Cómo reconocer los piojos

¿Qué son los piojos?

Cómo reconocer los piojos

  • Tamaño de texto más grande

Rasca, rasca. ¡Cuánto pica! Te pica muchísimo la cabeza. ¿Podrían ser piojos?

En tal caso, no serías el único. Cada año, millones de personas de todo el mundo tienen piojos. La mayoría de esos millones de personas son niños.

Lo más probable es que cualquier niño que vaya a la escuela haya oído hablar de los piojos.

Se pueden contagiar fácilmente en las escuelas, o sea que, si un niño tiene piojos, es posible que el resto de la clase también los tenga. ¿Qué puedes hacer? Averigüémoslo.

Los piojos son insectos muy, muy pequeños. De hecho, ¡son tan diminutos que apenas se pueden ver! Un piojo tiene el tamaño de una semilla de sésamo.

Los piojos necesitan estar cerca de la piel para sobrevivir, y el calor de tu piel es un lugar perfecto para ellos. Los piojos se alimentan de pequeñísimas cantidades de sangre (mucha menos de la que consume un mosquito) y usan sus pegajosas patitas para sujetarse al cabello. ¡Qué asco!

Cuando los piojos empiezan a vivir en el cabello de una persona, también empiezan a poner huevos, o liendres. Los piojos pueden sobrevivir hasta 30 días en la cabeza de una persona y pueden poner ocho huevos al día. Los piojos pegan sus liendres a hebras de cabello, cerca del cuero cabelludo.

Si ves una pequeña masa ovalada en una hebra de cabello, lo más probable es que se trate de una liendre. Si estos pequeños huevos son amarillos, de color canela o marrones, significa que aún no han eclosionado y que contienen piojos en su interior.

Si las liendres son blancas o trasparentes, significa que ya han eclosionado y que ya han salido los piojos.

Aunque no hacen daño, los piojos pueden irritar la piel y hacer que pique (sobre todo, por la noche). Rascarse demasiado puede causar infecciones en el cuero cabelludo.

Los piojos quieren a todo el mundo

Tener piojos puede ser embarazoso, pero los puede tener cualquiera. ¡Esto incluye hasta al niño más limpio de tu clase! Tener piojos no es un signo de suciedad ni de falta de higiene. Estos bichitos pueden ser un problema, independientemente de lo mucho, o de lo poco, que se lave el cabello o se bañe un niño.

Los piojos no pueden saltar ni volar. Se propagan cuando las cabezas de las personas entran en contacto o cuando se comparten gorros, ropa de vestir, peines, cepillos, cintas del cabello, pasadores y ropa de cama (como sábanas, mantas, edredones, almohadas y sacos de dormir).

Si los piojos están pegados a alguno de estos objetos y el objeto entra en contacto con la cabeza de otra persona, esa persona también puede pasar a tener piojos.

Los piojos se contagian en las clases y las escuelas porque los niños juegan estando muy pegados y suelen compartir prendas y objetos en mayor medida que los adultos.

¿Cómo nos podemos librar de los piojos?

Si te pica mucho la cabeza, díselo a un adulto lo antes posible. Esto es especialmente importante si sabes que otros niños de tu clase o escuela tienen o han tenido piojos. ¡No esperes! ¡Cuánto más tiempo tengan los piojos para poner liendres, más te picará la cabeza!

Generalmente, los padres y el personal de enfermería de las escuelas pueden identificar los piojos al encontrar liendres en el cabello. Algunos padres llevan a sus hijos al médico para que compruebe si tienen piojos.

Medicamentos

Si un niño tiene piojos, un adulto tendrá que comprar un champú, crema o loción formulados médicamente para matar a los piojos. El adulto tendrá que aplicarte el medicamento y seguir las instrucciones.

Parte del tratamiento consiste en peinar el cabello con un peine de púas finas (o liendrera) para extraer las liendres. El champú, la crema o la loción suelen matar a los piojos inmediatamente.

La picazón debería desaparecer al cabo de pocos días pero es posible que sea necesario repetir el tratamiento al cabo de 7 a 10 días para matar cualquier piojo que pueda haber salido del huevo después del primer tratamiento.

No uses un secador de cabello después de aplicar el champú, la loción o la crema formulado médicamente porque pueden contener ingredientes inflamables. Y a nadie le gusta que se le incendie el cabello.

Extracción manual de piojos

Tus padres también pueden tratar de quitarte las liendres y los piojos a mano.

Para extraer piojos y liendres manualmente, tu madre o tu padre te mojará el cabello y te lo peinará con un peine de púas finas (o liendrera) después de haberte aplicado acondicionador o crema suavizante cada 3–4 días durante 3 semanas después de haber visto el último piojo vivo. Mojar antes el cabello ayuda a inmovilizar temporalmente a los piojos, y aplicar acondicionador sobre cabello facilita el deslizamiento de la liendrera.

Aunque los piojos solo pueden vivir 1 o 2 días en la cabeza de una persona, es recomendable que un adulto lave toda la ropa de cama, gorros, ropa de vestir y peluches con agua caliente. También puede meterlos en bolsas y cerrarlas herméticamente durante 2 semanas. Eso también mata a los piojos y a sus huevos.

Pasar la aspiradora por las alfombras, moquetas, la tapicería y los asientos del coche ayudará a eliminar cualquier piojo que se cayera antes del tratamiento. Se deben poner en remojo en agua caliente los peines, cepillos y otros accesorios para el cabello, lavarlos con un champú formulado médicamente para matar piojos o bien tirarlos a la basura.

A veces es difícil librarse de los piojos. Si ese es tu caso, pide a tus padres que consulten a tu médico. Es posible que les recomiende usar medicamentos más fuertes y otros tratamientos.

Vivir sin piojos

Por descontado, los piojos no son nada agradables, pero hay cosas que puedes hacer para mantenerlos bien lejos. Para prevenir los piojos:

  • Si un amigo tuyo tiene piojos, no les des ninguna oportunidad para que entren en tu cabeza. Evita juntar las cabezas o compartir cosas que puedan contener piojos, como gorros o peines.
  • No te pongas sombreros ni gorros de otros niños.
  • No compartas nunca peines, cepillos, pasadores u otros accesorios para el cabello. Usa los tuyos y no se los prestes a nadie.
  • Usa siempre tu propio saco de dormir y tu propia almohada cuando duermas fuera de casa.

Compartir suele ser una idea estupenda, ¡salvo cuando lo que compartes son piojos!

Revisado por: Michelle P. Tellado, MD

Fecha de revisión: septiembre de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/kids/lice-esp.html

Diferencia entre piojos y liendres y otros conceptos para combatir la pediculosis

Cómo reconocer los piojos

Llega la temporada en que los niños regresan al colegio, y con ellos, la eterna lucha contra una de las plagas más persistentes de la historia escolar: los piojos.

Y es que ya en 2011 la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria calculaba que cuatro de cada diez familias españolas tienen como inquilinos en sus cabezas a los piojos.

Cualquiera de nosotros puede recordar haberlos cogido alguna vez de pequeñas y pequeños, y a la vez ser testigo de su presencia en nuestros hijos y nietos. Y es que la resiliencia de estos insectos a lo largo de los años es casi un misterio para los científicos.

¿Qué tipo de pelo prefieren los piojos?

El caso es que lo más probable es que algún niño o niña los haya cogido durante las vacaciones estivales y al regreso a la escuela, el contacto continuo entre las cabezas y el cabello, así como el intercambio de gorras, diademas, gafas de sol o pañuelos, haya propiciado la extensión de la plaga entre todos los alumnos.

Pero el peligro no se queda aquí; si la infestación, conocida técnicamente en el lenguaje sanitario como pediculosis, no se detecta a tiempo, pasará indefectiblemente a los miembros adultos de la familia a través de los juegos y los abrazos.

Y ya se sabe que la familia que padece pediculosis junta, se rasca junta…

Diferencia entre piojos y liendres

Por lo tanto es fundamental detectar en los menores los síntomas de una pediculosis si queremos evitar que los piojos y las liendres lleguen a nosotros.

Adicionalmente, también podemos tomar ciertas precauciones en los niños para dificultar el que sean infestados. A este respecto, conviene tener claro cada concepto.

El primero es la diferencia entre piojos y liendres, puesto que lo más fácil de detectar son las liendres.

Con este nombre se conocen los huevos del piojo, que son redondos y de color blanco, y están pegados a los filamentos del cabello.

Los piojos hembra los ponen en la raíz del pelo, por lo que cuanto más alejadas estén las liendres de esta, más tiempo llevará la pediculosis, puesto que la liendre se distancia del cuero cabelludo con el crecimiento del cabello, al que está sujeta con un líquido pegajoso.

La vida de una liendre dura de seis a siete días, hasta que eclosiona y da lugar a los estados larvarios del piojo, que se alimentan del huevo y son minúsculos y transparentes; duran hasta diez días y dan lugar a los piojos adultos, que durante unos 15 a 16 días se dedicarán a alimentarse picando nuestro cuero cabelludo y sorbiendo nuestra sangre. Después se reproducirán y morirán tras un ciclo de 35 días, dejando las hembras nuevas liendres. 

Cómo distinguir las liendres de la caspa

Así que el primer paso para detectar que la infestación pediculosa ha entrado en casa es localizar las liendres.

Un dato fácil para localizarlas es pensar en la caspa, pues tienen un aspecto muy similar. Este hecho también complica su detección, pues los huevos muchas veces pueden pasar desapercibidos.

Sin embargo, hay un método infalible para detectarlos: un buen lavado de cabeza con champú.

Si después del lavado no quedan rastros blancos en el pelo, se trataba de caspa. Pero si tras este se siguen detectando los puntos blancos, sin duda se trata de liendres.

En tal caso deberemos proceder a su eliminación.

A este respecto, hay que dejar claro que los champús especiales con sustancias pediculicidas, de venta en farmacia, solo funcionan contra los piojos pero no contra las liendres. ¿Qué hacer entonces?

Adquirir una lendrera. Se trata de un peine especial con las cerdas muy juntas -a veces metálicas- que al pasar por el pelo consigue arrancar las liendres y extraerlas.

Tras su uso, la lendrera deberá lavarse a conciencia para eliminar cualquier rastro de huevos, y solo entonces podrá volver a usarse.

Pero la eliminación de las liendres no es garantía de que hemos acabado con la pediculosis; quedan los piojos que han salido de los huevos eclosionados y que pueden reproducirse.

Si pica es que llevan rato mordiendo

Los piojos de la cabeza (Pediculus humanis capitis), a diferencia de las liendres, pueden moverse, aunque ni vuelan ni saltan, con sus seis patas e ir a la parte del cuero cabelludo que más les gusta para beber nuestra sangre, reproducirse y morir, pues pasan todo su ciclo vital en nuestras cabezas. Su preferencia es la nuca y la zona de las orejas, porque son las que mejor irrigadas están y además las más calientes, puesto que a los piojos no les gusta el frío.

Allí morderán e inocularán en nuestro cuero cabelludo una saliva anticoagulante que hace que mane la sangre a gogó para que ellos tengan barra libre.

Con el tiempo, estas secreciones saliváceas se tornan irritantes para nuestra piel y nos dan picores, que nos llevan a rascarnos. Es decir que cuando empiezan los picores, nuestra cabeza ya está bien colonizada.

El riesgo de rascarnos demasiado es que nos hagamos heridas que se infecten y pueden incluso provocar fiebre.

El único remedio cuando ya se detecta la presencia de piojos es la aplicación de champús pediculicidas, además del aislamiento del grupo -en el caso de niños- para no retroalimentar la infestación. Cualquier otro tipo de champú no tiene efecto ni pediculicida ni preventivo. Tampoco los pediculicidas tienen efecto preventivo, por lo que no sirve de nada aplicárnoslos pensando que no cogeremos piojos. 

Los mitos 'piojeros'

De hecho, poco podemos hacer para defendernos de los piojos salvo estar muy atentos a los síntomas. A este respecto, conviene tumbar algunos mitos que dificultan la detección y eliminación.

El primer mito es que la mala higiene capilar fomente los piojos.

Al contrario: prefieren cabellos limpios, ya que así la capa sebácea es menos gruesa y pueden morder con más facilidad el cuero.

El segundo es que se den más en los niños que en las niñas, ya que sucede exactamente al revés: prefieren el pelo largo y mullido de las mujeres, porque protege y da más calor, aunque se cree que pueda haber otros factores.

En este sentido, sí es cierto que el pelo largo fomenta los piojos, y más cuando es lacio, por lo que se recomienda tenerlo corto en la parte de la nuca o bien llevarlo recogido en una coleta, con lo que se refrigera la zona del hueso occipital.

Otro mito es el que los cabellos morenos son más propensos a tener piojos; se ha comprobado que prefieren los cabellos claros, castaños o rubios, aunque no le hagan asco especial a ningún color.

Finalmente, otro mito es que los animales puedan ser un vector de transmisión de los piojos, o un almacén de los mismos cuando los hemos eliminado de nuestras cabezas.

En efecto, los perros pueden tener piojos, pero son de otra especie y les afectan solo a ellos. Los nuestros no se interesan por nuestras mascotas. 

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

suscríbete a nuestros boletines

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/diferencia-liendres-piojos-lendrera-pediculosis_1_1472189.html

Cómo reconocer los piojos

Cómo reconocer los piojos

Los piojos son unos pequeños insectos que se alimentan de la sangre humana al picarnos a través de la piel, generalmente en la cabeza. Se reproducen rápidamente ya que cada hembra puede llegar a poner entre 100 y 500 liendres y se contagian muy fácilmente ya que los piojos adultos saltan de una cabeza a otra o a objetos en los que pueden sobrevivir hasta 24 horas.

La buena noticia es que su ciclo de vida dura varias semanas, por lo que si se detecta a tiempo, se puede tratar antes de que se reproduzca masivamente. Pero, para ello, es necesario saber buscar y reconocer las liendres y piojos en la cabeza del niño.

1- Saber cómo son

Los piojos son unos insectos que suelen medir entre 2 y 4 mm las hembras y unos 6 mm los machos. Tienen 6 patas. Su cabeza es más pequeña que el cuerpo y son de color marrón. Puede resultar difícil verlos ya que son muy rápidos.

Las liendres, es decir, los huevos de los piojos, miden 0.8 mm y son de color blanquecino, por lo que a veces pueden confundirse con caspa. Para distinguirlos de esta, verás que las liendres están fuertemente adheridas a la raíz del cabello, cuesta mucho separarlas con el dedo. Y es que producen una sustancia pegajosa e insoluble en agua, por eso es tan difícil desprenderlas del cabello.

2- Dónde suelen encontrarse

Si la infestación está muy extendida estarán por toda la cabeza, pero al principio suelen situarse detrás de las orejas y en la nuca, sus sitios favoritos de la cabeza humana. Empieza mirando por ahí.

3- Conocer su ciclo de vida

Para encontrar y acabar con los piojos es necesario saber cuál es su ciclo de vida y cómo se desarrollan.

El periodo de incubación de la liendre es de 7 a 10 días. Después nace un piojo en estado de ninfa, un individuo joven que aún no es capaz de reproducirse. A los 15 días se convierte en adulto y ya empieza a reproducirse. Las hembras ponen entre 4 y 8 huevos al día hasta llegar a poner unos 150. A los 15 días mueren.

Por lo tanto, aunque es cierto que su capacidad de reproducción es muy elevado, desde que se ponen los huevos hasta que estos son capaces de poner nuevos huevos pasan 15 días. Por eso es importante revisar la cabeza del niño periódicamente, aunque no haya avisos del colegio, para descubrir la infestación en sus primeras fases, antes de que se extienda por todo el pelo.

4- Usar un peine especial y una lupa

Si te han avisado de que hay piojos en clase de tu hijo, o si sospechas que puede haberse contagiado porque se rasca mucho la cabeza, lo primero que tienes que hacer es cerciorarte de si tiene piojos o no.

Como decíamos, empieza buscando por detrás de las orejas y la nuca. Usa un peine especial de púas anchas para separar cada mechón e ir mirando cabello a cabello. Si ves cosas blancas o amarillentas adheridas cerca de la raíz, intenta quitarlas con el dedo, si no puedes, son liendres; si se sueltan fácilmente, es caspa o cualquier otra cosa.

Puedes usar una lupa para ayudarte ya que así conseguirás ver más fácilmente a los piojos, aunque estos se mueven muy rápido y es más fácil encontrar las liendres.

Puedes revisar el pelo con el cabello seco o mojado.  

También es posible que veas llagas o sarpullidos causados por el niño al rascarse. Señal de que sí hay piojos.

¿Cómo acabar con los piojos y las liendres?

Si la infestación se ha confirmado, no te alarmes, es posible acabar con los piojos de manera rápida si sabes bien lo que debes hacer. Es fundamental seguir todos estos pasos y no saltarte ninguno para acabar con ellos de una vez por todas:

1- Aplica en la cabeza de tu hijo una loción o champú especial antipiojos con permetrina al 1%. Úsala siguiendo escrupulosamente las indicaciones del envase para que funcione.

2- Pasa un peine con púas especiales (lendrera) por su pelo para ir quitando todos los piojos y liendres.

3- Vuelve a revisar al día siguiente en busca de liendres. Los piojos es probable que hayas acabado con ellos y los hayas quitado todos ya que suele haber unos 10 o 12 por infestación, pero liendres puede haber cientos y, si alguna sigue viva, en 15 días se transformará en adulto, pondrá huevos y la infestación comenzará de nuevo.

Por eso, durante las siguientes 2-3 semanas debes revisar la cabeza de tu hijo cada 3-4 días y, si ves liendres, quitarlas con un peine especial. Puedes ayudarte de un producto natural como vinagre de manzana. Mézclalo con agua, aplícaselo a tu hijo por todo el cabello, tápale con una toalla el pelo y déjale la mezcla unos 30 minutos.

Aclara bien con agua caliente y péinale el pelo mechón a mechón quitando las liendres.

4- A veces se siguen viendo liendres en el pelo pero ya están muertas, con lo que no haría falta hacer nada. Para saber si están vivas o muertas fíjate en tres cosas:

– Dónde están situadas: si están a más de 2 mm de la raíz del pelo, ya se han muerto.

– Si son de color gris blanquecino, siguen vivas. Si son blancas, están muertas.

– Si al aplastarlas entre tus dedos suena un chasquido, está viva. Si parece vacía, es que lo está y no tiene dentro embrión.

5- Repite, por si acaso, el tratamiento a los 7 días. Así te aseguras de matar a los “supervivientes”.

6- Lava toda la ropa de cama, gorros, bufandas, jerséis, camisetas, peines, etc., que hayan estado en contacto con el niño al menos a 60 ºC. Los piojos pueden vivir fuera del cabello hasta 40 horas, por lo que es la única manera de asegurarse de que ninguno vuelve al pelo tras el tratamiento.

¿Se pueden prevenir los piojos?

Hay muchos productos en el mercado, champús, lociones, sprays… que sirven para prevenir el contagio de piojos. Los más recomendables son los elaborados a base de aceites esenciales de carbol del té, un olor que desagrada a los piojos. Úsalos de vez en cuando en tu hijo para evitar que se contagie.

Infestación

Definición:

Infección producida por parásitos. Ejemplos de infestación son sarna (escabiosis), pediculosis, infección por parásitos intestinales, etc.

Síntomas:

Depende del parásito.

Tratamiento:

Según la causa.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/cuidados-infantil/como-reconocer-los-piojos-7322

¿Tienes caspa o tal vez sean piojos? Así puedes distinguirlos rápido

Cómo reconocer los piojos

«Volver a empezar otra vez».

La cantinela que traumatiza a los niños, que hace ya un mes tuvieron que decir adiós a las vacaciones para meterse de lleno en los libros, las clases extraescolares y la comida del comedor, trae consigo una terrible cita anual: los piojos. Si tus hijos comienzan a rascarse demasiado y tú, por imitación, también notas muchos picores en tu cabeza, pueden saltar las alarmas.

Pero no hay que preocuparse de antemano, porque el cuero cabelludo puede picar por muchas otras razones que no tienen que ser unos bichos que han acampado ahí y están chupándote la sangre.

La caspa, por ejemplo, es una afección bastante frecuente que puede causar la aparición de algo parecido a «copos de nieve» en la ropa oscura.

A veces quizá puedas confundir el picor, pero la buena noticia es que ambos, aunque son molestos, son generalmente inofensivos, y si no has lidiado con ninguno de los dos antes, los médicos pueden ayudarte a diferenciarlos (y deshacerte de ellos).

Piojos vs. caspa

Los piojos son insectos parásitos que quizá no lo sabías pero pueden encontrarse no solo en la cabeza, también en cejas y pestañas. Cuando son adultos colocan sus huevos (liendres) en la base del tallo del cabello, cerca del cuero cabelludo, y al salir deben alimentarse de sangre.

Son aproximadamente del tamaño de una semilla de sésamo. Se contagian fácilmente de persona a persona (especialmente entre niños o adultos que interactúan con ellos, como los padres o profesores de guardería). Pero tranquilo, no trasmiten ninguna enfermedad, según explican en 'Prevention'.

Las liendres son como pequeños granos de arroz y están unidas a los folículos pilosos, mientras que la caspa aparece en el cuero cabelludo

En el caso de la caspa, es una inflamación de la piel que provoca descamación y picazón.

No es un reflejo de la falta de higiene, simplemente sucede porque, a pesar de que es normal que las células de piel se mueran y formen hojuelas, algunas personas experimentan una cantidad anormal de estas, lo cual suele ser acompañado de prurito, enrojecimiento e irritación. También puede ser un síntoma de seborrea, psoriasis, micosis o pediculosis.

Diferencias

Los dos provocan picazón, es cierto, pero puedes diferenciarlos.

Las liendres generalmente se ven amarillas o blancas, o pueden parecer del mismo color que tu cabello, aunque a veces pueden confundirse con la caspa, lo cierto es que su aspecto es más parecido a pequeños granos de arroz y además están unidas a los folículos pilosos, por lo que para quitarlas tendrás que estirar un poco del pelo.

En el caso de la caspa, generalmente causa escamas blancas o amarillentas que son mucho más fáciles de quitar y son más visibles que las liendres, se encuentran en el cuero cabelludo directamente. Además, como es un problema dermatólogo, también puede venir acompañado de enrojecimiento o ardor.

Ambos problemas dan picazón en el cuero cabelludo, pero con la caspa probablemente encuentres piel rosada y además los síntomas empeorarán si hace frío. Con los piojos a lo mejor observes protuberancias o llagas rojas en el cuero cabelludo además de sensación de cosquilleo y las liendres que mencionábamos, en la base del pelo.

Obviamente, diferirán de si tienes un problema u otro.

Es fundamental acabar con las liendres en caso de que te aquejen los piojos, su cura normalmente implica tratamientos tópicos de venta libre que acabará con ellos, pero aunque algunos de estos acaban con las liendres otros no lo hacen, y por ello tendrás que retirarlas tú del cuero cabelludo o bien con un peine para liendres muy fino o con las uñas. Si no funciona, el médico podría recomendarte un medicamento recetado más fuerte.

En el caso de la caspa, generalmente los champús que acaban con ella deberían funcionar, si se usan de manera regular.

En caso de ser grave, tu doctor podría aconsejarte un medicamento tópico con esteroides para disminuir la inflamación.

El rascado incesante puede ser muy molesto, en algunos casos incluso dañino, por lo que lo mejor es atajar el problema cuanto antes.

Источник: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2019-10-21/caspa-piojos-pelo-cuidado-salud-capilares_2287676/

¿Cómo detectar los piojos y liendres?

Cómo reconocer los piojos

Cómo detectar piojos y liendres a tiempo es una pregunta habitual entre los padres, especialmente durante los meses más cálidos.

Los piojos son insectos que infestan el cabello y el cuero cabelludo de las personas, pues en este pueden darse condiciones adecuadas para que se alimenten y reproduzcan con facilidad. Son de color marrón, miden entre 20 y 30 milímetros y tienen seis patas que les permiten aferrarse bien al pelo.

Las liendres son los huevos de los piojos y están cubiertos de una sustancia gelatinosa, de ahí que se queden muy adheridos al cabello y cuesten más de eliminar que los piojos adultos.

¿Quieres saber cómo detectar los piojos y liendres y cuál es la mejor forma de acabar con ellos? Sigue leyendo porque en FullMarks te lo explicamos con detalle.

Los piojos son muy contagiosos, principalmente por el contacto directo de cabeza a cabeza. De igual forma, pueden encontrarse en la ropa y en otros objetos de uso personal como bufandas, gorros, cepillos, auriculares y demás.

Los niños son más proclives a tener piojos que los mayores por una razón muy sencilla:  los pequeños tienen mayor contacto físico entre ellos y suelen compartir más los objetos personales que hemos mencionado anteriormente, lo que incrementa las posibilidades de contraerlos.

Cómo detectar los piojos y liendres

¿Cómo saber si un niño tiene piojos? La señal más frecuente suele ser el rascado continuo de cabeza. El resultado son pequeñas lesiones rojizas o bultitos que se pueden ver a simple vista. De hecho, algunas irritaciones son leves, pero en otros casos, las erupciones pueden ser más intensas y molestas.

Si el pequeño se rasca excesivamente, es posible que provoque heridas e, incluso, infecciones bacterianas, lo que se traduce en molestias y enrojecimiento de la piel. En estos casos, lo mejor es acudir al pediatra para que le recete un tratamiento eficaz contra la infección, aparte de tratar las liendres y los piojos.

La mejor manera de detectar piojos y liendres consiste en colocar al niño en un lugar iluminado y revisar su pelo, mechón por mechón.

También revisa su cuero cabelludo y, principalmente, la nuca y tras las orejas, con ayuda de un peine de púas estrechas y una lendrera. Los piojos se mueven con mucha rapidez, por ello es posible que te sea más fácil encontrar las liendres.

Como ayuda, coloca un papel blanco en el lavabo y sacude la lendrera sobre él para poder verlos mejor, pues contrastará el color.

Importancia de tratar los piojos y liendres

En cuanto se ha detectado la presencia de piojos y liendres, es muy importante actuar rápido para evitar una infestación. Los piojos no suponen ningún peligro grave, aunque su presencia resulta muy frustrante y, a través de las pequeñas heridas que se producen, se pueden dar infecciones. 

Sus picaduras son indoloras, pero la persona afectada puede desarrollar una alergia a la saliva del parásito, lo que produce un picor de una intensidad variable. A veces, las picaduras se aprecian a través de unos granitos rojizos latentes en la nuca o el cuero cabelludo. Junto con el picor, pueden provocar irritación en el cuero cabelludo.

Tratamiento para eliminar los piojos

FullMarks dispone de diferentes tratamientos para eliminar los piojos.

La loción antipiojos y el spray antipiojos son métodos muy efectivos que acabarán con estos insectos en 5 minutos.

Luego  tendrás que pasar la lendrera para eliminar tanto los piojos muertos o moribundos, como las liendres o huevos y lavar nuevamente la cabeza del pequeño para completar el proceso

Una de las ventajas de estos tratamientos es que actúan con rapidez. Además, son muy fáciles de aplicar y se pueden utilizar con niños a partir de 1 año de edad. Estos productos son inodoros e incoloros y no contienen pesticidas.

Para aplicar el tratamiento antipiojos de FullMarks deberás:

  1. Agitar la botella antes de aplicar el producto.
  2. Asegúrate de que el cabello está seco y realiza un masaje para esparcirlo por todo el cabello y cuero cabelludo.
  3. Deja actuar el producto durante 5 minutos.
  4. Divide el cabello en 4 partes y peina cada una de ellas de la raíz a las puntas con la lendrera.
  5. Tras cada pasada, lava el peine para eliminar los piojos y liendres que se hayan quedado sujetos en él.
  6. Haz lo mismo con cada uno de los mechones.
  7. Lo siguiente es lavar y aclarar con agua abundante. Te aconsejamos utilizar el champú Post-tratamiento Fullmarks para facilitar el desprendimiento de las liendres y los piojos muertos o moribundos.
  8. Si la infestación persiste, repite el proceso al cabo de una semana.

Leer detenidamente el folleto de instrucciones antes de utilizar el producto.

© 2019, Reckitt Benckiser – Todos los derechos reservados

Источник: https://www.fullmarks.es/blog/como-detectar-los-piojos-y-liendres/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: