Cómo son los primeros movimientos fetales

¿Cuándo Empiezo a Sentir que mi Bebé se Mueve?

Cómo son los primeros movimientos fetales

Los bebés comienzan a moverse dentro del útero alrededor de la octava semana de embarazo, pero sus movimientos son discretos y todavía es demasiado pequeño para que la mujer embarazada lo sienta. Solamente por ultrasonido se puede detectar la actividad fetal tan temprano.

Por lo tanto, en la mayoría de los embarazos, los primeros movimientos fetales pueden ser percibidos efectivamente por la madre solamente a partir de la 18ª semana de gestación, momento en el cual el bebé ya es lo suficientemente grande.

Si la madre es delgada y ha tenido otros embarazos, puede comenzar a sentir que el bebé se mueve un poco antes, alrededor de la 16ª semana.

Por otro lado, si la madre tiene mucha grasa abdominal, si es el primer embarazo o si la placenta se coloca en la porción anterior del útero, las primeras «patadas» del bebé pueden aparecer solamente después de la 22ª semana.

Sobre los síntomas del embarazo, lee también:

¿Cómo es la sensación del bebé moviéndose?

Inicialmente, los movimientos son discretos, y si es el primer embarazo, puede confundir fácilmente los movimientos del bebé con los movimientos intestinales.

El sentimiento es realmente de gases. Algunas madres los describen como ampollas que estallan dentro del vientre o el estómago y sienten un gruñido. Otras descripciones comunes incluyen: «mariposas en el vientre», «palpitaciones en el útero», «temblores internos», «algo rodando dentro del vientre», «contracciones nerviosas», «frío en el vientre» o «peces nadando».

A medida que su bebé se hace más grande, más fuerte y activo, ya no tendrá dudas cuando se esté moviendo y comenzará a sentir las patadas, que son movimientos repentinos que extienden la pared del útero.

A partir de la 25ª semana, otras personas también pueden sentir los movimientos. Basta solamente poner tus manos sobre tu vientre y esperar.

En el tercer trimestre (28ª semana en adelante), no solo sentirás, sino que incluso podrás ver a través del abdomen al bebé moviéndose y estirándose. En esta etapa, como la pared abdominal se estira por completo por el útero agrandado, cualquier movimiento repentino del bebé se puede notar fácilmente.

¿Cuánto tiempo es normal no sentir el bebé moverse?

En el primer embarazo, solamente se puede notar los primeros movimientos en la 24ª semana. Esto es especialmente común si la mujer embarazada tiene sobrepeso u obesidad.

También es importante tener en cuenta que a menudo la mujer embarazada ya siente que el bebé se mueve, pero confunde los movimientos con gases intestinales.

Hasta la 24ª semana del embarazo si todo es normal en los exámenes del prenatal, incluyendo el ultrasonido fetal, no tienes que preocuparte si no sientes que el bebé se mueve.

¿Cuántas veces al día es normal que el bebé se mueva?

El bebé no se mueve todo el tiempo, pero es normal sentirlo moverse varias veces durante el día. No hay un número específico de movimientos considerados normales para que sigas contando. Cada bebé tiene sus características.

Por lo tanto, durante el embarazo, debes reconocer el patrón de movimiento individual de tu bebé. Una reducción brusca o un cambio prolongado en el patrón pueden ser un signo de un problema.

El número de movimientos tiende a aumentar hasta las 32 semanas de gestación y luego es más o menos estable hasta cerca del parto.

Los movimientos generalmente se detienen cuando el bebé duerme, un hecho que generalmente dura de 20 a 40 minutos. Raramente la siesta del bebé toma más de 90 minutos.

El bebé suele estar más activo por la noche, especialmente entre las 9 p.m. y las 2 a.m.

Cuando el bebé está despierto, se mueve unas 30 veces por hora, pero no todos los movimientos son notables.

En el segundo y tercer trimestres, los estudios de ultrasonido mostraron que los bebés tienen un amplio rango de movimiento, que incluye flexiones del tronco, hipos, rotaciones corporales, estiramientos, movimientos de las extremidades, movimientos de succión, protrusión de la lengua, movimientos de la cabeza, apertura y cierre de manos, etc.

De los movimientos detectados por ultrasonido, aproximadamente el 50% de los movimientos aislados de las extremidades y el 80% de los movimientos que involucran el tronco y una de las extremidades fueron percibidos por la madre.

¿Qué factores pueden afectar mi capacidad de sentir los movimientos fetales?

Si estás ocupada o trabajando durante todo el día, los movimientos pueden pasar desapercibidos. En caso de duda, para confirmar que tu bebé se está moviendo normalmente, debe relajarte y descansar durante al menos 30 minutos con tu vientre hacia arriba y alerta.

Hay otros factores que pueden hacer que los movimientos de tu bebé sean menos notorios sin indicar necesariamente un problema.

Por ejemplo, si tu placenta está en la parte anterior de tu útero (en la parte delantera de tu útero), ella puede actuar como un cojín para sofocar los movimientos del bebé. Una situación similar puede ocurrir cuando la espalda de tu bebé está contra el frente de tu útero, ya que sus brazos y piernas están lejos de tu vientre.

¿Cuándo debo preocuparme?

A partir de la 28ª semana de embarazo, la gestante ya puede tener una idea del patrón normal de movimiento de tu bebé.

Si nota un cambio en el patrón normal, acuéstate boca arriba, comienza a cronometrar y cuente tus movimientos. Si no sientes al menos 10 movimientos en 2 horas, consulta a tu obstetra.

En general, cuando todo está bien, la mujer embarazada puede contar 10 movimientos en solamente 30 minutos. Pero algunos bebés, naturalmente, pueden ser más «perezosos».

Existen aplicaciones para teléfonos inteligentes que ayudan a las mujeres embarazadas a contar los movimientos fetales. Si sabes cuál es el patrón normal de su bebé, es más fácil y rápido identificar cuándo surge un problema.

¿Qué puede significar reducción de los movimientos fetales?

Hasta el 40% de las madres informa una reducción del movimiento fetal en algún momento de su embarazo. En la mayoría de los casos, la imagen no es una reducción real del movimiento, sino algo simplemente transitorio.

Una reducción real en el movimiento fetal es un signo de problemas de embarazo y un mayor riesgo de muerte para el bebé.

Aproximadamente 1 de cada 4 embarazos que progresan con un movimiento fetal reducido tienen uno de los siguientes problemas:

  • Restricción del crecimiento fetal.
  • Feto pequeño para la edad gestacional.
  • Insuficiencia placentaria.
  • Oligohidramnios (deficiencia de líquido amniótico)
  • Amenaza de parto prematuro.
  • Infecciones intrauterinas

Si sospechas de una reducción en el movimiento fetal, cuenta y contacta a tu obstetra de inmediato. No esperes al día siguiente para ver si mejorarás.

Referencias

Источник: https://www.mdsaude.com/es/embarazo/movimientos-fetales/

Movimientos del bebé, ¿cuándo se siente y cómo es?

Cómo son los primeros movimientos fetales

Lo más probable es que no empieces a sentir los movimientos de tu bebé hasta que estés entre las semanas 16 y 22 del embarazo, aunque tu pequeño ya se ha estado moviendo desde la séptima u octava semana. Es posible que le hayas visto hacer sus volteretas antes de que empieces a sentirlas si te han hecho una ecografía (ultrasonido).

Las mamás veteranas suelen percibir con mayor facilidad los movimientos tempranos y suaves que las mamás primerizas. Esto se debe a que las mujeres que ya han tenido otros embarazos son capaces de distinguir mejor entre estas sutiles pataditas y otros movimientos intestinales, como aquéllos provocados por los gases.

Tu estructura física también puede afectar tu habilidad para distinguir entre un codazo de tu pequeñín y las quejas de tu hambriento estómago. Las mujeres más delgadas suelen sentir los movimientos del bebé más temprano y más a menudo que las más gorditas.

¿Qué es lo que se siente?

Muchas mamás describen esta sensación como palomitas de maíz reventando, un pez nadando de un lado a otro, o una mariposa aleteando en su barriga. Las primeras veces, seguramente ignorarás esos leves toques y movimientos, y los atribuirás al hambre o a los gases.

Pero a medida que los sientas con más frecuencia empezarás a notar la diferencia. Será más fácil distinguir esos primeros movimientos cuando estés tranquilamente sentada o acostada.

¿Con qué frecuencia debería notar los movimientos?

Al principio, las pataditas serán pocas y espaciadas. Es posible que notes varios movimientos un día y ninguno al día siguiente. Aunque el bebé se mueve y patea con regularidad, muchos de sus saltitos y sacudidas no los podrás sentir aún.

Más adelante, en el segundo trimestre del embarazo, estos movimientos serán más intensos y regulares, y te darán la certeza de que todo marcha bien.

A partir de la semana 24, el bebé puede tener hipo de vez en cuando, y quizás sientas movimientos bruscos con cada hipo. También en este período puedes notar que reacciona moviéndose cuando oye un ruido fuerte y repentino (aunque ya podía oír desde antes).

A medida que va creciendo y tiene menos espacio en el útero para menearse, sus movimientos se hacen más pequeños y definidos y, en las últimas semanas del embarazo, sentirás sobre todo codazos y patadas fuertes, y a veces movimientos de la cabeza, por ejemplo cuando está tratando de encontrar su dedito para chupárselo.

En algún momento después de la semana 36, el bebé puede adoptar la posición ideal para el parto, cabeza abajo y encajado en la pelvis, y esto quizás te haga sentir presión o pesadez en la pelvis, al tiempo que la caja torácica parecerá más libre, y quizás te cueste menos respirar.

Si caes en la tentación de comparar tus sensaciones y las de otras embarazadas, no te asustes si no sientes lo mismo que tus amigas. Cada bebé es diferente en su modo de moverse, y no hay un patrón de movimiento ideal. Lo importante es que su nivel de actividad no cambie demasiado, con eso sabrás que lo más probable es que todo vaya bien.

¿Debo anotar los movimientos del bebé?

Una vez que empieces a sentir las pataditas del bebé con regularidad, fíjate en su frecuencia y avisa inmediatamente a tu doctor si notas una menor cantidad de movimientos. Una reducción en la actividad del bebé podría indicar algún problema, y es posible que el doctor solicite una prueba sin estrés o un perfil biofísico para verificar el bienestar de tu pequeño.

En el tercer trimestre del embarazo algunos doctores recomiendan que todos los días, en un momento dado, cuentes los movimientos del bebé. Hay muchas formas diferentes de anotar esta cantidad y lo mejor es que le pidas instrucciones específicas a tu doctor.

Aquí tienes una de las maneras más comunes de hacerlo: Elige una hora del día en la que sabes que tu bebé suele estar muy activo (lo ideal es que sea la misma hora todos los días). Siéntate cómodamente o acuéstate de costado en un lugar tranquilo para que no te distraigas.

Anota el tiempo que tardas en sentir diez movimientos, que pueden ser pataditas, espasmos, sacudidas, volteos o cualquier otra clase de movimiento concreto. Si no sientes por lo menos diez movimientos en un período de dos horas, deja de contar y llama a tu doctor o comadrona.

¿Cuándo me debo preocupar?

La mayoría de los bebés desarrollan un patrón de movimientos que puedes predecir. Algunos se mueven más en la mañana y otros en la noche. Si notas un cambio significativo en este patrón de movimientos, vete a un lugar tranquilo, acuéstate de la do y concéntrate poniendo tu mano en el abdomen.

Si se llega a mover dos veces en media hora, probablemente no hay ningún problema, pero si no sientes que se mueva, llama de inmediato a tu ginecólogo. Recuerda, los movimientos del bebé pueden disminuir hacia el final del embarazo cuando el bebé ha crecido mucho y tiene poco espacio para moverse.

¿Qué es lo que hace el bebé en el útero?

Por medio del ultrasonido podemos observar lo que hace y cuando lo hace el bebé. Aunque muchos de sus movimientos se inician mucho antes de que los puedas sentir,  si tienes suerte, el bebé puede estar despierto durante el estudio y podrás verlo cómo se mueve.

  • De las siete a las 8 semanas, el bebé empieza a realizar movimientos generales como doblarse lateralmente.
  • Cerca de las 10 semanas, puede tener hipo, mover un brazo o una pierna, succionar y tragar.
  • A las 10 semanas, puede flexionarse y rotar su cabeza, elevar sus manos para tocarse la cara y abrir la quijada y estirarse.
  • A las 11 semanas puede bostezar
  • A las 14 semanas ya puede mover sus ojos.

Gradualmente, estos movimientos se van haciendo más enérgicos y con más fuerza hasta que llega el momento en que puedes sentirlos y reconocerlos.

El bebé no se está moviendo constantemente, habrá momentos en los que simplemente quiera dormir y descansar.

Los primeros movimientos del feto en el útero

Cómo son los primeros movimientos fetales

Tras los primeros meses de espera, por fin, la mamá puede sentir la presencia del pequeño que se mueve dentro de ella.

Las «volteretas» del bebé son una señal de su bienestar, pero no hay que preocuparse si a veces parece estar más tranquilo que de costumbre: la percepción de sus movimientos está condicionada por muchos factores, como las actividades diarias y los ritmos de trabajo, a veces demasiado intensos, de la mamá.

A veces, es suficiente con relajarse un momento para notar al pequeño.

(Te interesa: Los bebés dan patadas en el vientre para explorar su cuerpo)

¿En qué semana el feto empieza a “nadar” en la barriga?

– A partir del final del primer trimestre de embarazo, pero todavía es demasiado pequeño para que la mamá pueda notarlo. Sus movimientos son llamados “craneocaudales”, porque implican todo el cuerpo, de una punta a otra, y se parecen a los de los peces.

– A partir de la semana 15, los movimientos evolucionan y el bebé empieza a mover las extremidades de forma simétrica: es una especie de entrenamiento para la futura capacidad locomotora.

Alrededor de la semana 16 o 17 de embarazo, el pequeño aprende a succionar y empieza a llevarse las manos a la boca, y, en la semana 19, empieza a empujar los pies contra la pared uterina, como un buzo cuando toca el fondo de una piscina.

– Un poco más adelante, ya gira la cabeza y arquea la espalda, dos habilidades que le resultarán útiles durante la salida por el canal de parto.

¿Cuándo empieza la mamá a notar al bebé?

Normalmente, de la semana 16 a la 18 de embarazo, pero no existe una fecha precisa, igual para todas las futuras madres.

Algunas mamás notan algo ya a partir de la semana 13, otras, mucho más tarde, incluso al final del quinto mes.

En esta fase, la sensación más común es como la de un movimiento de alas, casi como si tuviéramos «mariposas en el estómago».

¿Por qué algunas mujeres lo notan antes y otras después?

La percepción de los primeros movimientos está condicionada por el ritmo de vida de la mujer y por la posibilidad de tener tiempo para escucharse.

Quienes tienen una vida muy activa, tienen menos tiempo para relajarse. A veces, además, el estrés comporta una contracción del músculo uterino, y esto hace que sea más difícil percibir al bebé.

– También ocurre que las mujeres que quieren hacerse una amniocentesis empiecen a sentir al bebé sólo después del examen: es un mecanismo natural de defensa psicológica de la futura mamá, que no quiere notar al bebé hasta estar segura de sus condiciones de salud.

– Normalmente, las mujeres que están en su segundo embarazo notan antes los movimientos del bebé que las madres primerizas. El motivo es muy sencillo: saben qué les espera y no se confunden fácilmente.

¿Es importante que la mamá cuente las «pataditas»?

– Los movimientos del feto son una señal de su estado de bienestar.

– En el pasado, eran el único indicio que la mamá tenía a su disposición para saber si el embarazo avanzaba bien.

– Hoy, existen las ecografías y otros controles más o menos invasivos.

– A veces, al final del embarazo, el médico pide a la mujer que cuente las volteretas que hace el feto durante un día o durante un período de tiempo más breve. Pero el control no debe convertirse en causa de ansiedad.

¿Cómo hay que actuar, entonces?

– El control no debe interpretarse de forma rígida, porque no hay un número establecido de movimientos a esperar.

– Lo que se sugiere a las futuras mamás es que estén tranquilas, observen sin preocupación la evolución del bebé y, basándose en la experiencia que han adquirido durante los meses, averigüen si el bebé se porta de forma normal o distinta.

A veces, es la ansiedad de la mamá lo que bloquea la percepción, y es suficiente con relajarse y acariciar delicadamente la barriga para que el niño vuelva a hacerse notar.

Durante el embarazo, unos niños se mueven más que otros

– Es cierto, ya antes de nacer cada bebé tiene su carácter. A través de la percepción de sus movimientos, la mamá aprende a conocer el carácter de su hijo y a entrar en sintonía con él.

– La extensión de los gestos cambia con el paso del tiempo. Al final del embarazo, hacia el mes 8 y 9, el feto dispone de menos espacio, sobre todo si se trata del primer embarazo, y no consigue dar vueltas como hacía antes. Se limita a estirar y a flexionar las extremidades, a arquear la espalda y a girar la cabeza.

Durante el último trimestre, la distribución de los movimientos durante el día cambia: el ritmo del sueño del bebé, que antes coincidía con el de la mamá, ahora se vuelve independiente.

– En otras palabras, puede ocurrir que el niño duerma cuando la mamá está despierta y viceversa.

– A veces, entonces, la mamá no nota al bebé durante horas solo porque está dormido, y es posible que por la noche el pequeño la despierte porque está muy activo.

La independencia del ritmo del sueño del niño de la secuencia día-noche continuará en los primeros meses de vida. Después, poco a poco, su organismo se adaptará, al alternarse la luz y la oscuridad, y en función de los estímulos ambientales y afectivos que reciba.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/primeros-movimientos-bebe-barriga

¿Cuándo se empiezan a notar los movimientos del bebe?

Cómo son los primeros movimientos fetales

Uno de los momentos más ilusionantes de tu embarazo será cuando empieces a notar los primeros movimientos del bebé en tu vientre. Pero, ¿sabías que el feto ya llevaba semanas moviéndose sin tú darte cuenta? En este post te contamos todo sobre las primeras patadas de tu pequeño/a durante el periodo de gestación.

Durante las primeras semanas de embarazo, el embrión se desarrolla a pasos agigantados, aumentando de tamaño y dando forma a todos sus sistemas y órganos importantes, aunque estos se encuentren en fases iniciales de desarrollo.

Aquí tu bebé ya se mueve pero, por lo general, aún no eres capaz de sentirlo. No será hasta principios del segundo trimestre cuando empezarás a notar los primeros movimientos fetales del bebé en tu interior.

Como siempre decimos: cada mujer es un mundo, por lo que algunas mamás podrán sentir los primeros movimientos de su bebé alrededor de la semana 18, mientras que otras tendrán que esperar hasta la semana 24, fecha en la que se da inicio al último mes del segundo trimestre. 

Sea cuando sea, no te preocupes. Ningún bebé se activa siempre durante la misma semana ni se mueve igual a otro, por lo que no existe un patrón de movimiento ideal.

Lo importante será que, una vez empiece a moverse, su nivel de actividad no varíe demasiado a lo largo de todo el embarazo.

Si quieres ampliar información sobre los cambios que, semana a semana, viviréis tanto tú como tu futuro bebé, consulta nuestra Guía del embarazo.

Si ya has estado embarazada previamente, probablemente notarás a tu bebé un poco antes que las madres primerizas, alrededor de la semana 16. Esto es debido a que tu útero está más distendido que en el primer embarazo, además de jugar con la ventaja de conocer con antelación qué es lo que se siente. 

Y si en tu caso estás esperando gemelos o trillizos, también notarás los movimientos de forma precoz, ya que la presencia de más de un feto hace que la actividad sea mayor. 

El tamaño tan pequeño del embrión junto con la protección creada por el útero, hacen imperceptibles los movimientos del bebé durante sus primeras semanas de vida. Además, aquí también entran en juego distintos factores:

  • La complexión de la madre: Las mujeres más delgadas, al tener poca grasa en la pared abdominal (panículo adiposo), suelen sentir los movimientos de su bebé antes; aunque estos no lleguen a ser regulares hasta el tercer trimestre donde el bebé, ya formado, empieza a tener menos espacio para moverse con facilidad, y se mueve de forma más contundente.    
  • La cantidad de líquido amniótico producida, ya que cuanto mayor es, menor es la frecuencia con la que el bebé golpea la pared del útero. Normalmente, durante la semana 20 de embarazo, la cantidad oscila entre los 100 y 300 mililitros de líquido amniótico.
  • La ubicación de la placenta, ya que la denominada placenta anterior -ubicada en la cara anterior del útero- amortigua los movimientos y la mamá tendrá que esperar unas semanas más para notar a su bebé. 

¿Y qué pasa si mi bebé se mueve mucho?

¡Absolutamente nada! No es ningún signo de alarma. Hay bebés que son más tranquilos y se mueven menos, y otros más inquietos que alertan de su existencia de forma constante. Ambos casos son normales y no presentan problema alguno.

Tan solo deberás consultar con tu médico si tu pequeño/a pasa de moverse mucho, a dejar de hacerlo. Sin embargo, ten presente que puede que sí se haya movido durante el día, pero tú no lo hayas sentido al estar ocupada con otras cosas.

Por ello, túmbate sobre el lado izquierdo, come algo dulce, ¡y verás cómo aparece de nuevo!

¿A qué hora del día es más común sentirlo?

Lo más común es sentir con mayor precisión los movimientos de tu bebé durante la noche, ya que normalmente es cuando una está más relajada. El feto suele adormecerse con el movimiento de tu cuerpo durante el día, o puede que tu atención esté puesta en otras actividades y no llegues a percibir algún pequeño movimiento.

La comida y tu estado anímico también suelen tener efecto en el bebé. Notarás cómo tu pequeño/a está más inquieto/a cuando tú también lo estés y, al igual que tú, siente un chute de energía tras ingerir una rica comida. 

Durante el segundo trimestre, los movimientos de tu bebé serán poco frecuentes e irregulares. No hay nada de qué preocuparse, es perfectamente normal. Será a partir del tercer trimestre del embarazo cuando empezarás a notar las patatas de tu bebé de forma regular

Como cada bebé es único, recomendamos que observes y conozcas el patrón de movimiento de tu pequeño/a. Tan solo así podrás detectar cualquier posible alteración y acudir al médico lo antes posible. Pero, de nuevo, tranquila.

Tu bebé tendrá su propio ritmo y modo de moverse, es posible que unos días notes varias patadas y, en cambio, al día siguiente se reduzca considerablemente su actividad.

Lo mismo ocurre con la intensidad, ¡unos días sentirás mariposas en el estómago y otros parecerá que esté jugando un partido de fútbol ahí dentro! 

Aún así, de media podemos decir que notarás unos 10 movimientos al día durante el último trimestrede tu embarazo. No te alarmes si algún día son algunos menos, ¡seguro que pronto recupera la energía y vuelve a la carga!

¿Cuándo van a poder notarlo los demás?

El segundo gran hito durante el embarazo es cuando pareja, familia y amigos pueden también sentir que el bebé se mueve. Una vez más, dependerá de cada caso pero, por lo general, será entre la semana 18 y la 32 cuando las personas de tu alrededor podrán notar las patadas de tu pequeño/a. 

Desde Club familias sabemos la ilusión que hace sentir por primera vez que tu bebé se mueve. Aunque al final del embarazo, los movimientos puedan llegar a ser algo molestos e incómodos, te aseguramos que una vez lo tengas en brazos, ¡los echarás de menos! 

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/notar-movimientos-bebe

Cómo son los primeros movimientos fetales

Cómo son los primeros movimientos fetales

Normalmente los movimientos del feto no son percibidos por la madre antes de la semana 18 de gestación. Especialmente si se trata del primer bebé.

Aquellas que ya han tenido otro embarazo anterior pueden llegar a notarlos antes; algunas aseguran sentirlos ya en la semana 16.

Pero habitualmente, pese a los deseos de muchas mujeres, no se advierte al bebé dentro hasta la mitad o final del segundo trimestre.

Igualmente hay una serie de circunstancias que determinan la frecuencia o la intensidad de los movimientos del feto. En función de éstas la gestante los notará mejor o peor.

– La inactividad de la madre favorece la percepción de los movimientos del bebe; si una mujer es muy activa puede no sentir las pequeñas palpitaciones del principio.

– Los movimientos que hace una madre al andar, al correr, al hacer ejercicio, acunan al bebé y le duermen, por eso se nota menos al niño si se está activa, porque probablemente este esté durmiendo.

– El hecho de ser primeriza, como decíamos anteriormente.

La colocación de la placenta en el útero. Si esta está colocada en la parte delantera, amortiguará los golpes y los movimientos tardarán más tiempo en sentirse.

El peso o la corpulencia de cada mujer es también determinante.

– Situaciones como fumar, beber alcohol, comer ciertos alimentos, el ayuno prolongado, la ingesta de medicamentos, etc. puede aumentar o disminuir la percepción de los movimientos

¿Cómo son los movimientos fetales?

El feto comienza a moverse en la semana 8 de gestación, aunque aún sea imposible sentirlo. El ecógrafo sí puede notar a través de un ultrasonido estos primeros reflejos o emociones involuntarias emitidas por el embrión mismo.

A partir de la semana 11 o 12, cuando ya mide entre 5 y 6 cm, es capaz de moverse de verdad, con movimientos voluntarios de sus extremidades.

En términos generales se puede decir que sobre la semana 20 el feto ya realiza todo tipo de movimientos con su cuerpo, y desde entonces lo que se siente al principio es como un pequeño hormigueo en el vientre o leves palpitaciones o burbujas en la parte inferior del  abdomen. Pueden notarse o no. O tal vez notarse pero no identificarse como tales, especialmente si se es primeriza.

A medida que pasan las semanas las palpitaciones se vuelven más insistentes y definidas. Pronto serán perfectamente reconocibles. A partir de entonces se puede tomar conciencia de las pautas.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que no todos los bebés se mueven igual, ni con el mismo ritmo. Será su propia madre la que observe sus movimientos, para conocerlos y poder hacer un seguimiento.

Lo importante es que la actividad no cese.

El feto es capaz de realizar múltiples movimientos como bostezar, abrir y cerrar los ojos desde la semana 27, mover las manos y las piernas, etc.

Además no se puede olvidar que a medida que el bebé crece y tiene menos espacio en el útero, alrededor de la semana 33, la intensidad de su actividad descenderá, por la limitación que suponen las paredes del útero para sus movimientos. Si bien, estos pueden ser más molestos y percibirse en algún órgano próximo a este.

¿Cuándo debo preocuparme?

Una vez que han aparecido, verás que es sencillo reconocerlos. Y cada día que pase serán más evidentes. Si bien, tampoco conviene obsesionarse. Hasta la semana 26 o 28 no es importante controlar las pautas.

Entonces, si en 24 horas no sientes ningún movimiento o percibes un cambio de patrón acude al ginecólogo inmediatamente. Si tienes dudas, cuenta el número de movimientos que realiza el bebé durante las dos horas posteriores a la comida. Hazlo tumbada sobre tu costado izquierdo. Si cuentas menos de 10 movimientos en esas dos horas, consulta a un médico.

Si has llegado a la semana 24 y te preocupa la ausencia de movimientos fetales, deberías consultar a la matrona o al ginecólogo para que te realicen una serie de pruebas de medicina como una ecografía.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/como-son-los-primeros-movimientos-fetales-5941

Cómo identificar los primeros movimientos del bebé en tu barriga

Cómo son los primeros movimientos fetales

Uno de los momentos que más desean las mujeres embarazadas es sentir a su bebé. Así, podrán comprobar si las semanas de gestación se están desarrollando con total normalidad y si todo va bien por nuestro útero. Por eso, muchas de ellas suelen llegar a estresarte si no notan a un determinado momento las esperadas pataditas.

Eso sí, cuando ese momento llegue será muy especial, inolvidable, pero sucederá, realmente, bastantes semanas después de que el feto empiece a moverse. Por eso, aunque no exista una respuesta única para cada mujer, y que cada una sea distinta, sí que hay etapas de desarrollo del feto que determinarán su capacidad de movimiento.

Los movimientos del bebé comenzarán a notarse en el vientre, después del cuarto o quinto mes de embarazo. Esta sensación será muy normal que se repita hasta que llegue el momento del nacimiento.

Antes de esta etapa, no es que el bebé no se mueva, sino que el útero materno tendrá mucha más amplitud y, por tanto, no habrá tanta presión en las paredes del útero ni estas presionarán los músculos abdominales.

Por eso, no se notarán los movimientos del bebé.

En las primeras semanas, el embrión crecerá muy deprisa.divinity.es

¿Qué sucede semana tras semana?

En las primeras semanas, el embrión crecerá muy deprisa, formándose cada vez más rápido. Además, las principales características externas del bebé comenzarán a formarse, a tomar forma, hasta alcanzar la etapa denominada como ‘feto’.

Esto se producirá en la octava semana. El final de esta nueva semana marca el final del periodo embrionario y el comienzo del llamado ‘periodo fetal’. Será entonces cuando el bebé comenzará a moverse más, aunque aún la madre tardará más en percibirlo.

Alrededor de la semana doce será cuando el bebé podrá empuñar sus dedos. Sobre la semana catorce ya se habrá desarrollado más tejido muscular y óseo y los huesos estarán más duros.

Además, el bebé comenzará a hacer movimientos más activos, llegando a succionar.

Será alrededor de la semana 20 cuando se comience a sentir al bebé.divinity.es

Será alrededor de la semana 20 cuando el bebé haga sus primeros movimientos. Así, la madre podrá sentir una agitación en la parte baja de su vientre, que ya será bastante prominente. Aunque eso sí, esos movimientos perceptibles se podrán notar cómo unas mariposas o burbujeos, porque las pataditas tardarán más en aparecer.

A partir de la semana 23, será cuando el bebé estará más activo y tendrá un mayor desarrollo muscular, al tiempo que ganará más grasa y más peso. Por eso, la madre ya notará el peso del bebé.

En la semana 26, el feto comenzará con el reflejo prensil y el sobresalto, que se producirá después de un movimiento brusco de la madre o de un sonido fuerte.

Ya, alrededor de la semana 32, el bebé ya habrá crecido considerablemente y tendrá menos espacio para moverse, por lo que estará más pegado a las paredes del útero.

Por eso, las patadas serán claramente perceptibles, incluso a simple vista serás capaz de identificar cómo se mueve tu tripa. En el último mes de embarazo, cuando ya se va acercando la fecha del parto, lo cierto es que estos movimientos disminuirán.

Algo que puede hacer pensar a la madre que a su bebé le ha pasado algo. Por eso, a muchas de ellas les invade la preocupación.

Tendremos que tener en cuenta que no todos los embarazos serán iguales.divinity.es

Tendremos que tener en cuenta que no todos los embarazos serán iguales, por lo que la mayoría de mujeres no coincidirán en las mismas semanas al sentir las pataditas. Además, unas embarazadas serán más sensibles que otras, por lo que lo notarán de forma más clara.

También, a partir del segundo embarazo será cuando esos movimientos comiencen a notarse antes, debido a que los músculos de la pared abdominal ya están más dilatados y fuertes. Además, podrá influir que ya se tiene experiencia con el embarazo anterior.

Por tanto, en general, a partir de la semana 16 o 18 será cuando se empiecen a notar los movimientos del bebé.

No solo se le puede sentir, sino también verlo

Además de sentirlo, también podréis verlo.divinity.es

Pero, no solo podremos sentirlo, sino que también podremos verlo. En las ecografías del último trimestre será cuando más podamos ver los movimientos del bebé, incluso si realiza movimientos más sutiles, como chuparse un dedo.

Las ecografías 3D, 4D y 5D mostrarán los gestos del bebé, como fruncir el ceño y sonreír. Estas imágenes serán muy emocionantes ya que será un gran acontecimiento previo justo antes del gran día.

Además, será muy importante guardar en la mente esos momentos, ya que una vez que se dé a luz, lo más probable es que se eche de menos sentir al bebé en nuestro interior.

MÁS

Источник: https://www.divinity.es/mamas/movimientos-bebe-patadas-be5m_18_2960220159.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: