¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?

¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?

¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?

Mi manual del bebe04 de Febrero de 2020

Temas:Crianza

La relación entre hermanos, además de ser un nexo que se mantiene para toda la vida, también durante la infancia juega un rol fundamental para el desarrollo de los niños.

Los hermanos se convierten en los primeros amigos y también en la forma más cercana de ir conociendo el mundo, de aprender a interactuar y de relacionarse con los demás.

Sin embargo, parte del éxito de una buena relación entre hermanos depende en gran parte de los padres y de cómo ellos ayuden a fomentarla, concediendo espacios para cada uno y dejando que las cosas fluyan de forma natural, sin forzarlas.

Cómo ayuda la relación entre hermanos al desarrollo infantil

Existen 3 aspectos fundamentales en los que la relación entre hermanos puede contribuir de forma positiva:

  1. Inteligencia emocional: se contribuye a crear habilidades sociales en el niño o la niña como:
    1. Empatía: aprender a conocer los sentimientos de los otros.
    2. Asertividad: la habilidad de aprender a decir las cosas, de una forma adecuada sin herir sentimientos.
  2. Desarrollo cognitivo: a través de explorar y conocer el mundo juntos, e incluso de orientar al menor para adquirir nuevas habilidades.
  3. Desarrollo social: adquirir habilidades sociales para aprender a pedir prestado, a dar las gracias, aprender a negociar, entre otras. Estas habilidades serán de gran utilidad al momento del ingreso al jardín o interacción con otros niños.

Cómo preparar la llegada de un hermanito

La mejor forma de prepararse para la llegada de un hermanito en la familia es realizar trabajo en equipo desde el principio. Para los niños, es mucho más efectivo trabajar con ejemplos prácticos, que hacerlo con un discurso muy elaborado sobre los beneficios de tener un hermanito.

Es ideal involucrar al niño en labores como la selección del nombre, la organización de los juegos del baby shower, organizar el cuarto y muy importante incentivarlo a participar en el primer control prenatal, la estimulación desde el vientre materno, hablándole a ese nuevo hermanito que está por llegar.

Asimismo, es ideal que los hermanos no se lleven tantos años, cuando no tienen edades cercanas es más difícil lograr la afinidad en ciertas cosas e intereses, la diferencia de edad puede ir entre los 3 y 5 años.

Es importante, no caer en el extremo contrario porque cuando son tan cercanos en edad es muy extenuante para papá y mamá y no se logra el espacio adecuado para la adaptación y atender sus respectivas necesidades.

TE RECOMENDAMOS LEER

  • Actividades para preparar la entrada al jardín infantil

Cómo hacer que los hermanitos se lleven bien

El juego es fundamental para aprender valores y lograr una buena relación entre hermanos.

El juego suele ser una de las primeras formas en las que los hermanos se van relacionando y conociendo sus intereses en común, al tiempo que crean sus propias pautas de interacción.

Por esta razón, es importante brindarles un espacio para que jueguen sin sentirse vigilados o sin la imposición de ciertas reglas.

Para fomentar esta relación positiva se recomienda apoyarse con juguetes que enseñen a los niños a desarrollar valores fundamentales como la empatía, el respeto, la tolerancia y el cuidado del otro.

Los juguetes con personajes como bomberos, veterinarios, maestros, etc. son ideales para que los hermanos puedan interactuar, conocerse y desarrollar juegos de roles.

Estos juegos y juguetes contribuyen de forma positiva para aprender valores que son fundamentales para una buena relación entre hermanos.

Además, los juguetes con personajes que se asemejan a personas reales también funcionan muy bien para estimular la creatividad y el lenguaje, ya que los hermanos desarrollan situaciones cotidianas a través del juego permitiéndoles explorar valores, habilidades, emociones y sentimientos.

Otras recomendaciones para lograr una buena relación entre hermanos

Para que los hermanos se lleven bien también es importante que toda la familia, padres, abuelos, tíos, y parientes cercanos tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Tener cuidado con lo que se les dice a los niños y cómo se les dice para evitar caer en comparaciones que puedan desencadenar sentimientos negativos. Hablar siempre desde el amor, el respeto y la confianza.
  • Evitar conductas que impongan que los hermanos se quieran entre ellos, se admiren o se imiten, ya que se puede generar un efecto totalmente contrario al deseado.
  • No expresar favoritismo por ninguno de los niños, reconocer sus habilidades individuales y sus diferencias, que los hacen valiosos y únicos.
  • En el momento de las equivocaciones no criticar, sino buscar las oportunidades de aprendizaje.

Gina Stefy Corredor Hernández

Psicóloga profesional con experiencia en psicología infantil, pautas de crianza y diversas temáticas asociadas a niños, niñas y adolescentes

Universidad Católica

Bogotá, Colombia

Más artículos sobre Crianza

Artículos relacionados del blog de expertos

Источник: https://www.mimanualdelbebe.com/como-lograr-una-buena-relacion-entre-hermanos

Cómo fomentar una buena relación entre hermanos

¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?
4 minutos

Los hermanos constituyen la primera interacción con un igual en la vida de un niño. Con ellos deben aprender a compartir y a ser tolerantes. Es común que durante este aprendizaje se produzcan choques y disputas, sin embargo, la actitud que tomen los padres al respecto puede ayudar a lograr una buena relación entre hermanos.

Nuestros hermanos son nuestros primeros amigos, confidentes y compañeros de vida. Con ellos experimentamos y damos forma a nuestros límites y a nuestra identidad social. Con ellos aprendemos a compartir nuestros juguetes, nuestros espacios, a nuestros padres, incluso.

Todos estos aprendizajes no son una tarea sencilla. Requiere tiempo desarrollar la empatía, la tolerancia, las habilidades de cooperación. Y son, precisamente, nuestros hermanos los encargados de acompañarnos en esta aventura. Por ello, no es de extrañar que surjan dificultades en el proceso.

Buena relación entre hermanos: es mejor prevenir

Si queremos fomentar una buena relación entre hermanos, la tarea comienza antes de la llegada del segundo hijo. Es necesario preparar a nuestro primogénito para abandonar su papel de hijo único. Si no le ayudamos en la transición, es posible que surjan celos y rivalidad respecto al nuevo bebe.

Para evitar esta situación, hemos de hacer partícipe al hermano mayor de todo el proceso de bienvenida al nuevo miembro de la familia. Hemos de explicarle lo que va a ocurrir y compartir con él la ilusión de imaginar cómo será el nuevo hermanito y todas las cosas que podrán hacer juntos.

Una vez que nuestro segundo hijo nazca, hemos de esforzarnos en integrar al mayor en la nueva dinámica familiar. Podemos pedirle que nos ayude acercándonos un pañal, escogiendo la ropa para el hermanito o cantándole para que se duerma.

Sé un ejemplo

A la hora de educar a un niño, tienen más valor nuestros actos que nuestras palabras. Si queremos que nuestros hijos establezcan una buena relación entre ellos, hemos de ser un modelo de conducta. Si nosotros tendemos a alzar la voz o a perder las formas, no podemos reprochar que nuestros hijos lo hagan. Tratemos de mostrarnos respetuosos y comprensivos con los demás.

También es importante la forma en que hablamos y actuamos con nuestros propios hermanos. Si los pequeños nos observan relacionarnos con ellos desde la amistad y el cariño, internalizarán ese modelo. Además, puede resultar de ayuda hacerles partícipes de historias de nuestra infancia en las que compartimos complicidad y apoyo con nuestros hermanos.

Evita comparar y  hacer distinciones

Debemos aceptar y apreciar a nuestros hijos en su singularidad; cada niño tiene derecho a desarrollar su propia personalidad y ser amado por quien es. Por ello, no es en absoluto recomendable hacer comparaciones entre hermanos.

Es desagradable y desalentador sentir que tus padres no te valoran por ti mismo sino en relación a tu hermano. Trata, por tanto, de ensalzar las virtudes particulares de cada uno de tus hijos de forma independiente.

Por otro lado, es importante no hacer distinciones respecto al tiempo y la atención que dedicamos a cada pequeño. Es cierto que algunos niños son más demandantes que otros, y que en ciertos momentos vitales uno de ellos necesitará más de nosotros que sus hermanos.

Sin embargo, es importante esforzarnos por no olvidar que el niño independiente, el que no da problemas, también necesita nuestra atención y nuestro tiempo, y hemos de dárselo en la misma forma que al resto.

Ante un conflicto entre nuestros hijos es fácil caer en el papel de juez e imponer la solución a su dilema. Sin embargo, es mucho más útil para ellos guiarles para que lo resuelvan por sí mismos. Es importante que les enseñemos a dialogar, a respetar el turno de palabra y escuchar al otro. A negociar, a cooperar y a llegar a acuerdos.

Compartir experiencias

La mejor manera de establecer un vínculo afectivo entre hermanos es viviendo experiencias. Trata de encontrar momentos y actividades que tus hijos puedan compartir. Jugad en familia a juegos de mesa, aliéntales a que realicen juntos sus tareas del hogar o sus deberes escolares para que les resulte más ameno.

Si ellos están de acuerdo, compartir habitación es una buena forma de experimentar momentos de complicidad y confidencia que, sin duda, fortalecerán los lazos fraternos.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/fomentar-buena-relacion-hermanos/

7 Consejos para Crear una buena relación de hermanos

¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?

La relación de hermanos es unarelación única, irrepetible y muy especial. Este vínculo constituye uno de los más fuertes y duraderos que existen en la vida de las personas. Los hermanos viven juntos, con una edad similar, acontecimientos vitales, tanto los importantes como los más triviales.

Los hermanos son aquellos iguales que nos acompañan en nuestro desarrollo, crecimiento y aprendizaje, resultando crucial su influencia en estos procesos.

Un hermano o hermana es aquella persona de la misma generación, con una edad parecida, que forma parte de la familia, que se convierte en nuestro primer amigo, cómplice, compañero de juegos, e incluso rival.

A través de esta especial relación de hermanos los pequeños inician la socialización con los iguales, aprenden a compartir, a respetar, a convivir, aparecen nuevos sentimientos y emociones, como la rivalidad y los celos, la admiración, la protección, etc.

La interacción que se produce es muy importante para el desarrollo social y afectivo, contribuyendo también a otras áreas como el desarrollo motor, del lenguaje, del pensamiento, etc.

7 Consejos para Crear una buena relación de hermanos

Puntos claves en la relación de hermanos

  • Llegada de un nuevo hermano

La llegada de un nuevo hermano, supone para los niños y niñas un momento de cambio, con el que no se suelen sentir muy cómodos. La llegada de este nuevo miembro a la familia, suele suponer una reubicación de su lugar, el pequeño se siente destronado.

Es fundamental entender cómo se sienten los niños en esta situación, prepararles antes de la llegada del nuevo pequeño, compartir con todos los hermanos todos los momentos posibles y respetar espacios, tiempos y actividades dedicadas al hermano mayor.

En diferentes momentos del desarrollo es normal que se produzcan celos entre hermanos. Los hermanos, son iguales, y por lo tanto se percibirán como rivales en muchas ocasiones. Ambos querrán hacer lo que el otro hace y ser merecedores de las atenciones que tiene el otro.

Los adultos debemos de entender y ser conscientes en todo momento de esta situación, es fundamental para ello no comparar a los hermanos, buscar el apoyo entre ambos, que se den cuenta de que las metas de cada uno de ellos son objetivos comunes, que colaboren y que se ayuden.

  • Los amigos de los hermanos

Cuando el hermano y compañero, tiene otros compañeros. Los hermanos son los compañeros de juegos y de experiencias. Cuando uno de los hermanos está con sus amigos, el otro se suele sentir desplazado, abandonado por su compañero, que prefiere en ese momento otras compañías.

Es esencial hacer ver a los pequeños que los demás pueden ser amigos y que es importante tener más amigos, que cada uno tiene su lugar y su tiempo, pero que el no tener la atención y compañía exclusiva del hermano, no significa que no nos quiera.

  • Los hermanos y el desarrollo

La interacción entre hermanos es un potenciador del desarrollo. Esta es una relación especial, en la que son múltiples las experiencias, momentos y confidencias compartidas y esto va a contribuir de una forma asombrosa al desarrollo.

Cómo crear una buena relación de hermanos

  1. Evita comparar. No hagas juicios comparativos del tipo este es más bueno, pero el otro es más listo. Valora las actitudes de cada uno en su momento, pero nunca las compares.
  2. Crea un clima de colaboración. Trata de buscar actividades en las que ambos colaboren.

    Enséñales que las metas de cada uno, pueden ser metas comunes. Por ejemplo, si enseñas a tu hermano pequeño a montar en bici, estaremos orgullosos todos de él y de ti porque le has ayudado.

  3. Dedica tiempo y atención similar a ambos por separado y juntos.

    Presta atención al tiempo que dedicas a cada uno, no te centres en uno de ellos porque sea más pequeño, o porque necesite más atención por la causa que sea. Puede que alguno de ellos reclame menos atención, pero también la necesita.

  4. Déjalos su espacio propio de ellos como hermanos.

    Intenta que tengan momentos de juego, de complicidad solos, sin la supervisión de los adultos. De esta forma fomentas que compartan experiencias, que se hagan cómplices, que se cuiden uno al otro, que solucionen sus rivalidades. A veces es mejor no meternos en sus cosas.

  5. Si cuando atiendes a uno de ellos, el otro pide tu atención, no se la des. Tiene que aprender que es el momento del otro, que cuando termines de atender al otro le atenderás a él.
  6. Fomenta la comunicación y la escucha entre ellos. Sirve de ejemplo y crea un clima de comunicación y escucha en el hogar.

    Cuando uno de los pequeños hable, es normal que el otro quiera reclamar la atención y opinar, enséñale que ha de respetar su turno de comunicación, que debemos escuchar al que habla y cuando termine podrá hablar y todos le escucharemos.

  7. Hazlos partícipes de las alegrías, problemas y vivencias de cada uno de ellos.

    No le ocultes situaciones que tienen que ver con cada uno de ellos.

© 2019 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ 7 pautas para crear una buena relación de hermanos ] Escuela de padres por Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga @educa_aprende

Источник: https://educayaprende.com/la-relacion-entre-hermanos-7-consejos-para-crear-una-buena-relacion/

Mala relación entre hermanos: ¿cómo mejorarla?

¿Cómo lograr una buena relación entre hermanos?

Normalmente damos por supuesto que los miembros de la familia mantienen un fuerte vínculo de afecto que los une.

En el caso de los hermanos, este lazo emocional suele ser descrito como una relación entre personas que se ayudan mutuamente y que se dan apoyo emocional, sobre todo cuando no hay mucha diferencia de edad entre ellas.

Esto hace que incluso lleguemos a usar el concepto de “hermandad” para designar a las relaciones estrechas y basadas en la solidaridad y el respeto mutuo. Decir que “esa persona es como un hermano para mí” es una manera fácil y sencilla de expresar que existe una amistad profunda.

Sin embargo, más allá de la teoría, la práctica nos dice que la mala relación entre hermanos es una realidad relativamente frecuente. ¿Qué podemos hacer para mejorarla?

Cómo mejorar la mala relación entre hermanos

Veamos ahora una serie de consejos para mejorar la relación entre hermanos.

En todos los casos hay que tener en cuenta que incluso si tenemos más de un hermano o hermana y nuestro trato es malo con más de uno, estos consejos deberían ser aplicados a cada caso de manera individual, poniendo el foco en una persona cada vez, dado que cada relación es diferente y tiene sus particularidades.

1. Detectar asimetrías en la relación

El primero paso para mejorar la relación es pararse a analizar de manera honesta si el trato distante u hostil que existe entre nosotros y un hermano o hermana es fruto del mal comportamiento del otro o si ambas partes tenemos culpas comparables (no necesariamente iguales, sino comparables).

Por ejemplo, si el principal problema es que nuestro hermano menor nos pegaba durante buena parte de nuestra infancia, eso nuestra estrategia irá encaminada a ayudar a esa persona a reconocer sus errores y a reparar el daño. Pero si nosotros infringimos tanto daño en un hermano o hermana como el que nos infringió él o ella, a la hora de mejorar la relación deberemos además saber disculparnos y reparar el daño.

2. Tener claro que un ataque no anula otro ataque en sentido contrario

Sería un error pensar que todo lo malo que un hermano le hace al otro queda contrarrestado por lo malo que el segundo ejerce sobre el primero. Si fuese así, la relación que hay tras el intercambio de ataques sería la misma que hay antes de que este se haya producido, y esto, claramente, no es así.

Por eso, para mejorar la mala relación entre hermanos hay que identificar claramente como excusas inaceptables todos los pensamientos que nos vengan a la mente y que sean del estilo de “yo le hice aquella jugarreta, pero él también me hizo aquella otra, así que no tengo nada por lo que pedir perdón”. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

3. Reconocer los errores del pasado

La relación entre hermanos suele reposar sobre muchos eventos y anécdotas que se han ido sucediendo a lo largo de los años y en las que se han podido ir acumulando importantes fuentes de resquemor y frustración. Muchas veces, la simple incapacidad para mirar hacia atrás y reconocer esos problemas o esos comportamientos inadecuados por parte de uno mismo es lo que hace que surja ese trato distante u hostil.

Si mirar a la cara a un hermano nos evoca todos esos episodios de peleas, accidentes por imprudencias o momentos de hostilidad, es difícil que la relación sea fluida y satisfactoria.

Por eso, para mejorar la relación es necesario modificar el modo en el que interpretamos esos recuerdos sobre cosas que ocurrieron hace mucho tiempo, y esto solo se puede conseguir con la voluntad de admitir errores. Hacer ver que el vínculo entre hermanos ha nacido de la nada hace relativamente poco, haciendo borrón y cuenta nueva sin haber hecho nada malo en el pasado, solo agravará la situación.

4. Dar el primer paso al mostrar vulnerabilidad

La mala relación entre hermanos se debe en parte a la lucha de Egos, un afán competitivo por ofrecer la mejor imagen de autosuficiencia y de habilidad en ciertos dominios de la vida. Pues bien; para mejorar la mala relación entre hermanos, hay que dejar de lado esta mentalidad, y dar el primer paso a la hora de mostrar nuestra vulnerabilidad.

Incluso en el caso de que no tengamos grandes motivos para pedir perdón y realmente solo queramos facilitarle a la otra persona la tarea de disculparse, para ello primero hay que mostrar que eso es importante para uno mismo, algo que en cierto modo necesitamos, porque no nos gusta el tipo de trato que tenemos con nuestro hermano o hermana.

Hay que expresar que existe este lado vulnerable en nosotros, de manera honesta, para ponérselo más fácil a la otra persona a la hora de correspondernos.

5. Mostrar fe en la buena voluntad de la otra persona

Cualquier intento de reconciliación terminará mal si desde el principio se comunica que no se confía en la otra persona, o que se tiene un bajo concepto de ella.

Son actitudes que invitan a zanjar el tema deprisa y corriendo, o directamente a rechazar esa interacción, ya que es más fácil no querer saber nada del otro que intentar arreglar las cosas con alguien que dice buscar hacer las paces y a la vez se comporta como si no lo quisiera.

Por eso, aunque como hemos visto no se puede hacer ver que no han existido problemas entre nosotros y nuestro hermano o hermana, hay que actuar como si supiéramos que en ese momento puede “nacer” en la otra persona una versión de sí misma capaz de reconocer sus errores, pedir perdón y reparar el daño, incluso antes de que eso haya pasado. En psicología, las expectativas muchas veces crean la realidad; debemos contagiarle al otro nuestras expectativas de que la relación mejore.

6. Asumir los propios errores y animar a reconocer los propios

Tal y como hemos visto, hay veces en las que, de manera objetiva, la mayor parte de la responsabilidad en el deterioro de la relación entre hermanos la tiene la otra persona.

Sin embargo, incluso en esos casos, es bueno mostrarnos dispuestos a reconocer errores. Errores que no necesariamente han dañado a esa otra persona de manera específica, pero errores al fin y al cabo.

De esta manera, sin necesidad de pedir perdón, al menos fomentamos un clima de honestidad y de cierta intimidad.

La lógica a seguir aquí es, una vez más, dar el primer paso a la hora de despojarse de esa máscara de perfección que muchas veces se intenta mostrar ante el hermano o hermana, para que la otra persona pueda hacer lo mismo sin grandes resistencias.

7. Reparar el daño

Una vez reconocidas las responsabilidades, es momento de darle cierre a este momento de reconciliación. Y esto se puede conseguir mediante la reparación del daño, cuyo valor es más simbólico que material.

La idea es que quien ha obrado mal debe realizar un cierto sacrificio para mostrar de manera objetiva que asume las consecuencias de sus malas decisiones.

Esto no solo sirve para beneficiar a la parte que resultó dañada; también ayuda a que quien causó el daño no se sienta mal, y que por consiguiente el trato no quede enrarecido.

Tal y como hemos visto, si tanto nosotros como ese hermano o hermana nos portamos mal, ambos tendremos que realizar ese ritual de reparación del daño.

Si es la otra persona la que se ha comportado mal, hay que proponerle esa acción de manera honesta y directa, no como una orden sino como un deseo personal para que la relación mejore, y evidentemente proponiendo un sacrificio razonable en comparación a las culpas asumidas.

Nuestra Terapia Psicológica

Referencias bibliográficas:

Olea, J.C. (2003). Psicología de la convivencia: aportaciones prácticas. Encuentros Multidisciplinares, pp. 1 – 7.
Sternberg, R. (2004). A Triangular Theory of Love. In Reis, H. T.; Rusbult, C. E. Close Relationships. New York: Psychology Press.

Источник: https://www.avancepsicologos.com/mala-relacion-entre-hermanos-como-mejorarla/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: