Cómo hacer las respiraciones en el parto

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Entre los expertos, hay posturas enfrentadas. Por un lado están aquellos que afirman que el parto, como proceso fisiológico que es, no debería doler y que el dolor que creemos sentir es fruto del desconocimiento, de los temores y de no adoptar una actitud activa en el parto.

Otros, por el contrario, piensan que sí se trata de un proceso doloroso per se y que por ello se necesitan mecanismos para paliar el sufrimiento. En cualquiera de los casos una cosa es cierta, la ansiedad y el miedo aumentan los niveles de adrenalina, lo que puede incrementar a su vez el dolor.

Saber qué va a ocurrir durante el parto disipa muchos temores, disminuye la tensión y ayuda a enfrentarse más calmadamente al dolor.

Una gran parte del dolor del parto, el 30% dicen algunos, se evita aprendiendo a respirar. Otro gran tanto por ciento desaparece al relajarnos y despejar los miedos.
 

¿Por qué es tan importante respirar bien durante el parto?

El músculo necesita oxígeno para trabajar (contraerse). El útero, órgano muscular, va a realizar un trabajo inmenso durante el parto, por lo que requerirá un suministro extra de oxígeno para contraerse y poco a poco ir abriendo el cuello. Sabemos que las contracciones del útero son involuntarias.

No se puede hacer nada para evitarlas, pero sí se puede mitigar el dolor que provocan. Para ello es importante estar relajada. Por dos motivos; en primer lugar, si la parturienta está tensa y contrae el cuerpo, el útero se resistirá, produciendo dolor.

En segundo, porque la tensión y el esfuerzo agotarán las energías, necesarias para el momento del parto.

Por todo ello es fundamental que respires relajada, para aportar oxígeno a los músculos y evitar que estén rígidos, y  además para ahorrar esfuerzos y poder participar así activamente en el nacimiento de tu hijo.
 

¿Cómo respirar? Tipos de respiraciones

Antes de empezar conviene saber que existen tantas maneras de respirar como matronas hay. Esto significa que cada una puede tener su propia técnica, igualmente válida que otra. Nosotros te proponemos estas:

a. Respiración profunda o abdominal: Inspira por la nariz profundamente como lo haces normalmente. Colócate una mano en el vientre para notar cómo éste se hincha al hacerlo.

Después sin detenerte espira por la boca expulsando el aire lentamente y notando cómo baja el abdomen.

Un truco para respirar sin bloquear la respiración es imaginarte que el aire al respirar forma un círculo: al inspirar sube por tu vientre y al espirar recorre la columna vertebral, hacia abajo.

b. Respiración superficial o jadeante: Inspira y espira rápidamente por la nariz. Solo se tiene que hinchar la parte superior del pecho. Algunas mujeres encuentran más sencillo respirar de esta forma por la boca o inspirando por la nariz y espirando por la boca. Hazlo como te sientas más cómoda, pero procurando que la respiración sea rítmica y no cada vez más rápida.

c. Respiración bloqueada o frenada. Inspira profundamente, hasta el final de la respiración, retenla, hincha el vientre, cuenta hasta 5 y expulsa el aire por la boca. Poco a poco podrás ir aumentando los segundos, hasta llegar a aguantar 20.

Existe otra modalidad de esta respiración, que consiste en contraer los músculos abdominales mientras se retiene el aire, después se espira lentamente como si se estuviera soplando una vela pero sin llegar a apagarla. Durante el parto puedes emplear la forma que te resulte más eficaz o la que te sugiera la matrona.

No es recomendable practicar estas respiraciones bloqueadas antes del 8º mes.

¿Cómo respirar durante el parto?

Antes de nada es interesante conocer cómo se presentan las contracciones. Éstas suelen comenzar suavemente y van cobrando intensidad hasta llegar a su pico de intensidad o punto álgido, después el dolor va remitiendo.

Generalmente tienen una duración de entre 30 segundos y un minuto y el intervalo entre una y otra va acortándose según se va acercando el momento del parto. Las contracciones serán distintas según la fase del proceso en la que se produzcan, ya que en cada etapa tienen una función.

Las respiraciones deberán adecuarse a cada tipo de contracción.

– Fase de dilatación: Conforme la mujer va dilatando ya puede ser necesario realizar los ejercicios respiratorios aprendidos en las clases de preparación al parto.

Las respiraciones durante la dilatación tendrán como objetivo paliar el dolor de las primeras contracciones y aportar oxígeno a los músculos que actúan en dichas contracciones.

Durante este periodo sentirás contracciones suaves y cortas (medio minuto de duración) que irán aumentando en intensidad, duración (1 minuto) y frecuencia. Cuando la fase de dilatación comienza, es decir cuando estés ya en el hospital, las contracciones suelen llegar con un intervalo de 3 a 5 minutos.

En estos casos puedes poner en práctica la respiración profunda, que te servirá para relajarte. Si puedes moverte y andar mientras respiras, te aconsejamos que lo hagas.

¿Qué hacer?

Cuando notes que comienza una contracción cierra los ojos y respira profunda y lentamente imaginando un círculo que recorre tu útero. Sigue respirando durante el tiempo que dure la contracción.

También, si las contracciones son intensas, puedes combinar respiración profunda y superficial.

Al inicio de la contracción haz una respiración profunda, continúa con la respiración jadeante hasta el pico de la contracción, entonces respira profundamente de nuevo y después sigue con la respiración jadeante. Cuando finalice la contracción vuelve a respirar profundamente.

Entre contracción y contracción debes relajarte y respirar con normalidad.

Al final de la dilatación, sobre todo si la cabeza del bebé está encajada, puedes sentir ganas de empujar durante las contracciones. Si empujas en este momento solo conseguirás fatigarte, alargar y complicar el proceso, ya que el cuello uterino aún no está dilatado del todo y el niño no podrá salir todavía.

La respiración durante estas contracciones, cuando tengas ganas de empujar, debe ser jadeante y ligera. ¿Por qué? Porque si respiras profundamente el diafragma descenderá y se apoyará en el útero, empujando al bebé. Si la respiración es superficial, el diafragma apenas se moverá.

– Fase de expulsión: Las contracciones, además de actuar abriendo el cuello uterino en la fase de dilatación, en el periodo expulsivo ejercen otra función: empujan hacia abajo al bebé para que pueda salir. Las contracciones se vuelven más frecuentes y duran más tiempo.

La finalidad de la respiración ahora es la de ayudar al útero a empujar, y participar activamente en el nacimiento. Si estás bajo los efectos de la anestesia epidural será más difícil percibir cuándo llega una contracción, pero la matrona o el personal sanitario que te esté asistiendo te darán instrucciones precisas.

En estos casos debes poner en práctica la respiración bloqueada o frenada.

¿Qué hacer?

Lo importante es que tus esfuerzos de empuje coincidan con la contracción. Así cuando se anuncie la primera, respira profundamente para que el diafragma descienda, bloquea la respiración, contrae los músculos abdominales y, cuando te indiquen, empuja expulsando el aire por la boca.

Después del gran esfuerzo haz una respiración profunda y continúa respirando normal a la espera de la siguiente contracción.
 

Resumen de respiraciones

– En la dilatación

Primeras contracciones: Respiraciones profundas o Respiraciones profundas + superficiales.

Contracciones muy fuertes y con ganas de empujar: Respiraciones superficiales.

– En el periodo expulsivo o nacimiento

Contracciones de parto: Respiración bloqueada.  

Tal vez leyéndolo la primera vez, esto pueda resultarse complicado o confuso, pero verás que luego no es tan difícil.

Lo ideal es practicar desde el 5º mes de embarazo, para que el día del parto estés familiarizada con las respiraciones y sepas cómo hacerlo sin dudar.

No obstante, recuerda que siempre estarás acompañada de una matrona que te indicará cómo actuar y te guiará durante el parto.

Las clases de preparación al parto son muy útiles. En ellas, además de enseñarte técnicas de relajación, te mostrarán ejercicios para mantener la forma física, para evitar molestias del embarazo, para facilitar el parto, … Igualmente te contarán lo que ocurrirá el día D y podrás despejar todas las dudas que tengas, apartando de tu cabeza cualquier temor.

Practica las respiraciones durante los meses previos al parto, así, llegado el momento, sabrás cómo actuar sin ponerte nerviosa.

Implica a tu pareja ensayando juntos las respiraciones. El día del parto podrá ayudarte y tranquilizarte si sabe cómo hacerlo.

Al respirar ten cuidado con el exceso de ventilación. Las respiraciones deben hacerse calmadamente, incluso las jadeantes. Si se hacen muy rápidamente hay riesgo de hiperventilación, cuyas consecuencias implican mareos, sensación de ahogo, palpitaciones, hormigueo en las manos, dolor de pecho, debilidad, sudoración, temblores, etc.

Hormigueo

Definición:

Adormecimiento y entumecimiento de una parte del cuerpo, sobre todo de las extremidades.

Síntomas:

Adormecimiento, entumecimiento, debilidad, cosquilleo, dificultad para mover la parte del cuerpo afectada.

Tratamiento:

Si la sensación de hormigueo es persistente, se puede recomendar un diurético para disminuir la retención de líquido. Los ejercicios de estiramiento también alivian.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/como-hacer-las-respiraciones-en-el-parto-5336

Respira tranquila: cómo te puede ayudar la respiración en el embarazo, parto y postparto

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Desde el primer aliento cuando nacemos, respirar es un proceso fundamental en nuestra vida y aunque lo hagamos de manera refleja por la necesidad de incorporar a nuestro organismo oxígeno, también podemos aprovechar la respiración para sentirnos mejor. Y es que, desde la infancia, a cualquier edad, en cualquier momento vital, cerrar los ojos y hacer respiraciones profundas es un gran método para lograr relajar cuerpo y mente.

En reposo, respiramos unas 30.

000 veces cada día, pero vamos a proponeros cómo transformar parte de esa respiración para que nos aporte beneficios en el embarazo, en el parto y en el postparto.

Para ello necesitamos hacer una respiración consciente, un ejercicio de centrar la atención en nuestra inspiración y exhala­ción. Así de sencillo, así de relajante, ¡y con resultados fabulosos!

Cuando respiramos conscientemente sentimos cómo se produce la respiración.

Puede ser larga o corta, profunda o superficial y cuanto más alarguemos este tipo de respiración, esta se irá transformando haciéndose más natural, más lenta, llenándonos de energía, tal vez desterrando pensamientos negativos o preocupantes y con la sensación de que se unen cuerpo y mente. ¿Cómo aprovechar esto durante el embarazo, parto y postparto?

Respiración en el embarazo

Durante el embarazo suceden muchos miedos, temores, inseguridades…

y como el mundo no se detienen porque estemos esperando un bebé, el ritmo de la vida diaria unido a lo anterior puede provocar estrés y ansiedad. De hecho, una de cada cuatro embarazadas padecerá ansiedad o depresión.

Por ello es importante mantener el estrés a raya, para evitarnos problemas de salud a nosotras y a nuestros bebés, conseguir descansar mejor…

Hay estudios que señalan que el estrés en el embarazo afecta al bebé (las hormonas del estrés atraviesan la placenta), y lo hace de manera muy diversa, por lo que la respiración consciente, inspirando y exhalando lentamente el aire, en una posición cómoda, con poca luz, sin ruidos… solo puede aportaron beneficios.

Una buena técnica de respiración la podemos practicar en cualquier momento del día en que estemos tranquilas, haciendo nuestros ejercicios de relajación en casa…

También es importante una buena respiración a la hora de practicar ejercicio.

Sabemos que realizar ejercicio moderado y habitual durante el embarazo es bueno para la madre y para el bebé, reduce los niveles de estrés y proporciona un importante bienestar físico y mental, pero hay que hacerlo bien, sin forzar la máquina.

Ejercicios como yoga o el método pilates trabajan la respiración y en ese sentido tienen un plus a la hora de beneficiarnos de la respiración consciente.

Respiración en el parto

En el momento del parto, la respiración puede ayudar a activar sustancias y sistemas que funcionan sobre el organismo a modo de analgesia y que contrarrestan el dolor.

El parto es un proceso natural pero físicamente agotador y mentalmente extenuante, por lo que nos podemos ayudar de una buena respiración para mejorar tanto el estado físico, que nos duela menos y estar más fuertes, como el estado mental.

Respirando logramos una buena oxigenación para la madre y para el bebé. Si la mujer durante la dilatación se centra en la respiración, conseguirá tranquilizar la mente, abstraerse de lo superficial y tal vez vivir el parto de una manera más plena y consciente ya que las contracciones dolerán menos.

Mediante las respiraciones durante las contracciones se mejora el trabajo de los músculos abdominales, por lo que mejor la percepción dolorosa y alivia la presión que sufren los órganos internos y la columna vertebral durante el parto, disminuyendo la fatiga y mejorando la relajación.

El método Bradley para controlar el dolor en el parto, por ejemplo, y junto a otros consejos, hace hincapié en las técnicas de relajación y respiración profunda como formas de afrontar el dolor en el parto.

Existen varios tipos de respiraciones (abdominal, torácica, clavicular), lo ideal es que cada mujer haya integrado y normalizado una de ellas (por eso, mejor practicarlas durante el embarazo) y sobre todo la respiración abdominal va a ser la mejor para manejar el dolor en el parto ya que enviamos el aire a los músculos uterinos que están tensos y sin oxígeno en las contracciones (por eso duelen).

Entre contracción y contracción el dolor cesa, dando tiempo a la mujer para llevar de nuevo oxígeno al músculo uterino y relajarlo a través de la respiración profunda, y así poder sobrellevar mejor la siguiente contracción. La respiración es una de las técnicas que te pueden ayudar a relajarte durante el parto, un método natural que disminuye el dolor: ¡no la olvides!

Respiración en el postparto

Cuando llega el bebé, no todo va a se tranquilidad. Surgen nuevos temores y dudas, no descansamos todo lo que desearíamos, hay contratiempos…

y en definitiva necesitamos relajarnos en la medida de lo posible.

Cuando pensamos que no podemos más, la respiración nos puede ayudar, del mismo modo que en el embarazo, para lograr cierta tranquilidad y «coger fuerzas» para seguir adelante.

En el postparto, marcado por el vaivén hormonal, respirar con inspiraciones y espiraciones suaves, largas y profundas, también mejoraremos las dolencias físicas y ayudará a superar las inseguridades. De paso, transmitiremos tranquilidad al bebé, que nos necesita cerca y en la mejor forma posible, física y mental.

Fotos | iStock
En Bebés y más | El 20 por ciento de las embarazadas sufre alteraciones respiratorias durante el sueño, «La respiración tiene especial importancia en el manejo del dolor en el parto». Entrevista a Mónica García Calzada (II),

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/respira-tranquila-como-te-puede-ayudar-la-respiracion-en-el-embarazo-parto-y-postparto

¿Cómo respirar durante el parto?

Cómo hacer las respiraciones en el parto

El parto es probablemente la fase que más temores genera del embarazo, especialmente si la madre es primeriza. Afortunadamente, existen talleres de formación y preparación en los que la embarazada aprende a distribuir la respiración en el tiempo para amortiguar el dolor, además de obtener información realista de lo que puede suceder.

En este sentido, las técnicas de respiración son muy beneficiosas para la madre y para el bebé. Se ha demostrado que las técnicas de relajación, incluida la respiración, reducen el estrés y las posibilidades de necesitar un parto asistido. Además, garantizan que el bebé tenga suficiente oxígeno durante el parto, por lo que vale la pena practicarlo.

Muchos médicos y matrones creen que los ejercicios pueden ayudar a que la ansiedad no se dispare y hacer que el proceso sea menos difícil y temible para las futuras mamás.

Los estudios confirman que la respiración supone una base fundamental para toda futura mamá.

Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que las técnicas de respiración son la única manera posible de que las mujeres sufran menos dolor y disminuyan la tensión.

La respiración rítmica durante el trabajo del parto maximiza la cantidad de oxígeno disponible para la madre y para el bebé. Las técnicas de respiración también pueden ayudarte a sobrellevar el dolor de las contracciones.

Respirar puede parecer algo muy simple y obvio. De hecho, resulta difícil creer que pueda tener un gran impacto en las sensaciones abrumadoras que acompañan al parto.

Pero, sorprendentemente, es vital para atenuar el impacto de las contracciones.

Técnicas para respirar durante el parto

Las técnicas de respiración durante el parto pueden ayudarte a controlar el dolor. Por lo menos, pueden ayudarte a superar el dolor. Primero, debes encontrar un patrón que funcione para ti y luego practicar la respiración. De esa manera, una vez que te encuentres en el trabajo del parto, estarás lo más preparado posible.

Aquí tienes nuestra propuesta de técnicas para respirar durante el parto:

Soplar una vela

A medida que se produce una contracción, respira profundamente y luego disipa el dolor en respiraciones cortas. Visualiza una vela frente a ti, que apagarás con la respiración.

El hilo dorado

Comienza inhalando profundamente por la nariz con el inicio de la contracción. Seguidamente, respira de manera suave a través de la boca, visualizando la salida del aliento como un hilo dorado que gira y se aleja de ti mientras exhalas, alejando de esta manera el dolor.

Contando la respiración

A medida que respiras, cuenta hasta 3. Para continuar, mientras exhalas, cuenta hasta 5. El objetivo es regular tu respiración y también darte un motivo para concentrarte. Aquellas mujeres que necesiten más distracción pueden hacerlo en un idioma extranjero o hacer la cuenta atrás.

“El instante del nacimiento es lo más bonito en la vida. Dolor y alegría se unen por un momento”.

-Madline Tiger-

Evita la hiperventilación

Respirar demasiado rápido o expulsar demasiado dióxido de carbono puede hacer que te sientas mareada y provocarte sensaciones de hormigueo en los dedos de las manos y los pies.

Algunas futuras mamás tienden a hiperventilar durante la altura de las contracciones intensas y necesitan recordatorios de cuidado para relajar la respiración. Si comienzas a hiperventilar, inhala por la nariz y exhala por la boca lo más lentamente que puedas.

La técnica relax

Este método funciona tanto a nivel psicológico como físico. La palabra “relax”, que tiene dos sílabas “re” y “lax” debe repetirse en tu mente a medida que respiras. Al inhalar, piensa “re” en tu mente y cuando exhalas piensa en “lax”.

Deja que tu mente permanezca concentrada en la segunda sílaba “lax” de la exhalación y en prolongarla más que en inhalar. Estamos convencidos de que sentirás como tu cuerpo y los músculos tensos liberan tensión mientras exhalas con este método.

Cuenta con el apoyo de tu pareja

En este momento tan especial, cuenta con la ayuda de tu pareja (o, en su defecto, de una persona de confianza a la que quieras) para que te eche una mano con las técnicas para respirar durante el parto.

Una de sus misiones más importantes será recordarte que reduzcas la velocidad si comienzas a respirar demasiado rápido en respuesta a una contracción intensa. Lo ideal es que te ayude a tomar respiraciones lentas y relajadas.

Previamente, lo mejor es que comentes con esa persona la técnica para respirar durante el parto que te gustaría utilizar. Ella será la encargada de de recordarte el patrón de respiración cada vez que experimentes una contracción y tiendas a cambiarlo.

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/como-respirar-durante-el-parto/

Técnica respiratoria para las contracciones

Cómo hacer las respiraciones en el parto

La respiración profunda y a un ritmo constante no sólo alivia el dolor de la parturienta: El estómago del bebé también recibe así suficiente oxígeno.

Aunque muchos padres se ríen al principio de estos cursos en los que «se jadea», son de gran importancia para la madre y el bebé.

Con el fin de facilitarte a ti y a tu bebé el parto, hay ciertos aspectos de las diferentes etapas de un parto que debes tener en cuenta al respirar. A continuación te las presentamos.

Reglas básicas de respiración durante el parto y las contracciones

Aunque resulte difícil cuando se están sufriendo contracciones dolorosas: Siempre trata de inspirar tranquila y a un ritmo constante por la nariz. El aire se expulsará a continuación por la boca ligeramente abierta.

Además, asegúrate de no apretar los labios. Cuando la boca está abierta, el cuello del útero también se puede abrir más fácilmente.

Para proporcionarle suficiente oxígeno al bebé, no contengas la respiración nuca durante el parto, excepto en la fase de expulsión cuando necesites empujar activamente.

No tengas miedo de «olvidarte» de respirar durante el parto: Muchas mujeres respiran intuitivamente durante el parto y aplican sin problemas lo que han aprendido en el curso de preparación. Además, tu comadrona te dará instrucciones fiables sobre cómo respirar durante el parto.

La fase de dilatación: Respiración profunda en el abdomen

Las contracciones van y vienen en oleadas durante la fase de dilatación y duran entre 1 y 1,5 minutos. Inicialmente, los intervalos son todavía relativamente largos, pero a medida que el nacimiento se acerca, la duración entre contracciones se acorta.

La respiración pausada y uniforme es esencial en esta fase: Inspira profundamente al principio de la contracción hasta llenar el estómago de aire y deja que el aire escape lentamente a través de su boca abierta. A algunas mujeres les ayuda emitir tonos como «Ooooh» o «Aaaah» al soltar el aire.

Consejo: Espira tres veces más de lo que inspiraste. Si se te seca la boca al respirar, bebe un poco de agua durante las contracciones.

A la fase de dilatación le sigue un breve período de transición. El jadeo recomendado anteriormente no se recomienda ahora, porque las mujeres pueden hiperventilar al respirar así.

La fase de expulsión: ¡No te olvides de respirar!

El cuello uterino está completamente abierto durante la fase de expulsión y el bebé es empujado hacia la pelvis. Ahora empiezan las contracciones de presión y por fin puedes empujar activamente para que el bebé pronto vea la luz.

En esta fase, muchas mujeres que dan a luz a menudo cometen un grave error: Para poder empujar mejor contienen la respiración. Si por el contrario se respira de forma constante, ello aliviará el dolor de las contracciones.

Una vez que la contracción haya disminuido, inspira y espira profundamente para recuperarte brevemente del esfuerzo. Esta respiración uniforme también previene la hiperventilación y la falta de aire.

Incluso si el dolor en esta fase es particularmente severo y sólo quieres empujar al bebé para acelerar el nacimiento: Si tu comadrona te pide que dejes de empujar, escucha las instrucciones. De esta manera, el perineo puede estirarse lentamente sin rasgarse repentinamente cuando la cabeza de tu bebé quiera salir al exterior.

Dificultad respiratoria: Volver al ritmo constante

Durante el parto, es posible que se presenten calambres o incluso pánico. La respiración se torna entonces irregular y se acelera, de modo que la dificultad respiratoria puede llegar hasta la hiperventilación.

Las consecuencias pueden ser mareos, problemas de visión y latidos cardíacos deficientes en los niños. Para que esta condición vuelva a la normalidad rápidamente, debes concentrarte en una respiración calmada y profunda.

Tu comadrona y tu pareja pueden ayudarte a recuperar el ritmo.

El postparto: Respira tranquila y profundamente

Cuando finalmente sostienes a tu pequeño en tus brazos, comienza la fase postparto. En esta fase, la placenta se desprende de la pared uterina y es rechazada como secundinas. Incluso aunque se hayan superado los peores dolores: Las contracciones del útero pueden ser muy desagradables y hasta dolorosas y durar varias horas.

Para aliviar este dolor, es aconsejable respirar tranquila y profundamente desde la fase de dilatación: Se inspira profundamente por la nariz y se espira largo tiempo a través de la boca.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/tecnica-respiratoria-para-las-contracciones.html

Ejercicios de respiración para el parto que debes practicar

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Los ejercicios de respiración son una parte importante del manejo de algunas afecciones respiratorias.

 Los objetivos principales de tales ejercicios son limpiar los pulmones de mucosidad pegajosa, coordinar tu respiración y mantener abiertas las vías respiratorias.

 Y, en el caso de las mujeres que están entrando en labor de parto, la respiración ayuda a las madres a mejorar su relajación y disminuir su percepción de dolor cuando están empezando a sentir contracciones. .

Por otra parte, esta práctica durante el embarazo es muy crucial debido a que tu cuerpo necesita un suministro adecuado de oxígeno para cumplir con los requisitos de tu bebé en crecimiento y para el funcionamiento óptimo de tu cuerpo.

Tener una buena respiración es uno de los pilares más importantes no solo durante la gestación, sino para poder lograr un trabajo de parto exitoso con el menor dolor posible y con el fin de que el bebé tenga una buena oxigenación en todo el proceso.

A continuación, en la siguiente nota de Clínica Internacional, compartiremos contigo algunos ejercicios de respiración para el parto que te servirán de mucha ayuda en el caso que no hayas podido asistir a tus citas de psicoprofilaxis debido al aislamiento social por el COVID-19.

Respiración abdominal

  1. Siéntate en un lugar cómodo con las piernas dobladas. Relaja todo el cuerpo, incluidas las mandíbulas, los hombros y las caderas. Mantén una mano debajo de tu vientre y otra encima.
  2. Luego, respira profundamente desde la parte inferior de su abdomen, llenando su vientre de aire hasta la cuenta de 8 o cualquier número con el que te sientas cómoda.
  3. Exhala lentamente contando el mismo número. Repite esto al menos durante 10 minutos todos los días hasta que te resulte natural.

Si tu barriga aún no crece porque tienes poco tiempo de embarazo, puedes simplemente sentarte y seguir la misma técnica, apoyando las palmas de las manos sobre las rodillas.

Respiración dorsal

  1. Párate derecha, mantén tus pies paralelos entre sí y coloca tus manos sobre el pecho.
  2. Mantén la boca cerrada y respire profundamente contando hasta 10. Ten cuidado de no presionar demasiado el pecho.
  3. Mientras inhalas, siente tu mano moverse hacia afuera a medida que tus pulmones se expanden.
  4. Aguanta la respiración por unos segundos y luego exhala por la boca lentamente. Tómate todo el tiempo que necesites para exhalar.

     Una manera simple de hacerlo es contando el mismo número que lo hizo mientras respirabas.

  5. Repite todo el ejercicio diez veces para notar los beneficios de relajación.

Ten en cuenta que puede ser un poco difícil para ti realizar este ejercicio después del séptimo mes; sin embargo, intenta hacerlo regularmente manteniendo tus niveles de comodidad.

También te interesará: Cuidados y actividades para embarazadas durante la cuarentena.

Cuando comienzan las contracciones

Respira profundamente al principio y al final de cada contracción. Esta respiración o a menudo se conoce como una respiración limpiadora o relajante.

Durante la primera etapa del parto

  1. Comienza con una respiración lenta y profunda cuando comience la contracción y luego exhala lentamente, liberando toda la tensión física de la cabeza a los pies.

     Esto a menudo se conoce como una respiración organizadora.

  2. Inhala lentamente por la nariz y luego haz una pausa. Luego exhala lentamente por la boca.

  3. Cada vez que exhales, concéntrate en relajar una parte diferente del cuerpo.

Durante la fase activa

  1. Comienza con el paso 1 del punto anterior.
  2. Respira por la nariz y exhala por la boca.
  3. Mantén tu respiración lo más lenta posible, pero acelera a medida que aumenta la intensidad de la contracción.
  4. Relaja tus hombros.
  5. A medida que la contracción alcanza su punto máximo y tu frecuencia respiratoria aumenta, cambia a una respiración ligera tanto dentro como fuera de la boca: aproximadamente una respiración por segundo.
  6. Debes iniciar la respiración junto con la contracción. Concéntrate en tu respiración y no en el dolor.
  7. A medida que disminuye la intensidad de la contracción, también debes reducir la intensidad de tu respiración.

Transición respiratoria

A medida que cambias a una respiración ligera durante la fase activa (es decir, al estar en el paso 5 del ejercicio anterior), la respiración de transición puede ayudarte a controlar los sentimientos de desesperación y agotamiento.

  1. Respira y exhala lentamente.
  2. Centra tu atención en una cosa: una imagen, tu pareja, incluso un punto en la pared.
  3. Durante una contracción, inhala y exhala por la boca a razón de 1 a 10 respiraciones cada 5 segundos.
  4. Cada cuarto o quinto aliento, exhala un aliento más largo.
  5. Cuando termine la contracción, respira tranquila.

Si lo prefieres, puede verbalizar la respiración de transición con un “ji” para cada una de las respiraciones más cortas y un “juu” para la respiración más larga.

Durante la segunda etapa del parto

  1. Comienza con una respiración lenta y profunda.
  2. Centra tu mente en el bebé que se mueve hacia abajo y hacia afuera.
  3. Respira lentamente, guiada por cada contracción.
  4. Ajusta tu respiración para mayor comodidad.
  5. Cuando sienta la necesidad de empujar, respira profundamente y exhala lentamente mientras presiona.
  6. Cuando termine la contracción, relájate y toma dos respiraciones lentas.

Si pudiste recibir clases de psicoprofilaxis antes de que empezara el Estado de Emergencia, recuerda practicar lo que te enseñaron.

En el caso que estés en comunicación con tu médico de manera virtual, asegúrate de seguir todas sus recomendaciones para garantizar una salud óptima, tanto tuya como la de tu bebé. Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda.

En Clínica Internacional, te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de The Health Site y Health Line por Clínica Internacional.

Con más de 50 años de experiencia en el sector salud, en Clínica Internacional, ofrecemos la mejor atención médica del país. Nuestro staff médico altamente capacitado y la tecnología de punta con la que trabajamos nos permiten tratar más de 20 especialidades, asegurando tu bienestar y el de tu familia.

Источник: https://www.clinicainternacional.com.pe/blog/ejercicios-respiracion-parto-para-practicar/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: