¿Cómo se comunican los bebés?

La comunicación y su hijo de 1 a 3 meses

¿Cómo se comunican los bebés?

  • Tamaño de texto más grande

Este es un período emocionante para los padres, porque los bebés de esta edad hacen verdaderos avances en la comunicación.

Usted y su bebé disfrutarán de «conversaciones» bidireccionales, donde intercambiarán sonrisas y exclamaciones de asombro y admiración.

Y la personalidad de su pequeño se empezará a poner de manifiesto a medida que se vaya convirtiendo en un miembro más activo y más alerta de la familia.

Cómo se comunican los bebés

El llanto sigue siendo el principal medio de comunicación de los bebés durante muchos meses. Aparte de hacer que sus padres sepan que necesitan algo, también pueden llorar cuando se sienten saturados por todas las imágenes y sonidos que les llegan del mundo que los rodea.

A veces los bebés lloran sin un motivo claro. Siempre y cuando su hijo no esté enfermo o no le duela algo, intente no preocuparse demasiado si su bebé llora y usted no lo puede consolar de inmediato.

Su bebé responderá al sonido de su voz, tranquilizándose, sonriendo o activándose emocionado mientras mueve brazos y piernas. Los bebés de esta edad empiezan a sonreír con regularidad a su madre y a su padre, pero pueden necesitar un tiempo para ser simpáticos con personas menos conocidas, como sus abuelos. Lo más probable es que su bebé no sonría ni sea amistoso con los desconocidos.

Ahora, los bebés están descubriendo su capacidad para vocalizar: ¡En poco tiempo, tendrá una máquina de gorjear y de balbucear en casa! Algunos bebés empiezan a emitir algunos sonidos vocálicos (como «ah-ah» u «ooh-ooh») en torno a los 2 meses de edad.

Su bebé «hablará» con usted con una variedad de sonidos, y también le sonreirá y esperará su respuesta, respondiendo a las sonrisas que reciba con más sonrisas. Es posible que su bebé hasta llegue a imitar las expresiones faciales de sus padres.

¿Qué debería hacer?

A su bebé le encanta oír la voz de sus padres, de modo que háblele, balbucéele, cántele y gorjéele durante estos primeros meses. Responda con entusiasmo a los sonidos y sonrisas de su bebé. Explique a su bebé lo que observe o haga y también lo que esté haciendo usted. Nombre objetos familiares cuando los toque o se los dé al bebé.

Aproveche el «habla» especial de su bebé para llevar una «conversación» con él. Si oye que su bebé emite un sonido, repítalo y espere a que le conteste con otro sonido. Estará enseñando a su bebé valiosas lecciones sobre la entonación, las pausas, el ritmo y la alternancia de turnos cuando hablamos.

También le estará enviando el mensaje de que su bebé es lo bastante importante como para que lo escuchen. No lo interrumpa ni mire hacia otro lado cuando le esté «hablando» su bebé: muestre que le interesa y que su pequeño puede confiar en usted.

Los bebés de esta edad parecen responder mejor a las voces femeninas, que tradicionalmente se asociaban al consuelo y al alimento. Por eso, la mayoría de la gente aumenta la frecuencia de su voz y exagera el habla cuando se dirige a un bebé.

Está bien porque los estudios indican que el hecho de que los adultos utilicen el «habla infantil» cuando se dirigen a un bebé no retrasa el desarrollo del habla del pequeño, pero combínela con algunas palabras adultas de uso habitual y con una buena entonación.

Aunque pueda parecer que es muy pronto, ya está sentando las bases para la primera palabra de su bebé.

A veces, los bebés no están de humor para hablar o vocalizar; hasta un bebé necesita su propio espacio y desconectar de tanto en tanto de toda la estimulación que lo rodea.

En estas situaciones, los bebés pueden apartar la vista, cerrar los ojos o ponerse inquietos o irritables. Si le pasa a su bebé, déjelo estar o bien intente abrazarlo.

Habrá momentos en que usted habrá colmado todas las necesidades de su bebé pero, aún y todo, él seguirá llorando. No se desespere. Es posible que su bebé esté sobreestimulado, tenga gases o ventosidades o tenga demasiada energía acumulada en su interior y necesite sacarla con un buen llanto.

Es habitual que los bebés tengan un período de inquietud aproximadamente a la misma hora cada día, generalmente entre el atardecer y la media noche.

Aunque todos los bebés lloran y se muestran inquietos, cuando un lactante que parece estar sano llora más de tres horas al día, más de tres días por semana y durante un mínimo de tres semanas, se dice que padece una afección llamada cólico del lactante.

Puede ser muy irritante y preocupante para los padres, pero lo bueno es que es de corta duración: la mayoría de los bebés superan los cólicos cuando alcanzan los 3 o 4 meses de edad.

Intente consolar y tranquilizar a su pequeño. Algunos bebés se calman con el movimiento, como que los mezan o que los paseen por la habitación, mientras que otros responden bien a los sonidos, como la música suave o el zumbido de una aspiradora. Puede tardar algún tiempo en averiguar qué es lo que calma más a su bebé durante estos períodos de estrés.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Hable con el médico si su bebé parece llorar durante períodos inusualmente largos de tiempo o si le parece que su llanto suena raro. Él lo tranquilizará o bien buscará un motivo médico del malestar de su bebé. Es probable que no haya nada malo, y el hecho de saberlo lo ayudará a relajarse y a mantener la calma cuando su bebé esté inquieto.

Durante esta etapa, los bebés suelen alcanzar los siguientes hitos evolutivos en lo relativo a la comunicación:

  • prestar atención a las caras y a las cosas que los rodean
  • sonreír a la voz de sus padres
  • sonreír ante el contacto social
  • gorjear y emitir sonidos cuando se les habla
  • imitar algunos sonidos y algunas expresiones faciales

Tenga presente que los bebés se comunican siguiendo ritmos diferentes, del mismo modo que maduran físicamente siguiendo su propio ritmo. No suele haber motivos para preocuparse, pero hable con el médico si tiene alguna duda o hay algo que le preocupa sobre las habilidades lingüísticas o la audición de su bebé.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/c13m-esp.html

¿Cómo se comunican los bebés?

¿Cómo se comunican los bebés?

Los gestos y sonidos son las únicas armas de que dispone un bebé para transmitir sus necesidades y emociones.

Por eso, comprender qué significan los signos faciales de los recién nacidos es fundamental para entenderlos, puesto que, sólo llorando, los bebés pueden expresar miedo, enfado o dolor.

Para lograr discriminar sus sentimientos en cada momento, se ha llevado a cabo un estudio pionero en España sobre la comunicación gestual y prosódica del neonato

Indice

La comunicación no verbal del bebé

Los recién nacidos no son capaces de sobrevivir sin la ayuda de sus padres o cuidadores. Pero al nacer, los bebés no pueden hablar, por lo que la comunicación no verbal es su única arma para lograr aquello que necesitan en cada momento: comida, bebida, cambio de pañales, dormir, etc.

Pero no sólo expresan necesidades básicas mediante gestos, el llanto o la risa, también sus emociones. Los gestos y sonidos revelan estados de ánimo, reclaman atención, mantienen el contacto interpersonal, o avisan de trastornos y desajustes.

Esta capacidad innata se va desarrollando y se perfecciona conforme se hace más compleja la propia experiencia personal. Durante la primera infancia, se manifiestan de forma muy similar emociones derivadas de diferentes estímulos. Por ejemplo, llorando, el bebé es capaz de expresar miedo, enfado o dolor.

Sólo la maduración y el aprendizaje permiten que posteriormente se asocien determinadas expresiones con emociones concretas.

Desarrollo de las emociones

Cuando nacemos, no lo hacemos con un repertorio emocional completo, sino más bien todo lo contrario, es necesario que los procesos de maduración y aprendizaje realicen el desarrollo de las capacidades previas y necesarias que permitan que las emociones vayan aflorando.

Durante las primeras semanas de vida no aparecen verdaderas reacciones emocionales, aun cuando puedan aparecer gestos que nos hagan interpretar erróneamente su existencia. Los recién nacidos sólo son capaces de expresar el dolor físico.

  El aprendizaje, la imitación de las personas mayores, la identificación empática y la educación van estimulando a los niños a medida que crecen a que respondan a los impulsos agradables o desagradables.

Durante los tres primeros meses de vida los procesos madurativos y de aprendizaje ya permiten la aparición de las emociones primarias: sorpresa o interés, alegría, asco, tristeza, ira y miedo.

Entre los dos años y medio y los tres, el niño toma conciencia de su identidad personal, es decir, de que es un ser diferente y diferenciado del entorno, y a partir de ese momento puede empezar a tener emociones sobre sí mismo como la envidia, la empatía o el azoramiento. Posteriormente, cuando aprende e internaliza las normas de comportamiento social, sus emociones pueden referirse a sus propios actos, sintiendo orgullo, vergüenza o culpabilidad.

Guía sobre la Comunicación Gestual y Prosódica del Bebé

En este Primer Estudio sobre la “Comunicación Gestual y Prosódica del Bebé”, elaborado por el Instituto del Bebé Nuk, en colaboración con las Facultades de Psicología de la Universidad Nacional a Distancia y las Universidades de Murcia y Valencia, se analiza la expresión facial y vocal de los bebés al llorar, con el objetivo de encontrar un patrón específico de llanto que distinga tres de las principales emociones relacionadas con esta acción: miedo, enfado y dolor. La finalidad de este estudio, según palabras de la Responsable de Nuk, Patricia Doliwa, es “potenciar la felicidad y salud desde la cuna”. Es un estudio pionero, ya que la comunicación no verbal de los bebés es un aspecto poco estudiado, sobre todo en España, ya que fuera de nuestras fronteras ya se han llevado a cabo experiencias similares. Para realizarlo, se ha estudiado a 43 neonatos en diferentes situaciones a través de grabaciones de vídeo y audio en una guardería. A través de su análisis, se consiguen diferentes manifestaciones emocionales en el bebé como respuesta a determinados estímulos: haciendo ruido para provocarle miedo, quitándole el juguete para enfadarlo, vacunándolo para ver cómo reacciona ante el dolor, etc. De esta manera se reconocen estrategias para generar una respuesta adecuada y positiva ante determinadas situaciones. Así, se establecen indicaciones de enorme utilidad no sólo para los padres, sino también para los profesionales sanitarios y educativos, ya que se pueden distinguir estas emociones en los bebés cuando lloran, así como reflejar patologías o alteraciones psicológicas o físicas. La valoración del llanto del neonato provee de valiosa información sobre el estado neurológico y médico del bebé. El potencial diagnóstico acústico del llanto está por explorar y utilizar en contextos clínicos, sus aplicaciones son múltiples, no sólo en el ámbito neonatal, sino también para valorar el mensaje implícito en él, lo que redundaría en la seguridad del neonato e incrementaría los vínculos afectivos entre éste y sus progenitores. La idea es desarrollar desde la más tierna infancia una adecuada utilización de las emociones como instrumento de interacción con el entorno y con otras personas. De esta manera, los bebés generarán pautas de comportamiento adecuadas ante situaciones determinadas, sacando provecho de las emociones. Así se consigue que estos niños sean individuos con estabilidad emocional, evitando desórdenes de la conducta y depresiones. En definitiva, se trata de hacer un uso inteligente de las emociones desde que somos pequeños, a través de un cuidado proceso del desarrollo emocional en el que se potencien y cuiden las sensaciones positivas.

La expresión facial en los neonatos

La expresión facial es un sistema que produce signos o información de cuatro tipos: – Signos faciales estáticos, que son los rasgos relativamente permanentes, la apariencia. – Signos faciales lentos, los cambios que se producen con el paso de los años, como la aparición de arrugas.

– Signos artificiales, como las lentes oculares o los cosméticos. – Signos rápidos, que son los cambios físicos en actividad neuromuscular y que pueden llevar a cambios visibles en la acción facial.

Estos últimos son los que interesan para este estudio, ya que pueden proporcionar mensajes de varios tipos: emociones; señales de comunicación; acciones ilustradoras que acompañan a la atención y el discurso; y señales de comunicación no verbal.

Los signos faciales rápidos, como expresiones emocionales, son el resultado de los movimientos de la piel facial y del tejido conjuntivo, causado por la activación de uno o más de los 44 músculos faciales. Así, según se muevan unos u otros se pueden distinguir distintas emociones.

Por ejemplo, si el bebé muestra sorpresa, elevará las cejas, los ojos se abrirán, la boca se quedará abierta, el párpado superior subirá y la mandíbula se quedará caída. Sin embargo, si refleja alegría, se elevarán las mejillas, se desplazará la comisura de los labios, se entrecerrarán los ojos, etc.

¿Cómo son las emociones de los bebés?

– Son muy intensas, ya que los neonatos responden con la misma intensidad a un evento trivial que una situación grave. – Aparecen con una frecuencia muy alta, la cual va reduciéndose con la edad. – La duración temporal de las emociones es breve, con rápidos cambios emocionales.

– A partir de los 6 meses, la reacción emocional se va moldeando con el aprendizaje.

– Se producen importantes cambios en la intensidad de las emociones con la maduración: las que son muy poderosas a ciertas edades, se desvanecen cuando los niños crecen, mientras otras, anteriormente débiles, se hacen más fuertes (por ejemplo, la ira).

– Las emociones se pueden detectar desde el mismo momento en que surgen mediante la observación de la expresión facial y, posteriormente, mediante otros síntomas conductuales: los niños pueden no mostrar sus reacciones emocionales en forma directa, pero lo harán indirectamente mediante la inquietud, fantasías, el llanto, dificultad en la respiración, etc. – El repertorio básico de expresiones emocionales de los niños va enriqueciéndose progresivamente a lo largo del primer año de vida. Los sentimientos que al principio son fundamentalmente innatos, se van enriqueciendo por el aprendizaje personal y por factores dependientes del contexto cultural. Por ejemplo, antes de los 6 meses responden al miedo llorando. A partir de esta edad, aparece el miedo sin llanto: intentan huir, esconde la cabeza o se tapan los ojos para no ver lo que les produce miedo, buscan a su cuidador para que les proteja y les tranquilice, o recrean una situación que los calme, como chuparse el dedo. Una vez que evitan el llanto, dejan de sufrir.

– Reír y llorar son las manifestaciones más claras de estados de bienestar o malestar, respectivamente.

Cuando el bebé ríe o llora provoca una reacción inmediata y general por parte de los padres o educadores y los niños aprenden a manejarlas para conseguir sus emociones, o transmitir sus necesidades o demandas. Si los padres saben por qué llora el bebé, evitarán que éste les “manipule” para conseguir cosas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/psicologia-bebe/como-se-comunican-los-bebes-1031

Etapas del desarrollo del habla y el lenguaje

¿Cómo se comunican los bebés?

Los primeros 3 años de vida, cuando el cerebro está en proceso de desarrollo y maduración, es el período más intensivo en la adquisición de las habilidades del habla y el lenguaje. Estas habilidades se desarrollan mejor cuando el niño está expuesto consistentemente a un mundo lleno de imágenes, sonidos y al habla y el lenguaje de los demás.

Existen períodos clave en el desarrollo del habla y el lenguaje de los bebés y los niños pequeños. En estos períodos clave el cerebro está más capacitado para absorber el lenguaje. Si se dejan pasar estos períodos y no se expone al niño al lenguaje, será más difícil que el niño lo aprenda.

¿Cuáles son las etapas del desarrollo del habla y el lenguaje?

El bebé muestra las primeras señales de comunicación cuando aprende que con el llanto logra obtener alimento, consuelo y compañía.

Los recién nacidos, además, comienzan a reconocer los sonidos importantes a su alrededor, por ejemplo, la voz de la madre o de quien lo cuida.

A medida que crecen, los bebés comienzan a distinguir los sonidos del habla que componen las palabras de su lenguaje. A los 6 meses de edad, la mayoría de los bebés reconocen los sonidos básicos de su lengua materna.

No todos los niños desarrollan las habilidades del habla y el lenguaje de la misma manera. Sin embargo, todos los niños siguen una progresión natural o una serie de etapas para dominar las habilidades del lenguaje.

Más adelante encontrará una lista de las etapas del desarrollo normal de las habilidades del habla y el lenguaje en los niños, desde recién nacidos hasta los 5 años de edad. Estas etapas ayudan a los médicos y a otros profesionales de la salud a determinar si el niño está siguiendo el desarrollo normal o si necesita ayuda.

A veces, los niños demoran en alcanzar estas etapas debido a que tienen pérdida de la audición, y en otros casos debido a algún trastorno del habla o del lenguaje.

¿Cuál es la diferencia entre trastornos del habla y trastornos del lenguaje?

Los trastornos del lenguaje incluyen problemas para entender lo que otros dicen (lenguaje receptivo) o dificultad para compartir ideas (lenguaje expresivo).

El trastorno específico del lenguaje, TEL (Specific Language Impairment, SLI) es una limitación que demora el dominio de las habilidades del lenguaje.

Algunos niños con un trastorno específico del lenguaje podrían tardarse para comenzar a hablar hasta los tres o cuatro años de edad.

Los niños que tienen dificultad para producir correctamente los sonidos del habla, o que dudan o tartamudean al hablar, podrían tener un trastorno del habla. La apraxia del habla es un trastorno que dificulta la unión de sonidos y sílabas en el orden correcto para formar palabras.

¿Qué debo hacer si sospecho un retraso en el habla o el lenguaje de mi hijo?

Si está preocupado, hable con el pediatra de su hijo. Éste tal vez le recomiende que vea al fonoaudiólogo o patólogo del habla-lenguaje, que es un profesional de la salud capacitado para la evaluación y el tratamiento de los trastornos del habla y el lenguaje. El fonoaudiólogo conversará con usted sobre el desarrollo general y de comunicación de su niño.

También hará pruebas verbales a su hijo durante la evaluación. La prueba de audición generalmente se incluye en la evaluación porque los problemas auditivos también afectan el desarrollo del habla y el lenguaje.

Dependiendo de los resultados de la evaluación, el fonoaudiólogo podrá sugerir actividades que usted puede hacer en la casa para estimular el desarrollo del niño.

En algunos casos, también recomendará terapia individual o de grupo, o sugerirá más evaluaciones con un audiólogo (el profesional de la salud capacitado en la identificación y la medición de pérdida de la audición) o con un psicólogo del desarrollo (el profesional de la salud especializado en el desarrollo psicológico de los bebés y los niños).

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo sobre los problemas del habla y el lenguaje durante el desarrollo?

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) patrocina una amplia gama de investigaciones para entender mejor el desarrollo de los trastornos del habla y el lenguaje, mejorar las herramientas de diagnóstico y perfeccionar los tratamientos más efectivos.

Un área de estudio continuo es la búsqueda de mejores métodos para diagnosticar y entender los diferentes tipos de retraso del habla.

Un amplio estudio en el que se ha dado seguimiento a más de 4,000 niños está reuniendo datos a medida que los niños crecen con el fin de establecer señales y síntomas confiables para identificar trastornos específicos del habla, que se podrán utilizar más adelante para desarrollar pruebas precisas de diagnóstico. Por otra parte, hay estudios genéticos que buscan identificar la relación entre ciertas variaciones genéticas y las deficiencias específicas del habla.

Investigadores patrocinados por el NIDCD han descubierto una variante genética vinculada específicamente al trastorno específico del lenguaje, un trastorno que retrasa el uso de palabras en el niño y disminuye el ritmo al que éste domina las habilidades del lenguaje durante la edad escolar.

Este hallazgo es el primero que relaciona la presencia de una mutación genética específica con un tipo de deficiencia hereditaria en el lenguaje.

Otras investigaciones exploran el papel que podría desempeñar esta variante genética en la dislexia, el autismo y los trastornos del habla y la audición.

Un estudio a largo plazo sobre el impacto de la sordera en el cerebro está explorando cómo el cerebro crea nuevas conexiones para enfrentar la sordera. Hasta hoy, las investigaciones han demostrado que, al observar objetos en movimiento, los adultos sordos reaccionan de modo más rápido y preciso que los adultos que pueden oír.

Las investigaciones existentes siguen explorando el concepto de la “plasticidad del cerebro”—cómo el cerebro es influenciado por las condiciones de salud o las experiencias de vida—y cómo puede usarse para desarrollar estrategias de aprendizaje que estimulen el desarrollo saludable del habla y el lenguaje en la niñez temprana.

Un taller reciente coordinado por el NIDCD reunió a un grupo de expertos para explorar las inquietudes relacionadas a niños con trastornos dentro del espectro autista que carecen de un lenguaje verbal funcional a los 5 años.

Debido a que estos niños son muy diferentes entre sí, y no comparten una serie de características o patrones similares que los pongan en ventaja o desventaja cognitivas, ha sido difícil desarrollar pruebas estandarizadas de evaluación o tratamientos efectivos.

El taller incluyó una serie de presentaciones para familiarizar a los participantes con los retos que enfrentan estos niños. Así pudieron identificar un número de vacíos y oportunidades que existen actualmente y que podrían ser considerados en estudios futuros.

La voz, el habla y el lenguaje son las herramientas que utilizamos para comunicarnos con los demás.

La voz es el sonido que hacemos cuando el aire de los pulmones pasa a través de los pliegues vocales en la laringe haciéndolos vibrar.

El habla es la acción de hablar, o sea una de las formas en que expresamos nuestra lengua. Incorpora la coordinación precisa de acciones musculares de la lengua, los labios, la quijada y el tracto vocal para producir los sonidos reconocibles que constituyen el lenguaje.

El lenguaje es un conjunto de normas compartidas que permiten a la gente expresar sus ideas de modo lógico. El lenguaje puede expresarse en forma oral (verbal) o por escrito, o mediante señas u otros gestos, por ejemplo, parpadeando o moviendo la boca.

Recién nacido hasta los 3 meses

Esta lista se basa en el folleto ¿Qué tal habla y oye su niño? de la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (American Speech–Language–Hearing Association, ASHA).

¿Dónde puedo obtener más información sobre las etapas del desarrollo del habla y el lenguaje?

El NIDCD mantiene un directorio de organizaciones que proveen información acerca del proceso normal y trastornos de la audición, el equilibrio, el gusto, el olfato, la voz, el habla y el lenguaje. Actualmente, el directorio está disponible solamente en inglés.

Use las siguientes palabras clave para encontrar organizaciones que pueden responder a sus preguntas y ofrecer información sobre las etapas del desarrollo del habla y el lenguaje. Esta información está disponible en inglés.

Para más información, comuníquese con nosotros al:

Centro de Información del NIDCD1 Communication AvenueBethesda, MD 20892-3456Llamada gratuita: (800) 241-1044Llamada gratuita TTY: (800) 241-1055

Correo electrónico: nidcdinfo@nidcd.nih.gov

Publicación de NIH núm. 10-4781 S
Septiembre de 2010

Источник: https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/etapas-del-desarrollo-del-habla-y-el-lenguaje

Lenguaje en el niño

¿Cómo se comunican los bebés?

El lenguaje es la forma de comunicación con los demás. Ya desde que es un bebé, el niño se puede comunicar antes de decir palabras. El habla es la expresión verbal de la comunicación. Los niños aprenden a comunicarse desde los primeros días y, de forma progresiva, van desarrollando el habla.

El aprendizaje del habla despierta mucho interés en los padres y es uno de los aspectos del desarrollo que se supervisan en los exámenes de salud, durante la primera infancia.

¿Qué influye en el desarrollo del lenguaje?

En el desarrollo del lenguaje del niño influyen factores como la herencia, la familia, el ambiente en el que se desarrolla y la escolarización.

¿Qué es lo normal?

En los primeros años, los niños desarrollan el lenguaje junto con otros aspectos del desarrollo. Evolucionan de diferente manera, pero en general son capaces de hacer ciertas cosas a determinadas edades:

Durante el primer año

El niño se sobresalta ante los ruidos, busca la fuente de los sonidos y emite sus propios sonidos en forma de balbuceos y arrullos (vocalizaciones A-E). Cuando crece, por lo general a los 9 meses, es capaz de unir sonidos y decir palabras como mamá o papá, aunque no entienda el significado.

Entre los 12 y 15 meses

Aumenta el balbuceo utilizando más sonidos, imita algunos sonidos y palabras y dice una o más palabras. Es capaz de entender órdenes sencillas.

De los 18 a los 24 meses

Hacia los dos años tiene un vocabulario de entre 20 y 50 palabras,  comienza a combinar palabras y es capaz de señalar partes de su cuerpo y objetos habituales, así como de seguir instrucciones de dos pasos (coge el juguete y dámelo).

De 2 a 3 años

Aumenta el número de palabras, dice frases de tres a cinco palabras.

Aumenta la comprensión (entiende lo que es encima de la mesa y debajo), comprende algunos verbos y se puede entender gran parte de su habla.

¿Cuándo hay un retraso?

El retraso del habla y el lenguaje es el retraso del desarrollo más frecuente. Alrededor de uno de cada cinco niños aprende a hablar más tarde que otros niños de su edad. A veces es difícil diferenciar entre lo que es normal y tan solo se trata de inmadurez en el desarrollo, de aquello que es un problema y por lo tanto precisa ser valorado por un especialista.

Cuando se habla de que un niño tiene un retraso del habla es porque su forma de hablar es peor, de forma significativa, que la de los niños de su misma edad. Un niño puede tener retraso del habla y posteriormente desarrollar el habla de forma más lenta. O puede ocurrir que el retraso del habla sea un síntoma más de otros problemas del desarrollo que se asocian con retraso del habla.

Los niños con retraso del habla precisan ser diagnosticados y tratados de forma temprana.

¿Cuándo hay que preocuparse por el lenguaje de un niño?

  • En el menor de un año:
    • Si no responde a los sonidos o no vocaliza.
  • Entre uno y dos años:
    • No utiliza gestos o señala con el dedo, o no dice adiós a los 12 meses.
    • Prefiere gestos a vocalizar para comunicarse a los 18 meses.
    • No imita sonidos a los 18 meses.
    • Tiene dificultad para entender peticiones sencillas.
  • A los dos años:
    • No es capaz de decir palabras o frases.
    • Repite sonidos o palabras, pero no utiliza el lenguaje para comunicarse.
    • No es capaz de entender indicaciones sencillas.
    • Tiene una voz extraña.
    • Es más difícil entenderle que a otros niños de su edad.

Causas de retraso del habla y el lenguaje

Hay muchas causas.

Un niño puede tener un desarrollo normal, pero no hablar. Esto  a veces es debido a alteraciones de la boca, la lengua o el paladar.

En ocasiones, el retraso del lenguaje puede ser el signo de otro problema más importante como la pérdida de audición, retrasos del desarrollo en otras áreas o incluso un trastorno del espectro autista.

Problemas de la audición. Un niño que tiene problemas para oír, tiene problemas para comprender, imitar y utilizar el lenguaje.

Cuando el niño habla mal y emplea poco vocabulario, pero el resto de su desarrollo, tanto mental como de los sentidos, es normal, se trata de un retraso simple del habla. Los retrasos simples del habla son, por lo general, temporales. Habitualmente son de causa hereditaria y madurativa.

El retraso del lenguaje en los niños pequeños a veces es señal de un problema de aprendizaje, que se manifestará como dificultades al comienzo de la lectoescritura. Es el llamado retraso global del lenguaje.

¿Qué se puede hacer?

Si un niño tiene un retraso del lenguaje se debe solicitar que sea estudiado por  un especialista.

El especialista en lenguaje valorará el lenguaje del niño y el habla. Para hacerlo se pueden utilizar escalas y tests que midan el lenguaje del niño y lo que se considera normal.

También hay que evaluar:

  • Lo que el niño comprende (a esto se denomina lenguaje receptivo).
  • Lo que el niño dice (lenguaje expresivo).
  • Cómo interacciona para comunicarse: señalar, gestos, etc.
  • Los sonidos que emite y la claridad del habla.
  • El desarrollo de la boca: boca, lengua y paladar.

La primera persona a quien acuden las familias es al pediatra. Ante la sospecha de alteración del lenguaje los niños son valorados por el médico especialista en foniatría, que es el profesional encargado de los trastornos del lenguaje, habla, voz y audición.

¿Qué pueden hacer los padres?

El desarrollo del habla depende, entre otros aspectos, del entorno.

La estimulación sensorial, especialmente la auditiva, es muy importante para que el niño aprenda.

Algunas recomendaciones para la familia:

  • Dedicar tiempo a estar con el niño y comunicarse con él.  Con canciones, cuentos, juegos y todo aquello que pueda aumentar su biblioteca de palabras. De esta manera el niño puede desarrollar el oído, por donde entran y “caminan” las palabras.
  • Dirigirse al niño hablándole en un lenguaje correcto, tanto en la articulación de las palabras como en el uso del vocabulario. Hacerlo de forma lenta, precisa y directa. El niño imita y copia lo que escucha.
  • Utilizar la vida diaria para hablarle. Aprovechar que se va a la compra o cuando está en casa, contarle las cosas que se van viendo, señalar objetos.
  • Es importante darle tiempo para que se exprese y cuente sin prisas. Que él sienta que le escuchamos y que queremos compartir su lenguaje.
  • Leerle cuentos es muy conveniente, comenzando cuando es un bebé.

En niños con dificultades del habla, la comunicación en varios idiomas puede ser perjudicial. El bilingüismo normalmente no es el responsable de los retrasos, pero tampoco ayuda a perfeccionar la capacidad expresiva.

Si existe un problema del lenguaje, habla, audición o del desarrollo, la intervención temprana es necesaria para ayudar al niño. Los padres pueden aprender qué es lo que le ocurre y cómo ayudarle.

Источник: https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/lenguaje-en-nino

¿Cómo se comunican los gemelos?

¿Cómo se comunican los bebés?

Imagen vía Flickr.

Antes de que los gemelos llegan al mundo, pasan nueve inseparable meses juntos dentro de los confines del vientre materno. Al nacer, continúan pasando la mayoría del tiempo en compañía mutua. Considerando todo el tiempo que pasan juntos creciendo, no es difícil de creer que en algún momento puedan llegar a desarrollar una forma de comunicarse entre ellos.

Lenguaje gemelo

¿Pueden los gemelos realmente desarrollar un lenguaje que nadie más pueda entender? Karen Thorpe, doctora en psicología de la Queensland School of Technology de Australia explica que esto es muy excepcional, según reporta el blog Talk About Twins. Según Karen, de hecho hay dos fenómenos separados y muy distintos relacionados al lenguaje de gemelos que suelen ser confundidos por uno sólo.

Por un lado, y lo más único, se da lo que ella llama “lenguaje privado”, básicamente sólo compartido entre los gemelos y nadie más. Esto ocurre principalmente en gemelos que crecen en condiciones aisladas donde hay poco o nada de interacción verbal o social.

El segundo fenómeno es el “conocimiento compartido”. Esta es una etapa de desarrollo completamente normal y usual, donde los gemelos son capaces de interpretar su propio “habla”, por más que sea imperfecto, inmaduro o incomprensible para otros.

A medida que los gemelos aprender a hablar, tienden a ser capaces de entender al otro con mucha más facilidad que otros niños o adultos. Esto es básicamente porque comparten un nivel de desarrollo conjunto y, obviamente, porque pasan mucho tiempo juntos. Este “conocimiento compartido” hace parecer que tienen un “lenguaje de gemelos secreto”.

En realidad, la comprensión compartida puede ocurrir también en hermanos o amigos cercanos.

El rango de edad del lenguaje de gemelos

Un video súper popular en muestra a dos infantes gemelos hablando juntos sin parar. El video parece demostrar que entre ambos manejan un lenguaje secreto que nadie más puede entender.

https://www..com/watch?v=lih0Z2IbIUQ

Este “idioma secreto de los gemelos” parece darse generalmente mientras todavía son infantes, como los niños del video. Sin embargo, al incorporar un idioma, este lenguaje de a poco se diluye, al punto de desaparecer cuando comienzan la escuela.

Demora en el desarrollo del habla en gemelos

El lenguaje secreto entre gemelos ha sido frecuentemente relacionado con se demora en el aprendizaje de un idioma. Todos los bebés adquieren un idioma a través de su entorno, que incluye la gente con la que más tiempo pasan. Los gemelos, en cambio, pasan siempre más tiempo con su otro gemelo y, luego, con sus padres o cuidadores.

Pamela Prindle, una experta en gemelos de About.com, explica cómo los padres o cuidadores de bebés múltiples suelen estar más cansados o estresados por tener que cuidar a más de un bebé al mismo tiempo. Esto puede causar que se involucren menos social y verbalmente con los gemelos.

Esto significa que los gemelos pasarán más tiempo comunicándose entre ellos. De esta forma, terminan apoyándose en utilizar lenguaje no verbal como medio de comunicación, lo que hasta incluye interpretar sus gruñidos y suspiros. La imitación del “habla” del otro puede incluso empeorar los problemas en pronunciación.

Razones para la demora en el desarrollo del idioma

Los gemelos suelen hablar más rápido que otros niños, frecuentemente abreviando palabras u omitiendo letras. Esto puede ser un intento por hablar más rápidamente que el otro gemelo, posiblemente para llamar la atención del padre primero.

Imagen vía Flickr.

Otra teoría para la demora en el habla está relacionada con el bajo peso al momento del parto y a lo frecuentemente prematuro del mismo. Las estadísticas revelan que aproximadamente el 60% de los bebés nacen de manera prematura, forzando una gestación más corta. En promedio, un embarazo dura 39 semanas. Pero, en el caso de gemelos, dura en promedio, 36.

Estrategias para padres

La clave para detectar deficiencias en el habla y otros problemas lo antes posible. Aunque los padres de gemelos suelen tener poco tiempo, es esencial que encuentren momentos para hablar con sus gemelos individualmente y así escuchar cómo se comunican y cómo pronuncian las palabras.

Leerles también es una gran idea para promover habilidades idiomáticas. Los padres y cuidadores pueden asegurarse que un gemelo no domine la conversación o que hable por el otro; deberían poder hablar igualmente.

Aunque el lenguaje de los gemelos no es un fenómeno misterioso, es definitivamente intrigante verlo.

Источник: http://www.languagetrainers.es/blog/2020/03/25/como-se-comunican-los-gemelos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: