¿Cómo hacer para que el recién nacido eructe?

Hacer eructar al bebé recién nacido: Consejos y posturas

¿Cómo hacer para que el recién nacido eructe?

Los bebés tragan aire mientras se alimentan y este aire se acumula en su estómago. Los eructos les ayudan a eliminar este aire acumulado y les hacen sentir más cómodos. Eructar también abre más espacio en el estómago de tu bebé y le permite seguir alimentándose. Te contamos todo sobre el eructo en el bebé y recién nacidos.

Eructar (y comer menos cantidad, pero con más frecuencia) también puede ser beneficioso para bebés que padecen reflujo; pero no todos los bebés eructan después de cada toma. En nuestra labor de Salus hemos visto que algunos tienen muchos gases y eructan mucho mientras que a otros bebés rara vez hay que sacarles el aire.

Por regla general, los bebés que amamantan no necesitan eructar con tanta frecuencia como los bebés que se alimentan con biberón, porque tienden a tragar menos aire mientras comen. Pero cada bebé es diferente, así que observa a tu bebé para saber cuándo tienes que sacarle el aire.

¿Cuándo tengo que sacarle el aire al bebé?

Si el bebé parece estar incómodo mientras se alimenta, se retuerce, suelta el biberón o el pecho y empieza a llorar, intenta ayudarlo a eructar. Algunos padres interrumpen la toma a mitad del biberón para sacarle el aire o, para mamás que amamantan, al cambiar de pecho.

¿Cómo hago eructar al bebé?

Hay más de una forma de hacer eructar al bebé. Aquí tienes tres posiciones comunes. Pruébalas todas, ya que a cada bebé le funcionará una mejor que otra.

1. Sobre el hombro o sobre tu pecho:

Coloca al bebé sobre tu pecho de modo que su barbilla quede apoyada en tu hombro. Sostén su cabecita con una mano, mientras le frotas la espalda o le das unas palmaditas suaves con la otra.

Otra forma de hacerlo es subir a tu bebé más, de manera que su pancita quede apoyada en tu hombro, creando una presión suave que puede ayudarle a eructar. Sostenlo con una mano mientras le frotas la espalda o le das unas palmaditas suaves con la otra mano.

Si usas el segundo método asegúrate de que tu bebé puede respirar bien y que no está demasiado apretado contra tu hombro. Una ojeada en el espejo para ver dónde tiene la cabecita te ayudará. Esta posición puede funcionar mejor cuando ya tenga mejor control de su cuello y cabeza.

Recuerde que, junto con el aire es posible que el bebé saque también un poco de la leche, o sea que ten siempre a la mano una toallita o una gasa grande, para proteger la ropa.

2. Sentadito:

sienta al bebé en tu regazo, mirando hacia el frente. Inclina su cuerpecito hacia adelante, apoyando su pecho en la palma de tu mano mientras le sujetas la barbilla y la mandíbula suavemente con los dedos. Dale leves palmaditas con la otra mano o frótale la espalda de abajo a arriba.

3. Boca abajo en el regazo:

Nos sentamos en una silla o sofá estable con ambos pies en el suelo. A continuación, colocamos al bebé boca abajo sobre nuestras piernas: una debajo del estómago y la otra debajo de la cabeza, con la cabeza de lado, nunca hacia abajo.

Con una de nuestras manos, debemos sujetar al bebé para asegurarnos de que no corre ningún riesgo; con la otra, al igual que en la primera técnica, debemos frotar su espalda con un movimiento circular para facilitar la liberación de los gases.

Cuando el bebé es un poco mayor, algunos padres optan por acostarse de lado y colocar al bebé boca abajo sobre la cadera para ayudarlo a eructar. ¡Ya iréis descubriendo qué forma os resulta más cómoda y funciona mejor!

¿Cuánto debe tardar el bebé en eructar?

Si el bebé no expulsa los gases en, más o menos, un minuto, es muy posible que necesite nuestra ayuda. Sin embargo, a veces, el aire puede tardar un poco en llegar a la parte superior del estómago. Por ello, si el bebé se retuerce o su cara refleja angustia, es recomendable que probemos otra vez.

¡Consejo! Si el bebé no va a dormir siesta, mantenerlo en pie un rato puede favorecer el tránsito de los gases y, con ello, su liberación.

¿Cómo hacer eructar a un bebé dormido?

Si el bebé se queda dormido durante las tomas, será lo más habitual en el caso de los recién nacidos, es una señal de que se encuentra bien, por lo que no debemos molestarle con la intención de que eructe. Como hemos mencionado anteriormente, hay niños y niñas que no necesitan hacerlo o lo expulsan en forma de flatulencias.

En definitiva, hacer eructar a nuestro bebé es importante pero no imprescindible, por lo que tendremos que tener en cuenta las necesidades de cada bebé y no alarmarnos si no consigue expulsar el aire de esta forma.

¿Le puedo dar a mi bebé alguna medicina para los cólicos?

Si el bebé padece de mucho aire o gases, tu médico podría recomendarte alguna medicina especial, que también sirva para tratar los cólicos. Acuérdate que, a medida que el bebé vaya creciendo y se empiece a mover más, encontrará una posición cómoda y eructará por sí solo.

Источник: https://www.pequesalus.com/hacer-eructar-bebe-recien-nacido/

Cómo hacer eructar al bebé si se ha dormido

¿Cómo hacer para que el recién nacido eructe?

Hacer eructar al bebé tras la comida es algo que no debes dejar pasar, aunque se haya quedado dormido durante la toma. Es importante ayudarle a expulsar los gases tanto por la noche, como por el día. 

Que el bebé se quede dormido mientras toma le leche es normal, pero si le dejas en la cuna sin haberle ayudado a sacar el aire que ha tragado, es posible que se despierte molesto tiempo después. Toma nota de estos consejos para hacer eructar al bebé si se ha dormido.

¿Tengo que hacer eructar a mi bebé si está dormido?

Hacer eructar al bebé no siempre es tarea sencilla, algunos bebés tienen una gran facilidad, mientras que para otros es algo más complicado. Sin embargo, ya que no tienen control sobre su cuerpo, es importante ayudarles a sacar este aire que se va acumulando, de lo contrario, puede tener cólicos o puede sentirse molesto, lo que le provocará llanto. 

Incluso si tu bebé ha eructado mucho durante el día y le has sacado correctamente el aire durante las distintas tomas, debes continuar haciéndolo en las tomas nocturnas.

No tengas miedo de que se despierte y te cueste dormirle ya que, si tiene aire dentro, se despertará irremediablemente molesto y será más complicado volver a acostarle.

 Si ha comido bien, y logras que eructe, verás como descansa más y mejor. 

Algunos bebés sufren mucho con los cólicos y durante unos meses lo pasan mal, lo que conlleva constantes llantos y períodos de sueño cortos. Sin embargo, la mayor parte de los bebés superan esta fase en unos meses. 

Consejos para ayudar a eructar al bebé si está dormido

Durante la toma, bien sea del pecho o del biberón, el bebé puede tragar mucho aire, por lo tanto, es fundamental hacerle eructar para que no se sienta molesto tiempo después y sufra de los consabidos cólicos de gases. Aunque se haya quedado dormido y tenga una expresión tranquila y plácida, debes intentar que eructe antes de volver a acostarlo. Te explicamos cómo puedes ayudarle a sacar el gas si se quedó dormido mientras comía: 

No le pongas en posición sentada

Si tu bebé saca mejor los gases cuando le sientas sobre tus rodilla y le sujetas la barbilla mientras le das palmaditas en la espalda, evita realizarlo cuando está dormido. Esta posición puede despertarle y, lo que deseas es sacarle el aire, pero dejarle descansar, relajado y calmado. 

Coloca al bebé en tu hombro

Si alimentas a tu bebé en una posición semi-erguida, puedes moverlo suave y lentamente hacia arriba para colocarlo sobre tu hombro. Es una posición cómoda para seguir durmiendo mientras tu balanceo y una ligera presión sobre su espalda empujará la barriguita del bebé y le ayudará a liberar el gas. 

Mantén al bebé erguido sobre tu pecho

Al igual que en la posición anterior, puedes levantar a su bebé de la posición semierguida mientras come hasta que esté totalmente erguido sobre tu pecho, en una posición más baja que la anterior.

 Esto puede resultar más cómodo si estás sentada en un sillón ya que los bebés se encuentran seguros acurrucados con las piernas en posición de rana sobre tu cuerpo.

Dale suaves palmaditas sobre la espalda o muévele ligeramente hacia arriba y abajo mientras presionas levemente su espalda. 

Saca el aire a tu bebé entre un pecho y otro o a la mitad del biberón

Cuando el bebé está tomando leche durante la noche, puede encontrarse somnoliento y tomar casi sin darse cuenta. Por lo tanto, puedes ayudarle a eructar al cambiarle entre un pecho y otro, o antes de que se acabe el biberón. 

Coloca al bebé sobre tu antebrazo

Después de alimentarlo, puedes alejarlo lentamente de tu pecho para girarle y dejar que su barriga descanse sobre tu antebrazo. Coloca su cabecita en la curva de tu codo y deja que sus piernas queden colgando a ambos lados de tu brazo. Esta posición ejerce presión sobre su vientre y le ayudará a eructar, pero puedes ayudarle mientras acaricias suavemente su espalda. 

Qué hacer si no logro que el bebé eructe por la noche

Si su bebé está muy dormido tras la toma y, por más que lo intentas, no consigue hacerle eructar, no insistas demasiado.A veces, los bebés no necesitan eructar tanto durante la noche porque comen más lentamente y no ingieren tanto aire mientras se alimentan.

En caso de que tras un rato acostado se despierte llorando, tómale entre tus brazos y tranquilízalo. Comprueba si necesita que le cambies el pañal, aliméntalo de nuevo si es necesario y trata de ayudarle a eructar tras la toma. 

Источник: https://www.conmishijos.com/bebes/alimentacion/como-hacer-eructar-al-bebe-si-se-ha-dormido/

El eructo del bebé: cómo provocarlos de forma correcta

¿Cómo hacer para que el recién nacido eructe?

Mi bebé y yo

Durante la toma, hay algunos niños a quienes les cuesta expulsar el aire que han tragado. En estos casos, para impedir que el aire se le quede en la barriga, y que ello le cause malestar, es necesario que el bebé eructe y que lo haga bien. En este sentido, conseguir que adopte una buena postura será clave para ayudarle.  

¿Es necesario que el bebé eructe tras la toma?

No todos los niños sienten la necesidad de expulsar este aire. Sin embargo, para muchos otros, sobre todo, los bebés más glotones y tragones, el hecho de no hacer el eructo supone un verdadero impedimento para poder relajarse y estar tranquilo. 

  • En general, los niños que toman el pecho necesitan eructar menos. Respecto al biberón, tomar el pecho permite que las encías del niño se adapten perfectamente al borde exterior de la areola, determinando una succión muy eficaz e impidiendo la ingestión de aire.
  • Por ello, los expertos consideran que, durante la toma al pecho, las pausas no son obligatorias, si no lo pide expresamente el pequeño. Por ejemplo, si cuando se pasa el pequeño de un pecho al otro, no empieza a succionar rápidamente, se puede aprovechar para que haga el eructo, pero si no hace ninguna pausa, no sería necesario.
  • Con el biberón, es suficiente con controlar las reacciones del niño para saber cuándo hay que pararse. Si el pequeño está agitado, arquea la espalda, gira la cabeza de un lado a otro o abre la boca, significa que está incómodo y que necesita eructar.

Cómo estimular el eructo

Hay diferentes formas de estimular el eructo. Algunos niños lo hacen enseguida, de una forma espontánea y natural. Otros, por el contrario, necesitan más tiempo.

De todos modos, aquí os ofrecemos algunas posiciones que la mamá puede adoptar para ayudar al bebé a eructar de forma correcta.

Apoyado en tu hombro

Si el bebé tiene dificultades para eructar, ésta es la mejor posición.
Manténlo con la espalda recta y la barriga apoyada en tu pecho. Procura que apoye la cabecita sobre tu hombro.De esta forma, su estómago permanece bien distendido y relajado. Con la mano libre, dale un suave masaje en la espalda, de abajo hacia arriba. Esto le ayudará a expulsar el aire. 

Un golpecito sobre la espalda

Si todavía no llega el tan esperado eructo, prueba a cambiarle de posición.
Sienta al bebé sobre tus rodillas, ligeramente inclinado hace delante sobre tu mano derecha. Con la mano izquierda, dale unos suaves golpecitos en la espalda para ayudar a que salga el aire. 

Tenido sobre la barriguita

Tiende al bebé boca abajo sobre tus piernas, con la cabecita apoyada en tu muslo. Mantén la mano izquierda sobre su culito y, con la mano derecha, hazle un masaje firme en la espalda. Los movimientos que hagas deben ser bastante lentos, suaves, regulares y sin cambios bruscos. Esto estimulará al aire a salir.

Sentado sobre tus rodillas

Se puede recurrir a esta posición cuando el bebé ya haya cumplido los tres meses de vida y sea capaz de mantener la espalda erguida sin esfuerzo.

Procederemos de la siguiente manera: inmediatamente después de comer, siéntale sobre tus piernas y sujétale por debajo de las axilas. Después, haz que dé unos pequeños saltitos.

Esto hará que el aire ascienda y que sea más fácil que haga el eructo.

Qué hacer y qué no hacer para que el bebé eructe

  • Cuando des el pecho, no debes tumbar completamente al pequeño, para permitir que le leche, que es más pesada que el aire, descienda a la parte inferior del estómago. De este modo, el aire se acumula en la parte superior y se expulsa a través del eructo.
  • Después, del eructo, el pequeño ya puede volver a succionar. Por tanto, se le puede ofrecer de nuevo el pecho o el biberón. En este último caso, para evitar que ingiera aire, es importante no dejarle en la boca el biberón cuando está vacío.
  • El eructo es importante para el bienestar del niño, pero no debe entenderse como una regla. No es cierto que se deba hacer siempre después de la toma. Si, después de algunos intentos, y durante un minuto, el niño aún no ha eructado, ya no hay que insistir. Evidentemente, no lo necesita.
  • Antes de que el niño haga el eructo, es necesario protegerse, poniéndose una peuqeña toalla en el hombro o bien, según la posición del niño, sobre las rodillas.
  • No hay que mantener al niño sentado durante la toma. En esta posición el estómago se dobla sobre sí mismo y el aire no consigue salir.
  • Cada vez que el pequeño haya terminado de tomar leche, debe mantenerse en posición vertical durante unos 10-15 minutos, con el fin de prevenir la regurgitación.

¿Qué hacer si regurgita?

Algunos niños, sobre todo si son muy pequeños, junto con el eructo, también echan un poco de leche.

  • Se trata de una manifestación completamente normal, que se debe a la fisiológica inmadurez de los músculos que regulan el paso entre el estómago y el esófago.
  • Si el crecimiento del pequeño se produce regularmente, solo es un problema pasajero, que a partir de los dos meses de vida se atenuará gradualmente.
  • Algunos bebés tienen pequeñas regurgitaciones causadas por la tendencia al hipo. Se trata de un espasmo normal del diafragma que provoca la salida de leche.

A veces, solo necesita una pausa

En algunos casos, el pequeño no necesita hacer un eructo, sino solo una pausa durante la toma. Para ello, la mamá debe observarlo muy atentamente:

  • Si, durante la toma, el bebé se agita y mueve el cuerpo, o bien pasa la lengua alrededor del pezón o de la tetina del biberón, es muy probable que necesite hacer una pausa para tomar aliento.
  • Hay que mantenerle sentado sobre nuestras rodillas y concederle un par de minutos antes de volver a darle el pecho o el biberón.
  • Sin embargo, hay que tener presente que no todos los niños necesitan esta interrupción: para algunos, constituye un impedimiento que les priva del placer de tomar el pecho con continuidad.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/crecimiento/primer-mes/lactancia-eructo-304

Pasos para que el bebé eructe

¿Cómo hacer para que el recién nacido eructe?

El sonido de los eructos no suele ser un sonido agradable; a no ser que, por supuesto, sea nuestro bebé quien eructe. Eructar implica que el bebé está liberando los gases que tiene en su vientre.

Sin embargo, hasta que llegue a cierta edad, la mayor parte de las veces necesitará nuestra ayuda para hacerlo. Al estar la mayor parte del tiempo tumbados, a los bebés les es difícil expulsar estos gases.

Los motivos por los que el bebé tiene gases pueden ser muy variados. Estos pueden ser consecuencia de una alimentación con biberón, de madres que dan el pecho que tienen depresión hiperactiva o de una fuerte sesión de llanto.

En este sentido, los biberones de Dr. Brown’s ayudan a reducir, gracias a su sistema de ventilación completa, estos gases. Aun así, es recomendable tener conocimientos básicos sobre los eructos.

Hoy, os traemos una guía para descubrir cuáles son los pormenores de eructar.

Técnicas para eructar

Hay tres técnicas populares para lograr que el bebé eructar, si bien no son las únicas. Con tiempo, nosotros mismos las descubriremos y, seguramente, terminaremos adaptándolas a nuestras circunstancias.

Sobre el hombro

Colocamos al bebé suavemente sobre nuestro hombro y frotamos su espalda o damos unas palmaditas para que pueda expulsar los gases atrapados. ¡Eso sí! Es recomendable que utilicemos una “capa protectora”, es decir, paños diseñados para protegernos de posibles buches del bebé.

Esta técnica, no obstante, varía ligeramente en función de la persona que la lleve a cabo. Si es la madre, debemos acostar al bebé de manera que su vientre quede sobre nuestro pecho.

De esta forma, ejerceremos una presión en su barriga que puede facilitar la liberación de los gases. Si es el padre, debemos llevar al bebé un poco más arriba para que, por la misma razón, su barriga esté más cerca de nuestro hombro.

Sea como sea, nunca debemos mostrar rechazo hacia el bebé mientras eructa.

Boca abajo en el regazo

Nos sentamos en una silla o sofá estable con ambos pies en el suelo. A continuación, colocamos al bebé boca abajo sobre nuestras piernas: una debajo del estómago y la otra debajo de la cabeza, con la cabeza de lado, nunca hacia abajo.

Con una de nuestras manos, debemos sujetar al bebé para asegurarnos de que no corre ningún riesgo; con la otra, al igual que en la primera técnica, debemos frotar su espalda con un movimiento circular para facilitar la liberación de los gases.

Cuando el bebé es un poco mayor, algunos padres optan por acostarse de lado y colocar al bebé boca abajo sobre la cadera para ayudarlo a eructar. ¡Ya iréis descubriendo qué forma os resulta más cómoda y funciona mejor!

Sentados

Sentamos al bebé en una posición erguida, inclinamos su espalda levemente hacia delante y usamos una mano para sostener su pecho y cabeza. La otra mano nos servirá de ayuda para frutar o dar palmaditas, siempre de forma suave, en su espalda.

¿Cuándo ayudo a mi bebé a eructar?

Es más que normal que tardemos en saber cuándo el bebé necesita eructar. Hasta entonces, hay una serie de reglas muy sencillas que podemos seguir:

Lactancia

Para las madres que dan el pecho, un buen momento para ayudar al bebé a eructar es al alternar los senos durante la toma. Si, normalmente, el bebé solo se alimenta de un seno, podemos ayudarlo en el “punto medio” habitual. Es decir, si sabemos que la toma tiene una duración media de 20 minutos, tenemos que intentar que eructe a los 10 minutos.

Alimentación con biberón

Los eructos, en la alimentación con biberón, dependen, en gran medida, del biberón que se esté utilizando. Si utilizamos los biberones de Dr.

Brown’s, no es necesario que eructe con mucha frecuencia, ya que tienen un sistema de ventilación que favorece la reducción de los gases.

Sin embargo, si no es el caso, es recomendable que el bebé eructe cada 60-90 mililitros consumidos, aproximadamente.

Independientemente de la forma de alimentación, es importante que el bebé eructe después de cada toma. Cuando comience a disminuir la velocidad de consumo o ya apenas trague, podemos aplicar una de las tres técnicas mencionadas anteriormente.

¿Cuánto debe tardar el bebé en eructar?

Si el bebé no expulsa los gases en, más o menos, un minuto, es muy posible que no necesite nuestra ayuda. Sin embargo, a veces, el aire puede tardar un poco en llegar a la parte superior del estómago. Por ello, si el bebé se retuerce o su cara refleja angustia, es recomendable que probemos otra vez.

¡Consejo! Si el bebé no va a dormir siesta, mantenerlo en pie un rato puede favorecer el tránsito de los gases y, con ello, su liberación.

¿Cuándo debemos dejar de ayudar a nuestro bebé?

Por lo general, se recomienda hacerlo a partir de los 8 o 9 meses. No obstante, en este período, podemos seguir los siguientes consejos: si el bebé no ha eructado y se ve molesto, debemos ayudarlo; si eructa por su cuenta, no debemos hacer nada.

En cualquier caso, cuando el bebé sea capaz de sentarse por sí mismo, es importante que empiece a desarrollar habilidades de “autoeructo”.

¿Y si mi bebé no eructa (mucho)?

¡Está bien! Que el bebé tenga o no eructo puede depender mucho de la cantidad de aire que absorben cuando se alimentan. Con un biberón como el Dr.

Brown’s® Options®, el bebé eructará menos porque no absorberá casi tanto aire como otros biberones. Mientras el bebé esté aumentando de peso apropiadamente y no parezca incómodo, eructar no siempre es necesario.

Además, es posible que necesiten liberarlo en el otro extremo.

¡Comparte con tus amigos!

Источник: https://bebeinnova.com/blog/2018/07/31/pasos-para-que-el-bebe-eructe/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: