Cómo reconocer las contracciones de parto

Contents
  1. Contracciones de parto: cómo reconocerlas
  2. Señales de parto
  3. Características de las contracciones de parto
  4. Contracciones en el tercer trimestre de embarazo
  5. Contracciones después del parto
  6. ¿Por qué tengo la barriga dura?
  7. ¿Hacer el amor estimula las contracciones?
  8. ¿Podré soportar las contracciones?
  9. ¿Empujaré correctamente?
  10. ¿Qué contracciones hay?
  11. Contracciones de Braxton Hicks: entrenamiento a largo plazo para el parto
  12. Contracciones previas: tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto
  13. Dolores de encajamiento: el bebé se coloca para el parto
  14. Contracciones prematuras: pueden aparecer en cualquier estadio del embarazo
  15. Contracciones de dilatación: el parto anuncia su llegada
  16. Contracciones de presión: el bebé quiere salir
  17. Contracciones posteriores: ahora se desprende también la placenta
  18. Recomendados Bebitus
  19. Cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto
  20. Cómo diferenciar las falsas contracciones de las verdaderas
  21. Señales de que ha comenzado el parto
  22. Recomendación
  23. ¿Cómo reconocer las contracciones del parto?
  24. Señales de que tu cuerpo se está preparando para el parto
  25. Expulsión del tapón mucoso
  26. Rotura aguas
  27. Contracciones
  28. Dilatación
  29. ¿Contracciones de un falso parto?
  30. Características de las contracciones de un falso parto:
  31. Pero, ¿cómo se sienten las contracciones del parto?
  32. ¿Cuándo consultar con el médico?
  33. Cómo son las contracciones durante el embarazo (Braxton Hicks y de parto)
  34. Contracciones de entrenamiento- Braxton Hicks
  35. Qué se debe hacer
  36. Cuándo se debe acudir al hospital
  37. Contracciones de parto
  38. ¿Contracciones de entrenamiento o verdaderas?
  39. Cómo reconocer las contracciones de parto
  40. ¿Cómo puedo saber si estoy de parto?
  41. ¿Qué otras señales puedo percibir si estoy de parto?
  42. ¿Cómo son las contracciones de parto?
  43. ¿Cómo son las contracciones en el tercer trimestre del embarazo?
  44. ¿Después del parto voy a seguir sintiendo contracciones?

Contracciones de parto: cómo reconocerlas

Cómo reconocer las contracciones de parto

​Después de saber si estás embarazada, saber si las contracciones que sufres son de parto es, quizás, una de las cosas que más esperan las futuras mamás. Las contracciones del útero se producen durante diferentes momentos del embarazo.

Sin embargo, cuando se producen al final del embarazo, constituyen uno de los principales síntomas de parto. Todos los partos suelen ir precedidos por algunas manifestaciones que permiten a la futura madre organizarse con tiempo suficiente.

Seguidamente, te explicamos cuáles son las principales señales de partopremonitorias y cómo distinguirlas de las contracciones preparatorias que se producen en el embarazo. 

Señales de parto

¿Cuándo indican las contracciones que el bebé está a punto de nacer? La dilatación propiamente dicha está precedida de un momento, llamado fase prodrómica (que puede durar incluso un par de días en el caso de las primerizas), durante el cual se pueden manifestar tres tipos de señales:

– La primera puede ser la eliminación del tapón mucoso, una sustancia gelatinosa situada en el interior del canal vaginal que aísla el ambiente uterino.

También puede suceder que la pérdida del tapón se produzca una semana o 10 días antes del verdadero inicio del parto.

De todos modos, es mejor que la futura mamá, en el momento en el que lo note, vaya al hospital para que le realicen un control.

– La segunda es la rotura de la bolsa de las aguas, que contiene el líquido amniótico que ha protegido al bebé durante el embarazo.

– La tercera consiste, precisamente, en las contracciones, que empiezan a aumentar progresivamente, tanto en intensidad como en frecuencia: es la señal de que el cuello del útero está empezando a ablandarse y a aplanarse.

Características de las contracciones de parto

La fase activa del trabajo del parto empieza cuando se alcanzan los tres centímetros de dilatación y el cuello del útero está completamente “borrado”. En este punto, las contracciones también cambian. Las contracciones de parto se presentan a intervalos regulares, son intensas y dolorosas.

Al principio, cada 20 minutos, después, cada cuarto de hora y, al final, cada 10 y 5 minutos. Duran hasta 60 segundos cada una, incluyendo la fase de inicio, el punto álgido y el descenso de cada contracción. El dolor se siente tanto en el bajo vientre como en la región lumbosacra.

Precisamente, estas contracciones son las que, poco a poco, ayudarán al bebé a bajar por el canal del parto y a nacer. Sin embargo, en algunos casos, las contracciones dejan de sentirse al cabo de poco tiempo y sólo se trata de una falsa alarma.

Por ello, sólo cuando hace dos horas que se repiten a intervalos de 5-10 minutos y con una duración de 40 segundos, ha llegado el momento de ir a la clínica o al hospital.

Contracciones en el tercer trimestre de embarazo

A diferencia de las contracciones de parto, las contracciones que se producen en el tercer trimestre de embarazo no son dolorosas, sino que se suelen percibir como un estiramiento del abdomen.

No obstante, a partir de la semana 37 de embarazo, la actividad contráctil uterina se hace más frecuente, tanto que también puede presentarse cuando la mujer está en reposo.

Son contracciones preparatorias importantes, puesto que tienen la función de provoca​r las primeras modificaciones del cuello del útero de cara al inicio de la dilatación. Se pueden notar incluso 10 al día, pero, en general, sólo molestan un poco.

Las contracciones también se pueden percibir al tacto, apoyando la palma de la mano suavemente sobre el abdomen y presionando ligeramente con las yemas de los dedos.

Cuidado si aún faltan algunas semanas para la fecha prevista del parto y las contracciones se producen con una frecuencia mayor de la indicada anteriormente, sobre todo, si existen otros factores de riesgo asociados, como patologías propias del embarazo o infecciones vaginales.

Contracciones después del parto

Los «entuertos» son las contracciones que prosiguen incluso en los días inmediatamente posteriores al parto, y tienen múltiples funciones: hacer que el útero vuelva a las condiciones pregestacionales; eliminar restos de membranas y otro material biológico procedente de la zona uterina, donde estaba implantada la placenta; y garantizar el denominado “globo de seguridad”, una intensa contractura uterina que se produce por encima del pubis y que sirve para evitar las posibles hemorragias después del parto.

¿Por qué tengo la barriga dura?

Cuando se siente la sensación de endurecimiento de la barriga, en general, se trata de contracciones determinadas por factores mecánicos, como los movimientos del bebé, un paseo rápido, un cambio de posición repentino o un golpe de tos.

Incluso el hecho de tocar la barriga puede provocar una sensación de endurecimiento, así como una emoción intensa. Para “ablandar” la barriga, sólo hay que bajar el ritmo o, simplemente, esperar a que el bebé termine de dar sus “volteretas”.

Sólo si esta situación se produce con una determinada frecuencia y se acompaña de dolor, es conveniente someterse a un control médico.  

¿Hacer el amor estimula las contracciones?

Cuando el embarazo llega a su término, mantener relaciones sexuales puede contribuir a aumentar la actividad contráctil.

De hecho, el líquido seminal contiene prostaglandinas, hormonas que tienen la capacidad de provocar las contracciones del útero, preparándolo poco a poco para la dilatación.

En consecuencia, durante las últimas semanas de embarazo, las relaciones sexuales no sólo no están prohibidas, sino que, incluso, son aconsejables, siempre y cuando el ginecólogo no indique lo contrario.

¿Podré soportar las contracciones?

Éste es uno de los temores más frecuentes de las mamás primerizas. Sin embargo, cada mamá percibe el dolor de parto de forma diferente.

A veces, las mujeres que dan a luz con antelación sufren menos que las que tienen un parto después de término, porque no han tenido tiempo suficiente para pensar en el dolor. Tampoco es cierto que un parto rápido sea menos doloroso. En este caso, las contracciones suelen ser más fuertes y seguidas.

No obstante, también es cierto que un parto muy largo debilita notablemente la resistencia física de la mamá.

Para aliviar el dolor, resulta muy útil asistir a un curso de educación maternal o de preparación al parto: al conocer con antelación las etapas del trabajo de parto, los miedos se pueden controlar mejor. En estos cursos, además, te enseñan técnicas (training autógeno respiratorio, yoga, hipnosis, etc.), que ayudan al cuerpo y a la mente.

(Te interesa: Cursos de preparación al parto)

¿Empujaré correctamente?

Este miedo está relacionado con la preocupación de que el niño sufra al pasar por la pelvis o de que se produzcan laceraciones.

En ocasiones, también entra en juego un componente psicológico: el miedo a empujar puede estar relacionado con el deseo de huir de las responsabilidades.

Sin embargo, no hay que tener miedo porque en los cursos de preparación al parto se enseña a la mujer a empujar, incluso a través de simulaciones del parto.

Asimismo, el trabajo de la matrona en la sala de partos es el de ofrecer apoyo psicológico a la mamá. A veces, la episiotomía evita las laceraciones espontáneas, más difíciles de suturar. Éstas, de todos modos, no pueden afectar ni a la salud ni a la vida sexual de la mujer. Pueden provocar algunos problemas, pero sólo durante poco tiempo.

(Te interesa: Todo sobre el parto)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/sintomas/reconocer-contracciones-parto-4622

¿Qué contracciones hay?

Cómo reconocer las contracciones de parto

Notarás las primeras contracciones del embarazo muy pronto. Estas son las contracciones de Braxton Hicks, con las que el útero se prepara para el parto mucho antes de la fecha prevista para el mismo.

Desde el punto de vista fisiológico, el útero es un músculo grande cuya actividad, a diferencia de otros músculos, no puedes controlar. Durante una contracción, este músculo se contrae automáticamente. El mecanismo por el que se desencadenan las contracciones no está del todo estudiado.

Los médicos y científicos solo conocen algunos datos al respecto, como que la oxitocina, la hormona de la sexualidad y de las contracciones, es indispensable para que estas funcionen. Cuando las contracciones son insuficientes y se bloquea el parto de forma permanente, se puede administrar por vía intravenosa la variante sintética de la oxitocina, el Syntocinon.

Desde el punto de vista médico, las contracciones se dividen en contracciones del embarazo y contracciones del parto. A excepción de las verdaderas contracciones prematuras, que indican un parto prematuro o un aborto, las contracciones del embarazo son totalmente inofensivas para el bebé y para la continuidad del embarazo.

Contracciones de Braxton Hicks: entrenamiento a largo plazo para el parto

Las primeras contracciones que sentirás son las contracciones de Braxton Hicks, que deben su nombre a su descubridor, el ginecólogo británico Braxton Hicks. También se las conoce como «contracciones falsas».

La mayoría de mujeres las siente por primera vez a la mitad del embarazo, entre las semanas 20 y 25, pero algunas empiezan a notarlas antes. La musculatura del útero se contrae durante un lapso de tiempo de entre medio minuto y un minuto. Mientras dura la contracción, el vientre se pone muy duro. Las contracciones de Braxton Hicks:

  • Son relativamente indoloras.
  • Son irregulares.
  • Remiten lentamente.

Las contracciones de Braxton Hicks no influyen en el orificio uterino, ya que este se dilata con las verdaderas contracciones del parto. Por regla general, estas contracciones no se presentan más de tres veces por hora y no suelen intensificarse.

Contracciones previas: tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto

Si este es tu primer hijo, alrededor de la semana 36 de embarazo notarás probablemente un dolor abdominal intenso, acompañado de dolor en la espalda y en la ingle. Se te pondrá el vientre muy duro, y el útero y el bebé presionarán la vejiga con fuerza.

Con estas sensaciones físicas notarás las contracciones previas, con las que tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto inminente. Hasta el inicio del parto en sí aún pueden pasar días o semanas. Las madres experimentadas lo saben y suelen notar estas contracciones un poco antes que las primerizas. Las contracciones previas típicas:

  • No son muy dolorosas, al igual que las de Braxton Hicks.
  • Aparecen a intervalos irregulares.
  • Van remitiendo paulatinamente y desaparecen.

Dolores de encajamiento: el bebé se coloca para el parto

A menudo, las contracciones previas se convierten directamente en contracciones de encajamiento más dolorosas. Con las primerizas, estas tampoco suelen aparecer antes de la semana 36. Estas contracciones empujan la cabeza del bebé hacia abajo, hasta la pelvis, para que se coloque en la posición definitiva para el parto.

Si estos dolores te atormentan mucho, un baño caliente te aliviará. Además, constituyen una buena ocasión para practicar las técnicas de respiración, que ya conoces del curso de preparación al parto. Si no estás segura de si estas contracciones ya están iniciando el parto, habla con la comadrona o con el médico.

Los dolores de encajamiento alivian a la madre en algunos aspectos durante la última fase del embarazo. En cuanto la cabecita del bebé se pose en la pelvis menor, te costará menos respirar y comer. No obstante, a partir de ahora notarás intensamente la presión de la cabeza del bebé en el suelo pélvico cuando te sientes.

Contracciones prematuras: pueden aparecer en cualquier estadio del embarazo

A diferencia de las demás contracciones del embarazo, las prematuras no son inofensivas, ya que pueden provocar un parto prematuro. Los posibles síntomas son:

  • Más de tres contracciones por hora antes de la semana 36 de embarazo
  • Dolores que se intensifican
  • Contracciones a intervalos cada vez más cortos
  • Contracciones combinadas con flujo vaginal acuoso o sangriento o bien con dolor de espalda

Si notas uno o más de estos síntomas, acude al médico de inmediato. Las contracciones prematuras pueden indicar que te has excedido física o mentalmente y que deberás relajarte hasta que termine el embarazo.

El descanso, la tranquilidad y el magnesio ayudan con estas contracciones. Si esto no tiene efecto, probablemente te ingresarán en el hospital. Los médicos harán todo lo que esté en su mano por mantener el embarazo el mayor tiempo posible mediante inhibidores de las contracciones, entre otros medios.

Contracciones de dilatación: el parto anuncia su llegada

El proceso del parto empieza con las contracciones de dilatación, con las que el útero se contrae a intervalos regulares, cada vez más cortos.

Al principio, estas contracciones recuerdan al dolor menstrual y su intensidad va aumentando paulatinamente.

Las contracciones de dilatación abren el orificio uterino, hasta ahora cerrado, hasta unos diez centímetros para que el bebé pueda nacer. Las contracciones de dilatación:

  • Aparecen regularmente, al principio a intervalos irregulares, después cada diez minutos más o menos y, por último, cada dos minutos y medio o incluso más a menudo.
  • Duran alrededor de un minuto y medio cada una.
  • Empiezan siendo leves, alcanzan un punto álgido y se debilitan paulatinamente.

No tienes por qué ir inmediatamente al hospital cuando aparezcan las primeras contracciones de dilatación. De hecho, muchas comadronas recomiendan a las futuras madres que se queden en casa el máximo tiempo posible para recobrar fuerzas para el parto.

Es momento de avisar a la comadrona o de dirigirse al hospital cuando una de las contracciones de dilatación dure entre un minuto y un minuto y medio, si ya no te sientes a gusto en casa o si necesitas instrucciones para respirar o un analgésico.

Independientemente de la intensidad y de la duración de las contracciones, tendrás que ir inmediatamente al hospital cuando se rompa el saco amniótico.

Contracciones de presión: el bebé quiere salir

Cuando empieza la fase de expulsión ya no podrás resistir más el deseo de empujar. Las contracciones de presión empujan al bebé a la salida de la vagina, que es el punto más estrecho del canal del parto.

Una vez que la cabecita ha pasado este punto, el resto del cuerpo se suele deslizar sin problemas con ayuda de algunas contracciones más. Pocos minutos después sostendrás a tu hijo en brazos por primera vez.

Contracciones posteriores: ahora se desprende también la placenta

A continuación, con ayuda de las contracciones posteriores, también se desprende la placenta. En comparación con las verdaderas contracciones del parto, estas son mucho más débiles y se parecen más bien a un dolor menstrual intenso. Las contracciones posteriores suelen durar entre diez y 15 minutos.

Si le das el pecho al bebé, esto también provoca contracciones en el útero, con las que se detienen las hemorragias. La responsable de esto es la hormona de la lactancia y de la sexualidad, la oxitocina, cuya producción se fomenta mediante el reflejo de succión del bebé al mamar.

La oxitocina es importante para la subida de la leche y, al mismo tiempo, favorece la involución uterina. De esta manera, previene hemorragias posteriores e inflamaciones del útero, lo que se conoce como endometritis. A causa de los efectos de la oxitocina, varios días después del parto seguirás sintiendo estas contracciones de forma aislada.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/que-contracciones-hay.html

Cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto

Cómo reconocer las contracciones de parto

A lo largo del embarazo se producen diferentes tipos de contracciones, con diferentes características y funciones. Hoy profundizaremos un poco más en el tema y hablaremos de algo que preocupa mucho a las embarazadas: cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto.

Según cómo sean las contracciones se puede valorar si el parto ha comenzado o no. La frecuencia, intensidad y duración de las contracciones son parámetros que ayudan a determinar que el momento ha llegado.

Cada mujer es especial a la hora de dar a luz. Algunas mujeres casi ni sienten las contracciones de parto, mientras que otras pueden estar varios días con contracciones antes de que se desencadene el parto. Lo que sí es cierto es que para que haya parto vaginal tiene que haber dilatación del cuello uterino y esto se produce gracias a las contracciones.

Las contracciones falsas son también llamadas contracciones de Braxton Hicks en honor al médico inglés que las describió por primera vez a finales del siglo XIX.

Son contracciones del músculo uterino que ocurren de forma esporádica, aunque a medida que el embarazo avanza se van haciendo cada vez más frecuentes.

Su principal diferencia con las contracciones de parto es que no causan dolor, aunque pueden causar molestias, especialmente hacia el final de embarazo.

Cómo diferenciar las falsas contracciones de las verdaderas

Hacia el final del embarazo, una o dos semanas antes de dar a luz, las contracciones de Braxton Hicks se vuelven más intensas, y pueden producirse de forma rítmica aunque no regular. Es decir, puede haber tres o cuatro contracciones con molestia e incluso a veces dolor a intervalos similares, pero intermitentes. No va aumentando su intensidad, ni su duración, ni su frecuencia.

Estas contracciones son las conocidas como contracciones preparto (o de los pródromos de parto). Son molestas, pero no son rítmicas ni regulares y su función es la de borrar y ablandar el cuello del útero previo a la dilatación. Si cambias de posición, descansas, andas o te das un baño relajante, las contracciones desaparecen o se alivian.

En cambio, las verdaderas contracciones de parto van aumentando en intensidad (entre 30 mmHg y 50 mmHg), se producen cada períodos regulares con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. También va aumentando su duración. Cuando estás de parto, se dan al menos 2 ó 3 contracciones intensas de una duración aproximada de entre 40 y 60 segundos cada 10 minutos.

Otra señal que puede ayudar a identificar unas de otras es el lugar en el que se sienten las contracciones. Las falsas suelen sentirse en el bajo abdomen y en las ingles, mientras que las verdaderas comienzan en la espalda y se irradian hacia delante extendiéndose hacia la parte baja del abdomen.

Señales de que ha comenzado el parto

Las contracciones de parto, además de ser rítmicas, progresivas e intensas, por lo general van acompañadas de otras señales que indican que ha comenzado el parto. Son los síntomas de parto como la expulsión del tapón mucoso, la rotura de la bolsa amniótica y la dilatación del cuello uterino.

De todas formas, la expulsión del tapón mucoso no es una señal de parto inminente, pero sí significa que el cuello a comenzado a dilatarse. En algunos casos, el tapón es expulsado unos días antes de que empiecen las contracciones de parto mientras que en otros no se expulsa hasta el momento mismo del parto.

La rotura de bolsa, en cambio, sí es una señal inequívoca de que el parto se producirá en las próximas horas, sin embargo no todas las embarazadas rompen aguas en la misma fase del parto. Puede producirse antes de que empiecen las verdaderas contracciones de parto o no ocurrir hasta el momento del parto.

La dilatación del cuello uterino es, a diferencia de las dos anteriores, una señal que la embarazada no puede comprobar por sí misma. Para que empiece el parto, el cuello debe haber alcanzado los 3-4 centímetros de dilatación.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Recomendación

En ocasiones es difícil determinar cuándo las contracciones falsas que has tenido a lo largo del embarazo, especialmente las que se producen hacia el final del embarazo, pasan a ser verdaderas contracciones de parto. Lo importante es prestarles atención para aprender a identificar su duración, su intensidad y su frecuencia.

Es recomendable que a estas alturas vayas apuntando cómo son tus contracciones con la ayuda de un reloj y una libreta o de un contador de contracciones. Así te será más fácil a ti controlarlas y podrás informar mejor a tu médico.

Si detectas que estás teniendo contracciones de parto, o en caso de que sientas cólicos abdominales, aumento de presión en la pelvis, tengas pérdidas de sangre o líquido amniótico debes acudir al hospital.

Foto | distel2610 Pixabay
En Bebés y más | Parto: señales de que se acerca el día, ¿Cuándo ir al hospital si estás de parto?, Parto: contracciones y rotura de bolsa

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/como-diferenciar-las-contracciones-falsas-de-las-contracciones-de-parto

¿Cómo reconocer las contracciones del parto?

Cómo reconocer las contracciones de parto

¿Cómo se reconocen las contracciones del parto? Muchas madres primerizas temen no saber reconocer las contracciones que indican que ya es el momento de dar a luz. Muchas de ellas, por miedo o inexperiencia, pasan el último mes de su embarazo con esta incertidumbre.

A esto hay que sumarle que a muchas madres su propio cuerpo las “prepara” para la llegada del bebé con contracciones premonitorias, lo que confunde aún más a la madre y la mantiene alerta en todo momento.

Aquí te vamos a ayudar a diferencias las contracciones del parto de las que no lo son.

Señales de que tu cuerpo se está preparando para el parto

La llamada fase prodrómica es la última fase del embarazo antes del parto. Es en esta fase cuando el cuerpo se está preparando para la expulsión. Es muy importante reconocerla pues indica el comienzo del parto. Eso sí, puede durar varios días si eres madre primeriza. Esta fase de preparación se manifiesta de la siguiente forma:

Expulsión del tapón mucoso

El tapón mucoso es una barrera encargada de proteger la matriz de nuestro útero de infecciones. Para que lo reconozcas, te explicamos cómo puede presentarse:

  • Flujo vaginal intenso durante varios días. Es parecido a una clara de huevo.
  • Flujo amarillento intenso o gelatinoso.
  • Flujo teñidode sangre; puede ser marrón, rojo, rosa etc.
  • Uncoágulo gelatinoso que puede contener trazas de sangre.

Esta expulsión puede producirse incluso 10 días antes del parto, pero sin duda alguna nos indica que la fecha está próxima.

Rotura aguas

El líquido amniótico en el que se encontraba flotando el bebé dentro del saco amniótico durante el transcurso del embarazo ha sido expulsado. Lo que sentiremos, simplemente, es que nos hemos orinado encima. Puede que soltemos mucha agua a la vez o simplemente vayamos expulsándola poco a poco.

Contracciones

Comenzaremos a sentir contracciones que no tienen por qué ser regulares ni muy dolorosas. Eso sí, a medida que transcurre el día comenzarán a ser más intensas. Las características de las contracciones del parto son las siguientes:

  • Pueden ser arrítmicas al principio pero cada vez se vuelven más frecuentes y rítmicas.
  • Se producen cada 5 minutos y duran en torno a los 50 segundos.
  • El dolor va aumentando de forma constante.
  • El dolor no desaparece aunque cambies de posición.

Dilatación

La dilatación del cuello uterino habrá alcanzado los 3 o 4 centímetros. Esta señal, a diferencia de las anteriores, no podremos comprobarlas nosotras mismas sin acudir al médico.

¿Contracciones de un falso parto?

Es muy común comenzar a sentir contracciones y creer que el bebé nacerá en unos minutos. Somos nuevas en esto y sencillamente no sabemos qué va a pasar en una hora. Para que no te equivoques, te contamos cuáles son las principales características de las contracciones de un falso parto:

Características de las contracciones de un falso parto:

  • Son arrítmicas.
  • No aumenta su duración ni intensidad.
  • Suelen desaparecer y reaparecer con grandes espacios en el tiempo.
  • El leve dolor que provocan suele situarse en la parte baja del abdomen.

Pero, ¿cómo se sienten las contracciones del parto?

Resulta muy difícil de explicar qué es lo que se siente cuando se tiene una contracción, dado que influyen muchos factores como la posición del bebé, el cuerpo de la madre, en qué momento se produce la contracción (ya que varían del inicio al final) etc.

En primer lugar, cuando empiecen notarás que tu barriga se irá poniendo dura progresivamente hasta llegar a un punto, después volverá a su estado normal y de nuevo se repetirá el proceso. Si no notas que tu barriga se pone dura, quizás notes que se tensan las paredes del útero y que te es más difícil notar el movimiento del bebé.

Las primeras contracciones no durarán más de 30 segundos y pueden haber un espacio de varios minutos entre una y otra.

Dependiendo de la posición del bebé, cada madre sentirá el dolor de las contracciones de una forma diferente. Te explicamos los diferentes tipos de contracciones que podrás sentir:

1. Cólico intenso

Si tienes dolores menstruales sabrás a lo que nos referimos. Eso sí, esta vez serán mucho más intensos que los que estás acostumbrada. Algunas madres confirman que es como un cólico menstrual acompañado de sensación de calambre y dolor de estómago.

2. Dolor de caderas o de espalda

Este tipo de contracción suelen tenerlo las madres cuyos bebés están apoyados en su espalda; es decir, están espalda contra espalda. Lo definen como si estiraran de sus caderas desde la espalda. Tranquila, no se te va a desencajar la cadera, es solo una sensación.

3. Dolor tolerable.

Sí, así es, dolor tolerable. Algunas madres tienen tanto miedo al dolor del parto que cuando llega ese momento lo único que siguen esperando es que el dolor aumente y aumente; sin embargo, al finalizar todo el proceso normalmente sienten que no era para tanto y lo describen como un dolor tolerable.

¿Cuándo consultar con el médico?

Esperemos haberte ayudado a saber reconocer las contracciones del parto. Ahora, si aún tienes dudas al respecto o consideras que ha llegado tu momento de dar a luz, llama o acude a tu médico cuanto antes. Recuerda, el profesional es el más indicado para resolver tus dudas y ayudarte a sentirte bien.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/como-reconocer-las-contracciones-del-parto/

Cómo son las contracciones durante el embarazo (Braxton Hicks y de parto)

Cómo reconocer las contracciones de parto

A partir de las 20 semanas de embarazo la mujer puede sentir contracciones, sin embargo, no siempre significa que se ha iniciado el trabajo de parto.

Esto debido a que existen 2 tipos de contracciones las de Braxton Hicks o de entrenamiento y las contracciones de parto, siendo estas últimas las que indican que el trabajo de parto se ha iniciado y suelen ocurrir a partir de la 37ª semana de gestación.

Es importante identificar qué tipo de contracciones está sintiendo la mujer para saber cuándo debe acudir al hospital o no. En general las contracciones del embarazo se caracterizan por: 

  • Dolor de vientre como si fuese un cólico menstrual más fuerte de lo normal;
  • Dolor en forma de puntada en la región de la vagina o en la parte baja de la espalda, como si fuese un cólico renal;
  • El abdomen se pone muy duro durante 1 minuto como máximo.

Las contracciones durante el período gestacional son importantes para entrenar el útero para el momento del parto, pero la intensidad y la frecuencia con la que surgen determinan si son contracciones de entrenamiento o propias del trabajo de parto. 

Contracciones de entrenamiento- Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks, también llamadas falsas contracciones, son contracciones de entrenamiento en el que el abdomen o una parte de él se pone muy duro durante menos de 1 minuto. Generalmente, este tipo de contracciones surgen alrededor de la 20ª semana de embarazo, y son para preparar el útero y el cuerpo para el momento del parto. 

Sus principales características que las diferencia de las contracciones de parto son:

  • Suelen disminuir con el reposo o con el cambio de posición de la madre;
  • Duran menos de 60 segundos;
  • No son rítmicas ni regulares;
  • No causan dolor, solamente pueden causar un ligero malestar en el vientre o en la región pélvica, que no se irradia hacia la espalda u otra parte del cuerpo.

Estas contracciones suelen ocurrir 3 a 4 veces por día y pueden surgir cuando el bebé se mueve o patea.

Qué se debe hacer

Durante las contracciones de entrenamiento, no es necesario que la gestante tenga ningún cuidado especial, sin embargo, si le causan mucha incomodidad, se recomienda que se acueste cómodamente con el apoyo de una almohada en la espalda y debajo de las rodillas, permaneciendo en esta posición durante unos minutos.

También se pueden utilizar otras técnicas como la meditación, el yoga o la aromaterapia, que ayudan a relajar el cuerpo y la mente. Vea cómo practicar la aromaterapia.

Cuándo se debe acudir al hospital

La embarazada debe llamar a su obstetra o acudir al hospital en caso de tener contracciones intensas, frecuentes y rítmicas, antes de las 37 semanas de embarazo o; si estas contracciones vienen acompañadas de flujo vaginal de color rosado o rojo.

En estos casos el médico puede indicar reposo y prescribir magnesio para evitar que las contracciones provoquen el trabajo de parto antes de tiempo.

Contracciones de parto

Las contracciones de parto, o también llamadas verdaderas contracciones, que indican que se ha iniciado el trabajo de parto se caracterizan por:

  • Dolor que se inicia en la espalda y que se extiende por el abdomen hacia el vientre;
  • El dolor no disminuye con el reposo;
  • Son regulares, rítmicas y aumentan de intensidad;
  • Inicialmente surgen cada 20 minutos, disminuyendo su intervalo progresivamente a 15 minutos, después a cada 10 y 5 minutos entre una contracción y otra.

Generalmente estas contracciones ocurren a partir de la 37ª semana de embarazo, sin embargo, pueden ocurrir antes siendo una señal de parto prematuro. 

¿Contracciones de entrenamiento o verdaderas?

Las verdaderas contracciones, que inician el trabajo de parto, suelen aparecer después de las 37 semanas de gestación y son más regulares, rítmicas y más fuertes que las contracciones de entrenamiento. Conozca otras señales de que el trabajo de parto se ha iniciado.

La siguiente tabla resume las principales diferencias entre las contracciones de entrenamiento y las reales:

Contracciones de entrenamientoContracciones verdaderas
Irregulares, surgiendo en intervalos diferentes.Regulares, surgiendo cada 20, 10 o 5 minutos, por ejemplo.
Generalmente son débiles y no empeoran con el tiempo. Más intensas y tienden a ser más fuertes con el tiempo.
Mejoran al caminar o moverse.No mejoran al caminar o moverse. 
Apenas causan un ligero malestar en el abdomen.Se acompañan de dolor fuerte a moderado. 

Si las contracciones son a intervalos regulares, aumentan de intensidad y provocan dolor moderado, es recomendable llamar a la unidad donde se está realizando el cuidado prenatal o acudir a la unidad indicada para el parto, especialmente si la mujer tiene más de 34 semanas del embarazo.

¿Tienes alguna duda? Haz click aquí para ser respondido.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/como-identificar-las-contracciones/

Cómo reconocer las contracciones de parto

Cómo reconocer las contracciones de parto

A muchas embarazadas, por no decir todas las que son primerizas, les da miedo no saber reconocer las contracciones de parto y confundirlas con las de Braxton Hicks. Pero hay una serie de características que las diferencian claramente.

Índice

¿Cómo puedo saber si estoy de parto?

Todas las primerizas tienen el mismo miedo de cara al parto: ¿Sabré que estoy de parto? Pero lo cierto es que la mayoría lo sabe sin problemas ya que las señales son claras, sobre todo algunas, como romper aguas.

Lo único que puede pasar es que vayas al hospital demasiado pronto y que, aunque estés ya comenzando el parto, no lo consideren como tal porque, para los obstetras, el parto comienza cuando estás dilatada de 3 cm o has roto la bolsa de aguas. Si no, es mejor que te quedes en casa porque esa fase, conocido como los pródromos del parto, puede durar horas o días en algunos casos. Por eso, es conveniente saber cuándo estás de parto realmente y tienes que ir al hospital sí o sí.

¿Qué otras señales puedo percibir si estoy de parto?

La dilatación propiamente dicha esta precedida de un momento, la fase prodrómica que puede durar días en el caso de las primerizas. Durante esta etapa se pueden manifestar 3 tipos de señales:

– La primera puede ser la eliminación del tapón mucoso, una sustancia gelatinosa situada en el interior del canal vaginal que aísla el ambiente uterino de las posibles infecciones. Esta pérdida se puedo producir una semana o 10 días antes del verdadero inicio del parto. De todos modos, es mejor que si notas la pérdida del tapón acudas al hospital para realizar un control.

– La rotura de la bolsa de aguas, en ella está el líquido amniótico, que ha servido de protección durante el embarazo.

– La última pueden ser las contracciones, estas empiezan a aumentar progresuvamente, tanto en intensidad como en frecuencia. Esto es una señal de que el cuello del útero está empezando a ablandarse a aplanarse.

¿Cómo son las contracciones de parto?

En lo que se refiere a las contracciones, para que indiquen que el parto ha comenzado deben darse las siguientes condiciones:

– Son cada vez más regulares e intensas, no ceden al cambiar de postura o tumbarse.

– Son cada vez más dolorosas.

– Se vuelven más frecuentes. Al principio notarás una o dos cada 15-20 minutos, pero la frecuencia irá bajando hasta que notes 1 cada 5 minutos o 2 cada 10 minutos, sin parar durante dos horas. Ese es el momento de ir al hospital. Pero si esperas más, notarás que cada vez son más frecuentes. En el punto álgido de la dilatación se suceden cada minuto o menos incluso.

Duran entre 40 y 90 segundos cada una. Empiezan siendo menos fuertes, alcanzan su punto máximo de dolor e intensidad y vuelven a disminuir.

– El dolor se nota tanto en el bajo vientre como en la zona lumbar y los riñones.

– Es un dolor similar al de la regla, pero mucho más intenso y fuerte.

– Se nota dolor real, no son como las contracciones de Braxton Hicks que solo eran molestas y notabas cómo la tripa se ponía dura.

¿Cómo son las contracciones en el tercer trimestre del embarazo?

A diferencia de las contracciones de parto, las contracciones de entrenamiento (que son las que ocurren en el tercer trimestre) no son dolorosas, se perciben como un estiramiento del abdomen. A partir de la semana 37 del embarazo, la actividad contráctil uterina se hace más frecuente, llegando a aparecer hasta cuando la mujer está en reposo.

Estas contracciones son muy importantes ya que tienen la función de provocar las primeras modificaciones en el cuello del útero para poder iniciar la dilatación. Se pueden notar hasta 10 veces al día, pero por norma general solo son un poco molestas.

Se pueden percibir al tacto si apoyas la palma de la mano suavemente sobre el abdomen y presionando ligeramente la yema de los dedos.

Debes tener cuidado si aún faltan algunas semanas para la fecha de parto prevista, sobre todo si las contracciones se producen con mayor frecuencia que la indicada anteriormente o si hay factores de riesgo asociados (como patologías propias del embarazo o infecciones vaginales).

¿Después del parto voy a seguir sintiendo contracciones?

Sí, estas se llaman entuertos, son las contracciones que prosiguen incluso en los días posteriores al parto. Estas tienen múltiples funciones:

– Eliminar las membranas y otro tipo de material biológico procedente de la zona uterina

– Estimular la contracción uterina

– Evitar las posibles hemorragias después del parto

Entuertos

Definición:

El útero vuelve al tamaño que tenía durante el cuarto mes de gestación justo después del parto. Harán falta unas seis semanas para que recupere el tamaño original previo al embarazo.

Pero a medida que el útero se reduce a su tamaño anterior, puede que sufras algunos calambres bastante fuertes, parecidos a los de la regla, sobre todo al dar de mamar. Se debe a la acción de la hormona oxitocina, liberada con la succión del niño.

Esta hormona controla la subida de leche a los pechos, provoca la contracción de los músculos del útero y el cierre de las venas que nutrían la placenta.

Síntomas:

Estos dolores suelen durar más o menos una semana; el primer día son más frecuentes, después irán disminuyendo hasta desaparecer. Y son más dolorosos con el segundo hijo y posteriores.

Tratamiento:

Si los dolores son muy intensos, el médico puede recetar algún analgésico que sea competible con la lactancia.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/como-reconocer-las-contracciones-de-parto-7325

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: