Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Contents
  1. Autocuidado: fomento en los niños
  2. Autocuidado ¿qué es?
  3. Autocuidado ¿para qué sirve en el niño?
  4. Autocuidado ¿Cómo se puede fomentar en los niños?
  5. Enseñar el autocuidado
  6. CÓMO ENSEÑAR A UN NIÑO QUE NADIE PUEDE TOCAR SU CUERPO
  7. 1. Partes íntimas o privadas:
  8. 2. Mi cuerpo es mío:
  9. 3. Ningún adulto desconocido pide ayuda al niño:
  10. 4. La lista de las personas confiables:
  11. 5. Nadie puede tener secretos incómodos: 
  12. 5 principios para enseñar a los niños a proteger su cuerpo
  13. 1.- Reconocer las partes y el funcionamiento del cuerpo
  14. 2.- Independencia en la higiene y el autocuidado
  15. 3.- Crear conciencia de lo íntimo y lo privado
  16. 4.- Saber identificar sensaciones agradables y desagradables
  17. 5.- Derecho a decir NO
  18. Cuándo educar a mi hijo/a en edad preescolar sobre su cuerpo
  19. ¿Cómo hablo sobre las partes del cuerpo?
  20. ¿Cómo comienzo a construír la imagen corporal de mi hijo/a en edad preescolar?
  21. El autocuidado infantil es clave para ayudar a los niños a relajarse y desarrollar una autoestima positiva
  22. La importancia de enseñar autocuidado a los niños
  23. El autocuidado como una forma de «conectar» y llegar a la calma
  24. Cómo cuidar de tu cuerpo: respuestas para niños con autismo
  25. ¿Qué debería hacer cada día?
  26. ¿Y eso de afeitarse?
  27. ¿Y si tengo una erección, una eyaculación o un sueño húmedo?
  28. ¿Qué tipo de ropa interior debería llevar?
  29. ¡Parece que hay que aprender un montón de cosas! ¿Cómo me puedo acordar de todo?
  30. ¡Estar preparado!
  31. Descubre algunos consejos básicos de higiene personal en los niños
  32. 1. Higiene oral
  33. 2. Lavarse las manos
  34. 3. Tomar una ducha
  35. 4. Cuidado de las uñas, uno de los hábitos de higiene personal que hay que enseñar a los niños
  36. 5. Lavarse el cabello
  37. ¿Por qué debes enseñar a tus hijos a cuidarse?
  38. 1 Explícale que nadie debe tocar su cuerpo
  39. 2 Enséñale quién puede o no tocarlo
  40. 3 Procura que aprenda desde pequeño cuáles son sus partes privadas
  41. 4 Si alguien le hace sentir incómodo debe decirle a ustedes
  42. 5 Lo adultos o chicos mayores no son amigos de los niños
  43. 6 Entre hermanos pueden y deben protegerse

Autocuidado: fomento en los niños

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Enseñar a los niños a ser partícipes y conscientes de que deben cuidarse y fomentar el autocuidado y la autonomía es algo sumamente importante para su felicidad y calidad de vida futura.

Autocuidado ¿qué es?

El autocuidado hace referencia al cuidado y cultivo de uno mismo en el sentido amplio de la palabra, basado en el autoconocimiento y teniendo en cuenta aspectos físicos y emocionales. Son todas las actividades que realizan los individuos para el mantenimiento de su propia vida, salud y bienestar.

Etimológicamente, “auto” viene del griego αὐτο que significa «propio» o «por uno mismo», y cuidado del latín cogitātus que significa «pensamiento». El autocuidado es, por tanto, una forma de cuidado a uno mismo.

Todas las personas tenemos la capacidad para cuidarnos y lo aprendemos a lo largo de nuestra vida, principalmente, mediante las relaciones interpersonales. Las prácticas de autocuidado se aprenden en el seno de la familia, la escuela y las amistades.

Las personas desarrollan prácticas de autocuidado que se transforman en hábitos y que contribuyen a su salud y bienestar. Todas estas actividades son actos racionales y voluntarios que repetimos muchas veces y se transforman en rutinas.

Si bien los niños no pueden proporcionarse a sí mismos un autocuidado absoluto, sí que pueden aprender pautas, imitar ejemplos e ir haciendo propias rutinas de autocuidado que les acompañarán toda la vida.

Autocuidado ¿para qué sirve en el niño?

El autocuidado en el niño supone aprender ciertas conductas que se ponen en práctica sin la supervisión del adulto. Para ello, el autoconocimiento, los espacios de reflexión y escucha, junto con un ambiente seguro son claves para su desarrollo.

En esta guía encontrarás un decálogo para la adecuada gestión de las emociones por parte de los padres. Además conocerás todas las emociones para saber actuar en casa caso y la importancia del aprendizaje de las emociones para su día a día.

Promover el autocuidado en el niño puede favorecer los siguientes aspectos en su desarrollo:

  • Mejora del autoconocimiento y la autoestima.
  • Fomento de hábitos saludables.
  • Desarrollo emocional adecuado.
  • Prevención del abuso sexual.

Autocuidado ¿Cómo se puede fomentar en los niños?

Los adultos deben fomentar con sus palabras y conductas que cada niño es único y valioso, que merece ser querido y que es capaz de cuidar de sí mismo. Podemos estimular su cuidado personal con las siguientes estrategias:

  • Dar mayor autonomía al niño progresivamente en las tareas relacionadas con el cuidado personal:
    • Lavarse las manos antes de comer, cepillarse los dientes o bañarse. En algunas etapas, el adulto debe supervisar al menor para que realice bien las pautas de higiene y vele su por integridad física.
  • Enseñarles que su cuerpo es valioso y que sólo ellos pueden tocarlo y cuidarlo.
  • Enseñar los nombres correctos de las partes del cuerpo y explicar al niño la mejor manera de cuidarlas.
  • Evidenciar la sensación de bienestar que nos genera el autocuidado.
  • Disfrutar de las cosas saludables, como dar un paseo o tener una dieta equilibrada.
  • Destacar las cosas especiales y únicas que hay en cada niño.
  • Educar en una visión de la vida positiva, con agradecimiento y vitalista.
  • Ser ejemplo de relaciones afectivas familiares y amistosas sanas, con vínculos positivos.
  • Ayudar a detectar al niño las señales que nos da el cuerpo y la mente cuando éstas no están bien.
  • Tener un ambiente relajado en casa y de confianza que permita el diálogo entre padres e hijos.
  • Gozar de los momentos de ocio y descanso como parte de una vida sana.
  • Enseñar a elegir los alimentos más saludables a la hora de ir a comprar o en un menú de varias opciones.
  • Animar a los niños a hacer cosas que los hagan felices: arte, deporte, música, baile…
  • Saber decir “no” cuando es necesario y tener en cuenta que no siempre hemos de agradar a todo el mundo.
  • Crecer en valores humanos o morales sólidos ayuda a que el niño se ubique y tenga un marco de referencia claro para tomar decisiones.

Un niño que aprende a cuidar de sí mismo sabrá pedir ayuda cuando lo necesita, ya que será capaz de hacer una correcta evaluación de la situación vital en la que se encuentra, utilizando sus propios recursos y, cuando no son suficientes, buscando ayuda de los demás. Esto es fruto de una buena autoestima, que es la clave para reconocer, no sólo todo nuestro potencial, sino también nuestras limitaciones. En conclusión, serán niños que se frustrarán menos y canalizarán mejor los inevitables baches del camino.

Un niño al que se le ha educado en el autocuidado será capaz de evitar situaciones de riesgo para su integridad física o alejarse de personas que puedan hacerle daño.

Enseñar el autocuidado

El modelo de los hijos son los padres y, si queremos hijos que se cuiden, debemos practicar con el ejemplo. Si en nuestras rutinas no tenemos hábitos de autocuidado, estamos transmitiendo a nuestros hijos que es algo no importante para llevar una vida plena.

La anulación de las propias necesidades y ponerse en el último lugar es considerado un signo de una autoestima baja.

Cuidar nuestra salud, comer bien, hacer deporte, tener un espacio de cuidado personal o disfrutar de actividades de ocio es uno de los mensajes más poderosos que podemos dar a nuestros hijos. Disfrutar de la vida, verbalizar los momentos en los que lo pasamos genial, es transmitir emociones positivas que marcarán a fuego el autocuidado físico y emocional de nuestros hijos. 

Es básico que los niños tengan una buena salud para su desarrollo completo. Nuestro blog cuenta con numerosos contenidos sobre la salud de los más pequeños. Los últimos que se han publicado son:

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-ninos/autocuidado-fomento-en-los-ninos

CÓMO ENSEÑAR A UN NIÑO QUE NADIE PUEDE TOCAR SU CUERPO

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Aunque muchas veces nos parece muy complicado y no tenemos ni idea de cómo hacerlo, es importante que le expliquemos a nuestros hijos que nadie debe tocar su cuerpo, ni obligarlos a hacer nada que no quieran.

Pero, ¿cómo hacerlo sin perturbarlos al respecto?. A continuación compartimos con fines educativos – pastorales las publicación del portal “PORQUE NO SE ME OCURRIÓ ANTES“ que nos explica el cómo hacerlo.

La intención de esta información es mostrarte como enseñar a los pequeños a no convertirse en una víctima de abuso físico o sexual, esta es una situación muy grave que no se debe de tomar a la ligera.

Si se les enseña a nuestros hijos sobre educación sexual en tiempo y forma de manera oportuna, podemos prevenir el abuso sexual infantil. Los padres todo el tiempo nos preocupamos por ver a nuestros hijos bien y que estos crezcan y se desarrollen de manera íntegra, hacerles saber que ninguna persona tiene derecho de tocarlos o hacerles algo que ellos no quieran, es fundamental.

Debemos de mostrarles con claridad a nuestros pequeños lo grave que es volverse una víctima de abuso sexual y que cualquier situación de este tipo deben de comunicarla a la brevedad. Estos son algunos consejos para los padres:

1. Partes íntimas o privadas:

Los pequeños deben tener muy claro que sus partes íntimas no pueden ser tocadas por nadie que no sean ellos, si alguien lo hace o tiene la intención de hacerlo, lo más recomendable es acudir con una persona de su confianza y contarlo todo. Tampoco debe tocar las partes de otro aun cuando este lo pida, así mismo saber que la intimidad de estas es muy valiosa y enseñar fotos de esta parte del cuerpo es otra cosa que tampoco es correcta.

2. Mi cuerpo es mío:

Los niños tienen que entender que su cuerpo les pertenece y que nadie debe de tocarlos.

En la cultura latina la forma de demostrar el amor y el cariño hacia una persona es a través de abrazos y besos por parte de cualquier persona, pero sería prudente evitar este tipo de afecto hacia los niños por parte de un desconocido, sobre todo respetar cuando el niño se reúsa a saludar o despedirse de esta forma tan ¨afectiva¨, si no le nace, no se lo exijas aun cuando se trate de familia y sea una forma tradicional, estas formas no tiene nada que ver con la educación, un simple ¨hola¨, ¨adiós¨ o un gesto con la mano basta, si le impones al niño algo que no quiere, entonces cederá a otras peticiones pensando que es lo ¨correcto¨ como una forma de ser gentil o educado.

3. Ningún adulto desconocido pide ayuda al niño:

Esta podría ser la regla más importante de todas, debemos de dejarles claro que no se deben de acercar a un adulto desconocido aun cuando este les pida ayuda sin importar el lugar donde se encuentren, “las personas adultas no le piden ayuda a los niños”. La única palabra que deben de utilizar cuando un desconocido se les acerca y les solicita algo es un fuerte y rotundo “NO”, no importa que tan amable se comporte esa persona, que quede bien claro que los adultos no requieren de la ayuda de un pequeño.

4. La lista de las personas confiables:

Cuando los niños son pequeños tiene la mente muy inocente y puede llegar a confiar en cualquier persona pensando que nunca sufrirán algún daño y eso puede ser muy peligroso para ellos, lo más recomendable es enseñarles cuales son las personas en las que pueden confiar, por ejemplo, en la madre, el padre, los hermanos, los abuelos y sus maestros, debe de tener en claro que cualquier desconocido no es confiable y por lo tanto es recomendable alejarse de él o ella.

5. Nadie puede tener secretos incómodos: 

Se le debe dejar claro a los niños que no deben de guardar ningún secreto con nadie y mucho menos que lo haga sentir incómodo ni aunque una persona se lo pida de favor, si algo como esto llegara a pasar el niño debe de saber que tiene que acudir rápidamente con alguna persona de confianza y contárselo.

Dejemos claro en nuestros hijos que un adulto solicita la ayuda de otro adulto y no la de un niño. Aun cuando hayan aprendido a ser amables teniendo ello en mente no titubearán a la hora de tener que decir ¨NO¨, sabrán que al responder de esa manera se están cuidando y protegiendo de un posible peligro.

Pon en práctica estos consejos y bríndales a tus hijos las herramientas necesarias para cuidarse y hacer respetar su cuerpo.

Comparte esta valiosa información con otros padres y no dejes de apoyar nuestra página con un Me gusta.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Porqué no se me ocurrió antes en la siguiente dirección: porquenosemeocurrio.net

Источник: https://webdelmaestrocmf.com/portal/como-ensenar-a-un-nino-que-nadie-puede-tocar-su-cuerpo/

5 principios para enseñar a los niños a proteger su cuerpo

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Entre las diferentes medidas que podemos adoptar dentro de la familia para prevenir el abuso infantil está el enseñar a los niños el valor de su cuerpo. El significado que el niño desarrolla sobre su propio cuerpo depende en gran medida de lo que nosotros le enseñemos sobre el mismo.

No se protege lo que no se valora. Si le enseñamos al niño que su cuerpo no es importante, el niño aprenderá que otros pueden decidir y actuar sobre su cuerpo; favoreciendo que sea más vulnerable al momento de reconocer y afrontar una situación de riesgo.

La vida cotidiana se puede volver el escenario idóneo para enseñar a los niños a dignificar, significar y trazar los límites de su cuerpo. Aquí comparto algunos principios para enseñar a los chicos el valor y la protección de sus cuerpos. Éstos los he construido en base a mi experiencia en la atención a niños, niñas y adolescentes.

1.- Reconocer las partes y el funcionamiento del cuerpo

La educación sexual empieza por el reconocimiento del cuerpo, de sus formas, sus partes y sus funciones. Desde temprana edad el niño comienza a conocer su cuerpo y el de los otros, compara y hace preguntas. Aquí es importante hablar con naturalidad, enseñando el nombre correcto de las partes del cuerpo.

Así como le decimos al niño “este es tu brazo”, debemos decir “este es tu pene” o “esta es tu vagina”. Igualmente, le debemos permitir al niño expresar su curiosidad sobre el cuerpo y la sexualidad, adecuando la información que le proporcionemos a sus inquietudes, capacidad de comprensión y edad.

En general, el niño merece saber que su cuerpo es fabuloso, pues a través de él se experimenta a sí mismo y al mundo. El cuerpo es el contenedor de la vida, allí reside su valor.

2.- Independencia en la higiene y el autocuidado

Si el cuerpo es vida, debe ser cuidado. El bañarse, limpiarse cuando se va al baño, cepillarse los dientes, alimentarse, protegerse del frío o de los rayos del sol son maneras de cuidar el cuerpo.

Un error frecuente que comenten los padres es no permitirle a los niños cuidarse por sí mismos, haciéndolos dependientes del cuidado de los adultos. En la medida que el niño crece va desarrollando habilidades que le permiten valerse por sí mismo.

Nuestra labor es permitirle desplegar sus habilidades y entrenarlos en el uso de las mismas. Un niño debe aprender progresivamente a bañarse, vestirse y limpiarse. Esto evita que personas conocidas o desconocidas tengan acceso a su cuerpo.

Mientras más independiente es el niño en el cuidado de su cuerpo más protegido estará de contactos abusivos.

3.- Crear conciencia de lo íntimo y lo privado

El cuerpo está involucrado en acciones que pueden ser públicas o privadas. Enseñarle al niño sobre la privacidad del cuerpo le ayuda a desarrollar un sentido de intimidad y respeto por sí mismo.

El niño debe saber que hay acciones que pertenecen al mundo de lo privado, que son individuales y que pueden participar otros sólo si tienen nuestro consentimiento. Y así como hay acciones privadas (cambiarse de ropa) hay espacios privados (el baño) donde las podemos emprender.

Del mismo modo, debemos enseñar a los niños que las personas debemos respetar entre sí nuestras acciones privadas y nuestros espacios privados. Muchos niños reciben mensajes confusos sobre este tema.

Puesto que por ser niños, los adultos suelen saltarse esto de la privacidad y son capaces de abrir la puerta del cuarto mientras el niño se cambia, entrar al baño sin avisar mientras el niño se baña o suelen cambiar de ropa al niño frente a otras personas. Lo privado es válido tanto para adultos como para niños. El niño debe saber que los demás deben respetar sus espacios y acciones íntimas.

4.- Saber identificar sensaciones agradables y desagradables

El cuerpo nos dota de sensaciones agradables y desagradables. El sabor de un helado o el dolor de un rasguño son sensaciones que experimentamos a través del cuerpo.

Estas sensaciones son señales que nos permiten determinar qué nos gusta o nos disgusta, qué nos resulta cómodo e incómodo.

La vida cotidiana está llena de oportunidades para enseñar a los niños a identificar lo que es agradable o desagradable para ellos: un abrazo fuerte, las cosquillas, un beso ruidoso, la lamida de un perro, el contacto con el sudor de otro… Al hablar con ellos sobre sus sensaciones y ayudarles a reconocer qué los hace sentir agradados, respetando sus opiniones y demandas, les estamos brindando herramientas para detectar acciones abusivas por parte de otras personas. El niño debe saber que nadie puede obligarlo a experimentar sensaciones desagradables o incómodas.

5.- Derecho a decir NO

El niño debe saber que tiene derecho a decir “no”, en cualquier momento y a cualquier persona. Puede decir “NO” si alguien desea abrazarle, besarle, tocarle o mirarle. El asunto no es enseñar a los niños a ser maleducados, como suelen pensar algunas personas. Es enseñarles a defender su cuerpo y a decidir quién puede tener acceso al mismo.

El alentar a los niños a decir “no” es una forma de empoderarlos, de enseñarles que su cuerpo les pertenece y que pueden exigir respeto de los otros. Es frecuente ver cómo muchos padres obligan a los niños a dar besos y abrazos a familiares o desconocidos. Si el niño no quiere o en ese momento no le apetece no podemos obligarlo.

Si lo obligamos le enseñamos que está bien acceder a los deseos del otro aunque eso nos cause malestar o incomodidad; le enseñamos que lo importante no es lo que nosotros sentimos sino lo que sienten o piensan los demás.

Podemos pedir a los niños ser respetuosos con las personas, pero no podemos pedirles que den demostraciones de cariño si no lo desean. El niño también debe saber que puede pedir ayuda si una persona insiste en que dé o reciba besos, abrazos o caricias a pesar de haber dicho que no quería.

Si el niño siente que puede decir “no” a cualquier persona y en cualquier momento no temerá hacerlo en una situación potencialmente abusiva (Aquí les recomiendo un libro que les puede ayudar a hablar de este tema).

No se puede garantizar que un niño esté libre de recibir algún tipo de abuso, pero sí podemos empoderarlo para que sepa distinguir una situación riesgosa y sepa pedir ayuda.

La clave de toda prevención es crear un ambiente de confianza y comunicación que invite al niño expresar sus dudas, inquietudes y experiencias.

Parte de esta prevención es que el niño aprenda a querer, cuidar y defender su cuerpo porque es suyo y de nadie más.

Источник: https://anaisbarrios.wordpress.com/2014/11/19/5-principios-para-ensenar-a-los-ninos-a-proteger-su-cuerpo/

Cuándo educar a mi hijo/a en edad preescolar sobre su cuerpo

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Durante los años preescolares, los niños adquieren mejores herramientas para poder describir qué pasa con sus cuerpos. Tú puedes ayudarle a que tu pequeño entienda cuáles son las partes del cuerpo y que su cuerpo pertenece sólo a ellos. Este es el momento para sentar las bases de una imagen corporal saludable y enseñarles a respetar a otros. 

Los niños/as en edad preescolar están aprendiendo a comunicar qué pasa con sus cuerpos y sus necesidades. Necesitan que tú les enseñes las palabras correctas para nombrar las partes de su cuerpo, y poder contarte cómo se siente su cuerpo. Si los ayudas a comunicarse con efectividad hoy, esto te ayudará a cuidarlos y podrán cuidar de sí mismos durante toda su vida.

Piensa como te gustaría que tu hijo/a se sienta respecto a su cuerpo al llegar a la adultez. Los niños pequeños frecuentemente tienen pocos límites con respecto a sus cuerpos. A muchos les gusta correr por ahí desnudos. Como padre/madre, es tu trabajo el ayudarlos a aprender qué es lo apropiado pero sin hacer que se avergüencen de sus cuerpos.

Considera cuáles son las palabras y el tono que producen que tu hijo/a sienta vergüenza o pena sobre su cuerpo (por ejemplo, “¡Ponte la camiseta! ¡Eso es desagradable!”) y piensa en otra manera alternativa de lograr que él o ella actúe apropiadamente (por ejemplo, “Como estamos cenando, es momento de ponerte tu camiseta”).

Es normal que tu niño/a en edad preescolar se toque sus propios genitales; no te preocupes si lo hacen. Aprende más sobre cómo hablar con tu niño/a en edad preescolar sobre el sexo y la sexualidad.

Aprende sobre anatomía. Aprende sobre anatomía sexual y reproductiva así podrás responder preguntas sobre las partes del cuerpo y sus funciones. Revisa libros sobre anatomía y la diversidad corporal para niños apropiados para cada edad , y leelos con ellos.

Algunos buenos libros para empezar son Who Has What?: All About Girls' Bodies and Boys' Bodies (¿Quién tiene qué?: Todo sobre los cuerpos de las niñas y de los niños) y Who We Are!: All About Being the Same and Being Different (¡Quienes somos!: Todo sobre ser iguales y ser diferentes) por Robie H. Harris.

¿Cómo hablo sobre las partes del cuerpo?

A medida que tu pequeño/a habla más y más, necesitará saber los nombres de las partes de su cuerpo, incluyendo sus genitales. Refresca tus conocimientos de anatomía básica.

La hora del baño, cambiarse de ropa en la mañana, o ponerse la pijama de noche, son buenos momentos para repasar cuáles son las partes del cuerpo. Los libros de anatomía son buenas herramientas también.

Who Has What?: All About Girls' Bodies and Boys' Bodies (¿Quién tiene qué?: Todo sobre los cuerpos de las niñas y de los niños) por Robie H. Harris es un libro apropiado para comenzar.

Si te sientes cómodo/a, utiliza los nombres propios de las partes del cuerpo (como vulva, vagina, pene, y testículos) en vez de usar apodos. Al utilizar lenguaje en código para nombrar a los genitales puede enviar el mensaje que no se debe hablar de ellos o que provocan vergüenza.

Tu actitud también cuenta. Si reacciones con fuerza (con enojo o vergüenza) cuando hablas de los genitales, tu niño/a en edad preescolar recibirá el mensaje que él/ella no debe acudir a tí con preguntas o inquietudes sobre su cuerpo.

Así que trata de mantener la calma y está abierto a responder sus preguntas.

Se muy claro sobre quién/es pueden ver o tocar sus genitales. Tener una regla clara y simple sobre esto puede ayudar a la prevención de abuso sexual.

Por ejemplo, puedes decir: “Solo papá, el doctor o enfermero y yo podemos ver tu vulva cuando te cuidamos. Si alguien más quiere ver o tocarte ahí, o te toca de manera que a tí no te gusta, tú me lo dices enseguida”.

Lee más sobre cómo hablar sobre seguridad personal.

Cuando respondas preguntas, no te preocupes por cada detalle. Por ejemplo, si tu pequeño/a te pregunta sobre qué son los puntos en tu pecho, tú puedes responder: “Esos son pezones. Todos tenemos pezones”. No tienes que explicar lo que significa amamantar o por qué todos tienen pezones aunque no todos pueden amamantar.

Es común para los niños/as en edad preescolar el preguntar sobre los genitales y cómo los cuerpos son diferentes para niños y niñas (también es común para ellos/ellas el mostrar sus partes si están solos. Esto es totalmente normal, pero tal vez quieras tener una conversación sobre límites saludables).

Aunque la respuesta más sencilla es “las niñas tienen vulva y los niños tienen pene y testículos”, esta respuesta no es cierta para todos los niños y las niñas.

Niño, niña, hombre y mujer son palabras que describen la identidad de género, y algunas personas con identidad de género de “niño” u “hombre” tienen vulva, y algunos con la identidad de género de “niña” o “mujer” tienen pene y testículos. Tus genitales no necesariamente te convierten en niño o niña.

Puedes decir que la mayoría de las niñas tienen vulva y la mayoría de los niños tienen pene y testículos. Tal vez quieras poner énfasis en que no importa mucho qué partes tiene cada uno -ya que esto no te dice mucho sobre quiénes son. Puedes tomar está decisión basado en tus valores y cómo hablar sobre el género con tu hijo/a a medida que crece.

¿Cómo comienzo a construír la imagen corporal de mi hijo/a en edad preescolar?

Este es un buen momento para establecer las bases de sentimientos positivos y saludables sobre sus cuerpos. Esto puede disminuir el impacto negativo recibido de sus compañeros, los medios y expectativas irreales que pueden dañar su imagen corporal en el futuro.

Limita la cantidad de negatividad corporal que él o ella recibe. Se un buen ejemplo. Trata de evitar el quejarte sobre cómo luce tu cuerpo (especialmente enfrente de tu hijo/a). Pide a otros adultos y niños mayores que pasan tiempo con tu hijo/a en edad preescolar que también limiten la manera negativa de hablar sobre sus cuerpos.

Encuentra momentos de enseñanza. Los niños pequeños notan si otro cuerpo es diferente al de ellos.

Esos son momentos de enseñanza donde puedes hablarles sobre como todos los cuerpos son únicos, que todos somos hermosos a nuestro modo, y que no existe la perfección.

También es una buena oportunidad para ayudar a tu hijo/a a comprender el ser respetuosos de las personas diferentes a ellos, y que es de mala educación el hablar sobre cómo se ve el cuerpo de la otra persona.

Adopta la diversidad. Muchas personas de color quieren muñecas o figuras de acción que se les parezcan, o leen libros con personajes de su propia raza o etnia, y así lograr una apreciación de su cultura o identidad.

Pero es una buena idea que todas las personas sin importar raza y etnia -incluyendo a las personas blancas- expongan a sus hijos/as a historias y rostros de identidades variadas.

De esa manera, su concepto de lo “normal” o “hermoso” reflejará mucho más el mundo tan diverso que habitamos.

Источник: https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/para-padres/preescolar/como-hablo-con-mi-hijo-en-edad-preescolar-sobre-su-cuerpo

El autocuidado infantil es clave para ayudar a los niños a relajarse y desarrollar una autoestima positiva

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

Durante los primeros años de la infancia es frecuente que los niños tengan comportamientos impulsivos o estallen en rabietas cuando menos lo esperamos. Aunque estos comportamientos son fruto de la inmadurez y suponen una etapa más en su desarrollo, son varias las soluciones que podemos aportarles los adultos para ayudarles en su control emocional.

En Bebés y Más llevamos varios días hablando sobre técnicas para que los niños se relajen gracias a los consejos de Marta Marcos Iglesias, experta en mindfulness, maestra de Educación Infantil en la Escuela Nemomarlin Suanzes y facilitadora de Disciplina Positiva para familias.

Hoy terminamos nuestra serie hablando sobre la importancia de enseñar a los niños a cuidar su cuerpo, pues el autocuidado no solo es la base principal de una autoestima sana y de una correcta relación con los demás, sino que las actividades cotidianas de aseo e higiene también ayudan a fomentar la atención plena y a alcanzar un estado de calma.

La importancia de enseñar autocuidado a los niños

Para sentirnos bien necesitamos cuidarnos, tanto físicamente (cuidando y protegiendo nuestro cuerpo) como también emocionalmente. Pero este autocuidado debe empezar a edades muy tempranas, haciendo al niño partícipe de la importancia de dedicar unos minutos al día a uno mismo.

Y es que, según nos recuerda la educadora y experta, Marta Iglesias, el autocuidado es el último escalón de la escalera de construcción de una autoestima positiva, cuya base se encontraría en el autoconocimiento.

De este modo, desde que el bebé llega al mundo comenzará a aprender las partes de su cuerpo y las pautas del autocuidado fijándose en los adultos que le atienden. A medida que nuestro hijo va creciendo, es importante que fomentemos su autonomía en su propio cuidado y aseo personal, dándoles ejemplo y mostrándoles cómo hacer determinadas tareas.

«Debemos ayudar a nuestros bebés a conocerse, a saber dónde están las partes de su cuerpo y a entender que son personas independientes. También tenemos que acompañarles en el descubrimiento de sus propios ritmos y en la conquista de su autonomía» – explica Marta Iglesias.

«Poco a poco, en etapas posteriores el niño irá construyendo una una imagen positiva de ese cuerpo, entendiendo que merece ser cuidado»

Así, los niños en edad preescolar ya podrían comenzar a vestirse y desvestirse solos (e incluso a elegir su propia ropa), lavarse la carita y las manos, peinarse, echarse crema, enjabonarse en la ducha, cepillarse los dientes… Todo ello con la supervisión del adulto. Cuando el niño ya haya adquirido plena autonomía para poner en práctica estas rutinas de aseo y cuidado diario, ya no será necesaria nuestra presencia.

El autocuidado como una forma de «conectar» y llegar a la calma

Pero enseñar a nuestros hijos a mimar y cuidar su cuerpo no solo es necesario como parte fundamental de su higiene y autonomía, sino que les aporta otras ventajas, como por ejemplo:

  • Centrar su atención en lo que están haciendo y de este modo llegar a un estado de calma
  • Conectar con ellos mismos y con sus propias necesidades (y es que a veces podemos no ser conscientes de lo que queremos hasta que nos paramos a «escuchar» a nuestro cuerpo y lo que nos demanda)
  • Conectar mejor con los demás, pues cuando nos encontramos bien con nosotros mismos, mejoramos nuestras relaciones con quienes nos rodean

De este modo, la educadora nos explica que tanto en las aulas como desde nuestros hogares, podemos convertir los ratos de autocuidado infantil en una valiosa fuente de aprendizaje para los niños, así como en una forma de ayudarles a relajarse.

«En la vida cotidiana de nuestras aulas tenemos multitud de momentos para que los niños pequeños aprendan el autocuidado y la atención plena. Por ejemplo, el momento de lavarse las manos o de ponerse su ropita del cambio de pañal es una maravillosa oportunidad para crear un momento de intimidad, silencio y calma«

Además, Marta nos aconseja que al igual que debemos dedicar tiempo para nuestro autocuidado diario, es importante que también dediquemos un tiempo en exclusiva de cuidado diario a cada uno de nuestros hijos, por breve que sea.

Por ejemplo, podemos aprovechar los momentos íntimos que conlleva el baño de nuestros hijos, el cepillado de su cabello, el cambio de pañal de nuestro bebé o el masaje, para conectar emocionalmente con ellos y con la situación; es decir, poner plena atención en lo que estamos haciendo y centrarnos en ellos desde la calma y sin ninguna interrupción.

«También es importante para los pequeños que les llamemos por su nombre, les sonríamos y miremos a los ojos, que les demos las gracias cuando nos ayuden a hacer su camita o a colocar su ropa en el armario… Porque estos detalles les harán tomar conciencia de que son una persona valiosa, con presencia en nuestra familia, y que merece ser cuidada y respetada»

En definitiva, debemos poner toda nuestra atención a la hora de enseñar a nuestros hijos los cuidados rutinarios e higiene de su cuerpo, pues ello contribuirá al desarrollo positivo y sano de su autoestima, al tiempo que les ayuda a conectar emocionalmente consigo mismos y con los demás.

Fotos | iStockPhoto

Agradecimientos | Marta Marcos Iglesias, maestra de Educación Infantil en la Escuela Nemomarlin Suanzes

En Bebés y Más | Cada vez estoy más convencida de que la disciplina positiva es el camino para educar a mis hijos, «¿Puedo cambiarte el pañal?»: la pregunta que una experta recomienda que hagas a tu bebé para prevenir futuros abusos sexuales, Cinco formas de generar emociones positivas gracias a la relajación y el contacto físico, 'La regla de Kiko': cinco consejos para proteger a los niños contra el abuso sexual

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/autocuidado-infantil-clave-para-ayudar-a-ninos-a-relajarse-a-desarrollar-autoestima-positiva-sana

Cómo cuidar de tu cuerpo: respuestas para niños con autismo

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

  • Tamaño de texto más grande

Aprender a cuidar de tu propio cuerpo es una parte importante de tu proceso de crecimiento. A medida de que te vayas haciendo mayor, tu cuerpo irá cambiando conforme te vayas transformando de niño a hombre. Esto recibe el nombre de pubertad. Durante la pubertad, desarrollarás:

  • una piel y un pelo más grasos
  • vello en la cara (sobre en el labio superior, las mejillas, la barbilla y el cuello), las axilas (bajo la unión de los brazos con el tronco), las piernas y las partes íntimas (las partes del cuerpo que te cubre la ropa interior)
  • sudor de olor desagradable, sobre todo en las axilas
  • una voz más grave
  • erecciones, eyaculaciones y sueños húmedos. Una erección es cuando el pene se te pone más grande y más duro. Cuando te sale un líquido pegajoso del pene, se llama eyaculación. Si eyaculas por la noche mientras duermes, esto recibe el nombre de «sueño húmedo».

Todos estos cambios ocurrirán lentamente. Tendrás que aprender nuevas rutinas para mantenerte limpio y sano.

¿Qué debería hacer cada día?

Para seguir estando limpio y fresco, deberías hacer lo siguiente:

  • Ponerte ropa interior y de vestir limpia cada día.
  • Lavarte las manos y la cara cada día con agua y jabón. Usar una toalla para secártelas.
  • Ducharte o bañarte tu solo. Cuando te duches o te bañes, te puedes lavar todas las partes del cuerpo y también el pelo.
  • Usar desodorante cada día. Así conseguirás que las axilas te suden menos y que no te huelan mal.
  • Cepillarte los dientes por lo menos dos veces al día, y pasarte el hilo dental cada día. Así evitarás tener mal aliento y caries en los dientes.

¿Y eso de afeitarse?

Cuando te crezca el vello en la cara, es posible que te quieras afeitar. Pregunta a uno de tus papás o a otro adulto de confianza cómo se utiliza una maquinilla de afeitar.

Puede costar un tiempo acostumbrarse a la sensación de afeitarse. Las maquinillas eléctricas son ruidosas y pueden hacer un poco de cosquillas. Hay otras maquinillas de afeitar que están muy afiladas y, con ellas, te puedes cortar si no tienes cuidado. Ten mucho cuidado cuando uses una maquinilla de afeitar.

¿Y si tengo una erección, una eyaculación o un sueño húmedo?

Todos los niños mayores y todos los chicos tienen erecciones, eyaculaciones y sueños húmedos. Son completamente normales y forman parte del proceso de crecimiento.

Si te despiertas por la mañana y tienes la ropa interior y las sábanas pegajosas, significa que has tenido un sueño húmedo. Quítate el pijama y la ropa interior. Cambia las sábanas. Lávate y ponte ropa interior y de vestir limpias.

¿Qué tipo de ropa interior debería llevar?

Elije unos calzoncillos que te resulten cómodos.

Algunos niños prefieren llevar calzoncillos largos tipo bóxer porque son fáciles de ponérselos y de quitárselos. Otros niños prefieren llevar calzoncillos cortos, porque notan que les sujetan mejor las partes íntimas cuando caminan, corren y saltan.

Prueba diferentes tipos de calzoncillos hasta que encuentres unos que te parezcan cómodos.

¡Parece que hay que aprender un montón de cosas! ¿Cómo me puedo acordar de todo?

Desarrollar y establecer una nueva rutina diaria puede requerir un tiempo para acostumbrarse a ella. He aquí algunas formas divertidas para acordarse bien de todo:

  • Hazte un horario para saber cuándo te tienes que lavar la cara, afeitarte o darte una ducha.
  • Usa una imagen, un diagrama o un listado que te indique los pasos a seguir para lavarte por la mañana.
  • Numera los elementos que debes usar, como: jabón, champú y desodorante, para que sepas qué se usa antes y qué se usa después.

¡Estar preparado!

Está preparado cada día teniendo kits especiales que contengan todos los elementos que necesitas para cuidar de ti mismo. Haz un kit para la rutina de la mañana que contenga jabón, cepillo de dientes, pasta de dientes, enjuague bucal, desodorante y cepillo o peine para el cabello. Puedes tener otro kit con todos los elementos necesarios para afeitarte.

Pide ayuda a tu mamá o a tu papá para que te ayuden a elaborar esos kits. Escoge lo que más te guste. Si no te gusta el olor o el tacto de algunos de los elementos de tus kits, siempre puedes volver al establecimiento donde los compraste para comprar otros que te gusten más. Tienes mucho entre lo que elegir. Escoge lo que más te guste.

Источник: https://kidshealth.org/es/kids/autism-hygiene-boy-esp.html

Descubre algunos consejos básicos de higiene personal en los niños

Consejos para enseñar a tu hijo a cuidar su cuerpo

La higiene personal en los niños es sumamente importante debido a que fomenta la responsabilidad y crea rutinas que los acompañarán el resto de sus vidas. Los buenos hábitos de higiene personal en los más pequeños ayudan a evitar enfermedades e infecciones y a mantener su cuerpo limpio y sano.

Cuando se trata de enseñar a los niños, es importante comenzar a una temprana edad con charlas sencillas y prácticas divertidas. Acostumbra a tu hijo desde pequeño a ser responsable y consciente.

Recuerda que los niños también aprenden mediante el ejemplo de las personas que los rodean. Por esta razón, la familia juega un papel fundamental en la enseñanza y práctica de los hábitos de aseo personal. Enséñale y refuerza los hábitos de higiene personal.

Es importante que tu hijo te vea haciendo todo lo que le dices que debe hacer. Recuerda que, como padre, eres una guía. Sin embargo, la escuela también contribuye en la enseñanza de estos hábitos. De esta manera, familia y escuela se unen para educar a un niño responsable y capaz de realizar todos sus deberes.

1. Higiene oral

La higiene oral es imprescindible en cualquier persona. En los niños es doblemente importante y debes prestarle mucha atención. De hecho, has de tener cuidado con la salud bucal incluso antes de que le crezca su primer diente, como evidencia esta guía para padres publicada en Acta Pediátrica Española.

Una vez que tu hijo tenga una edad adecuada, supervisa que su limpieza bucal sea la correcta. Incúlcale que debe cepillarse los dientes después de cada comida, que no basta solo con el cepillo de dientes, pues el hilo dental y el enjuague bucal también juegan una función importante.

Leer también: Revisión dental en los niños

2. Lavarse las manos

Lavarse las manos es una actividad en la que se tarda solo unos segundos y es fundamental para la eliminación de gérmenes o bacterias que pueden producir infecciones y enfermedades, como muestra este estudio publicado en Pediatría Atención Primaria.

Los niños deben aprender a lavarse las manos con agua y jabón, lo cual implica frotarlas hasta hacer espuma durante 20 segundos, aproximadamente. Esto lo deben realizar en las siguientes ocasiones:

  • Antes y después de cada comida.
  • Después de jugar con los animales domésticos.
  • Después de jugar con tierra.
  • Al llegar a casa.
  • Después de ir al baño.
  • Al estornudar o toser.
  • Después de estar en contacto con alguien que está enfermo.

3. Tomar una ducha

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Hay que dedicarle más tiempo si hablamos de higiene personal en los niños. Esta protege al cuerpo contra un sinfín de elementos externos, como las bacterias, el polvo y la suciedad.

Si tu hijo todavía es pequeño, ayúdalo a bañarse. Una vez que el niño pueda darse un baño solo, enséñale los materiales que debe utilizar y la manera correcta de hacerlo. Después, supervisa que lo esté haciendo bien y dile lo feliz que te hace verlo cumplir con sus hábitos de higiene.

4. Cuidado de las uñas, uno de los hábitos de higiene personal que hay que enseñar a los niños

Cuando a las uñas no se les da el debido cuidado, se alojan bacterias dañinas dentro de ellas. Estas pueden causar infecciones en la garganta, los ojos, la nariz y perjudicar la salud del niño. Si tu hijo es pequeño, es conveniente cortarle las uñas semanalmente.

De esta manera, reduces la cantidad de gérmenes que se acumulan debajo de las mismas y, por ende, las infecciones que estos pueden causar. Cuando sientas que tu hijo es capaz de hacerlo solo, muéstrale algunas reglas básicas para cortarse las uñas correctamente que le serán útiles toda la vida, tales como las siguientes:

  • Las uñas deben cortarse después de tomar un baño, ya que están más blandas.
  • Hay que cortarlas en línea recta para evitar las uñas encarnadas, las cuales causan mucho dolor.
  • Los bordes ásperos de las uñas tienen que suavizarse con una lima de uña.
  • No deben cortarse las cutículas, ya que protegen la raíz de la uña.

Conoce: 7 errores que cometen los padres del siglo XXI

5. Lavarse el cabello

El humo de los coches, el polvo de la calle y otros factores hacen que el cabello se ensucie con gran facilidad. Debes enseñarle a tu niño a tener un cuidado especial con su cabello. Asimismo, tienes que revisar la cabeza de tu hijo con frecuencia y cerciorarte de que esté libre de liendres o piojos.

Estos no solo son desagradables, sino que también afectan su día a día. Los piojos producen cefaleas y malestar. Además, impiden que el niño descanse correctamente, ya que la picazón no cesa aunque el pequeño esté durmiendo.

 Haz que cepille su cabello constantemente y se lo lave cada dos o tres días. Debe utilizar suficiente champú para eliminar la suciedad que se acumula en el cuero cabelludo y, así, tener un cabello lindo y sano.

En definitiva, si pones en práctica estos consejos de higiene personal en los niños, al poco tiempo verás cómo ellos mismos se preocupan por estar sanos y limpios.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/higiene-personal-en-los-ninos/

Si aprenden desde pequeños a cuidarse, nadie podrá hacerles daño. El peligro a veces está más cerca de lo que creemos.

Mis padres siempre nos protegieron de la maldad que pudiera llegar a dañarnos. Eso es lo que hacen los padres: proteger a sus hijos. Sin embargo, para mi papá y mi mamá no fue suficiente cuidarnos; nos dieron las herramientas para que pudiéramos cuidarnos nosotras mismas y así evitar que alguien nos lastimara.

Lo que hicieron fue hablarnos claramente sobre las cosas importantes de la vida, de esos temas que aún eran tabú en los 80’s.

Nos explicaron la pubertad, ese paso de niña a mujer que es tan importante en cada una de nosotras. Nos hablaron sobre las relaciones sexuales, sobre los novios, los amigos.

También nos enseñaron la gran diferencia que hay entre el respeto por el cuerpo y del abuso del que podemos ser víctimas.

Pero algo que jamás se nos olvidó es que nos inculcaron confianza hacia ellos; para que si hacía falta, fuéramos en su búsqueda, pidiéramos ayuda, orientación y no temiéramos en acudir a ellos si alguien nos hacía daño.

Ahora que mi hermana es madre y que soy tía, veo que el mundo sigue estando igual, nada cambia excepto que ahora la información va más “por vía libre”, y eso permite ver que la maldad siempre nos rodea y que los padres y las familias enteras no deben bajar la guardia en cuanto a protección de los niños se refiere.

¿Por qué debes enseñar a tus hijos a cuidarse?

Es importante hacerlo porque de ti recibirá la información adecuada, y no una tergiversada que provenga de un tercero. Además, es muy importante decirle que puede confiar en ti; que sin importar que sea lo que le suceda o le digan, puede y debe pedirte ayuda.

Puede sonar muy duro lo que leerás a continuación, pero pese a toda la información e indicaciones que puedes darle, tu hijo aún sigue en peligro; por eso, debes decirle que no tiene nada que temer, tú estarás siempre para ayudarlo.

1 Explícale que nadie debe tocar su cuerpo

El pequeño debe tener un conocimiento temprano de su propia persona (individualidad). Al adquirir ese conocimiento, le estarás dando herramientas para que sepa que si alguien toca alguna parte de su cuerpo y lo hace sentir mal, debe poner distancia y decirle a ustedes lo que está ocurriendo.

Enséñale que su cuerpo es sagrado y que por lo tanto es propio y su deber es cuidar que nadie lo dañe.

2 Enséñale quién puede o no tocarlo

Con esto hay que tener mucha precaución. Las estadísticas señalan que un 60%  de personas conocidas y familiares cercanos son quienes más abusan sexualmente de los niños. Los niños más propensos a ser abusados se encuentran entre las edades de 2 a 5 años., quizás se deba a que son más manipulables y pueden ser amenazados fácilmente

Es por eso que aunque hayan personas en las que puedas confiar y dejar tu hijo a su cuidado como sus abuelos (tus padres o suegros, cónyuge o padrastro, hermanos mayores, primos y tíos) siempre enséñale a bañarse, limpiarse y vestirse solo. Que si necesita ayuda puede pedirla, pero que de todas maneras, sea quien sea que lo toque y no le haga sentirse cómodo o tranquilo, debe decirle a ustedes.

Sé que suena muy cruel, pero a diario las noticias están colmadas de este tipo de tragedias que pudieron ser evitadas si los niños hubieran sido cuidados de la manera adecuada.

3 Procura que aprenda desde pequeño cuáles son sus partes privadas

Es uno de las primeras cosas que se le enseñan a un niño en casa: las partes del cuerpo. Dile que sus partes íntimas son tan naturales y sensibles como lo son sus ojos, sus manos o sus orejas; y que de la misma manera que cuida de no pincharse un dedo, debe cuidar que nadie le toque, incluso si de besos en la boca se trata.

Esto es muy importante porque hay varios tipos de abuso: el físico (golpes), sexual (el acto como tal y tocamientos indebidos), emocional y psicológico (palabras ofensivas, chantaje y manipulación).

4 Si alguien le hace sentir incómodo debe decirle a ustedes

Cuestiona a tu niño siempre que regrese de jugar o de la escuela o de visita de un amigo o familiar y pregúntale si alguien le tocó, así sin más. Pregúntale si alguien le hizo sentir mal de alguna manera. Dile que si llega a ocurrir, debe decirte y no debe temer pues tú estarás ahí para protegerlo, guiarlo, apoyarlo y ayudarlo en caso que lo necesite.

5 Lo adultos o chicos mayores no son amigos de los niños

Desconocidos o conocidos, los adultos o niños mayores que ellos no son amigos de los niños pequeños, y esto es algo que debe quedar claro a tu hijo.

6 Entre hermanos pueden y deben protegerse

Esto es algo que se da de manera natural entre hermanos, pero no está de más decírselo. Protegerse entre ellos de cualquier tipo de abuso o daño les ayudará a fortalecer vínculos, en últimas solo se tendrán el uno al otro cuando ya sean adultos.

Todos y cada uno de los puntos anteriores me atrevo a mencionarlos, porque trabajé en un instituto gubernamental de protección al menor, y los casos que veía a diario siempre me hacían preguntarme en qué tipo de sociedad estamos criando a nuestros hijos.

Enséñales todo sobre el tema, habla a tus hijos francamente y asegúrate de garantizarles tu protección, amor y compañía; solo tú puedes hacerlo.

Toma un momento para compartir …

Источник: https://www.familias.com/tu-cuerpo-es-sagrado-y-otras-frases-para-ensenar-a-los-ninos-y-ninas-a-cuidar-su-cuerpo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: