¿Cómo superar la dependencia emocional?

Trastorno de dependencia emocional, mucho más común de lo que piensas

¿Cómo superar la dependencia emocional?

Este tipo de trastorno que consiste en una necesidad excesiva de atención por parte de las personas que nos rodean es mucho más común de lo que parece. Por eso, hemos pedido a los profesionales que nos expliquen de qué se trata y cómo detectar sus síntomas.

La dependencia emocional es un trastorno que afecta a muchas más personas de las que crees. Sobre todo este trastorno está asociado al mundo de las parejas. Son más las mujeres que los hombres, las que sufren esta dependencia emocional.

Se trata de una especie de adicción a la pareja, y al no poder estar solos. En algunos, casos este trastorno se manifiesta con celos, y con desconfianza y cuestionamiento de todos los planes que realiza la pareja.

Si lo sufres ten cuidado, porque más que amor, esto es dependencia.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Patricia Álvarez

¿Qué es exactamente el trastorno de personalidad por dependencia?

El trastorno por dependencia emocional afecta a muchas personas, y aunque parezca fácil de superar en muchas ocasiones no lo es. Este desorden mental se produce sobre todo en ocasiones por una ruptura anterior o problemas familiares.

En estas ocasiones, la persona necesita siempre la aprobación de otra ya que se siente bastante insegura y con muy poca personalidad. La toma de decisiones se convierte en todo un reto para este tipo de personas.

Además, afecta en la relación con otras sobre todo en la pareja, ya que dificultan el hecho de un relación saludable y llena de confianza. Este tipo de trastornos, por tanto necesita de terapia, sobre todo incidiendo en la recuperación menta.

Para ello se necesita de atención psicológica, ya que el paciente necesita compartir sus vivencias y su ansiedad en la consulta.

El trastorno por dependencia emocional es un trastorno tan habitual como al mismo tiempo desconocido.

Tal es así que no fue reconocido como trastorno ni en los propios manuales de clasificación internacional de trastornos hasta la llegada del DSM-IV-TR (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). Sin embargo, es una realidad común que condiciona gravemente nuestra vida y la calidad de la misma.

Características de las personas con dependencia emocional

La dependencia emocional es uno de los trastornos que más personas sufren, ya sea con parejas o familiares. Es la necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, ocasionando un comportamiento de sumisión y temor a la separación de las personas de las que se depende. Existe un intenso miedo a la soledad y sensibilidad a no ser aprobados por los demás.

De tal manera que se llegan a casos extremos de sumisión y obediencia con el fin de no perder la estima y la aprobación de los demás.Generalmente las personas con este trastorno, inician relaciones de pareja que conllevan una dependencia emocional, viviendo únicamente por y para su pareja.

La entrega a la relación es incondicional y desmedida, sin pensar en los propios intereses y necesidades.

Estos son algunos de los comportamientos y características más comunes en personas con dependencia emocional:

  • Baja autoestima y poca seguridad en sí mismas: son personas que para completarse necesitan la aprobación de alguien, dado que solos no pueden enfrentarse a la vida.
  • Búsqueda continuada de relaciones en pareja. Son personas que no pueden estar solas.
  • Personas poco autocríticas e incapaces de tomar decisiones propias o de valor.
  • Miedo a la soledad: las personas que sufren dependencia emocional, suelen tener la sensación de sentirse solas en todo momento.
  • Personas que buscan parejas ideales e imponen sus ideas.
  • Suelen padecer trastornos de ansiedad y les cuesta adaptarse al entorno.
  • Necesidad de aprobación por parte de otros de forma constante.
  • Poca personalidad.
  • Personas muy negativas y que se quejan de forma habitual.

Este trastorno es uno de los que se presenta con mayor frecuencia en Salud mental y es más diagnosticado en mujeres que en hombres.

Generalmente, se inicia aproximadamente en la adolescencia o principios de la edad adulta y no es atribuible a otro trastorno mental, una enfermedad física o el consumo de sustancias.

Entre las explicaciones que se han intentado ofreces desde las Teorías Psicosociales, se ha destacado una tipo de crianza en la infancia en la que los padres no han fomentado la autonomización de los hijos, desaprobando sutilmente todas las conductas en la independencia y autonomía.

Cómo superar la dependencia emocional en 7 claves

1. Reconoce la dependencia emocional: en todos los trastornos la aceptación es uno de los pasos esenciales para poder comenzar el tratamiento y cambiar nuestra forma de actuar. En la dependencia emocional, a veces es muy difícil aceptarla pero no imposible.

Pregúntate, cuántas veces has controlado a tu pareja sin motivo, y si has desconfiado de él sin motivo alguno. Además, seguro que tus amigas se habrán dado cuenta de esta dependencia así que habla con ellas y que te sean muy sinceras.

Con esta aceptación, podrás ir saliendo poco a poco de esa dependencia y ser mucho más feliz contigo misma.

2. Dedícate tiempo a tí misma: es importante que te dediques tiempo a ti misma. Si tienes confianza en tí, tendrás mucho más autoestima, y también se lo transmitirás a tu pareja.

Esta confianza te hará sentir menos vulnerable, y verte capaz de hacer cosas por ti misma sin depender de nadie.

3. Haz deporte: el deporte ayuda a tener mucha más confianza en nosotras mismas. Nos llena de vitalidad y adrenalina, y además nos da mucha energía y buen humor.

El deporte cambia nuestro físico pero también nuestra mentalidad. Lo más importante es que seas constante, y que si puedes hagas un grupo de amigas en el gimnasio o salgas a correr con algunas amigas.

Conseguirás distraerte más y sentirte mucho más segura de tí misma.

4. Lee mucho sobre motivación: los libros que hablan sobre autoestima y motivación te ayudarán a seguir un camino alejado de la dependencia emocional. Muchos libros sobre todo que hablan de mindfulness te ayudará a reforzar tu identidad personal, y conseguir sentirte más respetada contigo misma.

5. Aprende a estar sola: es una de las claves que debes eliminar en la dependencia emocional. Piensa que aunque quieras mucho a tu pareja, puede que en algún momento no estés con esa persona, por lo que siempre intenta pensar por ti. Dale valor a los momentos en soledad, y aprende a vivir contigo y con tus amigos.

6. Ten cuidado con las emociones: muchas veces nos dejamos guiar por lo que sentimos, y a veces puede ser peligroso. Siempre piensa las cosas dos veces, y mira el punto objetivo a la hora de tomar decisiones. Aunque quieras mucho a tu pareja, intenta también ser a veces mucho más racional, y piensa en ti.

7. Rodearse de un buen apoyo: es fundamental que en estas situaciones la parte afectiva crezca en la persona perjudicada. Las personas que tienen un mayor apoyo familiar pueden superar mucho antes esta dependencia. También son las mismas personas que pueden hacerte ver si estás pasando por un trastorno de este tipo, y si necesitas ayuda.

Источник: https://www.enfemenino.com/consejos/trastorno-de-dependencia-emocional-s1836309.html

CÓMO SUPERAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

¿Cómo superar la dependencia emocional?

La dependencia emocional se produce cuando no tienes responsabilidad completa sobre tus sentimientos y tu autoestima y bienestar depende de otros, normalmente de tu pareja.

 La dependencia afectiva es una adicción hacia otra persona, una necesidad desmesurada del otro, que conlleva a renunciar a la libertad personal para emprender un camino que conduce a una felicidad ilusoria.

En su base se encuentra un patrón de necesidades emocionales insatisfechas que la persona intenta cubrir estableciendo una relación de dependencia afectiva.

Como resultado, el dependiente emocional pone su relación con la otra persona por encima de todo, incluyendo a sí mismo.

Esta persona no desea que nada se interponga en su relación, de forma que va abandonando paulatinamente sus aficiones y actividades diarias, para poder pasar cada vez más tiempo con el otro, hasta que llega a convertirse prácticamente en su sombra.

La persona que sufre una dependencia emocional busca la seguridad que le falta en el otro.

Por ejemplo, en la relación con tu pareja, es probable que ejerzas un control excesivo y no aceptes de buena gana que haga nuevas amistades o realice actividades sin ti, porque demandas toda la atención para ti y, en el fondo, tienes miedo de que esas actividades le aparten de tu lado o necesitas su presencia para sentirte bien.

Síntomas de la dependencia afectiva

Para ayudarte a saber si sufres una dependencia afectiva, examina si tienes algunos de los siguientes síntomas o si estas situaciones te resultan familiares:

  • Necesito mucha atención de mi pareja para sentirme bien.
  • Tengo miedo al rechazo de mi actual pareja.
  • Exijo constantemente muestras del cariño que la otra persona siente por mí, de lo contrario, pienso que no me quiere..
  • A menudo, me siento vacío/a.
  • Necesito saber que soy la prioridad de la otra persona.
  • No sé qué hacer cuando no tengo a la persona que amo cerca.
  • A menudo, siento ansiedad, culpa o enfado.
  • Soy muy celoso/a en las relaciones de pareja.
  • Tengo que estar todo el rato acompañado para divertirme.
  • He descuidado mis aficiones y abandonado a amigos y familiares.
  • Mi mundo gira alrededor de una persona, que se ha convertido en el centro de mis pensamientos y preocupaciones.
  • Me siento más ansioso, experimento problemas para dormir por las noches y a menudo siento impotencia y/o desconsuelo.

Estas son las características más comunes:

  • Avidez afectiva. Quien sufre una dependencia emocional, experimenta una necesidad constante de estar al lado de la persona amada, cuando no puede, recurre al móvil de manera obsesiva para mantener el contacto. Su dependencia es tan grande que llega a ser agobiante, pero no acepta de buen grado que el otro reclame su espacio, al contrario, le insta a abandonar sus actividades para que esté a su lado.
  • Comportamientos sumisos. El dependiente emocional idealiza al otro, por lo que asume una relación de subordinación. Como tiene miedo de que la relación termine, se comporta de manera sumisa e incluso acepta ser humillado por la persona amada. El dependiente puede llegar a aguantar casi todo, con tal de que la relación no se rompa porque sin ella, perdería el sentido de la vida.
  • Baja autoestima. La persona con dependencia afectiva generalmente tiene problemas de autoestima. Suele recriminarse por sus errores y se denigra constantemente, minimiza sus logros y maximiza sus fallos. Esta persona no se siente satisfecho consigo mismo y no confía en sus capacidades y criterios.
  • Necesidad de agradar. Las personas dependientes suelen buscar continuamente la validación externa, necesitan causar una buena impresión, por lo que intentan satisfacer en todo a los demás. Cuando no obtienen esa aprobación, se sienten mal y lo interpretan como un rechazo. Generalmente se trata de personas que se desviven por ayudar, aunque para hacerlo se vean obligadas a pasar por encima de sus intereses y necesidades.
  • Miedo a la soledad. Las personas que sufren una dependencia emocional no soportan la soledad, en parte porque esta activa recuerdos dolorosos vinculados al abandono. Por eso, a menudo se ven inmersos en una serie de relaciones de pareja fallidas, que no son más que un intento desesperado de escapar de la soledad a través de la compañía.

¿Por qué eres una persona dependiente?

¿De dónde procede esa dependencia excesiva de la persona que está a tu lado? ¿Por qué necesitas a alguien para ser feliz?

Las principales causas de la dependencia emocional se gestan en la infancia. Cuando éramos niños no aprendimos a ser autónomos e independientes, y seguimos arrastrando carencias afectivas que no fueron satisfechas en su momento.

De hecho, la persona dependiente emocionalmente suele tener una historia marcada por la carencia de afecto. Durante su infancia, es probable que no haya recibido el cariño que necesitaba por parte de las personas significativas de su vida.

En esos años, aprendió que para ser amado, necesitaba cumplir con las expectativas de los demás.

Así, poco a poco se fue convirtiendo en un niño en búsqueda de atención, que se esforzaba por hacer las cosas bien, no solo para que le felicitasen sino también para obtener amor.

En muchos casos, las personas con una dependencia afectiva provienen de familias disfuncionales, con padres fríos y distantes emocionalmente o han sufrido un abandono, ya sea físico o emocional, por parte de uno de sus progenitores. Como no se desarrolló un apego seguro durante la infancia, el niño creció experimentando sentimientos ambivalentes, que después proyectará en sus relaciones como adulto.

En otros casos, se trata de personas que han tenido que enfrentarse a numerosos problemas desde pequeños y tienen la idea de que no merecen ser felices.

De esta forma, han desarrollado una baja autoestima y creen que necesitan ganarse el reconocimiento de los demás a toda costa.

A esto se le suma que, debido a las experiencias de abandono y rechazo, han experimentado la falta de control, por lo que al crecer necesitan controlar a las personas más cercanas, para evitar que estas le abandonen.

Como se sintieron solos y desprotegidos durante la infancia, ahora experimentan ansiedad de separación, miedo al abandono y temor a quedarse solos. En esos casos, la estrategia más común para lograr la seguridad, la protección y el cariño que necesitan, es la sumisión.

Por supuesto, más allá de las experiencias en la infancia, en la base de la dependencia emocional se encuentra una interpretación distorsionada del amor.

Para estas personas el amor es sinónimo de admiración, posesión y apego obsesivo, en lugar de un intercambio recíproco de afecto en el que cada parte debe mantener su individualidad y libertad.

Para las personas dependientes, amar significa entregarse al otro, hasta el punto de perder la individualidad, no comprenden que el amor maduro es aquel que enriquece a ambos y potencia lo mejor de cada cual.

Las consecuencias de la dependencia emocional

La dependencia afectiva es un problema que se debe solucionar cuanto antes, ya que suele envolver a la persona en una espiral de negatividad que puede dar pie a otros problemas psicológicos. Algunas de las consecuencias más comunes de la dependencia emocional son:

  • Rupturas de pareja repetidas. La persona que sufre una dependencia emocional de pareja se ve envuelta en un círculo de continuas rupturas y reconciliaciones. Lo que sucede es que, en el fondo, la forma de ser de su pareja no le satisface, pero como siente una necesidad enfermiza, termina dando su brazo a torcer porque no soporta la idea de perderla.
  • Insatisfacción y frustración. En realidad, el dependiente emocional nunca encuentra tranquilidad porque incluso cuando tiene a su lado a la persona que ama, le atormenta la idea de perderla. Como resultado, mantiene una relación agobiante que termina dando lugar a desencuentros y discusiones. De esta forma, vive en un estado de insatisfacción y frustración casi permanentes.
  • Pérdida del “yo”. La persona dependiente se va aislando, reduce su actividad social para entregarse por completo a su pareja. Poco a poco, deja de ser quien es, ya que, al centrarse tanto en el otro, deja de pensar en lo que desea o le gusta, y comienza a vivir a través de las necesidades y preferencias de su pareja. Sin embargo, cuando una persona abandona sus sueños y metas, el “yo” comienza a difuminarse y llega un punto en que ya no sabe si actúa de cierta forma porque realmente le satisface o solo porque desea agradar a la persona que tiene a su lado.
  • Celos patológicos. La persona dependiente suele entregarse por completo y a ciegas a la relación, por lo que espera lo mismo del otro, si no ocurre así, suele experimentar celos que alcanzan un nivel patológico. A medida que la relación avanza, el dependiente emocional exigirá cada vez más tiempo y muestras de cariño, llegando a agobiar al otro, por lo que, a la larga, si no logra superar la dependencia emocional, perderá a la persona amada.
  • Trastornos psicológicos. En muchos casos, la ruptura de la relación genera un trauma difícil de superar. La persona dependiente puede reaccionar escondiéndose tras comportamientos adictivos que pueden dar pie a la bulimia, el alcoholismo o la drogadicción. También es usual que aparezcan cuadros depresivos o que se desencadenen comportamientos obsesivos, que se convierten en una vía para liberar la tensión.

Dependencia emocional: Tratamiento

El objetivo de nuestro tratamiento  es ayudarte a superar la dependencia emocional, que aprendas a valorarte más y que tu bienestar y felicidad no dependa tanto de otra persona. Nuestro proceso de terapia individual incluye técnicas modernas como EFT, la hipnosis clínica, EMDR y la relajación.

A través de estas técnicas podemos acceder a tu inconsciente y descubrir esas experiencias infantiles que están en la base de la dependencia afectiva. Además, de esta forma podemos cambiar con mayor facilidad algunas de las creencias que alimentan este problema y eliminamos las emociones negativas vinculadas al mismo.

Si la dependencia emocional está provocando que tu relación se tambalee y necesitáis ayuda como pareja también podemos ayudaros.

También ofrecemos terapia grupal, un recurso muy eficaz para superar la dependencia emocional, ya que te permitirá abrirte a otras personas. Además, de esta forma podrás compartir tus experiencias con personas que han pasado por situaciones difíciles, sin sentirte juzgado/a.

Además de la terapia también te ofrecemos la posibilidad de asistir a uno de nuestros talleres de autoestima con el objetivo de aumentar tu seguridad. Infórmate aquí.

En una primera entrevista gratuita sin compromiso uno de los psicólogos podrá informarte de todas las posibilidades y orientarte sobre la más adecuada para ti.

Nuestro objetivo es que logres:

  • Aumentar tu autoestima, aprendiendo a valorarte y a no depender excesivamente de la aprobación de los demás.
  • Mantener una relación de pareja sana y equilibrada, donde cada cual conserve su individualidad sin menospreciar al otro.
  • Cambiar las creencias erróneas sobre el amor y las relaciones afectivas, de manera que adoptes una actitud menos demandante.
  • Aprender a disfrutar de la soledad, aprovechando esos momentos para mimarte y crecer.

Si lo deseas podemos realizar una primera entrevista informativa gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

El precio de cada consulta psicológica es de 80 euros. Ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 345 euros (69 euros por sesión).

Источник: https://www.elpradopsicologos.es/pareja/dependencia-emocional/

12 consejos para superar la dependencia emocional

¿Cómo superar la dependencia emocional?

Cuando tu felicidad depende de otras personas, entonces eres una persona emocionalmente dependiente. Esta situación problemática provoca que te sientas adicto a tu pareja pese a que las cosas entre vosotros no vayan bien.

Y aunque ya sepas que no estás bien en tu relación desde hace tiempo, no tienes la fuerza suficiente para dar un paso al frente por el miedo a la incertidumbre o por no confiar en ti mismo/a a la hora de afrontar las situaciones que puedan aparecer en tu día a día. Te da miedo estar en soledad, y prefieres quedarte ahí a sabiendas que no eres feliz.

Si te sientes identificado con esto y crees que sería positivo salir de esta situación, en este artículo puedes ver algunas claves y consejos para convertirte en una persona emocionalmente independiente.

Cómo salir de esta situación tan dolorosa

Aunque los hombres suelen ocultar este problema por vergüenza a reconocer y expresar que dependen emocionalmente de otra persona, este fenómeno afecta por igual a ambos sexos.

La dependencia emocional provoca un gran sufrimiento porque quien la experimenta piensa que es incapaz de vivir sin la otra persona, y ocurre cuando ésta tiene una baja autoestima o unas creencias erróneas de lo que debería ser una relación. Es un tipo de amor inmaduro que no tiene futuro. Hace falta coraje y valentía para aprender a superar la dependencia emocional, pero vale la pena hacerlo para que uno sea finalmente capaz de tomar el control de su propia vida.

Consejos para superar la dependencia emocional

Si deseas superar la dependencia emocional y convertirte en una persona con mayor autonomía e independencia, puedes seguir los consejos que vas a encontrar a continuación:

1. Sé honesto contigo mismo y reconoce que hay un problema

Una de las cosas más complicadas de hacer cuando alguien se encuentra en esta situación es hacer una reflexión profunda sobre lo que está ocurriendo. Es más fácil mirar para otro lado o culpar a otras personas que mirar para adentro y reconocer que tenemos un problema.

Tomarse un tiempo para la autoobservación y reconocer de forma sincera que hay un problema es el principio para poder dar un paso al frente y acabar con la dependencia emocional.

2. No tengas miedo a la incertidumbre

Y es que, muchas veces, es el miedo a estar solos lo que nos hace volver y volver a esa relación tóxica que nos causa tanto dolor y sufrimiento. Cuando sentimos que el futuro solos es incierto, preferimos quedarnos ahí, en el lugar que ya conocemos. Por tanto, es necesario salir de la la zona de confort y adoptar una actitud positiva frente al cambio.

3. Aprende a decir “no”

Aprender a ser asertivo es esencial para gozar del equilibrio emocional necesario para disfrutar de un mayor bienestar.

Ser asertivo significa decir lo que uno piensa respetando a la otra persona con la que interactúa. Es decir, se trata de respetar a la otra parte, pero también significa respetarse a uno mismo.

Aprender a decir “no” es imprescindible para recuperar la autonomía emocional.

4. Trabaja en ti mismo

El principal problema de las personas que son emocionalmente dependientes es que están demasiado pendientes de la otra persona y se olvidan de quién son.

Uno debe perseguir sus metas, tener sus aficiones y trabajar en crecer cada día un poco como ser humano, en otras palabras, autorrealizarse.

Para dejar de ser una persona emocionalmente dependiente, una de las claves es luchar por el propio desarrollo personal.

5. Y… refuerza tu autoestima

Trabajar en uno mismo es el primer paso para reforzar la propia autoestima, que, como ya se ha dicho, es una de las principales causas por las que un individuo se encuentra en esta situación. Además, cuanto más tiempo se esté en esta relación tóxica, más se sufre las consecuencias en lo relativo a la autoestima.

Es por eso que es necesario realizar estrategias que ayuden a mejorar la autoestima. Te recomiendo nuestro artículo: “10 claves para aumentar tu autoestima en 30 días” para poder trabajar la valoración que tienes de ti mismo.

6. Revisa tus creencias

Otra de las causas principales por las que alguien puede acabar en una situación de dependencia emocional son las creencias que uno mismo tiene sobre qué es el amor y cómo debe ser una relación de pareja.

Para evitar esto, es necesario cuestionarse las propias creencias y tener un pensamiento crítico respecto a éstas. En las películas el amor puede parecer muy bonito, pero la realidad es distinta. No hay que forzarse en estar en pareja por miedo a estar solo o por la necesidad de tener pareja y casarse.

Se puede gozar de una gran satisfacción y bienestar estando soltero. Puedes comprobarlo en este artículo: “¿Es posible estar soltero y ser feliz? Los 8 beneficios de no tener pareja.”

7. Relaciónate con otras personas

También puede suceder que la persona emocionalmente dependiente tenga un vida social pobre, pocos amigos o se sienta aislada.

Esto provoca una situación complicada, porque la persona no tiene a nadie con quien hablar y explicarle lo que le sucede.

Además, tener una vida social activa hace que disfrutemos de relaciones mucho más sanas y no dependamos tanto de una sola persona.

8. Sé valiente

Para salir de esta situación es necesario asumir la responsabilidad, porque tu puedes elegir entre quedarte ahí y dar un paso al frente para acabar con el problema. Hay que ser valiente y no temer al futuro.

Para ello, no hay nada como marcarse objetivos a corto plazo y que estén muy claros desde el principio.

Los cambios requieren un periodo de adaptación, y con el tiempo no te arrepentirás de haber tomado la decisión de dejar atrás esta relación tóxica.

9. Resiste a la tentación de volver atrás

Evidentemente, habrá momentos más fáciles y momentos más difíciles al dar un paso al frente. Pero debes saber que el cambio nunca es fácil y que pueden haber altibajos en el camino. Entender esto puede hacer que seas consciente de que debes resistir la tentación de volver atrás.

10. Aprende a amar de forma saludable

Para comenzar a sanear nuestra relación debemos amar de forma saludable y dejar atrás muchas creencias limitantes que llevamos incorporadas y que nos impiden disfrutar de las relaciones en su plenitud.

Como dicen los expertos en desarrollo personal, se trata de una mochila muy pesada.

Pasar de la dependencia emocional a la autonomía afectiva es una de las claves para lograr el bienestar en pareja, y para ello, es necesario amar de forma madura.

11. Evita las expectativas de otras personas

Es probable que muchas de las personas emocionalmente dependientes tengan expectativas poco realistas y excesivamente intensas acerca de lo que pueden esperar de los demás.

Esto suele provocar una idealización hacia la otra parte, y no es una decisión acertada suplir el vacío que podemos sentir con nosotros mismos con la necesidad de tener a alguien a nuestro lado a toda costa.

Vivir con esta imagen ilusoria de otra persona puede ser peligroso, porque incluso ante la evidencia de que las expectativas que tenemos no son ciertas, dichas expectativas pueden mantenernos aferrados a algo imaginario, a una imagen irreal de lo que es la otra persona. Darse cuenta de esto puede ayudar a superar la dependencia emocional.

12. Busca ayuda profesional

En algunos casos, estos consejos pueden ayudarte a superar esta situación y a darte cuenta de cuál es el problema. Ser consciente de que eres emocionalmente dependiente, reconocer que tienes miedo a estar en soledad y trabajar para crecer y desarrollarte como persona, son estrategias que van a ayudarte a mejorar tu bienestar y empoderarte frente a la vida y la incertidumbre.

Sin embargo, salir de este oscuro lugar, la relación tóxica, no siempre es fácil. La mejor manera de lograrlo es buscando ayuda profesional, pues un psicólogo puede ayudarte a adquirir herramientas para mejorar tu autoestima, tus habilidades interpersonales y, por tanto, tu bienestar. 

Источник: https://psicologiaymente.com/pareja/superar-dependencia-emocional

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: