Cómo inculcarle hábitos sanos en la mesa

Contents
  1. Transmitir hábitos saludables a sus hijos
  2. Nutrición, actividad física y sueño
  3. Tabaco, alcohol y otras drogas
  4. Comportamiento sexual
  5. 10 Hábitos saludables en los niños
  6. Promoción de consumo de una dieta saludable:
  7. Fomentar la realización de todas las comidas del día:
  8. Práctica de ejercicio físico regular
  9. Facilitar el tiempo de descanso necesario
  10. Importancia de realizar una correcta higiene dental diaria:
  11. Enseñar a lavarse las manos con frecuencia
  12. Fomentar la lectura:
  13. Explicar la importancia de cuidar y mantener siempre ordenadas
  14. Ayudar a expresar y gestionar las emociones
  15. Permitir a los hijos relacionarse con otros niño
  16. ▷ Hábitos Saludables para Niños y Niñas [Guía Fundamental]
  17. Qué son los hábitos saludables
  18. Alimentación
  19. ¿Cómo debe ser una dieta sana?
  20. Tamaño de las porciones
  21. Cocina platos no procesados
  22. Cambia las bebidas con gas por bebidas naturales
  23. Enseña a tus hijos a cocinar
  24. Transmíteles el valor de la moderación
  25. Prepara comidas que sacien más
  26. Otros hábitos saludables para tus hijos
  27. Evita comer tarde
  28. Prepara un buen desayuno
  29. Prepara almuerzos para llevar
  30. Comidas en familia
  31. Deporte
  32. Higiene y aseo
  33. Ocio y juego
  34. Descanso
  35. Sociabilización
  36. Sé un ejemplo positivo para tus hijos
  37. Conclusión
  38. Alimentación saludable para niños Alimenta sonrisas
  39. Tomar un desayuno variado y saludable
  40. Las frutas y las verduras son esenciales
  41. Controlar las proteínas
  42. Cereales, imprescindibles en su alimentación
  43. Fijar horarios fijos
  44. No utilizar la comida como premio
  45. Tareas por cumplir
  46. Hay que comer en la mesa
  47. Aprendizaje
  48. Enseñarles buenos modales
  49. ¡Ponle color a las comidas!
  50. Fomentar la conversación en la mesa
  51. ¡A la compra!

Transmitir hábitos saludables a sus hijos

Cómo inculcarle hábitos sanos en la mesa

Enseñe a sus hijos a vivir saludablemente. Comience cuando son pequeños. Esto los ayuda a evitar tomar decisiones poco saludables y desarrollar malos hábitos de por vida. Es importante que los padres den un buen ejemplo. Decirles a sus hijos qué hacer no siempre funcionará. También necesitan verlo a usted eligiendo hábitos saludables.

Hay muchas formas de desarrollar hábitos saludables. Considere lo siguiente:

Nutrición, actividad física y sueño

Los niños en los Estados Unidos pesan más de lo que solían. Comen demasiada comida rica en grasas y azúcares. Pasan menos tiempo haciendo actividad física. Los niños que luchan con el peso tienen un mayor riesgo de futuros problemas de salud, que pueden incluir diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, enfermedades cardíacas y cáncer.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Preste atención al tipo de comida que compra. Sirva una variedad de alimentos saludables. Limite la comida chatarra. Tenga frutas y verduras frescas disponibles. Son bocadillos y acompañamientos de comidas saludables. Los alimentos bajos en grasa pueden contener elementos poco saludables, como el azúcar agregada.
  • Consuma porciones adecuadas. Lea la etiqueta de información nutricional para saber cuánto es una porción.
  • Coman los bocadillos y las comidas juntos, en familia. Coma en la mesa y no frente a la televisión.
  • Dele a sus hijos mucha agua y leche para beber. Limite o evite las bebidas azucaradas y de calorías regulares, que incluyen jugos de frutas, refrescos, bebidas deportivas, bebidas energéticas, leches azucaradas o con sabor y tés helados azucarados.
  • Monitoree las actividades de sus hijos. No deben pasar más de dos horas al día frente a la pantalla. El tiempo de pantalla incluye la televisión, la computadora, la tableta y los videojuegos. También debe establecer límites de tiempo en los teléfonos inteligentes como parte del tiempo frente a una pantalla. En lugar de esto, promueva la actividad física.
  • Haga que la actividad física sea parte de la rutina de su familia. Salga a caminar, visite la piscina comunitaria o dé un paseo en bicicleta. Anime a sus hijos a probar actividades grupales, como deportes en equipo o artes marciales, que pueden ayudar al crecimiento y a la autoestima de un niño. Encuentre otras actividades aeróbicas para agregar al día de sus hijos.
  • Enseñe a sus hijos hábitos bucales saludables. Esto incluye cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental una vez al día. Llévelos al dentista para limpiezas regulares cada seis meses.
  • Asegúrese de que sus hijos descansen lo suficiente. Hable con su médico sobre la cantidad de sueño que su hijo debería dormir para su edad.
  • Enséñele a su hijo la importancia de los controles de salud regulares.

Tabaco, alcohol y otras drogas

Los niños pueden sentir curiosidad por las drogas a una edad temprana. Algunos niños prueban el tabaco, el alcohol y otras drogas cuando están en la escuela secundaria. Los estudios demuestran que es menos probable que los niños los consuman si les habla a una temprana edad.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Haga saber que no está bien o que no está permitido fumar cigarrillos, vapear/usar cigarrillos electrónicos, masticar tabaco, beber alcohol o consumir drogas. Establezca consecuencias claras si rompen estas reglas.
  • Explique por qué estas sustancias son dañinas. Anime a sus hijos a hacer preguntas. Una historia real puede llamarles más la atención que solo hechos y estadísticas. Dé ejemplos de la vida real de personas a las que les han pasado cosas malas por consumir alcohol, tabaco u otras drogas.
  • Hable con sus hijos sobre la presión de grupo. El juego de roles puede ayudar a prepararlos para decir que no si alguien les ofrece cigarrillos, alcohol o drogas.
  • Conozca a los amigos de sus hijos y a los padres de sus amigos. Desarrolle confianza con ellos. Informe a otros padres las reglas que espera que cumplan sus hijos. Siempre pregunte a sus hijos qué están haciendo, a dónde van, con quién están y cuándo regresarán. Asegúrese de que haya una manera de comunicarse con ellos.
  • Sea un buen ejemplo. Preste atención a cómo sus acciones afectan a sus hijos. Por ejemplo, si consume tabaco o drogas, pueden pensar que está bien que hagan lo mismo.

Comportamiento sexual

Cada año, aproximadamente un millón de adolescentes quedan embarazadas. Casi tres millones de adolescentes contraen una enfermedad o una infección de transmisión sexual (ETS o ITS). Aunque pueda resultar incómodo, hable con sus hijos sobre los riesgos y las responsabilidades de ser sexualmente activo.

Esto incluye cómo protegerse contra el embarazo y la enfermedad. No dependa de las escuelas para enseñar educación sexual. Puede ayudar a sus hijos a comprender el sexo en términos de amor y respeto. Puede enseñarles el significado del consentimiento.

Ellos deben comprender la importancia del consentimiento de ambas personas involucradas.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Con los niños más pequeños, responda preguntas sobre sexo cuando las hagan.
  • Con los niños mayores, adelántese a hablar de sexo para ayudar a prevenir daños. Deben conocer los riesgos de ser sexualmente activos antes de comenzar. Es importante hablar de esto incluso si no cree que sus hijos sean sexualmente activos.
  • Sea honesto con sus hijos sobre los valores, las opiniones y las expectativas de su familia con respecto al sexo. Tal vez quiera pedirle ayuda a su médico de cabecera para hablar con sus hijos, que puede proporcionar información y hechos para compartir.
  • Piense en los mensajes sexuales que sus hijos reciben en la escuela y en los medios de comunicación. Hable con sus hijos sobre estos mensajes para ayudarlos a comprender lo que es real. Aliéntelos a que sean abiertos con usted y hagan preguntas.
  • Mantenga una mente abierta. Es más probable que sus hijos hablen con usted si no tienen miedo de sus reacciones. Hágales saber que pueden acudir a usted si se sienten presionados o preocupados por cuestiones relacionadas con el sexo.

La mayoría de los niños admiran a sus padres. Es importante que dé un buen ejemplo. Estar saludable debe ser divertido para todos. Involucre a sus hijos dándoles opciones. Recompense su buen comportamiento con golosinas o actividades saludables. Mantenerse positivos y solidarios puede ayudarlos a desarrollar confianza y una vida de hábitos saludables.

  • ¿Cómo calculo el IMC de mi hijo?
  • ¿A qué edad debo comenzar a hablar con mis hijos sobre el sexo?
  • ¿Cuáles son ejemplos de recompensas saludables?

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico de familia para averiguar si esta información se aplica a usted y para obtener más información sobre este tema.

Источник: https://es.familydoctor.org/ninos-ensenarles-habitos-saludables-a-sus-hijos/

10 Hábitos saludables en los niños

Cómo inculcarle hábitos sanos en la mesa

Si quieres ver resultados en lo que a hábitos saludables de tus hijos se refiere, invierte tiempo y esfuerzo en la transmisión y consecuente adopción de rutinas saludables en la vida de los más pequeños.

Si consigues que interioricen y apliquen unas simples conductas de estilo de vida saludable en el día a día de su vida cotidiana, es seguro que eso repercutirá en una óptima salud en la etapa adulta, tanto a nivel de bienestar físico como emocional.

Muchos de los problemas médicos habituales de la vida adulta, tan presentes en nuestra sociedad actual, como son la obesidad, el consumo abusivo de tóxicos, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, entre otros muchos ejemplos, se ha visto que pueden empezar a prevenirse desde la etapa infantil instaurando ciertos hábitos saludables en la rutina familiar diaria. Ello evitaría mucho malestar o sufrimiento  y necesidad de inversión de ingentes cantidades de recursos económicos desde el punto de vista de salud pública.

Promoción de consumo de una dieta saludable:

para conseguirlo, es aconsejable que, en casa, las personas que conviven con ellos prediquen con el ejemplo y consuman una dieta basada en alimentos sanos que sea nutritiva y equilibrada.

Invierte tiempo en la creación de menús que incluyan verduras, hortalizas, frutas frescas, frutos secos, granos de cereal y, cómo no, carnes, pescados, huevos, leche, etc… (fuentes de proteínas y también grasas imprescindibles para asegurar el crecimiento y desarrollo adecuado).

Limita el acceso a alimentos con abundante contenido de azúcares refinados (zumos o bollería industrial, chucherías…) aunque, de vez en cuando, se les puede permitir “un caprichito”.

Fomentar la realización de todas las comidas del día:

con especial atención a la promoción de crear la costumbre de desayunar por la mañana todos los días.

Es todavía una práctica habitual en muchos hogares de este país que los integrantes de la familia se vayan al colegio o a trabajar sin ingerir ningún tipo de alimento a primera hora de la mañana y eso no es beneficioso para nuestra salud.

Para poder afrontar todos los retos y actividades que nos depara el resto del día, es aconsejable la adopción de un desayuno completo y variado, que nos aporte la energía (calorías) suficientes para poder ejecutarlos óptimamente.

Asimismo, es igualmente importante tomar el desayuno invirtiendo el tiempo prudencial necesario, para poder tomarlo sin prisas o estrés, sentándose a comer cómodamente a la mesa. Además de ello, por otro lado, también es importante la instauración de una rutina estable en el horario de las comidas, así como tener presente el acompañar de forma habitual las comidas con agua como bebida (y no refrescos industriales, por ejemplo).

Práctica de ejercicio físico regular

Enseñando a los niños a practicarlo desde pequeños es más probable que esos hábitos saludables se sigan manteniendo una vez alcancen la edad adulta, con todos los innumerables beneficios sobre la salud que eso significa. Una vez más, la mejor manera de enseñar es predicar con el ejemplo.

Si los padres son activos en la práctica es más probable que, por imitación, los hijos también lo sean.

Elige actividades al aire libre que impliquen el uso de bicicletas, ir a correr o aprovechar cualquier momento cotidiano para fomentar que se muevan (ir a comprar al supermercado a pie en vez de ir en coche, subir escaleras en lugar de en ascensor o salir a pasear con los niños en vez de dejarlos jugar largas horas con el ordenador, por ejemplo).

Facilitar el tiempo de descanso necesario

creándose en el hogar ambientes tranquilos y silenciosos que promuevan la relajación del niño y un sueño reparador. Establece rutinas de sueño con horarios estables.

Importancia de realizar una correcta higiene dental diaria:

requiere una dedicación y esfuerzo especial en los padres, dado que es habitual que los niños se muestren reticentes y perezosos frente al cepillado de los dientes.

Existen numerosas marcas de productos de higiene dental dirigidos a la población infantil, con presentaciones más amigables y divertidas, que ayudan a que sea más fácil la tarea.

Se menciona concretamente la higiene dental, pero el consejo puede hacerse extensible a la higiene corporal en general.

Enseñar a lavarse las manos con frecuencia

sobre todo antes y después de ir al baño, antes de comer o después de haber usado pañuelos para el catarro o haber jugado con sus juguetes u otros materiales como tierra, arena, pintura, etc.

Se prevendrá con ello, por ejemplo, la transmisión de enfermedades contagiosas a las personas del entorno o la potencial intoxicación del niño.

Muéstrale todos los pasos a realizar (aplicación de jabón, frotación minuciosa, enjuague y secado final) para que aprenda a realizarlo correctamente.

Fomentar la lectura:

comienza ya desde la primera infancia explicándole cuentos a la hora de ir a dormir o llenando de libros infantiles las estanterías de casa.

Explicar la importancia de cuidar y mantener siempre ordenadas

sus pertenencias (juguetes, cuentos, ropa, etc.).

Ayudar a expresar y gestionar las emociones

así como trabajar la tolerancia a la frustración: No es una buena idea consentir deliberadamente ni ceder a las exigencias del niño en exceso. Se deben establecer límites de conducta para un buen desarrollo psicológico del menor.

Permitir a los hijos relacionarse con otros niño

educando en materia de respeto, solidaridad y tolerancia frente a los demás: jugar y compartir experiencias con otros niños ayuda al desarrollo de las habilidades sociales de relación interpersonal, tan necesarias para afrontar el mundo futuro.

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-ninos/10-habitos-saludables-en-los-ninos

▷ Hábitos Saludables para Niños y Niñas [Guía Fundamental]

Cómo inculcarle hábitos sanos en la mesa

No hacer deporte, comer golosinas en exceso, o pasar muchas horas viendo la televisión, son costumbres que acaban causando problemas de salud a los más pequeños.

Por ello, los hábitos saludables para niños deben ser inculcados desde una temprana edad.

No solo porque las primeras etapas de crecimiento son las más importantes, sino porque unos buenos hábitos harán que tengan una vida adulta más sana.

Enseñarles a llevar un estilo de vida saludable cuando todavía son unos niños garantiza que adquieran estos hábitos saludables para llevar una vida sana cuando sean adultos.

Qué son los hábitos saludables

Los hábitos saludables son aquellas conductas que forman parte de la vida cotidiana y que afectan de forma positiva al bienestar físico, mental y social. De hecho, la OMS asegura que el desarrollo saludable del niño le permite vivir en armonía. Los hábitos saludables suelen desarrollarse dentro del perímetro de la alimentación, el ejercicio físico y el descanso.

La clave para que una acción se convierta en hábito es la recurrencia. Por eso es importante que los padres incidan en la acción en sí misma, pero sobre todo en la frecuencia. Asegúrate de inculcarles costumbres realizables de forma periódica.

Además, el entorno debe ser positivo y motivador. Anima a tus hijos a adoptar un estilo de vida saludable por medio de juegos y recompensas positivas.

Alimentación

Los padres deben inculcar a los hijos una alimentación saludable y variada que aporte todos los nutrientes que necesita para su desarrollo. A partir de los 3 años, se recomienda que la dieta se componga en un 50% de hidratos de carbono, un 35% de grasas mono-saturadas y un 15% de proteínas. Además, el niño se debe acostumbrar a respetar las 5 comidas diarias.

Para ello, establece horarios fijos para cada ingesta y planifica un calendario de comidas semanal. También puedes animar a que tus hijos prueben recetas nuevas invitándoles a su elaboración. Una vez en la mesa, lejos de obligarles a que se terminen el plato, debes trabajar para que disfruten con la comida.

Además, la sensación de saciedad del estómago tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro. Por ello, evita que coman demasiado rápido, pues el niño acabará consumiendo más calorías de las que su cuerpo necesita.

Otro hábito que conviene incorporar en la rutina de los niños es beber agua frecuentemente. Tanto es así que, mientras que el cuerpo de un adulto está compuesto en un 65% por agua, en el caso de los niños lo está a un 80%. Los zumos de frutas y verduras naturales también son una opción, pero no conviene abusar de ellos por su alto contenido en azúcares.

¿Cómo debe ser una dieta sana?

Una dieta sana y equilibrada es fundamental, ya que no solo afecta a la salud física, sino que también influye en el estado de ánimo. Por ejemplo, el azúcar se ha asociado a problemas de salud mental. A continuación te enseñamos algunos métodos para animar a los niños a tomar decisiones para que fomenten hábitos saludables y una dieta sana. 

Tamaño de las porciones

Por lo general, cuanto más grande sea la porción del niño en el plato, más probable es que se lo coma todo. Limita el tamaño de las porciones para que tu hijo coma más despacio y asegúrate de que beba mucha agua antes de las comidas. A menudo se confunde la sed con el hambre.

Cocina platos no procesados

Siempre que sea posible, cocina platos no procesados. Los alimentos procesados normalmente contienen mucha sal y azúcar. Incluso puedes elaborar versiones más sanas de la comida rápida preferida de tus hijos. Haz nuggets rebozando pollo en harina de almendra, o prepara hamburguesas dando forma a la carne picada como sustitutos de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Cambia las bebidas con gas por bebidas naturales

Las bebidas con gas no son buenas para los dientes de los niños y pueden provocar obesidad. Sustitúyelas por agua de distintos sabores que puedes preparar en casa. Puedes añadir hojas de menta, frutos rojos y cítricos al agua, lo que le dará sabor a la vez que le aporta nutrientes.

Enseña a tus hijos a cocinar

Saca el chef que hay en ellos. Haz que la cocina sea una actividad divertida que podáis disfrutar juntos preparando una dieta equilibrada (y algunos caprichos). Una tarta casera sigue siendo mucho más saludable que una comprada. ¡Probad a hacer masa de pizza con formas y añadir caras con vegetales!

Transmíteles el valor de la moderación

Asegúrate de que tengan días libres, ya que prohibirles los caprichos puede hacer que a los niños se les antojen más. Los días libres pueden ser una oportunidad perfecta para enseñar cocina casera a tus hijos. Empezad preparando un bizcocho de plátano saludable. ¡Ya verás como no se aburren!

Prepara comidas que sacien más

Los aperitivos son importantes para los niños en edad de crecimiento, pero es normal que no quieras que se acostumbren a picar demasiado entre horas y comer alimentos con mucha azúcar.

En su lugar, piensa en qué comidas y aperitivos puedes darles que les sacien durante más tiempo. La avena, los huevos y los alimentos integrales son estupendos para mantener sus barrigas llenas y fomentan una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Otros hábitos saludables para tus hijos

Fijar una rutina sólida, en especial en los días de colegio, ayuda a fortalecer los hábitos saludables a tus hijos. Aquí tienes algunos consejos.

Evita comer tarde

Hacer una comida copiosa poco antes de irse a la cama puede causar indigestión e interrumpir el sueño. Procura que los niños cenen varias horas antes de irse a dormir.

Prepara un buen desayuno

Tomar un desayuno nutritivo y saciante les dará a tus hijos más energía para afrontar el día y concentrarse en clase. Cambia los cereales procesados por alternativas más sanas como la avena, el yogur y los frutos rojos, o una tostada con huevos revueltos o tortilla.

Prepara almuerzos para llevar

Si tus hijos tienen que llevarse su propio almuerzo al colegio, lo ideal es preparar una comida casera. Puedes combinar sándwiches de pan integral y ensaladas.

Comidas en familia

Compartir los alimentos fomenta una relación sana con la comida, ya que muestra su importancia al reunir a los seres queridos, reforzar los vínculos y crear mejores relaciones. Procurad comer todos juntos, al menos los fines de semana.

Deporte

Hacer deporte diariamente es un hábito saludable fundamental, pues reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y sobrepeso.

Según la edad, los expertos recomiendan dedicar a la actividad física un tiempo mínimo diario:

  • Entre 1 y 5 años. Se recomienda jugar unos 60 minutos al día. Las actividades al aire libre les ayudarán a mantener la forma física y trabajar la socialización con otros niños.
  • A partir de los 6 años, es recomendable practicar 120 minutos de ejercicio. No tiene por qué ser necesariamente deporte, pero sí mantener el cuerpo en movimiento.
  • Limita el tiempo delante de la pantalla. Los niños de hoy en día a menudo pasan mucho tiempo con sus smartphones y tabletas, lo que aumenta su nivel de sedentarismo. Pon límites a cuánto tiempo pueden pasar con sus dispositivos y anímalos a jugar fuera.
  • Haz divertida la actividad física. Anima a toda la familia a estar activos y hazlo divertido. Id a pasear o a montar en bicicleta. También podéis aprovechar para preparar un pícnic y pasar el día fuera. El ejercicio se disfruta mucho más cuando se hace en familia y en lugares distintos, como el bosque o la playa.
  • Haz del ejercicio un hábito saludable. Siempre que puedas, cambia los medios de transporte por actividad física. Si es posible, anima a tus hijos a ir andando al colegio o a comprar. Esto te ayudará a integrar el ejercicio en la rutina cotidiana de los niños.

Higiene y aseo

Acostumbra a tus hijos a lavarse las manos antes de cada comida. De la misma forma, deberían adquirir el mismo hábito siempre que lleguen de casa.

La higiene bucal también se debe trabajar en casa. Para ello, hay que habituar al niño a cepillarse los dientes después de cada comida de manera autónoma para eliminar los restos de comida. Es recomendable el uso de pasta fluorada. El flúor es un mineral que contribuye en la fortificación del diente y evita la aparición de caries.

Te puede interesar: Limpieza dental para niños: ¿Cuándo llevarlos? Guía de Recomendaciones

Ocio y juego

El ocio es la asignatura pendiente en muchos hogares. Cada vez son más los niños que solo saben entretenerse con pantallas.

Aunque muchas veces son una fuente de conocimiento y desarrollan habilidades digitales útiles para su futuro, debemos limitar su uso diario. Para ello, busca alternativas de ocio como los juegos al aire libre o las manualidades en casa. También es una buena idea compartir tiempo en familia con los juegos de mesa.

Descanso

Para poder cerrar el círculo de una vida saludable, la alimentación sana y el ejercicio físico deben complementarse con un buen descanso todas las noches. Los hábitos de sueño dependen de la edad del niño:

  • Los bebés de 4 a 12 meses: entre 12 y 16 horas de sueño, incluyendo siestas.
  • Niños de 1 a 2 años: entre 11 y 14 horas, siestas incluidas.
  • Los niños de edad preescolar deben descansar entre 10 y 13 horas, incluyendo siestas.
  • A partir de los 6 a los 12 años el tiempo recomendado se reduce entre 9 y 12 horas. A estas edades las siestas deberían ser esporádicas.

Sociabilización

Una parte importante de la madurez del niño se adquiere mediante la interacción con otras personas. El contacto social con otros niños favorece la autonomía y contribuye en el desarrollo de habilidades como la empatía y la generosidad. Además, una mayor sociabilización contribuirá a reforzar los vínculos familiares en casa.

Your browser doesn’t support the HTML5 video tag.

Sé un ejemplo positivo para tus hijos

Por último, recuerda la importancia de dar ejemplo. Los niños aprenden con el ejemplo, así que háblales del valor de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Muéstrales en qué consiste una buena rutina y cómo sería una planificación de comidas nutritiva. No hagas de la comida un tema tabú. Es mejor que les enseñes que es algo para disfrutar, a la vez que ayuda a estar sanos y sentirse bien. Tus hijos te ven como un ejemplo por lo que adoptar hábitos saludables y una dieta sana será un aprendizaje que se llevarán de por vida.

Conclusión

En resumen, el objetivo es moldear un poco la rutina diaria para alcanzar un estilo de vida saludable. La suma de ejercicio físico, una alimentación sana y un sueño reparador y suficiente hará que tu hijo goce de una vida sana.

¿Quieres complementar estos consejos saludables para niños con un Seguro Médico a medida? En Generali tenemos una gran variedad para que elijas el que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Conoce las mejores recomendaciones sobre alimentación y bienestar para los más pequeños de la casa en nuestro Blog Tu Asesor Salud. Suscríbete y te enviaremos nuevos contenidos interesantes cada mes.

Источник: https://www.generali.es/blog/tuasesorsalud/habitos-saludables-para-ninos/

Alimentación saludable para niños Alimenta sonrisas

Cómo inculcarle hábitos sanos en la mesa

Danonino x6

Válida desde el 28-02-2021 00:00:00 y limitada a 1000 cupones, ver + info

Para cumplir con un buen equilibrio en la alimentación de los niños, fundamentalmente en el consumo de proteínas, hidratos de carbono y grasas, debemos comenzar por inculcar unos buenos hábitos saludables en nuestros hijos.

Los expertos recomiendan fijarnos en la pirámide de alimentación y en concreto, en las cantidades, raciones y comidas que se recomiendan para los peques.

Inculcándoles además unos hábitos alimenticios adecuados estaremos ayudando a su futura salud

 A continuación te proponemos algunos de los menús más saludables y las mejores recomendaciones para sus comidas.

Tomar un desayuno variado y saludable

El desayuno es la comida más importante del día. Debe incluir cereales, lácteos y fruta. Por ejemplo una buena opción es un vaso de leche con cacao, una tostada con aceite de oliva o mermelada, queso fresco o pavo y una pieza de fruta mediana. O también puedes optar por un yogur, frutos secos con nueces, almendras o cacahuetes y un poco de jamón serrano.

Las frutas y las verduras son esenciales

Se recomienda que consuman unas 5 raciones de frutas y verduras al día.

Controlar las proteínas

Es aconsejable que consuman carne, pescado o huevos de dos a tres veces por semana y si comen una ración al día, se debería intentar no repetir.

Cereales, imprescindibles en su alimentación

Deben comerlos asiduamente ya que contienen hidratos de carbono y fibra, dos nutrientes que aportan energía y que se encuentran en el pan, el arroz o la pasta.

Consejos en una alimentación saludable para niños

Para que los niños aprendan a comer bien se recomienda inculcarles desde pequeños una serie de pautas que deben cumplir a la hora de comer, pero éstas no debe convertirse en una imposición sino en algo agradable y divertido para ellos, ya que si no solo estaríamos consiguiendo un efecto contrario a lo que queremos que no es otra cosa que enseñar a nuestros hijos a mantener una alimentación saludable. Las recomendaciones más importantes para mantener una alimentación saludable en los niños son:

Fijar horarios fijos

Es muy importante ya que les permitirá tener una rutina. En definitiva, les acostumbraremos a que su cuerpo identifique cuándo llega la hora de comer y sobre todo, a evitar los picoteos entre horas. 

No utilizar la comida como premio

Ellos deben ser conscientes de que la comida es buena para su desarrollo y no debemos premiarles por terminar todo el plato ni enfadarnos porque no se coman toda la ración. 

Tareas por cumplir

Es bueno invitarles a que sean partícipes de todo el proceso que conlleva las comidas. Desde ayudar en la preparación de las mismas hasta poner la mesa o retirar su plato.

Hay que comer en la mesa

Los niños deben tener claro que la hora de la comida, la cena o la merienda son algunos de los momentos más importantes del día y por ello siempre sentarse en la mesa para comer. También es bueno que según su edad adaptes su plato, vaso y cubiertos. Existen algunos de silicona o plástico con los que les resultará más cómodo empezar a comer solitos.

Aprendizaje

Es muy importante que la educación de los papás esté complementada con actividades lúdicas como pueden ser vídeos o juegos educativos que les enseñen a comer bien.

Enseñarles buenos modales

Es el momento de enseñarles a saber comportarse a la mesa. Lavarse las manos, comer despacio, no jugar con la comida, permanecer sentados hasta acabar el plato…

¡Ponle color a las comidas!

Prepararlas con una presentación atractiva para ellos puede ser de muchísima ayuda a la hora de que los peques terminen hasta por rebañar el plato. El color siempre es una buena opción para que el menú les entre por los ojos.

Fomentar la conversación en la mesa

Es muy importante conversar con ellos en la mesa. Puede ser una de las actividades más importantes del día en una familia ya que es el momento de compartir nuestras experiencias, contar qué nos ha pasado en el trabajo, qué han aprendido los niños en el cole…

¡A la compra!

Como hemos dicho anteriormente es muy importante que los niños participen en todo el proceso que conlleva las comidas, y por supuesto, esto incluye la compra en el supermercado. Es el momento de enseñarles cómo son los productos sin cocinar, de que sean ellos mismos quienes elijan las frutas que van a comer o escojan su comida o cena favorita para ese día.

Calcio y Proteínas que son necesarios para el normal desarrollo de sus huesos de los niños.

¿Cómo se prepara?

Danonino x6

Válida desde el 28-02-2021 00:00:00 y limitada a 1000 cupones, ver + info

Источник: https://www.danone.es/es/salud/familia/habitos-alimentacion-saludable-ninos.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: