Cómo hablar de contaminación a los niños

¿Cómo afecta la contaminación a la salud infantil?

Cómo hablar de contaminación a los niños

Cada día, los pediatras diagnostican más niños con enfermedades relacionadas con factores medioambientales.

Por ello, reclaman que se incluya en la historia clínica de los niños información sobre el lugar, así como el entorno en el que viven con el fin de evaluar los riesgos medioambientales a los que están expuestos y que conlleva el aumento de enfermedades respiratorias como el asma o los trastornos del desarrollo sexual.

Con el fin de paliar esta situación tan grave, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha creado un Comité de Salud Medioambiental cuyo objetivo es dotar a los profesionales sanitarios, a los profesores, y a las familias de las herramientas necesarias para este entorno y crear un ambiente saludable para los niños. La presidenta de la AEP, María José Mellado, incide en la preocupación de los pediatras por los crecientes problemas de contaminación. “Estas complicaciones afectan a la población infantil más que a otras, incidiendo en lo físico, es decir, en su desarrollo. Los niños están expuestos más situaciones de humo”, señala.

Mellado recalca que la salud medioambiental es uno de los retos de la sociedad del siglo XXI y es especialmente relevante en los niños porque son más vulnerables a su entorno, así como los lactantes y adolescentes.

Desde la AEP destacan que no se refieren sólo a los tóxios ambientales, sino también a los ruidos, el calentamiento global, las pantallas recreativas, los contaminantes del suelo, las drogas, la deforestación… «Cuando la gente oye hablar de medioambiente piensa en una ciudad llena de polución o en un bosque, pero también es el ruido, colocar unas antenas al lado de un colegio, que una guardería linde con una autopista o que los niños no salgan a la calle porque están encerrados jugando con móviles u ordenadores. Todo esto, sumado a que la población adolescente tiene el problema de los riesgos sociales de su edad, como la exposición a los vicios del tabaco, drogas, alcohol. Eso es medioambiente», apunta la presidenta de la asociación.

De hecho, estiman que más de dos tercios de la población infantil tienen su salud y su vida amenazada por los riesgos medioambientales presentes en sus hogares y en los entornos donde crecen, aprenden, juegan, y en áreas menos favorecidas, donde trabajan. Se calcula que cada año mueren en el mundo unos cinco millones de menores de 14 años como consecuencia de enfermedades relacionadas.

Siete retos para hacer frente el deterioro del planeta

Para analizar el impacto de estos y otros factores en la salud de niños y adolescentes, la AEP plantea la creación de unidades pediátricas de Salud Medioambiental en cada centro médico de cada comunidad autónoma, o al menos uno por comunidad, ya que actualmente sólo hay dos en España, el Hospital Universitario Virgen de Arrixaca, en Murcia, y el Hospital de Olot y la Garrotxa, en Gerona.

El Comité ha fijado siete frentes contra los que hay que luchar, entre los que destacan la contaminación del aire y el suelo ya que, según Juan Antonio Ortega, coordinador del Comité de Salud Medioambiental de la AEP, se asocian con un incremento o agudización de muchos problemas de salud. Los siete frentes son:

Contaminación en el aire y suelo

La mayoría de municipios españoles tiene suelos agrícolas contaminados por pesticidas, nitratos, plomo, etc.

o presentan focos de contaminación importante de debido a la cantidad de tráfico, centrales térmicas, la industria, antigua minería… “Los niños respiran más rápido y más aire por kilogramo de peso que los adultos, además el impacto de la menor altura supone una mayor exposición y vulnerabilidad a la polución atmosférica porque muchas de estas sustancias pesan más que el aire”, explica Ortega.

Cambio climático

Por la amenaza que supone para los países del sur de Europa y las consecuencias que tiene en los eventos climáticos extremos y la prevalencia de enfermedades. “Se ha observado un incremento de golpes de calor o hipertermias infantiles, así como un incremento de enfermedades por garrapatas o mosquitos”, señala el coordinador.

Drogas legales e ilegales

El 45 por ciento de las embarazadas aspira humo de tabaco, cannabis o ambas sustancias, y un 60 por ciento de ellas consume alcohol durante la gestación, lo que puede causar enfermedades respiratorias y trastornos neurológicos y neurocognitivos en el futuro hijo. Por otro lado, más del 78 por ciento de los adolescentes empieza a beber antes de los 18 años, y alrededor de un tercio de estos lo hacen a modo atracón.

Deforestación y desertización

Pérdida de la masa forestal y el avance del terreno desértico, agravadas por el cambio climático. “Este es un reto importante, debido a que los niños tienen que jugar y crecer en y con la naturaleza; es bueno para su salud”, dice Ortega.

Seguridad del agua dulce

Debido a la creciente contaminación de las reservas de agua dulce y las sequías cada vez más intensas y duraderas, pone en peligro este recurso infinito. “Hoy en día, muchas comunidades autónomas beben agua desalinizada, se conforman con que sea bebible, cosa que antes no sucedía”, indica Ortega.

Salud del mar Mediterráneo y los océanos

La creciente polución en los fondos marinos que afecta también a la fauna, así como la gran extensión de los terrenos costeros que tiene nuestro país.

Déficit de contacto con la naturaleza

Los niños cada vez pasan más tiempo encerrados conectados a la realidad virtual y no disfrutan de los espacios libres.

Aumento de enfermedades respiratorias

Los países occidentales tampoco están a salvo de estas consecuencias negativas.

De hecho, ambos especialistas han querido hacer hincapié en que el asma afecta ya a uno de cada diez niños en España, duplicando así su prevalencia desde 1980.

“Ahora, los niños  al colegio con un broncodilatador junto al bocadillo cuando hace años era una enfermedad muy poco frecuente”, apunta Mellado.

A ello hay que sumar el impacto que puede tener el consumo de tabaco o cannabis de sus padres tanto antes del parto como después en sus hogares. “Esto deja huella en el cerebro de los niños», apostilla Ortega, que ve «difícil tener sociedades inteligentes con cerebros expuestos a estas sustancias».

Conectar con la naturaleza

Los pediatras alertan de que los niños españoles permanecen más de 20 horas diarias en espacios cerrados jugando don dispositivos electrónicos, ordenadores, móviles, tabletas, etc., lo que favorece el sedentarismo.

«Los niños tienen un déficit de contacto con la naturaleza, y esto acaba repercutiendo en su salud. Los niños tienen muchos amigos en las redes sociales como Instagram o , pero ninguno para salir a jugar al fútbol o a la calle», dice Ortega.

Los especialistas por ello, promueven retomar el contacto con la naturaleza para construir entornos más saludables y para que los más pequeños tomen conciencia y creen hábito desde las primeras etapas de la vida de la importancia que tiene crecer en un entorno sano.

*Bosques para la Salud, vídeo realizado por Paediatric Environmental Health Speciality Unit Murcia-Valencia

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/nino/2017/12/01/como-afecta-contaminacion-salud-infantil-146698.html

Las PEHSU

Cómo hablar de contaminación a los niños

El rápido desarrollo de los niños durante la gestación hasta la primera infancia los hace más vulnerables a las exposiciones ambientales. Contacte a los expertos de la Unidad Pediátrica de Especialidad en Salud Ambiental (PEHSU)external icon* más cercana para saber cómo proteger a su hijo de la exposición a los peligros para la salud en el ambiente.

¿Qué tienen en común estas situaciones?

  • Usted está renovando una casa vieja. Mientras lija los marcos de las ventanas, algunos pedacitos y polvo de pintura seca caen al suelo. Su hijo pequeño se los lleva a la boca.
  • Usted vive cerca de una fábrica vieja abandonada. A su hija le encanta jugar en la tierra y usted la ha pillado comiendo pasteles de barro.
  • A usted le gusta trabajar en el jardín y usa pesticidas para protegerlo. Pero está embarazada y se pregunta si la exposición al pesticida podría causarle daño al bebé.

Si usted pensó que en cada una de estas situaciones los niños estaban expuestos a sustancias dañinas en el ambiente, ¡está en lo cierto!

Desde antes de nacer hasta la pubertad los niños son más vulnerables a las exposiciones ambientales.

Proteger a las mujeres embarazadas de las exposiciones ambientales también protege a los bebés en gestación.

Mayor riesgo de exposición

Los niños son particularmente vulnerables a los contaminantes del ambiente desde antes de nacer hasta la primera infancia debido a su rápido desarrollo. Los comportamientos de los niños típicos de su edad también los exponen a peligros. Gatean y juegan en el piso o el jardín, donde pueden estar expuestos a sustancias dañinas; y se llevan todo a la boca.

Tan solo su tamaño físico los pone en mayor riesgo de exposición. Desde que nacen, respiran más aire, beben más agua y comen más alimentos por libra de peso corporal que los adultos. La frecuencia respiratoria de un bebé es más del doble que la de un adulto.

Los niños siguen siendo vulnerables al pasar por los cambios del desarrollo de la pubertad.

En el 2008, el costo económico de las exposiciones ambientales de los niños en los Estados Unidos se estimó en $76 600 millones. Pero ¿le ha hablado alguna vez el pediatra de su hijo acerca de las exposiciones ambientales? ¿Le ha pedido su obstetra alguna vez información sobre sus antecedentes de exposición ambiental y le ha preguntado acerca de exposiciones a su alrededor?

Hablemos sobre la salud ambiental

Pedir los antecedentes de exposición ambiental (preguntar acerca de peligros potenciales a su alrededor) es esencial para que los proveedores de atención médica puedan entender los riesgos de exposición de los pacientes y ayudar a reducirlos; pero muchos médicos y otros proveedores de atención médica no reciben suficiente capacitación durante sus estudios acerca de cómo obtener los antecedentes de exposición.

La mayoría de los médicos está de acuerdo en que darles consejos a los pacientes acerca de los peligros ambientales para la salud podría prevenir exposiciones. Los pacientes también pueden aprender a hablar acerca de sus preocupaciones.

La buena noticia es que los expertos en salud ambiental de las Unidades Pediátricas de Especialidad en Salud Ambiental (PEHSU) de toda Norteamérica pueden satisfacer estas necesidades.

Las PEHSU tienen el compromiso de proteger a los niños contra la exposición a sustancias dañinas, desde que están en las primeras etapas del desarrollo (antes de nacer) y a lo largo de la infancia.

Proteger a las mujeres embarazadas de las exposiciones ambientales también protege a los bebés en gestación.

  • Región 1: Boston, MA
  • Región 2: Nueva York, NYexternal icon
  • Región 3: Washington, DCexternal icon
  • Región 4: Atlanta, GA
  • Región 5: Chicago, ILexternal icon y Cincinnati, OHexternal icon
  • Región 6: El Paso, TXexternal icon
  • Región 7: Kansas City, MOexternal icon
  • Región 8: Denver, COexternal icon
  • Región 9: San Francisco, CAexternal icon
  • Región 10: Seattle, WAexternal icon
  • PEHSU en Norteamérica: Alberta, Canadá y Guadalajara, México

El trabajo de las PEHSU

Las PEHSU han abordado la salud ambiental de los niños por 20 años.

Los hallazgos en investigaciones emergentes indican que las exposiciones ambientales en la niñez (que comienzan antes de la concepción con las exposiciones de los padres y durante el embarazo con las exposiciones de la madre) pueden afectar la salud durante toda la niñez y a lo largo de la vida. Recientemente, las PEHSU han ampliado su alcance para incluir proveedores de atención médica reproductiva, al igual que proveedores de atención pediátrica.

Los profesionales de las PEHSU proporcionan asesoría a médicos, personal de enfermería, padres y a proveedores de cuidado de niños que prestan servicios en escuelas y guarderías.

También ofrecen educación profesional a médicos, personal de enfermería y profesionales en enfermería superior (nurse practitioners), asociados médicos y a otros en el campo de la medicina ambiental pediátrica y reproductiva, y también dentro de las facultades de medicina y enfermería.

Las PEHSU luchan contra la exposición al mercurio y a pesticidas

  • La PEHSU de Nueva Inglaterra recibió una llamada de un proveedor de atención médica primaria acerca de una mujer embarazada y su hijo de 15 meses, quienes habían estado expuestos al mercurio de un calefactor de mercurio. El personal investigó los niveles de exposición y proporcionó recomendaciones de seguimiento y monitoreo médico a los pacientes y sus médicos.
  • Luego de dormir en un condominio vacacional en donde se habían usado pesticidas de manera incorrecta, una familia sufrió intoxicación por bromuro de metilo. La PEHSU de la Región 2 ayudó a la familia, y para prevenir intoxicaciones futuras, su personal creó hojas informativas para el sector de la industria hotelera acerca de cómo usar pesticidas de manera segura. También redactaron una propuesta de control de plagas integrado y capacitación en pesticidas para la industria hotelera, los proveedores de atención médica y los dueños de condominios.
  • Centrada en proporcionar atención médica a los pacientes subatendidos con probabilidades de exposición a sustancias peligrosas, la PEHSU del Sudeste, en cooperación con la Facultad de Enfermería de la Universidad de Emory, llevó a un grupo de estudiantes de enfermería y profesionales en enfermería superior al condado de Colquitt, en Georgia, para atender a trabajadores migrantes y a sus hijos. Debido a que el año anterior habían detectado quemaduras por pesticidas, el personal distribuyó botas entre los trabajadores para que se protegieran contra las exposiciones en el campo. También educaron a los trabajadores acerca de la exposición a pesticidas y sobre las medidas de seguridad que debían seguir cuando regresaran a sus casas después del trabajo. Adicionalmente, 628 niños de los trabajadores migrantes recibieron atención médica.

Infórmese más

Muchas de las exposiciones ambientales en los niños y las mujeres embarazadas se pueden prevenir, —y usted puede aprender cómo prevenirlas. Comuníquese con la PEHSU más cercana o visite el sitio web de las unidades regionales o nacionales.

Los CDC y la ATSDR también proporcionan información sobre la prevención de exposiciones ambientales. En los sitios web de los CDC y de la ATSDR puede buscar información sobre temas específicos, como la exposición al plomo en la niñez.

  • Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington
  • Universidad de California en San Francisco
  • Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado
  • Facultad de Medicina de la Universidad de Misuri
  • Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, El Paso
  • Facultad de Salud Pública de la Universidad de Illinois
  • Universidad de Cincinnati
  • Facultad de Medicina y Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard
  • Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de Mount Sinai
  • Universidad de Georgetown
  • Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Источник: https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/exposicionambiental/index.html

10 juegos de ecología para niños

Cómo hablar de contaminación a los niños

Necesitarás agua, papel (si es de distintas texturas, mejor), una batidora (valdrá la de la cocina), un barreño de plástico, un bastidor o marco de madera con una malla (puedes hacerlo tú mismo), unos libros para usar a modo de prensa y una tela de algodón. Corta el papel en trozos muy pequeños y déjalos en remojo una o dos horas, hasta que se forme una pasta. Si usas agua caliente, tarda menos en deshacerse. No olvides cambiar el agua de vez en cuando, a medida que se vaya tiñiendo con la tinta del papel. Tritura la pasta con la batidora hasta obtener una masa homogénea y viértela en el barreño. Si crees que es demasiado espesa, y no quieres que el papel obtenido parezca cartón, puedes añadir un poco de agua. Mete el bastidor en el barreño hasta que toda la malla quede cubierta por la pasta. Si quieres una capa de papel más gruesa, deja que entre más masa. Saca el bastidor y deja que el agua sobrante escurra para volcarlo con mucho cuidado sobre la tela de algodón. El papel irá secándose poco a poco. Coloca unos libros encima para que quede completamente liso. Puedes conseguir papeles de colores añadiendo al agua tintes vegetales o químicos, infusiones…

2. El detective del agua

Deja que tu hijo descubra toda el agua que podéis ahorrar investigando los grifos y llaves de paso de toda la casa.

Coloca recipientes debajo para ver cuántas gotas se pierden y que calcule cuánto se ahorraría al cabo del año si se arreglase esa avería y reparadla juntos o llamad a un fontanero.

Pídele que siga investigando vuestro hogar, el colegio, la casa de los abuelos… y que prepare un completo informe.

3. Hacer compost

Prepararlo es una forma sencilla de devolver a la tierra lo que obtenemos de ella. Sólo necesitas: una caja grande, bolsas de basura, material vegetal, tierra y desechos vegetales y una pala pequeña. Coge una caja y fórrala por dentro y por fuera con bolsas de basura.

Haz unos agujeros en los lados para facilitar la ventilación. Coloca tu depósito en un lugar soleado y que tu hijo vaya añadiendo los desperdicios de la cocina, materia vegetal y un poco de tierra. Removed la mezcla cada pocos días con una pala.

En un par de semanas, si hace buen tiempo, tendrás un abono perfecto para tu jardín y macetas.

4. Imaginación reciclada

Los restaurantes de comida rápida suelen guardar sus platos en envases de poliestireno. Aunque muchas de ellas están reduciendo el uso de este material por cuestiones medioambientales, la mayoría de ellas siguen empleándolos. Aprovecha para darles un nuevo uso.

Con ellos puedes preparar semilleros para vuestro jardín o convertirlos en una bonita maceta para una planta pequeña.

Guarda en ellos sus canicas y cromos o que los use a modo de canasta en las que encestar objetos pequeños como bellotas o huesos de aceituna.

5. Una barca ecológica

También puedes usarlos para fabricar originales barquitas. Para ello necesitas, además del envase, un lápiz o palo, papel y cinta adhesiva.

Puedes fabricarla de dos maneras: bien separando la parte inferior de la superior y usándolas para montar en ellas a sus juguetes favoritos; o dejándola intacta, haciendo un agujero en el centro y colocando el lápiz o palo a modo de mástil.

A su alrededor, coloca un trozo de papel que habrás cortado con forma de triángulo como si fuese una vela. ¡Ya pueden organizar sus propias regatas!

6. Tarjetas solares

Aprovecha tus lecciones de ecología para explicarle a tu hijo que hay formas de energía renovables y no contaminantes, como la solar. Para que entienda mejor el enorme poder del astro rey, podéis preparar unas originales felicitaciones de cumpleaños.

Coge una cartulina de un color vivo, dóblala por la mitad y coloca sobre ella distintos objetos: flores, lazos de tela, llaves, pequeños juguetes o recortes de letras que hayas hecho previamente en papel. Ponla al sol durante todo el día. Al caer la noche, retira los objetos.

Tu hijo se quedará alucinado al comprobar que la cartulina se ha desteñido por la acción de los rayos del sol sobre ella, dejando la silueta de los objetos que colocásteis.

7. El inspector Reciclón

¿Dónde hay que echar los bricks de leche ya usados? ¿En qué contenedor depositamos el papel? Reciclar no siempre es fácil. En el día a día surgen muchas dudas sobre a qué contenedor hay que echar cada residuo.

Enseña a tu hijo dónde va cada cosa y encárgale que sea él el responsable de vigilar que toda la familia cumple con las normas de reciclaje. No dudes en darle permiso para poneros una pequeña «multa» si cometéis alguna infracción.

8. ¡Qué asco de contaminación!

Aunque haya oído muchas veces que la contaminación es esa especie de boina negra que cubre la ciudad y que causa muchas enfermedades y agrava otras, vamos a poner en práctica un experimento «visual» para que el niño sea consciente de sus efectos.

Pídele que haga un dibujo en un papel o que coloree uno que ya tenga. Coloca sobre él tapones de botellas y tapas de tarros. Deja la cartulina y los tapones al aire libre, protegidos de la lluvia y del sol, durante unos días.

Cuando quite los tapones, verá que las zonas protegidas por los tapones están del color que él pintó y las otras se han teñido de un tono grisáceo.

9. ¿Qué es biodegradable?

En tus excursiones al campo enseñarás a tu hijo que puede tirar la peladura de una manzana al campo pero no la servilleta con que se ha limpiado. Para conseguir que el niño interiorice estas normas es fundamental explicarle por qué podemos tirar unas cosas y no otras, que comprenda qué es biodegradable y qué no.

Y para enseñárselo vamos a hacer un juego de observación en casa.Coge dos envases vacíos de yogur, llénalos de tierra húmeda y entierra en uno un trozo de plástico y en otro una hoja que hayáis cogido en el parque. Déjalo en reposo durante dos semanas, cuidando que la tierra esté siempre húmeda.

Pasado este tiempo verá que la hoja se ha descompuesto y ha servido de alimento a la tierra, mientras que el plástico sigue íntegro. 

10. Érase una vez…

Las lecciones de ecología se aprende poco a poco, con constancia y esfuerzo. Aprovecha estos 6 cuentos de ecología para niños y que lea uno cada día antes de irse a la cama.

Laura Jiménez

Источник: https://www.guiadelnino.com/juegos-y-fiestas/juegos-al-aire-libre/10-juegos-de-ecologia-para-ninos

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: