¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Consejos para criar a un hijo introvertido

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Todos los padres quieren que sus hijos crezcan felices y bien adaptados a la sociedad. Hacen su mejor esfuerzo para ayudar a sus hijos a prepararse para enfrentar la vida y tener éxito a medida que vayan creciendo.

Los padres leen libros de crianza aprender sobre las mejores estrategias para criar a los niños y buscan consejos de amigos, familiares e incluso de expertos en educación.

 Sin embargo, a veces los consejos y sugerencias que reciben no sirven de mucho cuando los niños son introvertidos.

Ser introvertido NO es ser tímido

Los niños introvertidos a menudo se confunden con niños tímidos, pero ser introvertido y ser tímido no es lo mismo. Los padres pueden ver que su hijo no parece socializar como lo hacen muchos otros niños. Es posible que tu hijo prefiera pasar tiempo solo leyendo o participando en otras actividades individuales en lugar de buscar ansiosamente la compañía de otros niños.

Al querer tener un hijo bien adaptado a la sociedad, estos padres pueden aplicar consejos que pueden ayudar a los niños tímidos a ser más sociables, pero no van a cambiar la naturaleza de un niño introvertido. Si crees que tu hijo es introvertido, ¿cuáles son las mejores formas de ayudarle?

Comprende la introversión

Lo primero que tendrás que hacer es comprender lo que significa ser introvertido. Comprender qué es te ayudará a comprender cómo debes criar a un niño introvertido.

Puedes aprender los rasgos más comunes de los niños introvertidos para ayudarte a ver algunos rasgos que tiene tu hijo y que son normales en una personalidad introvertida, por lo que no deberías preocuparte porque tu hijo es feliz así.

Por ejemplo, si tu hijo puede preferir pasar tiempo a solas en su habitación con la puerta cerrada o que no sea fácil que comparta sus sentimientos fácilmente.

A menudo, las personas se preocupan de que un niño que pasa tiempo a solas y que no habla de sus sentimientos tenga algún tipo de angustia emocional como la depresión.

 Es cierto que ese comportamiento puede ser un signo de depresión, pero en este caso, lo que buscamos son cambios en los patrones de comportamiento. La introversión no es una respuesta a las influencias externas; es un rasgo de personalidad.

 En otras palabras, un niño expresivo y extrovertido que se vuelve retraído y silencioso no se convierte repentinamente en un introvertido.

Probablemente es la preocupación sobre el bienestar emocional lo que lleva a muchos padres (y maestros) a intentar que los niños introvertidos «se abran» y socialicen más con otros niños. Primero aprende sobre la introversión y podrás educar mejor a tu hijo.

Respeta sus preferencias

Sus preferencias no serán las mismas que las tuyas, pero tendrás que respertarlas. Una vez que comprendas mejor lo qué significa ser introvertido, podrás reconocer mejor las preferencias de tu hijo sin alarmarte. Una vez que entiendas cuáles son las preferencias de tu hijo, tendrás que mostrar respeto por ellas todo el tiempo.

Por ejemplo, los introvertidos tienden a tener (y necesitan) pocos amigos.

 Si ves que tu hijo tiene solo uno o dos amigos mientras ve a otros niños con cinco o más amigos, quizá pienses que tu hijo tiene problemas de socialización.

Puede que sientas que debes motivar a tu hijo a hacer más amigos y ayudarle a hacerlo… pero si tu hijo siente que no tiene ningún problema, ¡tú tampoco debes tenerlo!

Tienes que comprender que los niños introvertidos están contentos con pocos amigos y que el no tener un grupo de amigos no es un problema de socialización, es una opción y preferencia.

Obligar a su hijo a pasar más tiempo de lo que quiere con otros niños e intentar que tenga más relaciones no lo hará más extrovertido. Esto solo le drenará su y le volverá más irritable (lo que puede hacerte pensar que tienes razón de que tiene problemas).

En cambio, puedes dejar que tu hijo tome la iniciativa sobre a quién quiere como amigos y cuánto tiempo él quiere pasar con ellos.

Acepta a tu hijo tal y cómo es

Aceptar a tu hijo tal como es le muestra que realmente le quieres. Piensa en cómo te sentirías si te hicieran las mismas respuestas a tu comportamiento. Si deseas lo mejor para tu hijo, entonces debes respetar sus preferencias aunque creas que debería tener más amigos para estar mejor. Ese es tu pensamiento pero no es su realidad.

  Si le haces sentir que su comportamiento de alguna manera no es normal y que te parece que es un problema, eso se traducirá problemas emocionales que no deberían haber surgido si le hubieras respetado desde un principio. Tu hijo puede comenzar a pensar que realmente tiene un problema y que le quieres menos por cómo es su personalidad.

Los niños introvertidos pueden ser más sensibles emocionalmente por lo que puede sentir que no están cerca emocionalmente. No intentes cambiarle porque creerá que realmente no le quieres.

Apoya a tu hijo siempre que te necesite

Cuando al fin hayas comprendido la naturaleza introvertida de tu hijo, notarás que has comenzado a hacer lo mejor por él y también sentirás cómo vuestro vínculo afectivo se está viendo reforzado casi como por arte de magia. Por ejemplo, un maestro puede decirte que tu hijo tiene problemas para socializar porque no le gusta trabajar con otros estudiantes en actividades grupales.

El maestro puede estar presionando a tu hijo para que participe en actividades grupales en contra de su voluntad. Esta es una situación difícil porque el trabajo en grupo se ha convertido en una parte integral de la educación.

 Tendrás que apoyar a tu hijo, comprenderle y validar sus emociones, pero no trates de convencer al maestro de que excluya a tu hijo del grupo.

Independientemente de la personalidad de tu hijo deberá aprender a lidiar con este tipo de situaciones toda su vida.

Solo tendrás que ayudar al maestro a que comprenda por qué tu hijo no disfruta de las actividades grupales, no hay ningún problema, simplemente que trabaja mejor en pequeños grupos o con un niño o dos como mucho.

Источник: https://madreshoy.com/consejos-para-criar-a-un-hijo-introvertido/

Niño introvertido ▷ Introversión no es lo mismo que timidez

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?
Skip to content

Muchas veces los padres  solemos detectar pronto  cuando nuestro hijo es un niño introvertido.

Lo comentamos con nuestros amigos y familiares, pero realmente sabemos ¿Cómo es un niño introvertido y cómo tratarlo? Es a partir de los 4 años que comienza a forjarse la personalidad del niño, aunque algunos autores ubican este comienzo de la personalidad con la llegada de los 2 años (los terribles dos años).

No obstante a partir de los 4 años, el niño tiene una tendencia hacia un tipo específico de personalidad que irá enriqueciendo y modificando durante toda su vida. De todos modos, la introversión es algo casi todos lo padres lo notan a temprana edad.

Ser introvertido, lejos de ser un trastorno, es un tipo de personalidad que tienen sus “pro” y sus “contras”.

Niño introvertido: Características

  • Tienen una gran capacidad de escucha.
  • Son personas que se expresan de forma pausada y tranquila.
  • Son niños reflexivos y piensan bastante las cosas antes de tomar una decisión sobre algo.
  • Son niños que suelen hablan con pocas palabra pero sin embargo, dicen mucho.
  • Son inventores, niños muy creativos.
  • Tienen una gran capacidad de negociación.
  • Son discretos y moderados.
  • Prefieren los juegos de mesa o de ingenio frente a los juegos de actividad física.
  • Gustan leer un libro y suelen apasionarse con ello, fomentando así su imaginación.
  • Son niños, en líneas generales muy inteligentes.

Consejos para ayudar a los hijos introvertidos

  1. No presionar a los niños. Una de las cosas que como padres solemos hacer es poner presión para que nuestro hijo introvertido juegue con otros niños. Esto sólo incomoda el niño y, en líneas generales, nunca conseguimos el objetivo.

    Por el contrario suele ser de utilidad que el niño llegue a la reunión social donde habrá otros niños con algún juego o idea de juego que le entusiasme. Además, si hay niños un poco más grandes que él (y existe la posibilidad), resulta positivo que el niño mayor integre al niño introvertido.

  2. No debemos etiquetar al niño. No es prudente que, hagamos cosas por él sólo porque él es un niño introvertido. Deja que él actúe, pida las cosas y haga lo que concierne a él y su entorno cercano. De otra forma estarías anulando la personalidad de tu hijo.
  3. Juega con juegos donde intervenga lo social. Aunque parezca una broma, los role playing suelen brindar un excelente resultado en estas situaciones. Utiliza juegos de mesa o actividades donde ellos tengan que interactuar con otras personas.

    Por ejemplo, puedes utilizar “El estanciero”, el “Monopoly” o simplemente el “juego de la Oca”. Practica el juego de roles con tu hijo para estimular y crear situaciones en las que él deba comunicarse con el resto.

Cómo enseñar a los niños introvertidos

Los niños y niñas introvertidos se desarrollan en proyectos individuales y creativos, suelen sacar su mundo interior.

Enseñar a los niños introvertidos puede convertirse en un reto, el ambiente educativo, está orientado a grandes grupos y actividades de participación.

Los introvertidos suelen sentirse incómodos cuando tienen que participar activamente, ellos prefieren el mundo interior antes que la interacción.

Es labor de los educadores conocer y comprender sus características, para integrar actividades y procesos de aprendizaje adecuados a ellos y al mismo tiempo animarles a sentirse más cómodos en la interacción.

El estilo de aprendizaje de los niños con introversión

El estilo de aprendizaje de los niños introvertidos presenta las siguientes características sobre las que se basa:

  • El esfuerzo independiente.
  • La reflexión solitaria.
  • Tendencia a pensar antes de actuar.

10 Consejos para favorecer el proceso de aprendizaje de un niño introvertido

  1. Los niños introvertidos aprenden con la reflexión.

    Diseña actividades para ellos en este sentido, permitiendo que desarrollen técnicas para la reflexión, como la repetición, lectura, esquemas, escritura creativa, etc…

  2. Déjales momentos de descanso que favorezcan la reflexión y les permitan elaborar y ordenar su pensamiento.

  3. Los mapas conceptuales y esquemas de contenidos son una buena opción para favorecer su modo de aprender. Les facilita realizar conexiones y dar sentido a los conceptos.
  4. Permite que los niños y niñas introvertidos puedan expresarse en un escenario cómodo para ellos.

    Puede que la participación oral para ellos sea estresante, es importante permitirles otras formas de expresión individual y creativa, como: expresión escrita, visual, dibujos, collages, etc.

  5. Fomenta su participación y ayudarles a sentirse más cómodos en este sentido.

    Prueba a hacerlo en pequeños grupos, una buena estrategia es hacer parejas de trabajo o grupos reducidos, y después compartirlo con el grupo completo. El niño introvertido se sentirá más cómodo en un grupo reducido y compartiendo al grupo grande con el respaldo de un compañero.

  6. Si preguntas al grupo, deja tiempo de reflexión individual antes de pedir la respuesta. De este modo el introvertido tendrá tiempo para la reflexión solitaria.
  7. No le etiquetes como tímido, callado, vergonzoso, etc.

    Al etiquetarlo asimila esa información en su autoconcepto y reforzamos los comportamientos aislados, pudiendo además fomentar la timidez.

  8. Habla con ellos, deja que expresen sus sentimientos y sensaciones antes las interacciones sociales. Y muéstrales modos de comunicarse y abrirse al grupo.
  9. No le sobreprotejas y dale la oportunidad de hablar por sí mismo y desenvolverse en situaciones sociales.
  10. Respeta su forma de ser y recuérdale sus cualidades positivas.

Niño introvertido no es lo mismo niño tímido

¿Cuál es la diferencia entre un niño introvertido y otro niño tímido?

Por tanto si nuestro hijo es introvertido no es algo negativo. Por el contrario debemos aceptarlo como es, resaltar sus aspectos positivos y fortalezas y ayudarlo con sus debilidades.

© 2019 ▷ Educapeques ➡➤ [ Niño introvertido ▷ Introversión no es lo mismo que timidez  ] Escuela de padres @educapeques

Источник: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/nino-introvertido.html

Niño introvertido – Como ayudarles a hacer amigos

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Hoy hablamos de los niños introvertidos, niños que prefieren su mundo interior antes que relacionarse con los demás. Empezaremos definiendo qué es la introversión y los consejos más eficaces para enseñar a niños con personalidad introvertida.

La introversión

La introversión es una de las dimensiones que, en combinación con otras, constituye los perfiles de personalidad.

La introversión es, por lo tanto, un rasgo de la personalidad, que se caracteriza por una actitud centrada en los propios procesos internos. Las personas introvertidas,se centran en sus pensamientos y emociones, en su mundo interior.

En el extremo contrario se situaría la extroversión, actitud que se centra en el objeto externo, se interesan por su entorno y el mundo que les rodea.

Los introvertidos son introspectivos y tienen poco interés por socializarse. Escogen sus relaciones, no les gusta estar rodeados de gente o ser el centro de atención. A menudo se confunde el término introversión con timidez, y aunque ambos están relacionados no son lo mismo.

La timidez es la actitud que surge del temor a la interacción con los demás, la introversión no tiene por qué ir acompañada de ese miedo.

¿Cómo es el niño introvertido?

La introversión es un rasgo de carácter, una manera de ser. A menudo se confunde la introversión con la timidez, y aunque puedan parecerse no son lo mismo.

El introvertido es una persona que prefiere la introspección, que disfruta consigo mismo, que encuentra el placer en estar con grupos reducidos y en pocas interacciones pero de calidad.

Ser introvertido no es malo, ni bueno, y no es sinónimo de no ser sociable.

A menudo los niños introvertidos son tratados con preocupación y forzados a convertirse en extrovertidos. El niño introvertido, es capaz de socializarse, no tiene por qué sentirse incomodo en interacciones sociales, simplemente prefiere estar solo.

La incomprensión con los niños introvertidos puede llevar a forzar situaciones y llegar a convertirlos en niños tímidos o con problemas para socializarse.

El niño introvertido necesita tener amigos y necesita socializarse. Recordemos que las personas somos sociales por naturaleza, pero tiene que hacerlo a su manera, en un medio que le permita sentirse a gusto y cómodo.

Características del niño introvertido

  • Parecen tímidos, pero no tienen por qué serlo, simplemente a veces prefieren estar solos y hacer actividades tranquilas.
  • Los niños introvertidos no tienen porque no ser sociables.
  • Disfrutan con la introspección y la reflexión.
  • A veces necesitan tiempo para estar solos y simplemente pensar.
  • Aunque no siempre disfruten de grandes reuniones sociales, necesitan tener amigos.
  • Los niños introvertidos necesitan socializarse y relacionarse con los demás.

Cómo podemos ayudar a los niños introvertidos a hacer amigos

  • No fuerces al niño introvertido a participar más activamente en las interacciones o actividades sociales, deja que actúe según su forma de ser. No se trata de evitarle situaciones sociales, sino de dejar que se comporte como es, es normal que los niños introvertidos observen e interactúen de un modo completamente diferente a como lo harían niños más extrovertidos. Cuando les forzamos lo único que podemos conseguir es que eviten las interacciones sociales.
  • Respeta su forma de ser y deja que tenga sus momentos de introspección y de estar solos.
  • Procura reuniones con grupos no demasiado grandes, son niños que prefieren la calidad en las relaciones a la cantidad de relaciones.
  • Favorece actividades que le permitan la reflexión y la introspección, así como formas de expresión a través de diferentes medios. Las personas introvertidas necesitan este tipo de actividades.

Cómo podemos ayudar a los niños introvertidos a hacer amigos Clic para tuitear

Mi hijo es introvertido, ¿debo animarle a socializar más?

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Crecer en una cultura que valora tan positivamente la sociabilidad, el carisma y la extroversión se ha convertido en un reto para los niños que se comportan de manera más introvertida.

También en una preocupación para muchos padres que ven en esta cualidad un impedimento para la integración social y el desarrollo de sus hijos.

Sin embargo, los expertos recuerdan que la introversión no es un problema sino algo que debemos aceptar e, incluso, atesorar.

En 2016, Susan Cain, escritora y conferenciante estadounidense, publicaba Quiet Power: The Secret Strengths of Introverted Kids, la secuela a un primer libro centrado en adultos, que busca ser una guía para el entorno familiar y escolar del niño y adolescente introvertido con el objetivo de acompañarle y hacerle fuerte “en un mundo que no puede dejar de hablar”. Cofundadora de la organización Quiet Revolution, Cain insta a los padres a apartar la idea de que la introversión puede ser perjudicial y a asegurarse de que sus hijos sepan que “no solo los aceptan, sino que los aman, piensan que son geniales, se deleitan por ellos”.

Para Marta Martínez Lledó, psicóloga y autora del proyecto Educación respetuosa, son nuestras creencias sobre la introversión y nuestra falta de aceptación como adultos ante lo que creemos que no es socialmente deseable las que convierten un tipo de carácter en un problema.

“A los adultos nos cuesta aceptar que un niño no necesite hacer miles de amigos y prefiera tener relación con un número pequeño de amistades, nos resulta muchas veces perturbador ver que durante horas puede jugar solo o que prefiere quedarse en casa en vez de ir a una fiesta.

Sin embargo, los niños con carácter introvertido eligen ese tipo de vivencias y las disfrutan de esa manera. Son niños emocionalmente fuertes y sanos”, explica.

El hecho de vivir en un mundo que teme la soledad, en el que las nuevas tecnologías de la comunicación tienen un papel cada vez más importante en nuestra forma de relacionarnos a nivel social, así como la creciente apuesta laboral y escolar por el trabajo en equipo contribuye a la percepción de que las personas introvertidas tienen algún problema que solucionar.

La necesidad social de catalogar personas

El ser humano busca continuamente encontrar una explicación para todo y en ese camino también se esfuerza en clasificar los comportamientos de las personas para intentar comprenderlos.

Fue el psicólogo suizo Carl Gustav Jung quien popularizó a principios del siglo XX el término introversión en su teoría de la personalidad para referirse a las personas con una tendencia a vivir dentro de su mundo interior.

Sin embargo, recuerda Marta Martínez que cada niño es único a pesar de que podamos encontrar similitudes de comportamiento entre ellos.

En este sentido, aquellos cuyo carácter tiende a la introversión pueden presentar una gran empatía, actitudes más reflexivas y prudentes y ser muy observadores, imaginativos y creativos. Prefieren ambientes tranquilos y requieren de cierto tiempo de adaptación a los cambios exteriores.

Los niños con comportamientos más introvertidos, a diferencia de los que actúan con timidez, que surge como consecuencia de sentir miedo al juicio o a ser rechazados, eligen tener pocas relaciones con otros.

No les faltan habilidades sociales sino que las relaciones que eligen son estables, positivas y seguras: tienen pocos amigos pero buenos y, sobre todo, se sienten satisfechos con esta elección.

En opinión de la psicóloga, cualquier etiqueta “que le colguemos al niño” es negativa porque cuando lo hacemos, le decimos que es de una determinada manera, poniendo en él unas expectativas de comportamiento que provocará que el niño acabe adaptándose al comportamiento esperado por el adulto.

“Vivimos en una sociedad en la que el comportamiento que no encaje cómoda y perfectamente con el sistema establecido se considera patológico.

El niño movido tiene hiperactividad, el que no está motivado déficit de atención, el que es introvertido podemos convertirlo en fobia social o asperger… El sobre diagnóstico en la infancia y la consecuente medicalización es un problema social urgente sobre el que debemos reflexionar.

Para mí está bastante claro que no son los niños los que están enfermos, sino que el problema es el sistema educativo y social en el que viven que no les ofrece el entorno que necesitan”, reflexiona.

Qué podemos aportar como padres

Cuando las expectativas de los padres ante lo que debe ser “normal” chocan con otras realidades surge el miedo adulto ante lo desconocido y el pensamiento de que lo que ocurre no es lo adecuado.

Los mensajes para motivar al niño a que asuma comportamientos de índole más extrovertido y la transmisión de esos miedos provocan la aparición del pensamiento de que algo no está bien dentro del propio niño y es entonces cuando sí surge un problema.

Susan Cain recomienda a los padres revisar nuestro sistema de creencias y aceptar que sus hijos son niños tranquilos que necesitan sentirse acompañados y respetados; y no solo tolerar su carácter sino también atesorarlo, además de hacerles fácil el camino anticipándose a sus necesidades. “Puede ser interesante ofrecer modelos conocidos de personas que tengan un carácter introvertido; ya sean atletas como Andre Agassi o actores como Emma Watson. Si nosotros mismos u otro miembro de la familia es introvertido, puede ser de utilidad hablarle al niño sobre las propias experiencias personales. Deleite a su hijo, comprenda que esta delicia está relacionada con su introversión (probablemente le guste su rica vida interior, su compañía leal, su naturaleza consciente, sus maneras reflexivas, etc.), y asegúrese de compartirlo con él”, explica Susan.

Dado que la tendencia a ser introvertido es un rasgo de la personalidad y, por tanto, no es algo malo que necesite ser cambiado o mejorado, no tiene sentido forzar al niño o adolescente a socializar más.

Basta con valorar su forma de sentir y aceptarla como una opción tan válida como cualquier otra, evitando siempre los mensajes de crítica hacia su forma de actuar.

“Si su deseo es tener espacio personal, pasar tiempo solo o no le gusta hablar de sí mismo o de sus emociones es importante poder ofrecerles entornos donde puedan tenerlo sin juicios ni presiones.

Comprendiendo que eligen a gusto salir poco, tener pocos amigos o pasar tiempo haciendo cosas a solas como leer, escribir, pasear, dibujar, etc.”, reflexiona Marta Martínez, para quien es importante respetar los ritmos y tiempos de cada niño, permitiéndoles ser, en el sentido más amplio de la palabra, a pesar de las presiones sociales.

Añade la experta que como padres también tenemos mucho trabajo personal propio para reconocer todas aquellas creencias y valores que reproducimos de forma automática por no cuestionar a nuestro grupo de referencia, ya sea la familia o los amigos.

“Un padre o madre que vivió en su infancia dificultades para encajar, marginación o sensación de soledad es probable que cuando mire a su hijo se le despierten miedos y envíe ciertos mensajes que tienen que ver con su propia experiencia y no con la realidad de su hijo o hija.

Es muy difícil aceptar y dejar ser al otro si primero no me permito ser a mí misma.

No es que sea un trabajo fácil, ni rápido, pero sin duda, empezar a tomar conciencia sobre nuestras propias limitaciones y juicios nos ayudará a proyectarlas menos en los niños y a poder dejar que sean más libres para ser lo que son”, concluye Marta Martínez.

Puedes seguir De mamas & de papas en , o suscribirte aquí a la Newsletter.

Источник: https://elpais.com/elpais/2018/04/12/mamas_papas/1523545119_414429.html

Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Las personas introvertidas suelen trabajar y funcionar mejor en ambientes tranquilos y relajados, a diferencia de las personas extrovertidas, que podrían llegar a considerar dichos ambientes aburridos y poco motivadores.

Esto se debe a una diferencia neurobiológica, o lo que es lo mismo, diferentes sistemas nerviosos.

Los introvertidos tienen sistemas nerviosos que reaccionan más a todo lo que sucede a su alrededor, y eso significa que se sienten más en su punto óptimo cuando están sucediendo menos cosas.

Y los extrovertidos tienen sistemas nerviosos que reaccionan menos, lo que significa que no llegan a su punto óptimo hasta que ocurren más cosas a su alrededor. Este es el motivo por el cual cada persona tiene diferentes preferencias de comportamiento, y a los niños les sucede lo mismo.

Un niño introvertido prefiere dibujar en silencio o jugar a su deporte favorito con uno o dos niños más. Un niño más extrovertido sería más bien parte de una gran pandilla, o celebraría una gran fiesta de cumpleaños, ya que las personas extrovertidas disfrutan de todo ese estímulo.

¿Es lo mismo ser introvertido que ser tímido?

Es diferente. La timidez va en relación al miedo a ser juzgado, a tener una autoconciencia tan elevada que ésta hace que te sientas fácilmente avergonzado. Bien es cierto que muchas personas introvertidas también son tímidas, pero de igual forma podemos encontrar gente extrovertida que es a su vez tímida.

¿Qué papel juegan las escuelas y centros educativos?

En general el modelo educativo más usado premia la participación en clase (levantar la mano, responder preguntas delante del resto de compañeros, salir a la pizarra…), lo cual actúa en detrimento de los alumnos más introvertidos, los cuales podrían ser brillantes y muy buenos estudiantes, pero no son capaces de ser partícipes de ese tipo de actividades en clase. Muchos profesores a menudo hacen hincapié en como el alumno tiene unas notas brillantes en el examen, pero no participa en clase, por lo tanto no puede valorar positivamente al alumno en conjunto. Este tipo de observaciones podrían hacer creer al alumno que hay algo malo en ellos por el simple hecho de ser introvertidos, y, tal y como Susan Cain menciona en su libro El poder de los introvertidos en un mundo incapaz de callarse, “debemos conseguir que las próximas generaciones de niños no crezcan sintiéndose de esa forma”.

Estrategias para ayudar a estudiantes introvertidos

No es necesario eliminar por completo actividades como hacer preguntas en clase, tan sólo sería necesario modificarlas un poco. Por ejemplo a la hora de hacer una pregunta a un alumno sería adecuado dejarle unos minutos para que pueda pensar una respuesta, mientras se continúa la explicación.

Esto le da tiempo al estudiante a organizar y estructurar sus pensamientos y su respuesta.

Las personas introvertidas a menudo alcanzan altos niveles de estrés cuando les es preguntado algo y se espera de ellos que respondan al momento, especialmente si no son preguntas cotidianas que puedan responderse fácilmente.

Saben que hay otras personas pendientes de ellos, esperando una respuesta, y esto hace que ese nivel de estrés no les permita pensar con claridad, lo cual les lleva a no saber muy bien cómo responder, manteniendo al resto esperando por una respuesta durante más tiempo, y entrando así en un círculo vicioso.

Esto suele desembocar en el introvertido respondiendo de forma no tan eficiente como le habría gustado, lo cual genera frustración y miedo a volver a estar en una situación parecida, especialmente si lo vemos desde un contexto académico (responder a una pregunta frente al profesor y el resto de la clase).

Otra manera de abordar las preguntas en clase sería pedir a los alumnos que hagan parejas o grupos pequeños y respondan y discutan entre sí la pregunta.

Tras darles algunos minutos para ello se les pediría que expusieran sus respuestas e ideas al resto de la clase.

Esto no solo permite al introvertido pensar con detenimiento su respuesta, sino que también le sirve para ensayar cómo expresarla ante un grupo más pequeño de personas.

Las nuevas tecnologías, aunque no siempre a nuestra disposición, también son un elemento útil a la hora de conseguir que los estudiantes introvertidos participen en clase. Para este tipo de alumnos suele resultar mucho menos estresante poder responder a preguntas mediante la escritura en dispositivos tecnológicos, ya que les resulta mucho más fácil expresarse a través de ellos.

Presentaciones orales

Este es un tema que para casi todo introvertido ha supuesto un trauma durante su vida académica. Muchos profesores cometen un error al obligar a todos los alumnos a enfrentarse al problema de forma directa.

Es posible que esta estrategia funcione a veces, y el alumno le pierda el miedo a hablar en público, pero en muchas otras ocasiones ocurre el efecto contrario, haciendo que los alumnos, especialmente aquellos introvertidos, le cojan miedo a las presentaciones orales, las cuales suelen generar bastante ansiedad en ellos.

Una posible solución a esto es ofrecer al alumno la posibilidad de hacer la presentación solo delante del profesor, en alguna hora libre o acordando alguna tutoría fuera del horario de clase.

Si esto no fuese posible, otra opción sería ofrecer al alumno hacer la presentación oral en casa, grabándose en un vídeo, el cual luego remitirá al profesor para poder ser evaluado.

En ambos casos el alumno podrá hacer el trabajo que se le requiere en un ambiente mucho más tranquilo y, aunque puede que siga sintiéndose incómodo, hará que sea menos reticente a hacer presentaciones orales en público. De esta forma, poco a poco, irá cogiendo soltura.

Otra cosa importante a tener en cuenta es el tema de la exposición. Si el alumno debe exponer un tema del que realmente no sabe mucho y con el que no se siente seguro, esto aumentará su reticencia a hablar en público sobre ello.

Es normal que esto suceda, ya que los temas a exponer suelen ser aquellos que están siendo estudiados en clase, pero si realmente queremos educar a los alumnos tenemos que no solo enseñarles la materia del libro, sino también a desenvolverse con soltura en el resto de aspectos de su vida.

Pedir al alumno hacer una presentación de un tema que realmente le apasione le ayudará a la hora de exponerlo ante el resto de la clase.

El papel de los profesores

Es nuestro deber como educadores saber detectar a este tipo de alumnos para poder adecuarnos a sus necesidades correctamente.

Cada estudiante es diferente y no debemos aplicar un mismo patrón para todos ellos.

Aunque la clase sea global, adecuarse a las necesidades de cada alumno les hace sentir valorados y apreciados en su entorno académico, con lo cual obtendremos mejores resultados de ellos.

Marina Gómez

Cómo trabajar con estudiantes introvertidos en clase

Источник: https://www.verbumls.com/trabajar-con-estudiantes-introvertidos/

Hijo tímido o introvertido: ¿cuál es la diferencia?

¿Cómo trabajar con un hijo introvertido?

Consejos para padres Inteligencia emocional

¿Tu hijo es tímido o introvertido? Muchas veces, en consulta, los padres me dicen: «Mi hijo se porta bien, no tiene rabietas, es responsable pero es extremadamente tímido y eso me preocupa mucho».

A menudo, confundimos la timidez con ser introvertido. Es normal porque aparentemente pueden tener conductas parecidas como que les cuesta relacionarse con los demás y prefieren estar solos. Sin embargo, lo que hay detrás es muy diferente.

Por tanto, es importante distinguirlo porque un niño tímido y un niño introvertido no tienen las mismas necesidades. En el post de hoy, quiero ayudarte a qué puedas distinguir y averiguar cómo puedes ayudarles en cada caso.

Niños tímidos

La timidez tiene sus raíces en el miedo, miedo a que les juzguen negativamente a hacer el ridículo y eso les lleva a sentirse muy incómodos en situaciones con mucha gente provocándoles incluso miedo o ansiedad.

¿Cómo son los niños o adolescentes tímidos?

  • Prefieren pasar desapercibidos y les cuesta desarrollar sus habilidades sociales. Por eso, les cuesta hacer amigos porque les dan miedo las situaciones con mucha gente.
  • Pueden llegar a tener problemas en sus relaciones sociales.

    Por lo tanto, es importante trabajar la confianza en sí mismos y darles herramientas para desarrollar dichas habilidades sociales.

  • Suelen tener una asertividad escasa y les cuesta decir lo que quieren.

  • También suelen ser dependientes o estar muy apegados, normalmente a la madre. Suelen ser bastante sumisos.
  • Cuando no quieren ir algún sitio les duele la tripa.

    Somatizan el miedo o la ansiedad por esa situación que no quieren vivir.

  • Son leales y reflexivos.

¿Cómo podemos ayudar a los niños tímidos?

  1. Ayúdale a ser más sociable y a divertirse con amigos.
  2. Fomenta los «juegos de roles». Por ejemplo, cuando vengan amigos a casa, dale ropa para que se disfracen y puede salir de sí mismo.
  3. Demuéstrales que confías plenamente en ellos. Dales tareas en casa.

  4. Tal vez necesiten más atención cuando rompen las reglas, tienden a sentirse culpables con facilidad.
  5. Refuérzales positivamente: trabaja su autoestima.
  6. Potencia su asertividad, es decir, la habilidad de expresar lo que quieres sin herir a los demás.

Niños introvertidos

Ser introvertido es una preferencia. Normalmente, los niños y adolescentes introvertidos optan por la soledad como una opción. Hasta hace poco, se valoraba mucho socialmente ser muy extrovertido. Hoy en día a través de las inteligencias múltiples y de la inteligencia emocional, se ha visto que los niños introvertidos tienen grandes habilidades ocultas.

¿Cómo son los niños introvertidos?

  • No les da miedo que les juzguen o hacer el ridículo, simplemente prefieren estar solos o con pocos amigos.
  • No tienen miedo o ansiedad por estar con mucha gente pero prefieren ambientes tranquilos. Es un rasgo de su personalidad.
  • El introvertido no tiene porque ser tímido.
  • En general saben lo que les gusta, lo que no quieren y suelen expresarlo con claridad.
  • Suelen ser tranquilos, te escuchan, tiene mucha imaginación son muy reflexivos y suelen ser sensibles.
  • Les cuesta comunicar, por lo tanto, es un tema que hay que trabajar.
  • Hay que respetar su introversión y ofrecerles herramientas para que sepan manejar su rasgo de personalidad.

¿Cómo podemos ayudar a los niños introvertidos?

  1. Respetar sus rasgos pero no dejes que se aísle.
  2. Ayúdale  a descubrir otras habilidades como la lectura, la escritura, el dibujo o la música.
  3. Deja que aprendan de forma autodidacta lo que hacen bien pero supervísales.
  4. Conecta con él cada día, lo necesita.
  5. Mira a ver qué inquietudes tiene.
  6. Haz que se sienta seguro compartiendo contigo.
  7. Haz que brille: refuérzale positivamente.
  8. Potencia sus aptitudes.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres conocer más herramientas para ayudarles a trabajar su comunicación y habilidades sociales? No lo dudes, ponte en contacto conmigo y hablamos.

Источник: https://katiaranzabal.com/consejos-para-padres/hijo-timido-o-introvertido/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: