Consejos para que tu bebé deje el pañal

Contents
  1. Diez consejos para ayudar a los niños a controlar los esfínteres y dejar el pañal
  2. 1. Tened en cuenta que el pañal se lo pusimos nosotros
  3. 2. Olvidaos de los conceptos “mayor”, “pequeño”, “bebé”, “niño grande”, etc…
  4. 3. Debéis tener en cuenta que lo ideal sería que ellos se quitaran el pañal
  5. 4. Pensad en cuándo son capaces los niños de controlar los esfínteres
  6. 5. Aprovechad el verano para dejarles desnudos
  7. 6. Olvidad los premios
  8. 7. Dejadles crecer
  9. 8. Explicadles de qué va todo esto
  10. 9. Darles opciones para que escojan
  11. 10. Si todo va mal, volved a poner el pañal
  12. ¿Cuándo le quitamos el pañal por la noche?
  13. Los 15 mejores consejos para dejar los pañales
  14. La verdad al desnudo
  15. El tiempo es la base de todo
  16. Todo se resuelve con sobornos
  17. Papá lo hace
  18. Practicando puntería
  19. Un montón de cumplidos
  20. Mentiritas piadosas
  21. ¿Cuál es la frecuencia?
  22. Descubrir el miedo
  23. El impacto de las etiquetas
  24. Encontrar el soborno justo
  25. Arriesgarse
  26. Ubicación, ubicación, ubicación
  27. En la carretera
  28. Trucos de papás reales para dejar el pañal
  29. ¿Cuándo el bebé está listo para dejar el pañal?
  30. El entrenamiento del bebé para controlar los esfínteres
  31. 6 efectivos trucos para dejar el pañal
  32. ¿Cuándo está el niño preparado para dejar el pañal?
  33. 1. No esperar a que el niño pida ir al baño
  34. 2. Preparar el lugar para que vaya al baño
  35. 3. Permitir que entre al baño
  36. 4. Permitir que el niño elija su ropa interior
  37. 5. Nunca se debe castigar o regañar al niño para que use el baño
  38. 6. Los niños varones deben aprender a orinar primero sentados
  39. Cómo quitar el pañal en poco tiempo
  40. Cuándo es el mejor momento para quitar el pañal
  41. Cómo comportarnos a la hora de quitar el pañal
  42. Cómo quitar el pañal: 7 trucos eficaces
  43. 1. Elige un orinal de colores
  44. 2. Mejor, con ropa práctica
  45. 3. Dale ejemplo
  46. 4. No insistas
  47. 5. Elogíale
  48. 6. Sin temor ni inseguridad
  49. 7. Paciencia
  50. Las vacaciones, un buen momento para quitar el pañal

Diez consejos para ayudar a los niños a controlar los esfínteres y dejar el pañal

Consejos para que tu bebé deje el pañal

En Bebés y más hemos hablado en diversas ocasiones del control de los esfínteres en los niños, y solemos explicarlo siempre en verano porque suele ser la época en que muchos niños dejan el pañal.

Bien, no es del todo cierto que los niños dejen el pañal. Más bien son los padres quienes se lo quitan, normalmente por una cuestión de comodidad (para ellos y para nosotros) y de urgencia del sistema (pues al colegio no pueden llevar pañal).

Para todos aquellos padres que estéis en ello, o que os estéis pensando si hacerlo o no, hoy os ofrecemos diez consejos para ayudar a los niños a controlar los esfínteres y dejar el pañal.

1. Tened en cuenta que el pañal se lo pusimos nosotros

Esto lo comento para quitar hierro al asunto. Los niños nacen sin pañal y, según dónde nazcan, se les pone un pañal nada más salir del vientre de su madre, o se les pone otra cosa, o nada. En nuestro medio hay pañales y la mayoría hacemos uso de ellos por comodidad, pero hay sitios donde no se usan porque no hay, porque no quieren o porque no pueden pagarlos.

En China, por ejemplo, muchos niños van con los pantalones abiertos por el mundo, haciendo sus necesidades allí donde les pilla, y en otros países los padres les enseñan, ya desde bebés, a relajar los esfínteres mediante un condicionamiento, mediante una comunicación: el bebé hace gestos para mostrar a los padres que quiere hacer pipí o caca y cuando los padres dan “permiso” lo hacen.

Con esto quiero decir que, ya que nosotros les acostumbramos a ellos desde el primer día a no preocuparse por sus esfínteres hasta que les quitamos el pañal por decisión propia (nuestra), debemos respetar en todo momento al niño o niña en el proceso, sin presiones de ningún tipo, sin malas palabras y sin prisas.

2. Olvidaos de los conceptos “mayor”, “pequeño”, “bebé”, “niño grande”, etc…

Suelen utilizarse mucho como para convencer a los niños de que ya tienen que hacer sus necesidades en un orinal o en un retrete: “Venga, que ahora ya no eres un bebé, ahora eres mayor, ya tienes que hacer pipí aquí” o “los niños grandes no hacen caca en el pañal”. Olvidadlos porque una persona demuestra su madurez con sus actos, no con su edad. Nuestro hijo será “mayor” cuando se comporte como un niño mayor, no cuando nosotros le digamos que lo es y que, por ello, debe comportarse así.

No hay ninguna necesidad de decir a los niños lo mayores o pequeños que son, pero si como padres quisiéramos hacerlo, es mejor comentarlo cuando ya controle los esfínteres: “Jo, qué mayor te has hecho, ya no llevas pañal”.

Si jugamos a hacer comparaciones y a presionar con cosas así corremos el riesgo de que se sienta ridiculizado o fracasado.

¿Y si después de decirle ya eres mayor, ya tienes que dejar el pañal, no puede? ¿Y si no es capaz de controlar el pipí ni la caca y sigue haciéndoselo encima? ¿No estaremos confirmándole que sigue siendo un bebé? Y a todo esto, ¿qué tienen de malo los bebés? Mejor no entrar en ese juego.

3. Debéis tener en cuenta que lo ideal sería que ellos se quitaran el pañal

Siguiendo con lo que he comentado en el punto 1, debéis saber que lo ideal sería que los niños tuvieran la libertad de quitarse el pañal cuando quisieran. Todos los niños llegan a una edad en que, o les molesta, o les parece una tontería llevar pañal. Bueno, llegan si les dejamos. Como intervenimos antes no llegan.

Pero si les dejáramos, se lo quitarían solos. Ningún niño de 8 años llevaría pañal, como ningún niño de 8 años se duerme a la teta, como ningún niño de 8 años pide que su padre le coja en brazos para tranquilizarse, por poner algunos ejemplos.

Todo eso de “si lo haces, si le acostumbras, no dejará de hacerlo nunca” no sirve, no funciona, tampoco con el pañal.

Pues explico esto porque si en el colegio no os ponen la norma de retirar el pañal (lo dudo mucho) no tengáis prisa por hacerlo si veis que al niño le cuesta controlar los esfínteres.

4. Pensad en cuándo son capaces los niños de controlar los esfínteres

Sé que de momento no os estoy dando consejos para quitar el pañal (ahora vienen), pero es que antes de darlos quiero dejar bien claro, pero bien claro, cuáles son los motivos que nos llevan a quitar el pañal a un bebé (normalmente externo, por presiones del colegio que ya empieza o de familiares, que nos dicen que ya son mayores) y cuándo son los niños capaces de controlar los esfínteres para sentar así las bases de todo lo demás.

Cuando fui a la revisión de dos años de mi hijo el mediano el pediatra se sorprendió de que llevara pañal y nos dijo que “con 2 años tenéis que quitárselo ya”. Por un oído me entró y por el otro salió. Es cierto que podría ser capaz de controlarlo, pero también es cierto que podría no hacerlo y ni mi hijo tenía ninguna prisa, ni nosotros tampoco (le faltaba año y medio para el colegio).

A los 30 meses de edad (2 años y medio) sólo el 50% de los niños controlan los esfínteres. A los 3 años lo hace el 75% de los niños. A los 42 meses (3 años y medio) los controlan el 95%.

O sea, si alguien me preguntara cuándo controlan los niños los esfínteres, cuándo hay que quitarles el pañal, yo diría esa edad: “a los 3 años y medio, que es cuando la mayoría son capaces de dejar el pañal con éxito”.

5. Aprovechad el verano para dejarles desnudos

No hace falta que los pañales se quiten en verano. Puede hacerse en cualquier momento del año, pero es mucho más fácil ahora porque hace calor y pueden ir desnudos. Si les quitas el pañal pero les pones la ropa interior y unos pantalones, vestido o falda, se van a manchar enteros.

Los primeros días quizás no les importe, pero es posible que luego se enfaden por llenarse la ropa y las piernas de pipí y caca y es más posible también que, a medida que pasan los días, los padres nos empecemos a impacientar y a cansar de andar limpiando caca de todas partes (no es fácil quitar un calzoncillo lleno de caca de un niño que llora y se mueve tratando de huir de ti), y acabemos por decirles cosas que no queremos ni debemos.

Así que vale más dejarlos desnudos por casa y que hagan lo que quieran donde quieran. Así aprovechamos para explicar qué han hecho, cómo ha sucedido y dónde deberían hacerlo (y nosotros lo limpiamos en nada).

6. Olvidad los premios

Olvidad los premios y los castigos. El pipí y la caca se hacen el orinal o en el retrete porque se hace ahí. No tiene más misterio. El pañal lo usamos mientras no eres capaz, pero si ya eres capaz de hacerlo, tienes que hacerlo ahí.

Si no lo haces no te voy a castigar, ni reñir, ni ridiculizar, esto está claro, pero si lo haces tampoco te voy a premiar. Hay quien da caramelitos, o algún detallito cuando el niño hace algo en el orinal o el retrete.

Yo nunca he dado nada porque… ¿si luego no doy regalito, tiene permiso para volver a hacérselo encima? No sé, es que no hace falta amaestrarles de ese modo, es más una cuestión de normalidad, de ahora lo harás ahí, cuando aprendas.

Si las cosas se hacen con naturalidad sin enmascararlas en premios o regalos, como si el hacerlo fuera algo negativo que tengamos que embellecer con un premio, los niños lo asumen mejor que si empiezan a sospechar: “quizás al fin y al cabo esto de hacer pipí y caca sin pañal no sea divertido, o sea algo malo… ¡si hasta me tienen que dar regalos para que lo haga!”.

7. Dejadles crecer

Controlar los esfínteres es un acto madurativo, como lo es caminar o hablar. Creces, maduras y eres capaz de controlar los esfínteres. Si no creces ni maduras, es más difícil. Por eso a nadie se le ocurriría tratar de que un bebé de 9 meses dejara el pañal, porque no es algo que hagan porque les enseñamos, sino que hacen porque están preparados para ello.

Pero madurar no es una cuestión sólo de quitarles el pañal. Madurar es utilizar el vaso, los cubiertos, comer por sí mismos, dejar el chupete, el biberón, empezar a vestirse solos, a desvestirse, etc.

, es decir, madurar es ir pasando páginas e ir dejando poco a poco de ser bebé.

Tenemos que permitir que pasen página, que sean más independientes, porque así será más fácil que ellos mismos sean autónomos en el tema de los pañales.

8. Explicadles de qué va todo esto

Obviamente, hay que hablar de los cambios, de qué sucede a partir de esos cambios y de qué esperamos de ellos.

Explicar qué es el pipí, qué es la caca, cuando la hagan por el suelo llamarlo por su nombre (evitad, por cierto, llamar caca a cosas que no lo son), decirles que si lo hacen en el suelo manchan, y hay que limpiarlo, y que no pasa nada, porque nosotros lo limpiamos, pero que pueden hacerlo en el retrete o el orinal para que así sea más fácil. Que a la próxima nos pueden avisar antes de hacerlo y así les llevamos a que lo hagan ahí.

9. Darles opciones para que escojan

Si el orinal no les motiva o si el retrete les da miedo (hay niños a los que les da miedo un agujero tan grande, con agua al fondo, que hace mucho ruido y que se traga las cosas) podemos seguir utilizando el pañal.

Lo importante es que controlen, es decir, que sean capaces de decir “tengo pipí” o “tengo caca” y hacerlo ahí donde quieran. Puede ser el orinal, puede ser el retrete y puede ser, por qué no, un pañal. Nos avisan, se lo ponemos, lo hacen y lo quitamos.

Ya habrá tiempo de trabajar el “cariño” hacia el orinal o el retrete.

10. Si todo va mal, volved a poner el pañal

No hay presión. No debéis tenerla y no debe tenerla el niño. Estaréis pensando, quizás, que me he dejado un consejo, ese que dice que al niño hay que ponerlo cada media hora en el orinal para que haga pipí o caca y así, cuando lo haga, felicitarle. Si estáis esperando este consejo, volved a leer toda la entrada, por favor, porque en algún lugar os habéis perdido.

Eso de poner al niño cuando a nosotros nos parece bien no tiene sentido. Las ganas de hacer pipí o caca las tiene el niño, no nosotros, así que no debemos jugar con sus necesidades, ni con sus sensaciones. No debemos provocar que el niño quiera o intente hacer algo en el orinal. Y menos si luego le felicitamos o le damos un premio.

Corremos el riesgo de que el niño se pase la mitad del día buscando un orinal para hacer algo y recibir el premio, o que se nos líe y ya no sepa ni cúando tiene ganas ni cuándo deja de tenerlas, porque somos nosotros los que decidimos cada cuánto rato se tiene que sentar. Así que no. El niño tiene que ir a hacer lo que haga falta cuando él diga que tiene que hacer algo.

Si no lo dice, pues a otra cosa.

Si pasan los días y no avisa. Si vemos que no avanza.

Si vemos que no estamos consiguiendo nada, habrá quien diga “debéis seguir, ya que habéis empezado, porque a veces tardan semanas y meses”, pero yo os diré lo contrario: semanas y meses tardará si no está preparado, hasta que llegue el día en que por fin lo haga, no por haberlo aprendido, sino porque ha llegado el día.

Para ahorrarle decenas de escapes y a vosotros decenas de pipís y cacas por cualquier parte, le volvéis a poner el pañal y más adelante lo volvéis a intentar. Como nadie está presionando, culpabilizando, premiando, diciendo que ya eres mayor, menor, mediano, hobbit o bebé y todo se hace con naturalidad, podéis intentarlo las veces que haga falta.

Y no, poner el pañal de nuevo no es ir hacia atrás, porque, como dice Carlos González, ”para ir hacia atrás, primero hay que hacia adelante”, y un niño que no ha controlado en ningún momento los esfínteres no ha hecho ningún progreso.

¿Cuándo le quitamos el pañal por la noche?

Como imagino que tendréis esa duda, porque después de quitar el pañal por el día, pasado un tiempo, se quita el pañal de la noche, mañana os hablo de ello. Podéis leerlo en esta entrada: Tras controlar los esfínteres por el día, ¿cuándo le quitamos el pañal por la noche?

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Llega el veranito y «toca» quitar los pañales, ¿Deberían los niños poder ir con pañal al colegio?, Una ayudita para usar el inodoro cuando el niño deja el pañal

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/diez-consejos-para-ayudar-a-los-ninos-a-controlar-los-esfinteres-y-dejar-el-panal

Los 15 mejores consejos para dejar los pañales

Consejos para que tu bebé deje el pañal

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en !

Por Laura Wiener, de Parents Magazine

Cuando pensé que mi hija estaba lista (alrededor de los 26 meses), íbamos al baño cada 10 minutos, aun cuando no estuviéramos en casa. De a poco, llegamos a 15 minutos, 20 minutos, etc., y después de un día o dos, podía ir a hacer pis sola. Con el popó, la historia fue diferente: ¡tuve que sobornarla con M&M’s!
— Elissa Murnick; Fairfield, Connecticut

Mi hijo aprendió a hacer pis en el baño bastante rápido, pero aprender el número 2 requirió un poco más de esfuerzo.

Al principio teníamos que buscar las “pistas” para darnos cuenta de que estaba intentando hacer popó y llevarlo al baño.

Como llevaba tiempo (a veces más de media hora), comenzamos a leerle para que la espera fuera más divertida. Paciencia, paciencia y paciencia, ¡esa es la clave!
— Karen J. Wright; Mankato, Minnesota

La verdad al desnudo

Una vez que mis hijos se interesaron por dejar los pañales, entre los 2 años de edad y los 2 y medio, los dejamos correr desnudos antes de la hora de bañarse y los alentamos a usar el retrete.

Luego los dejé estar sin pantalones en casa durante largos períodos (salió bien, se acordaban de ir al baño si no tenían la ropa puesta). Después de que manejaron el uso del baño cuando estaban desnudos, de a poco fuimos poniéndoles ropa (primero ropa interior, finalmente pantalones).

Este método fue bastante fácil, con muy pocos accidentes y contratiempos.
— Jennifer Walker; Cleveland, Ohio

El tiempo es la base de todo

¿Estás contando los días para pasar al retrete? ¿O quizás ya has tenido algunos intentos poco exitosos? De cualquier modo, escuchamos lo mismo una y otra vez: tu hijo tiene que estar listo. Y no te preocupes, algún día lo va a estar.

“Ningún niño se graduará de la escuela secundaria en pañales”, bromea Carol Stevenson, mamá de tres hijos en Stevenson Ranch, California, que entrenó a cada uno de ellos a diferentes edades.

“Pero es muy fácil preocuparse, porque tu hijo tiene una cierta edad y todavía no está listo, lo que agrega mucha presión y lo convierte en una lucha”.

Una vez que estés segura de que tu hijo está listo para dejar los pañales (busca las señales, como demostrar interés en el baño, avisarte cuando quiere ir o querer que lo cambies rápido después de hacer popó), prueba con cualquiera de estos trucos para que sea más sencillo.

Todo se resuelve con sobornos

Dos palabras: ¡Mini M&M’s! Promete a tu hijo que, cada vez que vaya al baño, le darás dos o tres, pero si se limpia solo (un gran desafío para nosotros) le darás cuatro o cinco.

Esto logra la diferencia, porque creo que una de las razones por las que a los niños no les gusta ir al baño es que aprender a limpiarse es un poco desagradable.

— Donna Johnson; Charlotte, Carolina del Norte
Recomiendo enfáticamente los sobornos como motivación para dejar los pañales: teníamos una pequeña alcancía de plástico en el baño y premiábamos cada pequeño éxito (un centavo por hacer pis, dos por hacer popó).

Nuestra hija estaba encantada: miraba la alcancía con ojos brillantes y la sacudía, y nos decía que cada vez estaba más pesada. Cuando terminó, tomamos sus ganancias del baño y las cambiamos por monedas de 25 centavos para que las pudiera usar en los juegos del centro comercial.

— Lisa Spicer; Los Ángeles, California

Papá lo hace

Después de un par de intentos fallidos, probé con una técnica nueva mientras mamá estaba de viaje con sus amigas durante el fin de semana. Cubrimos el sillón y las sillas con plástico y compramos ropa interior “de hombre”, como la de papá.

Pasamos el fin de semana en camisetas y ropa interior, haciendo un juego cada aproximadamente una hora para ver quién podía ir al baño. Hubo muy pocos accidentes y hacerlo durante un fin de semana redujo el estrés. Todavía es uno de mis recuerdos preferidos.

— Scott Smith; Mount Washington, Kentucky

Practicando puntería

Hacer que mi hijo aprendiera la parte de estar parado era difícil, así que lo convertimos en un juego. Puse cinco Cheerios en el retrete y le dije que les apuntara cuando hiciera pis. Cada vez que lo hacía bien, podía elegir un premio de una bolsa de regalitos que compré en la tienda de “todo por un dólar”. — Erika Cosentino; Lawrenceville, Nueva Jersey

Un montón de cumplidos

Escuché todos los trucos: etiquetas, sobornos con juguetes, ropa interior especial. Pero tienes que elegir algo que sea consistente con tu estilo de crianza.

Yo no usaba recompensas de ningún tipo, y no quería empezar con esto. Lo que funcionó: mucha atención exclusiva, refuerzos positivos, amor, afecto y orgullo cuando mis hijos tenían éxito.

Dar mucha importancia a los pequeños logros es clave.
— Diane Hund; Elmhurst, Illinois

No usé nada especial –como retretes para niños, bacinicas o bragapañales– porque la YMCA local a la que iban mis hijas no lo recomendaba. Incluso tuvimos que firmar un contrato declarando que íbamos a respetar su política para dejar los pañales en casa.

Se me indicó que pusiéramos a las niñas (que tenían 2 años y medio) en el retrete común durante el día cuando me pareciera que tenían que ir al baño. Después de una semana y un montón de “¡Sí! ¡Hiciste popó!” y “¡Muy bien! ¡Hiciste pipí!” estaban listas, y tuvieron muy pocos accidentes.

A fin de cuentas, creo que simplemente alcanzaron el nivel de desarrollo necesario para estar listas.
— Sandra Gordon; Weston, Connecticut

Mentiritas piadosas

Mi hijo del medio fue muy testarudo con respecto a hacer el número 2 en el retrete: se negaba rotundamente, sin importar cuál fuera la recompensa.

Así que finalmente le dije que cuando tiramos la cadena, el popó va hacia el mar para alimentar a los peces: si no hacía el número 2, los pobres peces no tendrían nada para comer.

Mi hijo, compasivo y sensible como es, sintió que era su misión hacer popó para “salvar” a los peces. Después de todo, ¡Nemo y Dory contaban con él!
— Liane Worthington; Simpson, Pensilvania

¿Cuál es la frecuencia?

Me encantaría atribuirme el mérito por su entrenamiento, pero fueron las increíbles maestras que tuvo en la guardería las que hicieron el trabajo pesado: lo sentaban en el retrete cada 20 minutos, sin falta. Nosotros solamente seguimos su ejemplo en casa. Y creo que ver a sus compañeros ir al retrete hizo que él también quisiera hacerlo.
— Roberta Perry; Phoenixville, Pensilvania

Descubrimos que a nuestro hijo simplemente no le interesaba acordarse de ir al baño solo, así que probamos el Potty Watch, que le encantó. Puedes programar este reloj de pulsera para que suene una canción y se prendan las luces en intervalos de 30, 60 y 90 minutos; luego se reinicia y vuelve a empezar el conteo.
— Heather Ledeboer; Athol, Idaho

Descubrir el miedo

Nuestro primer hijo empezó a hacer pis en el retrete a los 18 meses, pero tenía miedo de hacer “lo otro”.

Después de ofrecerle muchas recompensas y frustrarnos, hablamos con el médico, que nos explicó que algunos niños ven la defecación realmente como parte de sí mismos, y tienen miedo de tirar la cadena. Esto tenía mucho sentido, porque era un niño muy analítico.

Después de mostrarle un libro de anatomía para niños y de explicarle cómo funcionaba el sistema digestivo, empezó a hacer popó al día siguiente.
— Ginny Graham; Collegeville, Pensilvania

El impacto de las etiquetas

Cada vez que uno de nuestros niños pequeños usaba el retrete, yo decoraba sus ropas con etiquetas.

Al final del día le mostraban las hileras de etiquetas (que parecían las estrellas de un general del ejército) a su padre.

Ellos obtenían el doble de elogios por sus éxitos al dejar los pañales y yo encontré una forma fácil y poco costosa de recompensarlos.
— Jen Singer; Kinnelon, Nueva Jersey

Encontrar el soborno justo

Probamos con Cheerios, M&M’s, tablas de premios, gritos y canciones de animadoras, pero nada funcionó. Mi hijo siempre tuvo una obsesión con los autos y los camiones y, por suerte, recién se había estrenado la película Cars.

Mi esposo buscó todas las miniaturas de los personajes de la película en las tiendas locales. Vimos la película y después le dijimos a mi hijo que, cada vez que fuera al baño, le daríamos un auto. Fue mágico. Después de 15 autos, dejó los pañales completamente.

Estoy segura de que Disney estaría orgulloso.
— Darlene Fiske; Austin, Texas

Arriesgarse

Usa la abstinencia. Me parecía que mi hijo de 2 años estaba listo para dejar los pañales, pero ninguno de los “trucos” funcionaba. Elegimos un sábado, le pusimos ropa interior y nos preparamos.

Se hizo en los pantalones cuatro o cinco veces en la primera hora; seguimos cambiándolo y diciéndole que tenía que ir al baño en lugar de hacerse en los pantalones. Después de un día muy largo, finalmente lo entendió, y para el lunes ya había dejado los pañales.

De vez en cuando tenía algún accidente, pero parece que hacer el cambio de una sola vez realmente funcionó.
— Pamela Scott; York, Pensilvania

Ubicación, ubicación, ubicación

Descubrimos que los asientos para niños que van sobre el retrete eran demasiado intimidantes para usar directamente. Además, como en general necesitan un taburete, puede llevarles demasiado tiempo alcanzar el retrete.

Mi hija de 2 años comenzó con una bacinica pequeña de Elmo, que dejábamos en la sala de estar porque allí pasaba la mayor parte de su tiempo. De a poco, la movimos más y más cerca del baño, y finalmente pasamos a un asiento de Dora que iba directamente sobre el retrete.

— Tracy Burton; Grand Ledge, Michigan

En la carretera

Mi hija estaba aterrorizada de los desagotes automáticos de los baños públicos, así que probé con este truco. Colocaba una nota adhesiva sobre el sensor y eso evitaba que el retrete se desagotara automáticamente. Después de que terminara, se limpiara y saliera del baño, podía quitar el papel y dejar que el retrete desagote.
— Tracy Marines; Lancaster, Pensilvania

Viajamos con un retrete pequeño con asiento desmontable para ayudar a que mi hija se sienta más cómoda en los “terribles” retretes grandes de los baños públicos.
— Christine Louise Hohlbaum; Paunzhausen, Alemania

Источник: https://serpadres.com/ninos/los-15-mejores-consejos-para-dejar-los-panales/50535/

Trucos de papás reales para dejar el pañal

Consejos para que tu bebé deje el pañal

Abandonar el uso de pañales es un hito en el desarrollo de la autonomía de tu hijo. El momento de hacerlo dependerá del nivel madurativo del niño, tanto psicológico como fisiológico. Hay algunos que antes de los 18 meses ya van al baño solos y otros, con tres años aún no los han dejado.

Indice

¿Cuándo el bebé está listo para dejar el pañal?

No te preocupes si tu hijo es de los que retrasan la ocasión; hasta la fecha no se conoce a ningún chico que haya asistido al instituto con pañales.

El día llegará tarde o temprano, y es que ante todo no debemos olvidar que quien tiene que dejar los pañales es el niño y no el adulto. Por lo tanto, el que debe estar preparado es él.

Para saberlo, estate alerta a las siguientes señales; te indicarán que tu hijo está listo para intentar dejar los pañales.

– Puede caminar solo.

– Su pañal está seco por lo menos durante 2 horas.

– Te avisa de que tiene el pañal mojado.

– Muestra interés por las prácticas higiénicas de los adultos. Te acompaña al baño y quiere saber cómo se orina.

– Puedes predecir cuándo quiere ir al baño, porque ya lo hace con mayor regularidad.

– Tiene capacidad de jugar solo durante al menos 5 minutos.

– Puede subirse y bajarse los pantalones fácilmente. Si necesita ayuda para bajarse los pantalones es que aún no está preparado. Pónselo fácil con prendas que no requieran mucha destreza a la hora de desabrocharse, como cinturillas elásticas, libres de cremalleras y botones.

– Tiene la capacidad de esperar su turno y es tolerante.

– Manifiesta sus ganas de hacer pis, cruzando las piernas, tocándose, agarrándose el pañal, dando saltitos, escondiéndose, agachándose, etc.

– Avisa cuando ya se lo hizo.

Cuando el niño esté preparado para dejar los pañales, es aconsejable no volver atrás. La decisión debe ser definitiva.

El entrenamiento del bebé para controlar los esfínteres

Si crees que ya está listo entonces es el momento de comenzar con el “entrenamiento”. La experiencia de otros padres tal vez te ayude en esta “hazaña”. Echa un vistazo a sus trucos y consejos particulares:

– Para quitar el pañal el niño se tiene que sentir seguro en el baño, por eso aparte del reductor que evita que se pueda caer dentro, también le pongo un escalón para que se pueda apoyar y no pierda el equilibrio.

Si se lo hace encima no le riño, le cambio y ya está, en cambio cuando lo hace en el baño hacemos una gran fiesta, le beso y le abrazo.

No es conveniente una vez que has empezado volver a ponérselo, ¡hay que armarse de paciencia y seguir! Isabel, San Sebastián.

– Yo utilizo medidas preventivas, simplemente llevo a mi hija al baño cada dos horas, no importa dónde nos encontremos en ese momento. Incluso si estamos en la playa trato de localizar un servicio. Mar, Madrid.

– Enseñar a mi hijo a hacer pis de pie me costaba un poco, así que me inventé un juego. Cuando tenía que ir al baño echaba tres o cuatro cereales al w.c.

Escogí unos con forma de animales y el juego consistía en atinar a los cerales al hacer pis. También se pueden utilizar hielos de colores, que pueden hacerse con colorante alimenticio.

Mi hijo se reía muchísimo y ¡conseguí mi objetivo! Paula, Huesca.

– Al intentar quitarle el pañal a mi niño de 2 años me daba miedo que estropeara con sus escapes el sofá, así que se me ocurrió cubrir las tres plazas de los asientos con una funda protectora de colchón, de esas que son impermeables por debajo y con rizo por arriba. Y para los sofás individuales van muy bien las fundas impermeables del colchón de cuna que ya no utilizo. María José, Murcia.

– Nada como ponerles ropa interior divertida. Los calzoncillos de Pocoyó fueron un gran aliciente para que mi hijo aprendiera a ir solo al baño. Vero, León.

– Para que mi niña hiciera pis en el orinal, tuve que recompensarla cada vez que lo hacía bien. Compré en un ‘Todo a cien’ varios juguetitos y los metí en una bolsa. Cada vez que lo hacía en el baño, tenía premio: metía la mano en la bolsa para sacar un regalito sorpresa. Vanessa, Madrid.

– Tengo dos hijas. La pequeña un día se dio cuenta de que su hermana ya no usaba pañales y quiso imitarla. Aunque aún no me había planteado quitárselos ella hizo todo el trabajo. La influencia que los niños pueden ejercer sobre otros es impresionante. Geles, Gijón.

– Yo había oído miles de trucos para lograr quitarles el pañal a los niños. Que si regalos, que si premios, que si orinales especiales… A mí no me hizo falta nada de todo eso. Sencillamente le aplaudía y le decía que estaba orgulloso cuando lo conseguía. Si se le escapaba alguna vez, lo ignoraba sin darle importancia. En dos semanas dejé de comprar pañales. Gerardo, Madrid.

– En el cuarto de baño pusimos una especie de hucha, hecha con un bote de plástico transparente que decoramos con rotuladores permanentes de colores.

Cada vez que nuestro hijo conseguía ir al baño por sí mismo, metíamos una moneda de 10 céntimos. A Pablo le encantaba ver cómo las monedas iban llenando la hucha.

Cuando lo llenamos gastamos el dinero en varios tickets para los caballitos del parque. Silvia, Madrid.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/trucos-de-papas-reales-para-dejar-el-panal-1540

6 efectivos trucos para dejar el pañal

Consejos para que tu bebé deje el pañal

Los niños dejan el pañal cuando han alcanzado cierto grado de madurez psicológica y fisiológica. Sin duda, lograr que los pequeños consigan tan importante independencia es una meta a veces difícil para los padres, por eso resulta de mucha ayuda conocer los siguientes trucos para dejar el pañal.

Como premisa, antes de intentar que el niño deje el pañal, es bueno que recuerdes que conseguir educar el esfínter del pequeño es una tarea que requiere de mucha paciencia. Por lo tanto, a la hora de probar los consejos que te daremos, tu buena disposición resultará de mucha ayuda.

¿Cuándo está el niño preparado para dejar el pañal?

Debemos comenzar indicando la edad en la que comienza el niño a mostrar que puede dejar el pañal. Como mencionamos antes, este es un proceso individual que depende de la madurez del niño; en promedio, a partir del año y medio de vida pueden estar listos para realizar los primeros ensayos.

Existen algunas señales que nos pueden ayudar a identificar si el niño está preparado para dejar el pañal. Estas son:

  1. Camina solo.
  2. Avisa que tiene el pañal sucio.
  3. No ensucia el pañal durante lapsos de tres horas.
  4. Orina o defeca a la misma hora todos los días.
  5. Si antes de orinar cruza sus piernas, se toca el pañal o se agacha.
  6. Puede quitarse por sí mismo los pantalones, el mono y su ropa interior.

Si tu hijo muestra estas señales, puedes comenzar a aplicar los trucos que te daremos.

1. No esperar a que el niño pida ir al baño

No se debe aguardar hasta que el niño anuncie que quiere ir al baño. Esto es muy poco frecuente y ocurre, generalmente, hasta un año después de que se comienzan los ensayos para quitar el pañal. Es mejor sentarlo en la bacinilla o en el adaptador para el retrete e ir creando poco a poco el hábito.

2. Preparar el lugar para que vaya al baño

El primer paso para que el niño deje el pañal consiste en poner en el baño el adaptador para el inodoro o comprar el orinal o bacinilla. Si ya conoces las horas en las que el niño orina o defeca, puedes sentarlo en el orinal y acompañarlo mientras lo distraes con canciones.

Asimismo, felicítalo luego de que haya logrado orinar o defecar; eso lo hará sentir animado y orgulloso.

3. Permitir que entre al baño

Es importante que el niño pueda entrar al baño acompañado de un adulto y que observe ese espacio como un lugar familiar y recurrente. Como los niños aprenden por imitación, si observan a los padres cuando van al baño, pueden animarse a repetir la hazaña. 

“Lograr que los pequeños consigan tan importante independencia es una meta difícil para los padres; por eso, resulta de mucha ayuda conocer diversos trucos para dejar el pañal”

4. Permitir que el niño elija su ropa interior

Los niños suelen sentirse muy animados cuando ven que pueden usar una nueva prenda de vestir, y que además se ajusta a sus gustos. Cuando les permites elegir la ropa interior que usarán y les hablas de la importancia de llevarla siempre limpia, el niño automáticamente lo asociará con las deposiciones. Así, comenzará a avisar o indicar cuando quiera ir al baño.

5. Nunca se debe castigar o regañar al niño para que use el baño

Si el niño ya ha comenzado a usar el baño o bacinilla y se orina o defeca en la ropa interior, no se le debe gritar o reprender. La actitud correcta es cambiarle y limpiarle rápidamente para que no se sienta avergonzado; después, has de animarlo para que lo siga intentando.

6. Los niños varones deben aprender a orinar primero sentados

Para los primeros ensayos con el niño varón, es mejor comenzar a enseñarle a orinar sentado. Para él será mucho más cómodo; además, puede aprovechar la oportunidad y también defecar.

Cuando el niño ya haya dominado por completo su cuerpo para ir a las horas deseadas y tenga una altura adecuada en relación al inodoro, podrá empezar a practicar orinar de pie.

En última instancia, debes saber que enseñar al niño a ir solo al baño requiere de mucha constancia. Asimismo, una vez que comiences, no hay vuelta atrás.

Si ya le quitaste el pañal, no debes ponérselo un día sí y uno no; el sentarlos en el orinal múltiples veces al día debe ser una tarea en la que no debes desistir. ¡Ahora a practicar, y mucha suerte!

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/6-efectivos-trucos-para-dejar-el-panal/

Cómo quitar el pañal en poco tiempo

Consejos para que tu bebé deje el pañal

Como para todos los hitos de desarrollo, saber cuándo ha llegado el momento de quitar el pañal al niño dependerá de la evolución individual del niño y de los hábitos específicos del ambiente familiar.

El éxito de la operación es tanto más fácil y rápido cuanto más tranquilo es el ambiente en el que se desarrolla, sin excesos ni rigidez.

Para ayudarte, en este artículo, encontrarás toda la información sobre cómo quitar el pañal al niño, cuándo es el mejor momento y trucos fáciles y eficaces para conseguirlo en el menor tiempo posible.

Cuándo es el mejor momento para quitar el pañal

La edad en la que el niño desarrolla las condiciones necesarias para aprender a controlar los estímulos es alrededor de los 20 meses, cuando el control de los esfínteres anales y vesicales coincide con la maduración de la musculatura voluntaria.

También existen otros indicadores para saber cuándo es el momento para quitar el pañal: si el niño es capaz de subir y bajar escaleras, si sabe apilar, al menos, tres cubos, si sabe empuñar un lápiz o si puede coger objetos pequeños.

Al principio, el orinal le parecerá un juguete, un objeto desconocido para explorar, hasta que se convierta en un hábito y el niño tome conciencia, poco a poco, de que puede controlar el estímulo.

(Te interesa: Desarrollo del bebé, mes a mes)

Cómo comportarnos a la hora de quitar el pañal

También hay que tener en cuenta los aspectos psicológicos de esta nueva conquista.

La capacidad de control de la caca y del pipí también depende de la intensa sensación de placer que el niño experimenta en la fase de expulsión y de retención.

Esta es la etapa en la que, por primera vez, percibe que se está produciendo una actividad interna en su cuerpo, y se siente orgulloso de sus productos y de su capacidad para controlarlos.

En este proceso, será determinante la actitud del adulto, que deberá mostrarse paciente y equilibrado. Nada de excesos ni de triunfalismos ante la tan esperada producción. Tampoco hay que mostrar disgusto hacia la caca. Sólo hay que alentar el proceso «creativo» con cariño, sin apresurarse a eliminarlo con repulsión.

Cómo quitar el pañal: 7 trucos eficaces

A continuación, te detallamos 7 trucos infalibles que te harán más fácil el paso del pañal al orinal. ¡Toma nota!

1. Elige un orinal de colores

Si quieres que tu peque no se resista a sentarse en el orinal, adquiere uno que sea muy llamativo y que tenga muchos colores. Elige, también, uno que tenga una forma original.

Por ejemplo, un orinal en forma de moto, o bien en forma de coche, simulando un trono de rey o de princesa, etc.

El niño los aceptará como si fueran juguetes y es la forma más fácil de que se familiarice con este objeto.

2. Mejor, con ropa práctica

Al principio, el pequeño se sentará en el orinal cada dos por tres. Por ello, lo ideal es vestirle con ropa que resulta muy práctica y fácil de poner y de quitar. De lo contrario, el niño podría sufrir pequeños escapes y frustrarse. Por tanto, lo ideal es elegir faldas, vestidos y pantalones de goma elástica que se puedan subir y bajar fácilmente.

Quitadle el pañal gradualmente y dejadle solo con las braguitas, al principio solo durante un par de horas al día, señalando el hecho de que el pañal es incómodo y que limita su libertad de movimiento.

3. Dale ejemplo

Los niños imitan todo lo que ven hacer a los mayores, y más cuando se trate de sus padres. Por tanto, debes darle ejemplo para ayudarle a aprender. Permitir que tu hijo presencie tus prácticas higiénicas habituales es la forma de que él también quiera hacerlo.

Unos 15 días antes de quitar el pañal al niño y proponerle el orinal, es importante hacer que el niño sea consciente de sus funciones intestinales, subrayando el hecho con palabras cada vez que le cambias el pañal: «Juan, te has hecho caca». «Mira cómo hacen caca papá y mamá. Estos comentarios regulares empezarán a atraer la atención del pequeño sobre lo que su cuerpo produce.

4. No insistas

El paso del pañal al orinal debe ser gradual, sin prisas, no forzado ni impuesto, sino sugerido. Por tanto, nunca debes insistir si el pequeño ya no quiere estar sentado en el orinal. Si actúas así, conseguirás el efecto contrario; que no se quiera volver a sentar por temor a que le obligues estar ahí más tiempo del que él quisiera.

Hay que dejarle tiempo para coger confianza con el orinal y utilizarlo, al principio, cuando le apetezca. Una vez haya jugado con él, podéis explicarle para qué sirve. 

Después de que se haya sentado en el orinal, es importante que le dejéis tranquilo, sin mostraos angustiados por el resultado. Debéis esperar, como máximo, diez minutos. Si pasado este tiempo no se han producido reacciones, tenéis que incorporar al niño sin obligarle a permanecer sentado.

Una vez el niño ha acabado, se le debe levantar inmediatamente del orinal. Así aprenderá que se le ha puesto en el orinal por un motivo preciso.

5. Elogíale

La forma más reconfortante y motivadora para el pequeño, son los elogios de sus padres.

Por ello, es muy importante que, mientras tu pequeño está sentado en el orinal, le hagas compañía y no regatees en elogios hacia él.

Por ejemplo, no tires de la cadena inmediatamente después de que haya hecho pipí o caquita. Es mejor que el pequeño vea el resultado de su «hazaña»; verlo le ayudará a comprender el proceso.

6. Sin temor ni inseguridad

Si adviertes cierto temor o inseguridad en tu pequeño, cuando está sentado en el orinal, lo ideal es que lo distraigas, por ejemplo, con un juego, con una historia o con un cuento. Intenta desviar su atención y hacer de este momento algo más agradable.

7. Paciencia

En este proceso es necesaria, sobre todo, muchísima paciencia. Y es que es normal que, en las primeras semanas, el pequeño advierta el estímulo demasiado tarde, cuando ya se ha pipí en la cuna o en la cama.

Las vacaciones, un buen momento para quitar el pañal

En general, las vacaciones de verano son el momento ideal para quitar el pañal al niño: los padres tienen más tiempo y se muestran más pacientes y tolerantes. Asimismo, el niño, libre de ropa, puede usar el orinal más fácilmente.

Sin embargo, no siempre será posible programar quitar el pañal durante las vacaciones. No pasa nada. Lo más importante es la disponibilidad y la calma de los padres, que son fundamentales para que el niño dé este importante paso hacia la autonomía.

(Te interesa: Hoteles para niños en España: top 50)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/ninos/salud-bienestar/psicologia-infantil/quitar-panal-trucos-512

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: