Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

Contents
  1. Ayuda a tus hijos a formar una imagen corporal saludable
  2. ¿Cómo puede afectar una imagen corporal negativa sobre mis hijos?
  3. Factores de riesgo
  4. Consecuencias
  5. Consejos para desarrollar una imagen corporal saludable
  6. Beneficios de una imagen corporal saludable
  7. Cinco claves para fomentar una adecuada imagen corporal en los hijos
  8. La teoría
  9. 1. Repasar, como padres, la forma de referirnos a nuestro propio cuerpo y al de los demás
  10. 2. Hablar de salud y restar importancia al peso
  11. 3. Adaptar la actividad física a sus gustos y posibilidades
  12. 4. Especial atención al acoso entre compañeros
  13. 5. Desterrar el mito de eso que se llama “cuerpo perfecto”
  14. La Imagen Corporal De Su Niño Care Guide Information En Espanol
  15. ¿Qué es la imagen corporal?
  16. ¿Cuándo podrían comenzar los problemas de imagen corporal?
  17. ¿Qué aumenta el riesgo de que mi niño tenga problemas de imagen corporal?
  18. ¿Cuáles son los signos y síntomas de los problemas de imagen corporal?
  19. ¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a desarrollar una imagen corporal sana?
  20. ¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a desarrollar un cuerpo fuerte y sano?
  21. Llame al 911 si:
  22. ¿Cuándo debo buscar atención inmediata?
  23. ¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?
  24. ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:
  25. Further information
  26. En español
  27. ¿Por qué son importantes la autoestima y la imagen corporal?
  28. Pubertad y desarrollo
  29. Imágenes de los medios y otras influencias externas
  30. Las familias y la escuela
  31. Una buena autoestima
  32. Consejos para mejorar la imagen corporal
  33. ¿Dónde puedo ir si necesito ayuda?
  34. Alentar una imagen corporal saludable
  35. Imagen corporal en los bebés y los niños pequeños
  36. Imagen corporal en los niños que están creciendo
  37. Imagen corporal en la pubertad y más adelante
  38. ¿Las bromas pueden afectar la imagen corporal de un niño?
  39. La imagen corporal de un niño, ¿puede verse afectada si sufre una afección?
  40. ¿Qué más pueden hacer los padres para ayudar?

Ayuda a tus hijos a formar una imagen corporal saludable

Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

Nuestra imagen corporal es aquello que pensamos y sentimos acerca de nuestro cuerpo, lo cual puede o no coincidir con la realidad. Según se acerca la adolescencia, los niños prestan más atención a su aspecto físico y conforman una opinión al respecto. Es por esto que resulta importante ayudar a tus hijos a desarrollar una imagen corporal saludable.

Una imagen corporal saludable significa sentirse a gusto y feliz con nuestro aspecto físico, lo que se traducirá, en definitiva, en buena salud. La adolescencia es una edad complicada: es el momento de conformar nuestra identidad. Pero esta es también la etapa de la inestabilidad emocional y los cambios físicos, lo cual afecta directamente en el autoconcepto.

¿Cómo puede afectar una imagen corporal negativa sobre mis hijos?

Según Carmen Rodríguez y Antonio Caño (2012), la adolescencia es un periodo relevante para la formación de la autoestima, y en la que los individuos se muestran vulnerables a experimentar una disminución de la misma.

Aquellos adolescentes que no se sienten cómodos con su cuerpo tienden adesarrollar una imagen corporal negativa sobre su aspecto. Esta insatisfacción hacia el propio cuerpo puede originarse por diversos factores que pueden generar serios problemas de autoestima.

Factores de riesgo

  • Preocupación en exceso por la opinión de los demás. Les importa mucho cómo los ven los demás y se comparan continuamente.
  • Personalidad perfeccionista. Adolescentes que, a pesar de encajar en los cánones de belleza social, siguen preocupándose por su cuerpo queriendo alcanzar la perfección.
  • Pertenencia a un grupo de amistad, deporte o baile que enfatice un tipo de cuerpo específico.
  • Sentirse bajo la presión de familiares, compañeros de clases o, por supuesto, los medios de comunicación.

Consecuencias

Sentir una total satisfacción con nuestro aspecto físico es un reto difícil que no todos logramos alcanzar. En un mundo en el que el aspecto es tan importante, todos queremos vernos bien y deseamos que los demás también lo hagan.

Es normal que tu hijo quiera sentirse feliz con su cuerpo y que los demás lo vean bien. Sin embargo, cuando la preocupación se convierte en obsesión se pueden originar serios problemas emocionales:

  • Baja autoestima.
  • Aislamiento. No quiere salir de casa, no quiere ir a actividades o fiestas.
  • Ansiedad y estrés.
  • Trastornos alimenticios. Relaciona la comida con sentimientos de culpa.

Consejos para desarrollar una imagen corporal saludable

  • Enseña a tu hijo a aceptar y valorar a los demás sin importar el aspecto que tengan.
  • Destaca aquellas cualidades de él que no estén relacionadas con la apariencia. Muéstrale que te sientes orgullosa de su rendimiento académico o su sentido del humor.
  • Explícale la peligrosidad de las dietas de moda. Este tipo de dietas son poco saludables y tienden a aumentar los pensamientos obsesivos.
  • Sé un modelo de ejemplo a seguir para él. Haz que tu hijo vea cómo tú misma te enfocas en aquellas cualidades que no forman parte de tu apariencia.
  • Ayúdale a elaborar una lista de aspectos positivos sobre él que no se refieran al físico.

Beneficios de una imagen corporal saludable

Desarrollar una percepción positiva sobre nuestra apariencia influye directamente sobre nuestra salud mental. Es decir, el nivel de aceptación de nuestra imagen corporal está estrechamente relacionado con nuestra autoestima.

De acuerdo a Dodgson y Wood (1998), los jóvenes con una autoestima elevada disfrutan de más experiencias positivas y afrontan mejor las experiencias negativas. Esto quiere decir que generarán respuestas más adaptativas tras el fracaso.

“La autoestima baja es como conducir por la vida con el freno de mano puesto” ~ -Maxwell Maltz- ~En definitiva, una imagen corporal saludable significa sentirse cómodo y satisfecho con nuestra apariencia. Aunque, actualmente, los niños y adolescentes lo tienen más difícil que nunca debido a las redes sociales.

Para los jóvenes, las redes sociales son su medio de estar en el mundo. Estas, muchas veces, nos muestran una imagen que no corresponde con la realidad. Por ello, los padres tienen la importante tarea de enseñar a sus hijos que, para gustar a los demás, primero hay que gustarse a uno mismo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/ayuda-a-tus-hijos-a-formar-una-imagen-corporal-saludable/

Cinco claves para fomentar una adecuada imagen corporal en los hijos

Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

Pepa tiene 6 años y es una niña sana, normal, activa, lista y espabilada como ella sola… Me consta que tiene unos padres preocupados e implicados en hacer las cosas bien desde el punto de vista de los hábitos de vida.

Sin embargo, lo que hizo el otro día Pepa me encogió el corazón y provocó que se me llenaran los ojos de lágrimas. No es broma, aunque tampoco podría decirte muy bien si eran lágrimas de tristeza o de rabia.

Tristeza profunda y una rabia de la leche. Las dos cosas al mismo tiempo.

Resulta que Pepa, me contaba hace poco su madre, cogió el otro día una hoja de papel, escribió una nota en ella, la metió en un sobre y se la entregó a su madre. Así, en mano, directamente, en plan funcionario de correos. En la hoja ponía, lo siguiente:

“No me gusta mi cuerpo… ¿qué puedo hacer?”

Imagínate el cuadro. Pepa, es una niña que padece de eso que se llama acoso escolar, la discriminan por su imagen ya que Pepa es una niña grande… come bien, sano, está desde que sabe andar apuntada a dos actividades extraescolares deportivas… pero es grande.

Te lo prometo, ella es así y la mar de guapa, maja y sana que está. Pero en el cole, algunos angelitos y angelitas, sus propios compañeros y compañeras de clase o de las vecinas, le dicen de todo menos cosas bonitas.

No tengo la intención de reproducirlo aquí, pero te lo puedes imaginar; niños y niñas de 6 y 7 años en plan carretero, con una lengua más sucia que los baños de una estación de autobuses… Digo lo que voy a decir, por que yo no soy el padre de la criatura, pero vamos, que me toca ser a mí el implicado y Herodes parecería a mi lado un santo varón con lo que me imagino haciendo a los compañeros y compañeras de mi hija (y primero a sus padres).

La teoría

Con frecuencia, y pienso que también con bastante razón, dirigimos el dedo acusador hacia “nuestra sociedad” cuando nos machaca con ciertos estereotipos corporales que en realidad son imposibles e inalcanzables para el 99,8 por ciento de los mortales. En la mayor parte de los casos culpabilizamos a los medios de comunicación, más frecuentemente a la publicidad, el cine y a la televisión… y creo que no falta razón, pero quizá sí un poco de perspectiva.

Esta más o menos bien eso de ver la paja (seguro no tan “paja”) en el ojo ajeno, pero no está tan bien eso de no ser capaces de ver la viga en el propio.

Desde luego, por mucha presión que sufran nuestros hijos del mundo de la publicidad y demás, que la sufren, no cabe la menor duda que lo que vean en casa puede ayudar a modular y matizar ese mensaje cuando no a dirigirlo en una u otra dirección.

En este sentido la Academia Norteamericana de Nutrición y Dietética (Eat Right, Academy of Nutrition and Dietetics) habitual referente en el terreno de la alimentación, a través de sus sección dirigida a los niños nos hace llegar un mansaje imprescindible al respecto de la responsabilidad que nosotros como padres y cuidadores tenemos en la imagen corporal que nuestros hijos puedan desarrollar de sí mismos. Lo puedes consultar íntegro en este enlace.

En resumidas cuentas el artículo pone de manifiesto que en todos los niños, con independencia de su figura o peso, pueden aparecer percepciones distorsionadas y conductas insanas al respecto de su imagen.

 Se hace destacar que la distorsión de la imagen corporal puede comenzar en edades tan tempranas como la de prescolar; de forma que tanto los padres como otros adultos que convivan con los más pequeños van a ser los modelos y los referentes en los que estos a buen seguro van a fijarse para establecer esa autopercepción de la imagen propia.

Los niños y jóvenes con una adecuada imagen de sí mismos suelen sentirse más seguros al tiempo que más confiados en sus capacidades para tener éxito;  en teoría no se suelen obsesionan por el tema de contar calorías ni con el peso.

En sentido contrario, los niños con una imagen corporal negativa suelen experimentar mayor ansiedad y aislamiento, además de tener un mayor de riesgo de padecer tanto sobrepeso como los conocidos como trastornos de la conducta alimentaria.

Con el fin de ayudar a los padres y madres para que sus hijos tengan una adecuada percepción de su imagen la mencionada Academia de Nutrición y Dietética ofrece cinco importantes claves para correr los menos riesgos posibles:

1. Repasar, como padres, la forma de referirnos a nuestro propio cuerpo y al de los demás

En especial cuando se hace en público o delante de los más pequeños. La forma en la que tú te refieres a tu propia imagen o a la de terceras personas ejercerá a buen seguro una poderosa influencia sobre cómo luego tus hijos percibirán su propio cuerpo.

 Si por ejemplo te refieres de forma especialmente negativa al aspecto de tus muslos, a tú última y desagradable dieta o a tu último entrenamiento especialmente extenuante, tus hijos van a absorber esa información como una forma “natural” de expresarse y van a identificar de forma equivocada temas por los que van a desarrollar una excesiva preocupación. En estas circunstancias es más probable que ellos comiencen a preocuparse por el tamaño de sus muslos, lleguen a la conclusión de que han de ponerse a dieta o de que deben torturarse con prácticas deportivas especialmente agotadoras.

2. Hablar de salud y restar importancia al peso

Es imprescindible un cambio de paradigma, un cambio de enfoque, en el que la salud sea la protagonista… y no el peso.

Es de crucial importancia dejar de mostrar una especial obsesión por el peso y estar todo el rato haciendo referencias a los quilos que se pesan… y que si la báscula para arriba y la báscula para abajo. En su lugar se recomienda centrar el foco de atención en la salud, la tuya y la de ellos.

Al menos delante de los más pequeños no des más demasiada al valor del peso. Habla de alimentos, de comidas equilibradas, adecuadas, nutritivas y sabrosas… de hábitos adecuados e inadecuados.

3. Adaptar la actividad física a sus gustos y posibilidades

Hay niños que parecen hechos para el deporte, otros son más sedentarios, unos son más de deportes de equipo, de fuerza, de resistencia, de coordinación… y otros todo lo contrario.

Lo importante es que los niños disfruten mientras se mantienen un estilo de vida activo.

NO importa especialmente qué hagan, pero sí que hagan algo… desde kárate a baloncesto, pasando por danza, bádminton, tenis, atletismo o senderismo… Adapta su actividad a sus gustos y posibilidades, y sobre todo que se diviertan.

4. Especial atención al acoso entre compañeros

Te lo contaba al principio. Las alusiones despectivas al peso realizadas entre los pares puede marcar de forma importante a los niños que son objeto de dicho abuso o agresiones verbales.

Nosotros como adultos debemos mostrarnos intransigentes a la menor muestra de este tipo de comportamientos y, de forma preventiva hablar del tema con ellos.

Desde luego, ante la menor sospecha de que tu hijo está sufriendo algún tipo de abusos en este sentido mi recomendación es que hables directamente con los responsables del colegio… y sin perder un segundo

5. Desterrar el mito de eso que se llama “cuerpo perfecto”

Aunque te parezca que no tienen edad para abordar estas cuestiones, creo que en el mismo momento que se les pone delante de un televisor o se les pone un videojuego en las manos es el momento para hablar con ellos de estas cuestiones, adaptando el mensaje a sus posibilidades de comprensión y dejándoles expresarse para poder hablar de los falsos modelos y de las falsas perfecciones.

Reconozco que tengo una especial sensibilidad con estas cuestiones.

Por un lado en mi profesión hay muchas asociaciones con estos temas (demasiadas), tengo dos hijas muy niñas (aunque cada vez menos) y al mismo tiempo las circunstancias cercanas nos han golpeado, aquí en Zaragoza, con una especial crueldad tal y como te contaba hace pocas semanas al respecto del triste desenlace de dos casos de anorexia.

Por favor, con estos temas sé muy cuidadoso, y por supuesto tolerancia cero.

—————————-

Imagen: Stuart Miles vía freedigitalphotos.net y GTRES

Источник: https://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2015/06/18/cinco-claves-para-la-promocion-de-una-adecuada-imagen-corporal-en-tus-hijos/

La Imagen Corporal De Su Niño Care Guide Information En Espanol

Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Qué es la imagen corporal?

La imagen corporal es la forma como se siente su niño respecto a su cuerpo y a su apariencia física. Es probable que a su niño le gusten algunas cosas sobre su cuerpo pero otras no. Los pensamientos y sentimientos de su niño podrían cambiar con el tiempo.

Los problemas de imagen corporal pueden ser leves o severos. Un problema de la imagen corporal grave puede conllevar a problemas crónicos como la anorexia.

Una parte importante de la autoestima (valoración positiva de sí mismo) es tener una imagen saludable del cuerpo.

¿Cuándo podrían comenzar los problemas de imagen corporal?

Los problemas de imagen corporal son más comunes durante la adolescencia, pero pueden afectar a los niños de todas las edades. Probablemente usted notará que su niño se concentra más en su apariencia física justo antes de la adolescencia.

Aquí es cuando probablemente empiece a sentirse inseguro o raro. Es posible que su niño se tiña el cabello frecuentemente, se haga perforaciones nuevas o use mucho maquillaje. También es probable que empiece a vestirse de una forma distinta a la de antes.

Todas estas son formas que su niño usa para explorar su imagen corporal.

¿Qué aumenta el riesgo de que mi niño tenga problemas de imagen corporal?

  • Tener un padre que se preocupa demasiado por su propia imagen corporal
  • Uno de sus padres hace comentarios negativos sobre la apariencia del niño
  • Presión de sus amigos o compañeros de clase para verse de una forma particular
  • Ser molestando por su apariencia
  • Un deseo de encajar con miembros de un cierto grupo
  • Imágenes de la televisión, internet o revistas de gente a la que su niño piensa que debe parecerse
  • Ciertas señales de desarrollo físico que suceden en sus amigos antes de sucederle a su niño
  • Cambios de la pubertad, como el acné, grasa adicional o un estirón en altura que hacen que su niño se sienta inseguro
  • Identidad sexual distinta a la de su género de nacimiento

¿Cuáles son los signos y síntomas de los problemas de imagen corporal?

Algunas partes de la apariencia física de una persona cambiarán con el tiempo. Esto puede hacer de los pensamientos negativos algo pasajero. Los signos y síntomas que continúan o empeoran pueden indicar un problema de imagen corporal más serio. Cualquiera de los siguientes puede convertirse en un problema a largo plazo:

  • Pensamientos de crítica acerca de su cuerpo o apariencia
  • Necesidad de preguntar a otras personas cómo se ve físicamente
  • No creerle a alguien que lo elogia por su aspecto
  • Una necesidad de mirarse al espejo con frecuencia, o no querer mirarse en un espejo en lo absoluto
  • Pasar mucho tiempo vistiéndose o arreglándose el cabello o el maquillaje, y no quedar satisfecha
  • Ver en el espejo algo distinto a lo que la gente dice ver
  • No querer ser visto en público por tener miedo a que las demás personas piensen negativamente de su apariencia física
  • Necesidad de comer muy poco o contar cada caloría que consume
  • Usar pastillas para dieta, fumar cigarrillos o ejercitarse demasiado para perder más peso

¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a desarrollar una imagen corporal sana?

  • Tenga paciencia. Es normal concentrarse en la imagen corporal, en especial durante la adolescencia. Puede que resulte difícil para su niño formar una autoestima que no esté relacionada con la apariencia física. Establezca límites para su niño, como la cantidad de tiempo que debe pasar arreglándose el cabello o poniéndose el maquillaje. Su niño necesita saber qué tiene permitido respecto a las perforaciones o en ciertos tipos de ropa.
  • Sea un buen modelo a seguir. No critique su propia apariencia física. No haga comentarios sobre seguir dietas o tener que perder peso. Sirva de ejemplo para su niño manteniendo usted un peso saludable, comiendo alimentos sanos y ejercitándose regularmente.
  • Escuche a su niño. Anime a su niño a hablar sobre cualquier problema con respecto a su imagen corporal. Puede ser útil decirle a su niño como se sentía usted con respecto a su cuerpo cuando tenía su misma edad. Pregunte un poco más sobre identidad de género si esto está provocando que su niño tenga problemas de imagen corporal.
  • Dígale a su niño lo que a usted le gusta de él o ella. Concéntrese en cualidades que sean distintas a la apariencia física. Por ejemplo, su niño puede ser un niño creativo o tener un buen sentido del humor. Está bien elogiar algo físico sobre su niño, pero no es correcto concentrarse en la apariencia física.
  • Explique cómo la pubertad afecta el crecimiento. Los niños tienden a subir de peso y crecer rápidamente durante la pubertad. Es probable que su niño piense que sus brazos o piernas son demasiado largos o que su nariz es muy grande. Explique que estos cambios son normales y forman parte de un equilibrio físico cuando termine la pubertad. El médico de su niño puede sugerirle formas para controlar el acné u otros problemas durante la pubertad.
  • No compare a su niño con otro niño. No haga comentarios que hagan que su niño se sienta diferente. Por ejemplo, no le diga a su niño que perder peso debe ser fácil porque su hermana o hermano es delgado.

¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a desarrollar un cuerpo fuerte y sano?

  • No se concentre en los cambios que usted cree que su niño deba hacer. Por ejemplo, el médico de su niño puede decirle si el peso del niño está dentro de un promedio saludable. Usted puede ayudar fomentando el consumo de alimentos saludables y la práctica del ejercicio para que su niño pueda alcanzar o mantener un peso sano.
  • No ponga a su niño a dieta. El médico de su niño puede ayudarle a diseñar un plan seguro para perder peso si su niño necesita bajar de peso. Su niño necesita una variedad de alimentos todos los días para recibir la nutrición necesaria. Ofrézcale a su hijo alimentos y refrigerios sanos. Ayúdele a su niño a elegir alimentos sanos. No lo castigue por comerse algo que no es parte de su plan de comidas. Hable sobre la decisión que tomó y explique cuál pudo haber sido una opción más sana.
  • Ayúdele a su niño a hacer más actividad física. Anime a su niño a practicar por lo menos 1 hora de deportes o actividad física al día. Es posible que su niño disfrute más de la actividad física si la familia entera participa de ella.
  • Limite el tiempo de su niño frente a la pantalla. El tiempo de pantalla es la cantidad de tiempo que el niño pasa cada día con la televisión, la computadora, el teléfono inteligente y los videojuegos. Es importante limitar el tiempo de pantalla. Esto ayuda a que su hijo duerma, realice actividad física y tenga interacción social de manera suficiente cada día. El pediatra de su niño puede ayudar a crear un plan de tiempo de pantalla. El límite diario es, generalmente, 1 hora para niños de 2 a 5 años. El límite diario es, generalmente, 2 horas para niños a partir de los 6 años. También puede establecer límites en los tipos de dispositivos que puede utilizar su hijo y dónde puede usarlos. Conserve el plan en un lugar donde su hijo y quien se encarga de su cuidado puedan verlo. Cree un plan para cada niño en su familia. También puede visitar https://www.healthychildren.org/English/media/Pages/default.aspx#planview para obtener más ayuda con la creación de un plan.
  • Hable con su niño sobre no fumar. Los adolescentes pueden mostrar interés en los cigarrillos. Esto puede ser una forma de sentir que pertenecen a un grupo o para controlar su peso. Hable con su niño acerca del peligro de fumar. Explique que los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco sin humo también contienen nicotina y no deben usarse. Establezca reglas fuertes que indiquen que su niño no puede usar ningún tipo de tabaco.

Llame al 911 si:

  • Su niño trata de lastimarse o hace algo que cause daño.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • El corazón de su niño está latiendo rápido.
  • Su hijo se desmayó.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada.

Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/la-imagen-corporal-de-su-ni%C3%B1o.html

En español

Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

(Body Image and Self-Esteem)

¿Alguna de estas frases te resulta familiar? “Soy muy alto”. “Soy muy bajo”. “Soy muy delgado”. “Si solo fuera más bajo / más alto/tuviese el cabello enrulado / el cabello lacio/una nariz más pequeña / piernas más largas, sería feliz”.

¿Te estás menospreciando? Si es así, no estás solo. Como adolescente, atraviesas muchos cambios en tu cuerpo. Y, a medida que tu cuerpo cambia, también lo hace la imagen que tienes de ti mismo. No siempre es fácil que te guste cada parte de tu físico, pero quedarte atrapado en los aspectos negativos puede bajar realmente tu autoestima.

¿Por qué son importantes la autoestima y la imagen corporal?

La autoestima tiene que ver con cuánto crees que vales y cuánto crees que vales para otras personas. La autoestima es importante porque sentirte bien contigo mismo puede afectar tu salud mental y la forma en que te comportas.

Las personas con la autoestima alta tienen un buen conocimiento de sí mismas. Son realistas y buscan amigos a quienes les agraden y los aprecien por lo que son. Habitualmente, las personas con alta autoestima sienten que tienen más control de sus vidas y conocen sus fortalezas y sus debilidades.

La imagen corporal es cómo te ves físicamente, si sientes que eres atractivo y si a los demás les agrada tu aspecto físico. Para muchas personas, especialmente aquellas en los primeros años de su adolescencia, la imagen corporal puede estar estrechamente vinculada con la autoestima.

Pubertad y desarrollo

Algunas personas tienen dificultades con su autoestima y su imagen corporal al entrar en la pubertad, porque es una etapa en la que el cuerpo atraviesa gran cantidad de cambios.

Estos cambios, en combinación con el deseo de sentirnos aceptados por nuestros amigos, implican que puede ser tentador que nos comparemos con los demás.

El problema con esto es que no todos crecen o se desarrollan al mismo tiempo ni del mismo modo.

Imágenes de los medios y otras influencias externas

La preadolescencia y los primeros años de la adolescencia son una etapa en la que tomamos más conciencia de las celebridades y las imágenes de los medios, así como del aspecto de otros niños y la forma en que encajamos.

Es posible que empecemos a compararnos con otras personas o con imágenes de los medios (“ideales” que con frecuencia están retocados).

Todo esto puede afectar la forma en que nos sentimos respecto de nosotros mismos y de nuestros cuerpos, incluso a medida que nos convertimos en adolescentes.

Las familias y la escuela

A veces, la vida familiar puede influir en nuestra imagen corporal. Es posible que algunos padres o entrenadores estén demasiado enfocados en verse de una determinada manera o en “llegar a un peso” para un equipo deportivo.

Los miembros de la familia pueden luchar contra su propia imagen corporal o criticar el aspecto de sus hijos (“¿por qué tienes el cabello tan largo?” o “cómo es posible que no puedas usar pantalones que te queden bien?”).

Todo esto puede influir en la autoestima de una persona, especialmente si es sensible a los comentarios de los demás.

Las personas también pueden ser el blanco de comentarios negativos y burlas hirientes de los compañeros de clase y los pares en relación con su aspecto. Aunque estos suelen ser producto de la ignorancia, a veces pueden afectar la imagen corporal y la autoestima.

Una buena autoestima

Si tienes una imagen positiva de tu cuerpo, es probable que te agrades y aceptes a ti mismo como eres, a pesar de que no encajes en un “ideal” mediático.

Esta actitud sana te permite explorar otros aspectos del proceso de crecimiento, por ejemplo, cultivar buenas amistades, ser más independiente de tus padres y desafiarte física y mentalmente.

Desarrollar estos aspectos de tu persona puede ser de ayuda para reforzar la autoestima.

Una actitud positiva y optimista puede ayudar a las personas a desarrollar una fuerte autoestima. Por ejemplo, si cometes un error, podrías decir, “soy humano” en lugar de, “soy un perdedor”, o no culpar a otras personas cuando las cosas no salen según lo previsto.

Saber qué cosas te hacen feliz y cómo alcanzar tus objetivos puede ayudar a que sientas que eres competente, fuerte y que tienes el control de tu vida. Una actitud positiva y un estilo de vida sano (como hacer ejercicio y comer bien) son una combinación excelente para desarrollar una buena autoestima.

Consejos para mejorar la imagen corporal

Algunas personas piensan que deben cambiar su aspecto para sentirse bien consigo mismas. Sin embargo, todo lo que tienes que hacer es cambiar la forma en que ves tu cuerpo y el modo en que piensas sobre ti mismo. Estos son algunos consejos sobre cómo hacerlo:

Reconoce que tu cuerpo te pertenece, sin importar su forma o talle.

Intenta enfocarte en lo fuerte y sano que es tu cuerpo, y en las cosas que puede hacer, no en lo que está mal o en lo que sientes que quieres cambiarle.

Si te preocupa tu peso o tu talle, consulta al médico para estar seguro de que todo está bien. Sin embargo, solo te incumbe a ti cómo se ve tu cuerpo: en última instancia, eres tú el que debe estar feliz contigo mismo.

Identifica los aspectos de tu apariencia que, siendo realista, puedes cambiar y cuáles no. Los seres humanos, por definición, no son perfectos. Es lo que nos hace únicos y originales.

Todas las personas (incluso los famosos que en apariencia son los más perfectos) tienen cosas que no pueden cambiar y deben aceptar, como su estatura, por ejemplo, o el número que calzan.

Recuerda que “las personas reales no son perfectas y que las personas perfectas no son reales (generalmente, están retocadas)”.

Si hay aspectos tuyos que deseas y puedes cambiar, ponte objetivos para lograrlo. Por ejemplo, si deseas estar en forma, elabora un plan para hacer ejercicio todos los días y comer sano. Luego, haz un seguimiento de tu progreso hasta que llegues a tu objetivo. Superar un desafío que te impones a ti mismo es una excelente forma de reforzar la autoestima.

Cuando escuches comentarios negativos procedentes de tu interior, dite a ti mismo que debes detenerte. Debes comprender que cada persona es más que solo su apariencia en un día cualquiera. Somos complejos y cambiamos permanentemente. Trata de enfocarte en los aspectos únicos e interesantes de tu persona.

Intenta construir tu autoestima haciéndote tres elogios todos los días. Mientras lo haces, cada noche enumera tres cosas de tu día que realmente te resultaron placenteras.

Puede ser la sensación que el sol te produjo en el rostro, el sonido de tu banda favorita o la forma en que alguien se rió de tus bromas.

Al concentrarse en las cosas buenas que haces y los aspectos positivos de tu vida puedes cambiar la forma en que te sientes respecto de ti mismo.

Algunas personas con discapacidades o diferencias físicas sienten que no son vistas por lo que realmente son debido a sus cuerpos y a lo que pueden y no pueden hacer.

Otras personas pueden tener problemas tan graves respecto de su imagen corporal que necesitan un poco más de ayuda.

Trabajar con un terapeuta o un consejero puede ayudar a que algunas personas logren tener una perspectiva y aprendan a enfocarse en sus fortalezas individuales, además de desarrollar un modo más sano de pensar.

¿Dónde puedo ir si necesito ayuda?

A veces, no se puede lidiar solo con la baja autoestima y los problemas con la imagen corporal. Algunos adolescentes pueden deprimirse y perder el interés en las actividades o los amigos. Algunos llegan a desarrollar trastornos alimentarios o con la imagen corporal, y pueden deprimirse o consumir alcohol o drogas para escaparse de los sentimientos de baja valoración.

Si así es como te sientes, puede ser de ayuda hablar con uno de tus padres, un entrenador, un líder religioso, un consejero de orientación, un terapeuta o un amigo. Un adulto en quien confías, una persona que te apoya y no te desalienta, puede ayudarte a poner tu imagen corporal en perspectiva y hacerte comentarios positivos sobre tu cuerpo, tus aptitudes y tus habilidades.

Si no puedes recurrir a nadie que conozcas, llama a una línea directa de atención por crisis para adolescentes (una búsqueda por Internet puede darte la información respecto de las líneas directas de atención a nivel nacional y local). Lo más importante es obtener ayuda si sientes que tu imagen corporal y tu autoestima están afectando tu vida.

Revisado por: D’Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: julio de 2015

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/imagen-corporal-y-autoestima/

Alentar una imagen corporal saludable

Cómo y Por qué debes hablar de imagen corporal con tus hijos

  • Tamaño de texto más grande

La imagen corporal es la forma en la que una persona se siente con su cuerpo. Los niños que tienen una imagen corporal saludable se sienten bien con su cuerpo. Están felices con cómo se ven, cómo crece y se mueve su cuerpo y lo que pueden hacer con su cuerpo. La imagen corporal forma parte de la imagen que un niño tiene de sí mismo.

Tener una buena imagen corporal ayuda a los niños a sentirse confiados. Esto favorece su autoestima. Los niños que no tienen una buena imagen corporal no se sienten bien con la forma en la que se ve su cuerpo. Una mala imagen corporal puede afectar la imagen que el niño tiene de sí mismo. Puede bajar su autoestima.

La imagen corporal saludable crece con el tiempo. Comienza cuando el niño es un bebé. Se construye a medida que el niño crece. Cambia cuando el niño atraviesa la pubertad. Y se va formando por lo que otras personas dicen. En cada etapa, los padres pueden hacer cosas para favorecer la imagen corporal saludable de sus hijos.

Imagen corporal en los bebés y los niños pequeños

Los bebés y los niños pequeños parecen estar naturalmente felices con su cuerpo. Adoran sacudir las piernas y jugar con los dedos de los pies. Les encanta retorcerse y usar el cuerpo para moverse. Una vez que logran pararse y caminar, los niños pequeños se sienten orgullosos cada vez que logran hacer algo ellos solos.

Los padres ayudan a los bebés y los niños pequeños a sentirse bien con su cuerpo cuando hacen lo siguiente:

  • los acarician y cuidan con cariño
  • juegan para que los niños aprendan a mover el cuerpo
  • juegan para que los niños usen nuevas habilidades
  • les muestran cuán orgullosos se sienten
  • les sonríen y los elogian mucho

Imagen corporal en los niños que están creciendo

A medida que los niños crecen, pueden crear buenos sentimientos acerca de su cuerpo. A veces, esto se nota. Los niños se llenan de orgullo cuando usted les dice lo altos que llegarán a ser.

Se sonríen en el espejo. Les gusta cómo se ven con sus prendas favoritas o con su nuevo corte de cabello. Quieren que usted vea lo rápido que pueden correr.

O que vea lo que son capaces de hacer con una patineta.

A medida que crecen, los niños tal vez se comparen con otros niños. Quieren sentirse bien con su aspecto. Quieren poder hacer lo que hacen otros niños. Cuando se comparan con otros y se sienten bien, su imagen corporal se acrecienta.

Para ayudar a los niños a tener una imagen corporal saludable, los padres pueden hacer lo siguiente:

  • enseñarles acerca de su cuerpo
  • ayudarlos a cuidar su cuerpo
  • decirles cosas agradables sobre su aspecto
  • permitirles que les muestren lo que son capaces de hacer
  • demostrarles que están orgullosos de lo que son capaces de hacer
  • mantenerse activo con ellos
  • hacer que los niños se mantengan activos todos los días

Imagen corporal en la pubertad y más adelante

Los cuerpos de los niños cambian cuando atraviesan la pubertad. Es posible que la manera en la que se sienten respecto de su cuerpo también sufra cambios. Algunos niños están ansiosos de parecer mayores. Otros se sienten avergonzados por los cambios en su cuerpo. Puede llevar un poco de tiempo acostumbrarse a un cuerpo que se ve y se siente diferente.

No todos los niños atraviesan la pubertad a la misma edad. Algunos se desarrollan más temprano. Al principio, es posible que se sientan raros. O que se sientan orgullosos por parecer más maduros. Algunos niños atraviesan la pubertad más tarde. Algunos no tienen problemas con esto, pero otros no ven la hora de llegar a ser como sus amigos.

Es normal que las niñas tengan un poco de grasa adicional cuando atraviesan la pubertad. Pero esto hace que algunas de ellas se preocupen por su peso.

Los preadolescentes y adolescentes tal vez se preocupen mucho por su aspecto. Tal vez prueben nuevos estilos. Quizás se vistan como para encajar o como para diferenciarse.

Probablemente, se centren mucho en lo que no les gusta de la forma en la que se ven. Los niños seguramente querrán ser más musculosos. Las niñas tal vez deseen tener más curvas o menos curvas. Ser tan autocríticos puede dañar la imagen corporal de los adolescentes.

Para ayudarlos a tener una imagen corporal saludable, los padres pueden hacer lo siguiente:

  • decirles cosas lindas sobre su aspecto
  • permitirles probar nuevos estilos
  • evitar criticar su aspecto
  • asegurarse de que duerman lo suficiente y de que tengan una dieta saludable
  • asegurarse de que se mantengan activos todos los días

¿Las bromas pueden afectar la imagen corporal de un niño?

Algunos niños son blanco de bromas, o de hostigamiento por el aspecto de su cuerpo. Esto puede herirlos profundamente. Puede dañar su imagen corporal y su autoestima.

Si esto está ocurriendo, los padres pueden hacer lo siguiente:

  • tomar medidas para detener las bromas o el hostigamiento
  • ayudar al niño a sanar sus sentimientos heridos y perder la vergüenza

Pueden lograrlo hablando con el niño y escuchándolo. Si es necesario, pueden obtener más ayuda para su hijo a través de un terapeuta o un psicólogo. La imagen corporal de un niño puede cambiar para mejor, aun cuando esté muy dañada.

La imagen corporal de un niño, ¿puede verse afectada si sufre una afección?

Algunas afecciones impiden que los niños hagan lo mismo que el resto. Algunas afectan el aspecto, la movilidad, el crecimiento o el nivel de actividad del niño.

Pero el hecho de tener una afección no significa que el niño no pueda tener una imagen corporal saludable. La imagen corporal saludable se forma cuando el niño logra aceptar, disfrutar y cuidar de su cuerpo. Aun cuando haya cosas que los niños no pueden hacer, pueden sentirse bien con lo que sí pueden hacer.

¿Qué más pueden hacer los padres para ayudar?

Recuerde dar el ejemplo con una buena imagen corporal. Manténgase activo todos los días. Lleve una dieta saludable. Hable de forma positiva sobre su propio cuerpo. Acepte su propio cuerpo y cuídelo. Los niños aprenderán de usted y harán lo mismo.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/body-image-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: