¿Cómo llevar a mi bebé?

Regresar a casa con su bebé

¿Cómo llevar a mi bebé?

  • Tamaño de texto más grande

Ya sea que su bebé llegue a su casa directamente del hospital, llegue más tarde (posiblemente después de una estadía en la unidad de cuidados intensivos neonatales) o que llegue a través de una agencia de adopción, la llegada del niño es un acontecimiento de gran importancia con el que probablemente haya soñado. Aquí le mostraremos cómo prepararse para ese momento.

Abandonar el hospital

Las futuras madres a veces colocan ropa para la vuelta al hogar incluso antes de ir al hospital.

Otras, tal vez esperan para ver cómo estará el clima y le piden a su pareja que traiga ropa para ellas y el bebé.

Planifique traer ropa holgada para usted, que tenga un cordel o elástico en la cintura, porque lo más probable es que la ropa que usaba antes de quedar embarazada todavía no le quepa.

Con frecuencia, los bebés regresan a su casa con demasiada ropa. Vista a su bebé como se vestiría usted. Por lo tanto, si un gorro de lana le resultaría demasiado caluroso durante el verano, lo más probable es que a su bebé le ocurra lo mismo.

En clima cálido, vista al bebé con una camiseta y pantalones de algodón ligero o colóquele una manta de bebé sobre las piernas desnudas. Si hace frío, colóquele un pijama que le cubra los pies, un gorro y una manta abrigada. Asegúrese de mantener todas las mantas alejadas del rostro del bebé para evitar que se ahogue.

Tendrá muchas más probabilidades de llegar a su casa con un bebé tranquilo y satisfecho si no dedica mucho tiempo en el hospital a intentar vestirlo con prendas difíciles de poner que la obliguen a tirar y empujar sus brazos y piernas.

Si aún no hizo los arreglos con el profesional del cuidado de la salud de su bebé, antes de irse del hospital, asegúrese de preguntar cuándo debe programar el primer chequeo del bebé.

Según las circunstancias, algunos bebés prematuros se van a su hogar con un monitor especial que controla su respiración y su ritmo cardíaco, y es posible que le enseñen a practicar resucitación cardiopulmonar (RCP) para bebés.

Pero sin importar si su bebé es prematuro o nació a término; no se vaya del hospital hasta que hayan respondido todas las preguntas que pueda tener. Y si tiene alguna duda (desde cómo bañarlo hasta cómo amamantarlo o hacerlo eructar), pregúntele al enfermero, al consultor de lactancia o al médico de su bebé.

El viaje en automóvil

El elemento más importante para el viaje al hogar es una silla de seguridad adecuada para el automóvil. Todos los estados exigen que los padres tengan una antes de salir del hospital porque es una de las mejores maneras de proteger al bebé.

Aunque sea un viaje corto, nunca es seguro sujetar al bebé en los brazos mientras otra persona conduce. En una frenada repentina, el bebé podría caérsele de los brazos o salir despedido contra el tablero.

Considere comprar, alquilar o pedir prestada una silla de seguridad para el automóvil antes de que nazca el bebé, cuando tenga tiempo para escogerla cuidadosamente.

Existen dos tipos de sillas de automóvil para los bebés: sillas exclusivas para bebés (que se deben cambiar cuando el bebé pesa entre 22 y 35 libras, según el tipo de silla) y sillas convertibles que sirven tanto para bebés como para niños mayores.

Las sillas exclusivas para bebés están diseñadas para que el niño vaya mirando hacia atrás y son mejores para los bebés que las sillas convertibles.

La Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda que los bebés y los niños pequeños viajen en una silla que mire hacia atrás hasta los 2 años de edad o hasta que hayan alcanzado los límites máximos de altura y peso recomendados por el fabricante.

(Si el bebé pesa más de lo recomendado por el fabricante antes de cumplir dos años, tendrá que usar una silla convertible diseñada para bebés más grandes).

Algunos padres de recién nacidos descubren que un «sistema de viaje» (que incluye un carrito y una silla de automóvil para bebés, que se puede conectar al carrito) facilita el traslado de los bebés del auto al carrito, especialmente si están dormidos.

Las sillas convertibles se colocan mirando hacia atrás hasta que el bebé tiene al menos dos años de edad o ha alcanzado los límites máximos de peso y altura recomendados por el fabricante.

Los niños que alcanzan los límites de peso y altura antes de cumplir dos años estarán más seguros en una silla convertible más grande y mirando hacia atrás. Los niños pequeños pueden permanecer en las sillas que miran hacia atrás incluso después de haber cumplido dos años.

(Siga las indicaciones del fabricante para saber cuándo debe girar la silla).

Nunca coloque una silla convertible o una silla que debe mirar hacia atrás en el asiento delantero del automóvil; siempre se deben colocar en el asiento posterior.

Las bolsas de aire laterales del asiento del acompañante son peligrosas tanto para las sillas que miran hacia adelante como para las que miran hacia atrás, y la mayoría de los accidentes ocurren en la zona del acompañante, en la parte delantera del vehículo.

Cuando haga frío, primero sujete firmemente al bebé y después colóquele mantitas encima.

Si pide prestada una silla de seguridad para el automóvil, asegúrese de que no tenga más de 6 años y que nunca haya estado en un accidente (aunque se vea bien, podría tener fallas estructurales).

Evite las sillas a las que les falten partes o que no estén etiquetadas con la fecha de fabricación y el número del modelo (en tal caso, no habría forma de obtener información sobre posibles retiradas del producto del mercado).

Asimismo, compruebe la «fecha de caducidad» recomendada por el fabricante. Si tiene cualquier duda sobre cómo se ha utilizado una silla o si está agrietada o presenta signos de deterioro por uso, no la utilice.

Averigüe sobre programas de préstamo o alquiler de sillas de automóvil en las clases prenatales, el consultorio del profesional del cuidado de la salud o la compañía de seguros. Estos programas son bastante comunes.

Cuando compre una silla nueva, es importante recordar que no hay un solo tipo de silla que sea más segura o mejor; compre una que sea del tamaño adecuado y se pueda instalar correctamente en su automóvil.

Y que sea más cara, no necesariamente indica que sea de mejor calidad; tal vez solo se deba a que la silla tiene otras características adicionales que usted tal vez no utilice.

Además, asegúrese de registrar la nueva silla para recibir notificaciones si surgen problemas o se decide retirar el producto del mercado).

El problema más frecuente con las sillas de automóvil es la instalación incorrecta. De acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Autopistas, la mayoría de las sillas de automóvil están incorrectamente instaladas.

El sistema LATCH (que consta de ganchos ya instalados en el automóvil) es un sistema que facilita la instalación de las sillas de automóvil. En este sistema se utilizan los ganchos incorporados en el automóvil para sujetar la silla al automóvil.

Si bien el sistema LATCH es estándar en los Estados Unidos, muchas sillas continúan instalándose incorrectamente.

No confíe en las ilustraciones o las presentaciones de las tiendas. Siga las indicaciones del fabricante (y téngalas siempre a mano).

Pregúntele al médico o enfermero por los recursos locales en los que puede hacer revisar su silla de automóvil por personal especialmente capacitado para evaluar las instalaciones de sillas de automóviles.

Muchos hospitales, estaciones de bomberos y de policía, e incluso concesionarias de automóviles ofrecen este tipo de servicio gratuitamente. Asegúrese de que la persona que realice la evaluación esté capacitada y tenga experiencia.

Si trae a su hijo desde la unidad de cuidados intensivos, lleve la silla para el automóvil al hospital antes del traslado para que el personal pueda ver si le servirá a su bebé. Si existen problemas de salud especiales por los cuales no puede usar un sistema estándar, pídale al médico de su hijo que le recomiende sillas de automóvil para niños con necesidades especiales.

Para obtener más información sobre el uso adecuado de las sillas para automóvil, lea nuestro artículo sobre seguridad en el automóvil.

Sentimientos que se dan la primera vez

No se sorprenda si tiene emociones encontradas al llevar a su bebé al hogar, en especial si este es su primer hijo. Es probable que esté nerviosa. De hecho, tal vez esté aterrada al darse cuenta de que renunció a parte del control de su vida.

Si su bebé no estuvo mucho con usted en el hospital, tal vez no sepa qué tipo de rutina tendrá este manojo de alegría. Pero no tardará mucho en saberlo; aunque las rutinas de los bebés cambian mucho durante los primeros meses. Se sentirá más aliviada si no tiene muchos horarios y puede ir al ritmo del bebé.

Según la experiencia que haya tenido en el trabajo de parto y el parto, es posible que se sienta físicamente extenuada y dolorida. Las hormonas también estarán luchando por recuperar el espacio perdido. Mientras tanto, su pareja tal vez se sienta un poco dejado de lado si está totalmente abocada al bebé.

Quizás tenga otros niños que están esperando la llegada del nuevo integrante de la familia. O esté luchando con una mascota que se pregunte qué es lo que repentinamente desvió la atención de todos. Y las expectativas de los abuelos, los hermanos competitivos o de los amigos también pueden hacer que el regreso al hogar resulte estresante.

El primer período de llanto prolongado del bebé en su hogar será difícil. Recuerde: los bebés suelen llorar entre 1 y 5 horas en un período de 24 horas, y no siempre es posible calmarlos.

En general, el llanto se reduce gradualmente después de las primeras semanas.

Aunque ahora pueda parecer imposible, en unos meses le resultará difícil acordarse de los episodios de llanto aparentemente interminable de su bebé.

Una vez en el hogar

Presentarles el bebé a otras personas del hogar puede ser todo un desafío. Si tiene otros hijos, asegúrese de pasar tiempo de calidad con cada uno de ellos. Algunos padres traen regalos del nuevo bebé para los hermanos mayores.

Al principio, seguramente habrá algo de celos, especialmente si quien fue el centro de su atención durante varios años repentinamente tiene competencia. Anime a los hermanos a «ayudar» en el cuidado del nuevo integrante de la familia.

Si tiene una mascota, pídale a su pareja que lleve al hogar una manta con el olor del bebé y la coloque cerca de la mascota, incluso antes de abandonar el hospital. Después, cuando llegue a casa, la mascota ya estará algo familiarizada con el bebé. Pero recuerde no dejar nunca a las mascotas solas con un recién nacido.

La familia y los amigos

Pídale a su pareja que controle la entrada de visitas y que limite la cantidad de visitas al principio.

Más adelante estará contenta de haberse tomado algo de tiempo para descansar y acomodarse a la nueva situación.

Si bien los bebés no suelen ser tímidos entre desconocidos durante los primeros 3 meses, es posible que reciban demasiados estímulos y se cansen si hay mucha gente a su alrededor.

Si tiene correo de voz o una contestadora telefónica, puede cambiar el mensaje para dar las principales noticias del nuevo integrante. Podría decir algo como lo siguiente: «Ha llegado un nuevo integrante a nuestra familia.

Se llama Julia Marie, nació el martes y pesó 7 libras con 10 onzas. Estamos todos bien y adaptándonos a nuestra nueva vida. Si quiere que lo llamemos en otro momento, deje su nombre y número de teléfono».

También puede configurar una respuesta de correo electrónico automática con esta información.

No se sienta mal por aceptar visitantes de a poco. Pídale a cualquier persona enferma que espere hasta que se esté sintiendo mejor y ya no contagie antes de visitarlos. No dude en pedirles a las visitas que se laven las manos antes de sujetar al bebé porque el sistema inmunitario de los recién nacidos aún no está totalmente desarrollado.

Cuándo llamar al médico

El profesional del cuidado de la salud sabe que los padres primerizos lo llamarán con muchas dudas, como preocupaciones por el amamantamiento y la salud (si desea obtener más información sobre el cuidado de los recién nacidos, visite la sección de Embarazo y recién nacidos). Es mejor llamarlos que preocuparse por algo innecesariamente.

Si se está preguntando si debe llamar al consultorio del médico, hágalo; en especial si ve algo inesperado o diferente que la preocupa. Llame si ve alguno de estos signos:

  • temperatura rectal de 100,4 °F (38 °C) o superior (en bebés de menos de 2 meses)
  • síntomas de deshidratación (llorar sin lágrimas, ojos hundidos, depresión en la fontanela de la cabeza del bebé, pañales secos en 6 a 8 horas)
  • una parte blanda que sobresale cuando el bebé está quieto y erguido
  • dificultad para despertar al bebé
  • respiración rápida y con dificultad (llame al 911 si su bebé tiene dificultad para respirar y comienza a ponerse azulado alrededor de los labios o la boca)
  • vómitos reiterados y fuertes o imposibilidad de retener líquidos
  • vómitos o excremento con sangre
  • más de ocho deposiciones con diarrea en el transcurso de 8 horas

Si su preocupación es urgente, llame al médico y lleve al niño a la sala de emergencias. Recuerde que en los niños pequeños las afecciones más leves a veces pueden cambiar rápidamente.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/bringing-baby-home-esp.html

Cómo debe ir un bebé en el coche -canalMOTOR

¿Cómo llevar a mi bebé?

⌚ 5 Min de lectura | Si eres padre primerizo, seguro que te has preguntado cómo debe ir tu bebé recién nacido en el coche. ¿Qué sistema de retención infantil le corresponde? ¿debe ir delante o detrás? ¿en qué sentido es más seguro? Sigue leyendo porque vamos a resolver todas tus dudas.

La diferencia entre llevar al bebé en un sistema de retención adecuado a su peso y tamaño y correctamente instalado, y no llevar nada o no hacerlo según los criterios establecidos, es grande. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), los sistemas de retención infantil (SRI) reducen en un 75 por ciento las muertes de menores en un accidente de tráfico, y en un 90 por ciento las lesiones.

Ante estos datos, parece impensable que aún hoy en día, con la cantidad de información disponible al respecto, haya padres que hagan caso omiso a estas normas. No obstante, no es tu caso, y por eso estás leyendo esto: porque quieres proteger a tu hijo informándote sobre cómo debe ir el bebé en el coche.

En esta ocasión, vamos a centrarnos en los recién nacidos.

Sistema de retención infantil para recién nacidos

Los SRI para recién nacidos son los del grupo 0 y 0+. Los podrán usar hasta que lleguen a los 10 o 13 kilos, respectivamente, o hasta que su cabeza sobresalga del respaldo, en cuyo caso deberán pasar al grupo 1. Estas sillas son las que, popularmente, se conocen como «huevo» por la forma que tienen.

Si quieres ver más información al respecto, en este enlace tienes una guía con todos los SRI que existen.

Normativa que debe cumplir

Para saber si la silla cuenta con la homologación pertinente, es decir, que cumple los criterios de seguridad establecidos por la normativa europea. Ahora mismo conviven dos normativas, por lo que la silla deberá tener uno de estos distintivos:

  • ECE R44/04 (operativa hasta septiembre de 2020): las sillas se clasifican en función del peso del niño.
  • ECE R129, conocida como i-Size (sustituirá a la R44/04): las sillas se clasifican por la altura del niño, y no por el peso.

Gracias a estos distintivos, se facilita mucho la elección del sistema más adecuado para el niño en función de su talla y peso.

¿Se puede usar el capazo del carrito?

Aunque no es lo recomendable, también se puede usar el capazo del carrito en situaciones muy concretas de bebés prematuros.

En este caso hay que colocarlo en los asientos traseros en sentido trasversal a la marcha, situando la cabeza en el centro del vehículo. Y, por supuesto, hay que fijarlo al asiento con el cinturón de seguridad.

¿Cuál es la mejor ubicación para la silla del bebé?

El asiento que ocupa el bebé, así como el sentido en el que se coloque la silla, son de vital importancia a la hora de incrementar la seguridad:

Prohibido llevarle en el asiento del copiloto

Aunque hasta hace pocos años era muy habitual ver los SRI de los bebés en el asiento del copiloto, esta práctica está prohibida en la actualidad. La razón principal es evitar las distracciones que conlleva llevar al bebé junto al conductor.

Sin embargo, sí se puede usar esta plaza para el bebé si:

  • El vehículo no dispone de fila trasera.
  • Todos los asientos traseros ya están ocupados por otros menores con sus respectivos SRI.
  • Es imposible instalar un SRI en los asientos de la fila trasera.

Si ocurre alguna de estas condiciones, se puede instalar la silla a contramarcha en el asiento del copiloto, y siempre que se haya desactivado el airbag de dicha plaza, ya que, en caso de accidente, si éste se abre puede causar graves daños en el bebé.

El asiento central, el más seguro

La plaza más segura para el bebé es el asiento central de la fila trasera (siempre y cuando el cinturón tenga tres puntos de anclaje), ya que es el espacio menos vulnerable ante los impactos laterales. No obstante, no todos los coches tienen sistema Isofix en dicha plaza.

La segunda plaza de menor riesgo es la que hay situada detrás del conductor. Cuando se va a producir una colisión, el conductor tiende, de forma instintiva, a dar un volantazo para evitar el choque, poniendo en riesgo las plazas del otro lado.

La más insegura, por tanto, es la que hay detrás del copiloto.

Mejor a contramarcha

La silla se debe colocar siempre en el sentido contrario a la marcha para ofrecer mayor protección a la zona de la cabeza, el cuello y la espalda.

Si el niño va a favor de la marcha, cuando se produzca una colisión su cuello sufrirá un fuerte latigazo. De hecho, según datos de la DGT, las lesiones de cuello son las más frecuentes en los menores de dos años.

En cambio, si va en el sentido contrario, tras el choque, la cabeza y la espalda se apoyarán en el respaldo, fruto de la inercia, evitando daños mayores.

Espejo para ver al bebé

Si la silla del bebé tiene que ir a contramarcha en la fila trasera, el conductor no puede ver en ningún momento al niño, y todos los que han sido padres saben lo angustioso que es oírle llorar sin poder, siquiera, ver qué le pasa y si todo está en orden.

Para estos casos, se puede hacer uso de un espejo que se coloca en el cabecero del asiento trasero sobre el que se ha instalado la silla.

Después, solo hay que buscar la orientación perfecta para que se pueda ver desde el espejo retrovisor.

De esta manera, con un simple golpe de vista, el conductor puede corroborar si ese llanto entra dentro de la normalidad o si requiere de atención, en cuyo caso lo mejor es parar en un lugar seguro.

El sistema Isofix

https://bit.ly/3dmERK6

La silla se puede anclar al vehículo mediante el cinturón de seguridad o el sistema Isofix. Ambos son seguros, pero la DGT recomienda este último porque facilita la correcta instalación de la silla. Además, la normativa ECE R129 establece la obligatoriedad del Isofix hasta que el niño alcance los 105 centímetros de altura (con alguna excepción).

En definitiva, la seguridad de nuestros hijos nos importa infinitamente más que la nuestra, y para viajar con total tranquilidad nada mejor que conducir con toda la precaución posible, así como contar con un Seguro de Coche que ofrezca una completa asistencia en carretera ante cualquier incidente.

Publicado por canalMOTOR – 4 agosto 2020

Источник: https://www.motor.mapfre.es/consejos-practicos/seguridad-vial/como-debe-ir-en-el-coche-un-bebe-recien-nacido/

¿Cómo llevar a mi bebé?

¿Cómo llevar a mi bebé?

¿Cuál es la mejor manera de llevar a tu bebé en brazos? ¿Y cuando se sale a dar un paseo? ¿Carrito o portabebés? La edad de tu bebé y su peso serán los que te hagan decidirte en cada momento por uno u otro sistema. De todas formas, elige siempre aquel con el que más a gusto te sientas y menos te canses

Indice

  • Llevar al bebé en brazos
  • Salir de paseo
  • En coche
  • En transporte público

Llevar al bebé en brazos

Llevar al bebé en brazos sólo es recomendable para trayectos cortos: paseos por la casa, cogerle cuando llora o para darle de comer, etc. Para pasear es peligroso, por si tropiezas o te caes, y además te cansará muchísimo.

De recién nacido, hay que tener mucho cuidado a la hora de coger al bebé, ya que todavía no soporta el peso de su cabeza, por lo que se la deberéis sostener de manera que no caiga hacia los lados ni, sobre todo, hacia atrás. Cógelo en el hueco que queda entre el brazo y el cuerpo, con la cabeza apoyada en tu brazo. Para moverlo, pon siempre una mano detrás de su cabeza.

A medida que crezca, tendrás más facilidad para cogerlo, incluso él te podrá ayudar pasando sus piernas alrededor de tu cuerpo para afianzarse mejor.

Salir de paseo

A la hora de salir de paseo, existen dos opciones, igualmente buenas. Elige la que mejor te convenga:

– Cochecito y carrito: Lo ideal es una mezcla de los dos. Comprueba que sea fácil de plegar y que la altura de la barra no te obligue a inclinarte, ya que acabarás con dolor de espalda. Este cochecito puede utilizarse para bebés de hasta seis meses. Después podrás sustituir el cuco por una silla para transformarlo en un carrito que te servirá de ahí en adelante.

Ventajas: Es más cómodo que el portabebés y cansa menos.

Inconvenientes: Tendrás que sortear los diversos obstáculos de la calle: bordillos, escaleras, terrenos embarrados, adoquinados en el suelo… Puede llegar a ser toda una aventura en algunos sitios, sobre todo si vas al campo.

– Portabebés: Existen varios tipos diferentes que se adaptan a los bebés más pequeños; pruébalos para encontrar el que te resulte más cómodo. Una vez que el bebé sea capaz de sentarse, puede que lo mejor sea una mochila. Normalmente los portabebés se usan para llevar al niño delante y las mochilas para llevarlo en la espalda.

Ventajas: Cuanto más pequeño sea, mejor será llevarlo delante para poder verlo en todo momento y que él te vea a ti. El bebé se siente a salvo por la proximidad de sus padres. Fortalece el vínculo padre-hijo.

Inconvenientes: Si no eliges uno adecuado al tamaño y al peso de tu bebé, o si no lo llevas correctamente, te puedes lastimar la espalda o el cuello.

En coche

Tienes que llevarlo siempre en una sillita adaptada al coche, nunca en brazos. El uso de los sistemas de retención infantil (SRI) está regulado por la Directiva Europea 2003/20/CE. Entre otros requisitos, esta directiva establece la obligatoriedad de utilizar sistemas de retención infantil para niños menores de tres años o bien niños que no superen 1,35 metros de altura.

No basta con comprar una sillita homologada, es fundamental también que esté bien colocada. La correcta sujeción de la silla es igualmente importante cuando el bebé pase a una silla fija.

Consejos:

– Si colocas al bebé en el asiento del copiloto, debes poner la silla en posición inversa a la marcha si el coche no tiene sistema airbag; si lo tiene, coloca al niño detrás.

– Cuando los niños son menores de 1 año o pesan menos de 10 kilos, debe situarse la silla de forma que los niños queden mirando hacia la parte trasera del coche. A partir del primer año y si el niño pesa 10 kilos o más, ya puede colocarse mirando hacia delante.

– El cierre de las correas debe de ir a la altura del pecho, para que las correas pasen por encima de los hombros. Las correas deberían ajustarse para que se adecuen al cuerpo del niño y que no vayan ni muy holgadas, ni excesivamente sujetas.

– En caso de que el niño sea mayor, cuando pesa 20 kilos o más, se debe usar otro modelo de silla que se ata con el cinturón de seguridad del coche.

En transporte público

El secreto de un viaje sin problemas en transporte público es planificarlo por adelantado:

– Si viajas sola, asegúrate de poder encargarte de todo.

– Sal con mucho tiempo de antelación para evitar el estrés de llegar tarde a tu cita.

– Si vas a ir en metro, intenta que las estaciones en las que entres y de las que salgas tengan ascensor, si no, tendrás que pedir ayuda para subir y bajar las escaleras, a no ser que hayas optado por llevar al niño en un porta bebés, en cuyo caso deberás evitar las horas puntas para no sentirte agobiada por la falta de espacio. 

– En autobús es más complicado, ya que no existe todavía una ley que regule la posibilidad de subir el carrito desplegado –salvo algunas ciudades que sí lo permiten como Barcelona u Oviedo- con lo que deberás plegar el carrito y llevar a tu bebé en brazos, con la dificultad que ello conlleva estando en movimiento.

Aunque las normas cívicas obligan a ceder el asiento ante una madre con su bebé en brazos, no siempre encontramos gente dispuesta a hacerlo, con lo que puede que te toque ir de pie, con el carrito en una mano y el bebé en otra.

Desde hace un par de años diversas asociaciones luchan por que se permita subir con el carrito desplegado, pero aún no se ha llegado a un acuerdo ya que se deberían incluir en los autobuses sistemas de sujeción, sin contar con todo el espacio que ocuparían y los problemas que surgirían en las horas puntas.

Por eso, evita en lo posible los autobuses mientras tu hijo sea pequeño.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/como-llevar-a-mi-bebe-866

Seguridad para los niños en el coche de 0 a 36 meses

¿Cómo llevar a mi bebé?

Consideraciones sobre los diversos tipos de asientos de seguridad

Los sistemas de retención infantil (SRI) son aquellos dispositivos que permiten a los bebés y niños viajar de forma segura dentro de un automóvil. Hasta que tenga 12 años o 1,35m de estatura, la ley exige utilizar estos sistemas en sus desplazamientos.

Los asientos y sistemas de seguridad pasiva de los vehículos no han sido diseñados para las necesidades específicas de los bebés y niños pequeños, y por ello es imprescindible el uso de estos dispositivos.

En el caso de los bebés hasta los 2 años, la cabeza es proporcionalmente muy grande respecto al resto del cuerpo de modo que su columna, especialmente el área cervical, requiere una protección especial.

Los sistemas de retención infantil usados adecuadamente pueden reducir hasta en un 75% el riesgo de lesiones.

Recomendaciones generales

El airbag debe estar siempre desactivado. Esto es especialmente importante si el bebé viaja en sentido contrario a la marcha.

El sistema de seguridad infantil debe ser utilizado siempre, incluso en los trayectos más cortos.

Se recomienda que los niños viajen en el sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible; preferentemente hasta los 4 años.

El cinturón o arneses nunca deben ir retorcidos o doblados.

La cabeza del niño nunca debe sobresalir por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre, indica que es hora de pasar a los sistemas de retención de un grupo superior.

Recomendaciones para adquirir un sistema de retención infantil

La silla siempre ha de estar homologada: busca la etiqueta con la E que te indicará para qué vehículos es válida y el peso de los niños que pueden utilizarla.

Prueba la silla que estés pensando adquirir con tu bebé y valora su comodidad y adaptación, garantizando así que acepte ir anclado.

Comprueba que la silla se adapte perfectamente al asiento de tu automóvil y a los cinturones de seguridad.

Solicita que te expliquen las instrucciones de instalación y valora positivamente las que sean más sencillas.

Si tu vehículo lo incorpora, el sistema de anclaje ISOFIX es el más seguro y práctico. Además, garantiza la correcta sujeción.

Correcta sujeción de los sistemas de retención infantil

En todos los casos, la banda diagonal del cinturón ha de pasar por la clavícula sobre el hombro y bien pegada al pecho, mientras que la banda ventral ha de quedar lo más baja posible sobre la cadera.

Si la banda del hombro toca el cuello o pasa bajo el mentón, el niño debe seguir utilizando un asiento elevador. Nunca se debe ir con la banda debajo del brazo o detrás de la espalda.

El asa forma parte de la seguridad de la silla, es importante colocarla según las instrucciones del fabricante. El cinturón o arnés de sujeción debe quedar ajustado y sin holguras, para que el bebé esté cómodo y bien protegido.

A continuación explicaremos las características principales básicas de los diversos tipos de asientos de seguridad para niños en el coche, según su edad y peso.

Grupo 0 (hasta los 12 meses)

Capazo o cuco homologado, únicamente para bebés

  • Solamente pueden utilizarse en el asiento posterior del coche.

  • Deben situarse en posición horizontal y transversal a la marcha.

  • Deben tener dos bandas de sujeción en el cuerpo del bebé.

  • Se sujetan a través del sistema de anclaje ISOFIX o los dos cinturones de seguridad.

Grupo 0+ (hasta los 18 meses o 13 kg)

Asientos únicamente para bebés (tipo «maxi-cosi»)

  • Pueden colocarse en el asiento trasero o delantero, siempre que el airbag del asiento de acompañante esté desactivado.

  • Siempre deben situarse en sentido contrario a la marcha del vehículo.

  • Se sujetan a través del sistema de anclaje ISOFIX o el cinturón de seguridad.

  • Son portátiles, pequeños y se ajustan mejor a los recién nacidos.

  • Deben quedar situados con una inclinación inferior a 45°.

  • El cierre central debe quedar en el tórax del niño, no en el cuello ni en el abdomen.

Grupo 0-1 y 1 (hasta los 4 años o 18 kg)

Asientos convertibles

  • Son mayores y más pesados, pero se pueden utilizar durante más tiempo.

  • Deben instalarse en el automóvil y comprobar siempre que estén bien fijadas antes de sentar al niño.

  • Pueden usarse de manera que el bebé quede mirando hacia atrás o hacia adelante. El mayor tiempo posible, preferiblemente hasta los 4 años, se recomienda que el bebé viaje en sentido contrario a la marcha.

  • Se sujetan a través del sistema de anclaje ISOFIX o el cinturón de seguridad.

  • Cuando el niño queda mirando hacia atrás, las ranuras superiores del arnés deben quedarle por debajo o a nivel de los omoplatos. Cuando se usan mirando adelante, deben estar a nivel o por encima.

  • El cierre central debe quedar en el tórax del niño, no en el cuello ni en el abdomen.

Sistema ISOFIX

El sistema ISOFIX es un sistema de sujeción entre las sillas de seguridad infantiles y los asientos de vehículos que simplifica esta operación.

El asiento de seguridad infantil incorpora unos anclajes que se enganchan en unos conectores situados en el asiento del coche, entre el respaldo y el propio asiento.

ISOFIX simplifica la operación de anclar la silla de forma segura al vehículo, evitando errores de montaje o de tensado de los sistemas de retención, como puede ocurrir con el cinturón de seguridad. El ISOFIX es un sistema de anclaje que regula de forma universal la instalación de una silla de seguridad infantil, y reduce los riesgos de errores en el uso.

Las sillas de seguridad que incorporan el sistema ISOFIX cuentan con sistemas de sujeción adicional, ya que si solo anclamos la silla por la parte inferior, corremos el riesgo de que el sistema se vuelque hacia delante por el peso del niño.

Por ello, junto a los dos anclajes del asiento, ISOFIX cuenta con un tercer punto de anclaje, llamado Top Tether, y que puede encontrarse en la parte trasera del asiento, junto al reposacabezas, o en el suelo del maletero.

En sustitución del tercer punto de anclaje, existen modelos que cuentan con una pata de apoyo que sujeta la silla al suelo del vehículo, de forma que impide su vuelco.

Cada vez más, los fabricantes de vehículos y de sistemas de retención infantil van incorporando este sistema en sus productos. Antes de comprar una silla, comprueba si tu vehículo permite este sistema de sujeción. Si no es así, puedes hacer uso de los cinturones de seguridad del vehículo, también muy seguros, pero que requieren una mayor atención en su montaje.

Prematuros y niños pequeños

Los más adecuados son los asientos únicamente para bebés (tipo «maxi-cosi») que tengan menos de 12.5 cm desde la salida de la correa de la entrepierna al espaldero del asiento (evitan que el niño pueda escurrirse hacia abajo) y menos de 25 cm desde la salida superior de la correa del arnés hasta la parte inferior del asiento (evitan que el arnés se cruce sobre las orejas del bebé).

Además, será necesario colocar toallas enrolladas como apoyo a ambos lados del niño para centrarlo en el asiento, y en la entrepierna para evitar que pueda escurrirse hacia abajo.

También el cuco es una buena alternativa en cuanto a seguridad, siempre que sea homologado, situado en el asiento trasero en posición horizontal, sujetado al coche con los dos cinturones de seguridad, y con dos bandas de sujeción en el cuerpo del bebé.

Está, sobre todo, indicado para las 2 a 4 primeras semanas de vida y especialmente para bebés prematuros u otros con hipotonía, que tardarán en sostener todavía la cabeza y la parte superior del tronco.

Niños de menos de 13 kg de cualquier edad, o de menos de un año y de cualquier peso

  • Hay que llevarlos siempre en sentido contrario al de la marcha.

  • Durante los primeros meses de vida se aconseja utilizar asientos únicamente para bebés (tipo «maxi-cosi»). Alternativamente, pueden utilizarse asientos convertibles.

  • Cuando ya pesen más de 10 kg, pero todavía no hayan cumplido el año, deberán utilizar un asiento convertible homologado para niños de más de 10 kg.

Niños de más de 13 kg y más de un año de edad

Lo más adecuado es el asiento convertible. Cuando el niño sea lo suficientemente mayor como para ir mirando hacia adelante (una vez alcance los 15 kg), habrá que realizar tres ajustes:

  • Situar las correas de la espalda en la posición en que queden por encima de sus omoplatos.

  • Colocar el asiento en posición recta.

  • Pasar el cinturón de seguridad del vehículo a través de las ranuras de la parte delantera de la sillita.

Niños de más de 20 kg y niños de menos, pero cuyas orejas alcanzan la parte superior del asiento convertible previo

Lo más adecuado será la silla elevadora o asiento hacia delante.

  • El asiento hacia delante sin bandeja se utiliza con el cinturón de la espalda y el cinturón pélvico. Lo que hace es elevar al niño para que el cinturón de seguridad del coche se le ajuste correctamente.

  • El asiento hacia delante con bandeja se utiliza cuando el vehículo solamente tiene cinturón pélvico y no de espalda. Al no ofrecer suficiente protección en la parte superior del cuerpo, no resulta adecuado para niños de más de 20 kg.

¿Cuándo podemos llevar al niño sin sillita?

  • Normalmente, deberá pesar más de 40 kg o medir más de 150 cm.

  • El cinturón de seguridad del coche deberá quedarle sobre el hombro y no sobre el cuello.

  • El cinturón pélvico deberá quedarle sobre la pelvis y no sobre el abdomen.

  • La zona tras las rodillas deberá adaptarse bien a la parte anterior del asiento.

Fuente:

Dirección General de Tráfico (DGT), 2013

Artículos relacionados:

  • ¿Cómo convencerles de que usen su sillita de seguridad del coche?

  • ¿Cómo entretener a mi bebé durante un largo viaje en coche?

Источник: https://www.dodot.es/bebe/seguridad-en-casa/articulo/seguridad-para-los-ninos-en-el-coche-de-0-a-36-meses

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: