¿Cómo saber si mi bebé no tolera el gluten?

¿Cómo saber si mi hijo es intolerante a la lactosa?

¿Cómo saber si mi bebé no tolera el gluten?

El niño intolerante a la lactosa es aquel cuyo organismo no produce la enzima lactasa. Esta enzima permite procesar y asimilar de manera correcta la lactosa que contienen los alimentos que se ingieren. La lactosa, también conocida como “el azúcar de la leche”, está presente en la leche producida por mamíferos hembras.

La lactosa ayuda a la correcta absorción del calcio y promueve la mineralización de los huesos, tal y como evidencia este estudio publicado en Pediatría Atención Primaria. Los alimentos derivados de los lácteos contienen lactosa. Entre ellos se encuentran la leche, el yogur, los helados, la mantequilla y los quesos.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una condición que se presenta después de ingerir este tipo de azúcar.El organismo, al no producir lactasa, no absorbe la lactosa de manera eficiente. Por lo tanto, el azúcar llega al colon y es fermentado por las bacterias que allí residen.

Esto provoca gases, dolores abdominales, vómitos, estreñimiento y, en otros casos, diarrea, como señala esta publicación de la Revista de Posgrado de la VIa Cátedra de Medicina.

Leer también: Aumenta la cantidad de bacterias benéficas en tus intestinos

Aun cuando este trastorno no produce daños en el tracto gastrointestinal, el niño intolerante a la lactosa puede presentar los referidos malestares y sentirse muy mal. Es importante mencionar que los síntomas de la intolerancia a la lactosa y las alergias son parecidos.

Por esta razón, puede resultar difícil determinar qué afección está padeciendo el niño. Aunque los síntomas pueden variar dependiendo de la edad del pequeño.

La presencia recurrente de los síntomas mencionados puede indicar que se sufre esta afección, aunque existen otras condiciones clínicas con sintomatología similar a la intolerancia a la lactosa.En función de esto, es importante hablar con el pediatra para que realice las siguientes pruebas que confirmen el diagnóstico.

Prueba de tolerancia a la lactosa

  • Esta prueba se basa en medir la glucosa presente en la sangre después de haber ingerido lactosa.
  • Si los niveles de glucosa no se alteran ni se elevan, queda claro que no se está absorbiendo la lactosa de manera adecuada.

Prueba respiratoria

    • Para realizar esta prueba, es necesario que el paciente haya ingerido alimentos con un alto contenido de lactosa.
    • El médico mide el aumento del hidrógeno que se suele eliminar por los pulmones en pequeñas cantidades y en intervalos regulares.
    • Si las cantidades exhaladas superan los niveles normales, la prueba se determinará como positiva.

Exámenes de heces

  • Se procede a identificar la acidez en las heces cuando los niños son muy pequeños y se dificulta la aplicación de las pruebas anteriores.
  • La lactosa no digerida se fermenta y produce ácido láctico, uno de los ácidos que se puede detectar en las heces del pequeño.

¿Cómo ayudar a tu hijo si es intolerante a la lactosa?

Si tu hijo ha sido diagnosticado como intolerante a la lactosa, evitar proporcionarle alimentos que la contengan. En este sentido, puedes planificar su alimentación teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • El yogur es fácil de digerir, ya que contiene bacterias sanas que fabrican la enzima lactasa.
  • Alimentos como las verduras de hoja verde, la leche sin lactosa o de cereales (avena, almendra, arroz) y los zumos enriquecidos con calcio constituyen una buena elección.
  • Alimentos ricos en calcio que no contengan lactosa pueden ser una gran opción para tu hijos. Entre ellos se encuentran las espinacas, el salmón, las naranjas y los panes fortificados.
  • El pediatra puede indicar un suplemento adecuado para tu hijo si comprueba que no está ingiriendo la suficiente cantidad de calcio.

¿Cómo tratar la intolerancia a la lactosa en los niños?

Ya que este padecimiento es una condición que se sufre de por vida, el único tratamiento efectivo es la prevención. Una dieta equilibrada que sustituya las carencias de calcio y otros nutrientes que proporciona la leche, como la vitamina D, serán beneficiosos para la salud de tu hijo.

Quizá te interese: Cuáles son los alimentos lácteos con menos lactosa

Resulta prudente determinar el grado de intolerancia a la lactosa que presenta tu hijo y tomar las precauciones que se ajusten al caso. Muchos alimentos no derivados de la leche contienen lactosa en su composición, como los postres, las salsas, las sopas o los caramelos.

Hoy en día existen medicamentos para reponer la lactasa en pacientes con esta deficiencia. Estos vienen en diversas presentaciones (cápsulas, polvos o jarabe).

Su ingesta antes de las comidas ayuda a tener una mejor digestión de los lácteos. Y así lo evidencia este artículo publicado en Gastroenterología Latinoamericana. No obstante, antes de optar por esta alternativa, consulta siempre con un profesional sanitario.

Pronóstico

A menudo, los síntomas de la intolerancia a la lactosa desaparecen al eliminar los productos lácteos de la dieta. Sin embargo, en el caso de los niños, hay que prestar atención especial a la parte nutricional.

Es primordial encontrar sustitutos o suplementos que aporten los nutrientes de la leche. Sin una adecuada dieta, los pequeños pueden presentar problemas de crecimiento. Por eso, es importante buscar asesoría con un experto.

Ahora ya sabemos un poco más acerca de esta intolerancia alimentaria. Si sospechas que tu hijo puede padecerla, no dudes en acudir al pediatra lo antes posible.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/como-saber-hijo-intolerante-a-la-lactosa/

Síntomas para saber si tu hijo es celíaco

¿Cómo saber si mi bebé no tolera el gluten?

Cuando los bebés comienzan con la alimentación complementaria, algunos empiezan a sentirse mal y a no tolerar algunos alimentos. Por eso es muy importante que podamos distinguir cuáles son los síntomas para saber lo antes posible si nuestro hijo es celíaco o no.

La enfermedad celíaca cursa con una inflamación de la mucosa intestinal al entrar en contacto con el gluten, que es una proteína que se encuentra en la mayoría de cereales como el trigo, centeno o la avena.

Cuando se diagnostica a un niño celiaquía, hay que evitar que consuma cualquier producto que contenga esta proteína, tal y como afirma un artículo publicado en la revista “The Journal of Allergy and Clinical Immunology” .

Tienes que saber que también existen cereales que no contienen gluten como son el maíz, el arroz, el sorgo y el mijo. Estos cereales sí pueden ser tomados por niños celíacos y suelen ser los primeros que se incluyen en su alimentación.

Detectar que un niño es celíaco

Se suele detectar que un niño es celíaco cuando se inicia la alimentación complementaria y se empiezan a introducir alimentos diferentes a la leche. Uno de estos alimentos son las papillas de cereales. Se comienza con las papillas sin gluten y después se introducen las que tienen gluten.

La celiaquía se puede detectar a cualquier edad pero se suele hacer entre los 6 meses y los dos años y normalmente en los dos o tres meses después de iniciar el consumo de gluten. A veces muchos adultos se enteran de que son celíacos cuando se les diagnostica a sus hijos.

Hay que tener en cuenta que no suele ser una reacción inmediata como ocurre con alergias, como en el caso del huevo o de los frutos secos, sino que suele ser lentamente. Una vez que se detecta que una persona es celíaca hay que dejar de tomar gluten de por vida.

Si piensas que tu hijo puede ser celíaco lo mejor es acudir al pediatra para que diagnostique la enfermedad. La celiaquía no es una alergia al gluten. El médico te dirá también qué hacer si tu hijo padece esta enfermedad. Es importante que le hagan las pruebas y te den un diagnóstico seguro porque los síntomas pueden corresponder a otras patologías.

Los síntomas

Los niños pueden presentar diferentes síntomas pero los más comunes son náuseas, vómitos, diarreas, bajo peso o problemas de crecimiento entre otros, tal y como afirma un artículo publicado en la revista “BMC Medicine”. Tu pediatra seguro que le hará las pruebas para detectarlo si le comunicas alguno de estos síntomas que son los más comunes.

Los niños celíaca tienen que evitar los alimentos que contengan gluten. Por este motivo tendrás que fijarte en el etiquetado de los productos cuando compres la comida.

Hace unos años era muy complicado encontrar productos sin gluten pero en la actualidad muchos alimentos incluyen el aviso en la relación de alérgenos.

También existen algunas marcas especializadas en productos sin gluten y asociaciones como la de Madrid que te pueden informar.

Por Internet además podrás contactar con padres de niños con celiaquía para intercambiar opiniones y dudas.

Si alguno de los padres del niño padecéis la enfermedad puede existir una predisposición genética a que vuestros hijos sean celíacos y sería bueno hacer las pruebas también a los hermanos por si presentan esta condición.

¡Para tener en cuenta!

Lo más importante es que si el pediatra confirma que tu hijo es celíaco no hagas una tragedia de ello. Piensa que lo mejor que le ha podido ocurrir es que se lo hayan detectado pronto para poder evitar los alimentos con gluten y ya no tener más trastornos ni problemas.

Hoy en día hay mucha oferta en el mercado de productos sin gluten incluso pizza, tartas o galletas e incluso podéis hacer comidas en casa. Eso sí, tienes que acordarte de avisar en el comedor del colegio y a los familiares y amigos cuando estén con él en meriendas, cumpleaños o fiestas.

Lo mejor es que el propio niño con la edad se vaya concienciando de los productos que puede comer y no y de mirar las etiquetas cuando se trate de un nuevo alimento. En la actualidad hay muchos niños a los que se les detecta una patología de esta índole a lo largo de su infancia y que viven una vida totalmente normal.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/sintomas-saber-hijo-celiaco/

Síntomas de intolerancia al gluten en niños: ¿Es tu hijo celiaco?

¿Cómo saber si mi bebé no tolera el gluten?

En los últimos años parece que se ha producido una mayor presencia en los medios de comunicación y en la sociedad en general de la celiaquía.

Y es que no solo se diagnostica más sino que parece que, poco a poco, todos vamos tomando más conciencia de la misma, que requiere ser descubierta cuanto antes en pro del bienestar de quienes la tienen.

Por eso, ahora queremos darte a conocer una serie de pautas que te pueden ayudar a saber si tu hijo, que es un niño aún, es intolerante al gluten o no cuando tengas ciertas dudas.

Toma nota de todo lo que te exponemos a continuación:

Síntomas en el comportamiento

Aunque quizás no sea demasiado conocido, hay que tener claro que existen ciertas señales a nivel de comportamiento que pueden indicar que un pequeño presenta la intolerancia que nos ocupa.

En concreto, esas “advertencias” son desde cambios repentinos de estado de ánimo o de humor hasta constante irritabilidad pasando por hiperactividad e incluso por una notable apatía.

De la misma manera, no hay que olvidar que también se puede dar el caso de que el menor se encuentra permanentemente cansado o que esté triste.

Síntomas relacionados con la digestión

Quizás las señales más significativas que nos pueden indicar que un niño es intolerante al gluten son las que tienen que ver con el sistema digestivo. En concreto, nos estamos refiriendo a algunas como estas:

  • El menor cuenta, de manera habitual, con hinchazón de vientre.
  • En numerosas ocasiones tiene que hacerle frente a náuseas que acaban finalmente en vómitos.
  • De la misma manera, hay que fijarse en sus heces. Y es que estas pueden ser, además de muy malolientes, bastante blanquecinas.
  • Asimismo no podemos pasar por alto que también los doctores indican que otros síntomas de intolerancia al gluten son tanto un cuadro de estreñimiento habitual como incluso todo lo contrario, diarrea frecuente.
  • No hay que olvidar que el menor también puede quejarse de que tiene muchos gases.
  • En otras ocasiones, manifiesta que, con cierta frecuencia, sufre calambres abdominales.

Señales a nivel de crecimiento

Dentro del conjunto de síntomas que vienen a dejar patente la intolerancia que nos ocupa en un niño, no podemos pasar por alto otros que afectan a lo que es el crecimiento del menor en cuestión.

En este caso concreto los médicos indican que lo que sucede es que ese pequeño puede tener una estatura menor que los compañeros de clase de su misma edad e incluso un peso más bajo.

Y eso a pesar de que se alimente de manera sana, completa y equilibrada.

¿Cuáles son las pruebas para detectar la intolerancia al gluten?

Si has visto en tu hijo una o varias de las señales que te hemos indicado, llega el momento de que lleves al mismo al médico para que pueda diagnosticarle la intolerancia al gluten si es que la tiene.

En ese caso, ten presente que lo habitual es que la misma se descubra realizándole al menor un análisis de sangre.

Y es que este permitirá saber si hay presencia de lo que se da en llamar anticuerpos de Antitransglutaminasa tisular.

No obstante, cuando esa prueba no se considere concluyente se puede optar por someterle también a una biopsia duodenal y, algunos casos muy puntuales, a ciertas pruebas genéticas.

Más aspectos sobre la intolerancia al gluten

Si importantes son todos los datos que te hemos dado a conocer hasta el momento, ten presentes otros que también lo son como estos:

  • Lo habitual es que la intolerancia se presente en los niños antes de que cumplan los 5 años de edad.
  • Intolerancia a la lactosa, sangrados nasales o picores en la piel son otras maneras de intuir que el pequeño sufre la situación que ahora estamos abordando. Y eso sin pasar por alto también defectos en el esmalte dental, problemas en la coagulación de la sangre, dislexia o ciertos problemas en los dientes.
  • Cuando se trata de adolescentes, la intolerancia al gluten se puede presentar con más síntomas tales como dolores de cabeza e incluso con un notable retraso en la llegada de la menstruación en las jóvenes. Por el contrario, las señales en adultos más frecuentes son dolores en las articulaciones, problemas de fertilidad, depresiones, osteoporosis e incluso ansiedad.
  • Es importante que si se tienen sospechas de que el pequeño pueda tener esta intolerancia se lleve al médico. Con esto a lo que nos referimos es a que los padres no decidan por su cuenta tomar medidas ya que eso puede ser realmente perjudicial. Para muestra, el caso del bebé que fallecía recientemente porque sus progenitores, al creer que era intolerante a la lactosa y al gluten, le impusieron una dieta que le provocó malnutrición y el posterior fallecimiento.

Источник: https://okdiario.com/bebes/saber-hijo-intolerante-gluten-2724605

La enfermedad celíaca

¿Cómo saber si mi bebé no tolera el gluten?

  • Tamaño de texto más grande

La enfermedad celíaca es un trastorno del sistema inmunológico ocasionado por una intolerancia al gluten. También es conocida como sprue celiaco, enteropatía sensitiva al gluten y esprue no tropical. Gluten es el nombre general de las proteínas que se encuentran en el trigo, centeno, cebada y otros cereales derivados.

Cuando un niño(a) padece la enfermedad celíaca, el gluten daña las vellosidades en el intestino delgado, conocidas como villi, cuya función es absorber los nutrientes de los alimentos. Cuando estas vellosidades sufren cualquier daño, el cuerpo no puede absorber los nutrientes que necesita para desarrollarse. Cuando esto ocurre, el niño(a) puede sufrir de desnutrición.

La enferemedad celíaca puede manifestarse en una variedad de síntomas en diferentes personas. Los bebés puede que no puedan ganar peso y desarrollarse como se espera (una condición denominada “falla de progreso”). En los niños(as) mayores, esta condición puede ocasionar diarrea, dolor de estómago, flatulencia, pérdida de peso, fatiga y eczema doloroso en la piel.

Algunas personas con la enfermedad celíaca no padecen de ningún tipo de síntoma.

Los doctores no saben con certeza la razón que ocasiona la reacción del sistema inmunológico al gluten en las personas con la enfermedad celíaca. No existe cura para esta condición, pero si el doctor ha diagnosticado que su hijo(a) tiene la enfermedad celíaca, existen formas para remediar los síntomas y cualquier daño que hayan sufrido los intestinos.

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas de la enfermedad celíaca pueden ocurrir en cualquier momento de la vida de un niño(a). Algunos niños(as) experimentan síntomas el primer día de estar expuestos al gluten, mientras que otros desarrollan síntomas después de haber ingerido gluten durante años sin tener ningún problema.

Uno de los primeros síntomas de que un bebe puede tener la enfermedad celíaca puede ocurrir poco después de la introducción de cereales en su dieta.

Un bebe que haya comenzado a consumir alimentos con gluten puede tener diarrea y dolor de estómago y puede dejar de ganar peso a un ritmo saludable. Puede que también aparezcan eczemas en la piel, especialmente alrededor de los codos, glúteos y rodillas.

Con el paso del tiempo, el niño(a) desarrollará anemia y aftas bucales y se tornan retraidos e irritables.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad celíaca?

Las causas de la enfermedad celíaca se desconocen. Se lo ha relacionado estado ligada a otras condiciones con otras enfermedades como el Síndrome de Down, el Síndrome Williams, trastornos de la tiroides, y deficiencia selectiva de la immunoglobulina IgA.

La enfermedad celíaca tiende a manifestarse en familias, así que si hay enfermedad celíaca en la familia incluye la enfermedad celíaca, su hijo(a) puede que tenga un riesgo de desarrollarla Cuando un niño(a) es diagnosticado con la enfermedad celíaca, tanto el niño(a) como sus hermanos, sus padres y sus abuelos deberían someterse a una prueba para detectar esta condición, ya que ellos pueden padecerla sin tener ningún tipo de síntomas. Cuando la enfermedad celíaca no se detecta durante un largo periodo de tiempo, puede ocasionar serios problemas de salud.

El diagnóstico de la enfermedad celíaca

El diagnóstico de la enfermedad celíaca generalmente comienza con un simple examen de sangre que mide el nivel de anticuerpos al gluten y ciertas proteínas que recubren el intestino. Si se encuentran altos niveles de estos anticuerpos, el doctor probablemente ordenará una biopsia del intestino delgado y la enviará al laboratorio para analizarla.

Los doctores realizan esta prueba de tejidos insertando un tubo largo y delgado llamado endoscopio a través de la boca y del estómago hasta llegar al intestino delgado. El niño(a) recibirá un sedante ligero o anestesia general para someterse a esta prueba.

Modificaciones dietéticas en la enfermedad celíaca

Cuando se diagnostique la enfermedad celíaca, el doctor le informará sobre los alimentos que su hijo(a) puede comer y cuales debe evitar. Debido a que estos cambios pueden afectar la rutina de su vida en familia y la dieta de su hijo(a), el doctor puede que sugiera que visite a un nutricionista para recibir consejos adicionales.

El trigo, el centeno y la cebada, son cereales relacionados entre sí, y debe eliminarlos de la dieta de su hijo(a).

Pero debido que no existe una ley que requiere que los fabricantes de alimentos incluyan al gluten en las etiquetas de ingredientes, detectarlo puede ser difícil.

Generalmente, si su hijo(a) tiene la enfermedad celíaca, es acertado evitar alimentos que contengan los siguientes ingredientes relacionados con el gluten:

  • Cubitos de sazón y caldos
  • Alimentos empanados (como el pollo empanado, etc.)
  • Jarabe de arroz integral (frecuentemente hecho con cebada)
  • Harina para tortas (hecha con trigo)
  • Colorante caramelo (ocasionalmente hecho de cebada)
  • Obleas de comunión
  • Cuscús
  • Vegetales en crema o empanados
  • Dextrin (un ingrediente poco común que puede estar hecho a partir de trigo, maltodextrin está permitida)
  • Frutos secos como los cacahuetes, almendras (los ingredientes aditivos pueden contener harina de trigo o sabores artificiales)
  • Pollo frito
  • Papas fritas (si están rebozabas en harina de trigo)
  • Salsas (incluyendo la salsa de tomate y las salsas de las carnes)
  • Tocineta, cangrejo o mariscos sucedáneos
  • Fiambres procesados
  • Malta o sabor artificial de malta (generalmente provienen de la cebada)
  • Aderezos para marinar alimentos
  • Matzo
  • Almidón modificado (en inglés “modified food starch”). La mayoría de los fabricantes ahora especifican a fuente de este ingrediente, como por ejemplo, almidón modificado de maíz, el cual está permitido, versus almidón modificado de trigo el cual no está permitido
  • Crema para café que no sea láctea
  • Pastas
  • Aderezos de ensaladas
  • Especies (las especies puras están permitidas, pero verificar chequear los ingredientes de las combinadas ya que pueden contener aditivos con gluten)
  • Algunos tes de hierbas y cafés con sabores
  • Mezclas para sopas y sopas enlatadas
  • La salsa de soya y los sólidos de soya (puede que hayan sido fermentados con harina de trigo; no los consuma a menos que haya podido verificar los ingredientes con un nutricionista)
  • Preparados para untar, quesos crema y salsas de aperitivos
  • Rellenos
  • Espesantes
  • Fideos udon
  • Productos «sin trigo» (muchas galletas y panes que especifican que no tienen trigo pueden contener harina de centeno o cebada, las cuales contienen gluten o ingredientes que los contienen)
  • Yogur con almidón de trigo
  • Generalmente un niño(a) con la enfermedad celíaca puede comer avena, siempre y cuando provenga de una fuente que no esté contaminada. Esto significa que haya estado procesada en una planta que no procese cereales que contengan gluten en los mismos equipos en que se procesa la avena. La etiqueta en el paquete debe indicar claramente si ese es el caso.

Para evitar estas fuentes de gluten y evitar ocasionar síntomas de intolerancia al gluten en su hijo(a), es importante que lea cuidadosamente las etiquetas de todos los alimentos antes de comprarlos antes de que permita que su hijo(a) los consuma. Y usted puede ayudar a que su hijo(a) aprenda cómo hacerlo también. Cuando surjan dudas, lo más seguro es asumir que el producto tiene gluten y descartarlo.

En los Estados Unidos, todos los alimentos deben de especificar claramente si contienen uno de los principales ocho causantes de alergias, incluyendo el trigo. Sin embargo, esto no significa que los alimentos que no tienen trigo no tienen gluten.

Los oficiales a cargo de la ley están trabajando para hacer que las etiquetas sean más informativas para las personas con la enfermedad celíaca requiriendo que las compañías identifiquen a otros componentes de los productos como la cebada y el centeno.

Comiendo fuera

Las personas con la enfermedad celíaca no están limitadas a comer solamente en sus casas. Con la experiencia y el conocimiento, usted podrá averiguar los platos en los restaurantes o en las casas de sus amigos que contienen gluten.

Algunos restaurantes ahora ofrecen platos libres de gluten en sus menús— asegúrese de preguntar. Algunas veces, independientemente de cuan preparada una persona esté, usted tendrá dificultar en averiguar si un alimento o plato están libres de gluten.

Cuando tenga dudas, ¡ordene otro plato que su hijo(a) si pueda comer!

A continuación detallamos algunos consejos que debe recordar cuando escoja los menús para su hijo(a):

Comience con los alimentos que su hijo(a) puede comer.

Los alimentos y los ingredientes que una persona con la enfermedad celíaca puede comer y utilizar al preparar recetas incluyen: alimentos preparados con harina de maíz, arroz, sarraceno, sorgo, arruruz, garbanzos, quínoa, tapioca, teff, y papa (siempre y cuando otros ingredientes en la receta no contengan gluten). Otros alimentos permitidos son la carne, pescado, pollo, legumbres, frutos secos, leche, queso, frutas y vegetales.

Tenga en cuenta contaminación cruzada. Incluso cuando se come o prepara recetas que no contienen gluten, si estas comidas entran en contacto con alimentos que lo contienen hay un riesgo de contaminación por contacto.

Por ejemplo, las migas de pan pueden llegar a las mermeladas, mezclas para untar y condimentos si las personas no tienen cuidado en utilizar una espátula u otro utensilio limpio cada vez que se sirven.

Mantener los condimentos en botellas que pueden apretarse y utilizar contenedores diferentes de mermelada, jaleas y otros productos para untar es una buena idea. También lo es tener una tostadora para el pan sin gluten.

Si usted hornea productos que contienen gluten, limpie debidamente los aparatos y utensilios donde los prepara, así como las superficies donde cocina, antes de preparar cualquier receta sin gluten. Recuerde lavar sus manos debidamente y a menudo cuando prepare los alimentos.

En los restaurantes, informe a la persona a cargo de su mesa o al personal en la cocina sobre la condición de su hijo(a) y asegúrese que ellos sepan cuán importante es que la comida de su hijo(a) no contenga gluten o ingredientes relacionados con el gluten.

La mayoría de los supermercados venden pan, cereales, mezclas para hornear, galletas y otros productos sin gluten. Las tiendas de comidas sanas y los supermercados de alimentos naturales puede que tengan una selección más amplia de estos alimentos. No es una buena idea utilizar productos sin gluten presentados a granel debido a que puede haber un riesgo de contaminación por contacto.

Incluso si usted tiene precaución, habrá momentos en los que su hijo(a) comerá gluten accidentalmente.

Cuando esto ocurra no será grave— la ingestión de una pequeña cantidad de gluten puede causar una pequeña infamación en el intestino pero probablemente no ocasionará síntomas inmediatamente.

Normalmente, el tejido que recubre el intestino delgado se regenera completamente en tres o cuatro días, así que después de un pequeño incidente, las células dañadas serán reemplazadas por células nuevas.

Ayudando a su hijo a lidiar con la enfermedad celíaca

El conocimiento de los expertos respecto a la enfermedad celíaca se está desarrollando con tanta rapidez que muchos libros y sitios Web no están actualizados.

Para asegurar que usted tiene la información más actual y correcta, considere unirse a una de las organizaciones nacionales de enfermedad celíaca.

Incluso existen campamentos de verano y grupos de apoyo diseñados a ayudar a los niños y adolescentes con la enfermedad celíaca.

Si su hijo(a) sufre de enfermedad celíaca, es importante educar a los otros adultos en o que se relacionan con su hijo(a) — maestros, enfermeras, consejeros de campamento, cuidadoras de bebés y amigos de los padres— sobre la condición y la importancia de mantener los alimentos con gluten fuera del alcance de su hijo(a). Enseñe a los niños (as) más mayores a que no acepten comidas al menos que provengan de quien se asegure de que estas no contienen gluten.

Puede que sea difícil que su hijo se adapte a una dieta libre de gluten y al comienzo, puede ser retador realizar todos los ajustes necesarios. Con el tiempo, usted y su hijo reconocerán los alimentos permitidos y los prohibidos, haciendo más facil encontrar comidas, aperitivos e ingredientes que no generen los síntomas de la enfermedad celíaca.

Muchos niños(as) con síntomas que reciben un diagnóstico de la enfermedad celíaca se sienten mejor rápidamente en cuanto eliminan el gluten de sus dietas y pueden hacer una transición fácil a una alimentación sin gluten.

Pero cuando los síntomas son leves o ausentes, es más difícil que los niños(as) se acostumbren a los cambios dietéticos.

También ayuda unirse a grupos de apoyo, muchos de los cuales tienen eventos especiales para ayudar a los niños(as) con la enfermedad celíaca a entender que no son los únicos que tienen problemas dietéticos. Hable con su doctor para encontrar grupos de apoyo en su comunidad.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/celiac-disease-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: