¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

Cinco signos (distintos al llanto) que te indican que el bebé tiene hambre

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

Mucho antes de que pueda emitir sus primeras sílabas, sus primeras palabras, el bebé tiene otras maneras de comunicarse, aunque no siempre nos sea sencillo descifrarlas.

El llanto es una de los primeros modos de comunicación de los pequeños, y a menudo es sinónimo de hambre.

Pero, cuando un bebé llora porque está hambriento ya es un signo tardío y, aunque nos hayan pasado desapercibidas, existen otras señales, menos evidentes pero bastante claras, que indican que ha llegado la hora de comer para el bebé.

Porque si nos esperamos al llanto, todo se complica un poco más.

El infante está mucho más agitado y comerá (al menos al principio) más nervioso, tragando más aire (posibles gases o dolores después) y todo ello sin contar el estrés que para la madre supone también el llanto del bebé.

Por ello, si notamos ciertas señales en el pequeño, podemos probar a ponerlo al pecho y comprobaremos como, sin llegar a llorar, el bebé ve satisfecha su necesidad. Estos son cinco signos distintos al llanto que te indican que el bebé tiene hambre.

Es importante entender bien los mensajes del bebé, ya que en las primeras etapas de la lactancia es necesaria una buena sintonía entre madre y bebé para que se regularice la producción de leche y no hay mejor manera que dar el pecho a demanda. Ofrecer el pecho a menudo y no esperar a que el bebé llore, estar atentos a las señales de apetito que nos manda el pequeño, tenerlo cerca para poder advertirlas… es fundamental para evitar problemas o preocupaciones.

De hecho, otro de los problemas derivados de que el bebé empiece a mamar llorando es que coja y suelte el pecho varias veces, lo cual puede favorecer la aparición de dolor y grietas en el pezón cuando se está instaurando la lactancia. Un bebé tranquilo hará la toma mejor, por lo que no hemos de alargar el tiempo entre una toma y otra, ni establecer horarios o mirar el reloj.

Gira la cabeza hacia un lado buscando el pecho

Una de las primeras señales de que el bebé tiene hambre es que gira la cabeza hacia un lado buscando el pecho. Está en su cunita, en el cochecito o en brazos y gira la cabecita como si su boca buscara el pecho para alimentarse, normalmente para un lado, pero también podría ser para ambos. El reflejo de succión se ve claramente en este movimiento.

Saca o chasquea la lengua

Antes de llorar, el bebé que tiene hambre también saca la lengua o chasquea la lengua. Estos ruiditos producidos por la boca del pequeño se apreciarán mucho antes si dormimos en la misma habitación con el bebé, pues de otro modo pasarían inadvertidos. Se trata de unos movimientos relacionados con el reflejo de succión.

Empieza a succionar

El bebé empieza a succionar con fuerza sin nada en la boca, el chupete, o empieza a chuparse el dedo, a llevarse el puñito (o las dos manos) a la cara o a la boca… Así manifiesta su necesidad de succión nutritiva.

Se muestra inquieto

Se mueve y se agita más de lo normal, incluso dormido. De hecho, esta suele ser una de las primeras señales de que el bebé tiene hambre durante la noche, cuando lo vemos inquieto en su cunita o cama. Si la inquietud no cesa al alimentarlo, hay que buscar otra causa, como que haya que cambiarle el pañal, que tenga algún dolor, que tenga calor o frío…

Emite gorjeos, murmullos o sonidos guturales

El bebé emite gorjeos, murmullos o sonidos guturales de forma intermitente. Lo suelen hacer a menudo mientras duermen. No sabemos si soñarán mucho, pero sí está comprobado que estos sonidos durante el sueño pueden deberse al hambre. De nuevo, si estamos junto al bebé seremos capaces de recibir esta señal de una manera inmediata y no llegará al llanto.

Seguro que os suena alguna o algunas de estas señales.

Recuerdo con mi primera hija esos sonidos por la noche y aunque al principio intentaba calmarla dándole el chupete, pronto descubrí que lo que quería era el pecho, porque el chupete dejaba de ser efectivo inmediatamente para esa inquietud, por el sencillo hecho de que lo que tenía era hambre.

Mi segunda hija era más propensa a chuparse el dedo con avidez (y el chupete no lo admitía), despertándonos por la noche también por los sonidos que producía y por suerte no llegando al llanto. Durante el día, es más fácil advertir estos signos.

Por eso, a menudo el bebé llora más durante la noche que durante el día, y hemos de preguntarnos si no será porque a lo largo de la jornada estamos más pendiente de él que cuando dormimos, como es lógico y a pesar de la habitual ligereza del sueño de las mamás (y los papás) recientes.

De nuevo, volvemos a la recomendación de dormir junto al bebé en la misma habitación, una práctica que además hace que el bebé tenga un sueño más tranquilo y reparador. Así mismo, no olvidemos las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría acerca de dormir en la misma habitación, lo cual también protegería al bebé del síndrome de muerte súbita del lactante:

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%.

Finalmente, recordemos, si el bebé está llorando, puede que sea por hambre, puede que por otro motivo, hay que intentar calmarlo de todos los modos posibles para evitar males mayores y atenderlo adecuadamente. Y si estamos atentos a estos cinco signos distintos al llanto que nos indican que el bebé tiene hambre, nos ahorraremos más de unos nervios y prisas.

Fotos | iStock
En Bebés y más | El llanto del bebé es un grito pidiendo ayuda (y su futuro dependerá de nuestra reacción), El recién nacido está inquieto: puede que tenga hambre

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/cinco-signos-distintos-al-llanto-que-te-indican-que-el-bebe-tiene-hambre

¿Cómo saber si mi bebé tiene hambre?

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

Como padres, es normal que queramos atender a nuestro bebé lo mejor posible para que crezca sano y feliz. No obstante, pueden surgirnos dudas sobre la alimentación de nuestro pequeño, sobre todo las cuestiones relacionadas con las señales de hambre en el bebé.

El cómo saber si mi bebé tiene hambre es una duda muy frecuente, especialmente entre los padres primerizos.

Si vosotros también estáis en esa situación, a continuación, en el siguiente artículo vamos a conocer todos los indicios que nos indican que nuestro pequeño necesita alimentarse.

El llanto, una señal tardía

El llanto es una de las indicaciones universales que nos hace saber que el bebé está hambriento. Cuando un bebé llora de forma desesperada, significa que ya debería haber comido hace un rato. Es importante no dejar que el bebé llegue al punto de llorar por hambre, ya que entonces estará demasiado nervioso y agitado para realizar una buena toma.

Si tu bebé llora por hambre, intenta calmarlo antes de proceder a alimentarlo. Ten en cuenta que si está agitado, podrá tragar mucho aire y tener algunos problemas de gases.

Señales para saber si mi bebé tiene hambre

Según la OMS, la mejor forma de alimentación para un bebé es la lactancia materna exclusiva hasta, al menos, los seis meses de edad. Durante ese periodo de lactancia materna, las tomas deben ser a demanda, es decir, no habrá un tiempo exacto entre toma y toma.

Todo dependerá de la cantidad de leche que ingiera en cada toma y del apetito que tenga en ese momento.

Es por eso mismo por lo que resulta imprescindible tener en cuenta ciertas señales que responden a la duda de cómo saber si mi bebé tiene hambre, por ejemplo:

  • Busca el pecho: una de las señales del bebé cuando tiene hambre es girar la cabeza hacia un lado buscando el pecho. En este momento, el bebé también hará un movimiento de succión, por lo que tendrás muy claro cuándo quiere comer.
  • Saca la lengua: antes del llanto, el bebé también puede sacar la lengua de forma constante y chasquear la lengua. Son unos movimientos relacionados con el reflejo de succión, por lo que también estará muy claro que tiene hambre. Eso sí, en este gesto tendrás que estar atenta, ya que no suele ser muy ruidoso.
  • Intenta succionar: succionar con fuerza sin tener nada en la boca es otra de las señales claras de que el bebé quiere comer. Puede chuparse el dedo o llevarse las manos a la cara y a la boca.
  • Está inquieto: si el bebé está muy inquieto, habrá llegado el momento de darle de comer. Ésta suele ser una de las primeras señales que indican que un bebé tiene hambre. Incluso puede mostrarse inquieto cuando aún está dormido. No dejes pasar demasiado tiempo entre el estado de inquietud y la toma.

Si se presentan alguna de estas señales, te recomendamos que vuelvas a darle el pecho nuevamente. No importa el tiempo que haya pasado. Las tomas a demanda son la mejor opción para una alimentación sana del bebé.

¿Cada cuánto hay que alimentarlo si toma el biberón?

La lactancia materna es el mejor alimento para tu bebé, pero cuando esta no es posible, la leche en fórmula es un sustituto adecuado.

Cuando alimentamos al pequeño con un preparado de continuación como parte de una dieta diversificada, como Enfamil Premium COMPLETE 2, las señales de hambre serán las mismas.

¿Significa esto que las tomas se hacen también a demanda como en la lactancia materna? Es una de las preguntas más comunes de todos los padres. En estos casos, es importante seguir las indicaciones del etiquetado del producto con respecto a la cantidad de biberones que puede tomar el bebé al día.

Eso sí, las instrucciones siempre serán orientativas. Si tu bebé pide más tomas al día, deberás consultar la situación con el pediatra, ya que él adaptará las tomas a su apetito y hará los ajustes necesarios para que tu hijo no pase hambre.

¿Cómo saber si mi bebé está bien alimentado?

¿Cómo puedes saber si tu bebé está bien alimentado? Existen varias señales que nos indican que el bebé se está alimentando adecuadamente.

Subida de peso

Si un bebé se está alimentado de forma adecuada, subirá de peso cada semana. Es por eso por lo que se recomienda pesar al bebé una vez a la semana. La subida de peso dependerá de cada bebé en particular pero, por normal general, es común que suban 200 gramos cada semana.

Las deposiciones las realizan de forma regular

Las deposiciones de los bebés bien alimentados suelen ser de forma regular. Además, presentan un aspecto adecuado acorde a su tipo de alimentación.

Pañales mojados

Los bebés con una alimentación saludable y correcta suelen mojar el pañal entre seis o siete veces al día. Es una buena señal de que el bebé está siendo bien alimentado.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/alimentando-a-mi-bebe/como-saber-si-mi-bebe-tiene-hambre

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

Casi todas las madres primerizas siempre tienen la incertidumbre en saber por qué motivo llora el bebé y si el bebé se queda con hambre, pero esto es muy normal mientras se va dando el proceso de entender al bebé.

Indice

La lactancia materna

Durante las primeras semanas es importante que desde el hospital se vaya acercando al bebé al pecho de la madre durante la primera hora de nacido, al menos de 8 a 12 veces durante las primeras 24 horas. Esto ayudará a tener suficiente leche.

La primera leche (calostro) está cargada de anticuerpos que ayudan al bebé a protegerse de las enfermedades.

La leche materna es el alimento perfecto para las necesidades del niño, aun cuando en los primeros días parezca que no es suficiente.

Al principio, el estomago del niño es muy pequeño (solo del tamaño de una canica) y se llena con 1 o 2 cucharaditas, por eso el niño no necesita mucho.

Hace unos años no había demasiado problema a la hora de alimentar a los bebés porque existía una regla que servía para todos los niños: darles de comer cada tres horas.

Esta regla ya no sirve.

Se les daba cada tres horas porque la mayoría tomaban leche artificial y coincidía que la digestión de un biberón de leche de fórmula tiende a durar ese tiempo y no pedían antes.

Como mencionábamos al inicio las primeras semanas después del parto son de aprendizaje para la madre y el bebé. Es muy importante que observes los signos en que tu bebé te informa que ya tomó suficiente leche.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que durante los primeros 6 meses de vida, siempre que sea posible, el bebé se alimente de leche materna exclusivamente.

Las primeras semanas la alimentación se hará a demanda, es decir, se le pondrá al pecho siempre que el bebé lo reclame.

A medida que crezca, las tomas se irán regulando y tanto la madre como el bebé se acostumbrarán a mamar a la misma hora y el mismo tiempo.

Tomar del pecho materno o biberón

La leche materna se digiere en una hora y media (90 minutos) y lo normal en un bebé amamantado es que haga más tomas que los niños de biberón.

El tiempo en los niños de leche materna no hay que tenerlo en cuenta, porque cuando maman no siempre se llenan, a diferencia del biberón donde los padres controlan el tiempo y la cantidad que toman, pero con el pecho no, se dice que hay que darles de comer a demanda, cuando pidan.

Un especialista en lactancia te podrá indicar si tienes suficiente leche, y darte información de otras maneras de hacer sentir mejor a tu bebé.

¿Cómo saber si el bebé tiene hambre?

Observar a tu bebé te puede ayudar a interpretar las señales de hambre del bebé.

Los gestos del bebé, si mueve o no la boca, protesta o no, etc., pueden servirnos para saber si tiene deseo de comer. En caso de duda, hay que acercarle al pecho. Si se echa a llorar y no quiere, es que no tenía hambre.

Es posible que lo que quiera sean cariños o cosquillas, que juegues con él. Es imposible hacer comer a un niño que no tiene hambre: no mamará.

También algo que nos dice si está bien alimentado o está pasando hambre y es el peso del bebé. Presta mucha atención a su peso, si es un bebé que está gordito, por mucho que llore, no está pasando hambre.

No por verlo gordito pienses que no debe comer, recuerda que la alimentación es fundamental para su desarrollo. En cambio, si pierde peso, por muy tranquilo que lo veamos, está desnutrido.

Los niños que pierden mucho peso no lloran de hambre, porque están demasiado débiles para llorar.

En las primeras semanas, después de los 3-4 días de vida, un bebé que come lo suficiente defecará varias veces al día, heces amarillas y líquidas y la orina será clara y abundante, casi una por toma. Cacas verdes, escasas o pipí escaso en un bebé que no gana bien de peso pueden indicar que está comiendo poco. Y el pipí del bebé no debe ser naranja ni rojo a partir del 4º día de vida.

Los bebés alimentados con pecho suelen hacer mayor número de cacas. Es normal incluso que las hagan tras cada toma (6-8 al día). Esto se debe al llamado reflejo gastro-cólico, que vamos perdiendo a medida que crecemos. Las deposiciones en estos niños suelen ser de color amarillo-verdoso o amarillo-mostaza, con poco olor y poca consistencia; generalmente líquidas o semilíquidas con grumitos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/como-saber-si-mi-bebe-aun-tiene-hambre-9581

Las reglas básicas para saber si tu bebé se queda con hambre

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

Muchas madres se cuestionan esto en algún momento, sobre todo si son primerizas. La incertidumbre de no saber si ha tomado suficiente leche es la preocupación de muchas mamás que nos preguntan por las reglas básicas para saber si su bebé se queda con hambre.

¿Cómo sé cuándo mi bebé tiene hambre?

Los bebés recién nacidos, evidentemente, no pueden comunicarse verbalmente, pero pueden generar movimientos involuntarios o acciones llamadas reflejos primarios.

El reflejo de succión y el reflejos de búsqueda son importantes para su alimentación y ayudan a comunicarse con sus mamás y papás, cuando estos aparecen de forma espontánea, dando lugar a lo que se llaman las señales del hambre.

Las señales del hambre son 3:

  1. Primera señal del hambre: El bebé estando despierto estando en su cunita o en brazos, comienza a girar la cabeza hacia un lado o hacia los dos como buscando el pecho (reflejo de búsqueda) y comienza a sacar la punta de su lengua (reflejo de succión).
  2. Segunda señal del hambre: Llevarse los puñitos a la boca y succionar. Este momento es lo que se conoce como ESTADO DE ALERTA TRANQUILA y es el momento ideal para ofrecer tanto el pecho como el biberón, así los bebés harán la toma tranquila, sin ansiedad, nos aseguramos de que entran menos gases y en el caso del pecho que el agarre sea el adecuado para evitar problemas de dolor o grietas.
  3. Tercera señal de hambre: El llanto, si esperamos a este momento, ya vamos tarde, el bebé tendrá mucho hambre. Cuando le ofrezcamos el pecho no agarrará bien y podrá provocarnos molestias y además comerá con más ansia y le generará mas gases. Si no hemos podido evitar llegar a este punto se debería calmar al bebé uno segundos antes de ofrecerle el pecho o la tetina.

¿Cómo sé que mi bebé esta saciado?

Otra incógnita es saber si cuando está mamando mi bebé y para, es porque ya no tiene hambre, está descansando.

Aquí no hay evidencia científica que lo demuestre pero sí es muy generalizado que cuando un bebé está mamando mantiene su puñito apretado y cuando se sacia se relaja y deja la mano más abierta, con lo que si para y mantiene la mano apretada muy probablemente esté descansando, sobre todo los recién nacidos que son muy pequeñitos y se cansan más, es una pista que nos puede ayudar.

Si das lactancia materna verás que siempre se dice que hay que vaciar un pecho antes de dar el otro. Esto a veces confunde a la mamá que no sabe si su bebé para de mamar porque ya no tiene hambre o porque se ha vaciado el pecho (esto ocurre más los primeros días) aquí lo recomendable es que cuando tengas esa duda le ofrezcas el otro pecho para ver si lo coge.

Sirve de ayuda también el diferenciar el tipo de succión.

Por el reflejo de succión si le ofreces el pecho el bebé succionará pero notarás la diferencia de cuando la succión es por hambre y extrae leche (succión nutritiva) o es más como si fuera un chupete, es decir no extrae leche (succión afectiva). Esto lo notarás y sabrás si tu bebé tiene hambre o simplemente quiere consuelo o conectar con su mami.

¿Cómo se que mi bebé no está pasando hambre?

Los bebés se deben de alimentar a demanda, tanto si es de pecho como de biberón. A demanda nos referimos a cada vez que el bebé lo pida (señales del hambre) independientemente del tiempo que haya pasado desde la última toma.

¿Por qué es importante dar el pecho o el biberón a demanda?

Son muchos las mamás y los papás que nos traen a sus bebés pensando que lloran porque tienen cólicos o gases y la realidad lo que ocurre es que pasan hambre.

Nos os sintáis culpables!!! Desde hace tiempo se instauró la idea de que los bebés deben comer cada 3h porque si no padecían de cólicos.

Esa pauta queda ya muy obsoleta ya que los estudios nos demuestran que las primeras semanas toman cada mucho menos debido a que su estómago es muy pequeño e ingieren poca cantidad pero con más frecuencia.

Además la leche se digiere rápido (50 min la materna y la de fórmula en 1h y 15 min aproximadamente) en ambos casos muy lejos de esas 3h.

Hay que tener en cuenta de que los 3 primeros meses los bebés pasan por lo que se llama «crisis de crecimiento» o «crisis de lactancia», que son días en los que su cuerpo experimenta un pico de crecimiento en su desarrollo y por ello necesitan aumentar la frecuencia de tomas, por eso debemos estar atentos a las señales del hambre para satisfacer sus necesidades en cada momento.

Conclusión

Para saber que nuestro bebé no pasa hambre debemos estar atentos a las señales del hambre para satisfacer sus necesidades en cada momento y establecer una lactancia a demanda ya sea pecho o biberón.

Y entender que al principio todo parece más complicado pero que con el paso de los días veréis como os vais entendiendo vuestro bebé y tú y todo se vuelve más sencillo.

Источник: https://samarfisioterapia.com/como-se-si-mi-bebe-se-queda-con-hambre-las-reglas-basicas-para-saber-si-tu-bebe-se-queda-con-hambre/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: