Cómo hacer las respiraciones en el parto

Respira tranquila: cómo te puede ayudar la respiración en el embarazo, parto y postparto

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Desde el primer aliento cuando nacemos, respirar es un proceso fundamental en nuestra vida y aunque lo hagamos de manera refleja por la necesidad de incorporar a nuestro organismo oxígeno, también podemos aprovechar la respiración para sentirnos mejor. Y es que, desde la infancia, a cualquier edad, en cualquier momento vital, cerrar los ojos y hacer respiraciones profundas es un gran método para lograr relajar cuerpo y mente.

En reposo, respiramos unas 30.

000 veces cada día, pero vamos a proponeros cómo transformar parte de esa respiración para que nos aporte beneficios en el embarazo, en el parto y en el postparto.

Para ello necesitamos hacer una respiración consciente, un ejercicio de centrar la atención en nuestra inspiración y exhala­ción. Así de sencillo, así de relajante, ¡y con resultados fabulosos!

Cuando respiramos conscientemente sentimos cómo se produce la respiración.

Puede ser larga o corta, profunda o superficial y cuanto más alarguemos este tipo de respiración, esta se irá transformando haciéndose más natural, más lenta, llenándonos de energía, tal vez desterrando pensamientos negativos o preocupantes y con la sensación de que se unen cuerpo y mente. ¿Cómo aprovechar esto durante el embarazo, parto y postparto?

Respiración en el embarazo

Durante el embarazo suceden muchos miedos, temores, inseguridades…

y como el mundo no se detienen porque estemos esperando un bebé, el ritmo de la vida diaria unido a lo anterior puede provocar estrés y ansiedad. De hecho, una de cada cuatro embarazadas padecerá ansiedad o depresión.

Por ello es importante mantener el estrés a raya, para evitarnos problemas de salud a nosotras y a nuestros bebés, conseguir descansar mejor…

Hay estudios que señalan que el estrés en el embarazo afecta al bebé (las hormonas del estrés atraviesan la placenta), y lo hace de manera muy diversa, por lo que la respiración consciente, inspirando y exhalando lentamente el aire, en una posición cómoda, con poca luz, sin ruidos… solo puede aportaron beneficios.

Una buena técnica de respiración la podemos practicar en cualquier momento del día en que estemos tranquilas, haciendo nuestros ejercicios de relajación en casa…

También es importante una buena respiración a la hora de practicar ejercicio.

Sabemos que realizar ejercicio moderado y habitual durante el embarazo es bueno para la madre y para el bebé, reduce los niveles de estrés y proporciona un importante bienestar físico y mental, pero hay que hacerlo bien, sin forzar la máquina.

Ejercicios como yoga o el método pilates trabajan la respiración y en ese sentido tienen un plus a la hora de beneficiarnos de la respiración consciente.

Respiración en el parto

En el momento del parto, la respiración puede ayudar a activar sustancias y sistemas que funcionan sobre el organismo a modo de analgesia y que contrarrestan el dolor.

El parto es un proceso natural pero físicamente agotador y mentalmente extenuante, por lo que nos podemos ayudar de una buena respiración para mejorar tanto el estado físico, que nos duela menos y estar más fuertes, como el estado mental.

Respirando logramos una buena oxigenación para la madre y para el bebé. Si la mujer durante la dilatación se centra en la respiración, conseguirá tranquilizar la mente, abstraerse de lo superficial y tal vez vivir el parto de una manera más plena y consciente ya que las contracciones dolerán menos.

Mediante las respiraciones durante las contracciones se mejora el trabajo de los músculos abdominales, por lo que mejor la percepción dolorosa y alivia la presión que sufren los órganos internos y la columna vertebral durante el parto, disminuyendo la fatiga y mejorando la relajación.

El método Bradley para controlar el dolor en el parto, por ejemplo, y junto a otros consejos, hace hincapié en las técnicas de relajación y respiración profunda como formas de afrontar el dolor en el parto.

Existen varios tipos de respiraciones (abdominal, torácica, clavicular), lo ideal es que cada mujer haya integrado y normalizado una de ellas (por eso, mejor practicarlas durante el embarazo) y sobre todo la respiración abdominal va a ser la mejor para manejar el dolor en el parto ya que enviamos el aire a los músculos uterinos que están tensos y sin oxígeno en las contracciones (por eso duelen).

Entre contracción y contracción el dolor cesa, dando tiempo a la mujer para llevar de nuevo oxígeno al músculo uterino y relajarlo a través de la respiración profunda, y así poder sobrellevar mejor la siguiente contracción. La respiración es una de las técnicas que te pueden ayudar a relajarte durante el parto, un método natural que disminuye el dolor: ¡no la olvides!

Respiración en el postparto

Cuando llega el bebé, no todo va a se tranquilidad. Surgen nuevos temores y dudas, no descansamos todo lo que desearíamos, hay contratiempos…

y en definitiva necesitamos relajarnos en la medida de lo posible.

Cuando pensamos que no podemos más, la respiración nos puede ayudar, del mismo modo que en el embarazo, para lograr cierta tranquilidad y «coger fuerzas» para seguir adelante.

En el postparto, marcado por el vaivén hormonal, respirar con inspiraciones y espiraciones suaves, largas y profundas, también mejoraremos las dolencias físicas y ayudará a superar las inseguridades. De paso, transmitiremos tranquilidad al bebé, que nos necesita cerca y en la mejor forma posible, física y mental.

Fotos | iStock
En Bebés y más | El 20 por ciento de las embarazadas sufre alteraciones respiratorias durante el sueño, «La respiración tiene especial importancia en el manejo del dolor en el parto». Entrevista a Mónica García Calzada (II),

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/respira-tranquila-como-te-puede-ayudar-la-respiracion-en-el-embarazo-parto-y-postparto

Técnica respiratoria para las contracciones

Cómo hacer las respiraciones en el parto

La respiración profunda y a un ritmo constante no sólo alivia el dolor de la parturienta: El estómago del bebé también recibe así suficiente oxígeno.

Aunque muchos padres se ríen al principio de estos cursos en los que «se jadea», son de gran importancia para la madre y el bebé.

Con el fin de facilitarte a ti y a tu bebé el parto, hay ciertos aspectos de las diferentes etapas de un parto que debes tener en cuenta al respirar. A continuación te las presentamos.

Reglas básicas de respiración durante el parto y las contracciones

Aunque resulte difícil cuando se están sufriendo contracciones dolorosas: Siempre trata de inspirar tranquila y a un ritmo constante por la nariz. El aire se expulsará a continuación por la boca ligeramente abierta.

Además, asegúrate de no apretar los labios. Cuando la boca está abierta, el cuello del útero también se puede abrir más fácilmente.

Para proporcionarle suficiente oxígeno al bebé, no contengas la respiración nuca durante el parto, excepto en la fase de expulsión cuando necesites empujar activamente.

No tengas miedo de «olvidarte» de respirar durante el parto: Muchas mujeres respiran intuitivamente durante el parto y aplican sin problemas lo que han aprendido en el curso de preparación. Además, tu comadrona te dará instrucciones fiables sobre cómo respirar durante el parto.

La fase de dilatación: Respiración profunda en el abdomen

Las contracciones van y vienen en oleadas durante la fase de dilatación y duran entre 1 y 1,5 minutos. Inicialmente, los intervalos son todavía relativamente largos, pero a medida que el nacimiento se acerca, la duración entre contracciones se acorta.

La respiración pausada y uniforme es esencial en esta fase: Inspira profundamente al principio de la contracción hasta llenar el estómago de aire y deja que el aire escape lentamente a través de su boca abierta. A algunas mujeres les ayuda emitir tonos como «Ooooh» o «Aaaah» al soltar el aire.

Consejo: Espira tres veces más de lo que inspiraste. Si se te seca la boca al respirar, bebe un poco de agua durante las contracciones.

A la fase de dilatación le sigue un breve período de transición. El jadeo recomendado anteriormente no se recomienda ahora, porque las mujeres pueden hiperventilar al respirar así.

La fase de expulsión: ¡No te olvides de respirar!

El cuello uterino está completamente abierto durante la fase de expulsión y el bebé es empujado hacia la pelvis. Ahora empiezan las contracciones de presión y por fin puedes empujar activamente para que el bebé pronto vea la luz.

En esta fase, muchas mujeres que dan a luz a menudo cometen un grave error: Para poder empujar mejor contienen la respiración. Si por el contrario se respira de forma constante, ello aliviará el dolor de las contracciones.

Una vez que la contracción haya disminuido, inspira y espira profundamente para recuperarte brevemente del esfuerzo. Esta respiración uniforme también previene la hiperventilación y la falta de aire.

Incluso si el dolor en esta fase es particularmente severo y sólo quieres empujar al bebé para acelerar el nacimiento: Si tu comadrona te pide que dejes de empujar, escucha las instrucciones. De esta manera, el perineo puede estirarse lentamente sin rasgarse repentinamente cuando la cabeza de tu bebé quiera salir al exterior.

Dificultad respiratoria: Volver al ritmo constante

Durante el parto, es posible que se presenten calambres o incluso pánico. La respiración se torna entonces irregular y se acelera, de modo que la dificultad respiratoria puede llegar hasta la hiperventilación.

Las consecuencias pueden ser mareos, problemas de visión y latidos cardíacos deficientes en los niños. Para que esta condición vuelva a la normalidad rápidamente, debes concentrarte en una respiración calmada y profunda.

Tu comadrona y tu pareja pueden ayudarte a recuperar el ritmo.

El postparto: Respira tranquila y profundamente

Cuando finalmente sostienes a tu pequeño en tus brazos, comienza la fase postparto. En esta fase, la placenta se desprende de la pared uterina y es rechazada como secundinas. Incluso aunque se hayan superado los peores dolores: Las contracciones del útero pueden ser muy desagradables y hasta dolorosas y durar varias horas.

Para aliviar este dolor, es aconsejable respirar tranquila y profundamente desde la fase de dilatación: Se inspira profundamente por la nariz y se espira largo tiempo a través de la boca.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/tecnica-respiratoria-para-las-contracciones.html

¿Cómo respirar durante el parto?

Cómo hacer las respiraciones en el parto

El parto es probablemente la fase que más temores genera del embarazo, especialmente si la madre es primeriza. Afortunadamente, existen talleres de formación y preparación en los que la embarazada aprende a distribuir la respiración en el tiempo para amortiguar el dolor, además de obtener información realista de lo que puede suceder.

En este sentido, las técnicas de respiración son muy beneficiosas para la madre y para el bebé. Se ha demostrado que las técnicas de relajación, incluida la respiración, reducen el estrés y las posibilidades de necesitar un parto asistido. Además, garantizan que el bebé tenga suficiente oxígeno durante el parto, por lo que vale la pena practicarlo.

Muchos médicos y matrones creen que los ejercicios pueden ayudar a que la ansiedad no se dispare y hacer que el proceso sea menos difícil y temible para las futuras mamás.

Los estudios confirman que la respiración supone una base fundamental para toda futura mamá.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que las técnicas de respiración son la única manera posible de que las mujeres sufran menos dolor y disminuyan la tensión.

La respiración rítmica durante el trabajo del parto maximiza la cantidad de oxígeno disponible para la madre y para el bebé. Las técnicas de respiración también pueden ayudarte a sobrellevar el dolor de las contracciones.

Respirar puede parecer algo muy simple y obvio. De hecho, resulta difícil creer que pueda tener un gran impacto en las sensaciones abrumadoras que acompañan al parto.

Pero, sorprendentemente, es vital para atenuar el impacto de las contracciones.

Técnicas para respirar durante el parto

Las técnicas de respiración durante el parto pueden ayudarte a controlar el dolor. Por lo menos, pueden ayudarte a superar el dolor. Primero, debes encontrar un patrón que funcione para ti y luego practicar la respiración. De esa manera, una vez que te encuentres en el trabajo del parto, estarás lo más preparado posible.

Aquí tienes nuestra propuesta de técnicas para respirar durante el parto:

Soplar una vela

A medida que se produce una contracción, respira profundamente y luego disipa el dolor en respiraciones cortas. Visualiza una vela frente a ti, que apagarás con la respiración.

El hilo dorado

Comienza inhalando profundamente por la nariz con el inicio de la contracción. Seguidamente, respira de manera suave a través de la boca, visualizando la salida del aliento como un hilo dorado que gira y se aleja de ti mientras exhalas, alejando de esta manera el dolor.

Contando la respiración

A medida que respiras, cuenta hasta 3. Para continuar, mientras exhalas, cuenta hasta 5. El objetivo es regular tu respiración y también darte un motivo para concentrarte. Aquellas mujeres que necesiten más distracción pueden hacerlo en un idioma extranjero o hacer la cuenta atrás.

“El instante del nacimiento es lo más bonito en la vida. Dolor y alegría se unen por un momento”.

-Madline Tiger-

Evita la hiperventilación

Respirar demasiado rápido o expulsar demasiado dióxido de carbono puede hacer que te sientas mareada y provocarte sensaciones de hormigueo en los dedos de las manos y los pies.

Algunas futuras mamás tienden a hiperventilar durante la altura de las contracciones intensas y necesitan recordatorios de cuidado para relajar la respiración. Si comienzas a hiperventilar, inhala por la nariz y exhala por la boca lo más lentamente que puedas.

La técnica relax

Este método funciona tanto a nivel psicológico como físico. La palabra “relax”, que tiene dos sílabas “re” y “lax” debe repetirse en tu mente a medida que respiras. Al inhalar, piensa “re” en tu mente y cuando exhalas piensa en “lax”.

Deja que tu mente permanezca concentrada en la segunda sílaba “lax” de la exhalación y en prolongarla más que en inhalar. Estamos convencidos de que sentirás como tu cuerpo y los músculos tensos liberan tensión mientras exhalas con este método.

Cuenta con el apoyo de tu pareja

En este momento tan especial, cuenta con la ayuda de tu pareja (o, en su defecto, de una persona de confianza a la que quieras) para que te eche una mano con las técnicas para respirar durante el parto.

Una de sus misiones más importantes será recordarte que reduzcas la velocidad si comienzas a respirar demasiado rápido en respuesta a una contracción intensa. Lo ideal es que te ayude a tomar respiraciones lentas y relajadas.

Previamente, lo mejor es que comentes con esa persona la técnica para respirar durante el parto que te gustaría utilizar. Ella será la encargada de de recordarte el patrón de respiración cada vez que experimentes una contracción y tiendas a cambiarlo.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/como-respirar-durante-el-parto/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: