sentirse mejor. Le da a tu hijo la oportunidad de descubrir las fortalezas que puede desarrollar a partir de aprender a dominar sus desafíos.

Enseñar a tu hijo las habilidades que necesita para ser independiente podría ser más difícil que hacer las cosas por él, pero vale la pena invertir el tiempo y la energía. Ser protector, pero no sobreprotector es la manera más efectiva de ayudar a tu hijo a aprender las habilidades y estrategias que necesita para sobrellevar situaciones difíciles todos los días.

Te acercamos este fragmento de una entrevista realizada a Pablo Pineda donde habla sobre la sobre protección. Imperdible.

Источник: https://www.zonadesentidos.com/blog/como-evitar-ser-sobreprotector-con-tu-hijo/

Consejos para evitar sobreproteger a los hijos

Cómo evitar la sobreprotección a los niños

Todos los padres se esfuerzan a diario por conseguir que sus hijos estén lo mejor cuidados posibles, que crezcan sanos y que tengan todo lo que necesitan.

Sin embargo, en ese ánimo de que estén bien hay quienes lo que hacen es sobreprotegerles.

¿Cómo lo hacen? Llevando a cabo acciones tales como no dejar que realicen solos determinadas actividades, preparándoles la mochila del colegio para que no se olviden de nada, no dándoles ningún tipo de obligaciones…

Sin embargo, hay que evitar esa sobreprotección porque lo único que se consigue con la misma es que los niños se conviertan en personas inseguras, incapaces de asumir responsabilidades, con problemas para aceptar los errores que cometen, dependientes de los demás…

En el caso de que consideres que posiblemente estés protegiendo en exceso a tus hijos, es el momento de tomar medidas para evitarlo. ¿Qué hacer? Seguir las recomendaciones que te exponemos a continuación:

1-No les des todo lo que piden

Indiscutiblemente el principal error en el que caen muchos padres es en el de conceder a sus niños todos los deseos que quieren.

De esta manera consideran que les están haciendo muy felices en su infancia, pero la realidad es que están logrando que sean personas caprichosas, que sólo piensan en sí mismas y que no son capaces de asumir que no siempre se puede tener lo que se anhela.

Es más, incluso no llegarán a valorar nada de lo que poseen y no aprenderán que, en la vida, las cosas se logran con esfuerzo.

2-No les resuelvas todos sus problemas

En ese afán por sobreproteger a los hijos, hay adultos que, cuando los menores se ven envueltos en problemas, se encargan de resolverlos directamente o bien proceden a echarles las culpas a cualquiera menos a sus vástagos. Y eso, como es de imaginar, es un error grave.

Es importante que desde temprana edad aprendan que deben responsabilizarse de sus actos, asumir sus consecuencias, reconocer sus fallos y encontrar soluciones. Sólo de esta manera se logrará que sean adultos responsables. Y es que una cosa es ayudar a los hijos a hacerle frente a una situación problemática y otra es resolvérsela directamente.

3-Que asuman responsabilidades

Posiblemente lo hayas comentado con otros padres: cada vez más en nuestra sociedad se está apostando por descargar de responsabilidades a los menores y se opta porque sean sus padres los que las asuman. Así nos encontramos con que ahora los adultos tienen que prepararles las mochilas para ir al colegio, tienen que llevar sus agendas de tareas escolares…Eso es un error.

Los niños, como siempre ha ocurrido, tienen que asumir obligaciones acordes a su edad, pues eso les hará ser responsables y trabajadores. De esta forma, hay que optar porque los pequeños preparen la citada mochila, sepan qué ejercicios tienen que realizar para clase, recojan su cuarto, ayuden a poner y quitar la mesa o pongan la ropa sucia en el cesto de la lavadora, entre otras.

4-Que aprendan a gestionar su frustración

Otra de las medidas que los adultos deben llevar a cabo en pro de evitar educar a niños sobreprotegidos es que les ayuden a gestionar su frustración. Cuando cometen un error, cuando se equivocan o cuando no consiguen lo que desean puede ocurrir que monten una pataleta o lloren para que los adultos hagan lo que ellos desean. Sin embargo, eso es un error.

Es importante que, desde temprana edad, asuman la frustración por no lograr lo esperado. ¿Cómo hacerlo? Permitiéndoles que “desfoguen” la misma y luego, cuando ese episodio haya acabado, procedan a sentarse con los menores para hablar con absoluta tranquilidad. Hay que hacerles ver que en la vida no siempre se consigue lo que se quiere y que eso es algo que hay que asumir.

De la misma manera, hay que enseñarles cómo pueden canalizar esa sensación negativa para convertirla en positiva.

Con estas sencillas claves que te hemos dado a conocer a lo largo del artículo, cualquier padre o madre podrá poner en juego unas herramientas que, sin lugar a dudas, les serán de gran ayuda para dejar de sobreproteger a sus pequeños y así convertirlos en personas adultas responsables, comprometidas con los demás, capaz de gestionar sus frustraciones, nada egoístas, capaces de asumir sus culpas y errores y conscientes de que no siempre se puede tener todo lo que se quiere en la vida.

¿Preparado para utilizar esos consejos en pro de evitar que tus hijos estén sobreprotegidos? Si te acabas animando, prepárate para tener paciencia pues, como imaginarás, los avances no se alcanzarán de manera inmediata sino que requerirán su tiempo para que los niños vayan asimilando y aceptando las mencionadas medidas.

Источник: https://okdiario.com/bebes/consejos-evitar-sobreproteger-hijos-2702950

Consecuencias de sobreproteger a los niños

Cómo evitar la sobreprotección a los niños

Las prisas, el deseo de que los niños disfruten de su infancia, el afán de perfeccionismo…

llevan a los padres a anticiparse en la satisfacción de las necesidades de sus hijos y a evitarles cualquier contratiempo.

El niño necesita sentirse querido y cuidado por sus padres para tener un buen desarrollo emocional. Sin embargo, si se le protege en exceso, se le puede perjudicar más que beneficiar.

No se puede mantener al niño permanentemente en un invernadero, convirtiéndolo en el centro de todas las atenciones y ocultándole de todos los peligros. Los padres tienen que dejarle evolucionar para no entorpecer su desarrollo.

Cómo comienza la sobreprotección

Hay padres que desconocen lo que se le puede exigir al niño y fomentan conductas más infantiles de lo que le corresponde por su edad. En otras ocasiones, no dejan que el niño haga determinadas cosas porque a ellos, evidentemente, les sale mejor y lo hacen en menos tiempo.

Otros piensan que es mejor hacerles la vida “más fácil” y procuran anticiparse a cualquier necesidad y demanda de su hijo antes de que él mismo lo pida.

Los hay que prefieren evitar enfrentamientos porque no les resulta fácil mantenerse con firmeza en situaciones estresantes o incluso simplemente porque el niño tiene una cara encantadora que “camela”.

Consecuencias de sobreproteger al niño

Si en lugar de apoyar al niño, sugerirle y guiarle para que aprenda por sí mismo, le imponemos, vigilamos y le damos todo solucionado, lejos de ayudarle a crecer, el niño tendrá un escaso desarrollo de sus habilidades (vestirse, comer…

) y adoptará una postura de pasividad y comodidad, ya que interiorizará que sus padres, de los que tendrá una gran dependencia, siempre están dispuestos a ayudarlo. Su autoestima será baja y tendrá poca seguridad en sí mismo, creyéndose incapaz de resolver sus dificultades.

Le costará mucho tolerar frustraciones, posponer las gratificaciones y no sabrá valorar lo que tiene.

Rehuirá los problemas en vez de tratar de enfrentarse a ellos y no sabrá cargar con las consecuencias de sus propios actos… En resumen, será una persona inmadura y débil que podrá dejarse llevar con más facilidad por las malas amistades o por el ambiente que le rodea.

Ideas que ayudan a los niños y padres

Si supiéramos lo importante que es para el desarrollo de su personalidad que los niños logren hacer las cosas sin ayuda, les dejaríamos actuar solos en más ocasiones. • Cuando el niño nos pida ayuda, lo esencial es darle las sugerencias con las que solucionar el problema él mismo, con sus propios recursos. •

Es normal que el niño cometa errores, pero no nos anticipemos para evitar el tropiezo. Lo positivo es hacerle ver que cada vez le van saliendo mejor las cosas.

• Si se quiere realmente ayudar al niño, hay que preguntarle a él si nos necesita y, en el caso de que reclame nuestra ayuda, conviene averiguar qué es lo que realmente precisa.

• Hay que tomarse el tiempo necesario para permitir que el niño se desenvuelva solo. •

Debemos explicar al niño las razones de nuestras acciones, de modo que pueda actuar por sí solo, aun cuando no haya un adulto a su lado que le indique cómo hacerlo.

• No le ahorremos sacrificios razonables: el niño puede perfectamente colaborar en tareas domésticas como poner la mesa, hacerse la cama, recoger su cuarto, sacar la basura o aprender a no dar excesiva importancia a una situación de escasez o incomodidad. •

Ante un niño tímido, los padres deben procurar que salga más de casa, que abra más su círculo de amistades, que comparta sus cosas, etc.

, pero no forzándole, sino dándole ideas y predicando con el ejemplo, de lo contrario, con los años puede acabar siendo una persona temerosa, solitaria, arisca o desconfiada.

• Frente a situaciones que les puedan resultar complicadas, en lugar de evitarlas debemos prepararlos a través del diálogo. • Debemos protegerle de los peligros verdaderos, pero sin llegar al extremo de convertirle en una persona débil y temerosa.

Las experiencias de los niños

El niño necesita probar, saborear sus éxitos, tratar de mejorar y alcanzar metas difíciles, competir, superar sus fracasos… y poder entender los sentimientos de los demás.

Hay que prepararle para que pueda participar en la sociedad y para ello no hay que disimularle la realidad cotidiana, hay que permitirle que descubra el significado de los triunfos, de las decepciones, de los gozos y de los desconsuelos, propios y ajenos.

Fomenta el sentimiento de triunfo

Si le facilitamos la suficiente confianza en sí mismo para que pueda pensar y sentir por sí solo y le dejamos enfrentarse a las dificultades propias de su edad, podrá extraer recursos y estrategias que le harán sentirse triunfante y le servirán para arreglárselas sin sus padres en un futuro.

Virginia González. Psicóloga y profesora de Educación Infantil

Источник: https://www.conmishijos.com/educacion/valores/consecuencias-de-sobreproteger-a-los-ninos/

Sobreprotección Infantil. Consejos para evitarla

Cómo evitar la sobreprotección a los niños

(Tiempo de lectura 5 minutos)

«Ya te visto yo, que voy más rápido» «Vas a romperlo, déjame a mi» «Te termino los deberes, que si no no acabas» «Espera a que yo vaya, que siempre te caes» «Pregúntame antes de hacerlo»… ¿Te identificas con alguna de estas conductas?… Es natural querer proteger a los hijos, sin embargo, aspectos de la propia personalidad de los padres, generan conductas que limitan el aprendizaje en habilidades y recursos, y dificultan el desarrollo de la necesaria autonomía y autoconfianza en los más pequeños. Repasamos en el nuevo vídeo de nuestro canal «Área Humana TV: Psicología y Salud Emocional» las claves esenciales en la sobreprotección infantil y ofrecemos 6 consejos para evitar la sobreprotección de los padres.

VÍDEO: Sobreprotección infantil ¿Cómo diferenciar proteger de sobreproteger? Clic para tuitear

Proteger vs Sobreproteger: Claves para educar en responsabilidad

El amor, la responsabilidad de los padres con los hijos, en el cuidado, en la atención, hace que muchas veces se tienda a sobreproteger. Lo que es una conducta aprendida de nuestros propios padres.

Es muy diferente el cuidar del sobreproteger. El cuidar es darles la atención, todo aquello que necesitan para su bienestar. En cambio cuando se sobreprotege, hay una atención excesiva, un cuidado excesivo, que genera en los niños una dificultad para su desarrollo, y también para que generen confianza en ellos mismos. Dificulta esa capacidad para generar confianza en ellos mismos.

Sobreprotección infantil: Pensamientos desadaptativos en los padres

Hay una serie de pensamientos que son comunes en los padres que tienden a sobreproteger. Y suelen repetirse en cualquier situación en la que están sus hijos.

  • Exagerar y generalizar los riesgos
  • Interpretar todo como una amenaza
  • Intentar tener un control absoluto
  • Tendencia a auto culpabilizarse
  • Menospreciar las capacidades de los hijos

Pensamientos desadaptativos en los padres están en el origen de la sobreprotección infantil Clic para tuitear

Consecuencias en los hijos de la sobreprotección

Numerosas investigaciones nos dicen que la sobreprotección causa en los hijos: inseguridad, miedo, baja autoestima, ansiedad y también dificultades en las relaciones sociales. Se puede dar en ambos padres, pero a veces es más frecuente en que se de en la madre.

Cargamos sus mochilas de…

  • Inseguridad
  • Miedos
  • Baja autoestima
  • Ansiedad
  • Dificultades sociales

La sobreprotección infantil 'carga la mochila' de nuestros hijos Clic para tuitear

6 Consejos para evitar la sobreprotección infantil

  1. Uno de los principales consejos para evitar la sobreprotección infantil, el primero diría yo, es importante observar si los padres estamos sobreprotegiendo a los hijos. Tenemos que ver qué cosas estamos haciendo y qué conductas de sobreprotección estamos haciendo. Y tenemos que intentar cambiar esas conductas.
  2. Aprende a controlar y a manejar tus emociones, sobre todo de temor y de inseguridad ante esos fantasmas que aparecen en tu día a día, ante los peligros que le puedan aparecer a tus hijos. E intenta controlarte, porque esas emociones las estás transmitiendo.
  3. Deja que tus hijos hagan sus tareas acordes a su edad y capacidades.

    Confían en ellos y deja que se tomen su tiempo para hacer esas tareas. Lo necesitan. Por eso es importante que tengamos paciencia con ellos.

  4. Déjales que se equivoquen, déjales que se caigan, si no implica un peligro real. Para ellos es importante, porque van a aprender, van a ganar seguridad y confianza en sí mismos.

  5. Refuérzales, elógiales… Es importante para ellos, cuando hagan algo solos, que les digamos lo bien que lo han hecho, lo importante que es para ellos que lo hagan bien.
  6. Ayúdales a que se socialicen, para ello es importante que salgan del entorno familiar y que exploren y que conozcan, y disfruten de otros entornos.

La psicóloga nos ofrece 6 consejos para evitar la sobreprotección infantil Clic para tuitear

Recuerda

  • Reflexiona
  • Gestiona tus emociones
  • Confía y se paciente
  • Que aprendan de sus errores
  • Refuérzales y valórales
  • Que sean sociables

Los padres tenemos la responsabilidad de hacer que nuestros hijos sean independientes y responsables, de crecer con autonomía. Es importante que les demos todo el cariño, todo el amor, toda la atención que necesitan. Protegerles, pero sin sobreproteger, y así conseguiremos tener hijos seguros.

Tenemos la responsabilidad de potenciar en nuestros hijos su autosuficiencia y autonomía Clic para tuitear

Participa

Mariola Bonillo

Psicóloga Sanitaria. Experta en Terapia de Pareja y Sexualidad. Especialista en conflictos de pareja e intervención familiar.

Estamos a tu disposición para cualquier duda o consulta que desees hacernos | Psicólogos Madrid Centro de Psicología Área Humana

(Número de votos: 6 • Nota Media: 4.3)
Más opciones para compartir

  • Relacionados
  • Populares
  • Últimos

Источник: https://www.areahumana.es/sobreproteccion-infantil/

Orientaciones para evitar la sobreprotección de los hijos

Cómo evitar la sobreprotección a los niños

Cuando nos enfrentamos a la tarea de educar a los niños y niñas, son muchos los dilemas que pueden asaltarnos. Todos queremos lo mejor para los pequeños y tratamos de evitarles sufrimientos. Los niños y niñas están en un periodo de desarrollo y necesitan para completarlo, vivir sus propias experiencias y afrontar sus problemas.

La protección es algo natural, adaptativo, instintivo y necesario para la supervivencia, pero debemos encontrar un equilibrio para que la protección le permita autonomía, maduración y crecimiento. No se trata de exponerlos a peligros y sufrimientos, se trata de dejarlos crecer y madurar.

Padres y madres sobreprotectores

Es natural proteger a los hijos/as, es un instinto necesario para la supervivencia. Pero protegerlos consiste en dejar que los niños y niñas crezcan y maduren, que se enfrenten a problemas, que se equivoquen y sufran, pero que tengan la seguridad de que sus padres siempre están ahí para ayudarles.

Los progenitores sobreprotectores están de forma continua pendientes de sus hijos/as, evitando que se expongan a situaciones conflictivas, angustiantes o dolorosas. Toman sus decisiones, les hacen los deberes si lo necesitan, les dan todo lo que piden para evitarles la frustración, no les dan tareas del hogar, etc.

Los padres y madres piensan que con su actuación protegen a los pequeños de los disgustos de la vida, pero consiguen el efecto contrario.

Las emociones negativas, como la frustración, la angustia y la pena, han de experimentarse como forma de aprendizaje y maduración psicológica, es la manera de entrenar las fortalezas que les permitirán ser adultos seguros y fuertes para enfrentarse a los problemas.

Riesgos de la sobreprotección

La sobreprotección es la forma que tienen los padres para calmar su angustia, pero tiene importantes consecuencias negativas en el desarrollo de los niños y niñas. El exceso de protección, afecta al desarrollo sano del niño/a. Aparecen características negativas que permanecen en la edad adulta.

Durante la infancia se crean las bases de las fortalezas que nos permiten enfrentarnos a las adversidades. Cuando una persona pasa por estas etapas sin experimentar emociones negativas como la frustración, debido a una sobreprotección, puede sufrir muchísimo cuando llegue a la vida adulta.

  • Son niños/as inseguros y dependientes, más propensos a la depresión y a ser manipulados.
  • Intolerantes a la frustración.
  • Tendrán dificultad para tomar decisiones por sí mismos.
  • Puede estar relacionado con problemas psicológicos en la edad adulta.
  • Incapacidad para reconocer los errores y ser responsables de sus actos.
  • Suelen aparecer problemas para relacionarse con los demás.
  • Su desarrollo psicológico y maduración es inferior a su edad.
  • Se crea un pensamiento de inferioridad y la autoestima se daña.

10 Orientaciones para evitar la sobreprotección

Los niños y niñas necesitan protección y compañía, pero es necesario establecer unos límites en esa protección para que no tenga un efecto negativo en su desarrollo.

Es fundamental encontrar el equilibrio, de modo que fomentemos poco a poco la autonomía y la independencia, pero prestando atención y cuidado.

Lo conveniente es enseñarles cuestiones sencillas, que puedan hacer, sin perderles de vista.

1.- Ayúdale a construir una imagen de interior de sí mismo lo más positiva posible.

2.- Encuentra un equilibrio en la protección para que le permita ser autónomo.

3.- Transmítele una percepción tranquilizadora del mundo. Si ven peligros y no tienen autonomía, le creara mucha inseguridad.

4.- Dale confianza cuando crea que no puede hacer algo. Es importante hacerle ver que si puede y dejarle que el solo pueda hacerlo.

5.- Ocúpate de él/ella. Es importante que perciba esa atención y se sienta seguro para explorar el mundo.

6.- No desestimes los miedos del niño/a pero tampoco los aumentes.Escúchale, compréndele y ayúdale a ver las cosas de otro modo.

7.- No te excedas en advertencias del tipo cuidado te vas a caer, eso no. Es importante estar pendientes del pequeño pero dejarle hacer. Es decir que él/ella se perciba solo para afrontar retos.

8.- No hagas cosas por ellos, que pueden hacer por sí mismos. Es importante desarrollar su autonomía y responsabilidad.

9.- Ante las dificultades, conflictos o problemas que tenga elniño no intervengas en seguida y dejar que experimente formas de acción.

10.- Deja que se equivoque o se frustrede vez en cuando (sin que haya peligro para su integridad física o psicológica). De este modo irá madurando.

© 2018  Sobreprotección infantil Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga . Escuela de padres de Educapeques

Mas artículos que te pueden interesar:

Источник: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/orientaciones-sobreproteccion.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: