¿Cómo fomentar el bilingüismo infantil?

Bebes bilingües: estimulación para aprender una segunda lengua

¿Cómo fomentar el bilingüismo infantil?

Un bebé echa un vistazo a una foto durante una sesión de investigación con la estudiante y tutora de la UW Anna Kunz. Foto: University of Washington (UW) Institute of Learning & Brain Sciences (I-LABS)

Las doctoras neurocientíficas Naja Ferjan Ramírez y Patricia K. Kuhl, de la Universidad de Washington, UW (www.washington.edu), investigan desde hace años el procesamiento cerebral del lenguaje en los bebés y niños pequeños y han efectuado unos descubrimientos tan sorprendentes como útiles para desarrollar el bilingüismo desde edades muy tempranas.

Ferjan y Kuhl, que codirigen el Instituto de Ciencias del Aprendizaje y el Cerebro, I-LABS (http://ilabs.uw.edu/) de la UW, investigan como funciona y se activa el cerebro durante el aprendizaje, y afirman que todos los bebés tienen el potencial de aprender dos idiomas al mismo tiempo.

El I-LABS es un centro interdisciplinario dedicado a descubrir los principios fundamentales del aprendizaje humano, con especial énfasis en el desarrollo del cerebro y en investigar cómo, cuándo y por qué ocurre el aprendizaje temprano, para mejorar las vidas de los niños y ayudarles a alcanzar su máximo potencial, según a UW.

Este centro impulsa desde 2014 el proyecto Ready Mind (Mente lista) que incluye distintas iniciativas encaminadas a mejorar la forma en que alentamos el desarrollo de los pequeños y los preparamos para la escuela, y guiar a los padres, cuidadores y educadores sobre cómo desarrollar unos enfoques e intervenciones de enseñanza más efectivos, añade.

A mayor interacción, mejor aprendizaje

“Cuanto más frecuente, de calidad y en persona sea la interacción social y familiar de los niños pequeños con un segundo idioma, más rápido y mejor lo aprenderán”, aseguran a Efe las expertas del I-LABS, basándose en la evidencia científica que han obtenido en sus estudios con niños de entre siete y once meses de edad.

“Los niños pequeños aprenden mejor a través de interacciones sociales lúdicas con seres humanos en persona, y para criar a un niño con dos idiomas, es importante que tales interacciones ocurran con frecuencia, y en ambos idiomas”, explica a Efe la doctora Ferjan Ramírez, madre de dos niños pequeños que están aprendiendo tres idiomas: esloveno, español e inglés.

El método de enseñanza bilingüe de UW enfatiza la interacción social lúdica y la participación activa del niño. Aquí, el estudiante y tutor de UW Martín Horst juega con los niños. Foto: University of Washington (UW) Institute of Learning & Brain Sciences (I-LABS)

Para facilitar o mejorar las habilidades bilingües de los bebés y nos pequeños “también es importante que los pequeños oigan una buena cantidad de habla de alta calidad, en cada idioma”, añade.

“Los bebés aprenden mejor escuchando el ‘parentese’ o ‘lenguaje dirigido al niño’, que es el estilo exagerado, más lento y agudo de lenguaje que los padres usan para hablar con sus bebés”, señala Ferjan Ramírez.

“Además, es muy importante que los bebés no solo escuchen, sino que también interactúen y participen activamente en conversaciones de ida y vuelta en ambos idiomas”, señala.

En el I-LABS han descubierto que los bebés que escuchan la música rítmica con una métrica triple (con compases de 3/4) como los valses, mejoran el procesamiento cerebral de la música y del lenguaje, y que el bilingüismo aumenta en los recién nacidos la actividad de las regiones cerebrales relacionadas con habilidades mentales ejecutivas como la de resolver problemas.

Según este centro, los bebés que mantienen interacciones con otras personas ienen una mejor respuesta cerebral al sonido de un segundo idioma, ya que esta habilidad social temprana, llamada “cambio de mirada”, parece contribuir al aprendizaje bilingüe.

El I-LABS también ha descubierto que los sonidos del habla ajena que escuchan los bebés estimulan las áreas del cerebro que coordinan y planifican los movimientos para el habla, por lo que es recomendable hablarles e interactuar con ellos, incluso antes de que pronuncien sus primeras palabras.

‘Diálogo materno’ y el segundo idioma

El último hallazgo del I-LABS es que los niños pequeños pueden comenzar a aprender un segundo idioma con mayor facilidad y rapidez si los educadores dedican una hora por día a exponerlos a un lenguaje distinto del que se habla en el hogar, expresándose en un estilo denominado ‘parentese’.

El ‘parentese’ o “diálogo materno”, es el tipo de lenguaje que los padres utilizan habitualmente para dirigirse a sus bebés, que tiene una gramática más sencilla, un tono más alto y exagerado, y vocales con pronunciación alargada, según la UW.

Los investigadores del I-LABS efectuaron una investigación en cuatro centros públicos de educación infantil de Madrid (España) donde una serie de tutores aplicaron un método de la UW basado en el ‘parentese’ , junto con juegos, interacción social y lenguaje de calidad, comprobando que este enfoque puede ser útil para que los bebes aprendan un segundo idioma fuera de sus casas.

Un profesor con uno de los pequeños/Foto: University of Washington (UW) Institute of Learning &Brain Sciences (I-LABS)

Este estudio de 18 meses de duración, abarcó un mayor rango de edad que los anteriores: involucró a 280 niños de entre 7 y 33,5 meses, que hablan español, a algunos de los cuales se le impartieron sesiones de 60 minutos diarios de inglés, utilizando el programa de la UW basado en el ‘parentese’, y a otros un programa de enseñanza bilingüe convencional.

Los pequeños que aprendieron con el método basado en el ‘parentese’ aumentaron significativamente la compresión y producción de palabras y frases en inglés, según la UW.

Se ha demostrado que el bilingüismo mejora las habilidades cognitivas, especialmente la resolución de problemas, y que los niños criados en hogares donde se hablan dos idiomas realizan ese aprendizaje bilingüe casi sin esfuerzo, pero ¿cómo pueden los bebés de hogares monolingües desarrollar esas habilidades?, reflexionan desde la UW.

“Nuestra investigación demuestra que el ‘parentese’ ayuda a los bebés a aprender otro idioma, que los bebés de hogares monolingües pueden desarrollar habilidades bilingües a edad temprana y que, con el enfoque científico adecuado, es posible dar a los niños muy pequeños la oportunidad de empezar a aprender un segundo idioma, con sólo una hora de juego por día en un entorno de educación temprana”, según Ferjan Ramírez.

“La ciencia indica que los cerebros de los bebés son las mejores máquinas de aprendizaje jamás creadas, y que su cerebro nunca estará en mejores condiciones para el aprendizaje de una segunda lengua que entre los 0 y 3 años de edad “, según Patricia Kuhl.

(1 votes, average: 5,00 5)
Cargando…

Источник: https://www.efesalud.com/bebes-bilingues/

¿Bilingües? Cómo enseñar otro idioma a los niños sin forzarlos

¿Cómo fomentar el bilingüismo infantil?

Hablamos con Jill Stribling, directora y Fundadora del centro English for Fun, para saber lo que buscan los padres, qué implica el bilingüismo y cómo hacer que nuestros hijos aprendan otro idioma sin forzarlos.

¿Cómo son los niños bilingües?

Existe la creencia de que ser bilingüe solo se puede conseguir si el niño empieza a hablar simultáneamente dos idiomas, pero Jill Stribling no está de acuerdo: «es un mito que no se pueda ser bilingüe pasada cierta edad«, asegura. Aunque lo ideal es comenzar en paralelo, se puede ser bilingüe aprendiendo más adelante.

«El 68% de la población es bilingüe -comenta Jill-. En los países del norte de Europa, o en Holanda y Bélgica, por poner algunos ejemplos, sus habitantes manejan simultáneamente dos idiomas. Países como España o Estados Unidos son los irregulares, los que se encuentran por detrás en el conocimiento de otros idiomas».

Jill sabe de lo que habla. Ella es estadounidense de nacimiento y española de adopción; lleva en este país más de diez años.

Los niños bilingües son más creativos, desarrollan el cerebro de manera diferente y tienen una mayor autoestima

Tras cinco años de trabajo en Estados Unidos como pedagoga y psicóloga, materias en las que cuenta con una sólida formación universitaria, llegó a España para trabajar en el Colegio Americano de Madrid donde impartió clases hasta 2008, año en el que decidió emprender su aventura: English for Fun.

A lo largo de estos años, Jill ha aprendido que se puede aprender un idioma y ser bilingüe si se estudia de la manera adecuada. Ella ha encontrado ese método: que los niños se diviertan mientras aprenden. «Lo más gratificante es verles llegar sonriendo a recibir sus clases».

«Cualquier niño puede ser bilingüe«, asegura y añade que las personas bilingües no solo tienen la ventaja de saber hablar en otro idioma, con los beneficios que eso reportará a nivel profesional, sino que también condiciona psicológicamente: «los niños bilingües son más creativos, desarrollan el cerebro de manera diferente y tienen una mayor autoestima«.

Por otro lado, no se puede concebir un mundo global sin la posibilidad de comunicarse.

Aprender bien

Una apuesta segura es la inmersión total en el idioma. Cursos de inglés en los que no se hable en español facilitan que los niños se acostumbren a escuchar otra lengua, a su fonética y expresiones y lo asocien con las personas que siempre le hablan en ese idioma.

No hay que dar importancia a que los niños se resistan a hablar en inglés. Es totalmente normal que busquen comunicarse en el idioma con el que se sienten más cómodos. Poco a poco irán arriesgándose porque, con este tipo de lecciones «por inmersión» tendrán que comunciarse en ese idioma para participar en las actividades.

Si los niños se sienten presionados acabarán bloqueando el idioma y será más difícil que disfruten con el aprendizaje

Un error muy común que cometen los padres es presionar, sin darse cuenta, a sus hijos. El típico «dime algo en inglés» cuando les recogen a la salida de clase actúa de forma muy negativa sobre los pequeños.

Si se sienten presionados, acabarán bloqueando el idioma y será más difícil que disfruten con el aprendizaje y, por lo tanto, que aprendan.

Por otro lado, el cerebro necesita un tiempo para poder lanzarse a hablar en otro idioma. «Es como sumar», comenta Jill, «es imposible que un niño aprenda a sumar sin conocer antes los números». Intentar que el primer día de clase hablen en inglés es como pretender que hagan sumas de tres cifras cuando aprenden los primeros números.

Es importante que los padres comprendan que aprender un idioma lleva un tiempo. De hecho, los primeros 6 meses a un año, son lo que se llama «el periodo de silencio», un tiempo necesario durante el cual el niño es incapaz de hablar en inglés, pero su cerebro está trabajando. Un día, de repente, comenzarán a construir frases correctamente.

Es conveniente que antes de tomar la decisión de qué tipo de metodología o centro queremos para formar a nuestros hijos en otro idioma, nos informemos visitando el mismo o hablando con otros padres que hayan utilizado esa metodología.También hay cosas sencillas que podemos hacer los padres con los hijos para ayudarles a familiarizarse con el inglés:

  • Ver siempre la televisión en inglés. Ahora, con la TDT, es una herramienta muy sencilla al alcance de todos. Basta con cambiar el idioma en las opciones de audio.
  • Ver películas en inglés. Además podemos aprovechar para hacer de éste un momento de diversión en familia.
  • – Podemos inculcarles el amor a la lectura también en otro idioma utilizando libros bilingües adaptados a su edad que podemos encontrar en las bibliotecas municipales y en las de los centros educativos. En algunas bibliotecas también disponen de audiolibros que podemos escuchar en casa o reservar un tiempo concreto del día, similar a la lectura de antes de dormir, como los trayectos en coche, por ejemplo.
  • – Buscar actividades sencillas y divertidas con las que acompañar al niño en su día a día. Por ejemplo, si en el colegio está aprendiendo los colores en inglés, podemos buscar en casa o de paseo cosas que sean red, green o yellow.
  • – Descargar aplicaciones para ipad o iphone en otro idioma que los niños pueden utilizar, siempre asegurándonos de que sean adecuadas para ellos.
  • – Una buena idea es que los padres se apunten a clase con los niños. Crear esta rutina hace que aumente la complicidad entre padres e hijos. No hay mejor ejemplo para los niños que sus padres.
  • – Si los padres ya hablan inglés con fluidez, pero no es su primera lengua, se han popularizado distintas técnicas para enseñar inglés a los niños que buscan que relacionen ese idioma con actividades o lugares concretos.
  • – La estrategia de tiempo: Los niños aprenden un idioma cuando ya dominan otro o aprenden dos a la vez, pero con un horario determinado. Por ejemplo, un día se habla español y el siguiente, inglés.
  • – La estrategia de actividades: se reserva la comunicación en ese idioma para una acción en concreto, como el juego o el ver una película.
  • – La estrategia de tema: La familia emplea un idioma para hablar de algo en concreto. Por ejemplo, si hablamos de las series que vemos en la televisión, lo haremos siempre en inglés.

Источник: https://www.elmundo.es/sapos-y-princesas/2015/01/26/54c6060cca4741c7618b456f.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: