Cómo prepararos para su primer día de guardería

Contents
  1. El primer día de guardería: las 7 claves para que sea un éxito
  2. Conoce bien la guardería y visítala con tu peque
  3. Informa a las cuidadoras sobre los hábitos de tu peque
  4. Habla a tu peque de la guardería con antelación
  5. Prepara bien el material e implica a tu peque en su elección
  6. Permite a tu peque que se adapte poco a poco a la guardería
  7. Despídete siempre
  8. Ten mucha paciencia
  9. 10 estrategias para una adaptación respetuosa a la guardería o escuela infantil
  10. ¿Es necesario el proceso de adaptación en una guardería o escuela infantil?
  11. ¿Es posible lograr una adaptación respetuosa a la guardería o escuela infantil?
  12. Toma la decisión de un modo consciente. 
  13. Fuera culpas
  14. Acompaña sus emociones. 
  15. Despedirnos siempre que nos vayamos. 
  16. Anticipa los hechos
  17. Elije la figura de un cuidador/a en quien confíes
  18. No dejarlos antes de tiempo “para que se acostumbre”
  19. Permanece con tu bebé en el centro infantil
  20. Compensa la ausencia después de la guardería
  21. Confía en tu hijo. Lo logrará
  22. ▷ ADAPTACIÓN a la GUARDERÍA: Lo que debes saber
  23. Adaptación a la guardería: cómo ayudar al niño a adaptarse más rápido
  24. Preparar el terreno previamente
  25. La visita previa a la guardería
  26. Horarios
  27. Llevar a cabo el periodo de adaptación de la guardería
  28. Mostrar seguridad delante de nuestro hijo
  29. Cuidar las despedidas y reencuentros
  30. Mantener una comunicación fluida con la tutora
  31. Comprensión
  32. Consejos para que padres y niños se ‘adapten’ al primer día de guardería
  33. CARREFOUR
  34. HIPERCOR Y SUPERCOR
  35. LIDL
  36. MERCADONA
  37. EL CORTE INGLÉS
  38. Festivos y días con horarios especiales de El Corte Inglés
  39. ¿Hay que ir a la guardería para prepararse para el colegio?
  40. Diálogo 1
  41. Diálogo 2
  42. Diálogo 3

El primer día de guardería: las 7 claves para que sea un éxito

Cómo prepararos para su primer día de guardería

¿Tu peque va a empezar a ir a la guardería? Seguro que en casa estáis nerviosos, pensando que va a suponer un trauma. Todos hemos visto imágenes de peques llorando desconsolados en su primer día de guardería. Y no son pocos los padres que también sueltan más de una lagrimilla.

Pero esto no tiene por qué ser así. Si sigues las pautas que vamos a ofrecerte, el primer día de guardería será mucho más llevadero para tu peque y también para ti.

No te garantizamos que no llore (ni siquiera que no llores tú), pero sí te aseguramos que se va a sentir mucho menos perdido y desamparado y que vosotros, los papás, estaréis también mucho mejor preparados para afrontarlo.

Y es que el primer día de guardería es un acontecimiento crucial en la vida de todo peque. Muchos incluso lo recuerdan cuando son adultos.

Pero para los papis también es un momento muy importante y a veces difícil. Sabemos que te resulta difícil separarte de tu peque y dejarlo en manos extrañas, aunque hayan sido muy bien seleccionadas. Sobre todo si hasta este momento ha estado en casa contigo. Perder el control de esa personita durante unas horas y asumir cierta independencia por su parte no son tareas fáciles.

Por eso estas pautas que vamos a ofrecerte están orientadas no solo a preparar a tu peque para el primer día de guardería, sino también para que te prepares tú.

Conoce bien la guardería y visítala con tu peque

Estamos seguros de que antes de elegir la guardería o escuela infantil a la que va a ir tu peque, le has dado muchas vueltas. Habrás visitado varias, hecho miles de preguntas y finalmente elegido la que más se adecua a tus necesidades y expectativas y aquella en la que mejor crees que cuidarán a tu peque.

No obstante, en ocasiones se nos quedan preguntas en el tintero, bien porque en ese momento no pensamos en ellas o bien porque no era el momento de plantearlas.

Te aconsejamos que no llegues al primer día de guardería con ninguna duda en tu cabeza. Debes conocer al dedillo cuál es la política de la escuela infantil que has elegido a todos los niveles, para que después no haya sorpresas.

Te ponemos un ejemplo. Puede que estés dando lactancia materna exclusiva a tu peque, te tengas que incorporar al trabajo y vayas a llevarle a la guardería tomando solo pecho. Tienes que informarte de si la guardería acepta que les lleves biberones de leche extraída para poder continuar con la lactancia, en caso de que desees hacerlo.

Si tu peque ya ha empezado con la alimentación complementaria y va a comer en la guardería, debes informarte bien de sus menús y asegurarte de que seguirán las mismas pautas de introducción de alimentos que has pautado con tu pediatra.

También debes conocer cuántas siestas hacen al día los peques y a qué horas, si son flexibles o no en este tema, cuántos cambios de pañal hacen al día y otros muchos aspectos prácticos.

Lo ideal es que vuelvas a visitar la escuela infantil seleccionada unos días o semanas antes del primer día de guardería de tu peque. Y mejor si lo haces con él o ella. Tú podrás preguntar todo lo que te interese y además ir familiarizando a tu peque con el ambiente en el que se va a mover.

Recorre las distintas instalaciones y explícale qué va a hacer en cada una de ellas en un tono positivo y optimista.

Informa a las cuidadoras sobre los hábitos de tu peque

En la visita previa para preparar el primer día de guardería de tu peque es importante que pongas a las cuidadoras en antecedentes sobre cualquier aspecto que consideres relevante en los hábitos o la forma de ser de tu peque. También, por supuesto, deben conocer posibles alergias o enfermedades.

Explícales cómo, cuándo y cuánto duerme y come tu peque para ver si están dispuestos a respetar estos ritmos al menos al principio, para que se adapte mejor.

Diles si es un o una peque sociable o si le cuesta relacionarse con extraños para que lo tengan en cuenta a la hora de acercarse y ganarse su confianza.

Cuéntales si hasta ahora ha estado contigo en casa, con los abuelos o con una cuidadora, si tiene hermanos… Cualquier información que sea relevante para ti y que ayude a las cuidadoras a entender mejor a tu peque.

A ti también te vendrá muy bien esta charla, porque conocerás mejor a las cuidadoras y sabrás hasta dónde están dispuestas a llegar para hacer más fácil la transición a tu peque. Seguro que eso te tranquiliza mucho.

Habla a tu peque de la guardería con antelación

Es importante que tu peque sepa que va a ir a la guardería y que lo asuma como un acontecimiento positivo en su vida.

Lo ideal es preparar a tu peque para la guardería, hablarle de ella y resaltar sus aspectos positivos, como los amigos que va a hacer, los juguetes que tienen o lo rica que está la comida, por ejemplo.

Estas explicaciones habrá que adaptarlas a la edad de tu peque, pero siempre hay que darlas, incluso con bebés pequeñitos. El factor sorpresa no suele ser bienvenido por parte de los peques, necesitan estabilidad y saber qué va a pasar con antelación para sentirse más seguros.

Prepara bien el material e implica a tu peque en su elección

No dejes las cosas para última hora, porque con los nervios y la emoción seguro que se te olvidan la mitad de las cosas y esa no es la mejor forma de empezar con buen pie la guardería.

Seguramente en la guardería te habrán dado una lista interminable de cosas que necesita tu peque. Entre ellas se encontrarán pañales, toallitas, crema, una muda, el uniforme y el babi. Probablemente tendrás que llevar también algo para que tu peque tome a media mañana y quizá algún juguete o libro que le guste mucho y que sirva para hacer más fácil la transición.

Tendrás que elegir una buena mochila para meter todas sus cositas, con un tamaño adaptado a la edad de tu peque.

Te recomendamos que optes por una mochila de guardería para bebé personalizada, porque a tu peque le hará más ilusión y así te evitarás que otro padre la confunda y se la lleve sin querer.

También es recomendable que marques toda la ropa y el material de tu peque con su nombre. Puedes utilizar pegatinas o bordados.

A la hora de seleccionar la mochila personalizada y el resto del material para el primer día de guardería, es bueno que impliques a tu peque y que le permitas elegir los modelos que le gusten más.  Incluso la ropa de guardería para tu bebé, si te lo permiten.

De esta forma se sentirá más a gusto con todo el material y esto supondrá un refuerzo positivo.

Permite a tu peque que se adapte poco a poco a la guardería

Tu peque se adaptará mucho mejor a la guardería si sigues un proceso de adaptación. En la escuela infantil o guardería que hayas elegido te explicarán cómo hacerlo.

Normalmente, llevarás a tu peque apenas una hora o un par de horas el primer día, de las cuales tú estarás presente con él o ella durante una parte del tiempo. Poco a poco iréis incrementando el tiempo de estancia y se quedará solo o sola.

Por eso es importante que planifiques bien esa primera semana de guardería. Si estás de vacaciones o de baja, reserva la última semana para empezar el proceso. No lleves a tu peque a la guardería el primer día en el que tengas que volver a trabajar, porque entonces no podrás realizar el proceso de adaptación. Y es importante, para ambos.

Despídete siempre

Es probable que aunque sigas todas estas pautas tu peque llore un poco en su primer día de guardería en el momento de la despedida. Y que tú también lo hagas. Es completamente normal.

No obstante, aunque sea un momento tenso y emotivo, no te lo saltes. Despídete siempre de tu peque antes de dejarle en la guardería. Sobre todo los primeros días.

Es un error distraerle y aprovechar para marcharse cuando no se entere. En el momento en el que se dé cuenta de que no estás, se sentirá abandonado y la situación será aún peor.

Es preferible una despedida con lágrimas que no despedirse. Créenos.

Explícale, con toda la tranquilidad que puedas, que te vas un ratito, pero que vas a volver. Que se lo va a pasar genial con sus nuevos amigos y todas las cosas buenas que va a hacer. Pero no le prometas premios ni regalos a tu vuelta, porque asumirá que estar en la guardería es tan malo que necesita una compensación posterior.

Ten mucha paciencia

El primer día de guardería puede ser durillo, aunque lo será menos si sigues nuestras pautas. No obstante, tienes que tener en cuenta que durante los primeros días tendréis que adaptaros poco a poco todos a la nueva situación y puede que sea difícil al principio.

Puede haber ciertos desajustes o trastornos en el comportamiento, el sueño o en la comida, porque tu peque se estará adaptando a los nuevos horarios y normas. Por eso es bueno que te informes antes de cómo funciona la guardería para intentar aplicar tú esos mismos horarios con antelación y que tu peque se vaya acostumbrando y sea menos traumático.

Te recomendamos que tengas mucha paciencia y que le des mucho cariño y confianza a tu peque para adaptarse a este cambio tan importante. Seguro que con mano izquierda y mimitos todo será muchísimo más fácil.

Источник: https://www.moraigthestore.com/blog/el-primer-dia-de-guarderia-las-7-claves-para-que-sea-un-exito/

10 estrategias para una adaptación respetuosa a la guardería o escuela infantil

Cómo prepararos para su primer día de guardería

Llevo todo el mes de septiembre hablando de adaptación escolar, porque demás de ser un tema que me remueve mucho, estoy convencida de la necesidad que tenemos como educadores, familias y sociedad de empezar a hacer las cosas de otra forma con la infancia. Y desde este espacio quiero darle la visibilidad e importancia que merece este proceso.

Pero es cierto que hasta ahora sólo he hablado de la adaptación al colegio. ¿Pero qué pasa con los procesos de adaptación a la guardería o escuela infantil? ¿Cómo transitarlos de una forma respetuosa? ¿Son necesarios? ¿Es posible una adaptación respetuosa a la guardería o escuela infantil?

Son días en los que muchos pequeños habrán empezando su andadura en la guardería o escuela infantil y sin duda son momentos difíciles, pues implican un gran cambio en la organización familiar, en las rutinas, los horarios… y por supuesto para los niños y niñas, que de pronto dejan de contar durante un tiempo con la seguridad y la presencia de su principal figura de apego.

¿Es necesario el proceso de adaptación en una guardería o escuela infantil?

El otro día escuchaba que menuda tontería eso del periodo de adaptación. Si los bebés no se enteran de nada! Lo pasamos peor las madres que ellos…

¿De verdad creemos que no se enteran de nada? Hay estudios que apuntan que desde el útero materno estamos sintiendo y viviendo cosas. Y quizás estas primeras vivencias no se recuerden a nivel consciente.

Pero su impronta quedará en ellos de  un modo subconsciente. Y esto te lo cuento no para que te sientas culpable ni más presionada de lo que seguro ya estás.

Simplemente para que tomes conciencia de la importancia de respetar estos procesos.

Los procesos de adaptación siempre siempre son importantes y necesarios, si lo son para los adultos, para los peques que empiezan el cole con 3 añitos, pues imagínate si lo será para un bebé de 5, 8 o 16 meses, que se encuentra en una etapa de fusión emocional y física con su figura de apego. Y que además probablemente esté pasando por la etapa de angustia por separación y con los miedos a  extraños...

A estas edades, no están preparados para una separación, va contra todas las leyes de la naturaleza. No entienden nada.

De repente su mamá no está y no saben si han sido abandonados, si volverá, con quien y dónde están, porque antes de los 3 años tampoco son capaces de comprender el concepto de tiempo.

¿cómo no va a ser necesario entonces un proceso de adaptación?  Cuanto más pequeño sea el niño o la niña, más necesario e importante será tenerlo en cuenta.

¿Es posible lograr una adaptación respetuosa a la guardería o escuela infantil?

Por supuesto que cada familia, cada circunstancia, cada niño, cada niña es diferente y necesitará procesos diferentes.

Pero si que me gustaría darte algunas recomendaciones o estrategias que quizás te ayuden a lograr una adaptación respetuosa a la guardería.

Y que  pueden servirte para que vivas este momento desde la calma y el respeto a los procesos y necesidades de tu hijo o hija.

Toma la decisión de un modo consciente. 

Antes de nada, me gustaría aclarar que pese a lo que podamos escuchar, antes de los 3 años lo que necesitan los niños y niñas no es una guardería. Lo que necesitan en esta etapa es estar con sus figuras de apego.

 Si, ya se… seguro que has escuchado muchas veces que les va a venir bien para socializar y relacionarse con otros niños y niñas.

Pero en el fondo lo que creo de esta afirmación, es que es una excusa que nos hemos inventado como sociedad para no sentirnos tan mal ante esta separación. Porque si nos amparamos en la evidencia científica, un niño o niña de menos de 3 años no socializa.

Simple y llanamente porque su cerebro no está preparado para hacerlo. Porque aún no entiende al otro. Se encuentra en una fase egocéntrica en la que todo su mundo gira en torno a él. El otro no existe.

Partiendo de esta base, mi primera recomendación es que si decides llevar a tu hijo /a una guarde que sea una decisión consciente, y porque quizás no tienes otra alternativa, no para que socialice.

Fuera culpas

Estoy segura que has valorado mil opciones antes de llevar a tu hijo o hija a la guardería o escuela infantil. Y que has tomado la decisión de hacerlo de un modo consciente, y en este momento  es lo mejor ( o menos malo) que has decidido para tu familia. Pues está bien así, elimina la culpa de tu mente.

En realidad la culpa de estas separaciones tempranas no es tuya. Es de un sistema que no mira a la infancia, que nos obliga a salir al mundo productivo cuando nuestros bebés no están preparados para que lo hagamos, pero es que nosotras tampoco lo estamos. La culpa es una losa que no sirve de nada, créeme.

En cambio, hay muchas otras cosas que si está en tu mano cambiar. Sigue leyendo…

Acompaña sus emociones. 

Es normal que los primeros, días, semanas, o incluso meses… cuando se produzca la separación,  los bebe estén más demandantes, se pasen las tardes enganchados al pecho, si lo toman, nos pidan más brazos, tengan más rabietas, duerman peor… El niño o niña quizás no pueda expresarnos aún con palabras lo que siente y necesita. Ésta es su forma de decirnos que necesitan compensar nuestra ausencia. Es como si quisieran recuperar el tiempo perdido. Como adultos, es importante y necesario acompañar sus emociones. Ponerle nombre a lo que siente, empatizar con ellos, tratar de entender y comprender, ponernos en su lugar. De pronto ha habido un cambio en sus rutinas y no entienden por qué de pronto mamá o papá desaparecen.  Lo viven como un abandono, es una cuestión de supervivencia para ellos. Estar ahí, acompañar, validar y demostrarles que tienen derecho a estar así.

Despedirnos siempre que nos vayamos. 

Muy importante. Despídete siempre antes de irte. No juegues al escondite y hacer como que desapareces. Tampoco le mientas.  Aunque sean pequeñitos, hemos de hacerlo. Aunque pensemos que no nos entiende, yo estoy convencida de que si lo hacen.

Si nosotros de repente desaparecemos sin más, sin darle ninguna explicación, la angustia e inseguridad con la que se quedan es mucho más grande. Y probablemente lloren, nos despidamos de ellos o no. Pero una despedida siempre le da mayor seguridad y confianza.

Y sobre todo , transmitirle la idea de que vas a volver siempre.

Anticipa los hechos

Los niños y bebés necesitan moverse en un ambiente controlado, anticiparse a los hechos, saber lo que va a ocurrir, dónde vamos a ir, con quien vamos a estar… les hace sentirse más seguros.

Podemos explicarles la noche antes, la misma mañana (tampoco con mucho tiempo de antelación) pues los niños niñas están en el presente. Explicarles con quien se van a quedar… donde se va a ir mamá, e insisto dejarles claro que vamos a volver.

Hacer esto es demostrarles que los tenemos que cuenta, de darle importancia a lo que viven y siente y no los tratamos como mejor objetos que trasladamos de un sitio a otro son importarnos.

Elije la figura de un cuidador/a en quien confíes

Aunque esto va a depender de las circunstancias. Si las personas con las que dejas a tu hijo o hija son personas ya conocidas para él o ella, la separación y adaptación va a ser más sencilla. Se va a mover en un ambiente que conoce y le es familiar.

Es cierto que a veces no nos queda otro remedio que llevarlo a una escuela infantil, porque hay miles de familias y circunstancias y puede que no tengamos una red de apoyo que nos pueda dar soporte. Pero igualmente, si los dejamos en la escuela infantil es importante que conozcamos y que confiemos en las personas que lo van a acompañar.

Es importante tener en cuenta el ratio en edades en los que la atención individualizada es fundamente. Pero a veces esto no podemos elegirlo,

No dejarlos antes de tiempo “para que se acostumbre”

Todo ese tiempo que estemos con ellos es tiempo que les estamos regalando. No veo necesidad de llevarlos antes para que se acostumbren. Ya habrá tiempo de separarse.

Aprovechad el tiempo no hay necesidad de llevarlos 1 mes antes para que se acostumbren. Ya habrá tiempo de hacerlo.

Soy de las que pienso que hay que aprovechar el máximo de tiempo posible y separarnos cuando no quede más remedio.

Permanece con tu bebé en el centro infantil

Esto obviamente va a depender del centro y de si te lo permiten. Sería lo ideal, igual que ocurre con la adaptación escolar,la información del los vínculo de apego desde la seguridad y la calma son fundamentales en la primera infancia. Puedes leer este post que dediqué al apego aquí.

Si tienes la posibilidad, elije un centro que respete el proceso de adaptación escolar. Que permita que te quedes acompañando a tu hijo o hija hasta que logre vincularse al nuevo espacio desde la seguridad y la calma, contando con una figura de apego que le aporte la confianza que necesita en estos primeros días.

Si no es así y de ninguna manera te permiten acompañarle en sus primeros días, mi recomendación es que trates de hacer el máximo de visitas posibles al centro. Llévate a tu hijo o hija contigo y que vaya descubriendo y explorando el entorno para que no le resulte tan desconocido el primer día que lo dejes allí.

Compensa la ausencia después de la guardería

Como os decía al principio, ellos solos van a tratar de compensar la ausencia. Van a demandarnos más contacto, más brazos, es probablemente que tenga más rabietas, más llamadas de atención… justo para suplir esa falta que  tienen de nosotros. Es importante empatizar, satisfacer esas necesidades, acompañarlos en sus demandas y por supuesto, tener altas dosis de paciencia!

Confía en tu hijo. Lo logrará

Te aseguro que esta etapa pasará. Y tu hijo o hija logrará superar este proceso. Es importante que confíes en él o ella y que además se lo transmitas. Si tú no confías en él, ¿Quién lo hará?

Puedes otros artículos que he escrito sobre el tema.

Separarse del bebé por primera vez ¿Cómo gestionarlo?

Adaptación escolar respetuosa. ¿Es posible?

¿Como acompañar a nuestros hijos e hijas cuando el cole no hace adaptación escolar respetuosa?

Control de esfínteres y escolarización. ¿Qué dicen las leyes educativas?

Adaptación a la guardería

Si te ha gustado el artículo, te invito a que lo compartas y me dejes tus comentarios. Puedes seguir mis publicaciones en Instagram,  y . Además puedes suscribirte en la web para no perderte nada!

MI CURSO “JUEGOS Y MATERIALES DIY DE INSPIRACIÓN MONTESSORI, WALDORF Y REGGIO EMILIA” DISPONIBLE EN RED EDUCATIVA

ACCEDE AQUÍ

Muchas gracias por tu valioso tiempo!

Ana Isa

Источник: https://www.creciendoycriando.com/adaptacion-respetuosa-a-la-guarderia-escuela-infantil/

▷ ADAPTACIÓN a la GUARDERÍA: Lo que debes saber

Cómo prepararos para su primer día de guardería

La adaptación a la guardería suele ser complicada, raro es el niño que no llora en su primer día de guardería, e incluso raro es la madre que también no hace lo mismo al separarse por primera vez de su retoño.

A los padres les surge una mezcla de incertidumbre, miedo, pena, nostalgia…

Demasiados sentimientos a la vez que el pequeño capta de sus progenitores, y que unidos a los suyos propios, dan como resultado lloros e incluso pataletas en el momento de la separación de las personas que hasta ese momento han estado cuidándole noche y día.

Los niños, tienen que enfrentarse a una situación completamente nueva para ellos y para la que normalmente no están preparados.

El comienzo de la guardería supone para el niño tener que enfrentarse a un entorno completamente novedoso para él, el lugar, los otros niños, la persona que se va a ocupar de él, etc.

Todo ello unido, además, al cambio tanto en los hábitos como en los horarios que había tenido hasta ahora.

Pero podemos ayudar a nuestro hijo a que ese primer día o esos primeros días sean mucho más llevaderos, preparando el terreno, transmitiéndole seguridad y calma, cuidando las despedidas, etc. Veamos aquí algunos aspectos que nos serán muy útiles para estos primeros días en su nuevo «cole».

Adaptación a la guardería: cómo ayudar al niño a adaptarse más rápido

Existen varios puntos que pueden ayudar al niño para que sus primeros días en la guardería sean mucho más fáciles y felices. Veamos a continuación algunos de los más importantes:

Preparar el terreno previamente

Si el niño tiene ya una edad en la que nos podamos comunicar con él, es muy importante que durante los meses previos, le vayamos contando lo chulo que es el cole, la gran cantidad de amiguitos que va a tener, todos los juegos a los que va a jugar, etc.

La visita previa a la guardería

Conviene ir con el niño a ver el lugar nuevo del que tanto le hemos hablado, que vea las aulas, el patio, e incluso si pudiera tener un contacto con su profesora sería ideal, explicándole al mismo tiempo, con alegría, que aquí será donde se lo va a pasar tan bien.

Horarios

Unas dos semanas antes de que comience el curso, es conveniente ir estableciendo en el hogar los nuevos horarios y rutinas del niño, tanto de sueño como de alimentación, que se tengan que seguir en la guardería, haciéndolo siempre de forma paulatina.

Llevar a cabo el periodo de adaptación de la guardería

Todas las guarderías suelen tener un periodo de adaptación con jornadas más cortas, para que el pequeño se vaya acostumbrando poco a poco a la nueva situación y no se sienta nunca “abandonado”. Este periodo consiste en comenzar el primer día con una jornada de una o dos horas e ir incrementándola de forma paulatina, durante los siguientes días.

Este periodo suele durar más o menos en función de la guardería, algunas lo realizan en un par de días y otras durante semanas. Si es un tema que nos preocupa lo suficiente, conviene que antes de apuntar a nuestro hijo a una determinada guardería consultemos cuál es su forma de actuar mientras que el niño lleva a cabo su adaptación a la guardería.

Por parte de los padres, es muy importante que respetemos los horarios que nos recomiende la guardería que debemos seguir, ya que por ejemplo, si el niño ve como recogen a los otros niños y a él no, puede ser contraproducente y generarle bastante angustia.

Mostrar seguridad delante de nuestro hijo

Tal y como comentamos al principio, muchas veces los padres lo pasan peor que los niños a la hora de separarse en estos primeros días de guardería. Si nos ocurre esto, lo mejor será disimular, sonreir y tranquilizar al pequeño diciéndole que todo va a ir bien, que nos vea seguros, tranquilos y felices. Nuestra sonrisa será la suya.

Esta seguridad se tiene que convertir en firmeza en el caso de que el pequeño con una rabieta quiera conseguir que claudiquemos y no le dejemos en la guardería, si lo consigue una vez, será más que difícil por no decir imposible, que no lo repita como costumbre al dejarle todos los días.

Cuidar las despedidas y reencuentros

Es básico que las despedidas sean lo más cortas posibles, alegres y sin ningún tipo de drama. Prolongar la despedida lo único que genera es aumentar su angustia e ir incrementando sus lloros de forma exponencial. Tampoco es recomendable dejar al niño engañado y salir corriendo sin que te vea, ya que generará en él un gran desconcierto.

Conviene también al despedirse, recordar al niño cuál es la hora a la que se le va a ir a recoger y luego cumplir ese horario. En los reencuentros no conviene tampoco dramatizar, sino actuar con total naturalidad y preguntarle qué tal ha ido el día.

Mantener una comunicación fluida con la tutora

Es muy importante que la tutora del niño sepa cuáles son sus características, el estado de su salud, sus dotes y sus problemas, sus gustos, sus rutinas, su alimentación, etc. Todo esto ayudará a que el niño se sienta más arropado y comprendido, ya que se le tratará de una forma más personalizada.

Por este motivo es importante que en algún momento de la jornada, bien al entrar en la guardería o bien al recoger al pequeño, los padres informen al tutor de cualquier aspecto que piensen que puede ser importante, como por ejemplo si ha dormido mal, si tiene algún tipo de problema de salud transitorio, si no tiene apetito, si se ha llevado algún susto, etc.

Comprensión

Y como conclusión y lo más importante, es ser comprensivo y empático con el niño, comprender que es un nuevo periodo en su vida que conlleva un gran cambio, hay que entenderle y apoyarle con todos los recursos que tengamos para él en función de su edad.

Puede que durante unos días su actitud en casa cambie y haga más llamadas de atención, demandando más contacto y tiempo con sus padres. Es el momento de demostrarle que seguís ahí, que le queréis mucho y que estáis muy contentos con él y con su nuevo “cole”.

Este proceso de cambio en el pequeño no tiene una duración determinada, sino que varía en función de cada niño, de su capacidad de adaptarse, de lo abierto que sea, etc. Por este motivo hay que ofrecer a nuestro hijo todo nuestro apoyo y cariño en esta nueva a la vez que fascinante etapa de su vida.

Источник: https://tusguarderias.com/blog/guarderia-y-adaptacion-del-nino/

Consejos para que padres y niños se ‘adapten’ al primer día de guardería

Cómo prepararos para su primer día de guardería

VALÈNCIA, 9 Sep.

– La anticipación positiva a los niños de lo que va a ser el primer día de colegio, no actuar con inseguridad, estructurar los horarios los días anteriores, no introducir cambios importantes esos días o no alargar las despedidas son algunos de los consejos de las neuropsicólogas y logopedas Hospital de Manises (Valencia) ante la entrada de los niños en la escuela infantil.

En un comunicado, han advertido que la entrada a la escuela supone un cambio importante para los menores porque implica la salida del mundo familiar, un entorno conocido en el que se le proporciona seguridad y protección y donde el niño ocupa un papel principal. Por ello, esa transición hacia un espacio desconocido, a ritmos y rutinas nuevas y a nuevos compañeros y adultos «ha de ser abordada por los padres de una manera tranquila y confiada, ya que de ello depende el éxito de este proceso».

«La forma cómo se resuelve este periodo tiene trascendencia en el futuro proceso de socialización y aprendizaje del niño, por lo que es de vital importancia prestarle una atención cuidadosa», han alertado.

Los padres han de saber enfrentarse a las «rupturas» que supone la incorporación de su hijo al centro educativo y por ello, desde el Hospital de Manises se han elaborado una serie de indicaciones dirigidas a padres y madres de menores de 1 a 3 años en el que se les dan consejos y recomendaciones para asimilar tanto las ventajas como los inconvenientes de este proceso.

«La separación del ámbito familiar permite al menor adquirir y afianzar su autonomía personal y grado de socialización, pilares básicos para la estructuración de su personalidad y esto es una gran ventaja, aunque haya papás y mamás a los que les cueste separarse de sus hijos», ha apuntado María Motos, neuropsicóloga en la Unidad de Neurorrehabilitación Infantil.

Las principales manifestaciones de los pequeños contrarios a acudir a la escuela infantil se presentan en forma de llanto, desesperación o resignación. En este caso son niños que participan en las actividades del aula pero no se integran por lo que en casa además se comportan de forma agresiva. También en ocasiones se alteran los ritmos del sueño o el pequeño deja de comer.

Los padres deben saber con antelación que estas reacciones «son normales y que con el tiempo pasarán, por lo que deben estar preparados para este proceso de transición que también les afectará a ellos».

Temores, expectativas, ansiedad e inseguridad son comunes en los progenitores y deben evitar transmitírselas a sus hijos, ha advertido.

Confiar en el centro educativo y en el personal es clave para afrontar este periodo con garantías.

Por ejemplo, es importante la anticipación positiva, por lo que los especialistas recomiendan que los niños conozcan el centro escolar antes del primer día de cole, o que se les cuente los nuevos amigos que van a hacer o que los padres entreguen y recojan a sus hijos con actitud positiva. También aconsejan que se estructuren los horarios los días anteriores a su entrada para adaptarlos al escolar

En líneas generales recomiendan no actuar con inseguridad, duda o culpabilidad; no introducir cambios en la vida del menor, como cambiarle de habitación, empezar a dormir solo o quitarle el pañal en este tiempo, no alargar las despedidas y, en la medida de lo posible, que sea el padre o la madre quien recoja al niño en la escuela.

Los especialistas del Departamento de Salud de Manises también aconsejan a los padres que eviten que los educadores tengan que «quitarles» a los niños o compensarlos con regalos.

Fuente: (EUROPA PRESS)

La cadena líder de supermercados en España respetará el festivo del viernes 19 y el domingo 21 de marzo, por lo que estará cerrado en aquellas comunidades autónomas o ciudades en las que el Día del Padre sea fiesta.

Volverá a abrir sus puertas el sábado en su horario habitual de 9.00 a 21.30.  Para consultar tu supermercado más cercano pincha aquí.

CARREFOUR

Los centros Carrefour estarán cerrados el día 19 y el 21 de marzo, aunque el horario podría sufrir modificaciones, dependiendo de la decisión que tome cada establecimiento. Para cualquier consulta puedes pinchar en este enlace directo a Carrefour.

El fin de semana Carrefour abrirá en su horario normal, de 9.00 y las 22.00 horas.

HIPERCOR Y SUPERCOR

Hipercor Y Supercor permanecerán abiertos durante el Día del Padre. El horario habitual de los supermercados de El Corte Inglés es de 9.00 a 22.00 horas. Puedes consultar cualquier duda en este enlace:  Supercor e Hipercor.

LIDL

Muchos de los establecimientos de Lidl abrirán el viernes 19 de marzo en horario festivo, es decir, entre las 10.00 y las 15.00, aunque depende de cada tienda. Para conocer el horario de tu Lidl más cercano consúltalo aquí.  El sábado y el domingo cada tienda abrirá en el horario normal que practique habitualmente en fin de semana.

MERCADONA

Para consultar tu supermercado más cercano pincha aquí.

EL CORTE INGLÉS

  • De lunes a sábado 09:00 a 20:00
  • Supermercado y Optica ABIERTO hasta las 21.00 h.
  • Hostelería ABIERTO hasta las 18.00 h.

Festivos y días con horarios especiales de El Corte Inglés

  • El día 19/03/2021 cerrado

Источник: https://officialpress.es/consejos-para-que-padres-y-ninos-se-adapten-al-primer-dia-de-guarderia/

¿Hay que ir a la guardería para prepararse para el colegio?

Cómo prepararos para su primer día de guardería

Hace ya una semana que los niños nacidos en el año 2006 empezaron el colegio. Muchos de ellos habían ido a la guardería previamente y muy pocos, al menos en mi ciudad y en el colegio en el que estamos, entraban sin saber lo que era un espacio en el que permanecer con otros niños sin sus familiares.

Nuestro hijo Jon era uno de ellos (yo diría que el único de la clase) y me sorprendió que tanto su profesora como algún otro profesional de la educación pusieran caras de lamento al enterarse que no había ido a la guardería.

Fue entonces cuando me pregunté: ¿Hay que ir a la guardería para prepararse para el colegio?

El tema no es nuevo para nosotros. En los tres años y medio que han pasado desde que nació hemos escuchado de varias personas diversos argumentos sobre lo beneficioso que sería para él acudir a la guardería.

De hecho, no sólo nos han intentado convencer, sino que además hay quien nos ha reprochado el daño que le estábamos haciendo al no dejarle entrar en sociedad.

Algunos de los diálogos que hemos tenido (bueno, sobretodo mi mujer) con gente conocida y desconocida son:

Diálogo 1

    – ¡Hola pequeño! ¿Hoy no vas al cole? – No, es que nació en Enero, hasta el año que viene no le toca. – Ay, ¡qué lástima! Pues por un mes ya os lo podrían haber metido ¿no?

Esta señora pretendía que hubiéramos convencido a los responsables de educación de escolarizar a nuestro hijo con 2 años y 3 meses porque es una pena esperar un año…

Diálogo 2

    – ¡Hola pequeño! ¿Ya has salido de la guardería? – No, él no va a la guardería. – ¿Ah no? Pero si les va superbien, yo al mío lo metí con once meses. Así se enteran de que no son el centro del universo, juegan con otros niños y aprenden un montón.

Esta simplemente nos contó algunos beneficios de llevar a los niños a la guardería.

Diálogo 3

    – ¡Hola pequeño! ¿Uy, este niño no va a la guardería? – Pues no. – ¿Cómo que no? ¿Pero cuántos años tiene? – Pues dos.

    – ¿Pero qué dices? ¡No sabes lo que estás haciendo! Así se está acostumbrando a estar contigo y el día que se tenga que separar lo pasará fatal. Los niños tienen que hacerse independientes porque… (aquí iría toda su argumentación).

Esta señora, maestra de profesión, le quiso hacer ver a mi señora esposa lo mal que lo estábamos haciendo al no llevar a la guardería a nuestro hijo.

Como veis la mayoría de comentarios van por el mismo camino. El mensaje viene a ser: los niños tienen que ir a la guardería para prepararse para el colegio (o para prepararse para la vida o para aprender…).

Nosotros en cambio tenemos claro (o pensamos) que un niño, cuanto más tiempo pase con una persona de referencia que sea cariñosa, empática y que sepa reconocer y satisfacer sus necesidades emocionales y afectivas (además de las físicas, claro), mejor, y si esa persona es su madre, pues mejor que mejor.

Como ya dijera en su momento, para que un niño se haga autónomo e independiente necesita aprender a vivir junto a alguien.

Una vez conoce la teoría lleva a cabo la práctica junto a esa persona de referencia y cuando ya cree dominar la técnica se atreve a hacerlo sin necesidad de acompañamiento o supervisión.

En una guardería puede aprender de esta manera, siendo la persona de referencia la cuidadora, sin embargo no hay comparación si el niño tiene una profesora en exclusiva para él y resulta que ésta es además su madre.

Lo dijo Punset hace poco y lo comentamos aquí también: Los primeros seis años son vitales en el desarrollo emocional de los niños y hay mucha literatura y muchas referencias sociales (hablo de los países nórdicos, donde las bajas maternales son bastante más largas que las nuestras) que abogan por acompañarles, cuanto más mejor, en sus primeros años de vida.

Y ya no sólo es cuestión de encontrar estudios, libros o publicaciones que hablen de ello.

Estar con nuestro hijo en casa hasta ahora es algo que nos salió de dentro, una decisión que “nos la pedía el cuerpo”, una suma de sensaciones y sentimientos que nos hacen estar convencidos de que nuestros hijos tienen que estar con nosotros, que el huevo hay que incubarlo antes de abrirlo y que no, los niños no necesitan ir a la guardería para prepararse para el colegio.

Sin embargo, a pesar de nuestras creencias y decisiones, nos damos cuenta de que gran parte de la sociedad piensa diferente (y ya no es que piensen diferente, que se respeta, sino que te intentan convencer de que deberías hacer como ellos) y sorprende ver que los profesionales de la educación defienden también la guardería como método pre-colegio.

La profesora hizo un “aish” al enterarse de que Jon no había ido a la guardería y añadió un “llorará, lo pasará mal” (aún le estoy agradeciendo que lo dijera delante de él y que hiciera uso de su bola de cristal) y otro docente del centro, en una conversación informal, me dijo “tranquilo, irá todo bien… ha ido a la guardería ¿no?”. “No”, le contesté. “¡Ah!”, me contestó haciendo una mueca de “ostras pedrín, pues no seré yo quien te lo diga, pero igual no le va tan bien”.

Total, que entre unos y otros llegas a casa recapitulando y te das cuenta que en esos tres años y medio nadie te ha dicho “qué suerte tiene tu hijo que ha podido estar con su madre tanto tiempo”. No es que lo necesitemos, no se vive de los halagos, pero sorprende, simplemente.

Ahora, una semana después, muchos os preguntaréis si ha llorado, si se ha adaptado, cómo lo ha llevado… Pues os respondo: El primer día entró contento, pero salió llorando (al parecer no se quería poner la bata y no le gustó la idea de salir al patio).

El segundo día entró haciendo fila y diciéndonos “Adiós papá, adiós mamá”, moviendo la manita durante todo el trayecto hasta la clase (unos 3 metros de trenecito infantil) y salió dos horas después corriendo a abrazarnos.

El tercer, cuarto y quinto día (los dos últimos fue tanto por la mañana como por la tarde, pues habían acabado el periodo de adaptación) fueron exactamente igual, despedida con la manita diciéndonos adiós y abrazos y felicidad al salir.

Ayer lunes muchos niños que el viernes estuvieron contentos volvieron a llorar. Normal, habían pasado el sábado y el domingo con sus padres.

Yo esperaba que pudiera pasar lo mismo con Jon, en cambio, entró igual de contento que los otros días y salió de la misma manera (incluso a mediodía, cuando los niños que se quedaban en el comedor lloraban porque querían a sus mamás, Jon se negaba a entrar en casa ¡porque quería ir al cole!).

En definitiva, todos los malos augurios y presagios han acabado por quedar en agua de borrajas. No digo que esto tenga que suceder con todos los niños que no van a la guardería, pero en nuestro caso personal así ha sucedido.

Se ha adaptado al colegio mejor que la mayoría de los niños de 3 años de su colegio (aunque hay que tener en cuenta que nació en Enero, por lo que es de los mayores), pero aún así, me encanta poder decir que le va fenomenal pese a no haber ido a la guardería.

PD: Si no me equivoco, preescolar es el periodo de tres años (cuando los niños tienen 3,4 y 5 años) que sirve para preparar a los niños para la educación primaria. Preescolar significa pre-escuela, antes de la escuela, luego ya están haciendo una preparación previa para ir al cole.

Suena un poco absurdo decir que ahora tienen que hacer una preparación previa (llamémosle guardería) para que estén preparados para la preparación previa (llamada preescolar) de la educación escolar.

Fotos | Flickr (htlcto), Flickr (kainr), Flickr (woodleywonderworks)
En Bebés y más | ¿Guardería o Aula de dos años?, ¿Niñera o guardería?, Periodo de adaptación ¿sí o no?, El gran paso de la guardería al colegio, Las guarderías en la palestra

Источник: https://www.bebesymas.com/educacion-infantil/hay-que-ir-a-la-guarderia-para-prepararse-para-el-colegio

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: