¿Cómo fortalecer la memoria de un bebé?

Cómo estimular su memoria

¿Cómo fortalecer la memoria de un bebé?

Ciertas funciones mentales, como la memoria, tienen una aparición más temprana y más viva de lo que solemos suponer. En realidad, los niños tienen recuerdos ya antes de cumplir un año. Para entenderlo, hay que distinguir diferentes tipos de memoria.

Los bebés reconocen rostros, y también objetos y situaciones. Por eso hacia el octavo mes surge el temor a las personas extrañas, a las que no reconocen. Se trata de la llamada 'memoria de reconocimiento', que consiste en reconocer cosas que ya se han visto antes.

Supone un paso más y aparece más tarde. Consiste en ser capaz de recordar cosas que están totalmente ausentes.

  • A los diez meses un bebé ya puede encontrar un objeto escondido segundos antes.
  • Es después de cumplir un año cuando el niño puede encontrar cosas que no ha visto desde hace un buen rato, incluso días.
  • Y sobre todo la aparición del lenguaje hace posible que, al nombrarlas, puedan evocarse cosas que no están a la vista. Se está consolidando la capacidad de simbolización, que es característica del ser humano y hace posible nuestro desarrollo intelectual y cultural.

¿Cómo fomentar la memoria de evocación?

  • Entre el primer y el segundo cumpleaños la memoria progresa veloz.
  • Se sabe que la memoria que los niños desarrollan en esta edad tan temprana muestra una relación con sus niveles de inteligencia y lenguaje a edades algo mayores.
  • Si practicamos con el niño (sin llegar a agobiarle) juegos y situaciones que la fomenten, le estamos proporcionando una valiosa estimulación que no recibirá en cambio si se lo damos todo hecho y no le permitimos ejercitar su mente.

Algunos ejemplos:

  • Podemos esconder un juguete atractivo debajo de un cojín o sofá y pedir al niño que empiece a buscarlo cuando suene la campana. En los pocos minutos que transcurran hasta que la encuentre, intenta distraer al niño con juegos y conversaciones. Comprobaremos cómo el niño interrumpe el juego o la charla cada poco para hablar del juguete y señalar donde está escondido. Es su estrategia para recordar y no olvidarse.
  • Pongamos tres objetos en el suelo y cubramos cada uno con un paño. Preguntemos al niño qué hay debajo de cada trapo antes de levantarlo. Si aún habla poco, nombrémosle nosotros el objeto que debe buscar y comprobemos si acierto.
  • A los nueve meses un bebé puede imitar acciones adultas nada más presenciarlas, como pulsar un botón para que suene un timbre.
  • A partir del primer cumpleaños los niños pueden imitar las acciones que han visto incluso después de pasados varios días. Estas actividades de imitación tienen que ver con la memoria y a la vez son los primeros juegos de tipo simbólico, es decir, juegos en los que se simulan actividades. Y tanto el lenguaje como el juego están muy relacionados con la capacidad de evocar: la memoria

En torno al segundo cumpleaños los niños empiezan a usar la palabra 'yo', se sitúan a sí mismos en los hechos que recuerdan y crean narraciones que son trozos de su propia vida.

¿Cómo fomentarla?

  • Es un buen momento para hablar con nuestro hijo sobre las cosas que le pasan cada día. Así fortalecemos la noción de que es una persona única con unas experiencias únicas.
  • También podemos hablarle de las cosas que le pertenecen pero no están presentes o incluso pueden estar lejos, como los familiares. «¿Te acuerdas cuando estuvimos en casa de los abuelos? Era Navidad. ¿Qué hicimos?». Puede que el niño recuerde, o puede que no; quizás responda, o quizás no. En cualquier caso, sin presionarle pero sin renunciar a mantener estas conversaciones, estamos estimulando su capacidad de recordar y de tener recuerdos propios e importantes.
  • Las fotos y los vídeos de los parientes son muy útiles en estas charlas, y alimentan la memoria visual.
  • También estimulamos la memoria auditiva si ponemos al niño al teléfono cuando hablamos con los familiares. Mostrarle al mismo tiempo sus fotos le ayudará a saber con quién está hablando.
  • Si el niño recibe regalos de esas personas, será bueno que, cuando juegue con ellos, le recordemos quién se los ha regalado.
  • Cuando crezcan, los niños no tendrán recuerdos de estos primeros años. Los recuerdos conscientes más antiguos que conservamos los adultos no son anteriores a los tres años de edad.
  • Pero hay pruebas de que se guardan recuerdos inconscientes. Por ejemplo, en un niño mayor se pueden detectar reacciones fisiológicas (dilatación de pupila, etc.) si ve fotos de sus compañeros de guardería, aunque no los reconozca.
  • Hay una manifestación de la memoria de los niños que es muy útil para los padres, y es la facilidad para establecer con ellos hábitos y rutinas.
  • Los niños se sienten más cómodos si saben lo que viene a continuación. Usar los mismos rituales para acostarlos, levantarlos, bañarlos, etc., hace que el mundo sea más previsible, ordenado y sencillo para el niño.
  • Si jugamos a sus juegos favoritos una y otra vez (les encanta la repetición) y les cantamos y contamos a menudo las mismas canciones y pequeñas historias, estaremos ayudándoles a desarrollar su memoria.

¿Estimulas a tu hijo lo suficiente?

Источник: https://www.serpadres.es/1-2-anos/educacion-estimulacion/articulo/estimular-memoria-nino

Actividades de Memoria – Ejercicios y juegos de memoria para niños

¿Cómo fortalecer la memoria de un bebé?

Hoy hablamos de un tema interesante en el desarrollo y aprendizaje de los niños: La memoria. Queremos ayudar a resolver muchas preguntas que nos hacéis: ¿Cómo trabajar la memoria en niños pequeños?  ¿Que ejercicios son adecuados para reforzar la memoria infantil? y sobre todo dejaros Fichas con actividades y juegos de memoria para niños que podéis utilizar en casa o en el aula.

Qué es memoria en niños

Cómo podemos definir la memoria en los niños ▷➤ La memoria es una función del cerebro, es una habilidad mental que permite a las personas clasificar, interpretar, almacenar y recuperar información. La memoria está estrechamente ligada al aprendizaje, sea del tipo que sea, por lo que resulta imprescindible técnicas para mejorar la memoria en niños y niñas.

Ayudar a potenciar, mejorar o activar la memoria en niños es importante para influenciar de forma correcta su proceso de aprendizaje, pues un niño con una mejor capacidad de memoria será capaz de aprender más ágilmente y eso será bueno para todos los ámbitos de su vida.

Existen diferentes tipos de memoria: memoria sensorial, de memoria a corto plazo (o memoria de trabajo) y memoria a largo plazo. Podéis ampliar la información AQUí 

Источник: https://www.educapeques.com/estimulapeques/memoria-estimulapeques/memoria-fichas-infantil.html

Cómo estimular la memoria del bebé — Mejor con Salud

¿Cómo fortalecer la memoria de un bebé?

La memoria es la capacidad que tenemos todos los seres humanos para retener, procesar y disponer de un sinfín de información. Aunque parezca increíble, es una habilidad que surge desde antes del nacimiento, pero no de forma consciente, sino evolutiva y por ese motivo puede ser bueno estimular la memoria del bebé.

De hecho, el periodo que va desde el primer instante de vida hasta los dos años de edad está marcado por un significativo desarrollo mental. Por lo tanto, puede ser una época propicia para poner en práctica una serie de estímulos que permiten “potenciarla”.

El principal elemento para mejorar todo el proceso que conlleva a la memorización y el aprendizaje son los sentidos. Por ello, los padres deben contar con una metodología efectiva para lograr un estímulo que marque a los pequeños de por vida.

¿Cuáles son los recursos que ayudan a estimular la memoria del bebé? Hay alternativas que siempre están a la mano. A continuación queremos repasar algunas de las más importantes para que no dudes en tenerlas en cuenta.

¿Cómo evoluciona la memoria del bebé en cada etapa?

El bebé nace con una estructura cognitiva lo suficientemente desarrollada como para procesar los estímulos que recibe. Sus órganos de los sentidos, sobre todo la vista y el oído, tienen la capacidad de recopilar “información” del entorno para ir fortaleciendo la memorización.

Esta habilidad se va potenciando a medida que se da el proceso de desarrollo y llega a consolidarse de forma óptima en la primera infancia, especialmente cuando ha sido estimulada. ¿Cómo evoluciona la memoria del bebé en cada etapa?

  • A los 3 meses consigue identificar juguetes.
  • Al alcanzar los 6 meses ya se familiariza con las personas cercanas y son capaces de seguir costumbres como, por ejemplo, cuando lo preparan para el baño.
  • Con 9 meses de edad pueden recordar información más específica, como en qué parte de la casa están sus juguetes.
  • Hacia el primer año empieza a utilizar el lenguaje y los sonidos para describir lo que quiere.
  • Ya con 2 años de edad su lenguaje se ha desarrollado, recuerda caras conocidas, nombres, objetos y colores. También suele repetir historias que le han contado varias veces y empieza a expresar sus sentimientos. Desde entonces se desarrolla la memoria a largo plazo.
  • A partir de los 3 años el niño ya desarrolla una memoria consciente que le permite recordar alguna cosa importante hasta que es adulto.

Te interesa leer: ¿Qué nos sucede cuando no fuimos muy amados en la infancia?

Consejos para estimular la memoria del bebé

Todos los padres se pueden involucrar en el proceso de desarrollo de sus hijos desde que son bebés. Aunque una parte de la evolución se da de forma biológica, otra puede requerir estímulos externos para consolidarse.

Por eso, te daremos una serie de consejos para estimular la memoria del bebé. Recuerda que en ningún caso estos consejos sustituyen las indicaciones del pediatra.

Fortalecer el vínculo afectivo con el bebé

Para que aumente la disposición hacia la memorización y el aprendizaje es importante empezar a crear un “apego seguro” desde los primeros días de vida. Al aumentar la autoestima y confianza, el bebé encuentra la seguridad necesaria para aprender. ¿Cómo hacerlo?

  • Pasar el mayor tiempo posible con el bebé.
  • Darle masajes suaves o establecer el vínculo piel con piel.
  • Hablarle constantemente o cantarle.
  • Llevarlo en brazos siempre que sea posible.

Establecer rutinas para sus necesidades básicas

Una forma muy simple de estimular la memoria de los bebés es establecer rutinas fijas para llevar a cabo sus necesidades básicas: alimentación, descanso, higiene, entre otros. Así, el bebé empieza a relacionar los horarios con los hábitos.

Leer también: Por qué las manualidades son excelentes para el cerebro

Hojear libros

Desde los seis meses de edad el bebé empieza a reconocer e identificar distintos objetos. Por esta razón, es un buen momento para empezar a mostrarle cuentos con dibujos animados y coloridos.

Así lo confirman estudios como el publicado en 2018 en la revista Journal of Applied Developmental Psychology. Según este estudio, aquellos bebés que comenzaron a leer diariamente a los 6 meses presentaron a los 12 meses mayor comprensión y producción del vocabulario, cognición y competencia socioemocional.

Ponerlo frente al espejo

Es muy probable que en los primeros meses de vida el bebé tenga contacto con el espejo. Sin embargo, solo a partir de los ocho meses empieza a reconocerse a sí mismo. Puedes aprovechar para fortalecer su memoria parándote junto a él y explicándole lo que ve en el reflejo.

Mostrarle fotos familiares

El álbum de fotos familiares es un excelente recurso para estimular la memoria del bebé. Mostrarle las imágenes de las personas cercanas puede ayudarle a relacionar caras y nombres para después reconocerlos.  

Otras formas de estimular la memoria del bebé

A continuación exponemos otras formas de estimular cognitivamente a un bebé. Como el resto de sugerencias, estas no sustituyen lo que indique su pediatra:

  • Cantarles canciones y mostrarles vídeos musicales.
  • Jugar con distintos objetos y describir sus características.
  • Elegir juguetes de apilar y encajar para favorecer su memoria visual y espacial.
  • Describirles todo lo que ven en su entorno: pájaros, casas, aviones, etc.
  • Jugar a esconder objetos.

¿Qué más haces para estimular la memoria del bebé? Aunque creas que es demasiado pequeño para aprender, sus primeros meses de vida pueden ser claves para desarrollar una parte importante de sus cualidades mentales. ¡No lo pases por alto!

Источник: https://mejorconsalud.as.com/estimular-la-memoria-del-bebe/

8 maneras de reforzar la memoria funcional

¿Cómo fortalecer la memoria de un bebé?

¿A su hijo le resulta difícil tener en cuenta cierta información mientras hace otra cosa? Por ejemplo, están cocinando espaguetis juntos y su hijo está a cargo de la salsa.

Pero él se va un momento para responder un mensaje de texto y se le olvida que tiene que regresar y revolver la salsa.

Los desafíos relacionados con la memoria funcional pueden causar problemas con tareas como esas.

La memoria funcional se refiere a cómo retenemos y trabajamos con la información que es almacenada por la memoria a corto plazo. (Antiguamente, el término “memoria funcional” se usaba de manera indistinta con “memoria a corto plazo”). Es parte de un grupo de habilidades conocidas como función ejecutiva.

Los niños usan la memoria funcional todo el tiempo para aprender. Es necesaria para cosas como seguir instrucciones de varios pasos o para resolver un problema matemático de manera mental. Usted puede ayudar a su hijo a reforzar la memoria funcional incorporando estrategias simples en la vida diaria.

1. Trabaje en las habilidades de visualización

Motive a los niños a crear una imagen en su mente de lo que acaban de leer o escuchar. Por ejemplo, supongamos que usted le ha pedido a su hijo que ponga la mesa para cinco personas. Pídale que imagine cómo debería verse la mesa y que luego la dibuje. A medida que los niños mejoran su capacidad de visualización, pueden describir la imagen en lugar de dibujarla.

2. Pida a su hijo que le enseñe

Ser capaz de explicar cómo hacer algo requiere entender la información y organizarla mentalmente. Tal vez su hijo está aprendiendo una habilidad, como la de encestar una pelota de baloncesto.

Pídale a su hijo que le enseñe cómo hacerlo. Los maestros hacen algo parecido al formar parejas entre estudiantes en clase.

Esto les permite empezar a trabajar con la información de inmediato en lugar de esperar a que se les pregunte.

3. Pruebe juegos que utilicen la memoria visual

Hay muchos juegos de hacer coincidir imágenes o cosas que pueden ayudar a su hijo a trabajar la memoria funcional, como el clásico juego Memoria.

Usted también puede hacer cosas como darle a su hijo la página de una revista y pedirle que encierre en un círculo todas las veces que encuentre la palabra las o la letra a. Las matrículas o placas de los autos también pueden ser una gran diversión.

Tomen turnos para leer en voz alta las letras y los números de las placas y después díganlos al revés también.

Juegos de cartas sencillos como Crazy Eights, Uno, Go Fish y War pueden mejorar la memoria funcional de dos maneras. Los niños tienen que tener en mente las reglas del juego. También deben recordar qué cartas tienen ellos y cuáles han jugado los demás.

5. Fomente la lectura activa

¡Hay una razón por la que los resaltadores y las notas adhesivas son tan populares! Anotar y subrayar o resaltar un texto puede ayudar a los niños a retener información en la mente el tiempo suficiente como para poder responder preguntas al respecto. Hablar en voz alta o hacer preguntas sobre el material de lectura también puede ayudar con la memoria funcional. Estrategias de lectura activa como estas también pueden ayudar en la formación de recuerdos a largo plazo.

6. Divida la información en partes más pequeñas

¿Alguna vez se ha preguntado por qué los números de teléfono y de seguridad social tienen guiones? Porque es más fácil recordar grupos pequeños de números que una larga serie de números.

Tenga esto presente cuando necesite dar instrucciones de varios pasos a su hijo. Anótelas o entrégueselas una por una.

También puede usar organizadores gráficos para ayudar a dividir las tareas escritas en partes más pequeñas.

Usar múltiples sentidos para procesar la información puede ayudar con la memoria funcional y la memoria a largo plazo. Anote las tareas que debe hacer su hijo para que él pueda leerlas.

Dígalas en voz alta para que pueda escucharlas. Camine por la casa mientras habla sobre las tareas domésticas que su hijo tiene que hacer.

Utilizar estrategias multisensoriales puede ayudar a los niños a retener la información en su mente el tiempo suficiente para usarla.

8. Ayude a hacer conexiones

Ayude a su hijo a crear asociaciones que conecten los diferentes detalles y hágalos más fáciles de recordar. Una manera de hacerlo es captar el interés de su hijo con divertidas mnemotécnicas o trucos verbales. (Por ejemplo, el nombre inventado “Roy G.

Biv” puede ayudar a los niños a recordar el orden de los colores del arcoiris en inglés: red, orange, yelow, etcétera). Encontrar maneras de conectar la información ayuda a formar y recuperar la memoria a largo plazo.

También ayuda con la memoria funcional, que es la que usamos para retener y comparar recuerdos nuevos y antiguos.

Email

Print

Sms

Share

Amanda Morin trabajó como maestra y especialista en intervención temprana durante 10 años. Es la autora de The Everything Parent’s Guide to Special Education. Dos de sus hijos piensan y aprenden de manera diferente.

Thomas E. Brown (PhD) es psicólogo clínico y profesor asociado de psiquiatría en Keck School of Medicine de USC.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/school-learning/learning-at-home/homework-study-skills/8-working-memory-boosters

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: